close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Hacienda liberará mil mdp para comprar dos estadios de béisbol en Sonora, que se convertirán en escuelas

El dinero que pagará el gobierno por la compra de los dos estadios es cercana a los mil 718 mdp destinadas a la Conade como presupuesto anual.
Cuartoscuro
1 de agosto, 2019
Comparte

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que la Secretaría de Hacienda liberará los fondos para iniciar el proyecto de las escuelas de béisbol en el estado de Sonora.

Para dicho proyecto, el gobierno federal inició en mayo pasado el proceso de compra de los estadios de beisbol “Héctor Espino”, en Hermosillo y “Tomás Oroz Gaytán”, en Ciudad Obregón. 

Lee más: AMLO recibe su primera rechifla en un evento público…y de beisbol

Tan solo por la compra de ambos estadios, el gobierno federal tendrá que pagar mil 57 millones de pesos, una cantidad cercana a los mil 718 millones de pesos que destinó a la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) como presupuesto anual, la cual argumenta que dicha cantidad es insuficiente y que en el sexenio anterior recibía alrededor de 7 mil millones de pesos.

De acuerdo con información de la Coordinación Ejecutiva de Bienes y Concesiones del gobierno de Sonora, el estadio “Héctor Espino” tiene una superficie de más de 70 mil metros cuadrados y su valor de avalúo es por 475 millones 24 mil pesos.

En tanto que el estadio “Tomás Oroz Gaytán” consta de una superficie de 93 mil 442 metros cuadrados y el valor de avalúo es de 582 millones 302 mil pesos.

Te puede interesar: Beisbolista mexicano Héctor Velázquez rechaza invitación de Trump a la Casa Blanca

La compra venta de ambos estadios inició el pasado 8 de mayo cuando Edgar González, comisionado para la Promoción y Desarrollo del Beisbol en México, formalizó el proceso ante la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich. 

Al formalizar la compra, Pavlovich agradeció el apoyo del presidente al adquirir los estadios, porque el gobierno estatal no tiene recursos para rehabilitarlos y lo mejor es aprovecharlos para proyectos deportivos.

Este jueves en su conferencia matutina, el presidente López Obrador comentó que además de los fondos que sean liberados por Hacienda contarán con el apoyo del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras). 

“Ya se está haciendo proyecto, se tiene buena comunicación con el gobierno de Sonora para que lo que se entregue (de dinero por la compra) se utilice para apoyar a los trabajadores, que sea un recurso para el fondo de pensiones de los trabajadores de Sonora”, dijo el presidente.

En los dos terrenos el gobierno federal tiene planeado construir escuelas formativas de béisbol donde también se pueda estudiar la secundaria y preparatoria. 

“Van a ser escuelas, son proyectos para entretenimiento, porque los estadios están muy bien ubicados, se van a construir instalaciones, se va a llevar a cabo un buen proyecto en cada uno de ellos”, contestó el presidente al ser cuestionado sobre la compra de los estadios. 

Sobre la inversión para la construcción de las escuelas López Obrador dijo que por el momento se cuenta solo con la participación del gobierno, pero en un futuro invitará a la iniciativa privada, “porque se está contemplando, incluso en algunos casos la construcción de hoteles, de centros comerciales, plazas tomando como base el estadio”. 

El mandatario añadió que no se van a destruir los estadios, pues seguirán siendo utilizados para jugar béisbol y sofbol.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La curiosa historia de por qué se le llama Zócalo a las plazas principales en México

Un proyecto de celebración de la Independencia inconcluso hace más de 170 años es el origen de este curioso mexicanismo.
7 de septiembre, 2019
Comparte

Si le dices a un mexicano “Nos vemos en el zócalo”, seguramente no tendrá ninguna duda de dónde encontrarte.

En México esa palabra, “zócalo”, es un sustantivo tan exacto que incluso forma parte de las acepciones del Diccionario de la Real Academia Española (RAE) por su uso tan común en ese país.

“Plaza principal de una ciudad, especialmente la del Distrito Federal”, dice la RAE con cierta descontextualización, pues hace unos años la capital mexicana dejó de llamarse así y pasó a ser Ciudad de México (CDMX).

Su Plaza de la Constitución es considerado el corazón político y cultural del país desde tiempos de la cultura prehispánica, y ha sido epicentro de momentos clave.

Muchos la llaman simplemente El Zócalo, nombre coloquial que surgió a raíz de un proyecto arquitectónico sin terminar.

El sobrenombre después se fue haciendo de uso común más allá de la capital.

Entrada del Ejército Trigarante a Ciudad de México

Getty Images
El Ejército de las Tres Garantías entró triunfante a Ciudad de México y celebró en el Zócalo la Independencia de México en 1821.

Una idea inconclusa

Un zócalo en arquitectura es un basamento, una estructura que sirve como cuerpo o borde inferior de una obra o como pedestal para erigir alguna construcción.

En una de las presidencias de Antonio López de Santa Anna, quien ejerció el gobierno México electo o de facto entre 1833 y 1855, el mandatario ordenó en 1843 la construcción de un monumento a la Independencia en el corazón de la capital.

El mercado El Parián, que se ubicaba en lo que hoy es la plaza y cuyos orígenes se remontaban a un mercado de los indígenas mexicas, fue derribado para que ahí se levantara la obra del arquitecto Lorenzo de Hidalga.

Ilustración de una columna en el Zócalo de Ciudad de México

Pedro Gaudi
El proyecto del arquitecto Hidalga era erigir una columna como monumento a la Independencia de México.

“Del basamento de un metro de altura iba a desplantar una columna que en la parte superior iba a tener un ángel”, explica el arqueólogo Alejandro Meraz, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Pero los problemas económicos, políticos y la invasión de Estados Unidos a México en 1845 provocaron el abandono de la obra.

Solo se pudo edificar la base circular, el zócalo, de ocho metros de diámetro y casi 30 cm de altura.

El proyecto quedó bajo tierra y en ese gran espacio se convirtió en la plaza de grandes dimensiones, con diseños de distintas épocas que existe hoy.

En 2017, luego de 174 años, Meraz y un grupo de colegas INAH encontraron aquella base.

El Zócalo del monumento proyectado en 1843 descubierto en 2017

INAH
La plaza fue rebautizada popularmente como Zócalo dado que en el lugar quedó expuesto el basamento durante varios años.

La idea de erigir una columna con un basamento en octágono, con la escultura de un héroe de la Independencia en cada esquina y al interior de la estructura los cuerpos de éstos nunca se produjo, pero heredó el nombre de zócalo.

¿Plaza de cuál Constitución?

No es casualidad que el trazado urbano de muchas ciudades y pueblos de México parta desde un espacio central en el que hay una plaza flanqueada por un palacio de gobierno y una iglesia.

Así fue ordenado en las Leyes de Indias promulgadas en la década de 1570 bajo el reinado de Felipe II, que dieron un ordenamiento jurídico a los virreinatos y territorios españoles en América.

La plaza principal de Ciudad de México respeta ese diseño urbano antiguo hasta hoy en día, con el Palacio Nacional (de 1522) como sede del poder Ejecutivo federal, el Palacio del Ayuntamiento (1532) del gobierno local, y la Catedral Metropolitana (1571).

Un mitin en el Zócalo

Getty Images
El Zócalo es el centro de reunión de eventos masivos en Ciudad de México, como manifestaciones y actos políticos…
Un concierto en el Zócalo

Getty Images
…conciertos que reúnen a más de 100.000 personas….
Una pista de hielo en el Zócalo

Getty Images
…o para disfrutar de exposiciones o eventos culturales temporales.

El nombre oficial de Plaza de la Constitución, también viene de la herencia española y no se refiere a ninguna de las cartas magnas que ha tenido México.

Fue nombrada así cuando la Constitución de Cádiz española, promulgada en 1812, fue ratificada en la capital de la entonces Nueva España un año después.

Los otros “zócalos”

Muchas ciudades y pueblos de México diseñados bajo el trazado urbano colonial también tienen una plaza central, algunas veces llamadas “plaza de armas”, o también “zócalo”.

Eso se debe a la influencia que ha tenido Ciudad de México como modelo a seguir.

El zócalo de la ciudad de Oaxaca, el del puerto de Acapulco, o de la ciudad colonial de Querétaro, son algunos ejemplos de cómo ese término se quedó en el vocabulario mexicano como sinónimo de plaza.

El Zócalo de Oaxaca

Getty Images
Oaxaca, capital del estado del mismo nombre, tiene un kiosco en el centro de su zócalo.
El zócalo de Zacatecas

Getty Images
En el norteño estado de Zacatecas, una ciudad minera desde tiempos coloniales, también tiene un zócalo.
El zócalo de Querétaro

BBC
Querétaro, una de las primeras ciudades fundadas por españoles, tiene una plaza de armas o zócalo.

Este artículo es parte de la versión digital del Hay Festival Querétaro, un encuentro de escritores y pensadores que se realiza en esa ciudad mexicana entre el 5 de septiembre y el 8 de septiembre de 2019.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=_cDXqCfnycM

https://www.youtube.com/watch?v=wdeCiZtTwgI&t=2s

https://www.youtube.com/watch?v=MCmqUp2XTPY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.