Veracruz, el estado donde más aumentó la cantidad de personas pobres en 10 años
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Veracruz, el estado donde más aumentó la cantidad de personas pobres en 10 años

El aumento se dio principalmente a partir de 2010, durante el gobierno de Javier Duarte, hoy preso, y mejoró ligeramente en los últimos dos años, cuando gobernó Miguel Ángel Yunes.
Cuartoscuro
6 de agosto, 2019
Comparte

Veracruz tiene 1.2 millones de pobres más que hace una década. Es el mayor aumento de pobreza en números totales en todo el país. De hecho, es casi la mitad de los 2.9 millones de personas que se sumaron a la pobreza en México en los últimos 10 años, de acuerdo con la más reciente medición de la pobreza, correspondiente a 2018 —el último año del gobierno de Enrique Peña Nieto—, presentada por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Aunque Chiapas, Guerrero y Oaxaca siguen siendo los estados con mayor porcentaje de pobres, el pésimo resultado de Veracruz lo coloca en la cuarta peor posición, cuando hace una década había otras siete entidades con más pobreza.

Lee más: Pobreza en México solo ha reducido 2.5% en 10 años; en Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Veracruz aumentó

En 2008, eran pobres 5 de cada 10 veracruzanos (51.2%), ahora son 6 de cada 10 (61.8%). La pobreza extrema también subió, de 16.8 a 17.7%. El aumento se dio sobre todo a partir de 2010, es decir, durante el gobierno del priista Javier Duarte, hoy preso, y mejoró ligeramente en los últimos dos años, cuando gobernó el panista Miguel Ángel Yunes.

Estos resultados contrastan con lo que ocurrió en promedio en el resto del país, donde hubo una reducción de 2.5 porcentuales de la pobreza entre 2008 y 2018, y de 3.6 puntos en pobreza extrema.

Otro estado donde la situación no mejoró, sino que empeoró, fue Oaxaca. De tener al 61.8% de su población en pobreza hace una década, ahora tiene al 66.4%, lo que implicó 360 mil pobres más. Aunque en este caso no repercutió en la pobreza extrema, ya que sí hubo una mejoría de 5 puntos porcentuales de quienes lograron superar esa condición. Ahí la situación también tuvo una mejoría en los últimos dos años medidos, ya con el priista Alejandro Murat como mandatario, pero la situación venía en deterioro desde 2010, cuando gobernaba Gabino Cué.

En Morelos también subió el nivel de pobreza, de 48.8% hace una década a 50.8% el año pasado, es decir, que ya la mitad de su población es pobre (un millón de personas), y se coloca como el séptimo estado más pobre del país. En los últimos dos años medidos, de 2016 a 2018, empeoró tanto la pobreza moderada como la extrema, que brincó de 5.9 a 7.4%. Ahí la situación empezó a deteriorarse desde 2010, cuando todavía era mandatario el panista Marco Adame, y solo se agudizó durante el sexenio del perredista Graco Ramírez.

Te puede interesar: Que 25 millones de mexicanos superen la pobreza, meta del gobierno para 2024

En total, ocho entidades tienen más pobreza hoy que hace una década. Además de las tres mencionadas, Campeche, que llegó a 46.2% de pobres; Tamaulipas, a 35.1, así como Colima, Ciudad de México y Sonora, que se mantienen con niveles bajos de pobreza, menores a 30%.

El nivel de ingresos volvió apenas a niveles pre-crisis

En la última década, desde que Coneval empezó las mediciones de pobreza multidimensionales —es decir, que no solo toman en cuenta el dinero que tiene la gente, sino sus derechos sociales y carencias—, el peor año para México fue 2014, un año después de iniciado el sexenio de Peña Nieto, cuando se llegó al 46.2% de pobres.

Después de ahí hubo una mejoría constante, hasta llegar al actual 41.9%, que es el mejor dato desde 2008, pero que implica una reducción de solo 0.24 puntos porcentuales por año, lo que los miembros del Coneval consideraron insuficiente. La leve mejoría tuvo que ver con mayor acceso de la población a las seis dimensiones que se miden: educación, servicios de salud, seguridad social, espacios y calidad de la vivienda, servicios básicos en la vivienda, y alimentación. Aunque en los últimos dos años, estos se estancaron.

Lo que más ha determinado la situación de pobreza de la población es el ingreso, tanto a nivel nacional, como particularmente en los casos antes comentados de Veracruz, Oaxaca y Morelos. Después de una dura caída de los ingresos por la crisis financiera global que afectó a México en 2009, el año pasado apenas se recuperó a los niveles previos: 16.8% de la población gana ahora menos de lo mínimo para satisfacer sus necesidades básicas (alrededor de 6 mil pesos para una familia urbana de cuatro integrantes). Es exactamente el mismo porcentaje que en 2008.

61.1 millones de personas siguen sin tener un ingreso suficiente para adquirir la canasta básica alimentaria y no alimentaria, lamentó durante la presentación de resultados el nuevo secretario ejecutivo del Coneval, José Nabor Cruz. Agregó que hay una concentración desproporcionada, ya que el 10% más rico del país gana 26 veces más que el 10% más pobre.

La otra constante que ha determinado que tanta gente siga siendo considerada pobre es la falta de seguridad social, es decir, contar con un sistema que dé protección de salud, ahorro para adquirir vivienda, pensión para el retiro, o incluso servicio de cuidado de los hijos menores.

Mientras que las otras carencias las sufre menos del 20% de la población, esa afecta al 57.3%, a pesar de haber mejorado casi 7 puntos porcentuales en los últimos 10 años. Igual que el ingreso, la seguridad social está ligada generalmente al trabajo, por lo que los investigadores del Consejo hicieron énfasis en la necesidad de poner foco a la precariedad laboral y en mantener el poder adquisitivo.

Tras la presentación de los resultados del Coneval, la organización civil Acción Ciudadana Frente a la Pobreza envió un comunicado señalando también estos problemas, vinculados a resultados negativos de la economía y de las condiciones de trabajo. “Tenemos a la mayoría de los mexicanos que trabajan mal pagados y sin acceso efectivo a la salud y a la protección social. Esa es la causa de la pobreza. La solución no es sólo el crecimiento económico, sino eliminar las injusticias del mercado laboral”, afirmó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La sorprendente pasión por lo retro en el ultratecnológico Japón

Japón es conocido por su tecnología de punta, desde la inteligencia artificial, hasta la robótica, pasando por los videojuegos. Sin embargo, el país asiático es uno de los principales mercados de aparatos analógicos.
19 de enero, 2020
Comparte
Un cliente de la tienda de Inada examina una vieja cámara.

Yuko Komura
En Japón prosperan las tiendas de cámaras antiguas.

El barrio de Nippori en Tokio es conocido por su ambiente de centro histórico, repleto de compradores en sus calles comerciales. Es aquí, entre los comercios retro, donde una tienda de cámaras abrió sus puertas en 2016. En una vitrina que cubre toda la pared de la tienda, las cámaras irradian nostalgia.

Un cliente entra a la tienda pidiendo baterías nuevas. Saca de su bolso una cámara analógica sueca fabricada hace cuatro décadas. Durante aproximadamente 15 años, el hombre ha usado cámaras digitales, pero al recordar que tenía esta cámara escondida en la casa de su infancia, decidió desempolvarla.

Mitsuba-dou Camera Shop se especializa en reparaciones y reventas. Aquí no encontrarás lo último en cámara digitales; la tienda solo ofrece cámaras antiguas.

Con 31 años, Shinichiro Inada es su joven propietario. Con habilidad, cambia la batería e inserta una nueva película. “Ahora puedes volver a usar tu cámara”, le dice Inada, devolviéndole la cámara a su propietario. El cliente está satisfecho; irá a un taller de fotografía el próximo fin de semana.

“Nuestros clientes incluyen fotógrafos que han usado cámaras analógicas durante 50 años y usuarios novatos que nunca antes han tocado una de estas cámaras”, comenta Inada.

“La mayoría de nuestros clientes tiene entre 10 y 20 años. Parece que admiran el efecto único de las imágenes de la cámara analógica publicadas en sitios de redes sociales como Instagram”.

¿Alta tecnología o cultura analógica?

Japón es generalmente considerado un país “de alta tecnología”. Los Walkman de Sony, las consolas de videojuegos de Nintendo y los códigos QR son algunos ejemplos de la tecnología japonesa que arrasó en todo el mundo.

Cámara instantánea Polaroid antigua.

Yuko Komura
En Japón se ha registrado un aumento de la preferencia por lo analógico.

Según el Ministerio de Economía, Comercio e Industria (METI), el presupuesto de Japón en investigación y desarrollo para tecnología industrial ocupa el tercer lugar después de Estados Unidos y China. Japón sobresale a nivel mundial en áreas de electrónica doméstica, robótica, automóviles y desarrollo espacial.

Pero al mismo tiempo, en Japón se ha registrado un aumento en la preferencia por lo analógico, como las viejas cámaras de carrete.

Un paraíso para amantes de lo analógico

“Para cualquiera que ame lo analógico, Japón es como el cielo”, dice Bellamy Hunt, una entusiasta de las cámaras filmadoras inglesas que vive en el barrio Kichijoji de Tokio.

Después de viajar por el mundo, Hunt eligió Japón para establecerse en 2004 y siete años más tarde abrió su tienda de cámaras analógicas en internet: Japan Camera Hunter.

Antes de eso, Hunt pasó dos años trabajando en una tienda de cámaras a la que acudían fotógrafos profesionales. Aprendió por experiencia que, en Japón, no se toleran errores: todo tiene que estar “al 100%”.

Se dio cuenta de que sus clientes cuidaban sus cámaras y que mantener las herramientas de su oficio era una forma de expresión y orgullo en su trabajo.

Un hombre viendo cámaras antiguas.

Yuko Komura
Clientes de todo el mundo se encuentran en Japón un paraíso de cámaras analógicas.

Hunt cree que es esta actitud de cuidado lo que define la calidad de las cámaras disponibles en Japón.

La mayoría de los aficionados compran sus cámaras en el mercado de segunda mano. En comparación con las cámaras disponibles en otros lugares, las vendidas en Japón tienen menos acumulación de polvo, menos piezas faltantes y están, en su mayoría, en perfecto estado.

Dice que la “accesibilidad” es otra característica de la cultura japonesa de las cámaras analógicas.

Durante las últimas décadas, estas cámaras se han popularizado, no solo entre un puñado de fanáticos, sino dentro de una base más grande.

Tanto “cheki” (una cámara instantánea estilo la Polaroid de Fujifilm) como “utsurundesu” (una cámara desechable de un solo uso, también de Fujifilm) son asequibles y son las más vendidas desde su debut en el mercado hace más de 20 años.

En las principales ciudades hay grandes tiendas electrónicas y tiendas de segunda mano que se dedican a las cámaras analógicas, lo que brinda acceso a cámaras de todo el mundo.

Arte visual

Dentro de las calles del barrio Nakameguro de Tokio se encuentra Waltz, una rara tienda en el mundo de hoy que se especializa en la venta de cintas de casete.

Abierta en 2015, la tienda cuenta con una colección de más de 6.000 cintas. Expuestas sobre mesas de madera, las cubiertas brillantes de los casetes no se ven retro o nostálgicas.

Interior de la tienda Waltz, especializada en la venta de cintas de casete.

Yuko Komura
Waltz es una rara tienda que hoy en día se especializa en la venta de cintas de casete.

“Las cintas de casete no son elementos del pasado, sino parte de una cultura musical nueva y en expansión”, explica Taro Tsunoda, el propietario de Waltz. Aunque la tienda también vende casetes de segunda mano más antiguos, su enfoque principal son las cintas nuevas.

Según Tsunoda, desde 2010 ha habido un aumento en el número de artistas, principalmente de la costa oeste de Estados Unidos, que han relanzado canciones en forma de casete. Como resultado, las cintas se han revaluado a escala global. La compañía de análisis de música BuzzAngle Music informó que las ventas de cintas de casete han experimentado un aumento dramático en 2018, con un 18,9% más que el año anterior.

“El empaque rectangular en las cintas de casete es como un libro de arte creado por el músico. Por lo tanto, mi tienda está aquí para presentar su trabajo como arte visual”, dice Tsunoda.

Diseñó el interior de la tienda a imagen de una galería de arte moderno.

Incluso las cintas de casete de segunda mano están envueltas y en perfectas condiciones. No hay un solo casete fuera de lugar. “La atención está en los detalles. Quizás eso sea muy japonés”, dice Tsunoda con una sonrisa.

Más de la mitad de los clientes que visitan Waltz son extranjeros, y aunque muchos trabajan en la industria de la música, también hay profesionales de la moda y el diseño. En 2017, Waltz fue catalogado como un “Lugar Gucci”, destacándolo como un lugar que inspira a la marca de lujo.

¿Qué dice de la economía de Japón?

Akira Takamasu, vicepresidente de la Universidad de Kansai y profesor de sociología, dice que “la cultura analógica de Japón está directamente relacionada con el crecimiento económico del país”.

Taro Tsunoda, propietario de Waltz.

Yuko Komura
Taro Tsunoda cree que los casetes son como “un libro de arte creado por el músico”.

Takamatsu lanzó un arriesgado proyecto en la universidad en 2001, dirigiendo una compañía discográfica independiente y creando música junto a los estudiantes.

“Los discos tienen una calidez y profundidad de sonido únicas, razón por la cual hay personas que todavía aman el vinilo. Pero esa no es la única razón por la que las personas prefieren los discos”, dice.

“El auge del audio se produjo en Japón durante los años 70 y coincidió con la burbuja económica de la posguerra. La gente comenzó a sentir la seguridad monetaria que permitía el gasto, no solo en las necesidades cotidianas, sino también en los nuevos fenómenos culturales, que, en ese momento, eran los vinilos”.

Takamasu señala el estancamiento económico del último cuarto de siglo en Japón como la razón que está impulsando el amor por lo retro.

“Si la movilidad social no ha mejorado durante 25 años, que es más de la mitad de la carrera de un trabajador, entonces comprar tendencias es más costoso”, dice. “Quizás volver a los viejos hábitos retro refleja una actitud japonesa que muestra el otro lado del estancamiento”.

Cualquiera que sea la razón (una economía ralentizada, hábitos de consumo hipster o simple nostalgia), el amor de Japón por los aparatos viejos demuestra que si no está roto, no lo arregles.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VtZC2ETz-Mk

https://www.youtube.com/watch?v=-O7sw3Pe5TI&t=17s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts