close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

EU es campeón del Mundial, pero el futbol femenil aún enfrenta el machismo y la falta de cobertura

El final del Mundial femenil deja la sensación de que el futbol femenil alcanza y gana el espacio de merece; sin embargo, el machismo continúa afectando a este deporte y los medios continúan sin darle mucha cobertura.
Cuartoscuro
Por Gerardo Borbolla y Joaquín Loyo
6 de julio, 2019
Comparte

Terminó un Mundial femenil histórico, uno que dejó grandes partidos, récords rotos y la sensación de que el futbol jugado por mujeres avanza cada día más y gana el espacio que merece, a pesar de las grandes adversidades a las que se ha enfrentado.

Después de un mes de actividad, la Selección Nacional de Estados Unidos se coronó campeona, tras vencer a Holanda con un marcador de 2 a 0, en el Parc Olympique Lyonnais, en Lyon, Francia

Estados Unidos levantó su cuarta Copa del Mundo, manteniéndose como las líderes absolutas en el futbol femenil. ¿Por qué le llevan tanta ventaja al resto de las selecciones?

Estados Unidos se ha convertido en modelo a seguir en cuanto a futbol femenil porque ha puesto especial énfasis en el crecimiento de sus jugadoras y su selección.

Dos ligas nacieron y desaparecieron para dar paso a la actual National Women’s Soccer League (NWSC). Este año se elevó el número de jugadoras permitidas en la nómina de cada club (de 20 a 22) y se les incrementó el presupuesto: de 367 mil 500 a 421 mil 500 dólares por equipo, un aumento de 54 mil dólares.

Lee: Mundial femenino y Copa América: por qué mujeres y hombres no pueden jugar juntos al fútbol profesional

Además, las jugadoras tienen bonos si son convocadas a la selección mayor, si ganan y si disputan los 20 partidos amistosos requeridos.

Jugadoras de los equipos de Suecia y Alemania en el Mundial femenil.

Jugadoras de los equipos de Suecia y Alemania en el Mundial femenil.

La buena estructura de la liga local, de la mano del fuerte apoyo que hay a los deportes a nivel colegial, explica porqué la mayoría de las seleccionadas estadounidenses sí juegan en su país: Alex Morgan y Megan Rapinoe, en el Orlando Pride y el Seattle Reign, respectivamente; la experimentada capitana Carli Lloyd, en el Sky Blue Football Club. O su arquera -quien atajó un penal decisivo en la semifinal contra Inglaterra- en el Chicago Red Stars.

A pesar de haberse coronado en cuatro ocasiones a nivel mundial y tener varios récords, el apoyo que reciben las jugadoras estadounidenses no se compara con el equipo varonil.

Por esta razón, la selección femenil de Estados Unidos está en una batalla legal contra su federación, pues exigen equidad en salarios y condiciones de trabajo.

“Cada que juegan (las seleccionadas estadounidenses) demuestran que pueden más que el equipo varonil; han ganado más títulos y generan más ganancias”, dice Ana Cruz Manjarrez, periodista deportiva y excoordinadora editorial de Goal México y Referee.

Aunque no tendrían que demostrar nada más para obtener una mejor inversión y desarrollarse como profesionales, aún así lo hacen; “es el machismo arraigado en el futbol y no veo que próximamente vaya a cambiar”, señala Cruz.

Por otra parte, Holanda también ha trabajado para crecer el futbol femenil y darle más oportunidades a sus jugadoras.

En ese país existe la liga femenil desde 2007 -la Eredivisie Vrouwen-, que hoy en día cuenta con 160 mil jugadoras registradas.

Te puede interesar: Balón de Oro: los impresionantes números de Ada Hegerberg, la primera mujer en ganar el premio

El futbol femenil es el deporte con mayor crecimiento en Holanda, de acuerdo con el diario The Guardian, y su Selección Nacional cuenta con un presupuesto de 3 millones de euros al año en torneos grandes -como el Mundial Femenil o la Eurocopa Femenil- y entre 2 y 2.5 millones en otros.

A pesar de este esfuerzo, las diferencias con el futbol varonil son evidentes. Mientras en la Eredivisie para mujeres hay nueve equipos, en la masculina hay 18.

Mientras la femenil ha requerido un par de reestructuras para llegar a su formato actual, la segunda es un referente europeo en la generación de nuevos talentos.

El futbol femenil en México

A casi tres años de la creación de la ahora llamada Liga BBVA MX Femenil (debido a su nuevo patrocinador), los bajos salarios, la escasa cobertura en medios, la falta de apoyo editorial y comercial y la cultura machista son un problema latente.

De acuerdo con la Encuesta Global de Salarios Deportivos 2017, realizada por SportingIntelligence las jugadoras de la liga femenil mexicana ganan en promedio 41 mil pesos al año, es decir, 3 mil 400 pesos al mes, apenas por encima del salario mínimo establecido en México (102 pesos con 68 centavos al día).

Más sobre el tema: Ellos en clase ejecutiva, ellas en turista: la polémica por el trato del FC Barcelona a sus jugadoras

“Gano 6 mil pesos al mes, no podría vivir de eso. Con otras compañeras puse un negocio y no es fácil porque hay que entrenar, atenderlo; estudio otra carrera y no rindo al cien”, dice María, una jugadora profesional de la Liga MX Femenil que pidió no se revelara su nombre real ni el equipo donde juega.

En comparación con otras ligas femeniles, la mexicana está muy por debajo.

Jugadoras profesionales de futbol en México ganan apenas un poco más del salario mínimo.

Jugadoras profesionales de futbol en México ganan apenas un poco más del salario mínimo.

El torneo que le sigue en orden ascendente es la W-League de Australia, donde el sueldo anual de las jugadoras es, en promedio, de 185 mil pesos al año. Más arriba está la D1 Féminine de Francia, la mejor pagada del mundo, y donde el sueldo promedio al año es de 936 mil pesos, es decir, 78 mil pesos al mes, según el mismo estudio de SportingIntelligence.

A 7 mil 500 kilómetros de distancia, el panorama de otra mexicana es muy distinto.

Stephany Mayor, seleccionada mexicana y jugadora del Thor/KA de Islandia, asegura que aunque ella puede vivir del futbol en este país nórdico, sabe -y exige- que la desigualdad en los salarios debe terminar.

“Como mujeres también debemos poder vivir del futbol (…) debería ser algo donde forjar un porvenir, al fin de cuentas hacemos y trabajamos lo mismo que los hombres”, dice Mayor desde Islandia.

Otro problema: los medios no le dan suficiente cobertura al futbol femenil

Annie Gross, creadora de Ella Es Crack, un proyecto que empezó en 2018 y cuyo objetivo es dar mayor exposición al futbol femenil, dice que la mayoría de los medios mexicanos cubre este deporte “como algo que tienen que hacer, como si estuvieran obligados, pero la cobertura es mínima”.

Gross menciona que la información es difícil de conseguir y los medios arman conjeturas o notas incompletas, “haciendo que las jugadoras tengan que nadar a contracorriente para estar en el lugar que merecen”.

Lee también: La poco conocida historia del Mundial México 71, cuando el futbol femenino alcanzó la gloria

En el mismo sentido, María, quien pidió no revelar su nombre, señala que “hace falta mucho interés. Solo dan 10 minutos y cuando lo hacen, lo hacen mal. Incluso cuando están narrando partidos no tienen idea de quién es la persona que está jugando”.

La falta de espacios e interés por el futbol femenil en los medios deportivos mexicanos también es por la ausencia de mujeres en las redacciones y en puestos de toma de decisiones, asegura Ana Cruz, quien considera que los medios “no solo deben arriesgarse en los contenidos, sino en quién los dirige”.

Buena parte del problema viene desde los medios que no dan suficiente difusión al futbol femenil en México, por lo que es más difícil que la afición se interese y, al mismo tiempo, no haya suficiente apoyo de la federación y las marcas.

¿Y a qué nos referimos cuando hablamos de la poca o nula cobertura de los medios al futbol femenil?

Desde que inició el mundial femenil y hasta el 5 de julio, los periódicos deportivos de mayor relevancia a nivel nacional -Récord, Esto y Cancha- tuvieron en su primera plana sólo ocho contenidos relacionados con este torneo, entre más de 323 que publicaron.

Lee: En México hay talento pero no apoyo: jugadoras de americano recurren a ligas amateurs

Es decir, sólo un 2.4% de las notas que aparecieron en sus portadas hablaban del Mundial femenil.

Los periódicos deportivos de mayor relevancia en México apenas tuvieron ocho contenidos relacionados con el Mundial femenil.

Los periódicos deportivos de mayor relevancia en México apenas tuvieron ocho contenidos relacionados con el Mundial femenil.

Récord sólo tuvo tres contenidos acerca del Mundial femenil en portada durante este periodo, los cuales representan apenas el 1.8% del total que presentaban en primera plana. Durante esos 29 días, el diario tuvo 162 contenidos diferentes en su portada.

Por otro lado, de los 106 contenidos totales que tuvo el diario Esto en su portada, sólo cinco estuvieron relacionados con el Mundial Femenil, lo que significa que sólo 4.7% de su contenido de primera plana fue enfocado al máximo torneo de selecciones femeniles de futbol.

Finalmente, Cancha de Grupo Reforma no tuvo en su portada ningún contenido sobre dicho torneo. Del 7 de junio que empezó al 5 de julio, Cancha publicó 55 temas diferentes en su primera plana, pero jamás tocó el tema de la Copa Mundial Femenina 2019.

¿La ausencia de la Selección Mexicana influyó en la cobertura? “Quisiera creer que si hubieran participado la cobertura habría sido muy diferente, pero lo dudo. Cuando fue el premundial de la Concacaf, ¿qué tanto difundieron los medios?”, cuestiona Annie Gross.

Por otro lado, la cobertura del Mundial Femenil fue opacada por la que se le dio a torneos como la Copa Oro y la Copa América. En la primera está compitiendo la Selección Mexicana varonil, misma que avanzó a la final, donde enfrentará a Estados Unidos. Mientras que la segunda tuvo la participación de selecciones como las de Brasil, Argentina, Chile y Colombia.

Para Ana Cruz, la mejor cobertura no ha sido de los medios grandes, sino de los independientes; “las reporteras y las mujeres que se fueron a cubrir el Mundial por su parte y con sus recursos”, como en el caso de Annie Gross.

Los medios nacionales no tratan al futbol femenil como algo “para emocionarse y apasionarse” y si esto no ocurre difícilmente será más apreciado y consumido por los espectadores, apunta la creadora de Ella es Crack.

Te puede interesar: El equipo de futbol Correcaminos apuesta por el deporte para combatir la violencia en Tamaulipas

“Hay miles de notas que sacar de cada jugadora, miles de historias de cómo llegaron ahí. Merecemos más; nos esforzamos al máximo como para no tener nada a cambio”, opina Stephany Mayor.

El problema es el machismo

En el área laboral, la participación económica de las mujeres es del 43% y de ese total el 56.6% lo hace desde la informalidad, de acuerdo con la ONU.

En México, el ser mujer significa tener menor acceso a oportunidades y el deporte no es ajeno a la realidad social de este país.

“Mucha gente cree que el futbol es de hombres y para hombres, hay sexismo y machismo. Es un reflejo de la dinámica social de este y de cualquier país; las jugadoras no sólo se enfrentan a los problemas del deporte en sí, sino a discriminación de género y desigualdad”, enfatiza Annie Gross al respecto.

Ana Cruz señala que “la mayoría de los espectadores están acostumbrados a una línea machista”, por lo que muchos medios prefieren publicar notas que cosifican a la mujer, en lugar de empoderarla.

Más sobre el tema: Goles vs el machismo y por la educación: el futbol cambió la vida de niñas Mazahuas en Edomex

“Si pones a una mujer en bikini en lugar de hablar de una mujer deportista que tuvo que pasar por demasiados obstáculos para debutar en el futbol profesional vas a obtener más likes y más clicks. Pero hay que arriesgarse y hacer frente a esto, darle el espacio y el lugar que merecen las mujeres en el deporte. El principal problema es que los medios tienen esa visión machista que sigue poniendo a la mujer como objeto”, asegura Cruz.

Por otro lado, María señala que los medios siempre comparan y aseguran que las mujeres no juegan como los hombres. “Debemos cambiar el pensamiento de que por ser mujeres no podemos hacerlo igual que los hombres. Del machismo se derivan más problemas, como el que los dueños no quieran invertir más”.

Pareciera que es imposible hacerle frente a este problema sistemático, sin embargo, las contadas victorias que ha tenido el futbol femenil en nuestro país -la transmisión de la mayoría de los partidos de la Liga BBVA MX Femenil o los llenos en los estadios- son una señal de que sí podemos actuar.

“Hay que exigir más espacios en los medios y presionar a los clubes para que hagan su inversión. La brecha cada vez se amplía más, entonces no nos queda más que exigir mejores coberturas”, asevera Ana Cruz.

Entonces… ¿qué podemos hacer?

De acuerdo con el portal Soccer America, en torneos femeniles, la Liga MX rompió récord de asistencia a nivel mundial con cinco partidos dentro del top ten el año pasado.

Lee también: El entrenador del “peor equipo de fútbol del mundo”

El número uno fue el Clásico Regio, Tigres contra Monterrey, en la final del Torneo de Clausura, con 51 mil 211 asistentes; el Tigres – América, en tercer lugar, tuvo una asistencia de 41 mil aficionados y, nuevamente, en cuarto y quinto lugar, se encuentra el derbi de la Sultana del Norte, Tigres – Monterrey.

Para Marcela Valera, defensa del Club América, la difusión y la cobertura del futbol femenil sí han mejorado, lo cual ha provocado que los espectadores se interesen y vayan a los estadios.

Valera está convencida de que se trata de un esfuerzo colectivo, pero apunta que es necesario que los aficionados sintonicen los partidos, vayan a los estadios y paguen su boleto; “si pagan ayudan a que crezca la Liga, los clubes y las jugadoras”.

Annie Gross coincide con Valera y señala que para mejorar esta situación lo primero es que la gente vea más futbol femenil, vaya a los estadios y que se hable del tema en los programas deportivos.

Sin embargo, Gross señala que “nos toparemos con pared” porque por más que “nos esforcemos como aficionados, todo tiene un límite”, por ello la presión constante y el apoyo de marcas e instituciones son fundamentales.

El trabajo de los clubes es, claramente, esencial. Deben creer en su proyecto, invertir en él y solo así el aficionado se convencerá, exigirá mejores coberturas y los medios tendrán que hacerlo, señala Ana Cruz.

El futbol femenil está en mejor momento que nunca y hay una gran oportunidad para sumarse y ser parte de él.

En torneos femeniles, la Liga MX rompió récord de asistencia a nivel mundial con cinco partidos dentro del top ten el año pasado.

En torneos femeniles, la Liga MX rompió récord de asistencia a nivel mundial con cinco partidos dentro del top ten el año pasado.

“Hay que mantener la conversación y no invisibilizar a la Liga Femenil. Seguir hablando de ellas y sus historias. Haciéndolas protagonistas del deporte”, señala Ana Cruz, quien está convencida que es hora de “subirse al barco y ya no bajarse”.

Recomendamos: ¿Por qué el mexicano Giovani Dos Santos jugará como extranjero si llega al América?

En mayo de este año, Enrique Bonilla, representante de la Liga MX de la Federación Mexicana de Futbol (FMF), señaló que el Torneo de Clausura 2019 de la rama femenil tuvo récord de asistencia acumulada en Fase Regular y Fase Final y también incrementó la audiencia en televisión: se transmitieron 104 partidos.

Esto confirma lo que dice Marcela Valera, que poco a poco empieza a verse como un negocio, lo que beneficia a todos los involucrados. “Las marcas que no hayan entrado a esto desde el principio se van a arrepentir cuando sea más grande; será más difícil que se sumen”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Copa Oro: México (con suerte) es campeón ante un Estados Unidos que se cansó de fallar

La selección mexicana levantó su título 8 de la Copa Oro luego de vencer 1-0 a Estados Unidos. Los "locales" jugando en un estadio lleno de mexicanos tuvieron la oportunidad de irse al frente en el marcador en tres ocasiones, pero la suerte estuvo del lado mexicano.
Getty Images
8 de julio, 2019
Comparte

Ya que el fútbol se gana con goles y no solo con merecimientos, México se llevó el trofeo de la Copa Oro tras vencer a Estados Unidos 1-0 la noche de este domingo.

Y es que a lo largo del partido los estadounidenses tuvieron la oportunidad de irse al frente en el marcador hasta por 3-0, pero milagrosamente para los mexicanos la pelota no entró.

En cambio, un gol de Jonathan dos Santos al minuto 73 fue suficiente para quedarse con el título de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe (Concacaf).

El tanto fue producto de una gran jugada en la que Raúl Jiménez recibió el balón y de taquito se la dejó a Dos Santos para que pusiera la pelota casi en el ángulo.

Un gol de similar manufactura al que su hermano Giovani dos Santos hizo en 2011 para darle al Tri en esa ocasión el título de la Copa Oro, también ante Estados Unidos.

Al igual que en esa ocasión, una de las más memorables del torneo en los últimos años, el grito de gol en Chicago fue ensordecedor.

La suerte mexicana

Un aficionado en el estadio Soldier Field de Chicago, donde México fue “local” en territorio estadounidense, hizo la seña de “silencio” a los estadounidenses en la tribuna tras la anotación de Dos Santos.

Pero en esta ocasión más bien los mexicanos debieron estar agradecidos de que el conjunto estadounidense no haya goleado al Tri.

Mexicanos en el Soldier Field

Reuters
El estadio Soldier Field estuvo abarrotado de mexicanos en Chicago, una ciudad con una gran comunidad de ese país.

Primero, Jozy Altidor tuvo una de las grandes oportunidades al quedar solo frente al arquero Guillermo Ochoa, pero el delantero estadounidense cruzó demasiado el balón que se fue rozando el poste derecho.

Luego Paul Arriola sacó a Ochoa de su arco y con un gran remate de media vuelta cruzó el balón que todo el Soldier Field vio escurrirse lentamente hacia el palo izquierdo, pero se fue apenas desviado.

El mexicano Andrés Guardado se vistió de héroe al sacar un remate de cabeza que iba a gol apenas en la línea, una jugada que los estadounidenses reclamaban sin razón como gol.

El equipo mexicano tuvo en la fortuna lo que le faltó de fútbol. O los estadounidenses pagaron caro su falta de precisión.

Al final, México se lleva su título número 8 de la Copa Oro invicto, con 16 goles a favor y solo 4 en contra.

Un premio para el “gigante” de Concacaf, que tuvo la suerte de su lado e hizo el gol. Así se gana en el fútbol.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=R7Z5SjU3944&t=

https://www.youtube.com/watch?v=jpeNrCCm4ZU&t=

https://www.youtube.com/watch?v=QWwnV83nGzY&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.