De lo perdido, lo que aparezca: 33 obras encargadas por Carlos Salinas que se exponen en Los Pinos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

De lo perdido, lo que aparezca: 33 obras encargadas por Carlos Salinas que se exponen en Los Pinos

En un recorrido de poco más de una hora los visitantes conocerán por primera vez las obras que el expresidente Carlos Salinas de Gortari mandó a pintar en 1993.
Cuartoscuro
Comparte

A casi un año de la apertura al público de Los Pinos, para convertir la exresidencia en Complejo Cultural, hoy se exponen las 33 obras que Carlos Salinas de Gortari pidió a artistas mexicanos y españoles en 1993.

La exposición “De lo perdido, lo que aparezca. 33 visiones de la pintura en Méxicomuestra la mexicanidad desde 31 perspectivas, entre las que destaca el trabajo del activista oaxaqueño Francisco Benjamín López Toledo, de quien se expone la obra Murciélago.

Leer más: Tomamos Los Pinos: Ciudadanos entraron a la residencia oficial y así reaccionaron

La exhibición se encuentra montada en la Casa Miguel Alemán, misma que el expresidente Enrique Peña Nieto ocupó durante su mandato, al igual que otros mandatarios. Dicha exposición se planeó desde la década de los 90 a petición del expresidente Carlos Salinas de Gortari, en 1993, a un año de que dejara la Presidencia en México.

De acuerdo con Edgar Bravo, custodio de espacios y guía en el Complejo Cultural de Los Pinos, las obras que se expusieron en lo que fuera la Residencia Oficial pertenecían al Instituto Nacional de Bellas Artes como parte del catálogo de las obras con el que contaba la institución.

Cuadro en la exposición de Los Pinos

En el Centro Cultural Los Pinos se expondrán 33 obras de artistas como Francisco Toledo, Manuel Felguérez, José Luis Cuevas, José Luis Cuevas, Beatriz Ezban y Rodolfo Morales, que fueron encargadas por el expresidente Carlos Salinas de Gortari en 1993

Los presidentes solían elegir las obras que querían mostrar hasta el término de su sexenio.

En la inauguración, la secretaria de cultura, Alejandra Frausto Guerrero, mencionó que las pinturas se encontraron en una bodega, luego de que el Complejo Cultural Los Pinos abriera sus puertas al público. 

“Fueron ‘desempolvadas’, y ahora, por mandato de la Presidencia de la República están en custodia de la Secretaría de Cultura”, dijo.

Además, Frausto añadió que las obras no volverán a estar resguardadas y la colección formará parte del acervo del Museo de Arte Moderno, “pues es su destino y hogar natural”.

Durante la presentación, el pintor Manuel Felguérez, quien forma parte de los 31 artistas seleccionados por Carlos Salinas para crear este acervo artístico, habló de las dificultades que los creadores continúan enfrentando para que sus obras lleguen a más audiencias, sin embargo también celebra que iniciativas como esta permita que su trabajo llegue a más públicos.

“El regalo de este gobierno es un público. Estar en una colección permanente y en el lugar que más público tiene en la República emxicana, es realmente de agradecer”, dijo.

La película Roma, de Cuarón, se proyecta gratis en Los Pinos

¿Quienes son los artistas que componen la colección? 

Antes solo se tenían expuestas algunas de las obras de arte en diversos inmuebles, entre ellas “Los volcanes” de Luis Nishizawa Flores, artista mexiquense de San Mateo, Cuautitlán Izcalli, quien falleció en septiembre de 2014 en Toluca de Lerdo, Estado de México.

Esta obra fue la única que se pintó en 1990 y se encuentra expuesta, desde la entrega de  la residencia, en la sala de recepción en la planta baja de lo que fue la casa presidencial Miguel Alemán, un óleo sobre tela y madera.

Las obras que componen la exhibición De lo perdido, lo que aparezca. 33 visiones de la pintura en México se encuentran Gustavo Aceves, Enrique Canales, Miguel Castro Leñero, Rafael Cauduro, Alejandro Colunga, Rafael Coronel, Roberto Cortázar, José Luis Cuevas, Beatriz Ezbán, Manuel Felguérez, Julio Galán, Gunther Gerzso, Luis García Guerrero, Sergio Hernández y Lauro López.

Además de contar con las obras de Luis López Loza, José Chávez Morado, Rodolfo Morales, Luis Nishizawa, Sylvia Ordóñez, Irma Palacios, José Luis Romo, Ignacio Salazar, Susana Sierra, Juan Soriano, Eduardo Tamariz, Francisco Toledo, Humberto Urbán, Cordelia Urueta, Ismael Vargas, Germán Venegas. 

También dos pintores españoles con gran influencia en nuestro país: Vicente Rojo y Vicente Gandía.

Cada una de las 33 obras expuestas recibió un diagnóstico preventivo del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) y en particular, del Centro Nacional de Conservación del Patrimonio Artístico Mueble (CENCROPAM).

En cuanto al título de la exposición, Alejandra Frausto señaló que “lo más importante es lo que sí está, una vida cultural como la que tiene Los Pinos, un espacio abierto, donde todas las manifestaciones artísticas se dan visita diaria”. 

Edgar Bravo, uno de los guías de esta exposición, dijo a Animal Político que más allá del morbo que representa el hecho de visitar la casa en la que vivió el expresidente Enrique Peña Nieto y su familia, él espera que la gente visite la exposición para conocer la oferta artística del Complejo Cultural Los Pinos.

“Venir en domingo sería ideal para visitar la colección. Es inevitable dejar de lado la carga histórica y política que representa la casa, es algo que no se puede olvidar ni negar, pero también se puede cambiar la perspectiva de ver esta iniciativa como inicio ‘del pueblo y para el pueblo’ para acercarlos a la cultura, principalmente”, señaló.

Para visitar la exposición De lo perdido, lo que aparezca. 33 visiones de la pintura en México en la Casa Miguel Alemán del Complejo Cultural de Los Pinos puedes llegar por la Puerta 1 que se encuentra en la reja Parque Lira, con acceso desde Molino del Rey, a unos pasos de la estación del metro Constituyentes o desde la Puerta 3 del Bosque de Chapultepec, de martes a domingo de las 10:00 a 17:00 horas.

Hasta ahora se tiene se contemplado que las 33 obras de la muestra estén expuestas hasta marzo de 2020.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

‘La gente se volvió loca comprando’: por qué se dispararon los precios de la vivienda en el mundo

El aumento del valor de las viviendas experimentó el crecimiento más veloz desde fines de 2006. Existe una "carrera por el espacio" que surgió con la pandemia de covid-19.
29 de julio, 2021
Comparte

Ni Wall Street ni el mercado de las viviendas sufrieron los estragos económicos causados por la pandemia de Covid-19.

Al contrario, precisamente en medio de la crisis, los mercados financieros marcaron máximos históricos y el precio de las viviendas en varias de las mayores economías del mundo se disparó.

Un fenómeno que deja en evidencia la histórica desigualdad económica que divide a las sociedades y que tras la recesión se hizo aún más profunda.

Mientras algunas de las familias que perdieron su empleo están enfrentando desalojos, otras han logrado consolidar su posición económica e incluso mejorarla.

El precio de las viviendas a nivel mundial registró un incremento promedio de 7,3% en el primer trimestre de este año, comparado con el mismo período del año anterior.

Se trata del crecimiento más veloz desde fines de 2006, según un estudio realizado por la consultora inmobiliaria británica Knight Frank que analizó el mercado en 56 países.

El ranking de la escalada de precios está liderada por Turquía (con un aumento de 32%), seguido por Nueva Zelanda (22,1%) y Luxemburgo (16,6%).

De los cinco países latinoamericanos incluidos en el informe, Perú encabeza el ranking de la región con un alza de 10%.

“Los precios de las viviendas están subiendo debido a la pandemia, no a pesar de ella”, le dice a BBC Mundo Kate Everett-Allen, jefa de Investigación Residencial Internacional de la firma.

Con los profundos cambios generados a partir de 2020, explica, se ha generado una reevaluación masiva de las necesidades habitacionales de las personas.

“Esto es una carrera por el espacio”, apunta.

“La gente se volvió loca comprando”

Esa ha sido la experiencia de Mariana Godoy, una corredora de propiedades venezolana que vive en Miami junto a su esposo y tres hijos.

Con la pandemia, su casa se transformó de un momento a otro en oficina y escuela al mismo tiempo.

Casa en venta

Getty Images
Se trata del aumento de precio más veloz desde fines de 2006.

Los cinco miembros de su familia tuvieron que compartir el mismo espacio las 24 horas del día, algo que nunca habían experimentado antes.

“Lo que necesitamos es más espacio”, cuenta. “El problema es que los precios subieron tanto, que ahora preferimos esperar un poco antes de comprar”.

“Como los intereses de los créditos han estado muy bajos, la gente se volvió loca comprando y están dispuestos a pagar lo que sea”.

Hay algunas propiedades en determinados barrios de Miami, explica, cuyo precio después de la pandemia se ha disparado casi al doble.

Eso no quiere decir que la situación sea similar en todas partes, pero la tendencia alcista es un hecho.

El valor promedio de las viviendas en Estados Unidos aumentó 13,2%, el ritmo de crecimiento más rápido de los últimos 15 años.

Un boom en los suburbios de las ciudades

Una parte importante del incremento en el valor de las viviendas, al menos en los países más ricos, se relaciona con la búsqueda de más espacio y eso explica por qué el boom inmobiliario está más centrado en los suburbios de las grandes ciudades.

Quienes tienen un alto nivel de ingresos se han lanzado a la búsqueda de propiedades que les permitan aprovechar las circunstancias excepcionales que se han creado en estos tiempos de pandemia.

Persona recibe las llaves de una casa

Getty Images

Entre esas condiciones inéditas están las bajas tasas de interés de los créditos hipotecarios a nivel global y los gigantescos estímulos fiscales que han desplegado los gobiernos de países desarrollados para reactivar las economía.

A eso se suma un cambio fundamental: la posibilidad del teletrabajo.

Y los profesionales que pueden trabajar a distancia son precisamente quienes suelen tener mayores ingresos que el resto de la población.

“Las personas están menos atadas a la oficina y algunas han optado por mudarse a los suburbios” de las grandes ciudades, dice Everett-Allen.

A ese panorama hay que agregar que en algunos mercados aumentó la demanda por viviendas y, al mismo tiempo, disminuyó la cantidad de propiedades disponibles.

Esta combinación ha empujado aún más arriba los precios habitacionales.

América Latina

En Latinoamérica el aumento de precios es menos generalizado y está particularmente circunscrito a los compradores más ricos.

Según el análisis de Knight Frank los precios promedio de las viviendas subieron en el primer trimestre un 10% en Perú, 6,6% en México, 4% en Brasil, 1,7% en Chile y 3,2% en Colombia.

Casas

Getty Images

En el caso de Perú, sin embargo, las fuentes consultadas por BBC Mundo en el mercado local manejan otras cifras.

Una situación que quizás podría explicarse por la utilización de distintas metodologías en la manera de abordar el análisis.

“Ha habido un incremento del 5.3% del precio de la vivienda en los últimos 12 meses, lo cual se sustenta básicamente por las ventas en Lima Moderna”, le dice a BBC Mundo Ricardo Arbulú, presidente del Comité de Análisis de Mercado de la Asociación de Empresas Inmobiliarias del Perú, ASEI.

Otros expertos como Víctor Saldaña, presidente de la Asociación Peruana de Agentes Inmobiliarios, ASPAI, insiste en que es muy difícil contar con cifras detalladas sobre la evolución de precios, porque los valores de los apartamentos y las casas son muy diferentes, y porque las variaciones por barrio son demasiado disímiles.

Su percepción es que “los precios en Lima se han mantenido más o menos iguales”, señala en diálogo telefónico desde Lima.

¿Una burbuja?

A nivel global ha existido un cierto debate sobre si el aumento de precios de las viviendas está creando una burbuja.

Sin embargo, la opinión más prevalente entre los analistas es que es muy poco probable que los precios sufran una fuerte caída.

Casa en venta en California

Getty Images

Puede haber una estabilización de la tendencia alcista en el futuro en la medida que vuelvan condiciones de mercado más parecidas a las que existían antes de la pandemia, aunque, por lo pronto, el frenesí de la demanda sigue pujante.

Y si el teletrabajo o el modelo de trabajo híbrido se hace más común en los sectores de mayores ingresos, es posible que se mantenga la necesidad de conseguir más espacio habitacional.

Lo que sí ha ocurrido es que en algunos mercados donde los precios se dispararon demasiado, las autoridades han tomado algunas medidas para “enfriarlos”.

Por ejemplo, en Nueva Zelanda, el gobierno cambió algunas reglas para evitar deducciones de impuestos que favorecen a los inversionistas y amplió de 5 a 10 años el período en que se gravan las ganancias obtenidas con la venta de propiedades.

El objetivo, dicen las autoridades, es frenar “la especulación”. Y en países como Canadá, el gobernador del banco central advirtió que existe una “exuberancia excesiva” en el mercado de las viviendas, la cual será vigilada de cerca.

El tema es complejo porque muchas veces, cuando los precios escalan de un modo inusual, las familias con menos ingresos terminan siendo desplazadas hacia zonas más periféricas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=XIphRMBUYy0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.