“Hay mucha gente indiferente a nuestro dolor”: familiares de desaparecidos en México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Alberto Pradilla

“Hay mucha gente indiferente a nuestro dolor”: familiares de desaparecidos en México

Algunos llevan una década buscando a su familiar desaparecido. Otros, apenas dos años. Todos ellos han sentido cómo la administración les daba la espalda y muestran ahora esperanza en que las medidas anunciadas por el gobierno sirvan para encontrar a sus seres queridos.
Alberto Pradilla
Comparte

“Solo pedimos a la gente que no sea indiferente a nuestro dolor”.

Patricia Espinosa busca a su hermano Jorge. 

La búsqueda de Patricia comenzó el 24 de febrero de 2012. Fue el día en el que recibió un mensaje de su cuñada y le anunció que Jorge, su hermano, había caído en manos de Los Zetas. El joven, que padecía sordera, había marchado a Piedras Negras, Coahuila, en busca de trabajo. “Estaba con otros cuatro amigos, también trabajando. Ellos estaban en un crucero en Piedras Negras y estaban vendiendo cosas, en venta ambulante. Llegaron unas camionetas y se los llevaron”, dice.

Te puede interesar: Conacyt anuncia herramienta para la búsqueda de desaparecidos

Desde entonces la familia no tuvo noticias de él. Aunque sí que escucharon rumores. 

“Nos dicen que está como indigente en Ciudad Juárez, Chihuahua. Y lo fuimos a buscar allá. Fui en compañía de la Fiscalía, hemos ido en búsqueda, pero no hemos tenido ningún resultado”, dice, mientras entrega flores blancas y rojas a los ciudadanos que salen del metro en el Zócalo, durante el acto del Movimiento por Nuestros Desaparecidos.

Para Patricia, uno de los puntos más difíciles de este proceso es la incomprensión a su alrededor. “Hay mucha gente que es indiferente a nuestro dolor. No están de este lado”, afirma. “Sinceramente, le pido mucho a Dios que ni uno más esté de este lado, que ya no haya desaparecidos. Nada más hemos estado pegando fotos de ellos por si nos dan alguna información de que los ven. Nada más, solo pedimos a la gente que no sea indiferente a nuestro dolor”, dice. 

Familiares de desaparecidos entregan flores blancas y rojas a ciudadanos que salen del metro en el Zócalo

Patricia Espinosa; busca a su hermano Jorge.

Sobre las medidas anunciadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador, muestra cautela. “Nos prometió que iba a poner todo para encontrar a tanto desaparecido, pero hoy en día no hemos obtenido resultados”, dice. 

“Esperamos que con el nuevo presidente se haga algo, nosotros ya estamos enfermos”

Arturo Rojo busca a su hijo Jorge Vicente Rojo vendía pintura casa por casa en Piedras Negras, Coahuila, cuando desapareció el 21 de marzo de 2009. Estaba con otros 11 compañeros de trabajo. Nunca se volvió a saber nada de ellos. Desde entonces, la familia Rojo sigue buscando. Su padre, Arturo, muestra la fotografía de su hijo en un cartel que le cuelga a la altura del estómago. Dice que está cansado, pero llegó al acto del Palacio Nacional con su esposa y dos hijas, de los seis, contando a Vicente, que componen la familia.

Leer más: Las siete acciones de búsqueda de desaparecidos propuestas por AMLO

“Me siento decepcionado. Siempre hemos estado buscándolos y nada de nada. Tengo el expediente en Seido (Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada), y en Saltillo, porque mi hijo desapareció el 21 de marzo en Piedras Negras, Coahuila. Estamos yendo cada mes, cada mes y medio. Nada más nos cambian los ministerios públicos para darnos largas, pero, en sí, no se ha visto nada”, asegura. 

“Esperemos que con el nuevo presidente se haga algo. Ahora vemos que le está echando ganas”, afirma. Su esperanza es algo vital. “Ya mi esposa y yo… ya estamos enfermos”, dice. Resopla. Toma aire. Los ojos se enrojecen, pero continúa. “No sabemos si aguantamos mucho tiempo. Hay una necesidad de nosotros, queremos encontrarlo como dios quiera que nos lo mande”, dice.

Arturo Rojo con la foto de su hijo desaparecido

Arturo Rojo, busca a su hijo Jorge

En su opinión, el nuevo gobierno sí ha marcado una diferencia. “Ahorita nos estamos viendo que nos están atendiendo mejor, ojalá salga algo”, afirma.

Vicente Rojo dice que la edad hizo mella en el proceso de búsqueda. “Nosotros ahora estamos cansados. Antes, cinco años anduve día y noche buscándolo, pero ahorita la enfermedad, ya me siento cansado”. Afirma. Sin embargo, ahí sigue, con la fotografía de su hijo en el pecho y varias flores en la mano, con la esperanza de encontrarlo, sea como sea.

Entérate: “¿Le has visto?”: Familiares de desaparecidos exigen justicia en 18 ciudades del país

“La orden era no investigar, porque hay policías involucrados”

María Antonia Melo Cadena busca a su hermano Matusalén. 

El 21 de octubre se cumplirá una década de la desaparición de Matusalén Melo Cadena en Torreón, Coahuila. Se encontraba acompañado de tres compañeros, todos ellos ingenieros agrónomos. Su hermana María Antonia dice que hay policías municipales y un agente federal involucrado. Por eso, asegura, la investigación nunca avanzó. 

“El trato ha sido indolente. No quieren investigar, no se quieren investigar a ellos mismos. En algún momento tuvo avance, pero avanzábamos tres pasos y retrocedíamos dos. Luego no querían seguir investigando, porque se encuentran con ellos mismos. La orden era no investigar”, afirma. 

Incluso relata cómo el antiguo responsable de secuestros de la SEIDO, Gualberto Ramírez, le dijo que “no quería molestar a los policías porque eran compañeros”. 

María Antonia relata el penoso camino de despacho en despacho sin que nadie preste atención. De SEIDO a la fiscalía de desaparición forzada. Y de ahí, a esperar. “Sigue sin hacer nada, siguen las omisiones, sigue esa ausencia de voluntad. Hace poco tuve una reunión con la subprocuradora, Sara Irene Herrerías, me dijo que al parecer la búsqueda no era una prioridad de esta administración. Ha cambiado tres veces de Ministerio Público, y siguen sin hacer nada a pesar de que les lleves la información”, protesta.

“Sigue con la excusa de que son pocos MP y 40 expedientes para cada uno. Estoy de acuerdo en que están rebasados, pero esta no es nuestra culpa, es algo que tiene que ver con la inacción de las autoridades”, dice.

La mujer se muestra esperanzada con los anuncios realizados por López Obrador y el subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población, Alejandro Encinas. “La mañanera de hoy fueron buenas noticias, nos sorprendió gratamente”, afirma. Puntos importantes: “Que mande el mensaje que las desapariciones son prioridad, el mecanismo extraordinario forense, que es algo que estamos pidiendo”. Un reto: “la fiscalía debe ser consciente de que debe entrar al tema”.

“Estamos en un país en el que no existe la justicia”

Dionisia Pelcastre busca a su hijo, Guillermo David.

Guillermo David Ramírez Pelcastre falta en su casa desde el 22 de septiembre de 2017. De 20 años y taxista de profesión, el joven fue visto por última vez en la colonia Ciudad Cuauhtémoc, Ecatepec, Estado de México, a bordo de su coche. Desde entonces no hay noticias sobre su paradero.

“Estamos en un país en el que no existe la justicia, no existe la protección que el gobierno tiene que dar a los ciudadanos”, dice la mujer. 

El próximo mes se cumplen dos años sin que esta madre, que tiene otros cinco hijos, conozca el paradero de Guillermo David. En este tiempo, dice ya ha conocido la desidia de las instituciones. Sin embargo, muestra su esperanza en que el gobierno de López Obrador suponga un cambio en la relación de la administración con las víctimas. “Hasta ahora ha habido más comunicación, algo mas de avances y respeto”, dice. Pero lo que ella necesita son resultados. Y en esto se fía menos. “Hasta no ver, no creer”, dice.

“Tenemos que seguir exigiendo la presentación con vida de nuestros hijos”

Cristina Bautista Salvador busca a su hijo, Benjamín.

Benjamín Ascenscio Salvador es uno de los 43 estudiantes de la escuela Normal Rural de Ayotzinapa, desaparecidos el 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero. Su madre Cristina muestra un gran cartel con su rostro y el lema “Vivo se lo llevaron, con VIDA lo queremos”. 

En dos meses se cumplen cinco años de una desaparición que marcó el mandato del presidente Enrique Peña Nieto y que se convirtió en símbolo de las desapariciones forzosas. Tras diversas versiones, encubrimientos y engaños, los 43 siguen sin aparecer. Ni vivos, ni muertos. 

Cristina explica el dolor de la ausencia. “Es muy triste. Falta un ser querido en la casa y es muy triste, preocupante, desesperante. Uno no vive tranquilo”, asegura. La falta se convierte en la obsesión de los que se quedan. “Hemos dejado nuestras comunidades, nuestras familias, nuestro trabajo, para buscar al otro hijo que nos falta. En cada comunidad, en cada casa, falta. Uno va a comer y su silla está vacía y entra la desesperación”, afirma.

Cristina Bautista sostiene letrero con foto de su hijo desaparecido

Cristina Bautista Salvador busca a su hijo Benjamín.

Para el quinto aniversario de la desaparición, Cristina explica que las familias preparan diversos actos, tanto en Iguala, donde homenajearán a los tres normalistas fallecidos, como en Ciudad de México, donde está prevista una marcha el 26 de septiembre. 

Sobre las nuevas autoridades, Cristina muestra esperanza. “Las autoridades actuales están bien, tienen la voluntad de buscar a nuestros hijos”, dice. “Nos abrieron las puertas, como madre tengo la esperanza de que sí vamos a llegar a la verdad”, asegura. Esto, en un caso como de Iguala, es un cambio notable. Basta con recordar cómo Peña Nieto llamó a “superar” las desapariciones apenas tres meses de que estas tuviesen lugar. 

El tiempo es una losa para las familias, según Cristina. “Cuando pasa más tiempo, sientes más desesperación. Tenemos que seguir exigiendo la presentación con vida de nuestros hijos”, afirma.  

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Covid-19: Cómo funciona nuestro sistema inmunológico y cómo combate al coronavirus

Sin una vacuna y sin un tratamiento específico efectivo, la única arma que tenemos para defendernos del coronavirus en nuestro sistema inmunitario. Te contamos cómo funciona y cómo le hace frente al covid-19.
7 de abril, 2020
Comparte

Sin un tratamiento o fármacos específicos, y sin una vacuna en el horizonte cercano, la única defensa que tiene nuestro organismo frente al nuevo coronavirus es el sistema inmunológico.

De cómo este responda a la infección dependerán en gran medida los resultados: podremos sufrir desde síntomas leves como tos seca, dolor de garganta, cansancio y fiebre, síntomas severos como neumonía y problemas respiratorios agudos, hasta fallo multiorgánico y muerte.

Expertos han explicado en numerosos artículos cómo fortalecer este sistema para enfrentarnos mejor a esta enfermedad. Recomiendan seguir una dieta saludable, dormir más, evitar el estrés, el alcohol en exceso, el tabaco y otras sustancias tóxicas.

Pero antes de analizar estas recomendaciones, empecemos por entender cómo funciona el sistema inmunitario y cómo se activa cuando entra en contacto con el coronavirus.

Un mundo hostil

El sistema inmunitario es una compleja red de células, órganos y tejidos que trabajan en conjunto para defendernos de los microorganismos y sustancias tóxicas que podrían enfermarnos —hongos, parásitos, virus y bacterias— y que están presentes en el mundo que nos rodea.

Todos nuestros órganos contienen células del sistema inmune y éstas también están en la sangre (en los leucocitos, que son los glóbulos blancos) y en la linfa (el líquido transparente que recorre los vasos linfáticos).

Gráfico de la sangre.

Getty Images
Todos nuestros órganos contienen células del sistema inmune y éstas también están en la sangre, los ganglios y la linfa

Y aunque las células inmunitarias se originan en la médula ósea y hay lugares donde se concentran más, como los ganglios linfáticos, las amígdalas, el bazo o el timo, podemos encontrarlas en la piel, las mucosas, los pulmones, el aparato digestivo y en todos los rincones del cuerpo.

Cuando nuestro organismo se enfrenta con un patógeno (un microorganismo capaz de producir enfermedad, como es el caso del coronavirus), el sistema inmune responde de dos maneras en paralelo.

Una es la llamada respuesta innata. que es la primera que se desarrolla y normalmente es efectiva para eliminar a diferentes tipos de agresores.

Eso es “lo primero que vemos cuando vemos una enfermedad”, le explica a BBC Mundo la doctora Silvia Bucciarelli, quien trabajó durante años como especialista del Hospital Clinic de Barcelona y ahora coordina la ONG PINEAS (Programa Integrado de Inmunología y Enfermedades Autoinmunes).

Esta respuesta aumenta el flujo de sangre hacia la zona infectada, y por eso “esta parte del cuerpo se pone roja y caliente por el mismo mecanismo”, dice.

“De los vasos sanguíneos salen células y determinadas sustancias —como proteínas y citocinas— que tratan de detener la infección”, añade.

La otra es la respuesta adaptativa, que produce anticuerpos o células específicas capaces de destruir determinados microorganismos o células infectadas.

Paciente con coronavirus en Italia

Getty Images
Aún no se sabe con certeza si la enfermedad genera inmunidad y por cuánto tiempo se prolonga.

Esta respuesta puede demorarse en llegar entre cuatro y siete días, “por eso la respuesta innata tiene que tratar de mantener la primera línea de batalla, hasta que se desarrolle la respuesta inmune específica”, continúa la experta.

“Es como un misil que va dirigido hacia un organismo en particular y no hacia otro”.

Una rasgo particular de la respuesta adaptativa es que deja memoria. Es decir, recuerda los patógenos con los que tu cuerpo ha entrado en contacto en el pasado, y por ello sabrá cómo combatirlos en el futuro.

Esto quiere decir que, en teoría, si nos contagiamos una vez con covid-19, no podríamos contagiarnos una segunda.

Aunque al ser un virus nuevo, del que quedan aún muchas preguntas por responder, no queda totalmente claro si genera inmunidad y, si lo hace, por cuánto tiempo dura.

Como mencionamos antes, ambas respuestas inmunitarias trabajan en equipo, donde la innata actúa a modo de guía de la respuesta adaptativa: esta le comunica por medio de células qué tipo de microorganismo nos está infectando y en qué parte del cuerpo se encuentra.

Así, la respuesta inmune se dirige al lugar donde está la infección, y no a otros sitios donde no la necesitamos.

¿Y el coronavirus?

Por empezar, hay que tener en cuenta que como se trata de un virus nuevo, mucho de lo que se infiere de la respuesta inmunitaria al covid-19 (su nombre oficial es SARS-CoV-2, pero la OMS acepta que lo llamemos con el mismo nombre de la enfermedad que provoca, covid-19), está basado en las similitudes con sus “primos” SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Grave) y MERS (Síndrome Respiratorio de Medio Oriente).

Gráfico

BBC

Según explica Bucciarelli, “el sistema inmune contra los virus tiene dos objetivos principales: uno es tratar de neutralizarlos y evitar que entren dentro de las células“.

“El otro, si el virus logró franquear esa barrera y penetrar la célula, es destruir esa célula infectada por un mecanismo que se conoce como apoptosis, que es una muerte celular programada”.

Recordemos en este punto que este coronavirus, como todos los virus, no puede reproducirse a menos de que se meta dentro de nuestras células y secuestre su mecanismo para replicarse.

Y, como es principalmente un virus respiratorio, comienza infectando la garganta, antes de seguir su recorrido por los conductos bronquiales y alcanzar los pulmones.

Sin embargo, los virus son muy astutos y pueden engañar al sistema inmunitario para que no se entere de que están allí.

Una forma en que el covid-19 parece burlar al sistema inmunológico es inhibiendo la producción de interferón, una proteína que producen las células de la inmunidad innata cuando nuestro organismo entra en contacto con un virus, con la intención de impedir que se introduzca dentro de la célula.

Hombre recibiendo una vacuna

Getty Images
La OMS dice que una vacuna estará lista entre abril y junio de 2021.

Pero, según le explica Bucciarelli a BBC Mundo, “aparentemente, el covid-19 puede interferir en la producción de interferón, así como también evitar que el interferón cumpla con su función, y por ello el virus podría ingresar a la célula del huésped”.

Además, añade, podría estar interfiriendo con otro mecanismo: el que le permite a la respuesta inmune adaptativa producir anticuerpos contra ese virus específico.

Respuesta acorde al daño

En el 80% de los casos la respuesta del sistema inmunitario al coronavirus es efectiva y por eso las personas son asintomáticas o sufren síntomas leves.

En el 20% restante no: el virus entra en las células porque el sistema inmunitario no lo pudo bloquear.

Por eso estas células donde se reprodujo el virus se destruyen y mueren de forma no controlada.

“Al destruirse esas células, el sistema inmune detecta que hay daño celular, y ahí se estimula un tipo de células que provocan una respuesta inflamatoria para evitar ese proceso”, dice Bucciarelli.

Esta respuesta es la que puede complicar el cuadro.

“Esa mayor afluencia de células produce una inflamación generalizada de todo el pulmón, o puede ir más lejos y preparar a todo el cuerpo para que se defienda. Y esto, como consecuencia, puede provocar un shock”.

Según explica Margarita del Val, experta en inmunología viral del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa en Madrid, España, “el problema es que en las fases finales no solo se descontrola la cantidad de virus que se produce, sino también la cantidad de citocinas, o de los mediadores que están formando una inflamación potente para que la batalla sea muy fluida”.

“Y esto acaba también dañando a la persona infectada”.

Cuerpo humano

BBC

Pero esto no es en realidad una respuesta exagerada, apunta Bucciarelli, sino “proporcional al daño que está provocando la infección”.

“Puede dar cuadros leves o graves. Y esto depende de las características del microorganismo infectante, que puede ser muy agresivo, de las características del huésped y de las características ambientales”.

Cómo optimizar al sistema inmunitario

Como lo primero que reacciona frente al virus es nuestra respuesta inmunitaria innata, es importante contar con un sistema inmunológico competente para plantarle batalla.

Alimentos saludables

Getty Images
Una dieta sana es fundamental para tener un sistema inmune óptimo.

Para que su estructura sea la adecuada, es imprescindible una alimentación variada, como lo explica en detalle la nota que encontrarás en el vínculo de abajo, pero también hacer ejercicio, descansar y evitar las situaciones de estrés.

“Es importante hacer ejercicio moderado todos los días y no extremo, porque eso nos deja exhaustos y sin recursos al sistema inmunitario”, expresa Del Val.

Por otro lado es importante no beber en exceso y evitar el tabaco.

“El tabaco altera las células del tracto respiratorio. Esas células del aparato respiratorio inicial pierden su forma y también se altera la función de las células que recubren al pulmón”, explica Bucciarelli.

Por eso una persona que fuma es altamente susceptible a sufrir infecciones más graves.

Factores psíquicos como las pérdidas, la angustia y el estrés crónico, también afectan el funcionamiento del sistema inmunitario.

En síntesis, todas estas recomendaciones, señala Del Val, “nos ayudarán a tener un sistema bien regulado: ni muy débil, ni muy fuerte, sino que reaccione a la medida de la agresión que suframos”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw&t

https://www.youtube.com/watch?v=Y36en98lbNw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.