close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Alejandro Ponce

CNDH niega discriminación contra su empleada con cáncer; Conapred inicia investigación

La queja por discriminación de Paloma Ruíz contra la CNDH fue aceptada en agosto por el Conapred. Ambas partes esperan a ser citadas por el Consejo para tener una primera reunión donde expondrán sus argumentos sobre el caso.
Foto: Alejandro Ponce
9 de octubre, 2019
Comparte

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) rechazó que haya cometido actos de discriminación y de hostigamiento laboral contra su empleada Paloma Ruíz, sobreviviente de cáncer que labora en el área de comunicación social.

Paloma Ruiz denunció ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) que es objeto de discriminación laboral por parte de la CNDH, debido a que en noviembre de 2014, bajo la dirección del ombudsman Luis Raúl González Pérez, la Comisión no renovó su contrato luego de que previamente fuera diagnosticada de tres cánceres -mama, matriz y páncreas-, cortó toda comunicación con ella, y la excluyó sin previo aviso de la póliza del seguro médico de gastos mayores.

La queja por discriminación de Paloma Ruíz contra la CNDH fue aceptada en agosto pasado por el Conapred. Ahora, ambas partes esperan a ser citadas por el Consejo para tener una primera reunión donde expondrán sus argumentos sobre el caso y se analizará si pueden llegar a una conciliación.

Lee: Personas con cáncer enfrentan discriminación y presión para renunciar a su trabajo

Irregularidad en la concesión del seguro médico

Cuestionado en entrevista acerca de por qué se dio de baja a Paloma Ruíz del seguro médico de gastos mayores de la CNDH, Rubén Pérez, coordinador general de Asuntos Jurídicos de la Comisión explicó que la empleada fue beneficiada en 2013 y 2014 con un seguro de gastos médicos mayores de manera improcedente.

“Encontramos una situación irregular con el seguro de gastos médicos porque Paloma estaba contratada en ese tiempo por honorarios, y por su tipo de contrato no era una prestación que le correspondiera”, expuso Pérez.

Añadió que por ese otorgamiento “inadecuado” del seguro médico a Paloma, un empleado de la CNDH enfrentó un proceso administrativo y fue sancionado por haber llevado a cabo mal ese trámite.

A pesar de esa situación, el coordinador de Asuntos Jurídicos expuso que la CNDH reinstaló a Paloma en 2015 en el área de comunicación social como jefa de departamento, para que tuviera derecho, por su cargo como jefa de departamento, al seguro de gastos médicos mayores de la Comisión. Mismo que, subrayó, Paloma disfrutó desde 2015 hasta el 18 de marzo de este año, cuando por disposición del Gobierno Federal se puso fin a esa prestación en toda la administración pública.

“Durante todo ese tiempo, Paloma no pagó ni un centavo del seguro de gastos médicos porque, como prestación, como empleada de la Comisión, fue la CNDH la que asumió los costos del seguro”, recalcó Pérez, quien añadió que, además del seguro privado, Paloma ha estado protegida desde 2015 por el seguro del ISSSTE como trabajadora del Estado.

“Me pusieron a revisar el archivo basura”

El pasado lunes, Animal Político publicó un reportaje sobre cáncer y discriminación laboral, en el que Paloma Ruíz denunció que, además de haberla dejado sin seguro médico en 2014, por lo que tuvo que cortar temporalmente las quimioterapias y las radioterapias, la CNDH continúa ejerciendo un trato discriminatorio hacia ella tras ser reinstalada en comunicación social.

“No estoy ejerciendo mis funciones como jefa de departamento. Me pusieron en un rincón, junto a una fotocopiadora, a revisar el archivo basura. Nadie me habla y me evitan como si en lugar de cáncer tuviera una enfermedad contagiosa”, dijo Paloma, que acusó a la CNDH de querer desgastarla emocionalmente para que acabe renunciando a su cargo.

Además, Paloma señaló que pidió una serie de adecuaciones a su espacio de trabajo, como disponer de un cuarto durante 15 minutos al día, para quitarse la ropa y aplicare bolsas de hielo en los músculos del brazo donde le extirparon parte de la axila como consecuencia de la operación del cáncer de mama.

“¡Pero hasta eso me están dificultando!”, lamentó la empleada de la CNDH, que acusó a la Comisión de portarse de “manera inhumana” con ella.

Cuestionado al respecto, el coordinador de asuntos jurídicos de la Comisión dijo que si bien en un inició se “improvisó” un espacio laboral para ubicar a Paloma, éste “se ha venido mejorando para que las condiciones sean lo mejor posible”.

Y en cuanto a la solicitud que hizo Paloma para tener espacios adecuados para aplicarse bolsas de hielo, como parte de su tratamiento médico, Rubén Pérez también admitió que dicha solicitud “aún no se termina de responder”.

“El área administrativa correspondiente está haciendo los trámites necesarios para dar a Paloma lo que requiere”, señaló.

En cuanto a la queja por discriminación interpuesta ante el Conapred por Paloma, la CNDH dijo que está en su derecho de recurrir a esa instancia, y a otras como la justifica administrativa, donde la empleada de la Comisión recurrió al juicio de amparo, mismo que también fue aceptado el 17 de septiembre pasado por el Juzgado Segundo en Materia Administrativa de la Ciudad de México.

“Como parte de esa solicitud (del Conapred), ahora estamos en espera de que nos den una fecha de audiencia de conciliación con Paloma, en la cual nos vamos a sentar y vamos a ver cuáles son los puntos que se plantean y la forma en que podamos atenderlos”, expuso el coordinador de asuntos jurídicos de la CNDH.

Te puede interesar: Sobrevivientes de cáncer batallan contra la ignorancia y los estereotipos para ser contratados

El proceso en el Conapred

En entrevista con Animal Político, el Conapred explicó que cuando acepta a trámite una queja significa que, tras un primer análisis del caso, se presume que puede haber un acto de discriminación en contra de la persona demandante, y que hay alementos suficientes para abrir una investigación.

Una vez aceptada a trámite la queja, el Conapred recaba los argumentos de ambas partes, y en caso de que pueda haber un acuerdo, siempre y cuando no se trate de una violación grave de derechos humanos, se pasa a la audiencia de conciliación.

En esa audiencia se propone a la parte demanda una propuesta para reparar el daño del afectado y se firma un convenio en caso de que las dos partes estén de acuerdo. El convenio puede implicar medidas administrativas orientadas a garantizar que cese el acto de discriminación, y también puede incluir medidas materiales de compensación económica por los daños sufridos, y otras medidas no materiales como una disculpa pública o privada al afectado.

Esta audiencia de conciliación puede llevarse a cabo hasta en tres reuniones formales.

En caso de no llegarse a un acuerdo, entonces se pasa a otra fase de investigación, donde el Conapred pide a ambas partes el desahogo de pruebas, incluyendo a posibles testimonios y dictámenes.

Luego se pasa a la fase final de alegatos y por último se llega a la determinación final, en la que, o bien se acredite el acto de discriminación, con las sanciones correspondientes para quien la cometió, o bien se emite un acuerdo de conclusión por no discriminación, exonerando a la parte acusada.

En cualquier caso, tanto si se determina que hubo discriminación, como si no, las partes todavía pueden interponer un recurso de inconformidad dentro del propio Conapred, recurrir a un juicio de nulidad ante un tribunal administrativo, o a la vía del amparo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Latinx, la generación que quiere "hacer grande" al español en EU (y desafía a Trump)

El ascenso de Donald Trump al poder hace tres años en EE.UU. provocó la indignación de muchos jóvenes latinos estadounidenses hijos de padres inmigrantes. Aunque el inglés es su lengua nativa, usar el español se ha convertido en una forma de resistencia.
16 de noviembre, 2019
Comparte

“No tengo miedo de expresar que soy hispano y que hablo español”, dice Omar Sepeda, un joven de 22 años que todas las mañanas y desde hace tres meses pone flores frescas en el monumento conmemorativo a las víctimas del tiroteo de El Paso, en Estados Unidos.

El ataque, perpetrado en agosto por un joven que se propuso disparar contra mexicanos, dejó 22 víctimas fatales, la mayoría de origen latino.

Desde entonces, jóvenes como Sepeda han adoptado una actitud de resistencia frente a lo que consideran un tiempo amenazante contra su cultura e idioma.

“Nada me puede cambiar, voy a ser un hispano hasta el día en que muera“, sostiene el joven nacido en Estados Unidos, que se ofreció como voluntario para mantener un monumento donde ondean las banderas de México y EE.UU. como símbolo bicultural de la ciudad.

La actitud de Sepeda se extiende por todo el país.

En ciudades como Los Ángeles y Nueva York, de población mayoritariamente hispana, muchos jóvenes que nacieron en EE.UU. y son nativos angloparlantes están retomando el español, así sean expresiones, como símbolo de identidad e incluso de protesta.

“Los jóvenes están tomando consciencia sobre el hecho de que hay personas siendo perseguidas por hablar español en público”, ejemplifica Ed Morales, profesor de la Universidad de Columbia (Nueva York) y autor de “Latinx: la nueva fuerza en la política y la cultura de Estados Unidos”.

“Esta administración ha creado un discurso de falta de tolerancia, sintiéndose libres de insultar y denigrar y eso es dañino para la sociedad en general”, añade Morales.

Los latinos e hispanos a menudo ocupan el centro de ese discurso. El presidente estadounidense, Donald Trump, ha dicho anteriormente que “hay que hablar inglés” en EE.UU. y que algunos inmigrantes provenientes de Latinoamérica son “criminales y violadores”.

La retórica coincide además con un aumento en el número de incidentes de odio contra latinos en Estados Unidos.

“Échale ganas”

El panorama es sombrío para muchos, pero pese a ello, se ha convertido en una especie de combustible que moviliza a los jóvenes en diferentes ámbitos.

Patty Delgado

BBC
Patty Delgado es una mexicano-estadounidense que comercializa productos con mensajes en español, especialmente camisetas y libretas.

Como a Patty Delgado, una mexicano-estadounidense de 28 años que no habla español pero que atrae a jóvenes como ella con productos que llevan mensajes en nuestro idioma.

Si no fuese por ese sentir antiinmigrante, anti gente de color, anti Centroamérica y México, una empresa como la mía probablemente no existiría”, dice.

En las camisetas y libretas de su marca, “Hija de tu Madre”, hay expresiones impresas como “jefa”, “yo quiero dinero” o “échale ganas” y sus chaquetas de jean con la Virgen de Guadalupe y diferentes banderas de países de Latinoamérica se han convertido en éxitos de venta.

Delgado empezó su empresa durante la campaña presidencial de Trump hace tres años.

“Quería crear un sentido de poder y audacia de exaltar la latinidad pese a lo que el presidente diga“, añade.

La joven forma parte de una oleada de diseñadores y artistas de padres inmigrantes que han ganado presencia en redes sociales y cuyos productos, casi siempre con mensajes en español, atraen a una audiencia joven.

Cartel de La Jefa

BBC
Patty Delgado fundó su empresa durante la campaña presidencial de Trump en 2016.

“Hay una tendencia en aumento, especialmente entre los más jóvenes, de volver a esos símbolos e imágenes con los que crecimos y que nos recuerdan a nuestro hogar o a la patria de origen. Y creo que mucho tiene que ver con haber crecido como personas multiculturales, teniendo que escoger entre un mundo y el otro”, describe.

“La única latina”

Doris Muñoz tenía solo 21 años cuando fundó en 2016 su compañía de manejo de músicos y artistas, Mija Management.

El catálogo de músicos que representa incluye a “artistas de primera generación (estadounidense) que cantan en español e inglés y no tienen miedo de representar su cultura en su música”, describe Muñoz.

Su emprendimiento surgió a partir de la frustración de ser “la única latina” en las disqueras grandes en las que trabajó y luego de ver a un adolescente y músico llamado Cuco hace tres años mientras daba un concierto para un público aún más joven -los llamados Generación Z, nacidos a partir de 1998- en el patio de una casa.

Doris Muñoz

BBC
El catálogo de músicos que Doris Muñoz representa incluye a artistas de primera generación (estadounidense) que cantan en español e inglés.

“Ver a Cuco cantando en español y a un grupo de niños, la mayoría nacidos aquí, coreando felices fue algo no había visto antes, al menos no cuando yo tenía su edad. Y ahí pensé que esto es exactamente lo que debería estar pasando ahora, este grupo de chicos preparándose para los siguientes cuatro años de Trump en el poder”, describió.

View this post on Instagram

really means a lot to see y’all singing along out there

A post shared by CUCO (@cucopuffs) on

En poco tiempo, Cuco pasó de presentarse en casas de Los Ángeles a hacer parte del listado de artistas del popular festival Coachella en 2018 y a convertirse en un fenómeno adorado por los adolescentes latinos.

En la intersección

Como Muñoz y Delgado, los latinos e hispanos nacidos en EE.UU. han sido los responsables del crecimiento poblacional de ese grupo demográfico en el país.

Del total de la población latina en EE.UU. (casi 59 millones en 2017), el 67% nació allí mientras el 33% era extranjero, según datos de 2017 del Centro Pew de Investigaciones, con sede en Washington.

Además, los latinos componen la minoría más joven de EE.UU. “Con una edad promedio de 20 años en 2016, los hispanos nacidos en EE.UU. todavía no llegaban a la adultez”, indica un reporte del Centro Pew.

Patty Delgado de espaldas con una chaqueta con la bandera de México

BBC
Muchos de estos jóvenes estadounidenses de origen latino se encuentran en una situación en la que no se sienten enteramente de un sitio ni de otro.

Estos jóvenes representan una generación diferente a la de sus padres en aspectos clave: acceso a la educación universitaria en números récord, bilingüismo y mayor poder económico.

“Todo esto denota una generación emergente que está mejor preparada que sus padres para el futuro. Sin embargo, están conscientes de su identidad y de sus orígenes”, señala Mark López, del Centro Pew.

Se asocia a esta población latina como opositora a las políticas del presidente Trump, pero el profesor Ed Morales advierte que no es del todo así.

“Hay jóvenes latinos a los que les atrae el discurso de Trump y lo manifiestan ampliamente en redes sociales”, apunta.

La próxima elección presidencial en 2020 será el escenario que refleje si esta resistencia juvenil también habla a través de los votos.

Serán más de 11 millones de latinos nacidos en EE.UU. que ya tendrán edad para votar el año que viene.

Pese a que se expresan con más facilidad en inglés, Doris Muñoz y Patty Delgado reconocen que viven en ese estado de no sentirse enteramente estadounidenses ni mexicanas.

“Pero es lo que somos y vale la pena imprimirle un mensaje positivo”, dice Muñoz.

“¿Qué significa ser latino en nuestro país?: hablar español, inglés, mezclarlo, es algo diferente”, finaliza.


https://www.facebook.com/BBCnewsMundo/posts/10158129017419665


* Esta nota es parte de la serie “¿Hablas español?”, un viaje de BBC Mundo por Estados Unidos para mostrar el poder de nuestro idioma en la era de Trump.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=wdeCiZtTwgI

https://www.youtube.com/watch?v=K5Yw1fdnWXc

https://www.youtube.com/watch?v=C8aesqi_RDY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.