close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

CNDH emite recomendaciones para el IMSS por la muerte de dos pacientes relacionadas con atención inadecuada

Los casos se registraron en Tamaulipas y Guanajuato; en ambos casos se evidenció un mal trabajo del personal médico y administrativo.
Cuartoscuro
4 de octubre, 2019
Comparte

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió dos recomendaciones para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por la muerte de dos pacientes relacionadas con una atención inadecuada en hospitales de Tamaulipas y Guanajuato. 

El primer caso ocurrió en la ciudad de Nuevo Laredo el 3 de octubre de 2017. Aquel día una mujer llevó a su hijo de 26 años a la Unidad Médica Familiar 76, debido a que éste cayó en su trabajo y presentaba dolores en la columna vertebral, espalda y pies.

Lee más: CNDH emite recomendación al IMSS por tratar con diclofenaco a una mujer y provocar su muerte

De acuerdo con la madre, al llegar al hospital un médico aplicó dos inyecciones al joven sin informar qué medicamento era para después mandarlo a casa. 

A las 3 de la mañana del día siguiente, la mujer encontró a su hijo tirado en el piso de su recámara gritando por los dolores y sin poder caminar por lo que lo llevó al Hospital General de Zona número 11, donde ingresó una hora después al área de urgencias, sin que personal médico o de enfermería lo revisara o tomara sus datos.

Después de un rato, según la mujer, le pusieron suero y oxígeno, y lo llevaron a un cuarto. Momentos después su hijo le dijo “que no sentía las manos”, por lo que ella pidió ayuda a dos doctores que no atendieron su llamado al momento. 

Más tarde los médicos solo revisaron “el nivel de azúcar” del paciente e informaron a la madre que le harían unas radiografías, pero necesitarían a un médico que las leyera, ya que “la máquina” estaba descompuesta.

Después de esto, el joven habló con su padre alrededor de 25 minutos, mientras su madre esperaba afuera. Cuando su padre salió del cuarto ambos “se dieron cuenta que un médico presionaba el pecho de su hijo y le daban primeros auxilios”. 

A las 7 de la mañana de ese mismo día el personal médico les informó que su hijo había muerto por un infarto.

Leer: ¿Qué opina la gente de los servicios del IMSS? Más del 60% dice que el abasto de medicamentos es “muy malo”

Más tarde cuando el personal de la funeraria contratada entregó el cuerpo a sus padres, éstos notaron que arrojaba líquido y sangre por oídos y nariz, por lo que un familiar presentó denuncia ante el Ministerio Público y personal de la Procuraduría Estatal acudió a la funeraria para revisar el caso.

Ante estas irregularidades, la madre presentó una queja ante la CNDH el 21 de septiembre de 2018. Luego de una investigación, la Comisión determinó que la muerte del joven ocurrió a consecuencia de una inadecuada atención médica, así como omisiones en el interrogatorio, valoración, diagnóstico y monitoreo de sus signos vitales.

Además la CNDH encontró que el personal médico suministró un medicamento que disminuye la presión arterial de manera súbita, en lugar de uno que lo hiciera de manera paulatina. 

“El joven falleció debido a que presentaba potasio bajo en la sangre y no se suministró su reposición, lo que provocó el infarto”, refiere la CNDH.

El segundo caso ocurrió el 9 de diciembre de 2017, en la Unidad de Medicina Familiar número 49 (UMF-49) de Celaya, Guanajuato. Una mujer acudió a dicho hospital con su hija (diagnosticada con diabetes mellitus 9 años atrás) presentaba un fuerte dolor abdominal.

En esta primera visita los médicos de la unidad solo recetaron a la paciente un antiinflamatorio de nombre “Sulindaco”. El 17 de enero  la mujer acudió nuevamente a la UMF 49 con el mismo dolor abdominal y esta vez solo le dieron “Diclofenaco”. 

Al no disminuir el dolor, una semana después la paciente acudió al área de urgencias del Hospital General de Zona 4 (HGZ-4), donde pidió que le realizaran un ultrasonido, mismo que le fue negado, al tiempo que un médico le diagnosticó un “quiste ovárico” y le recetó “brupracil”.

El mismo doctor la envió a casa y le dijo que su situación “no era de gravedad y debía acudir con su médico familiar”. Sin embargo la mujer empeoró al otro día por lo que regresó a urgencias del HGZ-4 y finalmente fue hospitalizada.

Te puede interesar: Sin infraestructura ni presupuesto: así tendrá que repartir el IMSS miles de medicamentos

Un día después, cuando fue al baño “perdió la fuerza” y cayó. Hasta ese momento, un médico solicitó una radiografía de abdomen, cuyos resultados fueron revisados por una doctora quien dijo que la paciente no tenía nada. Pero a las 4 de la tarde de ese mismo día la mujer tuvo que ingresar al quirófano para ser intervenida por apendicitis.

La madrugada del 2 de febrero, día en que sería dada de alta, la paciente respiraba con dificultad, por lo que su madre encontró pidió ayuda a una enfermera la cual le aplicó una inyección que provocó que la paciente dejara de hablar y le dificultó aún más la respiración.

Después de esto, el jefe de cirugía del hospital, dijo a la madre de la paciente que su hija estaba muy grave y presentaba índices altos de “azúcar en sangre” por lo que le aplicarían “10” de insulina rápida y le darían “reanimación”.

A las 10:30 de la mañana le informaron que había muerto. Su hermano observó que las sábanas que quitaron de la cama donde falleció estaban llenas de sangre, pese a que las heridas de la cirugía se encontraban cerradas.

Ante esto la familia presentó una queja ante la CNDH el 21 de diciembre de 2018. Luego de revisar el caso, la Comisión solicitó el expediente clínico de la víctima, pero el encargado de la Dirección del HGZ-4 aseguró que dicho documento había robado del hospital, junto con el certificado de defunción.

Así la CNDH determinó que se cometieron violaciones al Derecho de acceso a la información en materia de salud y a la verdad, en virtud de que no se podrán establecer responsabilidades individuales y conocer las razones del fallecimiento de la víctima.

Además señalaron que los servidores públicos del HGZ-4 del IMSS “no garantizaron la conservación de su expediente clínico, que permitiera acreditar la calidad de la atención médica que se le otorgó ante la urgencia que presentaba”. 

Por estos dos casos, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos recomienda al director general del IMSS, Zoé Robledo Aburto, la reparación integral a los familiares de ambos pacientes fallecidos, incluida la compensación y atención médica, psicológica y tanatológica, así como su inscripción en el Registro Nacional de Víctimas.

También solicitan al IMSS colaborar en las quejas e integración de las Carpetas de Investigación de las denuncias que presenten en el Órgano Interno de Control en el IMSS y en la Fiscalía General de la República, contra el personal que intervino en los casos. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cristóbal Colón y la llegada a América: la polémica sobre los restos del navegante

Unos análisis de ADN confirmaron que unos huesos conservados en la ciudad española de Sevilla pertenecieron al explorador, pero las autoridades dominicanas aseguran que unos restos expuestos en Santo Domingo también son auténticos. ¿Pueden tener razón los dos países?
12 de octubre, 2019
Comparte

Más de cinco siglos después de su llegada a América, los enigmas que rodean a la figura de Cristóbal Colón siguen siendo muchos.

Aunque este 12 de octubre se cumplen ya 527 años de su primer viaje al “Nuevo Mundo” al frente de una expedición financiada por la Corona española, los historiadores siguen sin ponerse de acuerdo, por ejemplo, sobre cuál era la nacionalidad del navegante.

Pero no es esa la única incógnita. La discusión de expertos se centra también en tratar de aclarar dónde está realmente enterrado Colón, quien falleció en 1506.

Y lo cierto es que la duda parece razonable, teniendo en cuenta que sus restos mortales viajaron casi tanto como lo hizo el histórico personaje en vida.

El viaje de los huesos

Cristóbal Colón fue inicialmente enterrado en el convento de San Francisco de la ciudad española de Valladolid, donde murió tras sufrir un paro cardíaco.

Tres años más tarde, sus restos fueron trasladados al monasterio de La Cartuja, en Sevilla.

Mapa

BBC
Dos ciudades del llamado por los europeos “Nuevo Mundo” y otras dos de España forman la travesía que recorrieron los restos de Colón tras su muerte.

En 1523, Colón volvió a cruzar el Atlántico junto a los restos de su hijo Diego para descansar en la isla de La Española (actualmente compartida por República Dominicana y Haití), de especial significado para el almirante después de que los europeos fundaran allí su primera colonia al llegar a América.

Allí, en la catedral de Santo Domingo, su cadáver reposó hasta que en 1795 España cedió a Francia la totalidad de la isla a raíz del Tratado de Basilea.

Portada del London News

WIKIPEDIA
El periódico “London News” relató en 1898 la salida de los restos de Colón de Cuba a España.

Sus cuerpos fueron de nuevo exhumados y trasladados a la catedral de La Habana, hasta que Cuba logró su independencia de España en 1898 y los restos de Colón volvieron a deshacer el camino y regresaron a Sevilla para ser enterrado en su catedral.

Sin embargo, tanto España como República Dominicana siguen asegurando a día de hoy que los restos mortales de Colón permanecen en su territorio.

¿Cómo es posible?

Las pruebas de ADN de Sevilla

Para tratar de despejar dudas sobre su autenticidad, España autorizó realizar unos análisis de ADN sobre los restos de huesos conservados en Sevilla que, en el año 2006, llegaron a la firme conclusión de que correspondían a Cristóbal Colón.

El genetista de la Universidad de Granada José Antonio Lorente fue responsable de aquella histórica investigación que define como “un privilegio y un honor”.

Restos de Colón en Sevilla

AFP
Análisis de ADN realizados a los restos conservados en Sevilla concluyeron en 2006 que pertenecen a Cristóbal Colón.

“También supuso un enorme reto, porque sabía que iba a ser un proceso lento y complejo y porque era consciente de que algunas de las conclusiones a las que se pudiesen llegar no iban a ser entendidas por todo el mundo”, le dice a BBC Mundo.

Los estudios realizados sobre los huesos de Cristóbal Colón, su hermano Diego y su hijo Hernando concluyeron que había una coincidencia absoluta entre el ADN mitocondrial de los dos primeros, el cual se transmite de madre a hijo.

“No cabe ninguna duda” de que lo que expone en una urna en la catedral de Sevilla son los restos de Colón, dijo entonces Lorente.

Las pruebas documentales de Santo Domingo

Pero República Dominicana también reclama tener en su poder lo que asegura son los restos del navegante.

El origen de esta disputa es una caja encontrada en 1877 en la catedral de Santo Domingo con restos de huesos y una inscripción en su interior en la que se leía “Cristóbal Colón”.

Desde entonces, las autoridades dominicanas mantienen que los restos nunca salieron de la isla, sino que los españoles se llevaron a Cuba los huesos de otro familiar de Colón (posiblemente de su hijo Diego o de algún nieto, uno de los cuales —para seguir contribuyendo a la incógnita— también se llamaba Cristóbal Colón).

Restos de Colón en Santo Domingo

AFP
Cada 12 de octubre, República Dominicana expone al público lo que defiende son los restos de Colón.

“Nosotros los dominicanos consideramos oficialmente que los restos auténticos de Cristóbal Colón están aquí basados en las pruebas documentales e históricas que existen, que son las principales”, subraya el viceministro de Patrimonio Cultural de República Dominicana, Federico Henríquez Gratereaux.

En conversación con BBC Mundo, Henríquez apunta como dichas apruebas a “los documentos levantados en la catedral sobre en qué lugar estaban enterrados los restos de cada miembro de la familia Colón, la urna, la placa en el interior o los textos de los notarios que actuaron en las exhumaciones”.

“A nosotros nos dejan sin lugar a dudas sobre de quién son los restos”, afirma.

¿Qué opina República Dominicana de los análisis en España?

Henríquez asegura que el gobierno dominicano no se ha pronunciado sobre las investigaciones de Sevilla, “a las que tampoco se opone”, matiza.

Sin embargo, el viceministro apunta a la posibilidad de que sus resultados se deban a que todos los miembros de la familia Colón enterrada en Santo Domingo compartían información genética.

“Los restos de Cristóbal Colón, (su hijo) Diego y los de Luis Colón y Toledo (su nieto, quien también fue enterrado en la catedral de Santo Domingo) son de la misma familia, por lo que un estudio científico sobre los restos de ellos tres daría el mismo origen”, opina.

Tumba de Colón en la catedral de Sevilla

Getty Images
La tumba de Colón en la catedral de Sevilla es visitada cada año por miles de turistas.

“Ahora, si preguntas cuáles restos son de uno y cuáles de otro, entonces ya no te sirven las pruebas de este tipo”.

Lorente, en cambio, descarta la teoría de que los restos de Sevilla puedan ser de otro miembro de la familia.

“Con los datos que tenemos en este momento, la conclusión es que son de Cristóbal Colón”, remarca el genetista, si bien avanza que están ampliando los estudios para aumentar la probabilidad y “conocer algo de los orígenes” del navegante.

¿Por qué no autoriza República Dominicana pruebas de ADN?

La pregunta entonces es: ¿por qué las autoridades dominicanas no permiten realizar análisis de ADN a los restos de Santo Domingo para despejar cualquier tipo de duda?

“Se realizaron peticiones formales en 2003 y miembros del equipo (yo, entre ellos) estuvimos en República Dominicana y nos reunimos con el entonces ministro de Cultura. Tras estudiar el caso, nos dijeron que ellos no tenían dudas sobre los huesos que había en Santo Domingo y que por lo tanto no era necesario estudiar el ADN”, recuerda Lorente.

Henríquez insiste en que “las pruebas documentales son tan importantes o quizá más que cualquier prueba científica, que tampoco digo que deba ser echada de menos ni eliminada”, a la vez que confirma que el gobierno dominicano “no tiene previsto hacer” este tipo de análisis sobre los restos.

Monumento a Colón en Santo Domingo

Getty Images
El Faro a Colón es el monumental edificio en Santo Domingo que acoge los restos de Colón desde su inauguración en 1992.

El viceministro afirma que los huesos “no pueden salir de República Dominicana” y argumenta que este tipo de pruebas “son sumamente especializadas, que no se pueden hacer en todos los países”.

Sin embargo, Lorente recuerda cómo hace años se ofreció al gobierno del país caribeño que “los historiadores y científicos dominicanos que ellos designasen se podrían incorporar al equipo, al igual que ya hay científicos italianos, portugueses, españoles, etc.”.

“Y este ofrecimiento permanece”, subraya.

¿Y si ambas teorías son correctas?

Pero, por si fuera poco, estas dos no son las únicas teorías que tratan de responder a la incógnita sobre dónde se encuentran los restos de Colón.

Otra hipótesis apunta a que sus huesos nunca salieron de La Cartuja de Sevilla después de que en 1950 se encontraran allí unos restos humanos, pese a que finalmente fueron identificados como los de su hermano Diego.

Estatua de Colón en Santo Domingo

Getty Images
Al igual que sobre su nacionalidad, existen distintas teorías sobre dónde se encuentran los restos de Colón más de 500 años después de su muerte.

Otra teoría, sin embargo, vendría a confirmar de algún modo la validez de las versiones de España y República Dominicana, al apostar por que los restos de Colón fueron distribuidos en diferentes lugares y, por lo tanto, tanto los de Sevilla como los de Santo Domingo podrían ser auténticos.

Esta versión podría estar avalada por el hecho de que los restos conservados y analizados en Sevilla no era mayor “del 30-35% de lo que corresponde al esqueleto de una persona”, según Lorente.

“Se sabe que en la urna donde reposan los restos de Colón en República Dominicana tampoco está el esqueleto completo de una persona, puede que estén en ambos sitios en mi opinión, aunque hay muchos historiadores que dicen que esto no es posible”, dice el genetista.

Preguntado por la veracidad de esta teoría, el historiador dominicano Jesús de la Rosa asegura en cambio que “en esos tiempos era costumbre dividir los restos en varias partes y conservar los restos en varios lugares”.

Interés turístico “extraordinario”

Sin embargo, de la Rosa (quien confiesa ser de los pocos estudiosos dominicanos que no cree ciegamente en la autenticidad de los restos de Santo Domingo) cree que lo mejor para acabar con la incógnita es que su país autorice realizar análisis de ADN.

“Todas las teorías tienen algún argumento que las justifica de algún modo, pero yo preferiría que los restos fueran analizados con las técnicas adelantadas que hoy se disponen para probar una cosa u otra”, le confiesa a BBC Mundo.

El viceministro Henríquez reconoce que en conservar los huesos del primer europeo que llegó al continente americano “hay un interés extraordinario de carácter turístico, así que todos los países quisieran tenerlos”.

Catedral de Santo Domingo y estatua de Colon

Getty Images
Para República Dominicana, contar con los restos de Cristóbal Colón en el país tiene gran valor para el turismo que visita la isla.

“Para nosotros, el valor histórico, turístico y cultural de tener los restos de Colón es de primer rango”, afirma.

El historiador de la Rosa cree que, si bien es cierto que la mayoría de la población dominicana está educada y aferrada a la versión de que los restos están en Santo Domingo, “el mundo no se va a acabar” si se llegara a comprobar algún día que no son los auténticos.

“Creo que confrontando ideas no vamos a llegar a ninguna parte, la única manera es justamente lo que están haciendo los españoles. Mientras eso no se examine con métodos científicos actuales, la duda va a permanecer siempre”, concluye.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bDSBMWM16Ss

https://www.youtube.com/watch?v=U72BRgPU7_g

https://www.youtube.com/watch?v=H8NO-TEa5QQ

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.