Damnificados del Multifamiliar Tlalpan regresarán a sus casas tras dos años de marchas y reconstrucción
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Damnificados del Multifamiliar Tlalpan regresarán a sus casas tras dos años de marchas y reconstrucción

Los damnificados podrán regresar a sus viviendas remodeladas en dos fases: una se entregará a finales de septiembre, y la otra a finales de octubre.
Cuartoscuro
20 de septiembre, 2019
Comparte

Doña Silvia, vecina del Multifamiliar Tlalpan en la Ciudad de México, no perdió a nadie aquel fatídico 19 de septiembre de hace dos años, cuando un poderoso terremoto de intensidad 7.1 dejó un saldo de 369 muertos y daños materiales incalculables en diez estados de la República. Pero tras el simulacro, en el que se activó la alerta sísmica en la capital mexicana por un minuto, siente que las manos aún le tiemblan. 

“Se acumulan muchos sentimientos diferentes: dolor, tristeza, miedo… Y, al mismo tiempo, siento mucho agradecimiento. Quisiera abrazar a todas las víctimas que perdieron a alguien, a todos los brigadistas, a los topos, a los perros… No nos alcanzará la vida para agradecerles por tanto apoyo que nos dieron”, subraya emocionada al pie de un memorial que se instaló en el Multifamiliar con los nombres de las 9 personas que fallecieron aquí bajo los escombros.

Lee más: Avance en reconstrucción tras sismos del 2017 es de apenas 30%

Precisamente, se apresura a señalar Silvia, por ese apoyo de la gente es que dos años después de la tragedia los vecinos empiezan a ver la luz al final de un largo túnel: las nuevas autoridades del gobierno capitalino les prometieron que entre este mes y finales de octubre liberarán en dos fases todos los departamentos reconstruidos y reforzados. Incluyendo, el nuevo bloque 1C; el edifico que colapsó con el terremoto, en el que albañiles, carpinteros y electricistas, aún trabajan a destajo.  

“El gobierno, finalmente, nos está cumpliendo con la reconstrucción. Pero ojo -matiza la mujer alzando el dedo índice-, esto que ven es el resultado de una enorme y desgastante lucha social que todos los vecinos hemos librado”. 

Silvia observa a colación la avenida Tlalpan que está junto al Multifamiliar, donde hace dos años se instaló junto a la vía del tren ligero un improvisado campamento repleto de brigadistas y voluntarios que, literal, se lanzaron a bucear entre las toneladas de escombros en busca de supervivientes, y recuerda las innumerables noches bajo la lluvia en las que los vecinos cortaron la circulación para presionar a las autoridades en demanda de soluciones.

Video: Entre escombros, la vida de las víctimas a dos años de los sismos

“Han sido dos años muy difíciles”, recalca la damnificada, que recuerda que 24 meses después muchos aún continúan viviendo como pueden. Los más afortunados en departamentos rentados. Y muchos otros, siguen de “arrimados” con amigos, familiares, o incluso todavía en carpas y tiendas de campaña en la cancha del Multifamiliar. 

Para llegar hasta la reconstrucción y rehabilitación de sus hogares, Silvia remarca que tuvieron que pasar por “un calvario burocrático” de cientos de trámites y de reuniones desgastantes;  y por largos enfrentamientos con las autoridades del entonces gobierno de Miguel Ángel Mancera, de cuyos dictámenes técnicos, que aseguraban que varios de los bloques eran perfectamente habitables sin necesidad de reconstrucción, siempre desconfiaron, y a quien reprochan que ofreció levantar un nuevo Multifamiliar pero a cuenta de los damnificados, que lo pagarían de su bolsillo a través de créditos blandos. 

Ahora, señala Alejandra Vanesa Padilla, damnificada, el tiempo de espera para tratar de recuperar sus vidas en sus hogares está próximo a concluir. Aunque todavía hay detalles y fallas que los vecinos piden al gobierno de Claudia Sheinbaum, y al nuevo comisionado para la reconstrucción de la ciudad, César Cravioto, que se subsanen antes de volver a sus casas. 

Por ejemplo, a simple vista se aprecia que varios de los bloques de edificios mantienen los balcones viejos, algunos de los cuales, incluso, están desnivelados. De los balcones nuevos, todavía a muchos les falta la construcción de las bardas laterales que impidan que alguien pueda caerse al vacío. Y en las azoteas de varios de los bloques remodelados hay goteras. 

Pero, para Juan Ponce, damnificado, esos detalles ya son lo de menos. Después de dos años de caminatas, protestas, y de lanzar consignas, y en los que en muchos momentos se sintieron olvidados por los gobernantes, ya está ansioso por recuperar su hogar y su vida. 

Te puede interesar: Comida caduca y ropa vieja: así fallamos al donar por los sismos de 2017

Aunque el miedo a nuevo temblor y la desconfianza en la calidad de la reconstrucción, admite, siempre van a estar presentes. 

“Vamos a tener que salir adelante a pesar de nuestros miedos y de nuestras dudas, porque no tenemos otro lugar donde vivir. Así que no nos queda más que confiar en Dios y en los albañiles que trabajaron en la reconstrucción de nuestros hogares”, dice el damnificado.

“La herida sigue abierta” 

Sin embargo, hay víctimas a los que la reconstrucción no les supone un ápice de consuelo tras haber perdido a sus seres queridos aquella fatídica tarde de hace dos años. 

“La herida sigue abierta”, dice con voz queda Fernando aferrado al retrato de su hija Viridiana, una joven de tez morena y profundos ojos negros, que falleció en el Edificio 1C junto a otras ocho personas. 

Es casi la una de la tarde y la emotiva misa en el Multifamiliar, a la que acudieron damnificados, brigadistas, y voluntarios que participaron en las labores de rescate, ha terminado. 

Los familiares de las víctimas, con claveles y velas en las manos, salen entonces lentamente del lugar donde antes se levantaba el edificio de cinco plantas. Todos se abrazan con fuerza. Se aplauden. Se consuelan.

Fernando, en silencio, comienza a quitar la lona con la fotografía de su hija, donde le recuerda que ni él ni su esposa jamás la olvidarán, mientras el resto de familiares se sube a un autobús que los llevará a la calle Talleres, donde está programado un minuto de silencio a las 13.14; la hora fatídica del temblor. 

Pero Fernando musita que prefiere no ir: está cansado y ya vivió muchas emociones este 19S.  

“La herida sigue abierta”, repite con la misma voz queda mientras dobla con cuidado la lona del retrato de su hija y observa de soslayo el enorme hueco que, aunque ya está ocupado por un nuevo edificio, para él seguirá siempre vacío y en ruinas. 

Su hija se fue con apenas 29 años, murmura enojado. 

Y ni ese edificio nuevo, ni nada material, se la puede regresar.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Martha Sepúlveda

Cancelan la eutanasia de Martha Sepúlveda, la primera colombiana que iba a recibirla sin ser enferma terminal

El centro que iba a llevar a cabo el procedimiento revisa la decisión del primer comité que evaluó el caso.
Martha Sepúlveda
10 de octubre, 2021
Comparte

La eutanasia de la colombiana Martha Sepúlveda, que estaba programada para este domingo a las 7 de la mañana, ha sido cancelada, según informó en un comunicado el Instituto Colombiano del Dolor, el centro clínico donde iba a realizarse.

La mujer iba a ser la primera persona en recibir el procedimiento en Colombia sin tener una enfermedad terminal.

Según dice el comunicado, el Comité Científico Interdisciplinario para el Derecho a Morir con Dignidad “concluyó de manera unánime cancelar el procedimiento” al concluir que “no se cumple con el criterio de terminalidad como se había considerado en el primer comité” que evaluó su caso.

En Colombia la eutanasia fue despenalizada en 1997, pero solo se convirtió en ley en 2015. Desde entonces, se han realizado 157 procedimientos.

En julio pasado, la Corte Constitucional del país extendió el derecho a una muerte digna a quienes padezcan “un intenso sufrimiento físico o psíquico” por causa de una lesión o enfermedad incurable. Y el de Martha Sepúlveda se había convertido en el primer caso en que se autoriza una eutanasia en un paciente que no tiene una enfermedad terminal.

Desde que fue diagnosticada con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad grave e incurable, su familia decía que la vida de Sepúlveda, de 51 años, se había transformado en un tormento. La noticia de que podría ponerle fin había supuesto un alivio, según le contó su hijo Federico a BBC Mundo.

Recientemente, la Conferencia Episcopal colombiana le había pedido que reconsiderara su decisión.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZdWiKvBoZeA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.