Gobierno federal, sin estrategia para atender a menores de 5 años
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Gobierno federal, sin estrategia para atender a menores de 5 años

Aunque desde el sexenio pasado se inició con los trabajos para definir la política pública en favor de este grupo de población, apenas se discuten los contenidos temáticos y la articulación de actores. No hay fecha para que esté lista.
Cuartoscuro
4 de septiembre, 2019
Comparte

En México no existe una estrategia integral para brindar atención a los menores de cinco años.

Lo que hay son iniciativas focalizadas y desarticuladas para necesidades o grupos específicos, que no han tenido impacto en el desarrollo adecuado de esta población. 

Así lo han admitido públicamente funcionarios, investigadores e integrantes de la sociedad civil, entre ellos Olga Sánchez Cordero, titular de la Secretaría de Gobernación; Esteban Moctezuma, de la Secretaría de Educación Pública; Ricardo Bucio Mújica, secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA), así como representantes de organizaciones civiles nacionales e internacionales. 

Lee más: Investigan presunta corrupción de menores y discriminación contra joven de prepa 3

“En México existen muchas actividades gubernamentales dirigidas a la niñez de 0 a 5 años, pero están desarticuladas, no tienen estándares comunes y hay poca inversión”, aseguró Bucio en febrero pasado. 

De acuerdo a cifras de UNICEF México, el saldo de esa falta de atención es: de los 12.7 millones de niñas y niños de 0 a 5 años que hay en México, 54% viven en la pobreza, eso los convierte en el grupo poblacional con mayor nivel de privaciones, y 12.4% sufren de desnutrición crónica, lo que conlleva a un menor desarrollo cognitivo y por ende a un menor rendimiento escolar.

Un 5.2% sufre de sobrepeso, lo que eleva su probabilidad de desarrollar enfermedades crónicas; 14.5% de los menores de un año no tiene registro de nacimiento, situación más agravada en comunidades indígenas o en situación de pobreza; 63% es víctima de la violencia y dos millones no alcanzan un nivel óptimo de desarrollo debido a la pobreza, mal nutrición, falta de acceso a servicios básicos y a la ausencia de oportunidades de aprendizaje temprano. 

Ante esto, el gobierno federal reconoce que es hora de actuar. “Llegó el momento de darle toda la atención que merece a la primera infancia”, señaló Estaban Moctezuma Barragán, en la inauguración de Primera Infancia, Construyendo la política desde el territorio, foro que forma parte de los trabajos para diseñar la política pública de atención a este grupo poblacional. 

El titular de la SEP aseguró que es necesario un matrimonio entre las secretarias de Educación Pública y la de Salud para atender a los menores de cinco años. En lo que corresponde a su dependencia, el funcionario explicó que se hará la focalización de la población de niños y niñas con mayor grado de vulnerabilidad para brindarles distintas modalidades de educación inicial y preescolar.

Se trabajará también en la consolidación en los 32 estados de la República del programa de educación inicial a través de visitas a hogares. “Estamos en fase piloto en 10 estados de la República. Habrá programas de orientación a madres y padres de familia y a tutores en temas relacionados con las prácticas de crianza y la educación de los niños pequeños, con enfoque de derechos y cuidados cariñosos y sensibles”. 

El secretario de Educación subrayó que la pretensión es que la nueva escuela mexicana vaya traduciendo la escuela de ser un lugar exclusivamente para estudiantes a ser un verdadero centro de aprendizaje comunitario.

“Que en las escuelas también se dé información, educación a madres y padres que quieran conocer cómo criar a sus niñas y a sus niños, cómo nutrirlos, cómo tratarlos y cómo darles estimulación temprana. Todo esto sería educación extra escolar dentro de este concepto de escuela como centro de aprendizaje comunitario”, subrayó Moctezuma Barragán. 

En lo que toca a la Secretaría de Salud, Miriam Veras Godoy, directora general del Centro Nacional para la Salud de la Infancia y Adolescencia (CENSIA), adelantó, durante su participación en el foro, que deberá ampliarse el enfoque de solo reducir la mortalidad en este grupo de población a buscar su pleno desarrollo, los ambientes amigables y el fortalecimiento de las relaciones parentales. 

“Habrá intervenciones concretas, territorializadas, dirigidas no solo a restaurar la salud sino al desarrollo de sus potencializadades, con participación conjunta de los servicios de salud, la familia, la comunidad y la sociedad civil”. 

Los retos que se enfrentan, a decir de la funcionaria, son: garantizar el acceso universal a servicios de salud integrales y de calidad, territorializados, con estrategias específicas que surjan de la sociedad y el Estado, estrategias locales para atender rezagos que se han perpetuado y fortalecer los determinantes positivos de la salud y no solo esperar a que los usuarios acudan a las unidades a buscar atención de una enfermedad. 

Te puede interesar: El INM incumplie resolución que le obliga a no encerrar a migrantes menores de edad

Entrevistada por Animal Político, María Josefina Menéndez, directora de Save The Children, quien también participó en la inauguración del foro, aseguró respecto a la decisión de dejar de apoyar a las estancias infantiles y reforzar cuestiones de crianza en la familia que lo adecuado sería optar por ambas vías. 

Menéndez señaló que es importante el trabajo con las familias. “Hablamos de 64% de niños que son abusados en el seno familiar, 6 de cada 10 niños menores de seis años reciben castigos físicos, hay que trabajar con las familias, pero también hay que permitirles contar con un espacio de atención para los menores y que los padres puedan destinar tiempo a su trabajo y otras necesidades”. 

En este sentido, Menéndez, quien forma parte del grupo de trabajo para definir la estrategia nacional de atención a menores de cinco años, subrayó que esta administración federal no está considerando a las estancias infantiles. 

“Se está considerando reforzar la modalidad de educación comunitaria, con los centros de desarrollo infantil comunitarios, de los que solo en la zona metropolitana debe haber unos 2 mil, y que surgieron hace más de 20 años, enfocados en la atención a la primera infancia, de 0 a 6 años, con mujeres madres educadoras y con supervisión de la SEP”.

Menéndez explica que estos centros surgieron desde la comunidad y no desde un proyecto gubernamental, como en el caso de las estancias. “Lo que esperamos es que estas estancias se puedan modificar y fortalecerlas como centros de desarrollo infantil comunitario, con personalidad jurídica y con esta mayor cercanía en la educación familiar”.  

Por ahora, la directora de Save The Children explicó que se está avanzando en la estrategia integral de atención a la primera infancia. “El proceso apenas inicia, estamos en la definición, hemos empezado a trabajar de forma sistemática desde hace un año, en la anterior administración, pero vemos mayor voluntad política en los últimos nueve meses”. 

Dijo que se está en un punto álgido, en el que se trabaja en los contenidos temáticos de la política, por eso el foro con la intervención de expertos nacionales y extranjeros, y en los próximos días se entrará a la discusión del presupuesto, ahí es donde se verá la verdadera voluntad, dijo, para destinar el mayor monto posible a este grupo de población. 

¿Nueve meses de vacío?

Una de las primeras acciones de este gobierno en materia de política social, y también una de las más criticadas, fue la de desaparecer el Programa de Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras, bajo el argumento de que se habían detectado prácticas corruptas en su operación. 

El gobierno federal procedió a desaparecer el programa, en el que los recursos para la atención de los menores se otorgaban directo a la estancia, y lo sustituyó por el de Apoyo para el Bienestar de las Niñas y los Niños, Hijos de Madres Trabajadoras, un apoyo económico, entregado directo a las familias, de 1600 pesos bimestrales o de 3600 si el menor tiene alguna discapacidad. 

El cambio significó un descenso en los recursos canalizados y en el número de beneficiarios, de acuerdo con la información del primer informe de gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, comparado con el último año de la administración de Enrique Peña Nieto.

Te puede interesar: UNICEF alerta sobre aumento de homicidios de menores en México 

Durante el primer semestre de 2018 se destinaron 1,589 millones de pesos a Estancias Infantiles; en contraste para el cierre de junio de 2019 el recurso para el nuevo programa fue de 625.5 millones de pesos (61% menos que en el periodo anterior).

En cuanto a beneficiarios, el programa anterior atendió a 314 mil 763 menores de enero a junio de 2018. Mientras que durante el primer semestre de 2019 se apoyó a 197 mil 719 niñas y niños (37% menos). 

Las madres trabajadoras y padres beneficiarios eran 295 mil 567 a junio de 2018. En el mismo periodo de 2019 tenían inscritos en el nuevo programa a 188 mil 060 madres y padres o tutores.

La subsecretaria de Bienestar Ariadna Montiel Reyes detalló en una intervención en la conferencia diaria del presidente, en mayo, que en la pasada administración se tenían registrados a 330 mil niños, pero como resultado del censo que se realizó, solo localizaron a 213 mil, representados por 203 mil madres, padres o tutores.

“Ese es el universo con el que estamos trabajando”, aseguró. 

El padrón, sin embargo, continua abierto, informó la oficina de comunicación de la Secretaría de Bienestar, por lo que las madres que estaban en el programa de estancias infantiles y que quedaron fuera en el primer censo, porque no se les encontró, pueden solicitar la continuidad del apoyo, siempre y cuando demuestren que eran beneficiarias y sus hijos cumplan con el requisito de la edad.

Un apoyo que sí se eliminó por completo fue el control nutricional, lo anterior por la desaparición de Prospera Programa de Inclusión Social, que incluía suplementos alimenticios para niños menores de dos años y de cinco si tenían desnutrición. Para junio de 2018 tenían este apoyo 1 millón 234 mil niños y 516 mil con desnutrición.

En cuanto a programas de Atención a la Niñez, en lo referente al Programa de Atención a Menores de cinco Años en Riesgo no escolarizados, en 2018, a junio, se entregaron 30 millones 649 mil, mientras que en el primer semestre de este año se han entregado 19 millones 495 mil.

En el programa de Atención a la Salud del Niño, de acuerdo a cifras de la Secretaría de Salud y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), las consultas otorgadas de primera vez a niños menores de cinco años de edad fueron 1 millón 273,621 en 2013, aunque para 2018, en el primer semestre, ya se habían reducido a 759 mil 843, mientras que a junio de 2019 van 978 mil 681.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

'Los mexicanos sueñan con ser como Finlandia, pero sin pagar impuestos como los finlandeses'

Un estudio que indaga en la percepción de los mexicanos sobre la desigualdad, muestra una paradoja entre sus aspiraciones y lo que están dispuestos a contribuir personalmente para transformar la sociedad, dicen los autores.
Getty Images
24 de mayo, 2021
Comparte
Monedas mexicanas

Getty Images
Los mexicanos aspiran a vivir en un país con menos desigualdad social, dicen los investigadores, pero no conectan esa aspiración con el sistema impositivo.

Habla como mexicana porque ha vivido más de una década en ese país, pero no lo es.

Nació en Dinamarca, creció en distintos países europeos e hizo su doctorado en la Universidad de Cambridge, Reino Unido. Alice Krozer conoce de la intersección entre América Latina y Europa y se ha especializado en estudios sobre desigualdad, elites y percepciones sociales.

Precisamente de esos temas trata la investigación hecha junto a Raymundo Campos-Vazquez, Aurora Ramírez-Álvarez, Rodolfo de la Torre y Roberto-Velez-Grajales. El foco estuvo puesto en las percepciones de los mexicanos.

“La gente quiere menos desigualdad, pero no quiere pagar más impuestos”, dice la investigadora del Colegio de México. “Es una especie de paradoja entre lo que te gustaría y lo que estás dispuesto a sacrificar“.

Es cierto que en México existe una imagen negativa de los impuestos porque muchas personas creen que al final de cuentas los beneficios no llegan a los sectores más vulnerables, apunta.

Pero cuando se les preguntó sobre un escenario hipotético en relación a cuánto estarían dispuestos a contribuir para acabar con la pobreza y la desigualdad -sin mencionar el tema impositivo- la respuesta no fue muy generosa, especialmente en los sectores más ricos de la población.


Ustedes hicieron un estudio de cómo los mexicanos perciben la desigualdad y la movilidad social en su país. ¿Cuáles fueron las principales conclusiones de la investigación?

Una de las conclusiones es que la gente sí sabe que hay mucha desigualdad en México. Esa percepción es bastante cercana a las mediciones. Y lo mismo sobre la pobreza.

Pero la gente tiene una idea muy diferente sobre lo que es la riqueza y lo que es la movilidad social. En la riqueza sobreestiman cuánta gente rica realmente existe.

Alice Krozer

Alice Krozer
Alice Krozer sostiene que los mexicanos creen que hay mucha más movilidad social de la que existe.

En cuanto a la movilidad social, la gente cree que es mucho mayor. Piensan que un 30% de los que nacen pobres van a llegar a ser ricos. Y eso no es así. De 100 personas que nacen en la pobreza, solo dos personas logran llegar al sector de ingresos más altos. Es una discrepancia enorme entre la percepción y la realidad.

La otra conclusión importante es que la gente no asocia el sistema de impuestos con la redistribución. La gente quiere menos desigualdad, pero no quiere pagar más impuestos. No hacen una conexión entre las dos cosas. No piensan que los impuestos pueden ser una medida redistributiva.

El estudio indica que los mexicanos estarían dispuestos a contribuir con un 10% de sus ingresos para disminuir la desigualdad y la pobreza. ¿Cómo varía según el estrato social al que le hicieron la pregunta?

Hay una pregunta que dice: si te diera un ingreso de mil pesos y te dijera que con una vara mágica voy a hacer desaparecer la pobreza y la desigualdad, ¿cuánto estarías dispuesto a dar de esos mil pesos?

Mexicanos

Getty Images
De 100 mexicanos que viven en la pobreza, solo dos llegan a los sectores más altos de ingresos, explica Krozer.

En México los más pobres dijeron que estarían dispuestos a contribuir con un 15%, mientras que las personas con más riqueza dijeron que darían un 7,5% en promedio. Eso nos quiere decir que a los que tienen ingresos más altos les preocupa menos el problema.

¿Por qué les preocupa menos el problema?

Puede ser por razones personales en el sentido que no están conscientes del sufrimiento que provoca la desigualdad, aunque también puede tener que ver con ideales éticos. Pero esa pregunta específica no fue parte del estudio.

Cuando preguntaron sobre la disposición a contribuir en este escenario hipotético, no preguntaron por cuánto estaban dispuestos a pagar en impuestos…

No, fueron preguntas separadas.

Cuando preguntaron específicamente por pagar más impuestos para disminuir la desigualdad y la pobreza… ¿detectaron que algunos no quieren pagar más impuestos porque no creen que son eficientes, es decir, porque los recursos no llegan realmente a los más vulnerables?

Las personas con altos ingresos solían decir, yo pago muchos impuestos, no voy a pagar más. Les preguntamos cuánto cree usted que paga ahora de impuestos a la renta.

Y todos, sin importar el nivel socioeconómico, respondieron 40%. Eso es muy por arriba de lo que se paga hoy en México.

¿Y cuánto se paga de impuestos a la renta en México?

Depende, pero en promedio un 22%. Pero todos piensan que pagan 40%. Después les preguntamos cuánto desearían pagar. Y todos contestaron alrededor del 22%, que es lo que se paga en la realidad. Esa es la ironía.

Mexicanos

Getty Images
La gente de todos los grupos socioeconómicos cree que paga un 40% de impuesto a la renta y eso no es así, dice la investigadora.

Después les preguntamos cuál sería su tasa de impuesto ideal para las personas ricas, para las que tienen un ingreso medio y para las personas pobres. La mayoría dijo que su tasa ideal para los pobres sería como un 14%, para los sectores medios un 22%.

Pero para los ricos, las personas con menos ingresos dijeron que deberían pagar más, mientras que las personas más ricas dijeron que ellos deberían pagar menos.

¿Cuánto pagan los más ricos?

Nominalmente deberían de pagar cerca de un 35%, pero en la realidad solo pagan 18%

¿Por qué?

Hay varios factores que incluyen evasión, elusión, exenciones…

¿Cómo se define una persona rica en México?

No existe una categoría de rico como tal. Comúnmente en los estudios económicos se usa, por ejemplo, la medición del 1%. En México el 1% con mayores ingresos gana cerca de 150.000 pesos mensuales.

¿Y en el otro extremo?

En México cerca de la mitad de la población vive en la pobreza. Y si a eso le sumamos la población con vulnerabilidades, llegamos a un 80%. Es decir, hay muy poco margen para tener un ingreso medio.

Mexicana tejiendo

Getty Images
Cerca de la mitad de los mexicanos vive en la pobreza.

Y en ese nivel de pobrez, aún no está incluido el efecto de la pandemia.

En general, ¿podemos decir que los mexicanos quisieran tener menos desigualdad, pero no están dispuestos a pagar más impuestos?

Sí. Lo que muestra el estudio es que la gente no hace la conexión entre desigualdad y el pago de impuestos. En México hay una imagen muy negativa de los impuestos.

Pero eso tendrá algún sustento real, dados los niveles de corrupción que históricamente han existido en el país…

Esa mala imagen no es casual. Por muchas décadas ha sido muy mal visto el pago de impuestos. Eso tiene que ver con cuestiones ideológicas y con cuestiones prácticas.

Auto rojo

Getty Images
Según Krozer México es uno de los países más desiguales del mundo.

La gente se pregunta qué tanto ayuda el pago de impuestos a los más pobres, o qué tanto ayudan los impuestos si no hay un buen sistema gratuito de salud pública o educacional.

En el estudio usted dice que el pago de impuestos es la mejor herramienta para disminuir la desigualdad. Pero si la gente desconfía y no ve los beneficios sociales de pagar impuestos, quizás se justifica esa idea negativa. ¿Cuál es su opinión?

Seguramente una parte importante de los impuestos va a lugares donde no deberían ir, llámese ineficiencia, corrupción, o lo que sea. Pero yo creo que no por eso hay que tener una idea negativa de los impuestos.

También está la visión de que el Estado no debería intervenir en los temas de redistribución. Hay una visión conservadora de tener un Estado pequeño.

En países escandinavos, por ejemplo, se paga tres o cuatro veces más de lo que se paga en impuestos acá. Ellos también se quejan de los impuestos, pero a un nivel muy distinto. Dicen no quiero pagar 48% de mis ingresos, prefiero pagar 40% o 45%.

Pero en México y en Latinoamérica en general no están tan claros los beneficios del sistema tributario

Es que entre las personas con más riqueza, hay muchos que no están de acuerdo con que la salud y la educación deberían ser para todos. Más allá de que no se vean los beneficios, hay una idea sobre el rol del Estado.

Ustedes midieron la desigualdad usando el Índice de Gini y descubrieron que a los mexicanos les gustaría tener una desigualdad como la de Finlandia…

Les mostramos escenarios sobre desigualdad y les preguntamos cuál sería la situación ideal. México tiene un Gini de 0,5. Ellos contestaron que sería ideal un Gini de 0,3 o de 0,20, como el de Finlandia. Obviamente no les preguntamos sobre el Gini, pero les mostramos unas gráficas para que eligieran el sistema ideal.

Finlandeses

Getty Images
En las encuestas los mexicanos expresaron su deseo de tener un nivel desigualdad que es equivalente al que existe en Finlandia.

Cerca de la mitad de los encuestados dijo que le gustaría tener una desigualdad equivalente a la de Finlandia, es decir, un 0,2. Eso nos dice que la gente no quiere vivir en un país tan desigual. La gente sí quiere una sociedad más igualitaria. Y los países escandinavos suelen ser como una utopía.

Obviamente las cosas no funcionan perfectas en esos países. Yo he crecido en Dinamarca y sé que tampoco las cosas son ideales ahí. Aunque lo que quieren los mexicanos, a lo que aspiran, es a tener una sociedad más justa, con mayores oportunidades.

Pero sin pagar más impuestos…

Es que los mexicanos sueñan con ser como Finlandia, pero sin pagar impuestos como los finlandeses.

La idea de querer ser como un país escandinavo, en cuanto a tener menos desigualdad, termina ahí.

Ser un país escandinavo implica pagar cerca de la mitad de tus ingresos en impuestos en los tramos más altos.

La tasa mínima del impuesto a la renta, por ejemplo en Dinamarca, empieza en un 36%. Y eso es equivalente a la tasa máxima en México.

Después de esta investigación, ¿qué sensación le queda más allá de lo académico?

Me quedaron muchas más preguntas. Entonces conseguimos más financiamiento y ahora estamos a punto de salir al terreno para seguir investigando estos temas.

Helsinki, Finlandia

Getty Images
“Ser un país escandinavo implica pagar cerca de la mitad de tus ingresos en impuestos en los tramos más altos”, dice Krozer.

Y me quedé pensando cómo se puede convencer a la gente de que es buena idea pagar más impuestos, o al menos tener un sistema impositivo más progresivo para disminuir la desigualdad.

Urge hacer algo sobre este tema. Con la pandemia, ahora más que nunca se necesitan más ingresos. Y como México es uno de los países con mayor desigualdad en el mundo y con menor movilidad social, es importante hacer algo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6DFi–xSEqg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.