close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Alberto Pradilla

“Hay mucha gente indiferente a nuestro dolor”: familiares de desaparecidos en México

Algunos llevan una década buscando a su familiar desaparecido. Otros, apenas dos años. Todos ellos han sentido cómo la administración les daba la espalda y muestran ahora esperanza en que las medidas anunciadas por el gobierno sirvan para encontrar a sus seres queridos.
Alberto Pradilla
Comparte

“Solo pedimos a la gente que no sea indiferente a nuestro dolor”.

Patricia Espinosa busca a su hermano Jorge. 

La búsqueda de Patricia comenzó el 24 de febrero de 2012. Fue el día en el que recibió un mensaje de su cuñada y le anunció que Jorge, su hermano, había caído en manos de Los Zetas. El joven, que padecía sordera, había marchado a Piedras Negras, Coahuila, en busca de trabajo. “Estaba con otros cuatro amigos, también trabajando. Ellos estaban en un crucero en Piedras Negras y estaban vendiendo cosas, en venta ambulante. Llegaron unas camionetas y se los llevaron”, dice.

Te puede interesar: Conacyt anuncia herramienta para la búsqueda de desaparecidos

Desde entonces la familia no tuvo noticias de él. Aunque sí que escucharon rumores. 

“Nos dicen que está como indigente en Ciudad Juárez, Chihuahua. Y lo fuimos a buscar allá. Fui en compañía de la Fiscalía, hemos ido en búsqueda, pero no hemos tenido ningún resultado”, dice, mientras entrega flores blancas y rojas a los ciudadanos que salen del metro en el Zócalo, durante el acto del Movimiento por Nuestros Desaparecidos.

Para Patricia, uno de los puntos más difíciles de este proceso es la incomprensión a su alrededor. “Hay mucha gente que es indiferente a nuestro dolor. No están de este lado”, afirma. “Sinceramente, le pido mucho a Dios que ni uno más esté de este lado, que ya no haya desaparecidos. Nada más hemos estado pegando fotos de ellos por si nos dan alguna información de que los ven. Nada más, solo pedimos a la gente que no sea indiferente a nuestro dolor”, dice. 

Familiares de desaparecidos entregan flores blancas y rojas a ciudadanos que salen del metro en el Zócalo

Patricia Espinosa; busca a su hermano Jorge.

Sobre las medidas anunciadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador, muestra cautela. “Nos prometió que iba a poner todo para encontrar a tanto desaparecido, pero hoy en día no hemos obtenido resultados”, dice. 

“Esperamos que con el nuevo presidente se haga algo, nosotros ya estamos enfermos”

Arturo Rojo busca a su hijo Jorge Vicente Rojo vendía pintura casa por casa en Piedras Negras, Coahuila, cuando desapareció el 21 de marzo de 2009. Estaba con otros 11 compañeros de trabajo. Nunca se volvió a saber nada de ellos. Desde entonces, la familia Rojo sigue buscando. Su padre, Arturo, muestra la fotografía de su hijo en un cartel que le cuelga a la altura del estómago. Dice que está cansado, pero llegó al acto del Palacio Nacional con su esposa y dos hijas, de los seis, contando a Vicente, que componen la familia.

Leer más: Las siete acciones de búsqueda de desaparecidos propuestas por AMLO

“Me siento decepcionado. Siempre hemos estado buscándolos y nada de nada. Tengo el expediente en Seido (Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada), y en Saltillo, porque mi hijo desapareció el 21 de marzo en Piedras Negras, Coahuila. Estamos yendo cada mes, cada mes y medio. Nada más nos cambian los ministerios públicos para darnos largas, pero, en sí, no se ha visto nada”, asegura. 

“Esperemos que con el nuevo presidente se haga algo. Ahora vemos que le está echando ganas”, afirma. Su esperanza es algo vital. “Ya mi esposa y yo… ya estamos enfermos”, dice. Resopla. Toma aire. Los ojos se enrojecen, pero continúa. “No sabemos si aguantamos mucho tiempo. Hay una necesidad de nosotros, queremos encontrarlo como dios quiera que nos lo mande”, dice.

Arturo Rojo con la foto de su hijo desaparecido

Arturo Rojo, busca a su hijo Jorge

En su opinión, el nuevo gobierno sí ha marcado una diferencia. “Ahorita nos estamos viendo que nos están atendiendo mejor, ojalá salga algo”, afirma.

Vicente Rojo dice que la edad hizo mella en el proceso de búsqueda. “Nosotros ahora estamos cansados. Antes, cinco años anduve día y noche buscándolo, pero ahorita la enfermedad, ya me siento cansado”. Afirma. Sin embargo, ahí sigue, con la fotografía de su hijo en el pecho y varias flores en la mano, con la esperanza de encontrarlo, sea como sea.

Entérate: “¿Le has visto?”: Familiares de desaparecidos exigen justicia en 18 ciudades del país

“La orden era no investigar, porque hay policías involucrados”

María Antonia Melo Cadena busca a su hermano Matusalén. 

El 21 de octubre se cumplirá una década de la desaparición de Matusalén Melo Cadena en Torreón, Coahuila. Se encontraba acompañado de tres compañeros, todos ellos ingenieros agrónomos. Su hermana María Antonia dice que hay policías municipales y un agente federal involucrado. Por eso, asegura, la investigación nunca avanzó. 

“El trato ha sido indolente. No quieren investigar, no se quieren investigar a ellos mismos. En algún momento tuvo avance, pero avanzábamos tres pasos y retrocedíamos dos. Luego no querían seguir investigando, porque se encuentran con ellos mismos. La orden era no investigar”, afirma. 

Incluso relata cómo el antiguo responsable de secuestros de la SEIDO, Gualberto Ramírez, le dijo que “no quería molestar a los policías porque eran compañeros”. 

María Antonia relata el penoso camino de despacho en despacho sin que nadie preste atención. De SEIDO a la fiscalía de desaparición forzada. Y de ahí, a esperar. “Sigue sin hacer nada, siguen las omisiones, sigue esa ausencia de voluntad. Hace poco tuve una reunión con la subprocuradora, Sara Irene Herrerías, me dijo que al parecer la búsqueda no era una prioridad de esta administración. Ha cambiado tres veces de Ministerio Público, y siguen sin hacer nada a pesar de que les lleves la información”, protesta.

“Sigue con la excusa de que son pocos MP y 40 expedientes para cada uno. Estoy de acuerdo en que están rebasados, pero esta no es nuestra culpa, es algo que tiene que ver con la inacción de las autoridades”, dice.

La mujer se muestra esperanzada con los anuncios realizados por López Obrador y el subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población, Alejandro Encinas. “La mañanera de hoy fueron buenas noticias, nos sorprendió gratamente”, afirma. Puntos importantes: “Que mande el mensaje que las desapariciones son prioridad, el mecanismo extraordinario forense, que es algo que estamos pidiendo”. Un reto: “la fiscalía debe ser consciente de que debe entrar al tema”.

“Estamos en un país en el que no existe la justicia”

Dionisia Pelcastre busca a su hijo, Guillermo David.

Guillermo David Ramírez Pelcastre falta en su casa desde el 22 de septiembre de 2017. De 20 años y taxista de profesión, el joven fue visto por última vez en la colonia Ciudad Cuauhtémoc, Ecatepec, Estado de México, a bordo de su coche. Desde entonces no hay noticias sobre su paradero.

“Estamos en un país en el que no existe la justicia, no existe la protección que el gobierno tiene que dar a los ciudadanos”, dice la mujer. 

El próximo mes se cumplen dos años sin que esta madre, que tiene otros cinco hijos, conozca el paradero de Guillermo David. En este tiempo, dice ya ha conocido la desidia de las instituciones. Sin embargo, muestra su esperanza en que el gobierno de López Obrador suponga un cambio en la relación de la administración con las víctimas. “Hasta ahora ha habido más comunicación, algo mas de avances y respeto”, dice. Pero lo que ella necesita son resultados. Y en esto se fía menos. “Hasta no ver, no creer”, dice.

“Tenemos que seguir exigiendo la presentación con vida de nuestros hijos”

Cristina Bautista Salvador busca a su hijo, Benjamín.

Benjamín Ascenscio Salvador es uno de los 43 estudiantes de la escuela Normal Rural de Ayotzinapa, desaparecidos el 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero. Su madre Cristina muestra un gran cartel con su rostro y el lema “Vivo se lo llevaron, con VIDA lo queremos”. 

En dos meses se cumplen cinco años de una desaparición que marcó el mandato del presidente Enrique Peña Nieto y que se convirtió en símbolo de las desapariciones forzosas. Tras diversas versiones, encubrimientos y engaños, los 43 siguen sin aparecer. Ni vivos, ni muertos. 

Cristina explica el dolor de la ausencia. “Es muy triste. Falta un ser querido en la casa y es muy triste, preocupante, desesperante. Uno no vive tranquilo”, asegura. La falta se convierte en la obsesión de los que se quedan. “Hemos dejado nuestras comunidades, nuestras familias, nuestro trabajo, para buscar al otro hijo que nos falta. En cada comunidad, en cada casa, falta. Uno va a comer y su silla está vacía y entra la desesperación”, afirma.

Cristina Bautista sostiene letrero con foto de su hijo desaparecido

Cristina Bautista Salvador busca a su hijo Benjamín.

Para el quinto aniversario de la desaparición, Cristina explica que las familias preparan diversos actos, tanto en Iguala, donde homenajearán a los tres normalistas fallecidos, como en Ciudad de México, donde está prevista una marcha el 26 de septiembre. 

Sobre las nuevas autoridades, Cristina muestra esperanza. “Las autoridades actuales están bien, tienen la voluntad de buscar a nuestros hijos”, dice. “Nos abrieron las puertas, como madre tengo la esperanza de que sí vamos a llegar a la verdad”, asegura. Esto, en un caso como de Iguala, es un cambio notable. Basta con recordar cómo Peña Nieto llamó a “superar” las desapariciones apenas tres meses de que estas tuviesen lugar. 

El tiempo es una losa para las familias, según Cristina. “Cuando pasa más tiempo, sientes más desesperación. Tenemos que seguir exigiendo la presentación con vida de nuestros hijos”, afirma.  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué implica que García Luna se declarara 'no culpable' de narcotráfico en EU

El otrora hombre fuerte de la policía en México apareció en una corte de Nueva York acusado de conspiración para el narcotráfico y otros cargos que rechazó. Permanecerá detenido mientras se define si va a juicio.
5 de enero, 2020
Comparte
Genaro García Luna

Getty Images
Genaro García Luna fue secretario de Seguridad Pública de México.

Fue una escena con ribetes surrealistas: Genaro García Luna, arquitecto de la guerra contra el narco en México, entró a una corte de Nueva York este viernes acusado de conspiración para traficar cocaína.

En una audiencia que duró menos de media hora, García Luna se declaró “no culpable” de los cargos que enfrenta, que podrían costarle entre 10 años de prisión y cadena perpetua.

Vestía un jersey gris de algodón, pantalones beige y, tras casi un mes detenido, lucía algo demacrado respecto a su imagen de secretario de Seguridad Pública del gobierno mexicano de Felipe Calderón (2006-2012).

Al ingresar y retirarse de la sala custodiado por guardias, buscó con su mirada a su esposa e hijos presentes entre el público, que lo despidieron con gestos de fuerza con sus puños.

La audiencia transcurrió en la misma corte federal de Brooklyn donde el año pasado fue juzgado y sentenciado a cadena perpetua Joaquín “El Chapo” Guzmán, líder del cartel de Sinaloa que según la acusación entregó millones de dólares en sobornos a García Luna para “operar con impunidad” en México.

Después que la fiscalía advirtiera que hay un “riesgo inaceptable de fuga” si fuera liberado, la jueza Peggy Kuo decidió que García Luna, de 51 años, permanezca preso mientras su defensa trabaja en un pedido de fianza.

La próxima audiencia quedó fijada para el 21 de enero y se abren distintos escenarios para el otrora hombre fuerte de la policía mexicana.

¿Habrá juicio?

Además de los cargos por conspiración para el narcotráfico, García Luna también está acusado de formular declaraciones falsas en 2018, al pedir su naturalización para obtener la ciudadanía de EE.UU.

El exfuncionario mexicano se mudó en 2012 a Florida, donde obtuvo estatus de residente y fundó una empresa de seguridad con sus iniciales.

García Luna y Felipe Calderón

Getty Images
García Luna fue pieza clave en la estrategia contra el narcotráfico del presidente Felipe Calderón (derecha).

Fue detenido el mes pasado en Dallas, Texas, después que la justicia de EE.UU. emitiera una orden de arresto en su contra, una noticia que causó asombro a ambos lados de la frontera.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, señaló esta semana el arresto de García Luna como la “prueba” de que el narcotráfico convivía con el poder en su país.

“Nada más esa prueba o sea, el que estaba a cargo de la seguridad, la mano derecha (de Calderón) está acusado de proteger a una organización delictiva”, sostuvo AMLO en el Palacio Nacional de México.

Además de su cargo como secretario de Seguridad Pública, desde el que trazó la estrategia de la guerra contra los carteles de la droga, García Luna dirigió entre 2001 y 2005 la desaparecida Agencia Federal de Investigación, que combatía el crimen organizado y la corrupción en México.

Aunque se declaró “no culpable”, García Luna aún podría evitar ir a juicio si llegase a algún tipo de acuerdo con el gobierno estadounidense.

De hecho, la jueza y la fiscalía sugirieron esa posibilidad en la audiencia de este viernes.

“Una pregunta es si el gobierno estaría dispuesto a retirar esos cargos” para alcanzar un acuerdo, dice Rob Heroy, un abogado que ha defendido a acusados de narcotráfico en EE.UU. y antes fue asistente de fiscal de distrito en Carolina del Norte.

“Estoy seguro de que (García Luna) tiene mucha información que al gobierno le encantaría conocer”, añade Heroy en diálogo con BBC Mundo.

¿Habrá acuerdo?

Parte de las pruebas de la fiscalía de EE.UU. contra García Luna provienen del juicio a “El Chapo” Guzmán, y en particular del testimonio del hermano de Ismael “El Mayo” Zambada, otro líder del cartel de Sinaloa.

Jesús Zambada aseguró en el juicio que se reunió personalmente en dos ocasiones con García Luna en un restaurante para entregarle carteras con entre tres y cinco millones de dólares en efectivo.

Y especificó que esos sobornos eran para asegurarle a su hermano que García Luna no iba a arrestarlo ni interferir con las operaciones del cartel.

En ese momento García Luna respondió en un largo comunicado que esas afirmaciones eran “mentira, difamación y perjurio” en su contra y negó haber tenido contacto “con personas vinculadas con actividad delictiva”.

Zambada

Reuters
Jesús Zambada acusó a Garcia Luna de recibir dinero del narco.

Pero la fiscalía de EE.UU. insiste ahora en que García Luna ha “amasado una fortuna personal” de millones de dólares inconsistente con el salario de un servidor público en México.

La propuesta de fianza que haría su defensa en los próximos días podría servir como indicación de su situación financiera, aunque no revele de dónde proviene el dinero.

Heroy advierte que aún faltan conocerse todas las pruebas con que contarían los fiscales y que García Luna podría evitar un acuerdo de cooperación por razones de seguridad.

Proporcionar información sería muy peligroso para su familia. Incluso si toma protección de testigos, tendrá familia en México, así que creo que es poco probable que coopere con el gobierno”, dice el abogado.

“Si negociara un trato, sería uno que no implique cooperación”, agrega. Es decir, aceptar pasar un tiempo en prisión sin proporcionar información al gobierno.

Esto podría comenzar a despejarse a partir de la próxima audiencia de García Luna en la corte de Brooklyn, que estará a cargo del juez Brian Cogan, el mismo que dirigió el juicio a “El Chapo” y limitó los testimonios sobre presunta corrupción en México.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=HgJYOwiWtec

https://www.youtube.com/watch?v=FvlCP0Jjg-c

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.