close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cortesía de Mexicanos Primero

Citlali, una niña con Síndrome de Down que lucha por recibir educación incluyente

La Suprema Corte de Justicia de la Nación concedió un amparo a Citlali, para que la escuela cuente siempre con un maestro que la apoye, así como infraestructura y material didáctico adecuado para todos sus estudiantes.
Cortesía de Mexicanos Primero
26 de octubre, 2019
Comparte

“Todo individuo tiene derecho a recibir educación”, dice el artículo tercero de la Constitución mexicana. Pero a Citlali, una niña indígena con discapacidad que vive en el Estado de México, ese derecho le fue negado en 2016. Finalmente, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió un juicio de amparo a su favor, que marca un precedente en el sistema de educación en México.

Citlali tiene Síndrome de Down, una alteración genética con la que, según la Dirección General de Información en Salud, nacieron 351 niñas y 338 niños mexicanos en 2018. Pero en la comunidad Mazahua en la que ella vive, como acceder a un servicio médico no es sencillo, fue diagnosticada tardíamente.

Te puede interesar: Niña con problemas de movilidad demanda a escuela en Yucatán por no adecuar un salón para ella

Ella terminó la educación preescolar, pero lo hizo con dificultades y bajo un ambiente de acoso escolar. Cuando sus padres la quisieron inscribir en la escuela rural multigrado a la que asisten sus hermanos y otros miembros de su comunidad Mazahua la respuesta fue “no”.

La escuela que la rechazaba argumentó no contar con la infraestructura ni el personal que Citlali necesitaba. Así que los enviaron a un Centro de Atención Múltiple (CAM).

Los CAM “tiene la responsabilidad de escolarizar a los alumnos y alumnas con alguna discapacidad o con discapacidad múltiple que por distintas razones no logren integrarse al sistema educativo regular”. Pero la razón por la que Citlali no lograba integrarse era el mismo sistema educativo.

El Centro de Atención Múltiple le dijo a los padres que Citlali podía asistir a una escuela regular, pero fue hasta que el Centro Estratégico de Impacto Social, A.C., brazo jurídico de Mexicanos Primeros, asesoró a la familia y comenzó el acompañamiento legal que ella pudo asistir a la escuela. Aunque no lo hizo como alumna, sino como oyente: no estaba en listas, no tenía uniforme y no recibía ninguna atención educativa. Se seguía violando su derecho a la educación.

Mediante un recurso legal, Citlali fue aceptada formalmente en 2017. Casi al final de lo que hubiera sido su segundo año de primaria.

También se logró que el Estado mandará una maestra con experiencia y formación para trabajar con niñas y niños con discapacidad. Aunque, después a esa profesora se le asignaron otras tareas.

Dos años después, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) concedió un amparo a Citlali. Con ello se establece legalmente que, entre otras cosas, la escuela debe contar siempre con un maestro de apoyo para ella, que todos los profesores deben tener una formación específica para la inclusión, y que debe haber infraestructura y material didáctico adecuado para garantizar el aprendizaje de todos.

Leer más | Ni te veo ni te cuento: las personas con discapacidad son inexistentes para el gobierno mexicano

“Lo más importante en este fallo es reconocer que la exclusión viene del sistema y las soluciones también deben venir de ahí”, dice Jennifer O’donoghue, directora general de Mexicanos Primero. Aunque la historia es dura, el problema no es culpa de la escuela, va más allá:

“Es muy importante este caso porque es una situación que viven muchos niños. Es una niña que está enfrentándose a un sistema que ve a las personas por categorías. Pero ella entra en muchas categorías: si eres indígena sí te podemos atender, pero como también tienes discapacidad entonces ya no. Y para las escuelas especializadas en educación especial era el mismo problema: ella tenía discapacidad, pero también tenía derecho a aprender en su lengua materna”, explica Jennifer O’donoghue.

Lo que le ocurrió a Citlali es que fue víctima de interseccionalidad: es mujer, indígena, con discapacidad y de bajos recursos. Las escuelas disponibles no podían garantizar todos sus derechos: a la educación, a la inclusión y a aprender en su lengua materna.

Cuando se presentó el primer amparo en 2017, el marco legal era otro. Con las últimas reformas al artículo tercero constitucional, apenas se incorporó la inclusión a la constitución. “La inclusión significa un sistema educativo para todos, una escuela para todos, no escuelas diferenciadas y segregadas porque así tiene que ser la sociedad y si no podemos hacerlo en las escuelas no podremos hacerlo en la sociedad”, dice la especialista.

El caso de Citlali es icónico, pero no único. Aunque para establecer jurisprudencia se necesitan tener 5 casos iguales —Citlali es el primero—, su historia marca un precedente legal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El paraíso turístico en el que hay 7 veces más plástico que peces

Las concentraciones de plástico en estas aguas dejaron "estupefactos" a los científicos. El plástico está presente en los estómagos de crías de peces tan comunes como los dorados y los peces espada.
16 de noviembre, 2019
Comparte

El plástico se está acumulando en zonas del océano que son clave para el crecimiento de los peces, de acuerdo a un nuevo estudio.

Y las concentraciones son tan altas que el plástico puede llegar a ser siete veces más numeroso que las crías de peces o alevines en la costa de Hawái.

Los mismos procesos océanicos que concentran en ciertos sitios las presas que son alimento de peces juveniles producen también la acumulación de plástico flotante.

Y hay cada vez más pruebas de que los animales marinos están ingiriendo ese plástico, con consecuencias desconocidas.

“Aún no tenemos datos para determinar cuál es el efecto de este plástico en las poblaciones de peces”, dijo a la BBC Gareth Williams, de la Escuela de Ciencias Oceánicas de la Universidad de Bangor en Gales, Reino Unido.

“Pero seguramente es perjudicial que las crías de peces ingieran esas partículas de plástico en la etapa crítica de los primeros días de vida“.

“Nos dejó estupefactos”

Williams y sus colegas investigaban el rol de las bandas que pueden distinguirse claramente en la superficie del océano y qué concentran grandes cantidades de pláncton, una fuente de alimento crucial para los peces.

Cuando los científicos tomaron muestran de pláncton en las cosas de Hawái constataron que todas las muestras tenían grandes cantidades de microplásticos.

Crías de pez volador y pez ballesta con trozos de plástico que ingirieron

JONATHAN L. WHITNEY
Crías de pez volador (arriba) y pez ballesta (abajo) con fotos ampliadas de los trozos de plástico que ingirieron. A la derecha se ve una moneda de 10 centavos de Estados Unidos para escala.

“Fue algo totalmente inesperado”, afirmó Williams. “Y el hecho de que el plástico fuera mucho más numeroso que los peces nos pareció increíble”.

La densidad de microplásticos en las bandas de plánctón en la cosa de Hawái es en promedio ocho veces mayor que en la gran isla de basura del Pacífico, una gran concentración de plásticos que tiene casi tres veces el tamaño de Francia.

Y en el interior de las bandas de Hawái había siete veces más plástico que crías de peces.

“Nos dejó estupefactos que nuestras muestras estuvieran dominadas por plástico”, afirmó Jonathan Whitney, ecólogo marino de la Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos, NOAA.

Los científicos diseccionaron crías de peces y comprobaron que éstas habían ingerido partículas de plástico.

Peces voladores

Getty Images
Los investigadores también hallaron evidencia de plástico en peces voladores, que son consumidos por atunes y por la mayoría de las aves marinas en Hawái.

“Encontramos trozos diminutos de plástico en los estómagos de especies de pesca comercial como dorados, peces espada y peces ballesta“, señaló Whitney.

Los investigadores también hallaron evidencia de plástico en peces voladores, que son consumidos por atunes y por la mayoría de las aves marinas en Hawái.

“La biodiversidad y la pesca enfrentan serias amenazas creadas por la acción humana, como el cambio climático, la pérdida de hábitat y la sobrepesca”, afirmó Jamison Gove, del Centro de Ciencias Pesqueras de las Islas Pacíficas, Pacific Islands Fisheries Science Center en Honolulu, la capital de Hawái.

“Desafortunadamente, nuestras investigaciones indican que debemos agregar a esas amenazas el plástico ingerido por las crías de peces”.


https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10157613595709665


https://www.youtube.com/watch?v=t-EjahwJLtY&list=PLLhUyPZ7578eOhaDzuQaUohvgFzplupf-&index=2&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=vmn_Arwoev4&list=PLLhUyPZ7578eOhaDzuQaUohvgFzplupf-&index=3&t=0s

https://www.youtube.com/watch?v=wdeCiZtTwgI&list=PLLhUyPZ7578eOhaDzuQaUohvgFzplupf-&index=5&t=0s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.