Desapariciones, secuestros, extorsión: lo que hay detrás del ataque al bar en Coatzacoalcos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Desapariciones, secuestros, extorsión: lo que hay detrás del ataque al bar en Coatzacoalcos

En apenas mes y medio se registraron al menos cinco ataques e incendios en establecimientos en Coatzacoalcos; el del bar Caballo Blanco dejó al menos 28 muertos, la mayoría por asfixia.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel y Arturo Daen
29 de agosto, 2019
Comparte

“No podían salir, la gente estaba desesperada intentando abrir la puerta de emergencia, pero no podían. Y algunos ya se estaban asfixiando”.

Es el relato de Daniel “V”, vigilante del centro nocturno El Caballo Blanco, ubicado en Coatzacoalcos, Veracruz, ciudad que fue el escenario de una nueva masacre en México, cuando la noche del martes al menos 28 personas murieron, 11 de ellas mujeres, y otras 8 personas sufrieron heridas graves. 

Se trató de un multihomicidio ejecutado por al menos cuatro sujetos armados, y en el que las víctimas fueron encerradas en el local, mientras se le prendía fuego al establecimiento usando gasolina.

Lee más: Aumenta a 29 la cifra de muertos por ataque a bar en Coatzacoalcos, Veracruz

Es el ataque de este tipo con el mayor saldo de vidas perdidas de las últimas dos décadas, solo superado por el incendio del Casino Royale, en 2011, que dejó 52 muertos.

Este hecho se dio mientras México padece un 2019 con índices de violencia homicida nunca antes registrados. En el caso específico de Coatzacoalcos, ciudad que alberga uno de los puertos más importantes del país, se han duplicado los robos con violencia a negocios, respecto al año pasado, y en apenas mes y medio se registraron al menos cuatro ataques e incendios, en lugares localizados a unas calles del bar El Caballo Blanco.

¿Cómo fue el incendio? ¿Quiénes serían los responsables y cuáles las causas? ¿Quiénes eran las personas que murieron? ¿Qué relación podría tener este caso con la desaparición de dos jóvenes, presuntamente a manos de policías?

A continuación Animal Político aborda estos puntos clave, a partir de los primeros datos y declaraciones recabadas por autoridades, en un caso que en un inicio solo era investigado por la Fiscalía de Veracruz, aunque después la Fiscalía General atrajo la investigación, movilizando a sus agentes y peritos.

¿Cómo fue el incendio?

Los hechos ocurrieron en el establecimiento denominado El Caballo Blanco, un centro nocturno ubicado en el número 1408 de la calle Roman Marín, en la colonia Palma Sola, la cual se encuentra ubicada en la zona nororiente de la ciudad.

A unos cuantos pasos de donde ocurrió el ataque en el bar hay una clínica del IMSS. Y a solo cinco cuadras hacia el sur se encuentra una base de la Policía Naval. Según una fuente consultada, que vive en la zona, en el perímetro donde ocurrió el hecho violento siempre hay una afluencia importante de personas, incluyendo a trabajadores de Pemex, que ahí abordan y descienden de transportes. 

Te puede interesar: Gobernador acusa a fiscal de liberar atacante del bar; es falso, no tenemos registro de la detención, dice Fiscalía

De acuerdo con la narración recabada por agentes ministeriales y hecha por Daniel, uno de los guardias cuya identidad completa se omite, el ataque inició faltando unos 10 minutos para las 10 de la noche del martes 27 de agosto, es decir, dos horas después de que el sitio había abierto sus puertas.

Daniel relata que cuando se disponía a salir un momento de su puesto cerca de la entrada, para ir a cenar junto con su esposa (trabajadora también del local), se percató por el espejo de seguridad de la puerta de un forcejeo, y fue a ver qué ocurría. 

“Salgo y veo que unos tipos tenían a mi compañero sometido en el suelo. A mí me apuntaron con una pistola tipo escuadra desde fuera, me empujaron por la puerta corrediza hacia el suelo cayendo yo adentro. Me dijeron que así me quedara y no me moviera”, explicó el testigo.

Después de eso, continuó, los agresores dispararon en cuatro o cinco ocasiones, para que las personas que se encontraban adentro se tiraran al suelo.

Aunque él estaba en el piso pudo apreciar cómo los atacantes comenzaron a vaciar una especie de garrafa con gasolina en el área de la barra. 

Transcurrió aproximadamente un minuto, en el que no escuchó que sucediera algo. Pero luego hubo tres detonaciones, y el sonido de un “flamazo”.

Aunque seguían boca abajo y no sabían si los agresores se habían ido ya, todos comenzaron a levantarse por el calor que sintieron.

Daniel buscó a su esposa y, como conocía al lugar, se dirigió directamente a la puerta de emergencia, mientras la mayor parte de los clientes intentaban irse inútilmente por la puerta principal.

El humo rápidamente se volvió intenso.

“No podían salir, la gente estaba desesperada intentando abrir la puerta de emergencia, pero no podía. Y algunos ya se estaban asfixiando por el humo. Nosotros llegamos a empujar y sí pudimos abrirla y escapar”, señaló a los agentes.

Lee más: Gobernador acusa a Fiscalía de liberar a atacante de bar en Veracruz; la dependencia niega haberlo detenido

Cuestionado por la autoridad sobre si podía identificar a los agresores, dijo que por lo rápido que ocurrió todo no, o al menos no de momento. Pero sí relató que vestían ropa oscura y todos estaban armados, uno de ellos al parecer con un rifle.

Daniel precisó que aunque él y su compañero eran responsables de la seguridad en el bar, no contaban con armas de fuego.

De acuerdo con la Fiscalía del Estado, esta narración corresponde en varios de los detalles centrales con la de otros testigos. Sin embargo, señalaron que serán los peritajes en criminalística y explosivos los que determinen con precisión cómo es que el incendio fue provocado, en qué punto inició y como se propagó.

Así lucía el bar en 2017. Imagen de Google Maps

¿Quiénes son las víctimas?

El saldo de personas fallecidas hasta el momento es de 29 en total, de los cuales 12 son mujeres y 17 hombres.

Si bien varios de los cuerpos presentaban quemaduras hasta en 90% de la piel, las necropsias han concluido en la mayoría de los casos que murieron antes por asfixia, al inhalar el humo provocado por el fuego en un espacio estrecho y cerrado. 

Los peritajes de identificación de las victimas continuaban hasta la noche del miércoles, en los servicios forenses, pero ya se había logrado identificar a 27 de las víctimas, entre las que se encuentran dos ciudadanos filipinos.

Los mexicanos fallecidos son: Antonio de Jesús Pola Sandate, Israel Morales Lopez, María del Carmen Segovia Padua, Marco Antonio López Garcia, Xóchitl Nayeli Irineo Gomez , Ulises Ramos Jimenez, Osuky Rodríguez Pacheco, Felipe Daniel Cortés Avalos, Pedro Cruz Vázquez, Oscar Pérez Soto, Habib Ojeda Sierra.

También Pedro Ricardo García López, Francisco Alfonso Carrión Solís, Erick Hernández Enríquez, Maria Jose Pulido de la Cruz, Rocío González Ramos, Sugeidi Vázquez Loreto, Víctor Osmar Pinzón  Contreras, Suleyma Hernández Sánchez, Israel Zacarias Robles, Iván Gómez e Israel Vázquez.

Los dos ciudadanos de nacionalidad filipina que también fallecieron son: Natanhiel Alidan Apolot y Brayan Varron Garciano.

De igual forma se tenía identificados a los heridos, la mayoría de ellos en condición grave. Sus nombres se omiten por seguridad, pero se encontraban internados en tres centros hospitalarios distintos.

Las autoridades señalaron que, en el caso de las mujeres que murieron, se trata en su totalidad de empleadas del lugar, principalmente bailarinas, meseras y cajeras.

Lee más: “Entraron armados y con bidones de gasolina”: lo que se sabe del ataque contra un bar en Coatzacoalcos

En el caso de los hombres, la mayor parte son clientes del local (entre ellos los dos filipinos), pero también hay algunos empleados.

Los posibles móviles

Ni la Fiscalía estatal ni la Fiscalía General de la República (FGR) tenían hasta la noche del miércoles alguna hipótesis confirmada sobre el motivo del ataque, sin embargo comenzaron a mencionarse versiones como el posible vínculo de este caso con una desaparición en la que podrían estar implicados policías locales.

Una de las hipótesis es que el caso esté relacionado con una venganza o ajuste de cuentas relacionado con la venta de drogas en el bar, o con un intento de comercializarlas en ella, y la resistencia de los dueños o de alguna banda rival.

También se maneja la posibilidad de un cobro de extorsión al local que no hubiera sido cubierto, y que por lo tanto hubo represalias. 

La Fiscalía estatal investiga la relación del ataque a El Caballo Blanco con la desaparición de dos jóvenes reportada el 24 de agosto pasado en Coatzacoalcos, y por la cual se inició la carpeta de investigación número FEADPD/ZS/F2°/047/2019. El caso se convirtió en uno de posible homicidio, luego de se difundiera un video donde ambos parecen arrodillados y son asesinados por sujetos encapuchados.

La posible relación ente ambos casos obedece a que uno de los dos desaparecidos es Agustín Javier Ronzón González, que según declaraciones ministeriales es el dueño de El Caballo Blanco desde hace cuatro años. Testigos señalaron que Ronzón y su acompañante fueron detenidos, presuntamente por policías estatales. 

Las indagatorias de este caso siguen también en desarrollo, pues los cuerpos de los dos jóvenes no han sido localizados, y su estatus legal es de desaparecidos.

El Cártel Jalisco y ‘La Loca’

Tanto las autoridades locales como la FGR presumen que la autoría o coautoría del crimen corresponde a células del Cártel Jalisco Nueva Generación, que mantienen una amplia presencia y operación en el sur del estado de Veracruz.

Ni la Fiscalía local ni la FGR han querido identificar con nombre y apellido a alguno de los posibles autores intelectuales o materiales, pero quien sí lo hizo fue el gobernador del estado, Cuitláhuac García, al atribuir públicamente el crimen a un sujeto identificado como Ricardo “N” alias La Loca. Esto ya que, dijo, está implicado en agresiones previas a negocios de la zona.

Originalmente el gobernador acusó incluso a la Fiscalía estatal de haber liberado a esta persona en el pasado, pero luego se precisó que fue la Marina la que lo detuvo en dos ocasiones por posesión de drogas y lo remitió a la FGR, quien lo dejó en libertad. Los documentos y dichos relacionados con este tema pueden consultarse en esta nota.

Lo que Animal Político pudo confirmar es que, en efecto, Ricardo “N” fue detenido por delitos en flagrancia en julio y agosto pasado, aunque no existió una orden de aprehensión o alguna investigación judicializada que permitiera – al menos legalmente –  retener a esta persona por ataques a establecimientos.

En un comunicado, la Fiscalía General informó que la Fiscalía de Asuntos Internos ya se encontraba en la subdelegación de Coatzacoalcos, “para deslindar y establecer las responsabilidades que procedan”, con motivo de las detenciones y puestas a disposición de Ricardo “N”.

Hasta el momento, señaló la noche del 28 de agosto, no había pruebas para establecer con precisión que esta persona, Ricardo “N”, hubiera participado en el incendio.

La Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz, en tanto, emitió un comunicado en el que acusó omisiones de la Fiscalía local para profundizar en las investigaciones, mientras que la Fiscalía estatal – por su parte – pidió al gobierno local que si tiene elementos o datos de la relación e Ricardo “N” con este asunto los entregue al Ministerio Público.

El miércoles por la noche se difundió un video en el que un sujeto que dice ser justamente Ricardo “N” niega haber participado en el ataque al bar, pues sostiene que se fue de Coatzacoalcos desde hace varias semanas.

En tanto, el gobierno de Veracruz difundió fotos de un despliegue federal y estatal que comenzó el miércoles en Coatzacoalcos, con la finalidad específica de localizar y detener a los autores materiales del ataque.

La violencia y los ataques previos

El ataque al centro nocturno El Caballo Blanco tiene lugar en un contexto de alza de homicidios en el país, pero también de varios delitos violentos en la propia ciudad.

Por ejemplo, los casos de robos con violencia cometidos a establecimientos comerciales en Coatzacoalcos suman de enero a julio de 2019 un total de 312 denuncias. Esto significa un incremento superior al 100% en la incidencia de este delito, luego de que en el mismo lapso del año pasado sumaban 149 casos. 

También se han multiplicado los robos con violencia a casa habitación, que pasaron de 8 a 24 casos, un crecimiento del triple de denuncias; mientras que los robos a transeúnte en vía pública con violencia se dispararon de 29 a 72 casos. 

Y todo ello sin contar casos que no se denuncian, como sucede con la mayoría de las extorsiones denominadas cobros de “derecho de piso”.

Apenas en un lapso de mes y medio, previo al ataque del lunes pasado, ya se habían registrado en Coatzacoalcos al menos cuatro agresiones e incendios provocados contra locales, apenas unas calles de distancia del El Caballo Blanco. Todos estos entre el 16 de julio y el 27 de agosto.

El 16 de julio, hombres armados dispararon a dos personas en el interior del bar La Catrina, en la calle Hidalgo de Coatzacoalcos, para luego quemar parte del lugar. Según medios locales, una mujer herida por los disparos murió en el hospital. 

Dos días después, el 18 de julio, “se registraron dos atentados, uno en el negocio Cocinas Integrales Williams y otro en el lote de autos Nuevo Milenio, donde delincuentes incendiaron un vehículo”. 

El negocio Cocinas Integrales Williams se ubica también en la Avenida Hidalgo, entre las calles Pedro Moreno y Abasolo, del mismo modo, muy cerca de Román Marín y Zaragoza, donde se encuentra el bar El Caballo Blanco. Según prensa local, el local que fue incendiado es propiedad del delegado de Tránsito del Estado en Coatzacoalcos, Ricardo Williams Rojas. 

En cuanto al lote de autos Nuevo Milenio, se ubica entre las calles Ignacio de la Llave e Independencia. Según los reportes sobre el caso, no hubo personas lesionadas, luego de la quema de un automóvil, y de que acudieran los bomberos.

El otro hecho previo es el ocurrido entre la noche del lunes 22 y la madrugada del 23 de julio pasado, cuando fue atacado el bar Los Mangos, ubicado en la calle John Spark, en la zona del Malecón de Coatzacoalcos. Fotografías y videos muestran que el techo o palapa del lugar fue consumida por las llamas. En este caso, tampoco se reportó que hubiera personas lesionadas. 

Semanas antes de estos ataques, habitantes de Coatzacoalcos ya habían levantado la voz, acusando extorsiones e inseguridad. En marzo pasado, la cadena Televisa dio a conocer un reportaje en el que personas de esa zona recibían llamadas, de gente que decía ser del Cártel Jalisco, para intimidarlos, y empresarios acusaron que tuvieron que cerrar negocios, por la inseguridad, que se había incrementado.

Víctor Manuel Carranza, alcalde de Coatzacoalcos, dijo entonces que la situación era grave, aunque había otros municipios con peores estadísticas de crimen.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
AFP

Coronavirus: cómo te puedes contagiar y cómo no

¿Qué tan cerca hay que estar de una persona enferma de covid-19 para contagiarse? ¿Y qué tan peligroso puede ser ese paquete llegado desde China?
AFP
23 de marzo, 2020
Comparte

Más de 15,000 muertos, mucho más de un cuarto de millón de contagiados y contando…

El coronavirus SARS-CoV-2 se propaga a un ritmo vertiginoso por el mundo, incluyendo América Latina.

Todos los países de la región ya han reportado casos de COVID-19, la neumonía causada por el nuevo coronavirus que la Organización Mundial de la Salud describe como pandemia.

Y la mayoría ya también reporta ejemplos de transmisión local, lo que explica por qué en algunos el número de infectados con el coronavirus se duplica cada dos días.

Pero, ¿cómo se contagia el COVID-19? ¿Y cómo no?

Mujeres con mascarillas en China

Getty Images
Los primeros casos de COVID-19 se registraron en China.

Al tratarse de un nuevo virus, hay muchas incógnitas. Pero hay consenso en que se trata de una zoonosis, es decir, de una enfermedad que originalmente saltó de los animales a las personas.

Todo indica que ocurrió originalmente en el mercado de mariscos de Wuhan, en China, donde también se comercializan animales salvajes.

Pero lo que debe preocuparte es que también se contagia de persona a persona.

Y que es algo que pasa con mucha facilidad.

No basta coincidir

¿Significa eso que basta estar cerca de una persona contagiada para infectarse con el coronavirus?

Pues no precisamente, ya que el nivel de cercanía, tipo de contacto, la duración del mismo y nuestros propios comportamientos son clave para el nivel de riesgo.

Y la fortaleza de nuestro sistema inmunológico -a menudo condicionado por nuestra edad y estado de salud- también puede hacer la diferencia.

Mujer tomándole la temperatura a niños en la frontera entre Venezuela y Colombia

AFP
El coronavirus puede infectar a gente de todas las edades, pero afecta con más fuerza a los ancianos.

La clave es entender que los virus que afectan al sistema respiratorio viajan sobre todo en las llamadas gotículas respiratorias, esas pequeñas gotitas que expulsamos al respirar, hablar, reír, toser o estornudar.

Por eso el riesgo más alto de contagio se da cuando estamos en contacto cercano con una persona infectada, algo que el servicio de salud pública de Reino Unido, NHS, define como estar a menos de dos metros por 15 minutos.

Eso significa que un enfermo con el que nos crucemos de forma fugaz en la calle se le haría muy difícil contagiarnos, aunque como toda precaución es poca lo mejor es evitar todo tipo de contactos.

Y es que como veremos en detalle más adelante, las gotitas virales que ese transeúnte puede haber dejado a su paso constituyen una potencial amenaza.

Aún así, sin embargo, incluso compartir vivienda con un enfermo de COVID-19 no es garantía de contagio.

Mujeres limpian el interior del metrocable en Medellín

AFP
Cuando estornudamos o nos tocamos la nariz o la boca podemos dejamos atrás gotitas con virus.

De hecho, un estudio de los Centros para la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) sobre los primeros contagiados en ese país encontró que en esos casos la tasa de contagio era del 10%.

La razón: para infectarnos las gotículas respiratorias deben ingresar a nuestro cuerpo por los ojos, la nariz o la boca.

Y para que eso ocurra deben pasar varias cosas.

Frente a frente

Una posible forma de que esas gotículas lleguen a nuestro sistema respiratorio es a través de la tos y los estornudosde una persona infectada, que los expertos estiman son las principales forma de transmisión del coronavirus.

Y es que los estornudos transforman las gotículas en aerosoles que pueden quedar suspendidos en el aire por varios minutos, antes de depositarse en las superficies cercanas.

Una mujer estornuda en Italia

AFP
Lo más peligroso son los estornudos.

Obviamente, las probabilidades de contagio son especialmente altas si nos estornudan o tosen a la cara.

Pero una conversación a corta distancia con una persona infectada con el virus también es una posible forma de atrapar el virus.

De hecho, una buena regla es que si podemos adivinar qué ha comido una persona por su aliento eso significa que lo estamos inhalando, y con el aliento también los virus que este podría contener.

Esa es la razón por la que las autoridades sanitarias de Estados Unidos están recomendando mantener una distancia de al menos 1,80 metros con nuestros interlocutores.

Aunque para que ese consejo funcione también debemos seguir otros como tratar de no tocarse la cara y lavarse las manos constantemente y por al menos 20 segundos.

Lo que nos llevamos a la cara

Esto es así porque si bien los virus eventualmente mueren si no encuentran un organismo en el que reproducirse, hay un período de riesgo en el que lo podemos recoger de diferentes superficies.

“Las manos están todo el tiempo tocando en superficies que pueden estar contaminadas y después la persona al tocarse la cara puede transmitirse el virus”, le explicó a BBC Mundo el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud, Jarbas Barbosa.

Gente con mascarillas en el metro de Londres.

Getty Images
Lugares cerrados muy frecuentados aumentan la posibilidad de contagio.

Las barandillas de las escaleras mecánicas de una estación de metro son un ejemplo: el virus puede llegar ahí en forma de estornudo o por el contacto de la mano de un enfermo que se tapó la boca para toser.

Y si después de tocarlas nos llevamos las manos a la cara, el daño muy probablemente está hecho.

A menos, claro está, de que nos hayamos lavado bien las manos antes, pues eso destruye al virus, que no es capaz de atravesar la piel.

¿Ya dijimos que es vital lavarse bien las manos?

No le tengas miedo a ese paquete

Ahora, si el coronavirus sobrevive fuera del cuerpo por un tiempo, ¿qué tan peligroso ese ese paquete con un juguete muy probablemente hecho en China?

La respuesta es: muy poco o nada.

Mujer lavándose las manos

AFP
Una buena lavada de manos ayuda a prevenir el contagio.

Efectivamente, según una investigación publicada en The New England Journal of Medicine el SARS-CoV-2 puede sobrevivir hasta tres días en superficies de plástico o metal.

Y seguramente eso es mucho menos tiempo del que el juguete en cuestión tarda en llegar a su destino.

El riesgo, si acaso, estaría en la gente que te lleva el paquete a casa, pero el coronavirus se desintegra en menos de un día en el cartón.

(Y, claro está, para que sea potencialmente contagioso tendría que haber sido manipulado por alguien infectado con el virus y entrado en alguna tipo de contacto con su saliva).

Hombre limpia el interior de un bus en México

AFP
El virus puede sobrevivir hasta tres días en superficies metálicas.

Además, la fortaleza del virus también va disminuyendo con el paso del tiempo.

Y todavía hay poquísima evidencia de que la transmisión a través de superficies sea particularmente frecuente con el causante de covid-19.

Aunque, si prefieres evitar riesgos, siempre puedes desinfectar los objetos potencialmente riesgosos con una toallita con alcohol… empezando por el celular.

No solo los enfermos

El hallazgo más importante del estudio en The New England Journal of Medicine, sin embargo, fue que el nuevo coronavirus “permanece viable” en el aire hasta por tres horas.

Aunque un poco más tranquilizador es que su capacidad para permanecer en el aire es mucho menor que su viabilidad, pues solo se suspende en forma de aerosol hasta por media hora.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Según los investigadores del Instituto Nacional para Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU, los hallazgos sugieren que la transmisión vía aérea es posible.

Pero la Organización Mundial de la Salud insiste en que su principal forma de transmisión es “por contacto con gotículas respiratorias, más que por el aire“.

Y los mismos investigadores reconocen que la alta tasa de contagio parece ser más el resultado de que todo portador es contagioso, incluso en la fase de incubación del covid-19.

Prueba de laboratorio

Getty Images
Las personas sin síntomas también pueden contagiar el coronavirus.

En otras palabras, una persona infectada puede transmitir el virus incluso antes de empezar a presentar síntomas.

Es decir, un joven de apariencia sana puede ser más peligrosa que un mocoso que en realidad solo tiene una gripe común.

En grupo más peligroso que por separado

Todo esto también ayuda a entender por qué las autoridades han pedido evitar las aglomeraciones, que son particularmente peligrosas en espacios cerrados.

Y es que entre más gente se junte más probabilidades hay de entrar en contacto con el virus, por la sencilla razón de que también aumentan las probabilidades de entrar en contacto con algún infectado que ni siquiera sepa que es portador del coronavirus.

En algunos países la recomendación es no exceder las 10 personas, para reducir esas probabilidades y tal vez facilitar el dejar un espacio de seguridad superior a un metro, que según la OMS es la distancia de mayor riesgo.

Pero claro está, un grupo de 10 personas sanas es mucho menos peligroso que un encuentro íntimo con una persona infectada.

Cinta métrica

AFP
Según la OMS, el riesgo de contagio es particularmente alto dentro de un metro de distancia.

Y la mejor forma de evitar el riesgo es minimizando al máximo todo tipo de contactos a través de la llamada distancia social o el autoaislamiento.

¿Y el sexo?

La mala noticia es que una relación sexual con un portador del sars-cov-2 es una forma casi segura de contagiarse del virus.

Nada indica que el COVID-19 sea lo que se conoce como enfermedad de transmisión sexual.

Pero los besos o la proximidad de unos rostros jadeantes garantizan el intercambio de gotículas.

Pareja con mascarillas besándose

Getty Images
Sí, los besos pueden ser contagiosos.

En esas circunstancias, incluso una cena íntima puede ser propicia a ese intercambio

La comida en sí misma, sin embargo, muy probablemente sería segura: los expertos no creen que el virus sea capaz de sobrevivir el proceso de cocción de los alimentos (o su recalentado).

El riesgo, si acaso, estaría en que una persona enferma manipule los alimentos sin las precauciones necesarias antes de llevarlos a la mesa.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw&t=1s

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts