close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía Caminando por la justicia

Familiares de desaparecidos: “Zenaida llevaba recibiendo amenazas desde mayo”

La Fiscalía de Michoacán vincula el asesinato de Zenaida Pulido a la disputa por un predio. Activistas aseguran que ella recibía amenazas desde mayo, cuando coordinó una caravana que localizó una fosa con 43 restos óseos.
Cortesía Caminando por la justicia
Comparte

“Aquí pues el anteojo de seguido me está llegando y aquí se queda y está bien canijo la verdad”. Este es parte de un mensaje de Whatsapp enviado por Zenaida Pulido a Evangelina Contreras Ceja, su compañera en el grupo de búsqueda “¿Dónde están los desaparecidos?” que ambas fundaron en 2013. En él muestra su preocupación por estar siendo sometida a vigilancia.

La activista, de 43 años, fue asesinada el viernes en el tramo de carretera entre Huahua y Pichilinguillo, municipio de Aquila, en la costa de Michoacán. Junto a ella viajaban su esposo Jeremías y un familiar de este. El primero resultó herido y al segundo todavía se le busca. 

Lee más: Matan a la activista Zenaida Pulido en Michoacán tras denunciar que fue amenazada

Según afirma su compañera, Pulido venía recibiendo amenazas desde mayo. En ese momento, ambas coordinaron la quinta caravana “Buscando Encontraremos” que organiza el colectivo Caminando por la Justicia, con quienes habían comenzado a colaborar. Hallaron una fosa con 43 restos óseos que Contreras Ceja cree que puedan ser de su hija Tania, desaparecida en 2013.

Existen dos versiones contrapuestas alrededor del asesinato de Zenaida Pulido. 

La primera versión es la de sus compañeras en las organizaciones de búsqueda. Aseguran que la mujer estaba siendo amenazada pero que no había puesto denuncias. Dicen que los responsables la castigaron por remover demasiado el pasado y los crímenes perpetrados en Michoacán. 

La segunda versión es la de la Fiscalía General Estatal de Michoacán. Asegura que el asesinato está vinculado a una disputa por un predio. Fuentes de esta institución afirman disponer testimonios de allegados al esposo de Pulido que sostienen esta tesis. El jueves fueron detenidos dos sospechosos, Ricardo C.P. y Enoc C.M., de quienes el Ministerio Público dice que “mantenían diferencias por la posesión de un predio”. Ambos están en la cárcel. 

Leer más: Detienen en Michoacán a dos presuntos asesinos de la activista Zenaida Pulido

En Michoacán actúa la delincuencia organizada y también existen denuncias contra funcionarios públicos vinculados a estos. Por eso, quienes buscan a sus familiares, no se fían de las fuentes oficiales. 

Una fosa con 43 restos óseos

“Con Zenaida nos comunicábamos todos los días. Ella temía por su vida. Me estuvo mandando mensajes, hablábamos por Whatsapp. Tenía mucho temor”, dice Contreras Ceja.

A esta mujer le desaparecieron a su hija y al papá de esta el 11 de julio de 2012. Ambos eran, además, familia de Zenaida Pulido. Sobrina y primo, respectivamente. Por eso conoce bien a la víctima. 

Con ella comenzó el proceso de búsqueda de sus seres queridos. A Zenaida le habían desaparecido a su esposo y a otros familiares. Así que solas, sin más ayuda que la convicción, comenzaron a reunirse y a hablar, que es el paso previo a hacer. 

En 2016 bautizan el grupo como “¿Dónde están los desaparecidos?”. Dice Contreras Ceja que eran apenas 20 personas. Que la gente tenía miedo. Que muchos no hablaban. Que los que hablaban, no denunciaban. Que mucho menos se atrevían a buscar. 

Explica que la fosa descubierta tras la caravana la tenían ubicada desde 2014. Se encuentra en Tizupan, cerca de Caleta de Campos, no lejos de donde Zenaida Pulido cayó abatida. Denuncia que, en aquel entonces, ni el Ministerio Público ni ninguna autoridad se hizo cargo. Hasta que llegaron con otros activistas, en mayo, y tomaron muestras. Cree que son los restos de su hija. Lleva cinco años creyendo que son los restos de su hija. Imaginemos: cinco años con una fosa localizada, pensando que ahí, en ese lugar, están los restos de tu hija. 

“Estamos pendientes de los exámenes de ADN”, explica.

Contreras Ceja dice tener buenas razones para creer que esa fosa está vinculada a la muerte de su compañera. Asegura que todas las personas que tuvieron relación con ese descubrimiento han sufrido amenazas: la hermana de Zenaida, la dueña del predio donde su ubicaba, el señor que la descubrió. Pide que no publiquemos sus nombres, que no sería prudente. 

Te puede interesar: Un segundo juez dice que no hay pruebas para acusar al activista Irineo Mujica 

“Todos los involucrados han sido amenazados”, reitera. 

Asegura que, desde que comenzaron las amenazas, mantenía una estrechísima comunicación con su amiga. Se llamaban constantemente para saber dónde se encontraba cada una. Ella, dice, le había referido que varias camionetas la hostigaban. También a su familia. De hecho, los Pulido han dejado su vivienda en la comunidad de Pichilinguillo, por temor a otro ataque.

“En estos tiempos buscamos la forma de hacer que parezcan las cosas personales, pero no fueron así”, dice Contreras Ceja. No se cree la versión oficial. 

La activista asegura que ella misma tiene miedo. Que el lunes, tres días después del asesinato de su compañera, ella misma fue amenazada. 

En su opinión, la causa del asesinato es clara: “Por un lado, el crimen organizado. Por otro, para que no andemos haciendo las búsquedas, que no hagamos visible lo que está pasando en Michoacán”.

Los detenidos no declaran

“Esta es una represalia por participar, como conocedoras del lugar, del descubrimiento de la fosa. Por visibilizar que en Michoacán también hay fosas clandestinas”. Laura Orozco es integrante del Caminando por la Justicia. El jueves, este grupo celebró un acto en Morelia para exigir justicia para su compañera. 

“Zenaida había recibido amenazas. Ella y su familia tenían mucho miedo”, dice. 

Orozco critica que la Fiscalía negase a Pulido la condición de defensora. Que al redactar el expediente se limitase a señalar que se trataba de una comerciante, pero no hiciese mención a su condición de buscadora de familiares desaparecidos. 

Leer más: Filtraciones y falta de auxilio, las fallas en investigación por feminicidio de la activista Cristina Vázquez

“No negamos que fuera activista, pero cuando se hace el reconocimiento, su hijo dice que es comerciante”, aseguran en el Ministerio Público. 

Activistas y Ministerio Público chocan en su versión de los hechos.

Fuentes de la Fiscalía aseguran que la única línea de investigación que manejan es la de la disputa por los predios. Estas mismas fuentes indicaron a Animal Político que los dos arrestados se acogieron a su derecho a no declarar pero que testimonios de allegados del sobreviviente, el esposo de Zenaida, refuerzan esta tesis. 

En esta misma institución también niegan que la activista hubiese presentado denuncia por amenazas. “No hay antecedentes de amenazas, si hubiese habido denuncias, habría habido protección”, asegura una fuente del ministerio público.

Y tiene razón, en parte.

Según relata Orozco, el día en el que fue asesinada, la víctima se desplazó hasta Huahua para poner esas amenazas en conocimiento del jefe de Tenencia de la comunidad. “Le informó al personal de la jefatura a lo que iba y lo esperó, pero el jefe nunca llegó y entonces se regresó”, afirma. 

La activista llama la atención sobre un contexto complejo. “Tenemos una situación de crimen organizado, pero también muchos de los casos de desaparición tienen participación de elementos del Estado, de la Marina, del Ejército”, denuncia.

Zenaida Pulido murió sin encontrar los restos de los familiares a cuya búsqueda dedicó sus últimos años de vida. 

Sus compañeras en aquellas indagaciones exigen justicia. No se fían de las autoridades. Piden que se tome en cuenta las amenazas que la víctima les relató haber sufrido. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Super El Niño, la peligrosa versión del fenómeno climático que se hace más frecuente en el Pacífico

En los últimos 40 años, esta oscilación atmosférica ha mostrado su lado más trágico: el llamado "Super El Niño", una versión más intensa del fenómeno con consecuencias aún más devastadoras.
25 de octubre, 2019
Comparte

Desde el Pacífico, cerca del Ecuador, un patrón climático rige periódicamente las lluvias, las sequías, las inundaciones y las tormentas en toda la Tierra.

Es el llamado El Niño-Oscilación del Sur (ENOS), un fenómeno meteorológico que se genera por el calentamiento de las aguas oceánicas y que trastoca periódicamente el clima del planeta.

“El ENOS cambia la los patrones de circulación de la atmósfera por lo que puede causar eventos muy extremos a lo largo de todo el mundo. Desde inundaciones en India o Australia hasta diluvios en la costa oeste de Sudamérica”, explica a BBC Mundo Bin Wang, jefe del Departamento de Meteorología de la Universidad de Hawái.

Pero según el experto, esta oscilación atmosférica mostró en los últimos 40 años su lado más trágico: el llamado “Super El Niño”, una versión más intensa del fenómeno con consecuencias aún más devastadoras.

“Los ‘Super El Niño’ son una forma muy extrema del ENOS en las que la intensidad puede hacer que las aguas del Pacifico se calienten hasta 3 o 4ºC más en comparación con la temperatura normal del océano”, indica Bin.

Sin embargo, según el experto, solo se reportaron tres “Super El Niño” desde que se llevan registros en los últimos 130 años: la primera, en 1982, después en 1998 y, la última, en 2015.

Todos después de 1970.

El Niño estuvo activo entre 1997 y 1998 y entre 2015 y 2016.

BBC
El Niño estuvo especialmente activo entre 1997 y 1998 y entre 2015 y 2016.

Sin embargo, una investigación realizada por Bin y otro grupo de expertos y publicada esta semana en la prestigiosa revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences indica que el fenómeno extremo podría ser cada vez más frecuente… y más destructor.

Y, de acuerdo con Bin, hay un responsable detrás de esto: el calentamiento global producido por la acción humana.

“Si tenemos más “Super El Niño” o no, depende de cómo las fuerzas antropogénicas inducen el calentamiento global”, indica el meteorólogo.

Un informe de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos publicado también esta semana indica que actualmente existen las condiciones para un “El Niño” neutral, es decir, que no manifieste sus efectos en los próximos meses.

Sin embargo, Bin recuerda que la activación del fenómeno es periódica y esto no descarta que en los próximos años pueda volver con toda su fuerza.

¿Qué halló la investigación?

El estudio, que se extendió por más de dos años, analizó por primera vez los registros climáticos sobre El Niño desde 1901 hasta 2017.

“Durante ese periodo hubo 33 eventos El Niño y analizamos cuándo comenzaron, cómo se desarrollaron, qué causó su desarrollo y cuál fue su impacto”, recuerda Bin.

Tierra

Getty Images
La temperatura del planeta ya aumentó en promedio 1 ºC desde la era preindustrial.

“El principal descubrimiento fue que el lugar donde se origina el ENOS ha cambiado del este del Pacífico al oeste desde la década de 1970 y eso coincide con los eventos más extremos“, agrega el académico.

De acuerdo con el estudio, antes de 1970, el fenómeno se originaba en el lejano este del Pacífico, pero en el último medio siglo su foco se desplazó hacia una región más cálida: el oeste de ese océano.

¿A qué se debe ese cambio?

El estudio, explica Bin, indica que las aguas del oeste del Pacífico se han calentado desproporcionadamente más rápido que las del Pacífico central por la acción humana.

El calentamiento en esa región ha sido el responsable de los eventos más fuertes de El Niño que se han reportado en las últimas décadas y de los que podrían manifestarse en un futuro cercano, según el experto.

“Si el oeste del Pacífico se continúa calentando más rápido que el Pacífico central, entonces El Niño será más frecuente y su intensidad se incrementará”, señala.

En su criterio, la investigación evidencia cómo la acción humana puede conducir a mayores eventos extremos de El Niño en el futuro.

¿Cuáles son los efectos del “Super El Niño”?

De acuerdo con el experto, los “Super El Niño”, como los que ocurrieron en 1982, 1998 y 2015, pueden subir de forma alarmante la temperatura global, generar más huracanes y tifones e incluso afectar ciclos naturales del planeta.

Sus daños pueden ir desde matar los arrecifes de coral hasta generar inundaciones, deslaves o grandes sequías.

El Niño

NOAA/SCIENCE PHOTO LIBRARY
El último gran episodio de inundaciones en América del Sur y sequías en África y Asia causadas por El Niño se registró en 2015-2016.

“Genera eventos climáticos extremos duraderos que afectan a cientos de millones de personas y dejan miles de millones de dólares en daños”, comenta Bin.

“Si las causas que han generado este calentamiento en el Pacífico continúan con motivo de la acción humana, los eventos extremos de El Niño no solo serán más frecuentes, sino que dejarán profundas consecuencias socioeconómicas”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QN3TGUy8GZI

https://www.youtube.com/watch?v=uYILcPTz17E

https://www.youtube.com/watch?v=0tymIOx-Fv8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.