close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Superdelegada amenaza a estancias con quitarles alarmas sísmicas, pero el gobierno rectifica

La Secretaría de Bienestar explicó que se trató de una medida tomada "sin la instrucción precisa", por lo que los establecimientos mantendrán los equipos.
Cuartoscuro
26 de septiembre, 2019
Comparte

Luego de que varias estancias infantiles recibieron un oficio para solicitar la devolución de las alarmas sísmicas con las que contaban desde 2007, la Secretaría de Bienestar rectificó el requerimiento e informó que los establecimientos mantendrán los equipos.

La dependencia explicó que se trató de una medida tomada “sin la instrucción precisa”, por lo que los establecimientos mantendrán los equipos.

“La Secretaría de Bienestar aclara que dicho requerimiento fue emitido por una unidad administrativa sin la instrucción precisa de las áreas responsables del Programa para el Bienestar de Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras. Por ello, a través de oficios dirigidos a los Delegados Estatales de Programas para el Desarrollo, la Secretaría de Bienestar aclara que la devolución no fue solicitada por esta dependencia, por lo que se instruye dejar sin efecto tal petición”, publicó en un comunicado.

Este 25 de septiembre, tras recibir el aviso, las directoras de estos centros pensaron que el documento venía de la Secretaría de Bienestar, por los logos que contenía, pero no fue así, el requerimiento salió del equipo de la superdelegada federal en la Ciudad de México, Cristina Cruz Cruz.  

Con el argumento de que las alarmas son propiedad de la nación y las estancias solo las tenían bajo resguardo, personal que se identificó como Servidores de la Nación exigió la entrega de las mismas o su pago, en un plazo de cinco días hábiles.  

Te puede interesar: Matrícula de 50 estancias infantiles en CDMX y Edomex bajó 21% en febrero, tras desaparición de subsidio

Esto través de un oficio en el que se señala que ante la omisión de respuesta al documento, las responsables de los centros de cuidado infantil se harían acreedoras a una denuncia ante la Fiscalía General de la República. 

En entrevista con Animal Político, Beatriz Bernal, responsable de la estancia infantil Ratziel, en la delegación Gustavo A. Madero, dice que ella entregó la alarma sísmica para no tener más problemas. 

“Les dije que ahora en el simulacro, la alarma de la calle y las de las dos escuelas públicas que tengo alrededor no sonaron, solo sonó la de mi estancia. Aun así, se la llevaron, solo me dijeron que lo van a reportar y que Protección Civil va a venir a activar la alarma de la calle, pero no me dijeron cuándo”. 

En esta estancia, de 49 niños que había cuando era parte del programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras de la entonces Secretaría de Desarrollo Social, ya solo quedan 15 menores. Bernal dice que está enfrentando muchos problemas económicos para seguir operando y que no puede pagar la alarma sísmica, por eso mejor la entregó. 

También María Emilia Celis Jiménez, responsable de la estancia infantil Solecito Feliz, en la delegación Tlalpan, recibió este 25 de septiembre la visita del personal de la delegación de Bienestar en la capital del país.

Celis no les dio la alarma. “Les dije que no me niego a entregarla,  porque en efecto nos la dieron solo a resguardo, pero en este momento no se las puedo dar, yo la necesito, porque si llega a temblar la de la calle no funciona”. 

La respuesta fue que entonces debe pagarla.  “Me dijeron que van a regresar con un citatorio para decirme cuánto y cuándo, porque en 2007 cuando me la dieron costaba mil 134.4 pesos, que es la cantidad que viene en el oficio, pero me dicen que tendría que pagar lo que cuesta actualmente, que son entre 3 mil y 5 mil pesos”.  

En Solecito Feliz había 53 niños cuando el centro pertenecía al Programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras, entonces el gobierno federal, a través de la ex Sedesol, trasfería un apoyo en efectivo a las responsables de estos centros para cubrir la cuota de cada niño. 

Leer más: Cancelación de estancias infantiles dejó a niños sin cuidado y puso en riesgo el trabajo de sus padres: CNDH

Ahora que el gobierno federal entrega, a través de la Secretaría de Bienestar, el apoyo directo a las familias, solo quedan en Solecito Feliz, afirma Celis, 11 niños del programa. 

“Sé que a la mayoría de las mamás ya les está llegando el apoyo, faltarán unas dos, pero muchos de los niños que estaban aquí ya no están acudiendo a centros de cuidado infantil. Unos ocho o diez están en casa o con las mamás en sus trabajos, en los puestos en el mercado o de venta afuera de las escuelas. El resto va a centros comunitarios o de la delegación donde les cobran poco o no cobran”. 

Con la baja de niños, Celis tiene problemas para cubrir los gastos de operación de la estancia y los honorarios de su personal. “Por eso en este momento no puedo pagar lo de la alarma, y no me niego a entregarla, la pago, pero que nos den facilidades, que nos dejen cubrir el costo a plazos”. 

Puesto que los oficios entregados a las estancias para requerir la devolución de las alarmas tienen el logo de la Secretaría de Bienestar y en la parte superior izquierda solo dice delegación Ciudad de México, Animal Político solicitó una entrevista con la dependencia federal para saber por qué pedían devolver los equipos, pero el área de comunicación afirmó que el documento no lo emitieron ellos ni estaban enterados. “Salió de la delegación de Bienestar CDMX y no nos consultaron sobre esto”. 

El documento, en efecto, viene firmado por Regina Martínez Téllez, jefa de la Unidad de Desarrollo Social. En Declaranet esta funcionaria aparece como jefa de área de la Secretaría de Bienestar, pero su área de adscripción es la delegación de Bienestar en la CDMX, a cargo de la superdelegada Cristina Cruz, quien está copiada en el oficio. 

De hecho, Sonia Sánchez Martínez, responsable de la estancia infantil Hormiguitas de Sebastián, en la alcaldía de Álvaro Obregón, dice que con ella llegó un joven que se identificó como Servidor de la Nación (quienes les reportan a los superdelegados). 

“Me dijo que tenía que entregar la alarma, yo le dije una mentira, le dije que ya la había entregado desde hace tiempo a Sedesol. Mentí porque necesito el equipo, yo tengo niños aquí, me quedan 10 de los 50 que tenía del programa federal de Estancias Infantiles”. 

El Servidor de la Nación le dijo que regresaría el lunes a recoger el acuse de recibo donde consta que entregó antes el equipo o por la alarma, y que si no entregaba una de las dos cosas, tenía que pagarla, “pero yo no tengo dinero, ya hasta puse una cocina económica para sacar de ahí para los gastos de la estancia”.  

Animal Político solicitó una entrevista con Cristina Cruz pero hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Instagram: el nuevo engaño en la red social que quiere robar tus datos (y cómo no caer)

Los piratas informáticos utilizan todo tipo de técnicas para que caigas en sus trampas y robarte tus datos personales.
28 de septiembre, 2019
Comparte

Los engaños se extienden también a las redes sociales. Entre los últimos, uno que afecta Instagram, según advirtió la firma de ciberseguridad Sophos.

El acceso a nuestros perfiles en las redes sociales es más valioso de lo que podemos pensar, advierten desde esta empresa británica, que describen este tipo de estafas como de ingeniería social“.

“Las entrañas de tus cuentas de redes sociales suelen revelar mucho más sobre ti de lo que los delincuentes podrían descubrir con otro tipo de búsquedas. Y peor aún, los piratas informáticos que consiguen acceso a tu cuenta puede aprovecharlo para poder engañar a tus amigos y familiares, así que no se pone en riesgo una sola cuenta”, explica Sophos en un comunicado.

Imagen ilustrativa

Getty Images
La técnica del “phising” intenta ofrecer un anzuelo al usuario para que ceda datos confidenciales.

El último timo del que advierten en la empresa de seguridad es un nuevo caso de phising. Mediante esta técnica, los estafadores lanzan un anzuelo a sus víctimas con el objetivo de robarle los datos que tiene en la red.

Y esto es precisamente lo que ha ocurrido en Instagram.

En qué consiste

Sophos asegura que ha detectado y recibido denuncias de muchos usuarios que en las últimas semanas aseguran haber recibido un email de Instagram en el que se le informaba de que habían violado la ley de propiedad intelectual de la red social y que se iba proceder al cierre de su cuenta.

Pero la comunicación pronto ofrecía una manera de solucionarlo. Ahí es donde estaba la trampa.

En el mismo correo (con el logo de Instagram) hay un hipervínculo que te dirige a un formulario en el que se expresa la disconformidad del usuario con el cierre de la cuenta.

Cuando pulsas el botón “click”, vas a otra pantalla donde te piden tu contraseña de Instagram y tu fecha de nacimiento. Esto lo hacen para dar una apariencia de autenticidad al dar a entender que se cumplen dos pasos de verificación, aseguran desde Sophos.

Hacker informático

Getty Images
Las redes sociales son un objetivo muy apetitoso para los piratas informáticos porque, entre otras cosas, acceden a tu lista de contactos aumentando la posibilidad de extender el engaño.

Si caes en el error, y además compartes tus contraseñas con otras cuentas y sitios web, habrás dado al atacante la posibilidad de hacerse con más datos.

Cuando hayas introducido la contraseña, la pantalla aparecerá en estado de carga. La operación termina redirigiéndote a la página oficial de Instagram, por lo que se reducen las sospechas de que puedas haber caído en una estafa.

Cómo evitarlo

Las recomendaciones para evitar este u otro tipo de tipo son variadas. Entre las principales, no poner nunca tu contraseña a través de un vínculo que te llega por correo. Observa bien que las páginas a las que te dirige el vínculo no tienen nada sospechoso: no hay faltas de ortografía ni errores gramaticales.

También si el hipervínculo es especialmente largo.

Pantalla de celular

Getty Images
El peligro de que los piratas accedan a nuestros datos aumenta cuando compartimos nuestra contraseña con más cuentas y sitios web.

En este caso además, desde Sophos recomiendan visitar la página oficial de Instagram para conocer cuál es su protocolo de actuación en caso de que un usuario viole presuntamente los derechos de autor de alguna imagen o video.

En este caso, la red social precisa:

“Recibirás una notificación de Instagram que incluye el nombre y la dirección de correo electrónico del propietario de los derechos que realizó la denuncia y los detalles de la misma. Si crees que el contenido no debería haberse eliminado, puedes entrar en contacto con el denunciante y tratar de resolver el problema directamente”.

Como ves, no hay ninguna amenaza de cerrarte la cuenta ni necesidad de poner ninguna contraseña. Además, se ofrecen más datos sobre tu supuesta infracción.

Así que si te encuentras con una alerta parecida, merece la pena visitar la web oficial del sitio en cuestión y leer su protocolo de actuación en caso de infracciones.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=o8u_cuNTP8E

https://www.youtube.com/watch?v=8d_Bfnkb4tw

https://www.youtube.com/watch?v=T8R690L4c0s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.