close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Contenido patrocinado
¿Las reparadoras son recomendables para pagar crédito?
Los especialistas en finanzas personales dicen que sí. En especial, para aquellos deudores que se han declarado en impago y necesitan ayuda para aprender a ahorrar, manejar mejor sus deudas y sus emociones.
Por Redacción Animal Político
16 de julio, 2019
Comparte

Durante tres meses, las discusiones diarias entre Gabriela y Lucio siempre terminaban en franco pleito por no saber cómo liquidar sus deudas con bancos y tiendas departamentales. El insomnio y la angustia solo se recrudecían con cada llamada de los despachos de cobranza.

“Cuando entramos a Resuelve tu Deuda, al tercer pago, mi esposo se dio cuenta de que sí era cierto y que ya no teníamos ese pendiente. Nosotros hacíamos un pago mínimo mensual y comenzamos a organizarnos mejor”, recuerda Gabriela. Ese es uno de los principales beneficios de las reparadoras de crédito, se encargan de negociar un nuevo plan de pago con los acreedores para liquidar el monto adeudado y buscan pactar un descuento conveniente para ambas partes.

Lee: Las reparadoras de crédito: salvavidas para cuando te ahogas en deudas

En los momentos de mayor rispidez, cuando esta familia aún no había encontrado una solución, Lucio se había quedado desempleado. Los intereses se dispararon sin freno. Su esposa veía que con cuatro hijos eran muchos los gastos, muchas las necesidades y muchos los pagos que no se liquidaban. Sus dos hijas mayores, una de 25 y otra de 23, estudiaban y trabajaban para aportar económicamente a la casa. “Todos le echábamos montón, pero no alcanzaba para pagar”, cuenta Gaby.

Estaban molestos. No se concentraban. No dormían bien. Vivían muy estresados, porque los meses se iban como agua hasta que Gaby buscó información sobre cómo funcionan las instituciones especializadas en negociar adeudos que ya pasaron al Buró de Crédito.

En la reparadora, les diseñaron un sistema de pagos adecuado a sus ingresos. Lograron liquidar su primera deuda en menos de un año, tiempo en el que se comprometieron a ahorrar de manera disciplinada, previo a aceptar los honorarios de estos expertos negociadores.

¿Qué opinan los expertos?

Sebastián Medrano, director de Coru.com, una comparadora de servicios financieros en México, explica que los deudores deben tener claro que el trabajo por pactar con los acreedores no es gratuito, ya que los negociadores deben cubrir gastos de operación, trámites administrativos y de gestión.

“Cuando ya pasaste el periodo de reestructura con el banco, pero quieres solucionarlo, las reparadoras te sacan de ese hoyo negro”, dice Medrano, pero advierte que eso no significa que el deudor salga del Buró de Crédito, significa que liquidó su adeudo, pero queda señalado en su historial crediticio que no pudo cubrir sus compromisos en tiempo, por lo que debió recurrir a una negociación. 

“Reestructurar con el banco es el escenario ideal para no llegar al Buró, porque el problema de pasar por una negociación de ‘quita’ —negociar el pago de un monto menor al adeudado— significa que te quedará la mancha negra. Las reparadoras no pueden eliminar tu score negativo en el Buró, porque eso es algo que tú ya hiciste por no saber manejar tus finanzas personales y porque no cumpliste tus responsabilidades de pago. No salir del Buró no es culpa de las reparadoras, si no de las personas que se comprometieron a pagar deudas que no podían”, dice el directivo de Coru.

El especialista en finanzas personales comenta que las reparadoras son muy eficientes para encontrar mejores soluciones de lo que un deudor podría lograr si intenta negociar directo con sus acreedores, porque se trata de gestores especializados en lograr acuerdos con los despachos de cobranza.

¿Cómo impactan las deudas a tus emociones?

“También es muy importante no tener encima el acoso psicológico de las compañías de cobranza que, en principio, están reguladas, pero aún incurren en prácticas para presionar a los deudores”, agrega Medrano.

De hecho, los entrevistados coinciden en la ventaja emocional que tiene para los deudores que alguien se encargue de realizar la negociación en su nombre y acabar con el estrés. De ese modo, logran enfocarse mejor en ahorrar para pagar sus créditos vencidos. 

El Registro de Despachos de Cobranza (REDECO) es la herramienta electrónica que regula a los despachos de cobranza. Surgió como consecuencia de los abusos y malas prácticas, por lo que ante llamadas ofensivas o en horarios inapropiados, Coru recomienda acudir al portal www.condusef.gob.mx, llenar el formulario de REDECO y presentar una queja.

Pero aún cuando el mal sabor que hacen pasar los despachos de cobranza se haya canalizado a una reparadora, los especialistas recomiendan que el deudor tome un tiempo para reflexionar por qué llegó a un grado de sobre endeudamiento impagable y así evitar volver a caer en una situación similar. 

Llega la paz

Cuando un deudor ha dejado de pagar más de tres tarjetas y ya se declaró en impago, le viene bien que le echen una mano. Los deudores no son expertos financieros y aunque quizá puedan negociar con uno de sus acreedores, quizá no logren hacerlo con tres de manera simultánea.

Lucio comenzó a sentirse más animado y motivado al ver los resultados de las gestiones de sus negociadores, desde el tercer mes de haberlos contratado. Esa tranquilidad le permitió encontrar trabajo como chofer de un servicio de renta de autos vía aplicación móvil. Luego de esa mala racha de desempleo y adeudos con tres tarjetas, logró recuperarse emocionalmente.

Joel Cortés, director de Kardmatch.com, una plataforma especializada en medios de pago, califica a las reparadoras de crédito como una buena opción. Explica que son una figura novedosa en México, pero en el país ya operan empresas serias y con experiencia de casi 10 años ofreciendo rehabilitación financiera a los deudores, como es el caso de Resuelve tu Deuda. Sin embargo, advierte que aún hay mucho desconocimiento por parte de los consumidores de crédito sobre este y otros servicios financieros.

“Lo vemos todo el tiempo. Las palabras clave más comunes son: ‘Cómo obtener una tarjeta si estoy en Buró’. La gente que ya quedó mal, está buscando crédito y está buscando quién se lo dé sin tomar en cuenta su historial (negativo)”, comenta.

“Es un tema de educación financiera. De educar a la gente. De decirle: ‘Tu Buró es tu reputación. Es importante estar bien. Es complicado que alguien te dé crédito si estás en Buró’”, explica el directivo de Kardmatch.

Al momento de seleccionar una reparadora es importante comprobar el prestigio de la firma seleccionada, verificar que la cuenta en la que se depositará el ahorro esté a nombre del cliente y que aseguren que siempre solicitarán autorización para retirar el ahorro del deudor.

La ventaja de que alguien más negocie por el deudor también significa liberarlo del estrés. Las llamadas de los molestos despachos de cobranza se direccionan al negociador que conoce los instrumentos legales necesarios para blindar los acuerdos a los que llegue con los acreedores, en caso de que alguno no los respete.

Perdimos el control y nos endeudamos de más

En el país, 35% de los mexicanos realiza un presupuesto que le ayude a determinar lo que gastará mes a mes y detectar cuándo se encuentra en riesgo de caer en sobreendeudamiento. De acuerdo con la más reciente Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF, 2019), seis de cada 10 personas que realizan un presupuesto, lo hacen de manera mental. De entre quienes respondieron que planifican sus finanzas, 86% hace al menos una compra no planeada al mes.

Resuelve tu deuda

 

Gabriela reconoce que perdieron el control al comprar “gustos y lujitos”, pero cuando su esposo se quedó sin trabajo, debieron recurrir al crédito para cubrir los gastos corrientes de la casa. “Fue muy complicado cuando estábamos en la situación. Había choques incluso al decidir si entrábamos a la reparadora. Ya no eran pláticas. Eran casi pleitos”, cuenta. 

Como experto Carlos Flores Alegría, director de Psicología para Todos, explica que los problemas de deudas incrementan el nivel de estrés en las personas y, como resultado de eso, cada quien reaccionará diferente: con insomnio, crisis de ansiedad, distracciones, olvidos, baja productividad en el trabajo y, en términos generales, mayor irascibilidad. 

Entrevistado respecto a qué debe hacer una persona que vive una situación de sobreendeudamiento, el psicólogo enlista cinco recomendación básicas:

  1. Aceptar que se tiene un problema. “En México, es común pensar que pedir ayuda es signo de debilidad, pero hay que pedir ayuda y asesoría, porque especialmente en el tema monetario dejar pasar un mes implica que una deuda aumente hasta 10 mil pesos”. 
  2. Salir de la parálisis por análisis. “Hay que salir del incendio y luego analizamos qué fue lo que lo provocó”. 
  3. Aprender a escucharte e identificar el problema. “La ansiedad, el insomnio o el enojo no son el fondo del problema. La deuda es lo que el cerebro percibe como una amenaza. El cerebro está diseñado para no dejarnos dormir porque percibe la deuda como una amenaza y hay que trabajar sobre la amenaza para que tu cerebro se sienta tranquilo y te deje dormir. Si no puedes dormir, mejor levántate, haz una lista de cuánto debes y busca quiénes te pueden asesorar”.
  4. Establecer metas realistas. “El pensamiento mágico es automático en el cerebro y parte de la idea de que todo se va a resolver por arte de magia como ganarse la lotería. Lo mejor es hacer un plan de ahorro, porque es una meta realista”.
  5. Compartir tu meta. “Eso nos permite sentirnos motivados, especialmente cuando avanzamos en nuestros objetivos”.  

De acuerdo con el psicólogo Flores Alegría, el cerebro tarda entre 3 y 6 meses en adaptarse a una nueva circunstancia. Es una razón fisiológica. Es por ello que deberán pasar al menos tres meses para que un deudor que ya inició su plan de ahorro, logre analizar porqué llegó a una situación de sobreendeudamiento y comience a escribir las lecciones aprendidas. “Debe colocarlas en un lugar visible, para que el cerebro las vea y así evite caer nuevamente en deuda”, recomienda el especialista. 

Desde la perspectiva monetaria, Fabián David Martínez, profesor en Economía y en Matemáticas Aplicadas en el Instituto Politécnico Nacional (IPN), atribuye estos problemas de sobreendeudamiento a la falta de educación financiera entre los consumidores.

“El cliente no tiene la información completa sobre cómo operan los mecanismos de cobranza de las tarjetas. Y el banco tampoco tiene la información completa de quién es un moroso en potencia”, explica quien actualmente realiza una investigación sobre las emociones de los consumidores frente a la elección de bienes.

“Aquí, las reparadoras tienen una doble función: intermediar para que esta persona se rehabilite y también son asesores para entender cómo deben hacer frente a un crédito en el futuro. Incluso podrían tomar ese papel (de educadores al deudor) que la banca no está asumiendo para informar con claridad sobre cómo funciona el sistema financiero mexicano, en particular cuando se solicita un crédito”, advierte Martínez.

Tras vivir la inestabilidad emocional y económica de su familia, Gabriela y Lucio lograron rehabilitarse financieramente. Aprendieron a manejar su crédito. Aún deben esperar cinco años más para que su marca en Buró se limpie, pero por lo pronto “estamos en paz”, dice ella. “Ahora planificamos mucho mejor para darnos nuestros gustitos”. 

Reparadoras de crédito: ¿una solución para todos?

Desafortunadamente, las reparadoras de crédito no son para todos. Por ejemplo, aquellos que aún no presentan atrasos en sus historial, es decir, siguen pagando aunque ya se encuentren en un estado crítico para pagar. Ellos aún pueden acudir a su banco o institución crediticia y solicitar una reestructura de deuda. 

Tampoco deben acudir a una reparadora quienes busquen un nuevo préstamo para pagar otra deuda. Aquellos que buscan soluciones mágicas para salir del Buró de Crédito, o  los que no se comprometen a ahorrar y tienen vicios financieros. En especial, las reparadoras de crédito no se recomiendan para quienes piensan que el servicio de este tipo de empresas debería ser gratis. 

Candidatos reparadora de crédito

 

Si estás dispuesto a modificar tus hábitos financieros y quieres pagar tus adeudos para reconstruir tu historial crediticio, investiga e infórmate.

Comparte
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.