El gran ganador en licitación de medicinas: Laboratorio ligado a distribuidor vetado por AMLO
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

El gran ganador en licitación de medicinas: Laboratorio ligado a distribuidor vetado por AMLO

Uno de los tres distribuidores señalados por el presidente de acaparar contratos y fomentar prácticas monopólicas es filial de Pisa, empresa que se llevó el mayor monto adjudicado en la compra consolidada de fármacos.
Cuartoscuro Archivo
2 de julio, 2019
Comparte

En la licitación para la compra consolidada de medicamentos e insumos para la salud del segundo semestre de 2019, donde en el segmento de fármacos hubo 64% de partidas declaradas desiertas, (672 de 1, 049) y en la que 37% (393) no recibieron propuesta alguna, el gran ganador resultó ser el laboratorio nacional Pisa, del que es filial Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico (DIMESA), una de las tres empresas farmacéuticas señaladas por el presidente Andrés Manuel López Obrador de acaparar contratos y fomentar prácticas monopólicas en la administración anterior. 

“Como es sabido tres proveedores de medicinas y materiales de curación, las empresas: Grupo Fármacos Especializados, Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico (DIMESA) y MAYPO vendieron en 2018 al ISSSTE y al IMSS, 34 mil 280 millones de pesos, el 62.4% de todas las compras que llevaron a cabo dichas instituciones, sin incluir lo adquirido por la Secretaría de Salud y los gobiernos locales”, dijo López Obrador el pasado 9 de abril.

Pisa participó en la licitación para la compra consolidada de medicamentos y se quedó con un importe total de 888.3 millones de  pesos, al ganar 65 claves que acumulan un total de 75,433,313 piezas. 

No sólo eso. Tras el anuncio de que el gobierno federal no se encargaría de la distribución de los fármacos, como se había dicho antes, sino que habrá una licitación para esto, la Secretaria de Hacienda hizo llegar el 25 de junio pasado una invitación para participar en una junta informativa, con los detalles sobre el proyecto de distribución. 

“Pero no nos invitaron a todos, solo a unos pocos, no más de 10, entre ellos los tres vetados”, dijo a Animal Político José Luis García, presidente de la Asociación Mexicana para la Distribución Institucional de la Salud (Asmedis).

El concurso para la distribución de medicamentos está ahora en proceso. En tanto, la empresa de la que Dimesa es filial, Laboratorios Pisa, se quedó con el mayor monto adjudicado en la licitación de medicamentos.

La compañía que quedó en segundo lugar por importe, en el tema de medicamentos, fue Kedrion Mexicana, a quien se le adjudicó un monto de 311.4 millones de pesos. Mientras que en tercer lugar por monto se colocó Bioresearch de Mexico con 235.6 millones.

“Hicieron mucho escándalo sobre el monopolio en el mercado y los tres distribuidores dominantes y al final todo va a quedar casi igual, Pisa se queda con un gran número de claves y DIMESA va por la distribución”, aseguró uno de los participantes en la licitación de medicamentos, quien accedió a platicar con Animal Político pero con la condición de no publicar su nombre. 

Las compañías nacionales dominaron en esta licitación de medicamentos al quedarse en total con 290 claves, que suman un monto de 2 mil 918.7 millones de pesos. Esto se debe a que en esta licitación estaban en concurso solo genéricos. La licitación para los de patente, así como la de vacunas, todavía no se realiza. 

Cruce de acusaciones

En el caso de la compra consolidada, que finalizó el pasado viernes 28 de junio, hubo una serie de cuestionamientos y quejas de los participantes, después de un proceso de varios meses que inició en marzo, y que tuvo tres retrasos en la publicación de la convocatoria para la licitación y otros tantos en la junta de aclaraciones. 

Finalmente el gobierno federal sólo consiguió proveedor para el 38% de las partidas de medicamentos e insumos para la salud, que se ofertaron en la licitación de la compra consolidada del segundo semestre de 2019; el 62% restante se declaró desierto. 

Leer: Gobierno declara desierta 62% de la licitación para la compra de medicamentos

De un total de 1,069 fármacos, hubo ofertas de proveedores para 655, lo que quiere decir que para el 61.2% de los productos se consiguió quién las surta, para el 38.8% no; mientras que de material de curación, el total fue de 2,021, de las que 1,268 se quedaron sin adjudicar, es decir el 62.7%.

La noche en la que se dieron a conocer los resultados del proceso, la Secretaría de Hacienda difundió un comunicado en el que informó que en cuanto al material de curación el resultado era similar al de ejercicios anteriores. Sobre los fármacos, solo dijo que había opciones para cubrir la demanda.

Pero los registros, al menos de la licitación de 2018-2019, que se hizo todavía bajo la administración federal anterior y que organizó el IMSS, como lo había hecho desde hace seis años, revelan que hubo una participación baja en el nuevo proceso comparado con el anterior.

Animal Político revisó las actas de los fallos de las licitaciones de finales de 2018, y detectó que, en diciembre del año pasado, en el rubro de material de curación fueron 127 interesados para la licitación internacional y 133 para la nacional, lo que da un total de 260, el 49.9% de las 521 que se estaban requiriendo. En cambio en la licitación que concluyó este 28 de junio, el porcentaje de partidas que se quedaron vacías fue de 62.7%.

Aunque el peor resultado, en comparación con la licitación pasada, fue para la parte de medicamentos. A finales de 2018 solo se declararon 5 partidas desiertas en la nacional y 47 en la internacional, para un total de 52, de las 834 que se licitaron, lo que representa solo un 6.2%, contra el 61.2% de esta última licitación.

De acuerdo a datos proporcionados por la Asociación Mexicana de Laboratorios Farmacéuticos (AMELAF), en esta licitación 393 claves no recibieron propuesta de ninguna empresa, es decir: a ningún proveedor le interesó hacer una oferta. 

Al resto de partidas, la autoridad las declaró desiertas, ya sea porque los interesados ofertaron un precio mayor al precio máximo de referencia fijado (lo más que el gobierno estaba dispuesto a pagar por un producto) o porque no ofrecían descuento alguno o por inconsistencias técnicas, legales o administrativas en las propuestas.

¿Fue un fracaso? 

Los resultados de la licitación han generado un fuego cruzado de acusaciones. Dirigentes de asociaciones del sector farmacéutico están señalando que fue un proceso fallido.

“El sector privado considera este resultado como un fracaso. Una colaboración más clara y abierta entre el gobierno y la industria farmacéutica hubiera rendido mejores resultados, sin el retraso, el desabasto y el desgaste provocado”, señaló Patrick Devlyn, presidente de la Comisión de Salud, del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

En tanto Juan de Villafranca, director de AMELAF, aseguró que “no son los resultados esperados. Lo normal en una licitación de este tipo es que haya menos de 10% de claves desiertas, lo más que había habido era 13%. Si hubo 62% no puedes decir que fue un éxito”.

Villafranca enumeró entre las causas de este resultado que los Precios Máximos de Referencia estaban muy bajos, pero también que muchas empresas no estaban preparadas para concursar, por el nivel de inventarios que se requiere tener disponible para abastecer a las instituciones participantes, pero también porque no entendían bien cómo presentar la información en Compranet, algo que antes hacían los distribuidores.

Devlyn dice que hubo cuatro razones para ese número tan alto de claves desiertas: los precios de referencia estaban muy bajos, falta de certeza sobre la fecha de la primera entrega y en los plazos de pago, y que ya estaban “ganadas” claves con el contrato de la compra consolidada de noviembre de 2018. 

El directivo se refiere a que en la licitación de finales del año pasado se habían adjudicado contratos para todo 2019, pero con la opción de surtir sólo un porcentaje de los mismos y después darlos por terminados o emitir nuevos pedidos. La administración de Andrés Manuel López Obrador había decidido lo primero argumentando que había concentración de mercado y corrupción en las asignaciones. 

De las partidas de fármacos, 262 claves tienen contrato vigente de la primera consolidada, con un avance de abastecimiento promedio de 39% al cierre de mayo, de acuerdo a datos de AMELAF. En tanto, 411 claves no habían sido requeridas en esa compra anterior. 

Las partidas desiertas más importantes por volumen requerido son Losartan (para la presión), que no tiene contrato vigente; Albenfazol suspensión, usado par la neurocisticercosis; electrolitos orales; Diclofenaco cápsulas (para el dolor) y Enalapril o Lisinorpril o Ramipril cápsulas, utilizados para tratar la presión arterial alta, estos cuatro con contratos vigentes de la consolidada de noviembre. 

Al respecto de los señalamientos de la industria, Hacienda y Salud afirmaron, en un comunicado conjunto, que los precios máximos de referencia se establecieron a partir de una investigación de mercado internacional, con la asesoría permanente de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), organismo de la ONU especializado en compras gubernamentales. 

También aseguraron que el proceso de licitación “resultó conforme a lo planeado”, pero que hubo “algunas” claves desiertas porque “como se ha mencionado anteriormente, hay resistencias naturales al nuevo modelo de compra del Gobierno de México. Por ello, esta licitación es un primer ejercicio para construir el nuevo modelo de compras consolidadas”.

Respecto a qué sucederá con las claves desiertas, Hacienda aseguró que “no representan un riesgo debido a que la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público prevé la posibilidad de llevar a cabo adjudicaciones directas de manera inmediata y, además, se cuenta con el contrato consolidado suscrito en la administración anterior, que concluye hasta el 31 de diciembre de 2019”.

Los directivos de la industria coinciden en que lo más viable ahora es justo que el gobierno reactive esos contratos o hacer una segunda ronda, para el caso de los estados, porque si decide adjudicar directo las claves que quedaron desiertas, eso es un proceso menos transparente que la licitación.

Lo importante, dicen, es ver para adelante. “Que esto sirva como un ejercicio para prepararnos muy bien para la de 2020, en la que la industria mexicana está deseosa en participar. No queremos que las compañías se abstengan y que al rato se esté importando y los laboratorios del país tengan que cerrar”, comentó de Villafranca. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué efectos tendrá el fenómeno de La Niña que se está desarrollando en el Pacífico

La Organización Meteorológica Mundial anuncia que este nuevo episodio de la La Niña probablemente tendrá un efecto de enfriamiento en todo el mundo.
30 de octubre, 2020
Comparte

Un nuevo episodio de La Niña se está desarrollando en el Océano Pacífico y se espera que sea “de moderado a intenso”, anunció la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

El fenómeno, que ocurre naturalmente, provoca el enfriamiento a gran escala de la temperatura de la superficie del océano.

Este episodio, que durará hasta el primer trimestre de 2021, probablemente tendrá un efecto de enfriamiento en las temperaturas globales.

Pero no evitará que 2020 sea uno de los años más cálidos que se han registrado.

La Niña se describe como una de las tres fases del patrón climático conocido como El Niño-Oscilación del Sur (ENOS).

Este incluye la fase cálida llamada El Niño, la más fría (La Niña) y una fase neutra.

La Niña se desarrolla cuando los vientos que soplan sobre el Pacífico empujan el agua templada de la superficie hacia el oeste, hacia Indonesia.

En su lugar, las aguas más frías de las profundidades del océano suben a la superficie.

Esto provoca cambios climáticos importantes en diferentes partes del mundo.

Existe un 55% de probabilidad de que las condiciones persistan durante el primer trimestre del próximo año.

NASA

Normalmente, La Niña significa que países como Indonesia y Australia pueden recibir mucha más lluvia de lo habitual, y se produce un monzón más activo en el sureste de Asia.

Es probable que haya más tormentas en Canadá y el norte de los EE.UU., lo que a menudo conduce a condiciones de nieve.

Al mismo tiempo, los estados del sur de Estados Unidos pueden verse afectados por la sequía.

La última vez que se desarrolló un evento intenso fue en 2010-2011.

La OMM dice que ahora hay cerca de 90% de probabilidades de que las temperaturas del Pacífico tropical permanezcan en los niveles de La Niña durante el resto de este año.

Existe un 55% de probabilidad de que las condiciones persistan durante el primer trimestre del próximo año.

Si bien un evento de La Niña normalmente ejerce un efecto de enfriamiento en el mundo, es poco probable que esto tenga mucho impacto en 2020.

“La Niña normalmente tiene un efecto de enfriamiento en las temperaturas globales, pero esto queda compensado por el calor atrapado en nuestra atmósfera por los gases de efecto invernadero”, dijo el profesor Petteri Taalas, de la OMM.

“Por lo tanto, 2020 sigue en camino de ser uno de los años más cálidos registrados y se espera que 2016-2020 sea el período de cinco años más caliente que se ha registrado”, dijo.

“Los años de La Niña ahora son más cálidos incluso que los años del pasado con intensos eventos de El Niño”, explicó.

Una vista satelital de tormentas en el Atlántico

NOAA
Un aspecto importante de La Niña es el efecto que podría tener en el resto de la temporada de huracanes del Atlántico.

La OMM dice que está anunciando La Niña ahora para dar a los gobiernos la oportunidad de comenzar a planificar en áreas clave como la gestión de desastres y la agricultura.

Un aspecto importante de La Niña es el efecto que podría tener en el resto de la temporada de huracanes del Atlántico.

Un evento de La Niña reduce la cortante del viento, que es el cambio en los vientos entre la superficie y los niveles superiores de la atmósfera.

Esto permite que crezcan los huracanes.

La temporada de huracanes termina el 30 de noviembre y hasta ahora ha habido 17 tormentas con nombre de las entre 19 y 25 que fueron pronosticadas por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA).


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bDSBMWM16Ss&t=4s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.