¿Cuándo te diste cuenta de qué tono eres? Los privilegios y la discriminación ligados al color de piel
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

¿Cuándo te diste cuenta de qué tono eres? Los privilegios y la discriminación ligados al color de piel

¿Cuál es la relación entre la exclusión de los pueblos indígenas y las comunidades afrodescendientes y los altos niveles de desigualdad? De acuerdo con un estudio elaborado por El Colegio de México y Oxfam, la discriminación y los privilegios en México siguen ligados al color de piel.
Cuartoscuro
Por Claudia Ramos
6 de agosto, 2019
Comparte

“Una vez iba en el metro, hace como dos meses, y haz de cuenta que volteo y me les quedo viendo. Eran tres chirigüillas, pero me les quedo viendo el comportamiento. No con morbo, no con nada (…) pero empezaban a hablar dialecto. Porque en el metro sí les vale, sí te hablan dialecto (…) Y ellas creen que es como si hablaran inglés, ¿verdad? (…) Y yo sí les he dicho algo así de que: ‘Oye, ¡qué fashion!’ Pero así de que: cállate, habla español. Es lo que te molesta. Yo sí les he dicho, de que volteo y así de que ‘habla español, habla lo normal’”.

La persona que habla es de Monterrey y chirigüilla es el término con el que identifica las características físicas, lingüísticas y culturales de las tres jóvenes de origen indígena. El testimonio forma parte de la investigación en curso sobre discriminación étnico-racial en México desarrollada por El Colegio de México, bajo la dirección del investigador Patricio Solís.

Lee más: Veracruz, el estado donde más aumentó la cantidad de personas pobres en 10 años

No es una anécdota aislada. Ilustra prácticas discriminatorias sistemáticas que de manera histórica han impuesto cargas a las comunidades indígenas por su color de piel, género o lengua, según documenta el estudio Por mi raza hablará la desigualdad. El impacto de las características étnico-raciales en la desigualdad de oportunidades en México, realizado por los investigadores de El Colegio de México Patricio Solís, Virginia Lorenzo Holm y Braulio Güémez, en una colaboración con Oxfam México.

De acuerdo con el informe, la desigualdad de oportunidades de hoy “todavía se alimenta de la discriminación y el racismo del pasado”. Los investigadores de El Colmex documentaron que la discriminación histórica y actual de las comunidades indígenas, y en particular de las mujeres indígenas, se da en tres dimensiones: educativa, laboral y en el patrimonio o riqueza material. Es decir, hablar una lengua indígena, identificarse como parte de una comunidad indígena, negra o mulata, o tener el color de piel más oscuro reduce las posibilidades de avanzar en el sistema educativo, progresar en el ámbito laboral o escalar a la parte más alta de la distribución de la riqueza.

Una deuda histórica

¿En qué medida contribuyen las características étnico-raciales, por separado y en conjunto, a la desigualdad de oportunidades en México? ¿Cuáles son sus efectos en los destinos educativos, ocupacionales y económicos de las personas? ¿En qué medida estos efectos se asocian a desigualdades históricas o a la persistencia de prácticas racistas y discriminatorias? ¿Existen diferencias de género importantes en estos efectos?

Te puede interesar: Pobreza en México solo ha reducido 2.5% en 10 años; en Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Veracruz aumentó

Con esta guía de preguntas, los investigadores encontraron que la asociación actual entre las características étnico-raciales y la desigualdad social en México tiene una doble expresión: histórica y contemporánea, que contraviene el principio del premio al mérito y al esfuerzo, permite dimensionar el grado de (in)movilidad social y entender la forma en que se da la reproducción intergeneracional de la desigualdad.

Así, la expresión histórica de esta asociación se manifiesta en la acumulación de desventajas sociales que por muchas generaciones han experimentado los grupos indígenas, afrodescendientes, y las personas que, sin necesariamente adoptar una identidad de pertenencia a estos grupos, poseen rasgos culturales o físicos racializados vinculados a ellos que las hacen vulnerables a la discriminación. Es decir, hay una asociación entre las características étnico-raciales y las condiciones socioeconómicas de la familia de origen de las personas. 

Su expresión contemporánea es la discriminación persistente, es decir, el trato desigual que siguen recibiendo las personas pertenecientes a estos grupos o identificadas con ellos y que deriva en la privación en el acceso a sus derechos y oportunidades de vida. Esto significa que las personas pertenecientes a pueblos indígenas, afrodescendientes, o con rasgos culturales o físicos racializados afines tienen una mayor propensión a haber nacido y crecido en familias con mayores privaciones socioeconómicas.

De esta forma, la investigación encontró que quienes pertenecen a los grupos que han experimentado históricamente racismo y discriminación provienen con mayor frecuencia de familias en situación de desventaja socioeconómica: 72 % de las personas hablantes de lenguas indígenas, 51 % de quienes se autoadscriben como indígenas, 37 % de las personas mulatas o negras y 35 % de quienes dicen tener tono de piel oscuro se encuentran en el cuartil inferior del Índice de Orígenes Sociales (índice en el que se consideran simultáneamente la dimensión ocupacional, la educativa y la económica para definir la posición social de origen de las personas), valores muy por encima de la media nacional. 

Lee más: AMLO no descarta desaparecer al Coneval y que el Inegi mida la pobreza

En cambio, las personas que no hablan lenguas indígenas y los que se identifican como mestizas o blancas o de tonos de piel más claros se encuentran más frecuentemente en los cuartiles superiores, que corresponden a las familias de origen con mayores ventajas socioeconómicas. 

Es decir, las personas pertenecientes a pueblos indígenas y afrodescendientes, o con rasgos físicos que las hacen vulnerables al racismo, no sólo son más propensas a experimentar maltrato y discriminación a lo largo de su vida, sino que parten ya de una posición de desventaja social debido a la acumulación histórica de carencias sociales.

El estudio también documenta que las probabilidades de acceso al quintil más alto de riqueza de las personas hablantes de lenguas indígenas o con padres hablantes son significativamente menores a las de quienes no hablan lenguas indígenas. Estas diferencias son más acentuadas para quienes son hablantes que para quienes son hijos o hijas de hablantes —y que por lo tanto no preservaron el uso de su lengua originaria. 

Por ejemplo, en comparación con las personas no hablantes, las probabilidades de estar en el quintil superior son 31 % menores para los hombres cuyos padres hablan lenguas indígenas, pero 69 % menores para quienes son hablantes de lenguas indígenas. Esto evidencia que en México, en vez de representar una ventaja, mantener la lengua materna se asocia a desventajas significativas en las oportunidades de acceder a los niveles socioeconómicos superiores para las personas pertenecientes a pueblos indígenas.

Ser mujer indígena, la plétora de la discriminación

Pero si hablamos de género, la discriminación adquiere mayores dimensiones de acuerdo con los investigadores. En contraste con las mujeres no hablantes de lenguas indígenas, las hablantes tienen 84 % menos posibilidades de acceder al grupo económicamente más privilegiado. Esto revela la intereseccionalidad de las desigualdades de género e identificación lingüística, que implica mayores efectos negativos en las oportunidades de ascenso económico cuando se combinan las condiciones de mujer y de hablante de lenguas indígenas, según el informe.

En tanto, las probabilidades de alcanzar el quintil superior de riqueza son 47 % menores para los hombres indígenas y 31 % menores para las mujeres indígenas, en comparación con quienes se autoadscriben como mestizos o blancos.

Te puede interesar: Que 25 millones de mexicanos superen la pobreza, meta del gobierno para 2024

Las barreras de acceso al quintil superior crecen en la medida en que las personas reportan tonos más oscuros de piel. Así, mientras que las probabilidades de las mujeres con tonos que el estudio ha clasificado como de “morenos” son 37 % menores a las de las mujeres con tonos claros. Para el caso de las mujeres con tonos “oscuros” esta brecha crece a 58 %. 

Desigualdades asociadas a las características étnico-raciales cuando operan en conjunto 

¿Pero qué pasa cuando estas características étnico-raciales operan en conjunto? El estudio documentó que las personas blancas o mestizas con tono de piel moreno u oscuro tienen una probabilidad 42 % menor de alcanzar el quintil superior de riqueza en el caso de los hombres, y 28 % menor en el de las mujeres. En tanto, las personas negras o mulatas tienen probabilidades de 60 % y 46 % menores para hombres y mujeres, respectivamente. 

Quienes se autodefinen como indígenas (pero no hablan lengua indígena) con tono de piel moreno u oscuro tienen desventajas de ascenso al quintil superior de riqueza todavía mayores, con una probabilidad 68 % menor para los hombres y 74 % menor para las mujeres. Por su parte, las probabilidades para las personas hablantes de lengua indígena son 71 % menores en el caso de los hombres y 59 % menores en el de las mujeres. 

Esto significa que los efectos sobre la desigualdad de oportunidades pueden ser mayores cuando las personas combinan rasgos lingüísticos, de autoadscripción, y físicos asociados a grupos sociales discriminados, resalta el informe.

Mañana: De su pueblo nunca van a salir: la persistencia de las prácticas discriminatorias y la deuda de México con sus grupos indígenas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Trump se niega a asistir al segundo debate luego de anunciarse que sería virtual

Después de que Trump fuera diagnosticado con COVID-19 tras el primer debate presidencial, se decidió que el segundo se hará de forma virtual.
Getty Images
8 de octubre, 2020
Comparte

El segundo debate presidencial entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su rival por la Casa Blanca, el demócrata Joe Biden, se desarrollará de forma virtual, con los dos candidatos participando desde lugares separados y remotos, según anunció en un comunicado la Comisión de Debates Presidenciales (CPD, por sus siglas en inglés)

Esta decisión tiene lugar después Trump fuera diagnosticado días atrás con covid-19, y hospitalizado brevemente en el Centro Médico Walter Reed.

El lunes, Trump regresó a la Casa Blanca.

Tal y como estaba planeado, los asistentes al debate y el moderador -Steve Scully, de la cadena de televisión C-SPAN- participarán desde el Centro de Artes Escénicas de Adrienne Arsht, en Miami, Florida.

Donald Trump lo hará de la Casa Blanca. El debate está planificado para el 15 de octubre.

Tras conocerse la noticia, Trump se opuso. “No, no voy a perder mi tiempo en un debate virtual”, señaló el mandatario en una entrevista con Fox Business.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=HfP7FM3vmp8

https://www.youtube.com/watch?v=fTCVrVu3V4c

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.