CNDH emite recomendaciones para el IMSS por la muerte de dos pacientes relacionadas con atención inadecuada
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

CNDH emite recomendaciones para el IMSS por la muerte de dos pacientes relacionadas con atención inadecuada

Los casos se registraron en Tamaulipas y Guanajuato; en ambos casos se evidenció un mal trabajo del personal médico y administrativo.
Cuartoscuro
4 de octubre, 2019
Comparte

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió dos recomendaciones para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por la muerte de dos pacientes relacionadas con una atención inadecuada en hospitales de Tamaulipas y Guanajuato. 

El primer caso ocurrió en la ciudad de Nuevo Laredo el 3 de octubre de 2017. Aquel día una mujer llevó a su hijo de 26 años a la Unidad Médica Familiar 76, debido a que éste cayó en su trabajo y presentaba dolores en la columna vertebral, espalda y pies.

Lee más: CNDH emite recomendación al IMSS por tratar con diclofenaco a una mujer y provocar su muerte

De acuerdo con la madre, al llegar al hospital un médico aplicó dos inyecciones al joven sin informar qué medicamento era para después mandarlo a casa. 

A las 3 de la mañana del día siguiente, la mujer encontró a su hijo tirado en el piso de su recámara gritando por los dolores y sin poder caminar por lo que lo llevó al Hospital General de Zona número 11, donde ingresó una hora después al área de urgencias, sin que personal médico o de enfermería lo revisara o tomara sus datos.

Después de un rato, según la mujer, le pusieron suero y oxígeno, y lo llevaron a un cuarto. Momentos después su hijo le dijo “que no sentía las manos”, por lo que ella pidió ayuda a dos doctores que no atendieron su llamado al momento. 

Más tarde los médicos solo revisaron “el nivel de azúcar” del paciente e informaron a la madre que le harían unas radiografías, pero necesitarían a un médico que las leyera, ya que “la máquina” estaba descompuesta.

Después de esto, el joven habló con su padre alrededor de 25 minutos, mientras su madre esperaba afuera. Cuando su padre salió del cuarto ambos “se dieron cuenta que un médico presionaba el pecho de su hijo y le daban primeros auxilios”. 

A las 7 de la mañana de ese mismo día el personal médico les informó que su hijo había muerto por un infarto.

Leer: ¿Qué opina la gente de los servicios del IMSS? Más del 60% dice que el abasto de medicamentos es “muy malo”

Más tarde cuando el personal de la funeraria contratada entregó el cuerpo a sus padres, éstos notaron que arrojaba líquido y sangre por oídos y nariz, por lo que un familiar presentó denuncia ante el Ministerio Público y personal de la Procuraduría Estatal acudió a la funeraria para revisar el caso.

Ante estas irregularidades, la madre presentó una queja ante la CNDH el 21 de septiembre de 2018. Luego de una investigación, la Comisión determinó que la muerte del joven ocurrió a consecuencia de una inadecuada atención médica, así como omisiones en el interrogatorio, valoración, diagnóstico y monitoreo de sus signos vitales.

Además la CNDH encontró que el personal médico suministró un medicamento que disminuye la presión arterial de manera súbita, en lugar de uno que lo hiciera de manera paulatina. 

“El joven falleció debido a que presentaba potasio bajo en la sangre y no se suministró su reposición, lo que provocó el infarto”, refiere la CNDH.

El segundo caso ocurrió el 9 de diciembre de 2017, en la Unidad de Medicina Familiar número 49 (UMF-49) de Celaya, Guanajuato. Una mujer acudió a dicho hospital con su hija (diagnosticada con diabetes mellitus 9 años atrás) presentaba un fuerte dolor abdominal.

En esta primera visita los médicos de la unidad solo recetaron a la paciente un antiinflamatorio de nombre “Sulindaco”. El 17 de enero  la mujer acudió nuevamente a la UMF 49 con el mismo dolor abdominal y esta vez solo le dieron “Diclofenaco”. 

Al no disminuir el dolor, una semana después la paciente acudió al área de urgencias del Hospital General de Zona 4 (HGZ-4), donde pidió que le realizaran un ultrasonido, mismo que le fue negado, al tiempo que un médico le diagnosticó un “quiste ovárico” y le recetó “brupracil”.

El mismo doctor la envió a casa y le dijo que su situación “no era de gravedad y debía acudir con su médico familiar”. Sin embargo la mujer empeoró al otro día por lo que regresó a urgencias del HGZ-4 y finalmente fue hospitalizada.

Te puede interesar: Sin infraestructura ni presupuesto: así tendrá que repartir el IMSS miles de medicamentos

Un día después, cuando fue al baño “perdió la fuerza” y cayó. Hasta ese momento, un médico solicitó una radiografía de abdomen, cuyos resultados fueron revisados por una doctora quien dijo que la paciente no tenía nada. Pero a las 4 de la tarde de ese mismo día la mujer tuvo que ingresar al quirófano para ser intervenida por apendicitis.

La madrugada del 2 de febrero, día en que sería dada de alta, la paciente respiraba con dificultad, por lo que su madre encontró pidió ayuda a una enfermera la cual le aplicó una inyección que provocó que la paciente dejara de hablar y le dificultó aún más la respiración.

Después de esto, el jefe de cirugía del hospital, dijo a la madre de la paciente que su hija estaba muy grave y presentaba índices altos de “azúcar en sangre” por lo que le aplicarían “10” de insulina rápida y le darían “reanimación”.

A las 10:30 de la mañana le informaron que había muerto. Su hermano observó que las sábanas que quitaron de la cama donde falleció estaban llenas de sangre, pese a que las heridas de la cirugía se encontraban cerradas.

Ante esto la familia presentó una queja ante la CNDH el 21 de diciembre de 2018. Luego de revisar el caso, la Comisión solicitó el expediente clínico de la víctima, pero el encargado de la Dirección del HGZ-4 aseguró que dicho documento había robado del hospital, junto con el certificado de defunción.

Así la CNDH determinó que se cometieron violaciones al Derecho de acceso a la información en materia de salud y a la verdad, en virtud de que no se podrán establecer responsabilidades individuales y conocer las razones del fallecimiento de la víctima.

Además señalaron que los servidores públicos del HGZ-4 del IMSS “no garantizaron la conservación de su expediente clínico, que permitiera acreditar la calidad de la atención médica que se le otorgó ante la urgencia que presentaba”. 

Por estos dos casos, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos recomienda al director general del IMSS, Zoé Robledo Aburto, la reparación integral a los familiares de ambos pacientes fallecidos, incluida la compensación y atención médica, psicológica y tanatológica, así como su inscripción en el Registro Nacional de Víctimas.

También solicitan al IMSS colaborar en las quejas e integración de las Carpetas de Investigación de las denuncias que presenten en el Órgano Interno de Control en el IMSS y en la Fiscalía General de la República, contra el personal que intervino en los casos. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: qué es la 'COVID-19 crónica' y por qué a algunos les cuesta tanto recuperarse

Para la mayoría de las personas que enferman de COVID el proceso es breve y leve. Sin embargo algunos experimentan durante meses síntomas que incluyen fatiga duradera, dolor persistente y falta de aire.
7 de octubre, 2020
Comparte
Mujer cansada

Getty Images
Para alguno pacientes los síntomas del Covid persisten mucho después de superada la infección.

Para la mayoría de las personas que se infectan con el nuevo coronavirus, la covid-19 es una enfermedad breve y leve, pero algunas experimentan síntomas que incluyen fatiga duradera, dolor persistente y falta de aliento durante meses.

La condición, conocida como covid crónica, está afectando negativamente la vida de muchas personas y las historias de agotamiento, incluso después de una caminata corta, se han vuelto bastante comunes.

Aunque en medio de la pandemia la atención se ha centrado en salvar vidas, hay cada vez una mayor conciencia de las consecuencias de la enfermedad a largo plazo.

Sin embargo, incluso las preguntas básicas —como por qué algunos desarrollan la variante crónica o si se recuperarán del todo en algún momento— están plagadas de incertidumbre.

¿Qué es la “covid crónica”?

No existe una definición médica ni una lista de síntomas comunes a todos los pacientes: dos personas con covid-19 crónica pueden tener experiencias muy diferentes.

Sin embargo, la característica más común es la fatiga paralizante.

Mujer cansada

Getty Images
La fatiga es un cansancio que no desaparece con el descanso ni el sueño.

Otros síntomas incluyen la dificultad para respirar, una tos que no desaparece, dolor en las articulaciones y musculares, problemas de audición y vista, dolores de cabeza, pérdida del olfato y del gusto, así como daños en el corazón, los pulmones, los riñones y el intestino.

También se han reportado problemas de salud mental como depresión, ansiedad y dificultad para pensar con claridad entre los que la padecen.

La afección puede llegar a destruir por completo la calidad de vida de las personas.

“Mi fatiga no se parecía a nada que hubiera experimentado antes”, contó una persona afectada por la misma, Jade Gray.

La covid-19 crónica no implica solo una larga recuperación para alguien que haya pasado un periodo en cuidados intensivos por el coronavirus.

Incluso personas con infecciones relativamente leves de covid-19 pueden sufrir problemas de salud graves y duraderos.

“No tenemos ninguna duda de que existe la covid-19 crónica”, le dijo a la BBC el profesor David Strain, quien ya lleva tiempo atendiendo a pacientes con ese perfil en la clínica de Síndrome de Fatiga Crónica de la Universidad de Exeter.

¿Cuánta gente lo padece?

Un estudio publicado en la revista especializada Journal of the American Medical Association siguió los casos de 143 pacientes con covid-19 atendidos en el hospital más grande de Roma después de que fueran dados de alta.

Y concluyó que el 87% sufría al menos un síntoma casi dos meses después y más de la mitad todavía tenía fatiga.

Paciente con covid

Getty Images
Para algunos pacientes que han estado internados, la recuperación puede ser muy lenta.

Sin embargo, estos estudios se centran solo en una minoría de los que contraen covid-19: en aquellos que acaban necesitando tratamiento hospitalario.

Mientras, con la información recabada con la aplicación Covid Symptom Tracker, utilizada por alrededor de cuatro millones de personas en Reino Unido, se descubrió que el 12% de las personas aún presentaban síntomas después de 30 días.

Y sus datos más recientes, aún no publicados, sugieren que un 2% de todas las personas infectadas (dos de cada 50) tienen síntomas de covid-19 crónica después de 90 días.

¿Tienes que haber estado grave para desarrollar covid-19 crónico?

Aparentemente no.

Un estudio realizado en Dublín encontró que la mitad de las personas a las que se les dio seguimiento todavía experimentaban fatiga 10 semanas después de haber sido infectadas con coronavirus. Un tercio no pudo regresar al trabajo.

Y los médicos no encontraron ningún vínculo entre la fatiga y la gravedad de la infección.

Sin embargo, el agotamiento extremo es solo un síntoma de la covid-19 crónica.

Pulmón con coronavirus

SPL
El coronavirus puede provocar neumonía.

El profesor Chris Brightling, de la Universidad de Leicester e investigador principal del proyecto PHOSP-Covid, que realiza un seguimiento de la recuperación de las personas, cree que las personas que desarrollaron neumonía pueden tener más problemas debido al daño en los pulmones.

¿Cómo es el virus que causa la covid-19 crónica?

Hay muchas ideas, pero no hay respuestas definitivas.

Una posibilidad es que el virus se haya eliminado de la mayor parte del cuerpo pero se mantenga en pequeños focos.

Coronavirus MERS

Getty Images
Una posibilidad es que permanezcan pequeños focos con el virus.

“Si hay diarrea prolongada, el virus se encuentra en el intestino, si hay pérdida del olfato, es en los nervios, y eso es lo que podría estar causando el problema”, dice el profesor Tim Spector, del King’s College de Londres.

El coronavirus también puede infectar directamente una amplia variedad de células en el cuerpo y desencadenar una respuesta inmune hiperactiva que cause daño en todo el cuerpo.

Otra posibilidad es que el sistema inmunológico no vuelva a la normalidad después de la covid-19 y esto sea la causa de los problemas de salud.

Síntomas covid-19 crónica

BBC

La infección también puede alterar el funcionamiento de los órganos. Esto se hace obvio en el caso de los pumones, cuando cicatrizan. Se han observado problemas a largo plazo después de la infección con SARS o MERS, que también son producidos por coronavirus.

Asimismo, la covid-19 puede modificar el metabolismo: ha habido casos de personas que luchan por controlar sus niveles de azúcar en sangre después de desarrollar diabetes como resultado de la covid-19, y el SARS provocó cambios en la forma en que el cuerpo procesa las grasas durante al menos 12 años.

También hay indicios de cambios en la estructura del cerebro, pero aún se están investigando.

Y la covid-19 también hace cosas extrañas en la sangre, incluyendo una coagulación anormal, y daña la red de venas y arterias.

“La teoría en la que estoy trabajando es un envejecimiento prematuro de los pequeños vasos sanguíneos que transportan oxígeno y nutrientes a los tejidos”, le dijo el profesor Strain a la BBC.

Y, como destaca Strain, hasta que no averigüemos qué está causando la covid-19 crónica “será difícil encontrar los tratamientos“.

¿Es algo inusual?

La fatiga y la tos posviral están bien documentadas y son comunes; probablemente todos hemos tenido una infección de la que nos ha tomado años recuperarnos por completo.

Aproximadamente una de cada 10 personas con fiebre glandular tiene fatiga que dura meses.

E incluso ha habido sugerencias de que la gripe, particularmente después de la pandemia de 1918, puede estar relacionada con síntomas similares al Parkinson.

“Con la covid-19 parece haber síntomas de mayor alcance y el número de personas parece ser mucho mayor”, dice sin embargo el profesor Brightling.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Sin embargo, el énfasis está en la palabra “parece”, ya que hasta que tengamos una imagen real de cuántas personas han sido infectadas no sabremos exactamente qué tan comunes son estos síntomas, destaca.

“La forma singular en la que el virus ataca al huésped y las diferentes formas en las que luego altera la forma en que se comportan las células parecen estar dando a las personas una infección más grave que otros virus y síntomas más persistentes”, le dijo a la BBC.

¿Se recuperará la gente completamente?

El número de personas con Covid crónico parece estar disminuyendo con el tiempo.

Sin embargo, el virus surgió solo a fines de 2019 antes de globalizarse a principios de este año, por lo que faltan datos a largo plazo.

Una enfermera verifica los síntomas de una mujer en México

Getty Images
Según los datos recopilados por los investigadores, las personas pueden experimentar una amplia gama de síntomas diferentes.

“Hemos pedido, deliberadamente, seguir a las personas durante 25 años. Ciertamente espero que sólo un número muy pequeño tenga problemas más allá de un año, pero podría estar equivocado”, dijo el profesor Brightling.

También existe la preocupación de que incluso si las personas parecen recuperarse ahora, podrían enfrentar riesgos de por vida.

Las personas que han tenido el síndrome de fatiga crónica tienen más probabilidades de volver a tenerlo y la preocupación es que futuras infecciones puedan causar más brotes.

“Si el Covid sigue el mismo patrón durante mucho tiempo, esperaría algo de recuperación, pero si solo se necesita otra infección de coronavirus para reaccionar, esto podría pasar cada invierno“, dijo el profesor Strain.

Y todavía es posible que surjan más problemas en el futuro: la Organización Mundial de la Salud advirtió que la inflamación generalizada causada por el coronavirus podría provocar que las personas tengan problemas cardíacos a una edad mucho más temprana.

¿Qué debo hacer si creo tener Covid crónico?

El sistema de salud pública de Reino Unido, NHS, ofrece una serie de consejos para las personas afectadas por Covid-19, especialmente las que requirieron atención hospitalaria.

Concretamente recomienda“tres P” para conservar energía:

  • Pausa: controla el ritmo para no esforzarte demasiado y asegúrate de descansar lo suficiente
  • Planificación: planifica los días para que las actividades más agotadoras se distribuyan a lo largo de la semana.
  • Priorización: piensa en lo que se debe hacer y en lo que se puede posponer.

También aconseja hablar con el hospital o con el médico de cabecera si uno no se está recuperando tan rápidamente como cabría esperar.

Pero tanto en Reino Unido como en otras partes del mundo algunos han expresado su preocupación de que no hay suficiente apoyo para las personas con Covid crónico.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=14s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.