‘Ya no me llega el apoyo, es un golpe duro': Familias relatan cómo les afectó la eliminación de Prospera
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

‘Ya no me llega el apoyo, es un golpe duro': Familias relatan cómo les afectó la eliminación de Prospera

Gente como Marisol Álvarez perdió el apoyo de Prospera cuando más lo necesitaba; con este gobierno para el nivel de educación básica se han otorgado 3 millones 524,216 becas, contra las 4 millones 670,478 que otorgó Prospera para primaria y secundaria al 30 de septiembre de 2018. 
Cuartoscuro Archivo
28 de agosto, 2019
Comparte

A Marisol Vicente Álvarez la dejaron sin el apoyo que recibía de Prospera cuando más lo necesitaba. Su esposo impermeabilizaba techos. En enero pasado se cayó de piso y medio, y se rompió los dos brazos. Desde entonces no ha podido trabajar. 

“Nos ha estado ayudando mi suegro, porque desde diciembre ya no me llega el apoyo que me daban de Prospera cada dos meses, 950 a mí como titular y 1,050 de beca a uno de mis hijos que está en secundaria”, relata. 

Marisol dice que no la han ido a censar los Servidores de la Nación, para recibir las becas que estableció el gobierno en lugar de Prospera, aunque han andado en el municipio de Ecatepec, Estado de México, donde ella vive. 

Con algunas de sus vecinas sí han pasado, pero a la casa de ella no. Ella además dice desconocer cuáles son los nuevos criterios, para recibir los apoyos, fechas y requisitos.

Lee más: Desmantelan Prospera, le quitan componentes de salud y alimentación, dejan solo becas

A Marisol se le salen las lágrimas cuando cuenta que ya van a entrar a la escuela sus tres hijos, de 14, 12 y 5 años. La abruma que debe comprar útiles y uniformes, al menos para dos, pagar las cuotas “voluntarias” de 400 pesos por familia en la secundaria y lo que le fijen en la primaria.

Sus vecinas, unas cinco mujeres más que se han reunido en la pequeña explanada de la colonia para contar su historia, se quejan de que los servidores de la nación son muy déspotas. 

“Si les preguntamos salen con que esta no es su zona, que ya solo van a dar lo de pensión para adultos mayores y discapacidad, que de las becas no saben, que Prospera ya no existe”, dice Elizabeth, quien prefiere no dar su apellido. 

Extitulares de Prospera de cinco estados, Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Yucatán y el Estado de México, entrevistadas por Animal Político, confirman que nunca les avisaron que Prospera iba a desaparecer. Solo dejaron de llegar los apoyos, desde diciembre. 

“Nosotras esperábamos el depósito como todos los bimestres, y nada más no llegó. Fue un golpe duro. La hemos pasado difícil, de ahí agarrábamos para comprarle zapatos, ropa, sus cosas a los niños y para ir sobrellevándola”, dice Elizabeth. 

Prospera, Programa de Inclusión Social existía desde hace más de 20 años (inició en 1997, pero tuvo varios agregados y cambios de nombre, antes se llamaba Progresa y luego Oportunidades).

Hasta diciembre pasado tenía tres componentes: Uno era el de educación, becas para quienes tuvieran hijos en la escuela, desde tercero de primaria hasta universidad; alimentación, que incluía suplementos alimenticios para mujeres embarazadas, y un tercer componente de salud, que incluía consultas preventivas periódicas y talleres de autocuidado. En el último caso, los beneficiarios debían acudir a chequeos o charlas, o de lo contrario se les suspendían los apoyos. 

El 28 de febrero de 2019, cuando se publicaron las nuevas reglas de operación de Prospera, la administración federal le quitó los componentes de alimentación y de salud, y lo dejó solo como un programa de becas. 

El 31 de mayo se publicó en el Diario Oficial de la Federación, el decreto que hizo oficial el cambio. Ese día murió Prospera y nació la Coordinación Nacional de Becas para el Bienestar Benito Juárez, bajo la dirección de Nohemí Leticia Ánimas Vargas, en SEP. 

De acuerdo con cifras proporcionadas por Ánimas Vargas, ya se han repartido 7 millones 510,839 becas desde educación básica hasta universidad, lo que supera incluso el padrón que tenía Prospera (al 30 de septiembre de 2018 había 6 millones 762,645 familias beneficiarias), aunque con este programa no todos recibían becas, había beneficiarios solo con el apoyo de alimentación.

Para el nivel de educación básica solo se han otorgado 3 millones 686,727 becas contra las 4 millones 670,478 que otorgó Prospera para primaria y secundaria al 30 de septiembre de 2018. 

En el nivel de Educación Media Superior en ese mismo periodo se dieron 1 millón 268,682 contra las 3 millones 524, 216 que ha dado la Coordinación Nacional de Becas para el Bienestar para el bimestre mayo-junio 2019. 

En tanto que en educación superior la diferencia es de 117,445 becas a septiembre de 2018 contra 299,896 del primer semestre de este año. 

Si hay una mayor atención en el nivel de educación media superior, explica Ánimas Vargas, es porque ahí está la deserción más alta.

“Solo 6 de cada 10 alumnos que ingresan terminan y aunque esto es multifactorial, la causa que ocupa la posición tres son los problemas económicos”. 

Más o menos dinero

A quienes les va a beneficiar el cambio es a las extitulares de Prospera a las que solo les daban los 950 pesos de apoyo alimentario, pese a tener hijos en la escuela y que ahora recibirán 1,600 pesos cada dos meses de beca. 

Ángela del Rosario Silva Martínez, del municipio de La Trinitaria en Chiapas, está en ese grupo, aunque la variación para ella será mínima. 

Con Prospera recibía 3 mil 090 pesos cada dos meses, de su apoyo alimentario y dos becas. Ahora, aunque ya no recibe los 950 del componente de alimentación, sus dos hijas, una de secundaria y otra de preparatoria,  reciben 1,600 pesos bimestrales, 3,200 pesos en total. 

Marlén Molina y Martha Antonio, del municipio de Chimalhuacán, Estado de México, pasaron de recibir solo los 950 cada dos meses del componente alimentario a tener un apoyo de 1,600 al bimestre por las becas para sus hijos. 

Pero está el otro lado, los que van a perder. 

A Marisol Vicente Álvarez, de Jardines de Morelos, Ecatepec, le va a pasar eso. 

A ella le daban 2 mil pesos cada mes: 950 a ella y 1,050 de la beca de su hijo de secundaria al bimestre. Ahora, con la desaparición del componente de alimentación, ya solo recibirá 1,600 pesos cada dos meses, cuando los reciba, porque todavía no le llegan. 

También a Verónica Beltrán, de Ecatepec, le perjudicó el cambio. Ella recibía 4,290 pesos al bimestre por un apoyo alimentario, dos becas y otro monto por su niña pequeña. Ahora la familia solo recibe dos becas, una de educación básica y otra de media superior, lo que da un total de 3,200 al mes.

Fuera de los apoyos 

El problema principal por ahora es que no a todos les está llegando el apoyo. 

Hay casos como el de Marisol Vicente, en Ecatepec, y como el de Angélica Cortés. Ella vive en el municipio de Acatepec, en la montaña de Guerrero. Desde diciembre no le ha llegado el apoyo que le daban: 950 del componente alimentario para ella, y 175 pesos de beca para su hijo de tercero de primaria. 

“Soy madre soltera y acá no hay trabajo, menos ahorita que ya no se siembra amapola por la caída en el precio (de la goma de opio). Gano 50 pesos al día cuando me contratan para limpiar la milpa o para poner el fertilizante, pero ahorita ni ha llegado. Ya no hay mucho trabajo. Busco para lavar ajeno y cuando encuentro, saco 100 o 150 pesos al día”, cuenta. 

Sin el apoyo de Prospera, dice Angélica, no sabe cómo hará ahora que su hijo entre a la escuela. 

“Quiero que estudie. Yo no estudié, quiero que él llegue hasta universidad, pero sin el apoyo es difícil y nadie me dice si sí va a llegar o no. No dan una fecha, no dan información, nada”. 

La señora dice que en la comunidad mucha gente está sin recibir las becas todavía. No sabe cuántos, quizá la mitad. Con ella, durante la charla vía llamada de Whatsapp que sostiene con Animal Político, están seis de sus vecinas. 

Las historias se dividen, dos ya tienen el apoyo, los 1,600 cada bimestre, otras dos no, y a las restantes les prometieron volverlas beneficiarias, porque no lo eran, pero no les han cumplido. 

En el informe de la Secretaría de Hacienda sobre el avance financiero de los principales programas presupuestarios para enero-junio 2019, Prospera Programa de Inclusión Social muestra subejercicios altos. 

Para la parte de SEP, el programa tenía un presupuesto asignado de 41 mil 652.9 millones de pesos, aunque éste se modificó hasta quedar en 25 mil 499.7 millones. De eso, se ha ejercido sólo el 51% de los recursos etiquetados para el primer semestre de 2019. 

Pese a esos números y esas historias, Ánimas Vargas dice que en educación básica ya llegaron al 100% de apoyos para este año, y en media superior incluso ya los rebasaron.

“Teníamos como meta 3.1 millones de becarios y ya llegamos a 3.5 millones. Si todavía hay familias que estaban en Prospera y tienen hijos en la escuela y no les ha llegado el apoyo, esos son casos excepcionales, alguna razón debe haber y estamos verificando”. 

Para el siguiente año, la funcionaria adelanta que, si el presupuesto lo permite, se incorporarán 600 o 700 mil familias en las becas de educación básica. 

Dijo que 100 mil serán de la zonas donde trabaja CONAFE (Consejo Nacional de Fomento Educativo), rurales e indígenas, de muy alta marginalidad y que no estaban en Prospera.  

En educación media superior se planea incorporar a 700 mil becarios más (único nivel en el que la beca es universal) y aún no tienen una cifra para superior. 

“Aquí hay que tener muy claro que la beca no es para todos, vamos a darle prioridad a los indígenas y afrodescendientes, a quienes vivan en condiciones de pobreza o en zonas con altos niveles de violencia”. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: ¿Por qué los brotes infecciosos se están volviendo cada vez más comunes?

SARS, MERS, ébola y, ahora, el coronavirus de Wuhan se propagan rápidamente y ponen en riesgo la salud de miles de personas. ¿Por qué estamos viendo tantos brotes últimamente?
30 de enero, 2020
Comparte

A lo largo de los últimos 30 años, el número de brotes virales se ha incrementado y las enfermedades infecciosas de rápida propagación -como el actual coronavirus en China- se están volviendo cada vez más comunes. Pero, ¿por qué?

Es un hecho evidente que hay muchas más personas en este planeta que nunca antes -la población global es de 7.700 millones y continúa en ascenso- y también estamos viviendo cada vez más cerca los unos de los otros.

Más gente ocupando menos espacio significa un mayor riesgo de exposición a los patógenos que causan enfermedades.

El coronavirus que surgió en Wuhan, China, parece ser transmitido entre los humanos por las gotitas despedidas cuando las personas tosen o estornudan. El virus puede sobrevivir por corto tiempo fuera del cuerpo, así que el emisor y el receptor deben estar relativamente cerca para que se produzca el contagio.

En 2014, la epidemia de Ébola se transmitía a través de la sangre u otros fluidos corporales, sólo aquellos en proximidad cercana podían caer infectados.

Pero no todos los virus se pasan de humano a humano. El zika, por ejemplo, se contagia por picadura de mosquitos a humanos pero también se beneficia de la cercanía entre las personas.

Los mosquitos que transmiten este virus prosperan en zonas urbanas donde pueden alimentarse de la sangre humana. Se reproducen en lugares densamente poblados, húmedos y cálidos.

Desde 2007, más humanos han vivido en ciudades que fuera de ellas. Más de 4.000 millones de personas viven ahora en 1% de la masa terrestre de la tierra.

Y muchas de las ciudades a las cuales nos estamos mudando no están preparadas para nosotros. Así que muchas personas terminan en zonas marginadas, sin acueducto ni un sistema de aguas residuales adecuado, permitiendo la rápida propagación de las enfermedades.

Movilidad

Trabajadores rocían con atomizadores antisépticos como prevención contra el síndrome respiratorio de Medio Oriente (Mers).

Getty Images
Trabajadores rocían con atomizadores antisépticos el interior de un avión en Tailandia, en 2015, como prevención contra el síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS, por sus siglas en inglés).

Aviones, trenes y automóviles significan que un virus puede viajar al otro lado del mundo en menos de un día. En unas pocas semanas, se registraron posibles brotes de coronavirus en más de 16 países.

En 2019, las aerolíneas transportaron 4.500 millones de pasajeros -diez años antes apenas fueron 2.400 millones.

Wuhan es una de las paradas principales del servicio de tren rápido de China y el virus surgió precisamente cuando el país asiático se alistaba a dar inicio a la mayor migración humana en la historia -más de 3.000 millones de viajes a través de todo el territorio para la celebración de Año Nuevo lunar.

Una de las peores pandemias jamás registradas fue la influenza de 1918, conocida como la gripe española. Brotó en Europa durante otro período de migración masiva, hacia el final de la Primera Guerra Mundial.

Cuando la influenza empezó a propagarse, los soldados estaban regresando a sus países de origen y portaron la gripe con ellos. Llevaron el virus a comunidades que no habían desarrollado una resistencia contra éste, tomando completamente por sorpresa sus sistemas inmunes.

Durante la epidemia de la influenza de 1918, tuvieron que adecuar bodegas para mantener a las personas infectadas en cuarentena.

Getty Images
Durante la epidemia de la influenza de 1918, tuvieron que adecuar bodegas para mantener a las personas infectadas en cuarentena.

Un estudio realizado por el virólogo John Oxford afirma que la fuente del virus pudo haber sido un campamento transitorio por el cual pasaban unos 100.000 soldados cada día.

Aun antes de la era de la aviación, la epidemia se propagó a casi todas partes del mundo. Cobró las vidas de entre 50 millones y 100 millones de personas.

Con todo y eso, le tomó a la gripe española entre seis y nueve meses para diseminarse por el mundo. En una época cuando podemos viajar alrededor de planeta en un día, un nuevo virus infeccioso podría propagarse mucho más rápido.

Más carne, más animales, más enfermedades

Un criador de cerdos en China

Getty Images
La proximidad de humanos y animales incrementa la posibilidad del contagio de enfermedades zoonóticas.

Ébola, SARS (síndrome respiratorio agudo severo) y ahora el coronavirus de Wuhan son todos virus zoonóticos, trasmitidos de animales a humanos.

El nuevo coronavirus parece haberse originado en una mercado de carne que vende animales vivos. Los primeros informes especularon que pudo haber sido trasmitido por serpientes.

En estos días, casi tres de cada cuatro enfermedades son zoonóticas.

Nuestro apetito global por la carne va en aumento, las crías de animales se están expandiendo a medida que partes del mundo se enriquecen y desarrollan una dieta con mayor contenido de carne.

En China, los mercados de animales vivos y de carne son comunes en áreas densamente pobladas. Eso podría explicar por que dos de las últimas epidemias tuvieron su origen allí.

Los virus de las gripes tienden a infectar a los humanos por la vía de animales domésticos. Así que las probabilidades de que animales infectados entren en contacto con humanos también van en aumento.

Además, a medida que nuestras ciudades se expanden, invaden zonas rurales donde los humanos entran en contacto con animales salvajes. La fiebre de Lassa se propagó de esta manera -cuando la gente empezó a despejar los bosques para la agricultura, las ratas que allí vivían tomaron refugio en las casas y trajeron con ellas la fiebre de Lassa.

Simplemente no estamos preparados

Aunque el mundo está más conectado que nunca antes, todavía no contamos con un sistema global de salud que pueda responder a estas amenazas.

Un miembro del personal médico se prepara para tratar el virus de ébola en Guinea, en 2015

Getty Images
Cuándo el ébola afecto a África Occidental, en 2013, nunca se había visto antes en esa región y los cuerpos médicos fueron lentos en detectarlo.

Para detener el brote, dependemos de los gobiernos de los países donde surgen. Si no actúan, todo el planeta está en riesgo.

Eso no pudo quedar más evidente que en África Occidental, durante el brote de ébola. Cuando los sistemas de salud locales en Guinea, Liberia y Sierra Leona fracasaron en detener la propagación del virus.

El ébola mató a 11.310 personas en África Occidental.

Por fortuna para el resto del mundo, ese es un virus que se propaga lentamente, pero los virus respiratorios como la influenza y el coronavirus se diseminan mucho más rápido.

Tampoco ayuda que los brotes son más probables que ocurran en lugares pobres con sistemas de salud inadecuados. La falta de regulaciones, educación sobre higiene o instalaciones sanitarias, así como una densa población aumentan el riesgo.

Al mismo tiempo, muchos de estos países sufren una fuga de cerebros de sus mejores profesionales de la salud.

Jóvenes tailandesas con mascarillas protectoras

Getty Images
El público en Tailandia está usando mascarillas después de que seis turistas chinos fueran diagnosticados con el coronavirus que emergió en Wuhan.

Muy pocos sistemas de salud están dispuestos a invertir sus escasos recursos en prevención de brotes extremos de enfermedades que pueda que no ocurran. Cuando la gripe porcina sucedió hubo un lanzamiento global de fármacos, que fue criticado por la sobrerreacción contra un virus que terminó siendo leve.

Aunque contamos con la tecnología para desarrollar fármacos que podrían salir al paso de algunos de estos virus, para la industria farmacéutica no vale la inversión –si el virus sólo va a matar unos cuantos miles, no hay dinero para hacer.

A pesar de que sabemos que van a suceder, no podemos pronosticar dónde y cuándo se darán. La mayoría de los brotes de enfermedades infecciosas casi siempre nos toman por sorpresa.

Buenas noticias

Aunque estamos viendo más brotes que nunca antes, menos personas se están enfermando y muriendo a causa de ellos, según un estudio del Royal Society, una academia científica en Reino Unido.

Una niña recibe una vacuna contra el ébola en la República Democrática del Congo

Getty Images
Una vacuna contra el ébola ha sido desarrollada desde el devastador brote en África Occidental. outbreak

Cuando las economías crecen rápidamente, como hemos visto en China, la higiene básica y el acceso hacia el cuidado de salud mejoran. Igualmente los sistemas de comunicación que difunden mensajes sobre cómo evitar la infección.

Los tratamientos son mejores, más personas tienen acceso a estos y nos estamos volviendo más efectivos con la prevención. Las vacunas se desarrollan mucho más rápido.

De ninguna manera la respuesta global es perfecta, pero estamos mejorando la capacidad de detectar y responder a los brotes.

Un país como China puede construir un hospital con 1000 camas en una semana, algo que hubiera sido completamente impensable en 1918.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FAfZ-GhFurA

https://www.youtube.com/watch?v=DSeuPF0Fn_g

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4&t=87s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts