Frente a compañeros, director acusa a niña con problemas de movilidad por demandar a la escuela
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Frente a compañeros, director acusa a niña con problemas de movilidad por demandar a la escuela

El directivo anunció frente a todos que el grupo al que pertenece la menor deberá cambiarse de salón por las quejas de la mamá de una compañera.
Especial
7 de octubre, 2019
Comparte

Elvia, una niña de talla baja y problemas en la columna, la cadera y las rodillas demandó a su escuela, después de intentar por más de un año que el director de la primaria Rodolfo Menéndez de la Peña, en Mérida, Yucatán, donde cursa el quinto grado, accediera a cambiar a su grupo del segundo al primer nivel, para que ella no tuviera que subir escaleras, algo que tiene contraindicado por los médicos. 

La menor padecía ya dolor intenso por el esfuerzo diario de subir escalones, lo que pone en riesgo su salud y sus posibilidades de tener una mejor condición a futuro: Elvia está esperando por una cirugía. Debido a su discapacidad motriz y al hecho de ser un paciente pre-quirúrgico, el trabajo físico que implica dicha actividad puede comprometer su desarrollo físico y las posibilidades de rehabilitación.

La juez Cuarto de Distrito, Miriam de Jesús Cámara, ordenó que mientras se realiza el juicio, derivado de la demanda de Elvia, las autoridades escolares no pueden obligarla a estar en un salón en el segundo piso. El director recibió la notificación de la medida provisional, ahora ya definitiva, el viernes 27 de septiembre. 

Lee: Niña con problemas de movilidad demanda a escuela en Yucatán por no adecuar un salón para ella

El martes 1 de octubre, el grupo de Elvia dejó el segundo piso y se mudó a la biblioteca para tomar ahí sus clases. Ese mismo día, de acuerdo a lo que reportan los abogados de la menor, Ángeles Cruz y Carlos Escoffié, cuando los todos alumnos de la escuela estaban concentrados en la cancha, el director, Jorge Gamboa Escalante, dijo por el micrófono que los del salón de Elvia “por esta ocasión” iban a tomar clases en el primer piso debido a que “una mamita denunció a la escuela”. 

Más tarde, Gamboa Escalante entró al salón y avisó a todos que la niña había demandado a la escuela y que por eso se habían tenido que cambiar de salón.  

El jueves 3 de octubre, el director se dirigió a Elvia para decirle que si quería una silla más corta para estar más cómoda, por su talla baja, su mamá y ella tendrían que cortarla, que él no se iba a encargar de eso, reportan los abogados. 

Escoffié señala que esto podría ser una violación, por parte del director, a la medida cautelar de la juez, quien pidió observar todas las acciones para garantizar la salud de Elvia desde una perspectiva integral, lo que incluye la emocional y afectiva. 

Además, “nos preocupa que el director no actúe para garantizar una medida en pro de la igualdad, que no haya una reflexión a nivel institucional de por qué es importante cumplir con esto, sino que se haga por obligación, sin entender por qué. ¿Qué pasará si entra a la escuela otro niño con discapacidad? ¿También va a requerir una medida constitucional?”, señala Cruz. 

“El director no entiende que esto no es una cuestión personal, no es contra él o la escuela, es para garantizar los derechos de una menor”, dice Escoffié.

Niña con problemas de movilidad

Elvia junto a su mamá

La implementación del marco normativo estatal y federal que ya existe para garantizar los ajustes en los espacios escolares para personas con discapacidad, agrega el abogado, se ve obstaculizado por la falta de interés, de capacitación y de coordinación entre las autoridades educativas. 

No hay que olvidar, subraya, que la madre de Elvia recurrió a USAER (la entidad encargada de apoyar el proceso de integración de alumnos y alumnas con necesidades especiales) y la respuesta fue que la niña tomara clases un grado más abajo del que le corresponde si necesitaba estar en planta baja. Es hasta que se pone la demanda y el caso se hace mediático que hay una respuesta real.

Ante las acciones del director, los abogados de Elvia le solicitaron a la Secretaría de Educación del Estado de Yucatán y al Instituto para la Inclusión de las Personas con Discapacidad del Estado de Yucatán que adopten todas las medidas que consideren necesarias para evitar que el director, y el personal de la escuela, vuelva a dirigirse a Elvia para hacerle cualquier manifestación sobre el juicio u otro comentario que pueda representar una intimidación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: el extraordinario caso del hombre que dio positivo 43 veces a COVID

Dave Smith es uno de los pocos pacientes que permaneció cerca de 300 días con el virus SARS-CoV-2 activo dentro de su cuerpo y vivió para contarlo.
19 de julio, 2021
Comparte

En marzo de 2020, Dave Smith, un instructor de manejo británico de 72 años, se contagió de covid-19.

Reino Unido estaba en ese momento atravesando la primera ola de la pandemia y Smith tenía una serie de afecciones de salud preexistentes —había sido diagnosticado con leucemia y tratado exitosamente con quimioterapia en 2019— que lo hacían particularmente vulnerable ante el virus.

La mayoría de las personas infectadas con SARS-CoV-2, incluso aquellas que sufren la llamada covid-19 de larga duración, eliminan el virus de su cuerpo en un promedio de 10 días.

En el caso de Smith, en cambio, este se quedó en estado activo dentro de su cuerpo por más de 290 días.

“Las conté. Fueron 43 veces“, le dice Smith a la BBC, rememorando la cantidad de pruebas PCR que dieron positivo.

“Rezaba todo el tiempo pidiendo que la próxima fuera negativa, pero nunca lo era”.

Los médicos confirmaron que no se trataba de una reinfección sino de una infección persistente tras secuenciar el virus en el laboratorio.

Dave Smith y su esposa Lyn

BBC
Smith conversó con su esposa para dejar las cosas en orden, pues no creía que se recuperaría.

Los cerca de 10 meses que Smith pasó enfermo —que incluyeron siete internaciones hospitalarias— fueron una agonía para él: sus niveles de energía eran mínimos, y necesitaba ayuda para casi todo.

“En un momento dado estuve tosiendo cinco horas sin parar. Desde las cinco de la mañana hasta las diez de la noche. No puedes imaginar el agotamiento que genera esto en tu cuerpo”, dice el paciente, que perdió 60 kilos en el transcurso de su enfermedad.

El de Smith es uno de los casos de infección activa por covid-19 más prolongados que se haya registrado hasta el momento en el mundo.

Infección persistente vs. covid de larga duración

El caso de Smith es extremadamente poco común, sobre todo por la cantidad de tiempo que le llevó eliminar el virus, pero es algo que puede ocurrir en personas inmunocomprometidas.

Así se lo explica a BBC Mundo Andrew Davidson, profesor de virología de la Escuela de Medicina Celular y Molecular de la Universidad de Bristol, en Reino Unido, y parte del equipo que investigó el caso de Smith.

“Normalmente tu sistema inmune se deshace del virus produciendo anticuerpos que se le unen, impidiéndole así que infecte a las células, y también con linfocitos T, que destruyen a las células infectadas con el virus y otros mecanismos”, dice.

Pero como el sistema inmunitario de Smith estaba debilitado, no podía combatirlo.

Esto puede ocurrir no solo con el SARS-CoV-2 sino también con muchos otras virus que pueden quedar dentro del cuerpo de forma permanente.

Mujer enferma

Getty Images
En la covid de larga duración los síntomas continúan pese a que el virus fue eliminado, mientras en una infección persistente sigue presente y activo.

“Algunos virus causan una infección persistente y una vez que te has infectado es muy poco probable que te liberes del virus”, explica Davidson, y da como ejemplo el virus del VIH que se queda dentro del cuerpo, en estado latente.

“Puedes tratarlo con antivirales que suprimen al virus, pero no lo eliminas”, agrega.

El virólogo aclara que la covid-19 de larga duración y la infección de covid persistente son dos cosas diferentes: mientras que en la primera ciertos síntomas como el cansancio o la dificultad para respirar subsisten pese a que el virus ya fue eliminado, en la segunda el virus está presente y activo.

Una hipótesis que está siendo investigada en el caso de la covid de larga duración es la posibilidad de que el virus siga estando dentro del paciente, escondido dentro de algún órgano, y por eso no es detectable.

Hasta el momento esto no ha sido confirmado y esta forma de enfermedad sigue siendo un enigma para los médicos.

El tratamiento de Trump

Smith logró finalmente superar la enfermedad con un cóctel de fármacos antivirales de la farmacéutica estadounidense Regeneron que contienen dos anticuerpos monoclonales (casirivimab y imdevimab).

El tratamiento —el mismo que recibió el expresidente de Estados Unidos Donald Trump— no está aprobado en Reino Unido, pero le fue suministrado a Smith por razones humanitarias, dada la particularidad de su caso.

Después de 45 días de recibir la medicación, la PCR dio por primera vez un resultado negativo.

Expresidente de EE.UU. Donald Trump

Getty Images
Smith fue medicado con los mismos fármacos que se utilizaron para tratar a Trump.

“Fue como haber recibido una nueva vida”, recuerda Smith, quien confiesa que estaba “listo para abandonar la pelea” y que había conversado con su esposa Lyn para “dejar los asuntos en orden”, pensando en que no sobreviviría.

Sus médicos creen que fueron los fármacos lo que permitió curar la enfermedad, aunque estiman que existe una posibilidad mínima de que el paciente estuviera a punto de mejorar por sí mismo y lo que sucedió fuera una coincidencia, más que una relación causa consecuencia.

“La única manera de probarlo es con un ensayo clínico adecuado”, señala Davidson.

Peligros de una infección persistente

Más allá de las implicancias personales de sufrir una infección persistente, la situación crea un riesgo epidemiológico a nivel de la comunidad.

En primer lugar, un paciente con una infección activa es potencialmente contagioso, aunque es difícil saber en qué grado en comparación con una persona que tiene una infección adquirida recientemente.

En el caso de Smith, este no pudo pasar el virus a otras personas ya que, por su debilidad, en la mayor parte del tiempo no salió de casa.

“Pero esto nos hace preguntarnos si no puede haber gente (con una infección persistente) dentro de la comunidad expulsando y propagando el virus”, señala Davidson.

PCR

Getty Images
Con cada prueba positiva, Smith iba perdiendo las esperanzas de recuperarse.

Por otro lado, mientras el virus continúe activo dentro de una persona, seguirá evolucionando y cambiando.

“Sabemos que en este caso cambió rápidamente y algunos de estos cambios fueron encontrados también en las variantes preocupantes”, explica el virólogo.

“El virus tiene la posibilidad de probar todo tipo de mutaciones y ver qué puede hacer, y puede evolucionar para volverse más transmisible”, agrega.

Ahora, fuera de peligro, Smith vive cada día agradecido, como si fuera un regalo.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WhrDWNcNQEM&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.