Pese a advertencias de expertos, Semarnat aprobó proyecto hotelero que pone en riesgo a tortugas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Gema del Mayab

Pese a advertencias de expertos, Semarnat aprobó proyecto hotelero que pone en riesgo a tortugas

Al menos cinco organizaciones ambientalistas, el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, y el Instituto de Ingeniería de la UNAM advirtieron que la obra se hacía en un entorno vulnerable, pero autoridades ambientales consideraron que el proyecto no afectaba a la especie.
Gema del Mayab
Comparte

En julio de 2018, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) avaló un proyecto hotelero de la empresa Promotora Ecotur y Grupo Posadas, en la playa de Chemuyil, dentro del municipio de Tulum, en Quintana Roo, y lo hizo pese a las advertencias de expertos y ambientalistas que alertaron un riesgo para las distintas especies de tortuga marina que anidan en la zona.

Al menos cinco organizaciones ambientalistas, el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), y el Instituto de Ingeniería de la UNAM advirtieron que la obra, ubicada a un costado de la Reserva de la Biósfera Xcacel-Xcacelito, se hacía en entorno vulnerable, sin embargo la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) consideró que el proyecto no violaba ninguna norma y no afectaba a la especie.

Encuentran 101 tortugas muertas en playas de Guerrero

El pasado 7 de julio, casi un año después, ya se reportaron casos de tortugas lesionadas por las obras.

La asociación ecologista Gema del Mayab denunció que Grupo Posadas hizo una zanja de 50 metros de largo por cuatro de profundidad alrededor de la zona, por lo que la tortuga sube a la duna para desovar y cae al barranco que se construyó con maquinaria.

Tortugas hotel Quintana Roo

Tortuga que cayó a la zanja realizada por la obra.

“Hemos documentado dos (casos de tortugas lastimadas) no sabemos cuántas más han caído porque no es una zona accesible. El problema que tenemos ahora es que metieron una reja, peor que el precipicio porque si sube la tortuga y mete su aleta en esos hoyos se va a lastimar más… hay que detener el proyecto por principio precautorio, lo que estamos buscando son los instrumentos jurídicos para obtener la revocación”, explicó en entrevista Aracely Domínguez, presidenta de Gema del Mayab

Considera que la autorización del proyecto en 2018 se hizo con errores y basada en información falsa.

Insiste en que habrá un impacto en la reserva, la cual, asegura, es la zona de anidación de tortuga marina más importante del Atlántico, pues llegan las especies carey, caguama, verde, blanca, entre otras.

tortugas marinas hotel

Obras en zona de anidación de tortugas marina.

Animal Político buscó a Semarnat para saber si habrá una revisión en el permiso de la obra. La dependencia respondió que revisará el caso. 

En un comunicado el Fideicomiso Chemuyil aseguró que “el proyecto autorizado por la SEMARNAT, a través del fallo favorable sobre la Manifestación de Impacto Ambiental, cumple con la normatividad vigente y la preservación del entorno natural”.

Aseguró que se atendieron todos los comentarios presentados durante el proceso de Consulta Pública y que se hicieron los ajustes correspondientes al proyecto.

 “De acuerdo con la resolución de DGIRA el desarrollo del proyecto preserva el medio ambiente y no pone en riesgo procesos ambientales del ecosistema”, señalaron.

Dijeron que se encontraron tres tortugas en la playa Chemuyil fuera de la zona habitual de anidación y que para protegerlas fueron trasladadas a una zona segura.

Agrega que aún no se han iniciado las obras correspondientes a la Autorización de Impacto Ambiental Marina.

El Fideicomiso Chemuyil dijo que continuará colaborado  con las autoridades para atender requerimientos y peticiones de información.

Las fallas en el proyecto

Entre las observaciones que hizo Gema del Mayab en la consulta pública del proyecto está que la empresa no hizo un estudio de la zona donde anidan las tortugas, el cambio a las condiciones de la playa y su efecto en la reproducción de esta especie.

Tampoco se establece “cómo se va a fortalecer la inspección y vigilancia en las zonas de anidación ni cómo se ejecutará la mitigación durante la época de mayor arribazón de tortugas”, detalla la postura del organismo.

Autoridades lanzan programa para el Alto Golfo y la vaquita marina; pescadores reclaman exclusión

La organización Defenders of Wildlife cuestionó que el proyecto no contemple un plan de protección para las tortugas en temporada de anidación, (de abril a septiembre) la cual coincide con el periodo de mayor presencia turística, y que se busca crear una playa uniforme, cuando hay distintas especies de tortuga marina que llegan al lugar, por lo que requieren condiciones diferentes.

“En ninguna parte dice cómo se mejorarán dichas condiciones para incrementar la zona de anidación. Es decir, solo infieren que las tortugas necesitan mayor área de playa para que se incremente la anidación y esto no funciona así en ninguna playa”, cuestionó la organización. 

Tortugas hotel Quintana Roo

El proyecto también implica cambios en la zona costera

La organización Flora, Fauna y Cultura advirtió que la obra es una perturbación en la reserva, pues las construcciones “representarán un obstáculo tanto para las hembras anidadoras como a las crías al buscar el mar”. 

El INECC advirtió “riesgos derivados de un posible incremento en el nivel del mar a inundaciones a corto y mediano plazo sobre las áreas pobladas y con menor elevación”. 

En tanto, el Instituto de Ingeniería de la UNAM señaló que las tortugas que busquen anidar no encontrarán las características de arena que necesiten y que la obra implica cambiar las condiciones “hidrosedimentarias que actualmente prevalecen en la zona”.

Incluso, cuestionó que “bajo el falso argumento de recuperar una playa se autoricen obras que tienen otros objetivos”.

El Centro de Derecho Ambiental y el Comité Estatal de Tortugas de Quintana Roo también declararon a la obra como no viable pues advirtieron que la extracción de arena puede ocasionar un cambio de corrientes que afecte el Santuario Xcacel-Xcacelito, mismo que colinda con el predio del proyecto.

“Se describe que el proyecto incluye la colocación de 5 arrecifes que tendrán función de proteger, regenerar e incrementar la población de los recursos marinos, sin embargo, las desventajas de los mismos, son la erosión a los extremos, cambio de corrientes, destrucción de hábitats, sobrecarga turística, e impide el paso libre para la anidación de Tortugas Marinas”, detallaron en el documento.

Pese a todo esto, la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental, adscrita a la Semarnat resolvió que la obra “no contraviene el Decreto de la Reserva de la Biosfera Caribe Mexicana ni afectará a las tortugas marinas”.

La conclusión de las autoridades en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) “Mejoramiento y estabilización de las zonas de playa y marina de las Bahías de Chemuyil y Chemuyilito”, con el folio SGPA/DGIRA/DG/04906, es que la zona del proyecto “no es propicia para la anidación de tortugas marinas y en el caso de que en algún momento se pudiera habilitar como hábitat para el arribo de tortugas marinas con fines de desove (la arena de la playa cuente con un grosor mayor a 50 cm y un buen drenaje para que una tortuga seleccione esta zona como sitio de desove), el proyecto tendría que apegarse al programa para el manejo y protección de tortugas que arriban a las bahías de Chemuyil-Chemuyilito”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las 2 causas científicas por las que se cayeron las Torres Gemelas tras el impacto de los aviones el 11 de septiembre de 2001

El violento choque de dos aviones contra los edificios más altos de Nueva York fue el comienzo de una secuencia de horror que redujo a escombros los emblemáticos colosos de acero y concreto.
7 de septiembre, 2021
Comparte

MITEl 11 de septiembre de 2001 dos aviones Boeing 767 embistieron las Torres Gemelas, que con sus 110 pisos eran los edificios más altos de Nueva York.

El primer avión chocó contra la torre norte a las 8:45 de la mañana. El edificio ardió durante 102 minutos y luego, a las 10:28 a.m. se derrumbó en solo 11 segundos.

Dieciocho minutos después del primer choque, a las 9:03 a.m., el segundo avión impactó la torre sur. El rascacielos resistió en llamas durante 56 minutos, tras lo cual, a las 9:59 a.m., colapsó en 9 segundos.

“Luego del increíble sonido del edificio colapsando, en pocos segundos todo se volvió más oscuro que la noche, sin sonido, y no podía respirar”, recuerda Bruno Dellinger, un sobreviviente que trabajaba en el piso 47 de la torre norte.

“Estaba convencido de que estaba muerto, porque el cerebro no alcanza a procesar algo como esto”, dice Dellinger en su testimonio compartido por el Museo y Monumento Conmemorativo del 11 de septiembre en Nueva York.

Trayectoria aviones

BBC

El saldo fueron 2.606 personas muertas.

Torres Gemelas

Getty
Las torres resistieron varios minutos antes de venirse abajo.

¿Por qué se cayeron las torres?

“La respuesta aceptada por toda la gente seria es que las torres se vinieron abajo porque fueron objeto de un ataque terrorista“, le dice a BBC Mundo el ingeniero civil Eduardo Kausel, profesor emérito en el Departamento de Ingeniería Civil y Ambiental en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Justo después de los ataques, Kausel fue el líder de una serie de estudios y publicaciones en las que expertos del MIT analizaron las causas de los derrumbes desde el punto de vista estructural, de ingeniería y arquitectónico.

La respuesta de Kausel encierra una serie de fenómenos físicos y químicos que desataron una catástrofe que nadie, para ese entonces, era capaz de imaginar.

Combinación fatal

Los estudios del MIT, que se publicaron en 2002, coinciden en gran parte con los hallazgos del reporte que el gobierno de Estados Unidos le encargó al Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST, por sus siglas en inglés) para averiguar por qué se cayeron las torres, y cuya versión final se publicó en 2008.

Torres Gemelas

Getty
En 2001 las Torres Gemelas eran los edificios más altos de Nueva York.

Tanto el MIT como el NIST concluyen que las torres se derrumbaron debido, principalmente, a la combinación de dos factores:

• El severo daño estructural que causaron los choques de los aviones en cada edificio

• La cadena de incendios que se expandieron a lo largo de varios pisos

“Si no hubiese habido incendio, los edificios no se habrían derrumbado”, dice Kausel.

“Y si hubiese habido únicamente incendio, sin el daño estructural, tampoco se habrían venido abajo”.

“Las torres tenían mucha resistencia”, dice el ingeniero.

El informe del NIST, por su parte, afirma que existen documentos oficiales que indican que las torres estaban diseñadas para soportar el impacto de un avión Boeing 707, que era la aeronave comercial más grande que existía al momento de ser diseñadas.

Torres Gemelas

Getty
Las torres quedaron reducidas a escombros.

Los investigadores del NIST, sin embargo, advierten que no encontraron información sobre los criterios y los métodos que se utilizaron para llegar a esa conclusión.

Lo que sí está claro es que, juntos, el impacto y el incendio, produjeron un desenlace fulminante: el colapso de ambas torres.

Cómo estaban construidas las torres

Las Torres Gemelas tenían un diseño que era estándar en la década de los 60, cuando comenzaron a ser construidas.

Cada edificio tenía en el centro un núcleo vertical de acero y hormigón, que albergaba los ascensores y las escaleras.

Cada piso se formaba con una serie de vigas de acero (horizontales) que partían desde ese núcleo y se conectaban con columnas de acero (verticales) para formar las paredes exteriores del edificio.

El entramado de vigas distribuía el peso de cada piso hacia las columnas, mientras que cada piso, a su vez, servía como un soporte lateral que evitaba que las columnas se torcieran, lo que en ingeniería civil se conoce como pandeo.

Torres Gemelas

Getty
Las torres tenían una columna central a partir de la cual salían las vigas que se conectaban con las columnas exteriores.

Toda la estructura de acero estaba recubierta por hormigón, que funcionaba como un protector de vigas y columnas en caso de incendio.

Las vigas y las columnas, además, estaban recubiertas por una delgada capa aislante a prueba de fuego.

Impacto, fuego y aire

Ambas torres fueron golpeadas por modelos distintos de aviones Boeing 767, que son más grandes que un Boeing 707.

El impacto, según el informe del NIST, “dañó severamente” las columnas y desprendió el aislamiento contraincendios que recubría el entramado de vigas y columnas de acero.

“La vibración del choque hizo que el recubrimiento antifuego del acero se fracturara, con lo cual las vigas quedaron más expuestas al fuego“, explica Kausel.

Así, el daño estructural le abrió camino a las llamas, que a su vez iban causando más daño estructural.

Torres Gemelas

Getty
Gran parte del combustible se quemó durante la bola de fuego que se produjo al momento del impactó de los aviones.

Mientras eso ocurría, las temperaturas, que llegaban a los 1.000 °C, hacían que los vidrios de las ventanas se dilataran y se rompieran, con lo cual entraba aire que servía de alimento al fuego.

“El fuego se autoalimentó de aire y por eso se propagó“, dice Kausel.

“Bombas voladoras”

Los datos oficiales estiman que cada avión cargaba cerca de 10.000 galones de combustible (más de 37.850 litros).

“Eran bombas voladoras”, dice Kausel.

Gran parte de ese combustible se quemó durante la bola de fuego que se formó en el momento del impacto, pero también hubo mucho combustible que se derramó a los pisos inferiores de las torres.

Eso hizo que el fuego se expandiera, encontrando a su paso varios objetos inflamables que le permitían seguir avanzando.

Torres Gemelas

Getty
El fuego causó daños severos a las columnas de las torres.

Ese incendio descontrolado tuvo dos efectos principales, explica el ingeniero del MIT.

Primero, el intenso calor hizo que se dilataran las vigas y las losas de cada piso. Esto causó que las losas se separaran de sus vigas.

Además, la dilatación de las vigas también empujó las columnas hacia afuera.

Pero luego hubo un segundo efecto.

Las llamas comenzaron a ablandar el acero de las vigas, volviéndolas maleables.

Eso hizo que lo que antes eran estructuras rígidas, ahora parecieran cuerdas que al arquearse comenzaron a impulsar hacia adentro las columnas a las que estaban unidas.

“Eso fue fatal para las torres”, señala Kausel.

Colapso

En ese momento ya estaban todos los ingredientes para desencadenar el colapso.

Torres Gemelas

Getty
El calor del fuego dilató las vigas, que a su vez empujaron las columnas.

Las columnas ya no estaban totalmente verticales, debido a que las vigas primero las empujaron hacia afuera y luego las halaron hacia adentro, así que comenzaron a pandear.

Así, según el informe del NIST, las columnas iniciaron el colapso arqueándose, mientras las vigas a las que estaban conectadas tiraban de ellas hacia adentro.

El análisis de Kausel, por su parte, añade que, en alguno casos, las vigas halaron tan fuerte de las columnas que destrozaron los pernos que las ataban a las columnas, lo que causó que estos suelos se derrumbasen y los escombros fueran causando sobrepeso en los pisos inferiores.

Esto produjo un estrés adicional a la capacidad de las ya debilitadas columnas.

El resultado fue una caída en cascada.

Torres Gemelas

Getty
Las paredes se derrumbaron “como quien pela un banano”.

Una vez que el edificio entró en caída libre, explica Kausel, el colapso expulsó progresivamente el aire que había entre los pisos, lo que causó un viento fuerte hacia la periferia.

Esto hizo que el derrumbe quedase envuelto en una nube de polvo, y que las paredes externas se derrumbasen hacia afuera, como quien pela un banano, dice el experto.

Ambos edificios se esfumaron en cuestión de segundos, pero el fuego entre los escombros siguió ardiendo durante 100 días.

Veinte años después, el horror y el dolor que causaron los atentados aún no se apagan.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6X6MQcydovo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.