“Hay mucha gente indiferente a nuestro dolor”: familiares de desaparecidos en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Alberto Pradilla

“Hay mucha gente indiferente a nuestro dolor”: familiares de desaparecidos en México

Algunos llevan una década buscando a su familiar desaparecido. Otros, apenas dos años. Todos ellos han sentido cómo la administración les daba la espalda y muestran ahora esperanza en que las medidas anunciadas por el gobierno sirvan para encontrar a sus seres queridos.
Alberto Pradilla
Comparte

“Solo pedimos a la gente que no sea indiferente a nuestro dolor”.

Patricia Espinosa busca a su hermano Jorge. 

La búsqueda de Patricia comenzó el 24 de febrero de 2012. Fue el día en el que recibió un mensaje de su cuñada y le anunció que Jorge, su hermano, había caído en manos de Los Zetas. El joven, que padecía sordera, había marchado a Piedras Negras, Coahuila, en busca de trabajo. “Estaba con otros cuatro amigos, también trabajando. Ellos estaban en un crucero en Piedras Negras y estaban vendiendo cosas, en venta ambulante. Llegaron unas camionetas y se los llevaron”, dice.

Te puede interesar: Conacyt anuncia herramienta para la búsqueda de desaparecidos

Desde entonces la familia no tuvo noticias de él. Aunque sí que escucharon rumores. 

“Nos dicen que está como indigente en Ciudad Juárez, Chihuahua. Y lo fuimos a buscar allá. Fui en compañía de la Fiscalía, hemos ido en búsqueda, pero no hemos tenido ningún resultado”, dice, mientras entrega flores blancas y rojas a los ciudadanos que salen del metro en el Zócalo, durante el acto del Movimiento por Nuestros Desaparecidos.

Para Patricia, uno de los puntos más difíciles de este proceso es la incomprensión a su alrededor. “Hay mucha gente que es indiferente a nuestro dolor. No están de este lado”, afirma. “Sinceramente, le pido mucho a Dios que ni uno más esté de este lado, que ya no haya desaparecidos. Nada más hemos estado pegando fotos de ellos por si nos dan alguna información de que los ven. Nada más, solo pedimos a la gente que no sea indiferente a nuestro dolor”, dice. 

Familiares de desaparecidos entregan flores blancas y rojas a ciudadanos que salen del metro en el Zócalo

Patricia Espinosa; busca a su hermano Jorge.

Sobre las medidas anunciadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador, muestra cautela. “Nos prometió que iba a poner todo para encontrar a tanto desaparecido, pero hoy en día no hemos obtenido resultados”, dice. 

“Esperamos que con el nuevo presidente se haga algo, nosotros ya estamos enfermos”

Arturo Rojo busca a su hijo Jorge Vicente Rojo vendía pintura casa por casa en Piedras Negras, Coahuila, cuando desapareció el 21 de marzo de 2009. Estaba con otros 11 compañeros de trabajo. Nunca se volvió a saber nada de ellos. Desde entonces, la familia Rojo sigue buscando. Su padre, Arturo, muestra la fotografía de su hijo en un cartel que le cuelga a la altura del estómago. Dice que está cansado, pero llegó al acto del Palacio Nacional con su esposa y dos hijas, de los seis, contando a Vicente, que componen la familia.

Leer más: Las siete acciones de búsqueda de desaparecidos propuestas por AMLO

“Me siento decepcionado. Siempre hemos estado buscándolos y nada de nada. Tengo el expediente en Seido (Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada), y en Saltillo, porque mi hijo desapareció el 21 de marzo en Piedras Negras, Coahuila. Estamos yendo cada mes, cada mes y medio. Nada más nos cambian los ministerios públicos para darnos largas, pero, en sí, no se ha visto nada”, asegura. 

“Esperemos que con el nuevo presidente se haga algo. Ahora vemos que le está echando ganas”, afirma. Su esperanza es algo vital. “Ya mi esposa y yo… ya estamos enfermos”, dice. Resopla. Toma aire. Los ojos se enrojecen, pero continúa. “No sabemos si aguantamos mucho tiempo. Hay una necesidad de nosotros, queremos encontrarlo como dios quiera que nos lo mande”, dice.

Arturo Rojo con la foto de su hijo desaparecido

Arturo Rojo, busca a su hijo Jorge

En su opinión, el nuevo gobierno sí ha marcado una diferencia. “Ahorita nos estamos viendo que nos están atendiendo mejor, ojalá salga algo”, afirma.

Vicente Rojo dice que la edad hizo mella en el proceso de búsqueda. “Nosotros ahora estamos cansados. Antes, cinco años anduve día y noche buscándolo, pero ahorita la enfermedad, ya me siento cansado”. Afirma. Sin embargo, ahí sigue, con la fotografía de su hijo en el pecho y varias flores en la mano, con la esperanza de encontrarlo, sea como sea.

Entérate: “¿Le has visto?”: Familiares de desaparecidos exigen justicia en 18 ciudades del país

“La orden era no investigar, porque hay policías involucrados”

María Antonia Melo Cadena busca a su hermano Matusalén. 

El 21 de octubre se cumplirá una década de la desaparición de Matusalén Melo Cadena en Torreón, Coahuila. Se encontraba acompañado de tres compañeros, todos ellos ingenieros agrónomos. Su hermana María Antonia dice que hay policías municipales y un agente federal involucrado. Por eso, asegura, la investigación nunca avanzó. 

“El trato ha sido indolente. No quieren investigar, no se quieren investigar a ellos mismos. En algún momento tuvo avance, pero avanzábamos tres pasos y retrocedíamos dos. Luego no querían seguir investigando, porque se encuentran con ellos mismos. La orden era no investigar”, afirma. 

Incluso relata cómo el antiguo responsable de secuestros de la SEIDO, Gualberto Ramírez, le dijo que “no quería molestar a los policías porque eran compañeros”. 

María Antonia relata el penoso camino de despacho en despacho sin que nadie preste atención. De SEIDO a la fiscalía de desaparición forzada. Y de ahí, a esperar. “Sigue sin hacer nada, siguen las omisiones, sigue esa ausencia de voluntad. Hace poco tuve una reunión con la subprocuradora, Sara Irene Herrerías, me dijo que al parecer la búsqueda no era una prioridad de esta administración. Ha cambiado tres veces de Ministerio Público, y siguen sin hacer nada a pesar de que les lleves la información”, protesta.

“Sigue con la excusa de que son pocos MP y 40 expedientes para cada uno. Estoy de acuerdo en que están rebasados, pero esta no es nuestra culpa, es algo que tiene que ver con la inacción de las autoridades”, dice.

La mujer se muestra esperanzada con los anuncios realizados por López Obrador y el subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población, Alejandro Encinas. “La mañanera de hoy fueron buenas noticias, nos sorprendió gratamente”, afirma. Puntos importantes: “Que mande el mensaje que las desapariciones son prioridad, el mecanismo extraordinario forense, que es algo que estamos pidiendo”. Un reto: “la fiscalía debe ser consciente de que debe entrar al tema”.

“Estamos en un país en el que no existe la justicia”

Dionisia Pelcastre busca a su hijo, Guillermo David.

Guillermo David Ramírez Pelcastre falta en su casa desde el 22 de septiembre de 2017. De 20 años y taxista de profesión, el joven fue visto por última vez en la colonia Ciudad Cuauhtémoc, Ecatepec, Estado de México, a bordo de su coche. Desde entonces no hay noticias sobre su paradero.

“Estamos en un país en el que no existe la justicia, no existe la protección que el gobierno tiene que dar a los ciudadanos”, dice la mujer. 

El próximo mes se cumplen dos años sin que esta madre, que tiene otros cinco hijos, conozca el paradero de Guillermo David. En este tiempo, dice ya ha conocido la desidia de las instituciones. Sin embargo, muestra su esperanza en que el gobierno de López Obrador suponga un cambio en la relación de la administración con las víctimas. “Hasta ahora ha habido más comunicación, algo mas de avances y respeto”, dice. Pero lo que ella necesita son resultados. Y en esto se fía menos. “Hasta no ver, no creer”, dice.

“Tenemos que seguir exigiendo la presentación con vida de nuestros hijos”

Cristina Bautista Salvador busca a su hijo, Benjamín.

Benjamín Ascenscio Salvador es uno de los 43 estudiantes de la escuela Normal Rural de Ayotzinapa, desaparecidos el 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero. Su madre Cristina muestra un gran cartel con su rostro y el lema “Vivo se lo llevaron, con VIDA lo queremos”. 

En dos meses se cumplen cinco años de una desaparición que marcó el mandato del presidente Enrique Peña Nieto y que se convirtió en símbolo de las desapariciones forzosas. Tras diversas versiones, encubrimientos y engaños, los 43 siguen sin aparecer. Ni vivos, ni muertos. 

Cristina explica el dolor de la ausencia. “Es muy triste. Falta un ser querido en la casa y es muy triste, preocupante, desesperante. Uno no vive tranquilo”, asegura. La falta se convierte en la obsesión de los que se quedan. “Hemos dejado nuestras comunidades, nuestras familias, nuestro trabajo, para buscar al otro hijo que nos falta. En cada comunidad, en cada casa, falta. Uno va a comer y su silla está vacía y entra la desesperación”, afirma.

Cristina Bautista sostiene letrero con foto de su hijo desaparecido

Cristina Bautista Salvador busca a su hijo Benjamín.

Para el quinto aniversario de la desaparición, Cristina explica que las familias preparan diversos actos, tanto en Iguala, donde homenajearán a los tres normalistas fallecidos, como en Ciudad de México, donde está prevista una marcha el 26 de septiembre. 

Sobre las nuevas autoridades, Cristina muestra esperanza. “Las autoridades actuales están bien, tienen la voluntad de buscar a nuestros hijos”, dice. “Nos abrieron las puertas, como madre tengo la esperanza de que sí vamos a llegar a la verdad”, asegura. Esto, en un caso como de Iguala, es un cambio notable. Basta con recordar cómo Peña Nieto llamó a “superar” las desapariciones apenas tres meses de que estas tuviesen lugar. 

El tiempo es una losa para las familias, según Cristina. “Cuando pasa más tiempo, sientes más desesperación. Tenemos que seguir exigiendo la presentación con vida de nuestros hijos”, afirma.  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Mutaciones del coronavirus: ¿cómo será su evolución?

Expertos explican la importancia de conocer las mutaciones del SARS-CoV-2 no sólo para hacer una vigilancia genómica de la pandemia, sino también para conocer el impacto que pueda tener la evolución del virus sobre ella.
19 de agosto, 2021
Comparte

Las mutaciones de los virus ocurren por errores al azar en la replicación de su genoma cuando se multiplican dentro de la célula. Esos errores generan la diversidad biológica necesaria para que sobre ella actúe la selección natural.

Los virus no tienen voluntad ni controlan sus mutaciones, pero el proceso evolutivo siempre da como resultado una mejor adaptación al medio. En este caso, a nosotros.

¿Cómo actúa la selección natural sobre el SARS-CoV-2? Básicamente de dos formas: o bien hace desaparecer mutaciones que son deletéreas o perjudiciales o bien selecciona mutaciones favorables porque tienen un valor adaptativo.

Conocer las mutaciones del coronavirus SARS-CoV-2 es interesante para realizar una vigilancia genómica de la pandemia, pero también para conocer el impacto que pueda tener la evolución del virus sobre ella.

Evolución del SARS-CoV-2 a lo largo de la pandemia

Desde que el SARS-CoV-2 realizó el salto a nuestra especie ha acumulado más de 12.700 mutaciones. La mayoría no tienen consecuencias biológicas. Otras han dado lugar a nuevas variantes. Algunas de ellas se denominan variante de interés (VOI) o de preocupación (VOC).

  • Variante de interés (VOI): variante del SARS-CoV-2 que porta cambios genéticos que pueden causar una enfermedad más severa, escapar al sistema inmune, afectar al diagnóstico de la enfermedad o a su transmisibilidad, provocando transmisión comunitaria en varios países, aumentando su prevalencia con un impacto notable sobre la salud pública.
  • Variante de preocupación (VOC): es una VOI que haya demostrado una mayor transmisibilidad, peor pronóstico, mayor virulencia o una menor eficacia de las medidas de salud pública, incluidos los tratamientos conocidos y las vacunas.

Al inicio de la pandemia (antes de febrero de 2020), cuando todavía no se tenía un control sobre la transmisión comunitaria del virus, hubo un periodo de rápida diversificación genética del virus coincidente con su transmisión en cada región geográfica.

Ilustración de anticuerpos atacando el SARS CoV-2.

Science Photo Library
Ilustración de anticuerpos atacando el SARS CoV-2.

A partir de marzo de 2020, con la llegada de los confinamientos en casi todo el mundo, ocurrió una extinción masiva y una homogeneización de mutaciones (variantes). Los confinamientos frenaron la expansión de algunas variantes.

Tras la relajación de las restricciones, se produjo una nueva diversificación, esta vez de forma más progresiva. Esta fase de la evolución del coronavirus tuvo un importante componente geográfico, donde la aparición de mutaciones y variantes se agruparon por regiones geográficas.

¿Qué hubiese pasado sin confinamientos? No lo sabemos, pero posiblemente habría ocasionado una mayor y más rápida diversificación de las mutaciones.

Y, por tanto, la aparición de un mayor número de variantes. La evolución del virus se habría acelerado y con ella su adaptación al ser humano. Esto hubiera sucedido con un alto coste en vidas y pérdida de salud para millones de personas.

Selección convergente

Hasta la fecha han aparecido más de 100 mutaciones que dan lugar a cambios en la secuencia de aminoácidos de las proteínas del virus.

Científico

Getty Images

Algo a tener en cuenta es que algunas de estas mutaciones han surgido recurrentemente durante la pandemia en diferentes variantes o linajes a lo largo de todo el planeta de una manera completamente independiente.

Esto indica que hay una fuerte presión selectiva actuando sobre dichas posiciones: es lo que se conoce como convergencia evolutiva. El virus encuentra una y otra vez las mismas soluciones (mutaciones) para adaptarse mejor al ser humano y asegurar su supervivencia.

También pueden ocurrir mutaciones que suponen una desventaja para la supervivencia o replicación del virus. Esto es una selección purificante.

Por ejemplo, una mutación que sea reconocida por determinado tipo de anticuerpo muy prevalente en una población hará que esa variante desaparezca en favor de otras que no la tengan. Esos casos son difíciles de detectar sin una secuenciación de todos los casos de la población.

Hay tres posiciones en el genoma que han sufrido mutaciones claves en la evolución de la pandemia hasta la fecha. La primera es la mutación D614G en la proteína de la espícula. Las otras dos son la R203K y la G204R, que han ocurrido en la proteína de la nucleocápside del virus.

Mutaciones relevantes en la espícula

La espícula del virus es la llave que abre la entrada a la célula humana. Así que no es de extrañar que haya habido una selección positiva en el sitio de unión al receptor, favorecida por aquellas mutaciones que son más eficientes en la infección.

La mutación D614G apareció hacia febrero de 2020. Esta mutación se ha detectado en la variante alfa, contribuyendo a su expansión a otras zonas geográficas, principalmente europeas en su inicio. Pero también surgió en prácticamente todas las variantes de interés como la beta y la delta.

Virus

Getty Images
La mutación D614G se sitúa dentro de la proteína espiga, la que el virus utiliza para penetrar en nuestras células.

Curiosamente, este sitio es más propenso a cambios, y la mutación podría ser debida a múltiples ganancias del aminoácido ácido aspártico, para una posterior pérdida y substitución por la glicina.

Algunas regiones del genoma son más susceptibles a mutaciones que otras. Por ejemplo, en el sitio de unión de la espícula han aparecido otras 31 mutaciones.

Las diferentes variantes se determinan en función de estas mutaciones. Son una huella de selección que aparecen en los diferentes linajes del virus.

Otras mutaciones de la espícula que han aparecido en las VOC son la N501Y y la E484K, que se ha asociado con una disminución de la respuesta de los anticuerpos neutralizantes.

Estas mutaciones indican una rápida adaptación del virus a los humanos, permaneciendo aquellas que facilitan el contagio entre personas, y su entrada en las células humanas.

Mutaciones en la nucleocápside

Si la espícula es la llave de entrada a la célula, la nucleocápside es la armadura que protege su información dentro de la célula y asegura su transcripción.

La región que codifica para la proteína de la nucleocápside parece acumular la mayor proporción de mutaciones positivas en el genoma del SARS-CoV-2, como la R203K y la G204R. Las mutaciones que ayudan a proteger este material genético del virus proporcionan una ventaja evolutiva.

Aunque la nucleocápside ha recibido menos atención que la proteína de la espícula, parece desempeñar un papel fundamental en la evolución del virus y su adaptación para sobrevivir en las células humanas.

Es previsible que se sigan acumulando mutaciones en esta región del genoma a lo largo de la pandemia. Estas mutaciones tendrán como resultado una replicación más eficiente en nuestras células.

Futuro de la evolución del SARS-CoV-2

En el año y medio que ha pasado de pandemia, el SARS-CoV-2 está adaptándose a los humanos, así como a diferentes especies animales. Las principales mutaciones están favoreciendo la transmisibilidad, sobre todo en su rapidez (selección positiva). En menor medida están favoreciendo la resistencia a la inmunidad (selección negativa).

Científicas

Getty Images

La transmisibilidad del virus es alta en comparación con otros virus respiratorios, lo que juega a favor de su supervivencia, al igual que su ventana de contagio relativamente amplia en algunos infectados asintomáticos o presintomáticos. Aunque la mortalidad es relativamente baja en el conjunto global de la población, el virus es capaz de saturar el sistema sanitario y tener una alta letalidad en grupos de edades avanzadas.

Las tasas de letalidad globales del virus no son determinantes en la supervivencia del SARS-CoV-2, ya que las principales tasas de ataque ocurren en estadios menos graves de la enfermedad. Esta circunstancia hace que la evolución del coronavirus no esté determinada por lo que ocurre tras el proceso de infección, en el curso de la enfermedad y la subsiguiente convalecencia en el hospedador.

Por tanto, es poco probable que ocurran mutaciones en el virus que supongan un cambio drástico en su letalidad (mayor o menor). Será cuestión de azar que algunas mutaciones acaben siendo más o menos letales.

Sí que es esperable que surjan nuevas mutaciones que aumenten la capacidad de transmisión del virus. También son posibles las mutaciones que supongan una menor eficacia de las vacunas. Su éxito dependerá de lo rápido que se consiga inmunizar a un elevado porcentaje de la población mundial.

Cortar las cadenas de contagio con las medidas preventivas que conocemos y las vacunas siguen siendo las medidas principales para acabar con la pandemia.

Aunque es pronto para saberlo, no se puede descartar que haya que variar la composición de las vacunas en un futuro para incluir variantes nuevas que puedan inducir una respuesta inmune más eficaz.

*Óscar González-Recio es genetista e investigador Científico del INIA-CSIC, Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA)

María de Toro es responsable Plataforma de Genómica y Bioinformática, Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR)

Miguel Ángel Jiménez Clavero es virólogo y profesor de Investigación, Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA)

**Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons.Haz clic aquí para leer la versión original.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ARrMFeZEfmU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.