close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
CRIT Yucatán

Yucatán reduce 70% recursos para CRIT; no ofrece alternativa para atender a menores con discapacidad

El gobierno de Mauricio Vila Dosal recortó de 44 a solo 10 millones de pesos la ayuda que da anualmente a los CRIT. Padres de pacientes dicen que esto afecta la calidad y tiempo de terapia que reciben sus hijos.
CRIT Yucatán
Por Katia Rejón
2 de agosto, 2019
Comparte

Desde noviembre del 2018, la exdirectora del Centro de Rehabilitación e Inclusión Infantil Teletón (CRIT) de Yucatán, Dolores Sánchez, así como padres de familia de niños y niñas en tratamiento, han expresado su preocupación sobre los recortes de más del 70% en la actual administración estatal encabezada por Mauricio Vila Dosal, del Partido Acción Nacional (PAN). Los padres de familia han realizado tres manifestaciones públicas, sin embargo y a pesar de haberla solicitado, no hay ninguna postura o declaración oficial por parte del gobierno de Yucatán.

Se buscó a Comunicación Social del gobierno de Yucatán para solicitar una postura oficial, pero hasta el momento de la publicación no hubo respuesta.

Retrasos y falta de información afectan al programa de pensión para personas con discapacidad

De acuerdo con su página oficial, en 10 años, el CRIT ha atendido a más de 9 mil infantes y realizado por lo menos 770 mil servicios y consultas gracias al convenio entre este centro de Fundación Teletón y el gobierno estatal en el sexenio de Ivonne Ortega Pacheco, por el cual recibían 44 millones de pesos anuales por un plazo de diez años que concluyó en el 2018. Sin embargo, el gobierno actual de Mauricio Vila Dosal no renovará el convenio y solo apoyará con 10 millones.

Dolores Sánchez, directora del CRIT desde su fundación, renunció hace unos días argumentando un problema de salud. Afirmó que el centro no se va a cerrar, solo se hará más pequeño por recortes presupuestales, y que se continuará atendiendo a los niños y niñas. En abril del 2019, el presidente de Fundación Teletón, Fernando Landeros, lamentó a través de un tuit la decisión del gobernador Mauricio Vila: “La situación en el @CRITYucatan ha llegado a un límite. Pedimos respetuosamente se honre el decreto firmado y las necesidades de los niños de YUCATAN @MauVila”, escribió.


En el Plan de Desarrollo del Estado de Yucatán 2018-2024 una de las líneas de acción es: “Reforzar la atención y calidad de los centros que brindan educación especial y los centros de atención múltiple, con enfoque de inclusión, prioritariamente aquellas asociadas con discapacidad y/o con aptitudes sobresalientes”. Las personas con discapacidad en Yucatán son 137 mil 94 de acuerdo con el mismo documento oficial, por su parte el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) 2014 apunta que el 11.8% de las personas con discapacidad en el estado son niños y jóvenes de entre 0 y 29 años.

Para 2014, 6.5% de la población total del estado presentaba alguna discapacidad lo que implica un incremento de 0.2 puntos porcentuales en comparación al 2010, cifra que posiciona a la entidad por arriba de la media nacional que es de 6%.

Sin el Consejo para Personas con Discapacidad, este sector será invisible, dicen organizaciones

Sin embargo, Yucatán a diferencia de estados como Michoacán, Puebla, Nuevo León, Chihuahua, Campeche, Querétaro y Tamaulipas, solo tiene un centro de rehabilitación que no se especializa en menores de edad con discapacidad, el Centro de Rehabilitación y Educación Especial (CREE), de acuerdo con el Directorio Nacional de Centros de Rehabilitación 2019.

Todas las mamás entrevistadas han llevado o llevan a sus hijos al CREE, y coinciden en que el servicio que ofrecen no se acerca a las necesidades de sus hijos ni se compara con el CRIT. Los mismos especialistas de otros centros de rehabilitación les dicen “vete al CRIT”.

“Como mamá te digo que el CREE no me sirve de nada”, dice Mari Vázquez, mamá de una niña de nueve años con discapacidad que asiste al Centro de Rehabilitación e Inclusión Infantil Teletón (CRIT). En entrevista dice que le da coraje vivir a 10 cuadras del CREE y que no pueda llevar a su hija. Cuando la llevó, solo le dieron dos sesiones de terapia ocupacional y otro bloque de 10 sesiones en el Hospital O’Horán “y ya estuvo”.

En el CRIT no solo le dan terapia física, sino relajación muscular, terapia ocupacional, de tanque y lenguaje. Cada dos meses tenía cita con la genetista, y eso se lo cancelaron así como un bloque de lenguaje y unas placas. Es paciente activa del CREE, pero ahí mismo le han dicho que está mejor en el CRIT. En la institución de gobierno una rehabilitadora le dijo: “¿Para qué quiere que le dé terapia a su hija si va a acabar en una silla de ruedas?”.

Padres de familia de niños y niñas con discapacidad que reciben tratamiento integral en el CRIT de Mérida se encuentran preocupados por la falta de certeza en la asignación del presupuesto para el centro. Por los recortes presupuestales, más de la mitad de las 918 familias que acuden a este centro de atención integral corren el riesgo de quedarse sin las terapias parcial o totalmente.

Del 15 al 26 de julio el centro cerró sus puertas para una reestructuración y presentar un nuevo modelo de atención. Lo que se sabe hasta ahora es que de 77 terapeutas solo quedarán 24 para atender a los casi mil pacientes. El viernes 12 de julio fue el último día de casi toda la planta de terapeutas, las mamás les hicieron una despedida. “Lo que hicieron hoy fue muy hermoso, esperamos haber llegado a la medida de sus expectativas”, dijo una terapeuta al micrófono en la despedida.

Los terapeutas y la doctora de valoración del CRIT le dijeron a Mari que era posible que den de alta a su hija, aunque los pacientes suelen darse de alta hasta los 18 años. “Ahora van a ser espontáneas las terapias. Mi hija si no tiene terapias se le engarrotan las extremidades”, agrega.

Xixili Fernández, también madre de una menor con discapacidad, apunta que el modelo del CRIT es de primer nivel. Hay una lista de espera de hasta 400 niños y al entrar, los médicos hacen una valoración completa: nutricional, pulmonar, pediatría, odontología, ortopedia, genética, psicología familiar, lenguaje, entre otras.

“Desde hace dos semanas saltó todo el asunto, van a reestructurar completamente y de 77 colaboradores sólo se van a quedar con 24, esto implica que van a quitar especialidades médicas”, dice.

Las terapias tienen un costo de acuerdo al nivel socioeconómico, la mayoría de los pacientes no pagan nada. Acuden familias del interior del estado, de Campeche y Quintana Roo, aunque en Quintana Roo también hay un centro. Desde hace dos semanas comenzaron a dar de alta antes de tiempo, sobre todo a pacientes con Síndrome de Down.

Alba E. lleva 10 años llevando a su hijo al CRIT y su situación se encuentra en la incertidumbre. Una de las cosas que más le preocupa, además de que le quiten terapias, es que el autobús que sale del parque de San Cristóbal, ubicado en el Centro Histórico, hasta el CRIT va a dejar de operar.

“Yo vivo por el penal y lo más barato que me cobran para llegar es de 180 pesos de ida, más lo mismo de regreso. Son 360 pesos solo de transporte por una terapia que me cuesta 30 pesos”, reclama. El autobús del CRIT está adaptado para personas con discapacidad, por lo que no es fácilmente reemplazable. Los directivos le dijeron que no pueden pagar el sueldo ni el combustible de la camioneta.

El CREE no sustituirá las terapias del CRIT: mamás

En el último mes, el departamento de Comunicación Social del gobierno de Yucatán ha publicado varios boletines sobre el CREE en los que aseguran “cambia vidas” con fotografías de Vila Dosal recorriendo las instalaciones. En la información oficial aseguran que el CREE atiende a 6 mil 300 personas al año que “acuden a terapia para discapacidades visuales, audición, lenguaje, mental y motriz y cuenta con 71 Unidades Básicas de Rehabilitación UBR en el interior del Estado”.

En el Presupuesto de Egresos del Estado de Yucatán para el Ejercicio Fiscal 2019 el CREE está en un paquete de 56 millones 700 mil pesos que incluyen entrega de prótesis, ayudas funcionales, fotocredenciales y servicios de rehabilitación que incluyen las 71 UBR. Xixili Fernández asegura que algunas de estas son “cuartos con una colchoneta y un auxiliar”, por lo que las personas del interior del estado aún teniendo UBR en su localidad, acuden a la capital para recibir atención en el CREE o en el CRIT.

Xixili Fernández expresa que hay familias que viven en el sur del estado y se levantan a las cuatro de la mañana para llegar al CRIT con el camión de San Cristóbal. Sus horarios están hechos de tal forma que en un día toman varias terapias para aprovechar el viaje. “¿Cómo llegarán ahora sin el camión y por una sola terapia?”, se pregunta.

Alba E. explica que si no hay continuidad en las terapias de su hijo, todo lo ganado se revierte. “Mi hijo tomaba terapia ocupacional y estaba en un taller de manejo de silla de ruedas que lo ayudaba a moverse de forma independiente. Además de la terapia pulmonar que no dan en el CREE, marqué para preguntar y no cuenta con eso. Él tiene escoliosis de grado muy alto y le comprime las costillas, necesita la terapia pulmonar”, dice.

Otra madre, Zulemy, coincide: “Queremos que el gobernador nos escuche porque las personas con discapacidad no tienen voz ni voto. Nos dan algo mínimo y quieren que nos conformemos. No apoyan a los niños con discapacidad y no ven que más adelante va a ser peor, ¿qué sucede con las personas adultas con discapacidad?”.

Zulemy tiene un hijo con Síndrome de West y parálisis cerebral. Estuvo un año en el CREE donde no le daban esperanza. “Una doctora me dijo que no había mucho que hacer y me mandó a descansar seis meses. Afortunadamente en ese tiempo me hablaron del CRIT y desde el primer momento que entré me dieron muchas esperanzas que ya no tenía”, platica.

Le hicieron estudios de todo y detectaron cosas que en ninguna institución de salud le habían dicho. Por recomendación de la psicóloga, su hijo entró a un kinder regular y “fue lo mejor que le pudo pasar a mi hijo, me di cuenta que también ayudé a otros niños porque generaron empatía”.

A Saray Euan le pasó exactamente lo contrario: en el CREE le dijeron que su hija tenía retraso psicomotor pero en realidad tenía parálisis cerebral. “Fue un golpe muy duro porque me decaí. En el CRIT nos dieron apoyo de férulas y andadera. No nos cobran el total, solo una pequeña parte y hasta hace poco el ortopedista me comentó que mi hija era candidata para una cirugía. Sacamos las placas y todo, me iba a costar cinco mil pesos porque la Cruz Roja y el CRIT tenían convenio. Ahora me costaría 35 mil pesos”, expresa.

A Delmy le preocupa mucho que otros centros no tengan ambulancia. Hace tres años a su hijo le dio una diarrea severa y del CRIT lo transportaron a una clínica particular. “Necesitamos que nos escuche y se sepa la verdad. Veo que le están dando mucha promoción al CREE pero no dicen la verdad. ¿Por qué no dicen que el transporte es sólo para instituciones de gobierno? Muchos parientes leyeron el periódico y me dicen: mira, para que lleves al niño. Y les digo: no, nena, ya pregunté y me dijeron que sólo es para las instituciones de gobierno”.

En este periodo en que el CRIT se encuentra en proceso de cambiar el modelo, algunas mamás han acudido de nueva cuenta al CREE para agendar las terapias que se puedan. Fernández cuenta que ya comenzó a recibir “peros” y posiblemente, al no darse abasto en el único centro de rehabilitación del estado, abran lista de espera.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las incógnitas que rodean los crímenes de Sharon Tate y otras 6 personas por la secta liderada por Charles Manson

Las noches del 8 y el 9 de agosto de 1969 difícilmente serán olvidadas en Los Ángeles. Los discípulos de la Familia Manson sembraron el terror y mataron a la actriz Sharon Tate y otras siete personas, dejando una estela de sangre cuyo recuerdo perdura 50 años después.
9 de agosto, 2019
Comparte

Hace 50 años, el horror llegó a dos viviendas de Los Ángeles, California, Estados Unidos.

Una letal combinación de drogas, armas y violencia desenfrenada dejó grabada en la memoria colectiva uno de los crímenes más escabrosos de la historia de Hollywood: el asesinato de la actriz Sharon Tate y sus acompañantes a manos de varios integrantes de la Familia Manson.

Tate era esposa del director de cine Roman Polanski y estaba embarazada de 8 meses y medio,

Era la noche del 8 al 9 de agosto de 1969.

Los fieles seguidores de Charles Manson repetirían su sangrienta misión al día siguiente en casa del matrimonio LaBianca en otro barrio de Los Ángeles, Los Feliz.

En total, el festival de muerte de los acólitos de Manson se cobró la vida de siete personas en dos días.

Sharon Tate

Getty Images
La actriz Sharon Tate, esposa del cineasta Roman Polanski, tenía 26 años cuando fue asesinada a golpes, tiros y puñaladas por miembros de la Familia Manson.

Borrachera de drogas

Manson no cometió ninguno de estos crímenes con sus propias manos.

Sin embargo, fue juzgado como autor intelectual de los mismos y en 1971 fue condenado a muerte, que le sería conmutada por cadena perpetua en 1972.

Los autores materiales de las matanzas también fueron condenados a cadena perpetua.

Susan Atkins (izqda), Patricia Krenwinkel y Leslie Van Houten,(derecha)

Getty Images
Las integrantes de la Familia Manson Susan Atkins (izquierda), Patricia Krenwinkel y Leslie Van Houten,(derecha) reaccionaron con sonrisas al veredicto de culpabilidad por los crímenes cometidos el 8 y 9 de agosto de 1969 en Los Ángeles

Casi todos ellos alegaron años después que perpetraron los asesinatos bajo los efectos de las drogas y expresaron arrepentimiento, algo que nunca hizo Manson, quien murió en noviembre de 2017 a los 83 años.

Si bien esas dos noches de violencia en un caluroso agosto inspiraron numerosos libros, documentales y películas, Manson se llevó con él el secreto del porqué de los crímenes.

Estas son algunas de las teorías.

Una supuesta guerra racial

La explicación que ha perdurado con el tiempo es que Charles Manson, quien entonces tenía 34 años, quería iniciar una guerra racial en Estados Unidos.

Obsesionado con el White Album de los Beatles, se dice que Manson quería desencadenar una situación de caos y descontrol de la que él saliera victorioso: el Helter Skelter, nombre de una de las canciones de ese disco del grupo británico.

Así, se cuenta que ordenó a sus seguidores ir a la casa de Beverly Hills en la que estaba Tate con tres amigos, matar a todos los allí presentes y dejar pruebas falsas para incriminar a miembros de los Panteras Negras, un grupo de activistas por los derechos de los afroestadounidenses.

Charles Manson al aire libre con otros dos hombres

Getty Images
La teoría más extendida es que Charles Manson quería desencadenar una guerra racial en Estados Unidos.

La idea de matar 24 horas después y de forma similar al matrimonio formado por Leno y Rosemary LaBianca, dueños de una cadena de supermercados y residentes en Los Feliz, era extender el pánico en la ciudad de las estrellas.

Según esta teoría, la elección de las víctimas fue simplemente casual.

Deseos de grandeza

Otra teoría apunta a los deseos de Manson de convertirse en estrella de rock.

Tras cumplir varias penas cortas de prisión por robos y estafas, Manson se instaló en California en la segunda mitad de la década de 1960, en pleno auge del movimiento hippy y la contracultura en Estados Unidos.

Empezó entonces a formar la llamada Familia Manson, a la que llegaban hombres y mujeres jóvenes en busca de una despreocupada vida de sexo, música y drogas, con quienes se instaló en el rancho Spahn, en el desierto californiano.

Al mismo tiempo, Manson comenzó a mover sus contactos en la industria de la música en Hollywood.

El más valioso fue Dennis Wilson, integrante del grupo musical The Beach Boys, a quien Manson manipuló para que le prestara dinero para grabar un disco a cambio de permitirle tener relaciones sexuales con algunas de las chicas del grupo.

Dennis Wilson, de The Beach Boys

Getty Images
Dennis Wilson, integrante de The Beach Boys, intentó promover la música de Charles Manson e incluso convenció a los Beach Boys para que grabaran una de sus canciones.

También le presentó a Terry Melcher, hijo de la actriz Doris Day, quien era productor musical y que en aquella época salía con la estrella de Hollywood Candice Bergen.

Bergen y Melcher vivían en la casa de Cielo Drive en la que un año después moriría asesinada Tate, y Manson los visitó más de una vez.

La relación entre Manson y Melcher se fue agriando y terminó por estropearse en junio de 1969 por la incapacidad del productor de conseguirle un contrato discográfico.

Un motivo menos morboso

Uno de los elementos más desagradables de los crímenes de la familia Manson, además del ensañamiento con el que fueron apuñaladas las víctimas, fue la aparición de las palabras PIG (cerdo), political piggy (cerdito político) y death to pigs (muerte a los cerdos) pintadas con sangre en las paredes de las casas donde se produjeron.

Esto se relacionó con otra de las canciones del White Album de The Beatles, Piggies, y dotó a los trágicos hechos de una aureola de morbo y misterio.

Pero, según otras revelaciones, es posible que las motivaciones de Manson y sus seguidores fueran menos esotéricas y más terrenales.

Susan Atkins (izqda.), Patricia Krenwinkel y Leslie Van Houten,(derecha)

Getty Images
Las versiones sobre el móvil de los crímenes de la familia Manson varían según la persona que lo cuente.

James Buddy Day, productor de series de crímenes para televisión y autor del libro Hippie Cult Leader: The Last Words of Charles Manson, entrevistó a Manson en la cárcel el mismo año de su muerte.

“Hay tantas personas involucradas en la historia Manson, que ninguna de ellas puede decir realmente qué ocurrió. Nadie tomaba decisiones para todo el grupo”, le contó Day a la revista Time.

La teoría que él describe en su libro gira en torno a eventos que ya se sabían hace 50 años, pero que hoy día son mucho menos conocidos que el asesinato de Tate.

Un asunto de drogas

En lugar de una enrevesada historia de rencores o mensajes ocultos, tiene que ver con un problema de tráfico de drogas.

Charles “Tex” Watson, un traficante de drogas que vivía en el rancho Spahn con Manson y sus seguidores, le robó dinero a otro traficante, Bernard Crowe.

Crowe llamó al rancho y amenazó con matarlos a todos si no le devolvían el dinero.

La amenaza hizo que Manson fuera al apartamento de Crowe en Hollywood. Los dos hombres pelearon, Manson disparó a Crowe en el estómago y creyó que lo había matado, pero no era así.

Según el relato de Day, a partir de ese momento todo se aceleró.

Foto de Bobby Beausoleil tomada por la policía

Getty Images
Bobby Beausoleil fue detenido el 6 de agosto de 1969 por el asesinato de su amigo y excompañero de piso Gary Hinman.

El miedo a las posibles represalias hizo mella en Manson, quien advirtió a los residentes del rancho que los Panteras Negras —un grupo al que creía que pertenecía Crowe— los iban a atacar.

“Tenemos que defendernos porque los Panteras Negra nos van a matar”, avisó Manson.

Manson buscó la protección de los Straight Satans, una pandilla de motociclistas a la que invitó a instalarse en el rancho.

También llegó en esa época Bobby Beausoleil, un joven de 20 años que les suministraba droga a los Straight Satans.

En una ocasión les consiguió mescalina que le compró a su amigo Gary Hinman, pero cuando los Satans se quejaron de que la droga era mala, Beausoleil intentó que le devolvieran el dinero.

Intento de tapar el crimen

El 25 de julio de 1969, él y Hinman pelearon y los dos quedaron heridos. Beausoleil llamó a Manson, que llegó con refuerzos, le cortó la cara a Hinman con una espada de la Confederación y huyó del lugar.

Preocupado por si los denunciaba, Beausoleil apuñaló de muerte a Hinman.

Para intentar eliminar su rastro escribió political piggy con sangre en una pared y después le dijo a la policía que había visto a los dos hombres que mataron a Hinman y que eran negros.

Cuando Beausoleil fue detenido el 6 de agosto fuera de Los Ángeles, a Manson le preocupó que pudiera hablar sobre ese crimen o sobre lo que había pasado con Crowe.

Alguien en el rancho ideó un plan para replicar la escena del crimen en otro sitio y hacerle creer a la policía que el asesino de Hinman seguía suelto.

De acuerdo a esta teoría, se eligió la casa de Cielo Drive porque Watson había estado allí en una fiesta organizada por Melcher.

Sharon Tate y Roman Polanski

Getty Images
Roman Polanski quedó profundamente afectado por la muerte de Sharon Tate y del bebé que estaban esperando.

La noche del 8 de agosto, Watson y tres integrantes femeninas de la familia Manson —Susan Atkins, Patricia Krenwinkel y Linda Kasabian— se dirigeron a la casa.

Dentro de la mansión mataron a cuatro personas: Tate, su amigo el estilista Jay Sebring, la heredera de la marca de café Folger, Abigail Folger, y el aspirante a guionista amigo de Polanski, Wojciech Frykowski.

Al abandonar la vivienda, el grupo de encontró con Steven Parent, un joven que estaba visitando a un amigo en la casa, y lo mataron a tiros.

La noche siguiente, Manson llegó junto con Watson, Krenwinkel y Leslie van Houten a la casa de Leno y Rosemary LaBianca. Manson maniató a la pareja y ordenó a los demás que los mataran.

La teoría de Day para este segundo crimen es que Manson quizá quería dinero de LaBianca para pagarles a los Straight Satans la deuda por la mescalina mala.

Caída y condena

Meses después de los crímenes, Manson y varios de sus seguidores fueron arrestados por robo de autos.

Una de ellas, Susan Atkins, les contó a sus compañeras de celda que el robo no era el peor de sus crímenes y esa confesión llevó a las autoridades a conectar al grupo con los asesinatos.

Charles Manson detenido

Getty Images
Charles Manson defendió su inocencia hasta el final.

El 25 de enero de 1971, Manson, Atkins, Krenwinkel y Van Houten fueron declarados culpables de los crímenes del 8 y el 9 de agosto.

Más tarde ese mismo año, Watson fue condenado por los crímenes de la casa de Tate y Manson fue además sentenciado por los asesinatos de Gary Hinman y Donald Shea, un doble que fue asesinado en el rancho Spahn a finales de agosto de 1969.

Con estas condenas cayó la Familia Manson, pero la fascinación y las sombras sobre los atroces crímenes que cometieron perduran 50 años después.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.