close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
@cencos

"No más impunidad": ONG exigen a autoridades que transfeminicidios sean debidamente investigados

Itzayana fue hallada muerta en el departamento de su novio luego de que vecinos escucharon una pelea entre ambos; a pesar de ello, él se encuentra libre.
@cencos
1 de octubre, 2019
Comparte

La noche del pasado 22 de septiembre Itzayana López Hernández, mujer trans de 21 años originaria de Chiapas, fue hallada sin vida en la Ciudad de México dentro del departamento de su novio, quien a pesar de ser el presunto responsable de los hechos se encuentra libre.  

De acuerdo con Kenya Cuevas, presidenta de la asociación civil Casa de las Muñecas Tiresias, los vecinos relataron que aquel día luego de que Itazayana llegó a la casa de su novio, ubicada en la alcaldía Álvaro Obregón, ambos iniciaron una discusión que se volvió cada vez más violenta hasta que ella empezó a pedir auxilio, por lo que llamaron al 911. 

Los policías capitalinos que atendieron la emergencia entraron al departamento y encontraron el cuerpo de Itzayana en el piso; su novio estaba a un lado pidiendo perdón. 

Lee más: Alaska, una mujer trans y reina de belleza, fue torturada y asesinada en Veracruz

Después de realizar los peritajes correspondientes, la Procuraduría General de Justicia capitalina determinó que la causa de muerte fue asfixia por ahorcamiento. 

Al momento del hallazgo, el novio de Itzayana fue detenido por las autoridades capitalinas, sin embargo 48 horas después, y a pesar de los testimonios de los vecinos, fue liberado debido a que el Ministerio Público determinó que no había pruebas contundentes sobre su culpabilidad en el asesinato.

Ante esto, Kenya Cuevas pide que se repita la investigación con una perspectiva de género pues de tomarse en cuenta todas las pruebas y testimonios existentes, el novio de Itzayana no hubiera quedado en libertad.

En conferencia de prensa, la presidenta de Casa de las Muñecas, asegura que este tipo de irregularidades durante la investigación son una constante en los crímenes de odio contra las mujeres trans. 

“Hacemos publica la petición para un segundo peritaje con perspectiva de género, en el que se tomen en cuenta las declaraciones de los testigos (…) Itzayana incluso había hablado con su familia de los problemas con su pareja y les contó que buscaría dejar ese departamento, y eso no fue tomado en cuenta (…) ya basta de tanta impunidad, exigimos justicia”, comentó Cuevas. 

Kenya señaló que esperan que no se repita la misma situación de hace tres años, en el transfeminicidio de Paola Buenrostro, cuyo asesino quedó en libertad a pesar de que las autoridades de la Ciudad de México recibieron una recomendación por parte de la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX por la negligencia de policías, peritos y personal del Ministerio Público durante la investigación.

Lee más: Mujer trans denuncia que gimnasio no la dejó usar el vestidor de mujeres

“Cada vez que detenemos a un homicida lo dejan en libertad, ahora se está repitiendo la impunidad”, agregó Kenya. 

En tanto, Alejandro Brito, director de la organización Letra S, señaló que de acuerdo con un registro de crímenes de odio elaborado por ellos, de 2013 a 2018 suman 473 víctimas de homicidios contras personas LGBTTTI a nivel nacional, con un aumento de casos del 30% en 2017 y 2018.

“La población más afectada son las mujeres trans, de las cuales fueron asesinadas 261, un 55% del total (…) Estas son cifras que recolectamos en medios, pero aún así no es el reflejo de lo que pasa en la realidad porque no todos los asesinatos de mujeres trans se publican”, refirió. 

Brito acotó que la mayoría de estos homicidios se ejercen con extrema violencia y que las víctimas más frecuentes “son las trabajadoras sexuales y las que laboran en estéticas”.

Al reiterar la petición de un segundo peritaje, Kenya Cuevas dijo que lo único que solicitan es una investigación clara y si después de esta se resuelve que se trató de un suicidio, ellas lo aceptarán pero en caso contrario no descansarán hasta que se detenga al responsable.

“Las mujeres estamos en la búsqueda de procesos transparentes, no estamos en una cacería de brujas queremos justicia, no es posible que después de haber una recomendación de la Comisión de Derechos Humanos se sigan cometiendo estas irregularidades (…) me siento cansada y triste pero no dejaré de luchar y exigir que se respeten nuestros derechos”, finalizó.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El hombre transgénero que dio a luz

Freddy McConnell nació mujer, pero desde pequeño se sentía más niño que niña. A los 25 años empezó a hacer la transición de género, sin embargo, a los 30 dejó de tomar hormonas para que su cuerpo volviese a funcionar como el de una mujer y concebir un hijo.
10 de septiembre, 2019
Comparte

Cuando llegó a los 30 años, Freddy McConnell se dio cuenta de que había llegado el momento de formar una familia.

“No solo a las mujeres les surge el instinto maternal”, dice este joven británico cuyo camino hacia la paternidad fue retratado por el documental Seahorse que se presenta esta semana en la BBC.

Lo que hace diferente a la historia de McConnell es que tras haber hecho la transición de mujer a hombre hace algunos años, fue quien dio a luz a su bebé.

No fue una decisión fácil, pero tener su propio hijo era “lo más pragmático, la opción más simple”, dice el periodista que trabaja para el medio británico The Guardian.

Congelar óvulos y conseguir un vientre de alquiler o iniciar un proceso de adopción (sobre todo como hombre transgénero soltero), apunta, no siempre resulta un proceso exitoso.

Tratamiento

En una entrevista con The Guardian, McConnell recuerda su infancia feliz pero compleja, a raíz de sus problemas de identidad de género.

De pequeño, McConnell experimentó disforia de género, un término que se utiliza para describir la ansiedad que sufre una persona que se identifica con el género opuesto al que nació.

Como les ocurre a muchas personas transgénero, fue víctima de bullying en la escuela y de las burlas crueles de sus compañeros, porque su comportamiento no se correspondía con el que se esperaba de una niña.

El malestar con su propio cuerpo se fue intensificando hasta que, a los 25 años, decidió hacer la transición tomando testosterona.

Un año después se sometió a una cirugía en la parte superior de su cuerpo para quitarse tejido mamario.

Sin embargo, se detuvo al momento de considerar una histerectomía, la intervención para extraer el útero. No quería eliminar definitivamente la posibilidad de tener hijos.

Freddy McConnell

Danny Burrows
Al dejar de tomar testosterona, McConnell volvió a menstruar.

Su madre, Esme Chilton, recuerda el día en el que su hijo le contó cómo se sentía.

“Estaba en la universidad, en Edimburgo, y se sentía bastante infeliz. Y me dijo: ‘Soy niño y quiero ser un niño, me he sentido así toda la vida'”.

De hombre a mujer y de mujer a padre

El documental relata el estrés que empezó a sentir McConnell cuando dejó de tomar testosterona con la idea de concebir, y su cuerpo empezó a hacer el camino inverso.

La falta de esta hormona hizo que, entre otras cosas, volviese a tener la regla. Esto hizo posible que empezase un tratamiento de fertilidad con el esperma de un donante.

Después de haber buscado información en internet y haber visto que parejas trans en Estados Unidos habían logrado concebir con éxito, McConnell se atrevió a intentarlo.

La primera tentativa no dio resultados, pero a la segunda se confirmó que estaba esperando un bebé.

Freddy McConnell

Freddy McConnell
McConnell se sentía niño desde pequeño, pero también tenía claro que quería formar una familia.

Seahorse (caballito de mar, en español, una especie en la que el macho lleva a sus hijos dentro su vientre) muestra también el momento en que McConnell da a luz en una piscina del hospital, acompañado de su madre.

Jack hoy tiene un año y vive junto a su padre en un municipio costero de Inglaterra.

Vivir en un pueblo pequeño rodeado del apoyo de su familia y amigos, dice, le resulta mucho más cómodo que, por ejemplo, hacerlo en una gran ciudad como Londres.

El futuro

Pero pese a que él cuenta con el apoyo de su núcleo cercano, sabe del rechazo y la incomprensión que sufre la comunidad transgénero, y de ahí su decisión —pese a ser una persona tímida y reservada— de hacer un documental tan íntimo como éste.

Su idea con esta película, le dice McConnell a The Guardian, es normalizar la vida de los transexuales.

“Suena un poco tibio, pero pensé que podía ser una buena oportunidad para promover empatía”, dijo.

“Creo que la empatía es clave para convencer a la gente de que los transexuales son, de hecho, bastante normales y llevan vidas que no son sensacionales ni aterradoras”.

En cuanto a tener más hijos, McConnell no lo descarta, pero cree puede aumentar su familia sin ser necesariamente él quien lleve al próximo niño en su vientre.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=StKur7oONyw&t

https://www.youtube.com/watch?v=cKtEr6wc8L4&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.