close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Discriminación, abandono y violencia, lo que viven niños con madres y padres en prisiones mexicanas

Afuera, los niños con madres en prisión también se encuentran expuestos a pobreza, inestabilidad social, económica y emocional, además de vivir bajo el estigma de ser hijos de un/a delincuente, de acuerdo con Reinserta.
Cuartoscuro Archivo
1 de octubre, 2019
Comparte

Actualmente 436 niños de entre 0 y 6 años viven dentro de centros penitenciarios del país, junto con sus madres, aunque, de acuerdo con la asociación civil Reinserta, solo 37 de las 360 prisiones mexicanas cuentan con áreas de maternidad y de educación temprana.

El resto de los centros penitenciarios del país no cuenta con condiciones aptas para menores de tres años que vivan con sus madres, por lo que deben ser separados al momento de nacimiento, vulnerando los derechos de las mujeres, como los de sus hijos, de acuerdo con el Estudio de Maternidad y Paternidad en Prisión.

Estos niños, que han nacido y crecido “en un ambiente adverso, donde se encuentran bajo las restricciones y normas que viven sus madres”, sufren a largo plazo de “estrés tóxico” que les provoca desórdenes emocionales, dificultades en el aprendizaje, baja confianza y, en etapas como la adolescencia, consumo de sustancia y adopción de estilos de vida riesgosos.

Lee: Mujeres llegan al narcotráfico por pobreza y salen de la cárcel más vulnerables, sin un camino a la reinserción

Los niños que viven con sus madres en prisión también pueden presentar consecuencias de estrés como manejo ineficiente del medio, ansiedad y depresión.

David, un niño de 5 años que nació y vive en prisión con su madre, es uno de los menores de edad que experimenta dichas consecuencias.

Su madre se encuentra privada de libertad por el delito de homicidio y, como no tuvo con quién dejar a David, lo tiene con ella dentro del centro penitenciario.

Los padres de David se conocieron en prisión y se casaron antes de que naciera; sin embargo, cuando él tenía dos años, su padre salió del centro y poco después dejó de buscarlo a él y a su madre, también dejó de brindarles apoyo económico.

Un año después su madre inició una nueva relación con un hombre que estaba privado de libertad, a quien conoció a través de cartas y quiso involucrarse en la crianza del niño.

En la prisión donde vive con su madre, David acude al Centro de Desarrollo Integral (CENDI), al que comenzó a asistir desde los 6 meses. Allí acuden otras niñas y niños que nacieron en prisión, con quienes se desenvuelve de manera cariñosa.

Te puede interesar: #LiberarlasEsJusticia: Más de 3 mil mujeres están presas en México por delitos menores contra la salud

Ahora que David está por cumplir seis años, edad en la que debe abandonar el centro, ha empezado a tener miedo de dejar de ver a su mamá y no poder verla todos los días. Ante esta situación, su madre le ha explicado que en poco tiempo tendrá que salir, porque el centro no es un espacio adecuado para que viva.

Las niñas y niños que se encuentran con sus madres en prisión viven con carencias en la cobertura de servicios básicos: solo 61% reportó tener el esquema de vacunación completo, 54.7% ser beneficiario de campañas de salud, 51.4% recibir atención pediátrica y 32.4% contar con atención psicológica.

Asimismo, se reportó que solo el 32.1% tuvo acceso a medicinas específicas para su edad, el 23% tuvo atención psicológica y el 22.9% se benefició de servicios de nutrición.

Además, solo el 76% de estos menores de edad están legalmente registrados (331) mientras el 24% no (105).

En cuanto a los espacios para niñas y niños en prisión, solo en el 65.4% de centros penitenciarios cuentan con áreas lúdicas, 64.2% para que jueguen al aire libre y en 48.6% hay dormitorios específicos para mujeres madres.

Solo el 42.1% cuentan con un CENDI, y solo en el 9.3% de prisiones existen comedores para niños.

Dentro de las prisiones, los niños viven situaciones de violencia como escuchar lenguaje no adecuado (71.1%), revisiones en cateos (45.1)%, están en contacto con drogas (19.5%) o han presenciado motines (16%).

Incluso llegan a presenciar homicidios (2.5%) o conductas delictivas (2.4%); el 4.7% dijo haber sufrido maltrato por personal de seguridad y custodia, el 0.9% por parte del personal técnico/administrativo y otro 0.9% fue víctima de abuso o maltrato sexual.

Para Reinserta, las consecuencias del estrés tóxico de los niños con madres en prisión no termina una vez que sus hijos salen de prisión, pues afuera también se encuentran expuestos a situaciones de vulnerabilidad como la pobreza, inestabilidad social, económica y emocional, además de vivir bajo el estigma de ser hijos de un/a delincuente.

Maternidad en prisión

De las mil 028 mujeres entrevistadas por Reinserta, un 80% reportó ser madre y tener a sus hijos, y, según la Ley Nacional de Ejecución Penal, tienen derecho a estar en centros penitenciarios con instalaciones y artículos necesarios para tener una estancia digna y segura con ellos, pues deben gozar del derecho a la maternidad, aunque solo existen centros de maternidad y de educación temprana en el 10% de las prisiones.

Entre las mujeres encuestadas, el 90% dijo no haber recibido opciones por parte de las autoridades de medidas alternativas a la prisión, por ser madres.

Según el diagnóstico realizado por Reinserta, el 29% de las mujeres señalaron que tuvieron al menos un embarazo después de ingresar a prisión, y de ellas solo un 53% recibió atención prenatal.

El 96.4% dijo no haber tenido el deseo de abortar mientras estaba en prisión, el 2.3% que sí y que el centro las apoyó para realizar el procedimiento, el 0.8% quiso hacerlo pero no tuvo los medios necesarios y el 0.5% lo hizo con sus propios medios.

De estas mujeres, el 24.1% dijo haber sido encarcelada por acusaciones falsas en su contra, siendo la primera causa de su privación de libertad.

La segunda causa fue haber sostenido una relación familiar o sentimental con el autor del delito (16.1%), sospecha por las circunstancias o relación con la víctima (10.8%), acompañar a los autores del delito (7.7%) y el haber sido partícipe de un hecho delictivo sin saber que era una actividad ilícita (4%).

Los delitos por los que la mayoría se encuentran privadas de libertad son: secuestro (25.2%), robo (23%) y delitos contra la salud (6.7%).

Paternidad en prisión

Con relación al ejercicio de la paternidad de personas privadas de la libertad, de acuerdo con Reinserta, la Ley Nacional de Ejecución Penal “carece de perspectiva de género y es discriminatoria”, pues no establece el derecho ni las condiciones para que se ejerza, pues no contempla a hombres como posibles cuidadores de sus hijos.

El diagnóstico encontró que los delitos más cometidos por hombres fueron el robo (31.1%), el homicidio (20.5%) y violación (12%).

En el 14.3% de los casos, dijeron haber sido detenidos en presencia de sus hijas o hijos, el 62.8% que estos se encontraban con su madre al momento del aseguramiento y el 13.2% dijo que estaban en “otra” situación.

Al indagar sobre la situación de sus hijos después de la detención del padre, se conoció que en el 84.5% de los casos se quedaron con un familiar, el 5.5% especificó que en ese momento aún no tenían hijos y el 3% que en el momento no tenía contacto con ellos o se encontraba separado de la familia.

Solo el 2% de los padres dijo que tienen a sus hijas e hijos en prisión, mientras el 98% dijo que no.

Entre los hombres que tienen a sus hijos dentro de centros penitenciarios, el 8% de los niños no está registrado. Solo el 41% de los menores de edad puede salir del centro de reclusión a visitas.

De acuerdo con Reinserta, las disposiciones legales que se han formulado en aras de proteger a los niños que viven en centros de reinserción, sigue existiendo una constante violación a derechos humanos de ellos, así como sus padres y madres.

Los niños que viven en estas condiciones, así como aquellos que están fuera de prisiones “padecen abandono social, estigmatización, falta de oportunidades, discriminación y la complejidad de tener a un padre o madre privados de libertad”.

Por ello recomendó al gobierno mexicano accionar los mecanismos necesarios para garantizar que las mujeres y hombres privados de libertad puedan ejercer su derecho a la maternidad o paternidad dentro de prisión.

Asimismo, pidió que se habiliten espacios libres de violencia para niñas y niños dentro de los centros, así como centros de convivencia familiar.

También recomendó el desarrollo de las estrategias necesarias para garantizar la gobernabilidad de los centros de reclusión y garantizar la satisfacción de las necesidades fundamentales de las niñas y niños que viven con sus padres y madres dentro de prisión para su bienestar integral.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo hizo un ciclista para alcanzar 280 km/h, el nuevo récord mundial masculino

Neil Campbell, un ciclista británico, superó el récord anterior para hombres de 267 km/h establecido en 1995, y ahora aspira a batir el registro general que ostenta una mujer.
25 de agosto, 2019
Comparte

Un ciclista alcanzó una velocidad superior a los 280 kilómetros por hora para establecer un nuevo récord mundial.

Lo hizo sobre la superficie de una pista de aterrizaje de Reino Unido.

Neil Campbell, de 45 años, superó el anterior récord masculino de 268 km/h, utilizando una bicicleta especialmente diseñada que costó más de US$18,000.

Sin embargo, todavía le falta un poco más para batir el registro humano más rápido en bicicleta que lo ostenta una mujer.

El diseño alargado de la bicicleta de Campbell está basado en los modelos tándem y está construida a medida utilizando partes de una motocicleta de campo traviesa.

El anterior récord para hombres había sido establecido en 1995 por un ciclista holandés.

La evidencia del récord logrado este sábado será sometida a una verificación por la organización Guinness de Récords Mundiales.

Neil Campbell rompiendo el récord masculino de velocidad en bicicleta

PA Media
El diseño alargado de la bicicleta estuvo basado en un modelo tándem.

“Chupando rueda”

El nuevo récord masculino que estableció Campbell fue en la modalidad slipstream, un término de la aerodinámica que implica aprovechar la estela, o cono de aspiración, que crea un vehículo que va delante.

Es lo que en el ciclismo se conoce como “chupar rueda”.

La estrategia mediante la cual se aprovecha el esfuerzo del rival que va enfrente para ahorrar energía en el pedaleo y tomar impulso.

El ciclista de Essex (al noreste de Londres) alcanzó la velocidad detrás de un Porsche, que lo arrastró en su estela a lo largo de una pista aérea, en Yorkshire Norte.

Neil Campbell siendo arrastrado por un Porsche Cayenne

PA Media
El Porsche Cayenne fue acoplado con una caja de plástico para ayudar a Campbell a tomar impulso.

El Porsche modelo Cayenne estaba acoplado con una estructura en la parte trasera que le permitió a Campbell aprovechar el cono de aspiración a lo largo de la pista de 5 km.

Luego de acelerar, fue despedido para que por su propio esfuerzo pudiera pasar por un pórtico que cronometró su velocidad.

Campbell, un arquitecto de profesión dijo estar “emocionado y aliviado” de haber logrado la mayor velocidad registrada por un hombre en una bicicleta utilizando el slipstream.

Expresó que “el equipo trabajó increíblemente bien”.

“Porsche invierte millones probando sus autos en túneles de viento y lo que nosotros hicimos fue acoplarle una gran caja plástica en el trasero”, indicó.

Campbell se protegió con un traje hecho de cuero de canguro, que es suave y resistente y tradicionalmente utilizado por motociclistas.

Una mujer, la más rápida del mundo

Neil Campbell manifestó que su próximo desafío será intentar superar el récord general en manos de Denise Mueller-Korenek, considerada la humana más rápida del mundo en dos ruedas.

Denise Mueller-Korenek en un entrenamiento en Utah, EE.UU., en septiembre de 2018.

Getty Images
Denise Mueller-Korenek estableció el récord general de velocidad en bicicleta en septiembre de 2018.

La estadounidense Mueller-Korenek alcanzó 296.01 km/h en una bicicleta de diseño especial en septiembre de 2018.

Campbell dijo que su meta sería alcanzar 354 km/h, el año entrante, en la pista de 10 kilómetros en Bonneville Salt Flats, en Utah, Estados Unidos, donde Mueller-Korenek logró su registro mundial.

“Este ha sido un programa cinco años y este récord fue la culminación de una parte”, declaró.

“Hemos estado limitados por financiamiento y presupuesto para hacer lo que podamos. Nuestro plan es ir ahora a Bonneville y usar una pista de prueba más larga”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=16AhQaStWxg&t=15s

https://www.youtube.com/watch?v=quE5HuMmHoE&t=129s

https://www.youtube.com/watch?v=netv_lXUGYg&t=13s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.