close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Cierran Colinas de Santa Fe, la fosa más grande de México hallada por madres de desaparecidos

El colectivo de madres que logró la localización de más de 22 mil restos humanos iniciará nuevas búsquedas pues hay indicios de otros cementerios clandestinos.
Cuartoscuro
Por Rodrigo Soberanes
9 de agosto, 2019
Comparte

Las mamás de personas desaparecidas que encontraron en Veracruz la fosa clandestina más grande de México cerraron un capítulo de búsqueda e iniciaron otros porque siguen recibiendo indicios creíbles de más cementerios clandestinos donde podrían estar sus familiares.

Este jueves el colectivo Solecito Veracruzano dio por concluida su búsqueda en el predio Colinas de Santa Fe, ubicado en las inmediaciones de la entrada principal del Puerto de Veracruz, la ciudad más poblada de ese estado, muy cerca de donde pasan miles de coches cada día.

Lee más: Seis municipios concentran 52 % de los cuerpos hallados en fosas clandestinas, revela estudio

Hace tres años recibieron información que apuntaba a la existencia de las fosas en ese predio y, a pesar de la resistencia que enfrentaron con las autoridades, lograron que se comprobara la existencia de 298 cráneos y 22 mil 500 restos humanos en total.

Lograron la identificación de 22 personas, está la esperanza de que sean identificados cinco restos y la certeza de que 50 cráneos no serán identificados porque no fue posible extraerles muestras de ADN. “Es una sensación de sentimientos atravesados, no encontramos a muchos de los que necesitábamos encontrar”, dijo Lucía Díaz Genao, integrante de Solecito Veracruzano.

Te puede interesar: Familiares de desaparecidos acusan que Yunes no les permite buscar más fosas en Colinas de Santa Fe

Al inicio, cuando las madres de desaparecidos obtuvieron informaciones claras que apuntaban a la existencia de las fosas, sólo obtuvieron que las autoridades de Veracruz les dieran acceso al predio de Colinas de Santa Fe pero “nunca investigaron nada”, dijo Díaz.

Finalmente, el trabajo de investigación fue realizado por la Policía Federal Científica y fue dato por concluido este jueves por la mañana con la celebración de una misa en la que estuvieron presentes las mamás y otras organizaciones como Serapaz y la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Se cerró un capítulo de tres años que, a decir de Lucía Díaz, fueron equivalentes a 15 por el costo personal que cada una de las mamás tuvo que pagar.

“Hubo que dedicarle mucho tiempo, mucho esfuerzo y también el desagarramiento de que nos estamos acostumbradas a ver cuerpos humanos. Tener que ver restos, saber que ahí están todos. La vida nos cambió radicalmente.

Se nos llenó de imágenes y situaciones que hubiéramos preferido no tener que pasar por eso, quisiéramos pensar que es una pesadilla y que nos despertamos. Pero no despertamos nunca de esta pesadilla”, dijo la mamá y activista.

El cierre de Colinas de Santa Fe marca el inicio de otro episodio que comienza al otro lado de la autopista Xalapa-Veracruz, en un predio más cercano aún a la ciudad de Veracruz conocido como kilómetro 13.5, en las inmediaciones de la zona portuaria de la ciudad. “Se cierra Colinas pero no se termina el trabajo, nosotras seguimos igual”.

Lee más: Datos sobre fosas clandestinas en Colinas de Santa Fe deben ser públicos: juzgado

Además de ese punto “grande”, hay otros lugares donde el Solecito Veracruzano irá a buscar a sus familiares desaparecidos. Ellas ya tienen un plan de trabajo y lo seguirán a pesar de cualquier costo.

“La fuerza la sacamos de los mismos hijos, saber que ellos nos esperan, que ellos nos necesitan, que ellos cuentan con nosotras, que somos lo único que ellos tienen. No les podemos fallar. Aunque se nos vaya la vida, seguiremos, a ellos no les podemos quedar mal. Les prometimos que los íbamos a buscar hasta encontrarlos”, dijo Lucía Díaz.

Una investigación de Quinto Elemento Lab reveló este año que se han encontrado cerca de 2 mil fosas clandestinas en el país entre 2006 y 2016. Durante esos 10 años se recuperaron 2 mil 884 cuerpos, de los cuales sólo mil 738 han sido identificados.

Veracruz, con 332, es el estado donde se han encontrado más fosas en ese periodo, y la de Colinas de Santa Fe es la más grande de todas hasta el momento.

Video relacionado:

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Atentados del 11S: la icónica foto de la "dust lady" cubierta de polvo tras los ataques a las Torres Gemelas

Marcy Border fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres. Te contamos su historia.
11 de septiembre, 2019
Comparte

En agosto de 2015 fallecía a consecuencia de un cáncer Marcy Borders, recordada como la “dust lady” (dama del polvo) y cuya fotografía se convirtió en una de las más icónicas de los ataques contra las Torres Gemelas de Nueva York del 11 de septiembre de 2001.

Fue fotografiada cuando logró refugiarse en un edificio cercano a las torres.

Tenía su rostro y todo su cuerpo cubierto por el polvo que envolvió la Zona Cero después de que los edificios se vinieron abajo.

Dieciocho años después de los atentados, recordamos la historia detrás de esta emblemática imagen.

La fotografía

El 11 de septiembre de 2001, Borders recién cumplía su primer mes de trabajo en el Bank of America, cuyas oficinas se encontraban en el piso 81 de la Torre Norte del World Trade Center.

Lady Dust

Getty Images
En 2002 Marcy Borders posó con el fotógrafo que tomó su imagen cubierta por el polvo en la Zona Cero.

“El edificio comenzó a temblar y balancearse. Yo perdí todo el control. Luché a mi manera por salir de ese lugar”, dijo Borders al diario Daily Mail en 2011.

Desafiando las instrucciones de su jefe de que no debían salir, huyó por las escaleras y se refugió en el vestíbulo de un edificio cercano. Allí su imagen fue capturada por el fotógrafo Stan Honda.

El autor de la instantánea recordó aquel momento en una publicación de Facebook en el décimo aniversario de los ataques.

“Una mujer entró completamente cubierta de polvo gris. Se notaba que estaba muy bien vestida para el trabajo y por un segundo se detuvo en el lobby. Pude hacer una toma de ella antes de que un agente de policía comenzara a dirigir a la gente hacia las escaleras”, escribió Honda en 2011.

Borders, nacida en Nueva Jersey, no se dio cuenta que había sido fotografiada hasta que su madre vio la imagen al día siguiente y se puso en contacto con Stan Honda.

Complicaciones

Ataques del 11 de septiembre de 2001

Getty Images
Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores,

En los años posteriores a los ataques, Borders sufrió cuadros de depresión severa y adicción a las drogas. Incluso perdió la custodia de sus dos hijos.

“No trabajé en casi 10 años y en 2011 era un completo desastre”, le dijo a The New York Post en ese entonces. “Cada vez que veía un avión me entraba el pánico”.

Sin embargo, después de una temporada en rehabilitación, logró desintoxicarse y recuperó la custodia de sus hijos.

En noviembre de 2014 se conoció que padecía de cáncer de estómago.

Borders afirmó que su mal fue el resultado de lo que vivió en 2001. “Definitivamente lo creo porque no tenía ninguna enfermedad”, dijo al diario estadounidense New Jersey Journal.

“Yo no tengo la presión arterial alta, ni el colesterol alto, ni diabetes”.

Miles de personas que se encontraban en la Zona Cero el 11-S fueron diagnosticadas con cáncer en años posteriores, particularmente los rescatistas que trabajaron en los escombros de los edificios en los días y semanas posteriores a los atentados.

Eso llevó a la creación de un fondo compensatorio durante el gobierno de Barack Obama.

Smoke from the burning World Trade Center towers fills up the downtown Manhattan skyline

Getty Images
Muchas personas sufrieron las consecuencias físicas y psicológicas de los ataques del 11S.

Fallecimiento

En entrevistas en los años que siguieron al ataque, Borders culpó de su cáncer al polvo y las sustancias contaminantes que aspiró mientras escapaba del World Trade Center.

Tras su fallecimiento en 2015, Juan Borders, primo de Marcy, la llamó “heroína” y aseguró que “sucumbió a las enfermedades que cargó en su cuerpo desde el 11-S”.

“Además de la pérdida de tantos amigos, compañeros de trabajo y colegas durante y después de ese trágico día, los dolores del pasado han encontrado una manera de resurgir”, dijo.

Noelle, hija de Marcy Borders, le dijo al diario estadounidense New York Post que su madre “peleó una batalla increíble”.

“Ella no sólo es la ‘dust lady’, es mi heroína y vivirá para siempre a través de mí”, concluyó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.