close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

El desaparecido programa Prospera, ¿dejó o no beneficios a la población?

Una de las principales críticas por el cambio de Prospera a Becas Benito Juárez es que se desmanteló un programa integral.
Cuartoscuro
30 de agosto, 2019
Comparte

Prospera desapareció. En su lugar se creó el programa de Becas para el Bienestar Benito Juárez, que dará apoyo monetario a estudiantes desde educación inicial hasta universidad. Los beneficiarios ya no recibirán transferencias para alimentación, tampoco consultas médicas preventivas ni  talleres de autocuidado. 

Por su historia y objetivos, el programa tenía varios componentes. Prospera inició en agosto de 1997, pero tuvo cambios de nombre y agregados. En el libro del Coneval, El Progresa-Oportunidades-Prospera (POP) a 20 años de su creación, Iliana Yaschine, investigadora del Programa Universitario de Estudios del Desarrollo de la UNAM y quien ha coordinado evaluaciones sobre el POP, habla de sus inicios y objetivos. 

Era un programa dirigido a la población en condiciones de pobreza extrema, que buscaba incidir de forma simultánea en tres factores: deficiencias nutricionales (bajo peso al nacer y desnutrición), problemas de salud (mortalidad materna e infantil, bajo desarrollo cognitivo, enfermedades prevenibles, embarazo temprano) y limitada inversión en educación (baja escolaridad, reprobación y deserción escolar temprana desde tercero de primaria, pero más pronunciada a partir de secundaria sobre todo en el caso de las niñas).

Lee: Población marginada se queda sin chequeos médicos por desaparición de Prospera

Por eso el POP tenía tres componentes, el de educación (becas para estudiantes de educación básica, media superior y superior); alimentario: una transferencia monetaria (aunque sin restricciones de uso), así como suplementos para mujeres embarazadas, en periodo de lactancia y menores de 5 años, y el de salud, que incluía talleres de auto cuidado y chequeos preventivos obligatorios para toda la familia.

Aunque antes de su desaparecer, el programa fue blanco de diversos señalamientos por parte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) debido a diversas fallas. En 2016, por ejemplo, en lo referente a gastos de operación hubo un excedente de 382 millones 023 mil pesos, lo que representó 10% del presupuesto total autorizado.  

En ese mismo año hubo señalamientos respecto a errores en el padrón. Se determinaron inconsistencias, tales como fechas de nacimiento registradas en un rango de años de 1643 a 2050; así como 2,014 localidades duplicadas y diferencias entre el número de localidades atendidas y las reportadas en el cuarto informe trimestral de Prospera 2016.

Nohemí Ánimas Vargas, titular de la Coordinación Nacional de Becas para el Bienestar Benito Juárez, el programa que sustituyó a Prospera, afirma que al verificar el padrón por estados se encontró que había más beneficiarios que el número de población total. 

Te puede interesar: ‘Ya no me llega el apoyo, es un golpe duro’: Familias relatan cómo les afectó la eliminación de Prospera

“Hicimos un contraste entre el padrón y las proyecciones del Consejo Nacional de Población, CONAPO, para el último bimestre de 2018 y encontramos que había 400 mil familias más registradas que los habitantes, esto a nivel nacional, pero con mayor incidencia en los estados más pobres”. 

¿Funcionaba o no?

Las evaluaciones de desempeño de la ASF también detectaron problemas para evaluar si realmente el programa cumplía su función. En el componente de educación de Prospera, la ASF registró que, en 2017, se dieron becas a más de 4 millones 680 mil estudiantes de educación básica, así como a un millón 153 mil alumnos de nivel medio superior; más del 90 % tuvieron una asistencia regular a clases.

Sin embargo, los auditores señalaron que no había indicadores para evaluar si cada vez menos alumnos desertaban y terminaban satisfactoriamente sus estudios, ni tampoco en qué medida este programa realmente contribuyó en la inscripción de más estudiantes en los planteles.

Susan Parker, doctora en economía, profesora investigadora del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) y evaluadora de Prospera para el Coneval, discrepa con eso de no tener resultados en permanencia y continuidad en las escuelas. 

Entérate: Desmantelamiento de Prospera deja sin empleo a trabajadores de Salud

La investigadora explica que después de 20 años de existencia del programa ha sido posible medir su impacto no solo en el aumento de escolaridad de los hijos de las familias beneficiarias, que en promedio se incrementó un grado escolar y medio, sino también en el ingreso monetario.

Una de las características de los apoyos de educación de Prospera es que eran diferenciados: iban aumentando entre grados y niveles escolares. Y eran más altos para las niñas, porque las familias de escasos recursos solían sacarlas a ellas primero de la escuela cuando se les complicaba el gasto familiar. 

Rogelio Gómez Hermosillo, quien fuera coordinador del programa Oportunidades y actual coordinador de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, dice que el incremento en las becas por nivel y la diferencia entre hombres y mujeres era para incentivar la permanencia y el avance en la escuela. 

“Eso se pierde cuando das becas lineales, y si solo das una por familia (como ahora con las Becas para el Bienestar Benito Juárez, en el caso de educación básica), las perjudicadas van a ser las mujeres, porque son a las que primero sacan de la escuela si hay presión económica”.

Para recibir el apoyo de educación, la familia debía comprobar que los beneficiarios iban a la escuela, que reportaba si los alumnos asistían a clases o no. Esto generó que más niños, niñas y adolescentes permanecieran en las aulas. 

Lee: Desmantelan Prospera: Le quitan componentes de salud y alimentación, dejan solo becas

Parker dice que estudiar más tiempo tuvo un efecto sobre todo entre las mujeres. La investigadora cuenta que en un estudio, del que es coautora, se determinó que las exbeneficiarias de los apoyos de educación de Prospera tuvieron un aumento en su ingreso, como grupo de estudio, de entre 30 y 40%, comparado con quienes no recibieron las becas. Esto es porque más mujeres ex Prospera tienen un trabajo remunerado. 

En los hombres, el cambio es más modesto, el incremento en el ingreso, contra los hijos de familias que no recibieron el apoyo, es de 10 o 15%. Sin embargo, la investigadora admite que en cuestión de movilidad social el efecto no es significativo, aunque se sigue estudiando. 

“El programa ayudó a tener mejor ingreso, y ayudaba a las familias en el día a día, a comer mejor o solventar sus necesidades, pero si los beneficiarios tienen ahora un mejor trabajo que sus padres eso es complicado de decir todavía”. 

Respecto a la diferencia en los montos a partir del cambio a otro programa, Máximo Jaramillo, investigador en política social y coautor de varios capítulos del libro El Progresa-Oportunidades-Prospera a 20 años de su creación, enumera entre los resultados positivos del POP que se convirtió en un componente importante del ingreso de los hogares más pobres. En el grupo con las percepciones monetarias más bajas (Decil I), Prospera representaba 24% del ingreso de las familias.

Con el cambio a Becas Benito Juárez, si las familias tienen hijos o hijas en educación básica, lo único que van a recibir son 800 pesos al mes por familia (antes era por cada becario y eran más altas para las mujeres), no importa si hay más de un niño en la escuela en ese mismo nivel, ni el grado ni el género. 

Leer: Prospera y Seguro Popular, programas sociales clave que no se sabe si realmente funcionan, dice la Auditoría

En educación media superior (donde son universales) sí serán de 800 pesos por estudiante y lo mismo en educación superior, aunque aquí están acotadas para población indígena, en alta marginalidad o que habite en zonas con alto índice de violencia. 

Jaramillo advierte que para quienes tenían dos becas en educación básica, el apoyo de alimentación y alguno más del programa, el cambio representa una pérdida monetaria.

El investigador explica que la transferencia promedio disminuyó. Ahora lo que una familia con hijos en primaria o secundaria va a recibir son 800 pesos al mes, 1600 cada bimestre, y solo durante 10 meses. En 2017, el monto anual promedio de lo que recibía una familia por Prospera eran 11 mil 640 pesos, ahora serán 8 mil pesos. “Las transferencias, en promedio, van a ser 40% menores”. 

Sin salud ni nutrición

Además, como ya no existen los componentes de salud ni el de alimentación, las familias ya no tendrán las consultas preventivas ni el apoyo de los suplementos para nutrición. Gómez Hermosillo explica que éstas no eran intervenciones con un alto costo para el gobierno y permitían atender a los beneficiarios en el campo de lo preventivo y a los más pequeños les brindaba salud y nutrición en una etapa crucial de la vida. 

Además de los chequeos médicos y los talleres de auto cuidado, explica, a las mujeres embarazadas y a los niños menores de dos años, o de cinco si estaban desnutridos, se les suministraban suplementos alimenticios. 

“En esta etapa, en los primeros mil días, desde la gestación a los dos años, se forman todas las capacidades del cerebro, pero si faltan los micronutrientes necesarios, el desarrollo no es el adecuado, ni físico ni mental. Y esos solo se obtiene de una alimentación suficiente y variada, que la mayoría de los niños de Prospera no puede tener”. 

Sin Prospera, agrega, “los beneficiarios se quedan sin la medicina preventiva y, sobre todo, sin la nutrición adecuada durante el embarazo y la primera infancia, cuando se puede hacer la mayor diferencia”. 

Leer: Presupuesto de becas para jóvenes es insuficiente; el programa está sesgado y tiene visión de corto plazo: estudio

Susan Parker explica que en general se han encontrado efectos positivos en la salud y el desarrollo de los niños de las familias beneficiarias del programa. En zonas rurales, donde hay más evidencia porque ahí arrancaron los apoyos, diversas investigaciones han encontrado que entre los beneficiarios menores de un año, la probabilidad de morir antes de esa edad se redujo hasta 17%. Además los niños crecen más, hasta un centímetro y medio más.

Parker precisa que esos efectos no tienen una causa única. “Era el efecto del paquete completo de Prospera, que implicaba un mayor ingreso en la familia, los chequeos preventivos, vacunas y el suplemento”. 

En las evaluaciones de desempeño practicadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) por la fiscalización de la Cuenta Pública 2017, se analizaron los tres componentes de Prospera, respecto al de salud, los auditores encontraron que el 94 % de las 6.5 millones de familias beneficiarias recibieron cobertura, también que se mantuvo el control nutricional del 99 % de los menores pertenecientes a las familias beneficiadas.

Además, se impartieron más de un millón 600 mil talleres para el auto cuidado de la salud a la población vulnerable. Pero hallaron que más allá del apoyo subsidiario no hay indicadores que permitan evaluar si se están incrementando las capacidades de los servicios de salud ni la efectividad de los talleres para incrementar la prevención de enfermedades.

Jaramillo dice que la salud de los beneficiarios sí mejoró, “de eso no hay duda, pero la cuestión es saber qué tanto tiene que ver en eso el programa y qué tanto es porque empezó a operar el Seguro Popular, donde la atención no solo es preventiva”. 

Aunque la recomendación, más que sólo transformarlo en un programa de becas, porque hay población que necesita el apoyo y no tiene hijos en la escuela, es quitar la corresponsabilidad. El académico argumenta que obligar a las personas a asistir a chequeos médicos es pensar que porque son pobres no son capaces de tomar decisiones y atender su bienestar. 

Lo que hace falta, dice, es: “transferencias monetarias universales (para ciertos grupos) y mejorar la educación y la salud. Las personas no acuden a estos servicios porque les quedan lejos, son de mala calidad y encima los atienden mal, por eso no van, no porque no quieran. En salud lo que hace falta es un sistema universal que sea eficiente”.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los dos papas: 6 cosas que tal vez no sabías de Francisco y Benedicto XVI

La última película del director brasileño Fernando Meirelles se centra en dos hombres fundamentales dentro de la historia reciente de la Iglesia católica: Joseph Ratzinger y Jorge Mario Bergoglio.
27 de diciembre, 2019
Comparte
Fernando Meirelles.

Netflix
Los dos papas (“The Two Popes”) es una película de Fernando Meirelles que se estrenó en Netflix y algunas salas de cine.

“Fueron a buscar al papa al fin del mundo”.

Con esas palabras comenzaba Francisco su papado -el primero de un latinoamericano- aquella noche del 13 de marzo de 2013, en el balcón central de la Basílica de San Pedro.

Y con esa misma escena finaliza la película “Los dos papas” (The Two Popes), del director brasileño Fernado Meirelles y bajo el guion de Anthony McCarten, que se centra en uno de los momentos cruciales de la Iglesia católica de las últimas décadas.

La película se centra en dos personalidades: Joseph Ratzinger, interpretado por Anthony Hopkins cuando aún ocupaba el puesto de papa, como Benedicto XVI; y el argentino Jorge Mario Bergoglio, retratado en el filme por el actor galés Jonathan Pryce cuando aún era cardenal, antes de ascender al papado como Francisco.

“Se trata de dos viejos que resultan ser un papa y un cardenal en ese momento, confesándose y pidiendo perdón”, resumió Pryce en una entrevista con la BBC.

Ratzinger y Bergoglio

AFP
Benedicto XVI saluda al futuro papa Francisco durante una audiencia en 2007.

Aunque la película aborda varios temas -y hace una revisión especialmente de la vida de Francisco-, hay aspectos que tal vez no conozcas de estos dos personajes que han definido el destino de una institución y el de sus más de 1,000 millones de feligreses.

En BBC Mundo te mostramos seis cosas que tal vez no sabías de los dos papas en cuestión.

Benedicto XVI

El papa emérito Benedicto XVI nació en Marktl, Alemania, el 16 de abril de 1927. El 16 de abril de 2005 resultó elegido papa, en reemplazo de Juan Pablo II. El 28 de febrero de 2013 finalizó su pontificado, tras hacer pública su renuncia.

1. Un primo suyo, que sufría de síndrome de Down, fue secuestrado y desaparecido por el régimen nazi

De acuerdo al escritor Cheste Gillis, experto en temas vaticanos del portal National Reporter Catholic, el 28 de noviembre 1996, durante una conferencia organizada por el Consejo Pontificio sobre la Salud Mental, el entonces cardenal Ratzinger relató este episodio de su historia familiar.

“(Mi primo) tenía 14 años y él era un poco menor que yo. Era fuerte y mostraba los típicos síntomas del síndrome de Down”, contó.

“Despertaba simpatía por la sencillez de su inteligencia y su madre, que ya había perdido una hija por muerte prematura, le tenía un gran cariño“, agregó.

En ese entonces, el régimen alemán liderado por Adolf Hitler llevaba adelante programas de exterminio, que el Tercer Reich denominaba de eugenesia.

“Se trataba de la eliminación sistemática de todos los que no eran considerados productivos“, anotó Ratzinger.

Ratzinger.

Getty Images
Joseph Ratzinger formó parte de las juventudes hitlerianas debido a que era obligatorio en su país.

Las políticas del régimen nazi también afectaron al propio papa: cuando tenía 14 años formó parte de las juventudes hitlerianas, que eran obligatorias después de una promulgación del gobierno nazi de marzo de 1939.

En 1941 se ordenó, por parte de las autoridades del Tercer Reich, que mi primo debía ser internado para recibir una mejor asistencia”, explicó Ratzinger.

Y concluyó: “Después de un tiempo llegó la noticia de que el niño había muerto de pulmonía y que su cuerpo había sido incinerado”.

2. Es piloto de helicópteros con licencia (pero no puede conducir vehículos)

Algunas veces, cuando el helicóptero asignado al papado por parte del gobierno italiano viajaba desde el Vaticano hacia Castel Gandolfo -la que fuera residencia de verano de los pontífices-, podía verse a Benedicto XVI de piloto.

De acuerdo a la Agencia de Noticias Católicas, el ahora papa emérito tiene licencia para pilotar helicópteros y “disfrutaba realizando los viajes desde Roma hacia el palacio papal en Castel Gandolfo”.

Pero en esa revelación también se dio a conocer otro detalle un poco curioso: aunque comandaba helicópteros, no tenía licencia para manejar automóviles “porque no había hecho el curso para obtenerla”.

3. Habla con fluidez seis idiomas (y entiende otros dos)

Una de las mayores virtudes de Benedicto XVI, reconocido hasta por sus mayores críticos, es su erudición y formación académica, que incluye varios temas en los que es considerado un experto mundial.

En el campo de la teología, su vasto conocimiento de asuntos complejos del dogma le valió ser designado en 1981, cuando era cardenal, como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe -ex Santo Oficio, máxima autoridad doctrinal de la Iglesia católica después del papa-.

No obstante, para muchos ello va de la mano con otros dos aspectos que subrayan sus críticos: ser profundamente conservador y rechazar las vertientes consideradas liberales dentro de la Iglesia.

Sus capacidades también se revelan a la hora de aprender idiomas: Benedicto XVI sabe hablar con fluidez alemán, inglés, italiano, francés, español y latín, además de que puede leer el griego y el hebreo antiguo.

De hecho, el anuncio de su renuncia fue una carta en latín leída por él mismo durante un encuentro en el Vaticano el 11 de febrero de 2013.

Aunque Juan Pablo II fue un políglota reconocido, lo cierto es que no es común que los papas tengan esta habilidad.

Por ejemplo, el actual pontífice, Francisco, habla con fluidez español, italiano y latín (aunque puede leer en inglés y portugués, según el Vaticano). Y otros papas como Juan Pablo I y Pablo VI solo hablaban su lengua materna, el italiano, y dominaban el latín, el idioma oficial del Vaticano.

Francisco

El papa Francisco, cuyo nombre es Jorge Bergoglio, nació en Buenos Aires el 17 de diciembre de 1936. El 13 de marzo de 2013 se convirtió en papa de la Iglesia católica.

1. Le falta parte de un pulmón

Uno de los detalles que poco se conocen sobre el papa Francisco es que le falta la parte superior del pulmón derecho.

Este hecho fue relatado por el exvocero del Vaticano Federico Lombardi, quien durante una conferencia de prensa después de su elección, en 2013, dijo: “Confirmo que hace muchísimos años se le retiró en una operación parte de un pulmón“.

Lombardi agregó que ese hecho no significaba discapacidad alguna para Francisco y que “quienes lo conocen siempre han visto que tiene buena salud”.

Francisco

Getty Images
A Francisco le falta parte de su pulmón derecho.

El hecho sucedió cuando Bergoglio tenía 21 años y sufrió de pulmonía. Los doctores tuvieron que extraer una porción del órgano respiratorio para evitar que se agravara la enfermedad.

Eso provoca que tenga algunas limitaciones físicas, que incluso revelan otro aspecto de su rutina: cada vez que puede, duerme una siesta de 40 minutos para poder soportar “los rigores de la jornada”, según admitió él mismo.

2. No ve televisión

Aunque es amante del fútbol y en especial seguidor de su equipo, San Lorenzo de Almagro, el actual pontífice ha confesado en varias entrevistas que no ve televisión desde 1990, año en que le hizo una promesa a la Virgen del Carmen.

Televisión no veo desde el año 1990. Es una promesa que le hice a la Virgen del Carmen en la noche del 16 de julio 1990″, le explicó al diario argentino Voz del Pueblo en 2015.

En otra entrevista, esta vez con el diario El País de España, amplió las razones.

“Yo no veo televisión simplemente porque en un momento sentí que Dios me pidió eso. Un 16 de julio del 90 hice esa promesa, y no me hace falta. Solamente fui al centro televisivo que estaba al lado del arzobispado a ver una o dos películas que me interesaban, que me podían servir para el mensaje”, dijo.

San Lorenzo.

Getty Images
Francisco es seguidor del club argentino San Lorenzo de Almagro.

Y añadió: “Y eso que a mí el cine me gustaba mucho y había estudiado bastante cine, sobre todo el de la posguerra italiano, el realismo italiano y el polaco Wajda, Kurosawa, algunos franceses… Pero no ver televisión no me quitó comunicar”.

¿Y cómo se entera entonces de los resultados de su equipo favorito?

“Hay un guardia suizo que todas las semanas me deja los resultados y cómo va en la tabla”, respondió al diario argentino.

3. Trabajó como técnico químico

Antes de convertirse en sacerdote, Jorge Mario Bergoglio egresó a los 21 años de la escuela secundaria con el título de técnico químico.

Y trabajó varios meses en el laboratorio Hickethier-Bachmann de Buenos Aires.

Sin embargo, fue en ese momento cuando abandonó su carrera y siguió su vocación sacerdotal.

En marzo de 1958 ingresó en el seminario y años más tarde fue ordenado sacerdote.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=kw3FYvWT-Po

https://www.youtube.com/watch?v=QCh6w30ZQiE&t=4s

https://www.youtube.com/watch?v=6AMWU9EbdCU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.