Omisiones y falta de registro dejan a huérfanos por feminicidio sin reparación del daño
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Omisiones y falta de registro dejan a huérfanos por feminicidio sin reparación del daño

Niños quedaron huérfanos y se convirtieron en víctimas de la violencia en el país, pero eso no es suficiente para que el Estado mexicano les dé la atención requerida.
Especial
20 de agosto, 2019
Comparte

Campira Camorlinga Alanís fue asesinada el 31 de diciembre de 2016 en la Ciudad de México, por su entonces pareja sentimental, Jorge Humberto “N”, hoy detenido.

Sus hijos, Carlos y Alexa, perdieron a su madre, quedaron huérfanos y se convirtieron en víctimas de la violencia en el país, pero eso no fue suficiente para que el Estado mexicano les diera reconocimiento como tal.

Durante casi dos años los menores “no existieron” en la investigación. En consecuencia, los hermanos, ambos menores de edad, no han recibido la asistencia que el Estado está obligado a brindarles, como terapia psicológica y apoyo para su educación, derechos que forman parte de la reparación integral del daño establecida en la Ley General de Víctimas.

Lee más: #NoMeCuidanMeViolan: mujeres protestan en estados contra violencia y feminicidios

Bajo esta situación hay miles de menores de edad, que han quedado huérfanos por feminicidio en los últimos años.

Según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), de enero de 2015 a mayo de 2019 se registraron 3 mil 17 feminicidios, de los cuales alrededor de 2 mil víctimas tenían más de 18 años, lo que significa que pudieron estar en edad reproductiva y haber sido madres de familia.

Además, en el mismo periodo el SESNSP registra 9 mil 892 mujeres víctimas de homicidio doloso, sin especificar cuántos de estos casos pueden ser investigados como feminicidio.

De todas estas mujeres asesinadas, no hay información sobre cuántas eran madres y por tanto se desconoce el número total de menores que quedaron en orfandad.

Animal Político solicitó vía transparencia a las Comisiones Estatales de Atención a Víctimas de la Violencia y a cada Sistema Integral para el Desarrollo de la Familia (DIF) en las 32 entidades los registros de huérfanos víctimas de feminicidio que han recibido atención desde 2012.

De acuerdo a los registros, oficialmente solo están registrados por las autoridades 238 huérfanos que reciben atención del Estado como víctimas de la violencia.

Entérate: Huérfanos por feminicidio: México solo reconoce como víctimas a 238 niños y niñas

Menores que no existen para el Estado

Los huérfanos por feminicidio deben estar amparados en la Ley General de Víctimas —creada en 2013 y reformada en 2017— bajo la figura de víctimas indirectas, “los familiares o aquellas personas físicas a cargo de la víctima directa que tengan una relación inmediata con ella”.

Según esta ley, las autoridades de todos los ámbitos de gobierno, dependencias e instituciones públicas tienen que velar por la protección de las víctimas indirectas y deben brindarles atención inmediata, en especial, en materias de salud, educación y asistencia social, además de garantizar las medidas de reparación integral, la cual incluye las “medidas de restitución, rehabilitación, compensación, satisfacción y garantías de no repetición”.

Los diferentes niveles de gobierno que no cumplan con estos principios “quedarán sujetos a las responsabilidades administrativas, civiles o penales a que haya lugar”.

Pero en la realidad, sin un registro nacional, se desconoce cuántos menores logran acceder a estos derechos y qué tipo de ayuda reciben.

Según los testimonios de víctimas y especialistas entrevistados por Animal Político, en su mayoría, las niñas, niños y adolescentes huérfanos por feminicidio no logran la reparación integral del daño por: deficiencias en la investigación, omisiones en el proceso judicial, desconocimiento de los funcionarios de los ministerios públicos sobre los derechos de las víctimas indirectas, y que ninguna dependencia federal tiene la facultad u obligación de hacer un registro oficial de estos casos.

Te puede interesar: La CDMX tendrá una fiscalía especializada para investigar feminicidios

En entrevista, Gail Aguilar, titular de la Unidad de Género de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, explica que un registro de huérfanos por feminicidio no existe porque no está estipulado por la Ley. Por tanto, la Comisión solo cuenta con un registro nacional de víctimas directas e indirectas.

Otra de la razones, según Gail, que complican tener una base de datos nacional es que el feminicidio es un delito que se atiende a nivel local, por lo que es más factible que cada estado lleve su registro acorde a sus leyes.

“En la CEAV tenemos la facultad de atraer casos locales a nivel federal, pero solo cuando es solicitado por las víctimas indirectas, siendo así la única manera en la que podríamos contar con un registro más preciso”, refiere.

El hecho de que en varios estados las comisiones locales apenas se están creando también imposibilita contar datos nacionales.

Gail detalla que en los últimos dos años, la Comisión ha impulsado políticas públicas con las que se logren atraer más casos a nivel federal, y así garantizar que los menores logren una reparación integral del daño.

Por el momento la CEAV no puede hacer más que lo que está establecido en la Ley, que es atraer casos —cuando haya elementos de trascendencia nacional—, emitir opiniones técnicas y vigilar que se cumpla con la reparación integral del daño, esto último a solicitud de las víctimas o de una ONG.

Para una opinión técnica, la CEAV elabora un expediente del caso, hace un análisis técnico jurídico y entrega conclusiones que tienen que ser tomadas en cuenta en la investigación.

Entérate: La marcha contra feminicidios, el machismo y la violencia en imágenes

En marzo pasado, el gobierno de México, encabezado por Andrés Manuel López Obrador anunció, como parte de la estrategia para combatir la violencia de género, la creación de un registro de víctimas indirectas, particularmente menores de edad, que sean dependientes económicos de mujeres asesinadas, además de un acompañamiento integral.

El Inmujeres dijo a Animal Político que revisarán los expedientes de muertes violentas de mujeres en el periodo mencionado para generar un registro de huérfanos con los datos que proporcionen las 32 fiscalías y procuradurías del país, aunque ese registro será solo una muestra.

Se espera que para mayo de 2020 se tengan los resultados.

Víctimas deben pelear por sus derechos

Al no existir para el Estado, las víctimas acuden a otras dependencias como la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), para exigir los derechos que les corresponden.

En marzo de 2018 ocho familias del estado de Coahuila denunciaron ante la CNDH el abandono del Estado para el mismo número de menores de edad, que quedaron huérfanos por feminicidio.

Las denuncias derivaron en las correspondientes recomendaciones de la Comisión a instancias estatales, para que las víctimas tuvieran acceso a una reparación integral del daño.

La CNDH informó a Animal Político que de marzo de 2018 a la fecha no tuvieron más denuncias como estas.

María Eréndira Cruzvillegas, encargada de la Cuarta Visitaduría de la CNDH, órgano vigilante de que las autoridades garanticen los derechos de las víctimas indirectas de feminicidios, explica que el papel de la Comisión no puede ir más allá de la recomendación y vigilar que esta se cumpla.

Lee más: Denuncian ante CNDH el abandono del gobierno en niños huérfanos por feminicidios

Cruzvillegas refiere que en 2018, la CNDH realizó un diagnóstico nacional sobre las víctimas indirectas y plantearon la necesidad de crear un sistema de protección para éstas y en particular para niños y niñas que pierden a sus madres.

La Cuarta Visitadora destaca el trabajo que se ha hecho en estados como Chihuahua, Colima, Hidalgo, Nuevo León y Coahuila para aplicar mecanismos de protección y garantizar la reparación integral, aunque desconoce si en estas entidades existe un registro del número de casos.

Para Cruzvillegas la figura de víctimas indirectas es insuficiente ya que los menores de edad suelen no tener voz y voto en este tipo de investigaciones.

En su opinión hace falta una homologación de mecanismos para que todos los estados actúen igual y se tenga la información que permita la creación de una base de datos nacional.

“No hay cifra oficial, en algún momento nosotros solicitamos que el Sistema Nacional de Seguridad Pública tuviera ese procedimiento pues nosotros no contamos con datos duros (…) también hace falta una política pública integral que priorice a la infancia en todos los estados ya que las niñas y los niños, en particular los que quedan solos por feminicidios o desaparición de sus madres”, finaliza.

Sin apoyo del Estado quedan en manos de familiares

Sin un registro nacional ni dependencias que velen por ellos, la mayoría de los hijos de mujeres víctimas de feminicidio quedan en manos de sus familiares más cercanos, que regularmente son los abuelos, tíos y, en algunos casos, los padres.

Desde el 31 de diciembre de 2016 cuando Campira fue asesinada, Carlos y Alexa quedaron bajo el cuidado de su abuela, Margarita Alanis.

En aquel momento Carlos y Alexa tenían 12 y 2 años, respectivamente. Margarita decidió asumir la responsabilidad de sus nietos pues el padre de Carlos había muerto de cáncer y el papá de Alexa se había separado hace tiempo de su hija.

En entrevista para Animal Político, Margarita relató que sus abogados se percataron de que la investigación no contemplaba a los menores como víctimas indirectas, por lo que se reinició la indagatoria y casi dos años después, el Estado ofreció ayuda, pero insuficiente, según la abuela de los menores.

Te puede interesar: Niños huérfanos de familia y gobierno: quedan atrapados en la burocracia legal

“Las autoridades me ofrecían un número de terapias limitadas o con psicólogos que no estaban especializados en la edad de mis nietos, por eso mejor lo rechacé”, comentó.

Durante el periodo en que los hermanos no existieron para el Estado, Margarita se llevó a Carlos a Acapulco —donde vive su abuelo— para que cursara la secundaria en una escuela privada y Alexa permaneció en la CDMX donde fue inscrita en un kínder. Al mismo tiempo asistía a las audiencias en contra de Jorge Humberto “N” quien ya fue vinculado a proceso por el delito de feminicidio.

Otra de las razones por las que Margarita rechazó la ayuda del gobierno es que le pedían que Carlos regresara a la capital para poder acceder a las terapias, ya que estando en Acapulco no podrían brindarle la ayuda.

La madre de Campira prefirió pagar con sus propios ingresos, que son de 9 mil pesos mensuales, la educación y terapias de sus nietos a pesar de ser un derecho que el Estado por obligación debería brindarles.

Desconocimiento total de datos y leyes

Margarita cuenta que aquel 1 de enero de 2017, cuando fue informada del asesinato de Campira y acudió al Ministerio Público para reconocer el cuerpo y levantar la denuncia correspondiente, los funcionarios no le informaron sobre sus derechos ni le explicaron que era una víctima indirecta.

“Me trataron de una forma cortante, sin sensibilidad, solo recuerdo que me dieron una hoja con 50 puntos que tenía que firmar, yo solo quería que me entregaran el cuerpo de mi hija así que firmé sin leer pero ellos nunca me informaron sobre mis derechos”, relata.

La hoja que Margarita firmó era la carta de sus derechos que incluye una leyenda en la que dice que los funcionarios en turno le informaron debidamente sobre los mismos, aunque esto no sucedió.

El asesino de su hija quiso aparentar un suicidio dejando las llaves del gas abiertas, pero lo que comprobó el feminicidio fueron las huellas de tortura y estrangulación que Campira tenía en su cuerpo, así como un par de videos que revelan que Jorge Humberto “N” fue el último en salir del departamento donde ella fue asesinada.

“Yo no sabía que tenía derechos, pensé que la única víctima había sido mi hija, no sabía que mis nietos y yo éramos víctimas indirectas y que teníamos que reclamar nuestros derechos”.

“Padres e hijos reciben un trato nefasto”

Ana Yeli Pérez, abogada del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) y representante legal de huérfanos por feminicidio, considera que la falta de un registro federal de menores en esta situación tiene que ver con un problema de fondo.

En entrevista, Ana Yeli explica que en la mayoría de los casos las víctimas indirectas, ya sean menores o adultos, no quedan registrados como tal por el desconocimiento mismo de las autoridades sobre la Ley General de Víctimas, así como su mal desempeño durante la investigación del caso.

Por ello es que los huérfanos por feminicidio, así como sus familiares más cercanos, no alcanzan nunca una reparación integral del daño.

Te puede interesar: Feminicidios persisten pese a alertas de género en Veracruz, acusa ONG; contabiliza 111 en 2018

De acuerdo con Ana Yeli, desde el primer contacto, los familiares de la víctima directa reciben un trato “nefasto y poco comprensivo” por parte del personal del Ministerio Público, además de que casi nunca son informados sobre sus derechos, como en el caso de Margarita.

La abogada del OCNF considera que la Ley General de Víctimas “es buena pero es muy reciente” y a esto se suman otros inconvenientes como el hecho de que en muchos estados aún no hay una Comisión de Atención a Víctimas, instancia encargada de garantizar sus derechos.

“Creo que los problemas para la aplicación de la ley siguen siendo estructurales y de deficiencias de los servidores públicos porque no la conocen, y peor aún, ignoran los estándares internacionales a los que México está comprometido para la garantía de los derechos humanos de las víctimas”, explica.

Ana Yeli también hace hincapié en el deficiente sistema de procuración y administración de justicia que desde hace años impera en México y que propicia la permanencia de la impunidad así como la falta de sanciones a los funcionarios que no hacen bien su trabajo.

Esto provoca que, en la mayoría de los casos, los familiares de las víctimas sean los responsables de buscar asesoría legal, pagarla y luchar, a veces por años, por una reparación integral del daño.

Los más afectados de que no exista un registro nacional de víctimas indirectas y en específico de huérfanos por feminicidio, son los menores de edad quienes tienen que depender de alguien más para defenderse legalmente.

Para que esta situación cambie a favor de las víctimas, opina Ana Yeli, se necesita una reestructuración de fondo en el sistema judicial por parte del actual gobierno federal, con personal debidamente preparado y que tenga conocimiento de las leyes, derechos de las víctimas y derechos humanos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El árbol mapuche que alberga un ingrediente clave para combatir la COVID

El quillay, árbol sagrado para el pueblo mapuche, es el suplemento vital de la farmacéutica con más financiación del gobierno estadoundiense para desarrollar una vacuna contra la enfermedad.
11 de noviembre, 2020
Comparte

Este lunes el mundo amaneció con la noticia de una vacuna contra la covid “eficaz en un 90%”, de la compañía Pfizer. Pero hay más vacunas en desarrollo. Y una de ellas le debe su eficacia a un árbol mapuche.

En la corteza gris, oscura y agrietada de un hermoso árbol milenario endémico de Chile se esconde el ingrediente fundamental para la vacuna contra la covid que la farmacéutica sueco-estadounidense Novavax ya ha comenzado a probar en seres humanos.

Se trata de una vacuna que acaba de obtener la vía rápida para su aprobación y está en su fase final de ensayo clínico en Reino Unido. Este mes iniciará sus últimas pruebas en EE.UU., México y Puerto Rico.

El elemento clave para esa vacuna está en un árbol que los indígenas mapuches usan desde tiempos ancestrales como planta medicinal para curar todo tipo de males, desde enfermedades estomacales y respiratorias hasta problemas en la piel y reumatismos, y cuyas propiedades curativas son conocidas (y aprovechadas) por la industria cosmética, alimentaria y farmacéutica desde hace décadas.

El quillay -quilleja saponaria si le preguntas a un científico, küllay para un mapuche- es conocido como el “árbol de la corteza de jabón” por sus saponinas vegetales, unas moléculas que hacen espuma al entrar en contacto con el agua y que se han convertido en un codiciado potenciador de la respuesta inmunológica de varias vacunas.

Una de ellas es la de Novavax, que recibió la mayor financiación del gobierno de Donald Trump para desarrollar la vacuna de la covid-19.

¿Pero qué tiene de especial la corteza del quillay para el desarrollo de esta vacuna?

Potenciar la inmunidad

La clave está en que las saponinas del quillay pueden transformarse en adyuvantes, unas sustancias que amplifican el efecto de la vacuna. Pero el proceso es complejo.

“Los adyuvantes se llevan desarrollando muchos años y apoyan la respuesta inmunológica de la vacuna, haciendo que sea mayor y de mejor calidad”, le dice a BBC Mundo el doctor Gregory Glenn, jefe de investigación y desarrollo de Novavax.

"El quillay es clave para nuestra vacuna contra la covid".", Source: Gregory Glenn, Source description: Director de investigación y desarrollo en Novavax, Image:

Glenn dice que esos compuestos “proporcionan a nuestro sistema inmunológico una importante señal de alarma para que reaccione a la vacuna“. En el caso del nuevo coronavirus, eso sería vital.

“La respuesta del sistema inmunológico a infecciones respiratorias virales, como la gripe o la covid, tiene que ser muy alta y robusta porque, a pesar de tener anticuerpos, nos enfermamos. Eso ocurre porque nuestra inmunidad es muy baja -o mayoritariamente nula, en el caso de la covid- para poder bloquear la infección”, explica Glenn.

“Es importante agregar un adyuvante a la vacuna de la covid para obtener una respuesta más alta que nos proteja mejor”, resume el científico.

“Lo que hacemos nosotros es fabricar una proteína específica a partir del genoma del virus y la introducimos en una partícula. También hacemos el adyuvante (a partir de las saponinas del quillay), que introducimos en otra partícula. Esos adyuvantes son clave para que nuestro cuerpo reconozca la proteína y así genere una respuesta potente”.

Las saponinas se encuentran en muchas plantas, pero hasta ahora solo las del quillay han resultado ser efectivas para la industria farmacéutica, que tras años de investigación encontró una fórmula para transformarlas en adyuvantes no tóxicos para el ser humano.

El quillay concentra las saponinas en su corteza y estas suelen extraerse del tronco.

La empresa que proporciona las saponinas a Novavax, la biotecnológica Desert King, desarrolló un procedimiento para extraer los agentes activos de la corteza y de la madera del quillay que, transformados en polvo, vende a Novavax para que pueda fabricar sus vacunas.

Flor y hojas del quillay chileno
Dr John A Horsfall/Getty Images

Las flores y las hojas del quillay también tienen usos domésticos y medicinales.

“Se sacan como 30 o 50 kilos (de saponinas) de un árbol grande. Se le limpia el corcho, la parte de arriba de la corteza, se la sacan con unos cuchillones, y lo demás lo botan. Es muy poca cantidad la que se puede extraer. Yo planteé extraerlas de la madera para no matar el árbol, y así nació nuestra empresa”, le cuenta a BBC Mundo el investigador chileno Ricardo San Martín, quien lidera el Departamento de Innovación de Desert King International desde San Diego, California.

Una búsqueda frenética

San Martín lleva toda su vida estudiando las saponinas del quillay y su aplicación en vacunas.

“Cuando aparecieron nuevas enfermedades hacia los años 90 se vio que los adyuvantes antiguos no estaban funcionando bien. El cuerpo no recordaba lo que había pasado y la respuesta inmune era pobre. Ahí empezó una búsqueda frenética por nuevos adyuvantes“, dice el investigador.

“Hacia los años 50 ya se había descubierto que ciertos compuestos del quillay cumplen el rol de adyuvante. Más adelante, un investigador danés con quien yo trabajé, Kristian Dalsgaard, observó que al inyectarlo en animales les producía mucha irritación y lo purificó. Ahí fue cuando empecé a investigar estos compuestos, en el 95”, le cuenta a BBC Mundo San Martín, quien entonces trabajaba en la Universidad Católica de Chile.

“Poco después, en Estados Unidos descubrieron que una parte de ese compuesto podía usarse en vacunas humanas. Así nació el QS21, el nombre científico del adyuvante de la saponina purificada de quillay.

“Hace unos 10 años la farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK) obtuvo la aprobación para usarlo en vacunas humanas. La del herpes zóster y la de la malaria, por ejemplo, usan esos compuestos”.

Novavax usa una fórmula un poco distinta que le permite no tener que extraer el compuesto puro. “Eso hace que les resulte más fácil obtener más cantidad de este adyuvante”, dice San Martín.

Ricardo San Martín

Ricardo San Martín
Ricardo San Martín lleva años investigando los usos del quillay en medicina.

Él tiene muchas esperanzas puestas en la vacuna de Novavax, para cuya fabricación el quillay, asegura, es “clave” ; “sin él no habría vacuna”.

Otras vacunas que no tienen adyuvante se hacen a partir de ácido ribonucleico (ARN o RNA), como la vacuna de la covid que está desarrollando el laboratorio británico AstraZeneca. Pero requieren refrigeración, lo cual puede ser un problema para su distribución global, dice San Martín.

Hay hasta cinco tipos distintos de adyuvantes que pueden usarse en vacunas humanas. El QS21 (y sus derivados) se considera un adyuvante “moderno”.

“Hay muchos adyuvantes. El motivo por el que nos gusta el que hacemos a partir del quillay es porque es muy efectivo“, cuenta Glenn. “Eso hace que seamos optimistas hacia nuestra vacuna contra la covid“.

Jaime Pérez Martín, de la Asociación Española de Vacunología (AEV) cree que el hecho de que la vacuna de Novavax tenga un adyuvante es positivo, sobre todo al tratarse de una época pandémica, “pues tiene la ventaja de que la producción (del adyuvante) se puede acumular, facilitando la fabricación de muchas más vacunas”.

“El adyuvante de la vacuna de Novavax es muy reciente y pertenece a la familia de nuevos adyuvantes que han tenido una gran potencia en la reacción del sistema inmune”, añade el médico.

“Los adyuvantes tradicionales se basaban sobre todo en aluminio, pero los modernos han conseguido que la respuesta inmune incluso en personas muy mayores sea tremendamente alta, lo cual es muy importante”.

Bosque esclerófilo con quillays en la region metropolitana de Chile.

Cortesía: Ricardo San Martín
El quillay puede tener hasta 15 o 20 metros de altura y es resistente al frío.

Carrera contrarreloj

Novavax espera empezar en noviembre la fase 3 en Estados Unidos. “Si establecemos evidencia de que la vacuna está funcionando en Reino Unido, significaría un gran avance. Por ahora está yendo muy bien. Veremos el resultado del ensayo clínico a principios del primer trimestre de 2021”, dice Glenn.

Mientras tanto, los proveedores de las valiosas saponinas están en una carrera contrarreloj.

“Para una primera fase de vacunas -para poder satisfacer la primera demanda- yo estimo que se necesitan de 5.000 a 7.000 árboles“, dice San Martín.

“El problema es que para la vacuna se necesitan las saponinas de la corteza, que tienen más concentración. La solución actual es sacarlas de la corteza de árboles viejos, pero no hay tantos”.

Ricardo San Martín con mascarilla recogiendo muestras

Cortesía: Ricardo San Martín
Ricardo San Martín (en la izda de la imagen) cree que es necesario aumentar las plantaciones de quillay.

“Hay dos posibles opciones: o se sintetizan los compuestos -ya hay gente trabajando en eso, pero lleva tiempo- o se usan arbustos más jóvenes, en los que ya estamos viendo buena cantidad de compuestos”, explica el científico.

“Es una carrera contrarreloj. En los primeros años, Novavax va a tener el suministro desde Chile, no me cabe duda, pero hay que empezar a pensar en otras opciones. Es necesario tener suministros alternativos y seleccionar aquellos árboles o arbustos con una alta cantidad de saponinas”.

“Una vez que los clonas, puedes replicarlos y plantarlos en extensiones bastante pequeñas, agrícolamente hablando. Eso es en lo que estoy trabajando ahora”.

San Martín dice que su empresa ya está haciendo experimentos para plantarlos en California, donde parecen crecer bien.

“Uso y abuso”

Sin embargo, no todos ven con buenos ojos el interés -y procedimientos- de las farmacéuticas en el quillay.

La dirigente mapuche Minerva Tegualda Castañeda Meliñán cree que “no han respetado la propiedad intelectual de la sabiduría medicinal mapuche” y se opone al “uso y abuso de los conocimientos medicinales ancestrales del pueblo mapuche”.

“Las farmacéuticas han patentado y explotado nuestras hierbas medicinales y nuestro conocimiento ancestral”, le cuenta a BBC Mundo en conversación telefónica.

El quillay, dice Tegualda, “es usado por los mapuches por sus propiedades medicinales desde tiempos ancestrales, tanto a nivel doméstico -para lavarse el pelo o hacer jabones- como medicinal, por los machis (chamanes) y lawentuchefes (sanadores)”.

Entierro mapuche

Christopher Pillitz/Getty Images
Los mapuches tienen una relación especial con los árboles y con la naturaleza.

“Pienso que ha habido una violación muy grande por parte de las farmacéuticas y de algunos científicos al utilizar nuestros conocimientos sin un debido resguardo”.

“Los mapuches tenemos ciertos protocolos hacia la naturaleza”, agrega Tegualda. “Antes de usar plantas medicinales pedimos permiso a la tierra. De igual manera, el quillay es un árbol sagrado y no solo hay falta de respeto, sino que hay un lucro por parte de los laboratorios“.

“Yo no me opongo a una vacuna con los principios activos del quillay, pues es un bien mayor y el coronavirus nos afecta a todos, pero deben existir ciertos protocolos respecto a la propiedad intelectual de la medicina mapuche que las farmacéuticas no han cumplido”, dice la dirigente.

San Martín cree que los mapuches “nunca utilizaron el quillay con motivos de inmunología” y defiende que las farmacéuticas aprovechen sus usos, una dinámica que no parece que vaya a expirar pronto.

“Lo que es seguro es que la demanda del quillay no va a bajar, sea para la vacuna de la covid o para otras”.


Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=LBVGmtqpmwc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.