Se buscan padrinos para rehabilitar perros y gatos abandonados y maltratados en CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Tania Casasola

Se buscan padrinos para rehabilitar perros y gatos abandonados y maltratados en CDMX

Para que los animales que rescata la Brigada de Vigilancia Animal puedan tener una nueva familia deben ser rehabilitados gracias a padrinos que los visiten y den confianza.
Tania Casasola
20 de julio, 2019
Comparte

Susto fue rescatado hace más de cuatro años por la Brigada de Vigilancia Animal, en la alcaldía de Milpa Alta. No se sabe exactamente el maltrato que vivió, pero era un perro muy miedoso, flaco, con heridas en su cuerpo y que no toleraba el contacto humano.

Con paciencia, rehabilitación, caricias, paseos, premios, juegos, y con el acompañamiento de una familia que lo apadrinó cuando llegó a las instalaciones de la Brigada, recuperó la confianza y fue adoptado por la familia Aguilar tras un año de conocerlo.

Diciembre, la época en la que más perritos son abandonados; la realidad de los canes callejeros en CDMX

A lo largo de 15 años, la Brigada de Vigilancia Animal, que depende de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, ha rescatado a cientos de perros y gatos maltratados o en situación de riesgo.

Diariamente atienden alrededor de 25 casos de denuncia de maltrato animal, especies lesionadas o comercializadas de manera ilegal, incluso fauna silvestre como víboras, iguanas, aves y hasta leones.

Actualmente, Susto visita cada domingo el antiguo hogar donde lo rehabilitaron y acompaña a su familia para ayudar a socializar a otros perros como él. Ahora la familia Aguilar está apadrinando a Fito, un perro juguetón, con mucha energía, pero muy peleonero, describe Rebeca De Aguilar.

“Nosotros (su esposo y dos hijos) venimos todos los domingos a pasear y a jugar con Fito, es un compromiso que se hace, es el ahijado y hay que estar al pendiente. Nuestra tarea es integrarlo, socializarlo y que esté listo para una futura adopción”, cuenta.

Después de un rescate hay un proceso de revisión al animal, posteriormente viene la observación, la curación, el proceso de socialización y la adopción.

Fito recibe un premio de su madrina

Después de un rescate hay un proceso de revisión al animal, posteriormente viene la observación, la curación, el proceso de socialización y la adopción.

Se buscan padrinos

El programa “Apadrina una mascota” arrancó en 2016 con 40 apadrinamientos, sin embargo, ahora solo 20 perros de los 126 que están en las instalaciones tienen un padrino, dice Carmelo Hernández, titular de la Brigada Animal.

La tarea de un padrino, explica, es acudir cada domingo a pasearlo en el área de la Brigada, a veces bañarlo, jugar con él, y dedicarle tiempo, el que cada persona o familia considere. Se le puede regalar ropa, juguetes, comida, medicina, utensilios de limpieza, lo que se le daría a un ahijado. Una de las reglas del programa es nada en efectivo, todo en especie.

Muchos de los que van, comenta Carmelo a Animal Político, no tienen un espacio adecuado o el tiempo para tener una mascota en casa, no los pueden adoptar, pero sí ayudarlos a socializar y que tengan una oportunidad para que alguien más los adopte.

Si un padrino falta tres domingos consecutivos inmediatamente se le da de baja del programa y pierde “la custodia” del perro.

¿Sientas a tu perro a comer en la mesa? ¿Le pones vestido? Volverlo tu perriijo tiene consecuencias

A pesar de que el programa tiene reglas, también se hace comunidad entre los padrinos, pues si un domingo alguien tiene un compromiso, mensajea o le llama a otro padrino para que le haga el favor de pasear y jugar un rato con su ahijado. También está la opción de que vaya algún familiar.

Carmelo Hernández indicó que hay pocas adopciones, pues la gente a veces prefiere un cachorro o comprar uno de raza. “Hay perros que llevan aquí más de dos años cuando deberían de estar solo siete días (por reglamento), aunque dependiendo de los casos pueden quedarse unas semanas más, pero no deberían permanecer años”.

Ónix, una perrita criolla, enterrada viva en Iztapalapa, por ejemplo, tuvo que pasar por dos años de terapia conductual y médica para bajar el estrés, la ansiedad y depresión que tenía.

“De muchos de ellos no sabemos su pasado, lo que han vivido, pero más del 90% tiene signos de maltrato, llegan con fracturas, con mordeduras en el cuerpo debido a que eran usados en peleas clandestinas, hay algunos mutilados, sin un ojo, el rabo, la pata, con heridas de bala”, cuenta.

Un alto porcentaje trae problemas de piel, desde lesiones leves hasta pérdida de tejido o la exposición del hueso, cosas muy graves. También se reciben perros inválidos y con problemas neurológicos.

La capacidad para albergar –según los médicos veterinarios– no debería pasar de los 50 perros, pero actualmente están casi al triple con 126, por eso la necesidad de que más gente adopte.

Brigada de Vigilancia Animal

Los padrinos pueden bañar a los ahijados, pasearlos y llevarles golosinas.

“Ha sido una terapia”

Rebeca y Jesús, los adoptantes de Susto llevan ya tres años de ser padrinos y cuentan que es una actividad muy satisfactoria, pero también de sentimientos encontrados.

“A veces uno llega el domingo y ya no hay ahijado porque lo adoptaron. Por una parte, te da alegría porque sabes que ya tiene una familia, y por otra es la nostalgia de que ya no lo verás”, dice Rebeca.

Su esposo Jesús cuenta que desde muy joven ha padecido de ansiedad. “Susto me ayudó mucho, con él cambié el chip, ha sido una gran terapia para los dos”.

“El ahijado espera el domingo con ansias para verte y le haces la semana, se les nota la felicidad en cuanto te ven, por eso es importante no dejar de visitarlos, eso no es justo para el perro, se encariñan y ya te ven como un gran amigo”, aconseja a quienes estén interesados en el programa.

Jubilación canina: Policía Federal dará en adopción a 28 perros

Un perro que ha sido maltratado se vuelve miedoso o agresivo, por ello tener un padrino humano puede ayudarle a socializar nuevamente.

En México no existen censos oficiales, pero de acuerdo con cifras del Inegi de 2016, en el país hay al menos 18 millones de perros, de los cuales solo el 30% (5 millones) tienen un hogar, el resto son callejeros.

Según la compañía global Boehringer Ingelheim, México es el país de Latinoamérica con más perros que viven en las calles. En la Ciudad de México, las alcaldías con más perros en esta situación son: Álvaro Obregón, Iztapalapa, Tláhuac y Coyoacán.

 Batista busca hogar, sufrió fractura de cadera

Es domingo, 9 de la mañana. Los padrinos y posibles adoptantes comienzan a llegar. Preguntan por su ahijado, muchos de los policías de la Brigada ya los reconocen y saben por qué perro vienen, van por él al lugar en donde está resguardado y los entregan con una correa. Todos llegan moviendo la cola, emocionados.

Unos jóvenes se acercan, están interesados en apadrinar a Batista, un pitbull gris de seis años que fue rescatado de la alcaldía Cuauhtémoc en mayo de 2018, con una fractura de pelvis y varios problemas en la piel. Hoy ya está recuperado.

Batista con uno d elos policías de la Brigada Animal

Batista, un pitbull gris de seis años que fue rescatado de la alcaldía Cuauhtémoc en mayo de 2018,

Batista tenía padrinos, pero van tres domingos consecutivos que no lo visitan, es por eso que los policías darán oportunidad a una chica estudiante de veterinaria que lo conoció cuando fue voluntaria en la Brigada para que sea su madrina.

“Mi objetivo es entrenarlo, traerle alimento, tenerlo sano y difundir la invitación para que lo adopten, yo no puedo tenerlo en casa, pero le buscaré una familia”, cuenta.

Una vez recuperados de sus heridas, los perros son sometidos a una evaluación conductual compuesta por 12 pruebas para detectar sus reacciones ante personas y perros extraños; y, con ayuda de estudiantes de servicio social de la Facultad de Medicina Veterinaria de la UNAM, se trabaja para mejorar su conducta.

Los nuevos padrinos de Batista

Gatos rescatados, en adopción

En la Brigada de Vigilancia Animal, ubicada en la alcaldía de Xochimilco, también hay gatos. Muchos de ellos rescatados de árboles muy altos, barrancas, de la vía pública, o incluso de las vías del Metro.

Con ellos el proceso es diferente, no participan en el programa de apadrinamiento porque su naturaleza es distinta y no se les puede pasear como a un perro. Con ellos la adopción es directa y también se pueden hacer donaciones.

Nani, por ejemplo, es una gatita de tres años que fue rescatada en Iztapalapa con múltiples laceraciones por estar atrapada entre dos bardas; Rotten es un macho de dos años rescatado de la copa de un árbol, y Yaris, también de dos, fue maltratado donde vivía.

Gatos en adopción en la Brigada Animal

Ellos forman parte de los 23 gatos que están listos para ser adoptados

Ellos forman parte de los 23 gatos que están listos para ser adoptados, tras evaluarlos y hacerles las pruebas correspondientes, permanecen en un área con rascadores, juguetes, arena y comida.

Los de nuevo ingreso están en otra área mientras los revisan los veterinarios y verifican su estado de salud. En este espacio se encuentra una gatita con dos cachorros, dos siamesas, criollos de varios colores y edades. A la espera de sus pruebas también está Champa, una gatita que perdió el ojo derecho.

Quienes deseen adoptar un gato pueden ver un catálogo que contiene: imagen, nombre, fecha de ingreso, el sexo, edad, peso, lugar de rescate y diagnóstico. También se pueden ver en el área en donde están y elegir a uno.  

En 2018 la Brigada de Vigilancia Animal logró 87 adopciones. Hasta el 29 de junio de este año llevaban 35.

Cuándo y a dónde ir

El registro es a partir de las 09:00 hasta las 14:00 horas todos los domingos. En el lugar se colocan módulos de atención, donde el personal explica el funcionamiento de los programas y los requisitos.

Los números 911 y el 52089898 están disponibles para solicitar apoyo para hacer denuncias por venta ilegal o maltrato animal, igual que la aplicación “Mi Policía”.

Si quieres conocer más de la labor de la Brigada de Vigilancia Animal y apadrinar o adoptar un perro o gato, puedes acudir a sus instalaciones ubicadas en Avenida Manuel Ávila Camacho S/N, Xochimilco; a unos metros del Parque Ecológico de Cuemanco.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo la pandemia ha dañado nuestra vida sexual (y qué podemos hacer para remediarlo)

La pandemia ha hecho mella en la vida sexual de las parejas: ¿por qué las relaciones íntimas se están debilitando?
27 de abril, 2021
Comparte

Antes de la pandemia, muchas parejas vivían como “dos barcos que pasan en la noche”, considera la terapeuta sexual Emily Jamea, de Houston, Texas (EE.UU.).

Algunas parejas, que antes estaban sobrecargadas de compromisos fuera de casa, descubrieron que los confinamientos relacionados con la pandemia les ofrecían un respiro muy necesario.

Al principio, estar atrapados en casa les permitió bajar el ritmo y dedicar más tiempo a los momentos íntimos.

“Inicialmente, la pandemia dio a la gente la oportunidad de volver a conectar de una manera que quizás antes sólo podían hacer en vacaciones”, dice Jamea.

Sin embargo, a medida que la pandemia avanzaba, empezó a “pasar factura” a las relaciones íntimas, sostiene. “Para la mayoría de las parejas, el deseo sexual cayó en picado”.

Los estudios realizados en todo el mundo cuentan una historia similar.

Las investigaciones llevadas a cabo en Turquía, Italia, India y EE.UU. en 2020 apuntan a un descenso de las prácticas sexuales, tanto en pareja como en solitario, y es directamente atribuido al confinamiento.

“Creo que gran parte de la razón es que mucha gente estaba demasiado estresada”, afirma Justin Lehmiller, psicólogo social e investigador del Instituto Kinsey (EE.UU.), quien realizó el estudio.

Para la mayoría, los confinamientos durante la pandemia crearon una atmósfera de incertidumbre y miedo.

Muchos experimentaron una ansiedad sin precedentes relacionada con la salud, inseguridad económica y otros cambios vitales importantes.

El estrés provocado por estos factores -por no hablar de los problemas que surgen al pasar demasiado tiempo con otra persona en un espacio cerrado y reducido- contribuyó al marcado descenso de la vida sexual de las parejas.

En cierto modo, el mundo de la covid-19 ha demostrado ser tóxico para la sexualidad, así que ¿seremos capaces de volver a nuestra normalidad sexual cuando se disipe el estrés de la pandemia, o nuestras relaciones habrán sufrido un daño duradero?

Dos fases en el deseo

Como observó Jamea, muchas parejas disfrutaron de un breve impulso en su vida sexual al principio de los aislamientos.

Rhonda Balzarini, psicóloga social y profesora adjunta de la Universidad Estatal de Texas (EE.UU.), describe este repunte inicial del deseo sexual como una fase de “luna de miel”, en la que las personas reaccionan de forma más constructiva al estrés.

“Durante esta fase, la gente tiende a colaborar. Puede ser cuando vas a la casa de tu vecino y le dejas papel higiénico en la puerta cuando lo necesita”, cuenta Balzarini.

Pareja

Getty Images
Muchas parejas disfrutaron de un breve impulso en su vida sexual al principio de los aislamientos, pero luego eso cambió, dicen los expertos.

“Pero con el tiempo, a medida que los recursos se vuelven más escasos, la gente se estresa más y la energía se agota, la desilusión y la depresión tienden a hacerse presentes. Cuando eso empieza a suceder, es cuando se puede empezar a ver que las parejas tienen problemas”.

Balzarini observó este patrón en los participantes, mayores de 18 años, en un estudio sobre 57 países que ella y su equipo llevaron a cabo durante la pandemia.

Al inicio de la misma, observaron que factores como la preocupación económica estaban asociados a un mayor deseo sexual entre las parejas.

Sin embargo, con el paso del tiempo, a medida que las personas informaron de un aumento de los factores de estrés relacionados con la pandemia -como la soledad, el estrés general y las preocupaciones específicas de la covid-19-, también informaron de una disminución del deseo sexual hacia sus parejas.

Según Balzarini, lo más importante de este estudio es la relación entre el estrés, la depresión y el deseo sexual. Al principio de la pandemia, los factores de estrés podrían no haber “desencadenado la depresión” todavía, explica.

Pero cuando esos factores de estrés se prolongaron, la gente se agotó. El estrés se correlaciona con la depresión, y “la depresión afecta negativamente al deseo sexual”, dice.

Además de las tensiones cotidianas provocadas por la pandemia, la mayor amenaza del virus se cernía sobre nosotros, ya que las tasas de mortalidad y hospitalización aumentaban en todo el mundo.

Este peligro, siempre presente, contribuyó sin duda a matar el ánimo de las parejas.

“Los terapeutas sexuales dicen algo parecido a ‘dos cebras no se aparean delante de un león'”, cuenta Jamea.

“Si hay una inmensa amenaza ahí mismo, eso envía una señal a nuestro cuerpo de que probablemente no es un buen momento para tener sexo”. Por esa razón, “el aumento del estrés conduce a un bajo deseo o a una dificultad para que se produzca la excitación”, asevera.

pareja entrelazada

Getty Images
“Una de las claves para mantener el deseo en una relación a largo plazo es tener cierta sensación de misterio sobre tu pareja y cierta distancia”, cuentan los expertos.

Demasiada cercanía

Aunque Balzarini oyó hablar de parejas que se duchaban juntas durante el día o se bañaban a media tarde al principio de la pandemia, esas experiencias más sensuales de lo normal acabaron “perdiendo su atractivo”, explica.

Dejaron paso a las crecientes exigencias cotidianas, como el desorden en el hogar, y las parejas empezaron a criticarse mutuamente.

Lehmiller lo describe como el “efecto de sobreexposición”, que da lugar a que “los pequeños hábitos de tu pareja empiecen a ponerte de los nervios”.

Balzarini recuerda que alguien le contó que nunca se había dado cuenta de lo ruidosa que era la masticación de su pareja hasta que empezaron a compartir todas y cada una de las comidas durante el confinamiento.

beso

Getty Images
Algunas personas engañaron por primera vez a sus parejas durante la pandemia, según los estudios.

Este aumento del tiempo de convivencia también puede mermar seriamente la excitación sexual.

“Una de las claves para mantener el deseo en una relación a largo plazo es tener cierta sensación de misterio sobre tu pareja y cierta distancia”, dice Lehmiller. “Cuando te ves todo el tiempo… la sensación de misterio se desvanece”.

Separados de su vida social y profesional anterior a la pandemia, las personas también pueden empezar a perder el sentido de sí mismos, lo que puede afectar a la confianza y el rendimiento sexual.

Especialmente las mujeres han tenido que dejar de lado sus carreras durante la pandemia, ya que las tareas domésticas, el cuidado de los niños y la educación en casa han recaído desproporcionadamente sobre ellas.

“Eso fue muy duro para muchas mujeres”, explica Jamea.

“ son una parte tan importante de la identidad, y llevamos todo lo que somos al dormitorio. Si no sabemos quiénes somos, de repente, puede parecer que no hay nada que aportar”.

¿Podemos recuperarnos?

Sin embargo, el sexo no está necesariamente condenado. Los investigadores del Instituto Kinsey sugieren un comportamiento específico para mejorar la vida sexual de las parejas: agitar las cosas. Uno de cada cinco participantes en el estudio probó algo nuevo en la cama, y eso ayudó a reavivar el deseo y la intimidad.

“Las personas que probaron cosas nuevas fueron mucho más propensas a reportar mejoras”, asegura Lehmiller.

Entre las nuevas actividades que ayudaron a mejorar la vida sexual de la pareja se encuentran “probar nuevas posturas, poner en práctica las fantasías, practicar juegos sexuales y dar masajes”, según el estudio.

Pero para los que tienen relaciones en las que la actividad sexual ha disminuido durante el último año y no se ha recuperado, ¿habrá daños duraderos? Depende, dicen los expertos.

Otra pareja

Getty Images
Algunos pueden no recuperarse “por sufrir una falta de conexión tan prolongada”, considera Lehmiller.

Algunos pueden no recuperarse “por sufrir una falta de conexión tan prolongada”, considera Lehmiller.

Su investigación también demostró que algunas personas engañaron a sus parejas por primera vez durante la pandemia, una indiscreción de la que puede ser difícil recuperarse.

Otros seguirán sufriendo las pérdidas de empleo relacionadas con la pandemia, así como las tensiones financieras que se ciernen sobre las relaciones y que pueden también causar fricciones.

Pero, para muchos, hay esperanza. Con más gente vacunándose, los negocios están reabriendo, y algunos trabajadores están volviendo a la oficina.

“La gente está empezando a volver a su antigua rutina”, relata Jamea. Ella está viendo los efectos positivos de esta situación en las parejas de su consulta.

Cualquier tipo de vuelta a la “normalidad” es un buen indicador para las parejas cuyas luchas comenzaron durante la pandemia.

“Es posible que algunas de estas parejas, una vez que la pandemia esté controlada… vuelvan a ser como antes”, dice Lehmiller.

“Ese factor de estrés se ha eliminado y su vida sexual mejorará”.

Este artículo se publicó originalmente en ingles en BBC Worklife.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=oti5ff60UZE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.