close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

Desalojan del puente de Nuevo Laredo a solicitantes de asilo retornados de EU

El desalojo se produjo poco antes de que se revelara que el gobierno mexicano estaba enviando a la frontera sur a los solicitantes de asilo en Estados Unidos.
Archivo Cuartoscuro
Comparte

El Puente I de Nuevo Laredo, en Tamaulipas, donde esperan los migrantes retornados de Estados Unidos tras pedir asilo, quedó vacío, luego de que decenas de solicitantes de refugio que tienen cita con un juez en los próximos meses quedaron abandonados. Muchos optaron por caminar hacia la central de autobuses, ubicada a tres kilómetros del lugar, para tomar un transporte a Monterrey, Nuevo Léon. Temen por su integridad debido a la situación de inseguridad que existe en el estado.

“Nos sacaron con engaños, nos dijeron que nos iban a ayudar en los albergues y no fue así, el refugio de indigentes nos cerraron las puertas y nos dijeron que estaba lleno. Pedimos ayuda a la Policía”, dijo Samuel Arellano, migrante originario de Honduras, en declaraciones al diario La Mañana de Nuevo Laredo.

El hombre formaba parte de un grupo de unas 80 personas que fueron escoltadas por la Policía municipal hasta la estación para que abandonaran Nuevo Laredo. Realizaron el trayecto a pie y solicitaron apoyo a los agentes para evitar problemas con el crimen organizado.

Los migrantes aseguran que agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) les dijeron que ya no habrá transporte para abandonar Tamaulipas, sin embargo, fuentes de la Secretaría de Relaciones Exteriores lo negaron y aseguraron que los autobuses con destino a Chiapas seguirán operando.

Desde el INM aseguran que sus funcionarios solo comunicaron que no habría autobuses ese día y que los migrantes decidieron abandonar el recinto. Sin embargo, este lugar seguía vacío el viernes 16 de agosto a pesar de que llegaron otras 70 personas procedentes de Estados Unidos.

José Martín Carmona, director del Instituto Tamaulipeco para los Migrantes (ITM) se queja de que el gobierno federal no está cumpliendo con la coordinación con el estado. Asegura que ambos ejecutivos firmaron un convenio por el cual el estado se hace cargo de los mexicanos deportados y la federación se encarga de los extranjeros. Sin embargo, el puente I fue desalojado, asegura, sin contar con las autoridades de Tamaulipas.

Carmona se queja de que el nuevo equipo del INM, que llegó con el actual comisionado, Francisco Garduño, no colabora con las autoridades del estado. Asegura que en las últimas semanas han detectado a centroamericanos que acuden a sus oficinas para recibir atención y ser trasladados a Monterrey. El funcionario aseguró tener constancia de que algunos de los migrantes denuncian haber sido asaltados durante su tránsito por Nuevo Laredo.

El desalojo se produjo apenas dos horas antes de que Animal Político publicó que el gobierno mexicano estaba enviando a la frontera sur a los solicitantes de asilo en Estados Unidos que habían sido devueltos.

El puente I es el lugar en el que los migrantes retornados de Estados Unidos aguardan el transporte dispuesto por el gobierno mexicano para que abandonen Tamaulipas. Allí hay un lugar abierto en el que los solicitantes de asilo pernoctan, con una única toma de agua para lavarse.

También hay oficinas del INM. Los migrantes no salen del recinto vallado y su única comunicación es con funcionarios de migración. Estos son los encargados de registrarles, darles un formato migratorio múltiple (FMM) y ofrecerles alimento.

Entre abril y agosto los migrantes eran trasladados a Monterrey. El último camión que llegó a Nuevo León fue el 2 de agosto. Desde entonces, estos autobuses se dirigen a Ciudad Hidalgo, en Chiapas, el último municipio antes de la frontera con Guatemala.

Fuentes de la Secretaría de Relaciones Exteriores defendieron el programa argumentando la inseguridad que sufre Tamaulipas. Como ejemplo, el sábado 10 de agosto fue secuestrado el pastor Aarón Méndez, del albergue AMAR. Al parecer, se opuso a que un grupo criminal se llevara a varios migrantes que se encontraban en el interior del refugio y terminó siendo él mismo el desaparecido.

En la SRE reivindican llevar a los migrantes a Chiapas por dos motivos. Por un lado, por los peligros existentes en Tamaulipas, tanto por la presencia del crimen organizado como por el riesgo de que los migrantes caigan en redes de tráfico de personas. Por otro, debido a la saturación de los albergues y refugios en el norte de México. Aseguran que se trata de un transporte “gratuito, seguro y voluntario” y que los extranjeros son informados del lugar al que se los llevan.

Esta versión fue rechazada por la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) que aseguró que sus trabajadores habían comprobado en Ciudad Hidalgo cómo los migrantes llegaban “confundidas y algunas no tenían claro que habían llegado a la frontera”.

Actualmente el puente I está vacío. Sin embargo, cada día llegan nuevos retornados. Este viernes fueron aproximadamente 70. Desde que Estados Unidos comenzó a devolver a solicitantes de asilo por la frontera de Nuevo Laredo, al menos tres mil personas han sido expulsadas, según cifras del Instituto Tamaulipeco de los Migrantes (ITM).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los países en los que la gente pasa más tiempo en las redes sociales

Los usuarios de internet pasan más de seis horas en línea por día, y un tercio de ese tiempo se dedica a las redes sociales, según un estudio llevado a cabo en los 45 mercados más grandes del mundo. ¿Pero qué ocurre en concreto en América Latina?
15 de septiembre, 2019
Comparte

A nivel global el tiempo dedicado a las redes sociales ha aumentado en promedio casi un 60% en los últimos siete años.

La firma de investigación con sede en Londres GlobalWebIndex analizó datos de 45 de los mercados de internet más grandes del mundo y estimó que el tiempo que cada persona dedica a los sitios o aplicaciones de redes sociales pasó de unos 90 minutos por día en 2012 a 143 minutos en los primeros tres meses de 2019.

Pero existen grandes variaciones de uso a nivel regional y nacional.

En América Latina, por ejemplo, donde estánlos mayores usuarios de redes sociales del mundo, la media de tiempo de pantalla diario es de 212 minutos.

Mientras que el promedio regional más bajo proviene de América del Norte, con 116 minutos.

Uso de redes sociales. Tiempo de pantalla diario en minutos. Datos que muestran cuánto tiempo pasan diariamente las diferentes regiones del mundo en las redes sociales .

Filipinas, por su parte, es el país donde los usuarios pasan más tiempo en las redes sociales: 241 minutos al día, lo que contrasta con los 45 minutos diarios de promedio en Japón.

Pero dos países latinoamericanos —Brasil y Colombia— completan el podio de los más enganchados a las redes sociales, con 225 y 216 minutos diarios de promedio, respectivamente.

Mientras que Argentina —que con 207 minutos ocupa el quinto lugar mundial— y México —que con 190 minutos llega en octavo puesto— completan un top 10 con marcado acento latinoamericano.

Los países "más sociales". Promedio diario de tiempo de pantalla. .

Lo más sorprendente del estudio, sin embargo, tal vez sea que la encuesta practicada a unos 1,8 millones de personas también reveló que el tiempo de pantalla se mantuvo igual o disminuyó en casi la mitad de los países estudiados (20).

GlobalWebIndex dice que los datos sugieren que “muchos usuarios de internet tienen una mejor conciencia del tiempo que pasan mirando las pantallas”.

“Los usuarios de internet ahora pasan más de seis horas en línea por día, y un tercio de ese tiempo se dedica a las redes sociales“, le dijo a la BBC Chase Buckle, gerente de tendencias de la compañía, a la BBC.

“El alcance de la presencia de las redes sociales en nuestra vida cotidiana se ha convertido en un tema candente por causa del continuo escrutinio en torno a los incidentes de privacidad de alto perfil y las responsabilidades de moderación de contenido”, explicó Buckle.

“La cantidad de tiempo que pasamos a diario en las redes sociales es uno de los indicadores más visibles de su presencia, y el crecimiento de las herramientas de bienestar digital en los teléfonos inteligentes solo ha aumentado la visibilidad de esta presencia“, agregó.

Los países que bajan

De las naciones encuestadas, Tailandia obtuvo la mayor caída en el uso diario de las redes sociales: su tiempo promedio de pantalla cayó de 194 minutos a 171 minutos entre 2018 y 2019.

En Vietnam, el uso diario cayó 10 minutos en comparación con el año pasado.

Indonesia, Bélgica, Ghana y Estados Unidos también mostraron fuertes reducciones.

Jugador de rugby argentino haciéndose una selfie con fans

Getty Images
Argentina, con 207 minutos ocupa, el quinto lugar mundial.

La tendencia, sin embargo, no parece haber llegado a América Latina.

En México el tiempo de pantalla solo se redujo en cuatro segundos durante los primeros tres meses de 2019 en comparación con 2018.

Y durante el mismo período el tiempo dedicado a las redes sociales aumentó en Brasil, Colombia y Argentina (en seis, dos y 10 segundos respectivamente).

De hecho, el uso de redes sociales está en aumento en la mayoría de los países encuestados. Y en algunos de ellos ha aumentado significativamente.

El usuario promedio en China, por ejemplo, ahora pasa 139 minutos al día en las redes sociales: 19 minutos más que en 2018.

Mientras que el uso diario aumentó en 14 minutos en Arabia Saudita y 13 en Turquía.

Superaplicaciones

Según Buckle, parte de este aumento tiene que ver con el hecho de que en Asia el panorama de las redes sociales “es bastante único”.

“Las ‘superaplicaciones’, aplicaciones de redes sociales que van mucho más allá del rol de una plataforma de redes sociales en el sentido occidental, son muy populares”, explica.

Filipinos pegados a sus celulares en un tren en Manila

Getty Images
Filipinas es el país del mundo que más tiempo pasa conectado a las redes sociales: más de cuatro horas diarias en promedio.

“Les permiten a los usuarios no solo conectarse con sus pares, sino también hacer todo tipo de cosas, desde pagar facturas de servicios públicos a reservar restaurantes, pedir taxis y hacer compras”, detalla.

Y como ejemplo ofrece a WeChat, que en China domina el panorama de las redes sociales.

“Cada vez más actividades migran constantemente a la aplicación, dando a los consumidores más y más razones para utilizar las redes sociales para navegar en su vida cotidiana“, le dice a la BBC.

Impulso juvenil

El aumento del tiempo dedicado a las redes sociales parece estar impulsado por su uso por parte de un grupo demográfico específico: personas de 16 a 24 años.

Ellos son los que pasan más tiempo por día en línea: GlobalWebIndex registró su uso diario de redes sociales en poco menos de 180 minutos en promedio en 2018.

Y los jóvenes argentinos de los 16 a 24 años tienen el promedio de uso más alto del mundo: nada menos que 257 minutos diarios conectados al día.

Generación Z. La población de 16 a 24 años fue la que pasó más tiempo conectada a las redes sociales en 2018. [ 175 minutos Promedio global de este grupo de edad en 2018. ] [ 257 minutos Argentinos de 16 a 24 años, el promedio más alto del mundo. ], Source: Fuente: GlobalWebIndex, 2019, Image: Screen showing loads of emoticons

Por lo demás, cuanto más joven es la población de un país, mayor es el tiempo de uso general del mismo, razón por la cual los países de mercados emergentes lideran las clasificaciones de “tiempo dedicado en línea”.

“En comparación con otros grupos de edad, los usuarios jóvenes por lo general son los más comprometidos. Y la realidad es que seguirán siendo los más comprometidos“, cree Buckle.

Esto, sin embargo, plantea importantes retos.

Los expertos han advertido que un mayor tiempo de pantalla está relacionado con una serie de problemas de salud mental.

“Las investigaciones sugieren que las personas que pasan más tiempo en las redes sociales son menos felices”, dice Ashley Williams, profesora asistente de la Harvard Business School.

El uso excesivo de la tecnología puede ser problemático. En casos extremos, está relacionado con la depresión, los accidentes e incluso la muerte”, alerta.

Gen Z

Getty Images
La población entre los 16 y los 24 años de edad es la que más usa redes sociales.

Pero los riesgos potenciales también parecen haber provocado cambios de comportamiento: las aplicaciones de “bienestar digital”, que limitan o rastrean el tiempo de pantalla, también están en aumento.

Y el estudio GlobalWebIndex mostró que los usuarios “pesados” de las redes sociales, incluyendo los más jóvenes, son más propensos a usar esas herramientas.

Alrededor del 30% de los usuarios de entre 16 y 24 años reportó alguna forma de monitoreo de su tiempo de pantalla, el porcentaje más alto de cualquier grupo de edad.

“Son expertos en tecnología digital, lo que también les permite regular más fácilmente su tiempo de pantalla digital”, explica Buckley.

“Más de dos tercios de los de entre 16 y 24 admiten que están constantemente conectados en línea, pero más de un tercio también dice que la tecnología hace la vida más complicada. Todavía hay una clara conciencia del impacto de la tecnología en sus vidas “, señala.

¿Tiempo ideal?

No hay un “número mágico” oficial para el tiempo que las personas deben pasar en línea.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió sus primeras pautas de tiempo de pantalla en abril pasado, y estaban dirigidas a niños menores de cinco años.

Un estudio de la Universidad de Pensilvania publicado en diciembre pasado encontró que limitar el uso de las redes sociales a 30 minutos al día mostró “reducciones significativas en la soledad y la depresión” en un grupo de 143 estudiantes que participaron en un experimento.

Pero algunos expertos creen que el problema es más complejo.

“Las redes sociales son increíblemente diversas: diferentes sitios que ofrecen una serie de características diferentes. Esto hace que sea extremadamente difícil generalizar sobre los efectos de las redes sociales”, explica Andy Przybylski, un psicólogo experimental del Instituto de Internet de la Universidad de Oxford.

PLEASE DO NOT DELETE – DIGIHUB TRACKER FOR

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.