Qué pasó el 2 de octubre de 1968, cuando un golpe contra estudiantes cambió a México
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Qué pasó el 2 de octubre de 1968, cuando un golpe contra estudiantes cambió a México

Hace 51 años, un creciente movimiento de estudiantes terminó con una masacre en Tlatelolco. Es uno de los hechos más dramáticos de la historia reciente de México.
2 de octubre, 2019
Comparte

 

Soldados en el Zócalo de Ciudad de México, la plaza central del país.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Soldados en el Zócalo de Ciudad de México, la plaza central del país.

La historia que derivó en una masacre empezó con una pelea de estudiantes en el centro de Ciudad de México.

El grupo antimotines de la policía capitalina, conocido como Cuerpo de Granaderos, intervino para calmar la riña. Pero lo hizo de manera brutal.

Golpeó a decenas de estudiantes y testigos de la pelea. Persiguió a los jóvenes hasta las escuelas donde buscaron refugio y también allí agredió a alumnos y profesores que impartían clase.

Era el 23 de julio de 1968. En esa época la policía mexicana tenía fama de cometer abusos, pero la agresión a los estudiantes fue excesiva.

Cuatro días después, estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) organizaron una marcha contra la violencia policial.

Pero la caminata, a la que se sumaron miembros del Partido Comunista Mexicano, fue reprimida por los granaderos.

A partir de ese momento empezó un movimiento estudiantil que en pocas semanas creció rápidamente. La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

Las autoridades reportaron autobuses quemados y el estallido de artefactos explosivos. Decenas de jóvenes fueron detenidos y en el Zócalo, la plaza central del país, se desplegaron tanquetas y decenas de militares.

Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

Colección Justina Lori
Cientos de estudiantes fueron detenidos tras la masacre de Tlatelolco en 1968.

El Ejército ocupó las instalaciones de la UNAM y el IPN, pero no logró contener el movimiento agrupado en el Consejo Nacional de Huelga (CNH).

El rector de la Universidad Nacional, Javier Barros Sierra, renunció en protesta por la invasión a la autonomía universitaria.

El movimiento sólo fue contenido hasta la tarde del 2 de octubre. Ese día se había convocado una nueva marcha de protesta que partiría de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco.

Cientos de soldados rodearon el sitio. Cuando los estudiantes anunciaban que se cancelaba la caminata para evitar violencia, inició una balacera contra la multitud.

Cincuenta años después, aún no está claro dónde empezaron los disparos. Tampoco se sabe realmente cuántas personas murieron o fueron heridas.

Pero el ataque se convirtió en un parteaguas en la historia del país. Desde el 2 de octubre de 1968 México fue otro, social y políticamente distinto al del día anterior.

La década anterior

Plaza de las tres culturas

Getty Images
La masacre tuvo lugar en la Plaza de las Tres Culturas de la Ciudad de México

Esta es la historia que se recuerda cada año durante el aniversario de la masacre.

Pero se habla poco del entorno social y político que había en el país por esos años, que motivó el acelerado crecimiento del movimiento estudiantil de 1968.

Un momento que explica también la fuerte reacción del gobierno del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz.

Desde los años 50 y en la siguiente década, en el país se registró una serie de movimiento de médicos, ferrocarrileros, electricistas, campesinos y estudiantes.

En todos los casos, las protestas fueron disueltas por policías y militares.

Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como "alegre, creativo".

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Los sobrevivientes de la masacre recuerdan al movimiento estudiantil como “alegre, creativo”.

Las movilizaciones estudiantiles de 1968 fueron consecuencia de ese largo proceso, explica Gilberto Guevara Niebla, uno de los fundadores del CNH.

“El movimiento de 68 no se comprendería si no se considera que en esa época existía un régimen autoritario y represivo”, le dice a BBC Mundo.

“Sobre todo en los años 60 hubo una sucesión de intervenciones militares en las universidades, que fue creando un ambiente de descontento y de malestar entre la juventud”.

Ese 1956, por ejemplo, los estudiantes del IPN protagonizaron una huelga que terminó con la ocupación militar de sus instalaciones. La vigilancia de los soldados permaneció durante un año.

Otro caso fue la huelga de 1963 en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, también disuelta por el Ejército.

Tlateloco

Colección Justina Lori
El rector de la UNAM en 1968, Javier Barrios Sierra.

Dos años más tarde, hubo una serie de paros y marchas de médicos y enfermeras en demanda de mejor salario. A las protestas se sumaron también estudiantes de la carrera de medicina.

Esos acontecimientos estaban muy presentes en el ánimo de los estudiantes en 1968, recuerda Rolando Cordera quien fue consejero por la Escuela de Economía ante el CNH.

Tlateloco

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
La UNAM, el IPN y otras universidades del país se declararon en huelga.

“En algunos que se convirtieron en dirigentes de la movilización existía algún tipo de memoria”, le dice a BBC Mundo.

“Antes de nosotros hubo otros mexicanos que habían reclamado más o menos lo mismo: cumplimiento de la ley, respeto a los derechos y la Constitución”.

“Vivíamos un mar de estímulos”

Pero el enojo por las intervenciones militares y la decisión de las autoridades para disolver las protestas son una parte de la historia tras el movimiento de 1968.

Ese año en Europa ocurrió una serie de protestas estudiantiles, sobre todo en Francia. Un elemento que influyó en México, pero su impacto fue menor a lo que sucedía en Estados Unidos, recuerda Guevara Niebla.

En ese país había una intensa oleada de protestas contra la guerra en Vietnam, la lucha por los derechos civiles de algunas minorías así como un creciente proceso de liberalización sexual y feminismo.

“Coincidieron muchos factores”, recuerda el fundador del CNH. “A través de la televisión sabíamos lo que ocurría en Estados Unidos y con los jóvenes de Francia”.

Manifestación de estudiantes en julio de 1968.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
“Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”, dijo Rolando Cordera.

“Los estudiantes de México vivíamos en un mar de estímulos que jugaron un papel decisivo para explicar la revuelta estudiantil”.

Rolando Cordera recuerda. “Los estudiantes del 68 en México se unieron a un reclamo internacional frente al orden existente en aquel tiempo”.

“En el caso nuestro era un orden muy autoritario, que no respetaba las movilizaciones de reclamo social”.

Con tal escenario el movimiento estudiantil creció en poco tiempo. A las primeras manifestaciones, en julio de ese año, acudieron cientos de jóvenes.

Al paso de los meses aumentó el número de asistentes. En la llamada Marcha del Silencio, el 13 de septiembre, participaron más de 150.000 personas.

Tlatelolco

Getty Images
La matanza fue un parteaguas en la historia de México.

No todos eran estudiantes. El movimiento logró el respaldo de sindicatos, grupos de vecinos y hasta amas de casa. Las protestas se extendieron por varias ciudades del país.

Las demandas del CNH también cambiaron. Al inicio era la disolución del cuerpo de granaderos, eliminar de las leyes el delito de disolución social y castigo a los responsables de agredir estudiantes.

Luego el pliego petitorio incluyó la liberación de todos los presos políticos, y un diálogo público y abierto del Consejo Nacional con el gobierno federal.

Juegos Olímpicos

Más allá de la creciente inconformidad, ¿por qué ocurrió la masacre en Tlatelolco?

Hubo varios elementos, coinciden algunos historiadores. Ese 1968 México era sede de los Juegos de la XIX Olimpiada, programada para empezar el 12 de octubre de ese año.

Semanas antes del evento llegaron periodistas enviados por medios internacionales. Además sería la primera vez que los Juegos Olímpicos se transmitirían por satélite a todo el mundo.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM
Las protestas estudiantiles comenzaron a intensificarse conforme se aproximaban los Juegos Olímpicos y esa no era la imagen que el gobierno de México quería proyectar.

Para ese momento, las protestas estudiantiles eran más intensas. Muchos periodistas empezaron a cubrir las movilizaciones.

No era la imagen de país que pretendía enviar el gobierno de Díaz Ordaz. Además, el presidente estaba convencido que los estudiantes formaban parte de una especie de conjura comunista en contra de los juegos.

La decisión fue enviar un mensaje contundente para terminar con la rebeldía de varios años, señala Guevara Niebla.

“Después de 1968, Díaz Ordaz declaró que al enfrentar el conflicto se habían agotado los recursos políticos y se tuvo que acudir a la fuerza”, recuerda.

“Lo que se quería era destruir de un solo golpe el movimiento estudiantil para dar paso a las Olimpiadas. La represión tuvo lugar diez días antes de que empezaran, estaban obligados a sofocar las protestas, pero lo hicieron de una manera brutal”.

Soldados en la UNAM.

Portal 68. Archivo Histórico. UNAM.
La represión fue brutal.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cuartoscuro Archivo

Arranca revocación de mandato: INE advierte intervención “sistemática” del gobierno y riesgo de acarreo

Consejeros electorales han afirmado que la consulta ha sido “manchada” por violaciones a la ley cometidas por representantes del gobierno federal y Morena; dichas conductas podrían derivar en que el TEPJF anule el proceso.
Cuartoscuro Archivo
10 de abril, 2022
Comparte

Este domingo, la ciudadanía participará por primera vez en una consulta para determinar si el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, debe continuar en el cargo para el que fue electo 6 años o debe renunciar anticipadamente por pérdida de confianza ciudadana.

Se trata de la consulta de revocación de mandato, un instrumento democrático novedoso que desde su origen ha confrontado al gobierno federal, incluido el presidente López Obrador, legisladores y representantes de Morena con el Instituto Nacional Electoral (INE), cuyos integrantes han sido presionados e intimidados, incluso, con denuncias penales en su contra.

Consejeros electorales han afirmado que la consulta de revocatoria ha sido “manchada” por violaciones a la ley cometidas sistemática, coordinada e impunemente por representantes del gobierno federal y el partido en el poder.

De hecho, integrantes del INE alertaron que durante la jornada de votación podrían tener lugar actos de coacción del sufragio y “acarreo”, prácticas que constituyen delitos electorales graves. Incluso, el presidente del Instituto, Lorenzo Córdova, ha advertido que la evidencia de violaciones sistemáticas a la ley podría derivar en que el Tribunal Electoral federal anule todo el proceso.

Lee: Violaciones reiteradas de la veda y promoción indebida a favor de AMLO marcan proceso de revocación

Problemas de origen

El INE instalará este domingo 57 mil 517 urnas, que estarán abiertas de las 8:00 a las 18:00 horas. En el ejercicio podrán participar los 92.8 millones de ciudadanos inscritos en la Lista Nominal.

Para que el resultado de la consulta sea vinculante, deben votar cuando menos 37 millones de personas, equivalentes al 40% del listado.

El camino seguido para que se hiciera realidad la consulta ciudadana ha sido atribulado, especialmente porque la Cámara de Diputados, controlada por la mayoría morenista y sus aliados, recortó al INE el presupuesto requerido para organizar el ejercicio.

El árbitro electoral solicitó al Legislativo 3 mil 830.4 millones de pesos para poder cumplir el mandato de instalar la misma cantidad de casillas que en la elección de 2018 –156 mil 807−, como estableció la Ley Federal de Revocación de Mandato.

No obstante, la solicitud presupuestal fue denegada por el bloque morenista, lo que obligó al INE a reducir la proyección del número de urnas a casi un tercio. Esta medida desató el enojo de funcionarios públicos y dirigentes de Morena, que han acusado al árbitro electoral de pretender sabotear el ejercicio ciudadano.

Ante las dificultades financieras, el INE tomó la medida de posponer algunas actividades de organización de la consulta. Aunque el acuerdo fue revocado por la Suprema Corte de Justicia y no surtió efectos, el morenista Sergio Gutiérrez Luna, presidente de la Cámara de Diputados, presentó una denuncia penal ante la Fiscalía General de la República (FGR) contra los consejeros que apoyaron la medida, lo que fue considerado al interior del INE como un acto de intimidación.

Recientemente, el presidente López Obrador anunció una iniciativa para que los integrantes del INE sean elegidos por el voto popular, señalando que los actuales consejeros actúan de manera parcial y sin vocación democrática.

Te puede interesar: Revocación de Mandato: Cómo ubicar tu casilla, las cifras clave y qué se critica de la consulta

Proceso “manchado”

El árbitro electoral informó que ha recibido 183 quejas por actos de difusión ilegal de la consulta revocatoria, promoción de propaganda gubernamental en tiempo prohibido e intromisión indebida de partidos políticos, por lo que se han dictado 26 medidas cautelares en contra de funcionarios públicos, incluidos mandatarios estatales y el propio presidente de la República.

Para consejeros del INE, ello es muestra de una conducta reiterada del gobierno federal y los gobiernos estatales, y alertaron que la sistematicidad de violaciones a la ley podría causar que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) anule el ejercicio y sus resultados.

“Estamos, y esa es nuestra preocupación, ante conductas irregulares, sistemáticamente cometidas, coordinadas y además impunemente realizadas”, sostuvo el presidente el INE, Lorenzo Córdova, en una conferencia el pasado jueves.

“¿Qué le corresponde a la Sala Superior? Tomar las decisiones correspondientes. Y ojalá la irresponsabilidad de los actores políticos que sistemática, reiterada, dolosa y abiertamente, descaradamente, están violando la ley, no traiga como consecuencia, eventualmente, que se decida anular por parte de la Sala Superior este proceso. Ojalá y ello no ocurra, porque significaría la peor sanción para un proceso democrático”.

El consejero Ciro Murayama afirmó que las violaciones a la ley de parte de funcionarios y dirigentes partidistas “mancharon” la consulta revocatoria, y advirtió que durante esta jornada podrían continuar los actos ilegales.

Creo que este proceso estará marcado por la violación sistemática de parte del gobierno y sus funcionarios; yo lamento que, a unas horas de que abran las urnas para que la gente participe en el proceso de revocación de mandato, esta autoridad electoral esté destinando sus esfuerzos a evitar que se siga rompiendo la legalidad”, dijo durante una sesión de la Comisión de Quejas y Denuncias el viernes.

“Es el momento de la ciudadanía y ese momento ha sido dañado una y otra vez por servidores públicos. Esa mancha al proceso de la revocación de mandato no se puede borrar, porque son violaciones reiteradas que esta autoridad electoral ha tratado de impedir a través de medidas cautelares y que una y otra vez ha confirmado el TEPJF”.

“Aprovecho para señalar lo delicado que sería que, en pleno día de la votación, estas conductas ilegales se siguieran presentando”, prosiguió Murayama, “y hay otras que ocurren sólo el día de la votación, o en las horas previas, que ojalá no se presenten, como son la coacción, el intento de compra de la participación ciudadana o el acarreo, que son prácticas tan ilegales que incluso expresamente son consideradas delitos electorales”.

Murayama criticó que los funcionarios no hayan respetado su deber de neutralidad y pretendieran influir en el voto de la ciudadanía.

“Lo que hemos visto es una actitud contumaz de violación de la Constitución y de la ley que nos alerta del riesgo en el que está un proceso de participación democrática, donde los servidores públicos han abandonado su deber de neutralidad, han invadido el terreno de la ciudadanía y han aprovechado sus cargos para hacer proselitismo y tratar de incidir en la votación de la gente. Ojalá que lo que ya está manchado no acabe por contaminarse y descomponerse por actitudes tan francamente ilegales desde el gobierno”, dijo.

Morena va por la ‘ratificación’ de AMLO

El presidente López Obrador ha declarado que, aunque no se alcance el umbral de participación del 40% del Listado Nominal para que el resultado de la consulta sea vinculante, renunciará al Ejecutivo si es mayor el número de personas que voten por la opción de que se le revoque del cargo.

Ante ese escenario, Morena cambió la narrativa de la revocación y desplegó una campaña propagandística para promover la “ratificación” del mandato presidencial.

El partido busca que, esta jornada, la opción de que López Obrador continúe en el cargo sea apoyada, cuando menos, por 30 millones de ciudadanos, esto es, la misma cifra de votos que obtuvo en la elección presidencial de 2018. El objetivo es demostrar que López Obrador no ha perdido el respaldo de la ciudadanía en su proyecto de gobierno, confirmaron integrantes de la dirigencia de Morena a Animal Político.

Ello explica que morenistas y funcionarios públicos se hayan involucrado tanto en la promoción de la consulta revocatoria, incluso violando la ley.

Por ejemplo, el pasado miércoles, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y el dirigente de Morena, Mario Delgado, encabezaron una supuesta asamblea informativa sobre la reforma energética obradorista, aunque en realidad se trató de un acto político de promoción de la consulta de “ratificación” de López Obrador.

Otro ejemplo fue la participación del secretario de Gobernación, Adán Augusto López, en mítines de apoyo al presidente en los que utilizó recursos públicos (llegó a los actos proselitistas en Sonora y Coahuila en un avión de la Guardia Nacional).

Morena incluso aprobó una reforma que permitía a funcionarios públicos promover la consulta de revocación, misma que el TEPJF invalidó porque establecía una excepción a la prohibición de difundir propaganda gubernamental en el transcurso de un proceso electoral.

Asociación civil que parece partido

A finales del año pasado, irrumpió en el escenario político una organización civil que se ha encargado de promocionar de forma masiva la consulta revocatoria y la opción de que López Obrador se mantenga en el cargo.

Se trata de Que Siga la Democracia A.C., agrupación que reunió 9 millones de firmas ciudadanas en tiempo récord para hacer posible que el INE organizara el ejercicio.

El árbitro electoral detectó que la asociación ha desplegado una maquinaria propagandística a nivel nacional –que incluye anuncios espectaculares, panfletos y asambleas informativas— con un financiamiento que no ha sido aclarado.

En los hechos, QSD es la estructura “ciudadana” que ha permitido al gobierno y a Morena eludir la prohibición legal que establece que ni funcionarios públicos ni partidos pueden promover la consulta. Además, las asociaciones civiles no son sujetos obligados de fiscalización financiera por parte del INE.

Animal Político documentó que en QSD participan exlegisladores, parientes de gobernantes de Morena y dirigentes del partido.

A pesar de que el INE confirmó que la publicidad en espectaculares y bardas ha costado al menos 5.4 millones de pesos, la organización ha rechazado reiteradamente ante el árbitro electoral que haya pagado uno solo de los anuncios, aun cuando existen imágenes en las que explícitamente aparece el nombre de la AC.

Además, este medio corroboró que los anuncios de apoyo a López Obrador en el Metro de la CDMX fueron “donados” por empresas que son proveedoras del gobierno de Claudia Sheinbaum y que han obtenido contratos millonarios simulando competencia en procesos de licitación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.