#NoMeCuidanMeViolan: mujeres protestan en estados contra violencia y feminicidios
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Eréndira Aquino

#NoMeCuidanMeViolan: mujeres protestan en estados contra violencia y feminicidios

Tras los casos de policías que presuntamente violaron a menores de edad, ciudadanas y colectivos leyeron un pliego petitorio en el que condenaron la filtración de información en las investigaciones y exigieron la declaración de Alerta de Género.
Eréndira Aquino
16 de agosto, 2019
Comparte

Mujeres de varias ciudades del país marchan y protestan contra la violencia sexual y feminicidios, luego de que el pasado 12 de agosto se manifestaron en la Ciudad de México para exigir justicia para las víctimas de violación cometidas, presuntamente, por policías. 

Bajo las consignas #NoMeCuidanMeViolan, varios colectivos y organizaciones feministas convocaron a protestar contra la violencia de género y los feminicidios. 

Las organizadoras de las manifestaciones pidieron llevar diamantina rosa, como símbolo de protesta, luego de que en el evento del pasado lunes, jóvenes le lanzaron un puñado de brillo al secretario de Seguridad Ciudadana (SCC), Jesús Orta, tras darse a conocer que cuatro policías presuntamente violaron a una menor de edad en la alcadía de Azcapotzalco.

En la Ciudad de México, ciudadanas se concentraron  en la Glorieta de los Insurgentes, en la colonia Juárez, alcaldía Cuauhtémoc, donde mandaron un mensaje a la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, así como a la procuradora capitalina, Ernestina Godoy, y al secretario Jesús Orta, en el cual reprobaron las filtraciones de las investigaciones en las cuales elementos de seguridad presuntamente violaron a mujeres.

Ante la reacción de Claudia Sheinbaum, quien dijo que la protesta del pasado 12 de agosto fue un acto de “provocación”, el movimiento respondió que este tipo de  declaraciones “alimentan el discurso de odio y el descrédito de las mujeres denunciantes”, además de evadir su responsabilidad para sanción estos delitos.

Con los gritos de “”exigir justicia no es provocación”, el colectivo hizo un pliego petitorio en donde exige la declaratoria de Alerta de Género en la capital del país; sanciones por la filtración de información en las investigaciones; que los policías que resulten responsables sean destituidos de los cargos y reparación del daño para las víctimas; que se echen atrás los procesos de criminalización contra las participantes de la protesta anterior y que se implementen protocolos estrictos de reclutamiento de policías y capacitación en temas de género.

También exigen que las fuerzas militares no se hagan cargo de la seguridad pública; acceso ciudadano a las cámaras de las patrullas para supervisar labores y una disculpa del gobierno de capitalino por “violaciones históricas cometidas a los derechos de las mujeres”.

Pancarta en protesta de CDMX

“Exigir justicia no es provocación” gritaron las mujeres en la manifestación.

 

Luego de que un grupo partió a las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX), otro realizó pintas dentro de la estación del Metrobús Insurgentes, donde también se rompieron vidrios y hubo un pequeño incendio.

En Querétaro, mujeres entregaron un pliego petitorio al gobernador Francisco Domínguez Servién a fin de que se atiendan los casos de violencia de género.

Vestidas de negro y con el cabello cubierto de diamantina, las protestantes expusieron el caso de Diana, joven colaboradora de la Secretaría de Cultura del municipio de Querétaro, quien fue reportada como desaparecida en julio pasado y encontrada sin vida en Santa Rosa Jáuregui, el pasado 14 de agosto.

Esta tarde, integrantes de diversos colectivos de Querétaro se sumarán a la convocatoria nacional ¡No nos cuidan, nos violan!, en el Jardín Corregidora del Centro Histórico local.

Entérate: Procuraduría de CDMX afirma que menor no fue violada por policías en Azcapotzalco

El colectivo guanajuatense Barrio Feminista publicó: “Concentración (hoy) contra el abuso policial, nos unimos con nuestras compañeras, trae tus instrumentos, cazuelas, garrafones o algo para hacer ruido”.

Por su parte, el grupo Feministas Universitarias Zona Oriente dio a conocer que mujeres de San Luis Potosí se unirán a esta protesta nacional, por lo que convocaron a todas las mujeres, hoy a las 17:30 horas, en el quiosco de la Plaza Armas.

“Morritas de Morelia, nos vemos mañana en Plaza de Armas las 18:00 horas para exigir justicia”, escribió, por otra parte, una usuaria en su cuenta de Twitter”, junto a una imágen que dice la frase “porque exigir justicia no es provocación”.

En Aguascalientes, mujeres también se integrarán esta manifestación, por lo que la reunión será a las 19:00 horas en el monumento Exedra, ubicado en la Plaza de la Patria, en la zona centro de la ciudad; media hora antes arrancará la “brillanteada” en la Plaza Grande de Yucatán.

Mientras tanto, el grupo feminista Luchadoras compartió en sus redes sociales algunas recomendaciones para las protestas que se realizarán este viernes, como por ejemplo: planear las rutas de escape, avisarle a alguien de la asistencia a la marcha y pedirle que “te esté monitoreando”, así como aprenderse el teléfono de algún contacto de emergencia.

También recomendó a las asistentes a la protesta anotar en el brazo un teléfono de contacto de emergencia y el nombre completo propio, con un plumón indeleble; usar ropa, zapatos cómodos, llevar vendas, curitas, gasas, una botella de agua, cargar el celular, ponerle saldo, llevar una batería extra e identificación.

“Si te están deteniendo: grita tu nombre, pregunta por qué te detienen y pide que se identifiquen, si puedes, comparte tu geolocalización; si detienen a alguien más, escribe o graba lo que pasa y contacta a una organización que apoye la marcha”, indicó.

Te puede interesar: ¿Hay opciones para denunciar acoso sin ser revictimizada en el MP?

Otra ciudades donde se realizará Brillanteada son Saltillo, Coahuila (Plaza Manuel Acuña), así como en la Plazuela de Guadalupe de San Cristóbal de las Casas, y Tuxtla Gutiérrez, Chiapas (Parque de la Marimba a Parque Central).

Asimismo, en Puebla (frente a la fiscalía); Mazatlán, Sinaloa (en el malecón); Culiacán, Sinaloa (Fiscalía del estado, en el Bulevar Enrique Sánchez Alonso); Xalapa, Veracruz (Plaza Regina); Puerto de Veracruz (Auditorio Benito Juárez).

León, Guanajuato (presidencia municipal); Toluca, Estado de México (quiosco de la plaza González Arratia); Monterrey, Nuevo León (Fiscalía del estado) y Oaxaca (Fuente de las 8 Regiones).

Con información de Notimex

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

¿Cómo contarán la pandemia de COVID los libros de historia?

Por muy tentador que sea predecir un vuelco total del comportamiento social, las lecciones del pasado sugieren que es poco probable.
Getty Images
6 de septiembre, 2021
Comparte

Después de casi dos años -y de un extraordinario parón mundial cuyo impacto aún no está claro- es inevitable que muchos escriban sobre la COVID-19 durante las próximas décadas.

Ahora que entramos en un largo período de reflexión, los estudiosos de las artes y las humanidades tienen mucho que ofrecer, especialmente una vez que la intensidad de la cobertura científica y médica ha empezado a disminuir.

Al principio, cuando muchos de nosotros nos confinábamos y nos preocupábamos por cómo íbamos a salir de la pandemia, el único capítulo de cualquier libro sobre la COVID que cualquiera de nosotros quería leer era el de la vacuna.

¿Habría una y funcionaría? Pero la descripción técnica de esta preciosa intervención médica en las próximas publicaciones será concisa y breve. La historia más completa está en otra parte.

Lo que verdaderamente importa

La historia médica de las plagas es fascinante, pero rara vez es la cuestión crítica. No sabemos con certeza qué fue la epidemia ateniense del siglo V a. e. c., ni la devastadora del siglo II y III e. c.

La peste de los siglos VI a VIII e. c. en el imperio romano es objeto de discusión, pero probablemente se trataba de varias infecciones diferentes. Sabemos cómo se propagó la peste negra, pero eso no es lo más interesante.

Lo más interesante es cómo reacciona la gente ante las epidemias y cómo los escritores describen sus reacciones.

Vacuna contra la covid-19

Getty Images
Hoy estamos centrados sobre todo en el aspecto científico de la pandemia, pero seguramente esto perderá importancia en el futuro.

El relato del historiador y general griego Tucídides (460-400 a. e. c.) sobre cómo respondieron los atenienses a la virulenta plaga del siglo V influyó directa o indirectamente en la forma en que muchos historiadores posteriores las describieron.

Estableció la pauta para una narración de los síntomas junto con el impacto social.

Atenas y la peste

Atenas estaba en el segundo año de lo que se convertiría en más de 20 años de conflicto con su rival Esparta.

La peste se extendió rápidamente y mató con rapidez: los síntomas comenzaban con fiebre y se extendían por todo el cuerpo.

Pericles

Getty Images
Tucídides dijo que la pérdida de su gran estadista Pericles (495-429 a. e. c.) a causa de la peste alteró la naturaleza de su liderazgo.

Algunos atenienses fueron diligentes en el cuidado de los demás, lo que normalmente les llevó a la muerte, pero muchos simplemente se rindieron, o ignoraron a la familia y a los muertos, o persiguieron los placeres en el tiempo que les quedaba.

Es discutible hasta qué punto la peste cambió a Atenas: no detuvo la guerra ni afectó a su prosperidad.

Lo que sí dice Tucídides es que la pérdida de su gran estadista Pericles (495-429 a. e. c.) a causa de la peste alteró la naturaleza de su liderazgo y eliminó algunos de sus rasgos moderadores.

Queda implícito que los atenienses pueden haber abandonado su tradicional piedad y respeto por las normas sociales.

Esta fue la generación que produciría el cuestionamiento más radical del papel y la naturaleza de los dioses, de lo que sabemos del mundo y de cómo debemos vivir.

Pero también condujo a un renovado sentido del militarismo y a una eventual catástrofe: la derrota de Atenas ante Esparta y la pérdida de su imperio.

Las pandemias y su impacto

La tentación es decir que las pandemias lo cambian todo.

El historiador bizantino Procopio (500-570 e. c.), que sobrevivió a la aparición de la peste en el siglo VI, estaba al tanto de esto.

Niña en una clase virtual

Getty Images
Es tentador decir que todo ha cambiado a causa de la pandemia, ¿pero es realmente así?

Todo el mundo se volvió muy religioso durante un tiempo, pero luego, en cuanto se sintió libre, volvió a su antiguo comportamiento.

La peste fue un símbolo evidente de la decadencia del sistema, pero la gente se adapta.

¿Estaba el mundo bizantino tan fatalmente debilitado por la peste y su resurgimiento que fue incapaz de resistir la embestida de los árabes en el siglo VII?

Esto puede ser cierto en parte, pero la peste precedió significativamente a la conquista árabe, hubo tanta continuidad como alteración visible en su cultura y en la vida de las ciudades. Además, el mundo árabe tuvo sus propias pestes. La historia no es tan sencilla.

¿Y qué hay de nuestra pandemia? Por muy tentador que sea predecir un vuelco total del comportamiento social, las lecciones del pasado sugieren que es poco probable.

Los fuertes lazos de la sociedad han sobrevivido bien.

Quizá la peor consecuencia sea el retroceso en el progreso de los países en desarrollo.

Eso y las repercusiones a largo plazo sobre la salud mental y la educación en todo el mundo son excepcionalmente difíciles de calibrar, aunque esta será la pandemia más estudiada de nuestra historia. Y serán los estudiosos de las artes y las humanidades y los científicos sociales quienes realicen gran parte de este incisivo trabajo, y ya lo están haciendo.

La ciencia de la pandemia

Entonces, ¿qué nos dice la historia que sería lo útil? Que hay que investigar más y profundizar en el conocimiento.

Niña con mascarilla

Getty Images
La historia de la COVID no será solo la descripción del virus. Será la complejísima historia de cómo esta enfermedad se cruzó con nuestro comportamiento social y cómo decidimos responder ante ello.

Por eso la historia de la COVID no será solo la descripción del virus y la vacuna, o el misterio de si vino de un murciélago o de un laboratorio.

Será la complejísima historia de cómo esta enfermedad se cruzó con nuestro comportamiento social y cómo decidimos responder como individuos y familias, comunidades y políticos, naciones y organismos mundiales.

Lo que los mejores historiadores desde Tucídides nos han dicho es que la biología de la enfermedad es inseparable de la construcción social de la enfermedad y la salud.

Y también vemos que los humanos somos muy malos a la hora de pensar en las consecuencias.

Una de las consecuencias potenciales más interesantes de esta pandemia es la relación entre la política y la ciencia.

Investigadores en el laboratorio

Getty Images
La ciencia no habla con una sola voz, rara vez ofrece respuestas fáciles o inequívocas y se resiste al corto plazo.

La peste ateniense puede haber impulsado a los pensadores a ser más radicales al cuestionar las visiones tradicionales de la vida, la muerte y el papel de los dioses.

Y la Peste Negra se considera a menudo como un cambio de juego en términos de religión y filosofía, y que fomentó cambios en la ética médica y mejoras en la atención social.

Incluso cambió la balanza sobre el valor del trabajo, pero todavía tenemos que ver si nuestra pandemia ha hecho incursiones duraderas en los patrones de trabajo en las oficinas o virtualmente.

Esta última pandemia ha mostrado lo mejor y más esencial de la ciencia, pero también la ha colocado incómodamente en el centro de la toma de decisiones políticas.

Junto con la crisis climática, mucho más peligrosa, la pandemia ha animado a los políticos a afirmar que “siguen la ciencia”.

Pero la ciencia no habla con una sola voz, rara vez ofrece respuestas fáciles o inequívocas y se resiste al corto plazo.

Cómo se desarrolle la conversación entre la política y la ciencia, y cuáles sean sus consecuencias, podría ser una de las sorpresas de este momento tan extraño.

A largo plazo, la comprensión de las repercusiones de este virus -y de los retos culturales, sociales y económicos más amplios en los que se inserta- requerirá que despleguemos una visión más generosa y holística de la ciencia.

Sólo así podremos escribir el relato de esta pandemia que su fuerza disruptiva exige.

*Christopher Smith es director ejecutivo del Consejo de Investigación de Artes y Humanidades, Escuela de Clásicos, Universidad de St. Andrews, Reino Unido.

*Este artículo fue publicado en The Conversation y reproducido aquí bajo la licencia Creative Commons. Haz clic aquí para leer la versión original.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=eeU0dpGZPZ8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.