Desapariciones, secuestros, extorsión: lo que hay detrás del ataque al bar en Coatzacoalcos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Desapariciones, secuestros, extorsión: lo que hay detrás del ataque al bar en Coatzacoalcos

En apenas mes y medio se registraron al menos cinco ataques e incendios en establecimientos en Coatzacoalcos; el del bar Caballo Blanco dejó al menos 28 muertos, la mayoría por asfixia.
Cuartoscuro
Por Arturo Angel y Arturo Daen
29 de agosto, 2019
Comparte

“No podían salir, la gente estaba desesperada intentando abrir la puerta de emergencia, pero no podían. Y algunos ya se estaban asfixiando”.

Es el relato de Daniel “V”, vigilante del centro nocturno El Caballo Blanco, ubicado en Coatzacoalcos, Veracruz, ciudad que fue el escenario de una nueva masacre en México, cuando la noche del martes al menos 28 personas murieron, 11 de ellas mujeres, y otras 8 personas sufrieron heridas graves. 

Se trató de un multihomicidio ejecutado por al menos cuatro sujetos armados, y en el que las víctimas fueron encerradas en el local, mientras se le prendía fuego al establecimiento usando gasolina.

Lee más: Aumenta a 29 la cifra de muertos por ataque a bar en Coatzacoalcos, Veracruz

Es el ataque de este tipo con el mayor saldo de vidas perdidas de las últimas dos décadas, solo superado por el incendio del Casino Royale, en 2011, que dejó 52 muertos.

Este hecho se dio mientras México padece un 2019 con índices de violencia homicida nunca antes registrados. En el caso específico de Coatzacoalcos, ciudad que alberga uno de los puertos más importantes del país, se han duplicado los robos con violencia a negocios, respecto al año pasado, y en apenas mes y medio se registraron al menos cuatro ataques e incendios, en lugares localizados a unas calles del bar El Caballo Blanco.

¿Cómo fue el incendio? ¿Quiénes serían los responsables y cuáles las causas? ¿Quiénes eran las personas que murieron? ¿Qué relación podría tener este caso con la desaparición de dos jóvenes, presuntamente a manos de policías?

A continuación Animal Político aborda estos puntos clave, a partir de los primeros datos y declaraciones recabadas por autoridades, en un caso que en un inicio solo era investigado por la Fiscalía de Veracruz, aunque después la Fiscalía General atrajo la investigación, movilizando a sus agentes y peritos.

¿Cómo fue el incendio?

Los hechos ocurrieron en el establecimiento denominado El Caballo Blanco, un centro nocturno ubicado en el número 1408 de la calle Roman Marín, en la colonia Palma Sola, la cual se encuentra ubicada en la zona nororiente de la ciudad.

A unos cuantos pasos de donde ocurrió el ataque en el bar hay una clínica del IMSS. Y a solo cinco cuadras hacia el sur se encuentra una base de la Policía Naval. Según una fuente consultada, que vive en la zona, en el perímetro donde ocurrió el hecho violento siempre hay una afluencia importante de personas, incluyendo a trabajadores de Pemex, que ahí abordan y descienden de transportes. 

Te puede interesar: Gobernador acusa a fiscal de liberar atacante del bar; es falso, no tenemos registro de la detención, dice Fiscalía

De acuerdo con la narración recabada por agentes ministeriales y hecha por Daniel, uno de los guardias cuya identidad completa se omite, el ataque inició faltando unos 10 minutos para las 10 de la noche del martes 27 de agosto, es decir, dos horas después de que el sitio había abierto sus puertas.

Daniel relata que cuando se disponía a salir un momento de su puesto cerca de la entrada, para ir a cenar junto con su esposa (trabajadora también del local), se percató por el espejo de seguridad de la puerta de un forcejeo, y fue a ver qué ocurría. 

“Salgo y veo que unos tipos tenían a mi compañero sometido en el suelo. A mí me apuntaron con una pistola tipo escuadra desde fuera, me empujaron por la puerta corrediza hacia el suelo cayendo yo adentro. Me dijeron que así me quedara y no me moviera”, explicó el testigo.

Después de eso, continuó, los agresores dispararon en cuatro o cinco ocasiones, para que las personas que se encontraban adentro se tiraran al suelo.

Aunque él estaba en el piso pudo apreciar cómo los atacantes comenzaron a vaciar una especie de garrafa con gasolina en el área de la barra. 

Transcurrió aproximadamente un minuto, en el que no escuchó que sucediera algo. Pero luego hubo tres detonaciones, y el sonido de un “flamazo”.

Aunque seguían boca abajo y no sabían si los agresores se habían ido ya, todos comenzaron a levantarse por el calor que sintieron.

Daniel buscó a su esposa y, como conocía al lugar, se dirigió directamente a la puerta de emergencia, mientras la mayor parte de los clientes intentaban irse inútilmente por la puerta principal.

El humo rápidamente se volvió intenso.

“No podían salir, la gente estaba desesperada intentando abrir la puerta de emergencia, pero no podía. Y algunos ya se estaban asfixiando por el humo. Nosotros llegamos a empujar y sí pudimos abrirla y escapar”, señaló a los agentes.

Lee más: Gobernador acusa a Fiscalía de liberar a atacante de bar en Veracruz; la dependencia niega haberlo detenido

Cuestionado por la autoridad sobre si podía identificar a los agresores, dijo que por lo rápido que ocurrió todo no, o al menos no de momento. Pero sí relató que vestían ropa oscura y todos estaban armados, uno de ellos al parecer con un rifle.

Daniel precisó que aunque él y su compañero eran responsables de la seguridad en el bar, no contaban con armas de fuego.

De acuerdo con la Fiscalía del Estado, esta narración corresponde en varios de los detalles centrales con la de otros testigos. Sin embargo, señalaron que serán los peritajes en criminalística y explosivos los que determinen con precisión cómo es que el incendio fue provocado, en qué punto inició y como se propagó.

Así lucía el bar en 2017. Imagen de Google Maps

¿Quiénes son las víctimas?

El saldo de personas fallecidas hasta el momento es de 29 en total, de los cuales 12 son mujeres y 17 hombres.

Si bien varios de los cuerpos presentaban quemaduras hasta en 90% de la piel, las necropsias han concluido en la mayoría de los casos que murieron antes por asfixia, al inhalar el humo provocado por el fuego en un espacio estrecho y cerrado. 

Los peritajes de identificación de las victimas continuaban hasta la noche del miércoles, en los servicios forenses, pero ya se había logrado identificar a 27 de las víctimas, entre las que se encuentran dos ciudadanos filipinos.

Los mexicanos fallecidos son: Antonio de Jesús Pola Sandate, Israel Morales Lopez, María del Carmen Segovia Padua, Marco Antonio López Garcia, Xóchitl Nayeli Irineo Gomez , Ulises Ramos Jimenez, Osuky Rodríguez Pacheco, Felipe Daniel Cortés Avalos, Pedro Cruz Vázquez, Oscar Pérez Soto, Habib Ojeda Sierra.

También Pedro Ricardo García López, Francisco Alfonso Carrión Solís, Erick Hernández Enríquez, Maria Jose Pulido de la Cruz, Rocío González Ramos, Sugeidi Vázquez Loreto, Víctor Osmar Pinzón  Contreras, Suleyma Hernández Sánchez, Israel Zacarias Robles, Iván Gómez e Israel Vázquez.

Los dos ciudadanos de nacionalidad filipina que también fallecieron son: Natanhiel Alidan Apolot y Brayan Varron Garciano.

De igual forma se tenía identificados a los heridos, la mayoría de ellos en condición grave. Sus nombres se omiten por seguridad, pero se encontraban internados en tres centros hospitalarios distintos.

Las autoridades señalaron que, en el caso de las mujeres que murieron, se trata en su totalidad de empleadas del lugar, principalmente bailarinas, meseras y cajeras.

Lee más: “Entraron armados y con bidones de gasolina”: lo que se sabe del ataque contra un bar en Coatzacoalcos

En el caso de los hombres, la mayor parte son clientes del local (entre ellos los dos filipinos), pero también hay algunos empleados.

Los posibles móviles

Ni la Fiscalía estatal ni la Fiscalía General de la República (FGR) tenían hasta la noche del miércoles alguna hipótesis confirmada sobre el motivo del ataque, sin embargo comenzaron a mencionarse versiones como el posible vínculo de este caso con una desaparición en la que podrían estar implicados policías locales.

Una de las hipótesis es que el caso esté relacionado con una venganza o ajuste de cuentas relacionado con la venta de drogas en el bar, o con un intento de comercializarlas en ella, y la resistencia de los dueños o de alguna banda rival.

También se maneja la posibilidad de un cobro de extorsión al local que no hubiera sido cubierto, y que por lo tanto hubo represalias. 

La Fiscalía estatal investiga la relación del ataque a El Caballo Blanco con la desaparición de dos jóvenes reportada el 24 de agosto pasado en Coatzacoalcos, y por la cual se inició la carpeta de investigación número FEADPD/ZS/F2°/047/2019. El caso se convirtió en uno de posible homicidio, luego de se difundiera un video donde ambos parecen arrodillados y son asesinados por sujetos encapuchados.

La posible relación ente ambos casos obedece a que uno de los dos desaparecidos es Agustín Javier Ronzón González, que según declaraciones ministeriales es el dueño de El Caballo Blanco desde hace cuatro años. Testigos señalaron que Ronzón y su acompañante fueron detenidos, presuntamente por policías estatales. 

Las indagatorias de este caso siguen también en desarrollo, pues los cuerpos de los dos jóvenes no han sido localizados, y su estatus legal es de desaparecidos.

El Cártel Jalisco y ‘La Loca’

Tanto las autoridades locales como la FGR presumen que la autoría o coautoría del crimen corresponde a células del Cártel Jalisco Nueva Generación, que mantienen una amplia presencia y operación en el sur del estado de Veracruz.

Ni la Fiscalía local ni la FGR han querido identificar con nombre y apellido a alguno de los posibles autores intelectuales o materiales, pero quien sí lo hizo fue el gobernador del estado, Cuitláhuac García, al atribuir públicamente el crimen a un sujeto identificado como Ricardo “N” alias La Loca. Esto ya que, dijo, está implicado en agresiones previas a negocios de la zona.

Originalmente el gobernador acusó incluso a la Fiscalía estatal de haber liberado a esta persona en el pasado, pero luego se precisó que fue la Marina la que lo detuvo en dos ocasiones por posesión de drogas y lo remitió a la FGR, quien lo dejó en libertad. Los documentos y dichos relacionados con este tema pueden consultarse en esta nota.

Lo que Animal Político pudo confirmar es que, en efecto, Ricardo “N” fue detenido por delitos en flagrancia en julio y agosto pasado, aunque no existió una orden de aprehensión o alguna investigación judicializada que permitiera – al menos legalmente –  retener a esta persona por ataques a establecimientos.

En un comunicado, la Fiscalía General informó que la Fiscalía de Asuntos Internos ya se encontraba en la subdelegación de Coatzacoalcos, “para deslindar y establecer las responsabilidades que procedan”, con motivo de las detenciones y puestas a disposición de Ricardo “N”.

Hasta el momento, señaló la noche del 28 de agosto, no había pruebas para establecer con precisión que esta persona, Ricardo “N”, hubiera participado en el incendio.

La Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz, en tanto, emitió un comunicado en el que acusó omisiones de la Fiscalía local para profundizar en las investigaciones, mientras que la Fiscalía estatal – por su parte – pidió al gobierno local que si tiene elementos o datos de la relación e Ricardo “N” con este asunto los entregue al Ministerio Público.

El miércoles por la noche se difundió un video en el que un sujeto que dice ser justamente Ricardo “N” niega haber participado en el ataque al bar, pues sostiene que se fue de Coatzacoalcos desde hace varias semanas.

En tanto, el gobierno de Veracruz difundió fotos de un despliegue federal y estatal que comenzó el miércoles en Coatzacoalcos, con la finalidad específica de localizar y detener a los autores materiales del ataque.

La violencia y los ataques previos

El ataque al centro nocturno El Caballo Blanco tiene lugar en un contexto de alza de homicidios en el país, pero también de varios delitos violentos en la propia ciudad.

Por ejemplo, los casos de robos con violencia cometidos a establecimientos comerciales en Coatzacoalcos suman de enero a julio de 2019 un total de 312 denuncias. Esto significa un incremento superior al 100% en la incidencia de este delito, luego de que en el mismo lapso del año pasado sumaban 149 casos. 

También se han multiplicado los robos con violencia a casa habitación, que pasaron de 8 a 24 casos, un crecimiento del triple de denuncias; mientras que los robos a transeúnte en vía pública con violencia se dispararon de 29 a 72 casos. 

Y todo ello sin contar casos que no se denuncian, como sucede con la mayoría de las extorsiones denominadas cobros de “derecho de piso”.

Apenas en un lapso de mes y medio, previo al ataque del lunes pasado, ya se habían registrado en Coatzacoalcos al menos cuatro agresiones e incendios provocados contra locales, apenas unas calles de distancia del El Caballo Blanco. Todos estos entre el 16 de julio y el 27 de agosto.

El 16 de julio, hombres armados dispararon a dos personas en el interior del bar La Catrina, en la calle Hidalgo de Coatzacoalcos, para luego quemar parte del lugar. Según medios locales, una mujer herida por los disparos murió en el hospital. 

Dos días después, el 18 de julio, “se registraron dos atentados, uno en el negocio Cocinas Integrales Williams y otro en el lote de autos Nuevo Milenio, donde delincuentes incendiaron un vehículo”. 

El negocio Cocinas Integrales Williams se ubica también en la Avenida Hidalgo, entre las calles Pedro Moreno y Abasolo, del mismo modo, muy cerca de Román Marín y Zaragoza, donde se encuentra el bar El Caballo Blanco. Según prensa local, el local que fue incendiado es propiedad del delegado de Tránsito del Estado en Coatzacoalcos, Ricardo Williams Rojas. 

En cuanto al lote de autos Nuevo Milenio, se ubica entre las calles Ignacio de la Llave e Independencia. Según los reportes sobre el caso, no hubo personas lesionadas, luego de la quema de un automóvil, y de que acudieran los bomberos.

El otro hecho previo es el ocurrido entre la noche del lunes 22 y la madrugada del 23 de julio pasado, cuando fue atacado el bar Los Mangos, ubicado en la calle John Spark, en la zona del Malecón de Coatzacoalcos. Fotografías y videos muestran que el techo o palapa del lugar fue consumida por las llamas. En este caso, tampoco se reportó que hubiera personas lesionadas. 

Semanas antes de estos ataques, habitantes de Coatzacoalcos ya habían levantado la voz, acusando extorsiones e inseguridad. En marzo pasado, la cadena Televisa dio a conocer un reportaje en el que personas de esa zona recibían llamadas, de gente que decía ser del Cártel Jalisco, para intimidarlos, y empresarios acusaron que tuvieron que cerrar negocios, por la inseguridad, que se había incrementado.

Víctor Manuel Carranza, alcalde de Coatzacoalcos, dijo entonces que la situación era grave, aunque había otros municipios con peores estadísticas de crimen.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El polémico caso de Melissa Lucio, la primera latina que podría ser ejecutada en Texas por la muerte de su hija de dos años

Una nueva revisión de la evidencia podría evitar la ejecución, programada para el 27 de abril.
2 de abril, 2022
Comparte

Este 27 de abril, Melissa Lucio podría convertirse en la primera mujer latina en ser ejecutada en el estado de Texas.

En 2008, fue encontrada culpable por un jurado del condado de Cameron del asesinato de su hija de dos años, Mariah Elizabeth Álvarez.

En su momento, el jurado determinó que Melissa había “golpeado y torturado” a su hija hasta la muerte.

Sin embargo, ahora, después de que la mexicana-estadounidense haya pasado 14 años en la cárcel, sus abogados sostienen que una nueva revisión del material probatorio del caso demuestra que Melissa es inocente y que fue presionada para entregar una confesión bajo presión.

Para lograr que la ejecución se suspenda o, por lo menos, se aplace por 120 días más, la defensa de Melissa presentó una solicitud de clemencia ante la junta de perdones y fianzas de Texas.

La solicitud, que cuenta con el apoyo de más de 80 legisladores estatales tanto demócratas como republicanos y de cuatro de los miembros del jurado que sentenció a la mujer en su momento, deberá ser aprobada por la junta de perdones y por el gobernador Greg Abbott.

Los miembros del jurado que firmaron la solicitud de clemencia argumentaron que tenían “serias preocupaciones” de que se les hubiera ocultado información durante el juicio inicial, y aseguraron apoyar una reducción de los cargos.

Una vida “en la pobreza extrema”

Melissa Lucio con dos de sus hijos

Familia Lucio

“Éramos una gran familia y estábamos muy unidos”, le contó a BBC Mundo John Lucio, el hijo mayor de Melissa.

“Desde que ocurrió este accidente ha habido una gran división entre todos nosotros. Simplemente no ha sido lo mismo en estos últimos 15 años”.

En 2007, Melissa llevaba una vida difícil en el condado de Cameron, en Texas, con su esposo de entonces, Robert Antonio Álvarez, y sus 12 hijos.

En conversación con BBC Mundo, Sandra Babcock, una de las abogadas defensoras de Melissa, describió la situación de la familia como de “pobreza extrema”.

“Les cortaban la electricidad, se mudaron unas 26 veces en un periodo de cinco años. Incluso, durante un tiempo, el único acceso que tenían al agua era a través de la manguera de sus vecinos o la de la iglesia,” cuenta Babcock.

“Vivían en un tipo de pobreza que normalmente no se relaciona con personas viviendo en EU”.

“Un accidente”

Melissa Lucio

Familia Lucio

Según las declaraciones de Melissa a la policía, durante una de esas mudanzas, el 15 de febrero de 2007, la niña Mariah se quedó sin supervisión adulta mientras sus padres estaban ocupados.

En ese entonces, la familia vivía en un pequeño apartamento de dos habitaciones en el segundo piso de un edificio localizado en la ciudad de Harlingen.

Melissa explicó durante el interrogatorio que, cuando se dio cuenta que Mariah no estaba en el apartamento, salió a buscarla y la encontró llorando al pie de las escaleras, con algo de sangre en los dientes de abajo.

Sin embargo, al no encontrar otras heridas, Melissa continuó con las tareas del día.

Dos días después, el 17 de febrero, hacia las 7 de la tarde, el papá de la niña llamó al servicio de emergencias 911 porque Mariah no estaba respirando.

La pequeña de dos años se había quedado dormida en la cama de sus papás y nunca volvería a despertar.

El juicio contra Melissa

John Lucio en una manifestación a favor de la liberación de su madre.

John Lucio
John, el hijo mayor de Melissa, está actualmente dedicado a la defensa de su madre.

“Lo que vimos en el momento de su juicio es que hubo un afán de juzgar. Los fiscales y la policía asumieron que Melissa era culpable basándose en su presunción de cómo se ve una madre en duelo”, explicó la profesora Babcock.

“No se reconoció que Melissa estaba experimentando síntomas de su desorden traumático debido a que toda su vida fue víctima de abuso sexual infantil y violencia por parte de sus parejas”.

Momentos después de enterarse de la muerte de su hija, Melissa fue interrogada por cinco agentes de policía durante más de cinco horas, sin permitirle comer, beber o dormir: “La fastidiaron y la regañaron y le gritaron hasta que finalmente accedió a sus demandas y a la insistencia de que era culpable de hacerle daño a su hija”.

“Debió haber una investigación libre, exhaustiva, y eso no fue lo que pasó”, dijo la abogada.

A pesar de la presión de los agentes, durante el interrogatorio Melissa negó en más de 80 ocasiones distintas haber asesinado a su hija. El caso de los fiscales se basó en la confesión de la mujer tras el duro interrogatorio, en el testimonio de uno de los agentes, quien dijo que estaba “seguro” de que era culpable, y en las heridas que tenía el cuerpo de Mariah a la hora de su defunción.

Lo que es distinto hoy, cuenta la abogada, es que por primera vez desde que Melissa fue sentenciada, hubo una revisión científica de la evidencia: “Lo que hemos encontrado es que no hay fundamentos científicos para su condena”.

La revisión de la evidencia

Volante a favor de la liberación de Melissa Lucio.

freemelissalucio.org
El caso de Melissa Lucio fue objeto del documental de 2020 ‘El estado de Texas vs. Melissa’.

Lo que ha hecho la defensa de Melissa durante el proceso de apelación ha sido someter la evidencia del caso, que según argumenta Babcock no fue tenida en cuenta durante el juicio inicial, a una nueva revisión por parte de un grupo interdisciplinario de reconocidos expertos.

Y durante ese análisis, los expertos llegaron a conclusiones que dan una nueva lectura a los hechos.

Por ejemplo, para el reconocido patólogo forense Thomas Young, las heridas que presentaba el cuerpo de Mariah eran consistentes con una caída como la que Melissa le describió a los agentes de policía en su momento, debido a que la niña padecía de un raro trastorno de coagulación.

En la petición de clemencia, la defensa de Melissa también criticó fuertemente la metodología utilizada por la especialista forense Norma Jean Farley, quien durante el juicio testificó que la única causa posible del fallecimiento de Mariah era el abuso.

“La doctora Farley falló al no considerar la historia médica previa de Mariah, la cual incluía dificultad para caminar y caídas documentadas (causadas por un trastorno), al igual que una herida traumática cerebral anterior; información sobre el comportamiento de Mariah días antes de morir, incluyendo exceso de sueño y una pérdida de apetito, los cuales eran consistentes con trauma a la cabeza luego de una caída accidental”, argumentó la defensa en la solicitud.

Según el documento, la doctora Farley también falló al no tener en cuenta el trastorno de coagulación de Mariah durante sus testimonios.

BBC Mundo intentó comunicarse con la oficina de la doctora Farley sin éxito.

Según la defensa de Melissa, durante el juicio tampoco se llamó a testificar al psicólogo clínico John Pinkerman, quien revisó los videos de más de cinco horas del interrogatorio de la mujer y concluyó en ese momento que las características psicológicas de Melissa la hacían proclive a aceptar la culpa debido al estrés de la situación.

Y para Pinkerman, cuando Melissa admitió a los investigadores “ser responsable” a escasas horas de la muerte de su hija, parecía estar asumiendo responsabilidad por “la configuración entera del abuso y la negligencia médica por parte de la familia”, mas no por haber golpeado a su hija hasta la muerte.

Lo que salió mal

John Lucio

John Lucio

Babcock le dijo a BBC Mundo que el juicio de Melissa había tenido una infinidad de errores que se pudieron evitar.

“Melissa tenía un abogado nombrado por la corte porque ella no podía pagar su propia defensa y su abogado no estaba preparado”, aseguró la abogada.

“El jurado nunca vio la evidencia exculpatoria, en parte porque el abogado nunca sometió el caso de la fiscalía a una examinación profunda, y porque los fiscales mismos fueron perezosos y corruptos”.

La acusación de corrupción, argumentó la abogada, se refiere al hecho de que el fiscal encargado de la investigación fue sentenciado a 13 años de prisión por su responsabilidad en un esquema de sobornos en el sistema judicial de Texas. Sin embargo, esa condena no estuvo relacionada con el caso de Melissa.

“Yo creo que una de las razones por las cuales tantas personas están ofendidas es porque empiezas a pelar las capas y te das cuenta que es un caso de incompetencia de la defensa, es un caso de fiscales corruptos, es un caso de injusticias”, aseguró Babcock.

La desintegración de su familia

Melissa Lucio con su hijo John

John Lucio

En el momento del arresto de su madre, John tenía 17 años.

“Cuando todo esto ocurrió nuestra familia se dividió. Una prima de mi madre recibió la custodia de mis hermanos pequeños, algo que fue bueno porque cuando se graduaron del colegio, les fue muy bien en San Antonio, Texas”, cuenta John.

“Los grandes, que estábamos cerca a la mayoría de edad, fuimos los que perdimos. Ser el hijo mayor fue muy difícil, no solo por la responsabilidad sino porque quisiera volver a ver a nuestra familia junta”.

A sus 32 años de edad, John cuenta que lleva algo más de un año fuera de prisión, y que durante un tiempo, intentó organizar su vida: regresó a la escuela, empezó a correr maratones y triatlones.

“Pero cuando el 16 de enero recibí la fecha de la ejecución de mi madre, todo empezó a salir mal para mí. Todo se convirtió en ‘¿qué puedo hacer por mi madre?'”.

“Fue muy duro. No me podía concentrar. No he estado corriendo, no he estado entrenando, no he estado cumpliendo ninguno de los objetivos que tenía para este año. Y para volver a la escuela, voy a tener que ver cómo terminan las cosas con mi madre”.

John ha organizado varios plantones buscando que su madre sea liberada y dice que continuará luchando hasta el último momento.

“Yo no estoy aquí para estar gritando. Yo solo estoy aquí para hacer lo que pueda por mi madre. No quisiera tener que hacerlo, enfrentarme a esto, pero esto no solo me ha afectado a mí, sino a mis hermanos también”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=gYlE0v2KZ0U

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.