close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

12 ambientalistas y defensores han sido asesinados este año; Oaxaca y Chiapas, los estados más peligrosos

Cinco de los defensores y ambientalistas fueron atacados en Oaxaca, y otras cuatro en Chiapas. “México es uno de los países mas peligrosos del mundo para los activistas", alerta Amnistía Internacional.
Cuartoscuro Archivo
Comparte

Oaxaca y Chiapas son los dos estados más mortíferos para ambientalistas y defensores de los derechos humanos. En lo que va del año año, al menos 12 activistas fueron asesinados, según datos recogidos por Amnistía Internacional. Cinco de estas víctimas fueron atacadas en Oaxaca y otras cuatro en Chiapas. La organización de defensa de los derechos humanos inició recientemente la campaña “No Más Asesinatos: Alza la Voz por las y los Ambientalistas en México” para denunciar estos ataques.

México es el sexto país del mundo más peligroso para los ambientalistas, según informes de la ONG Global Witness. Esta asociación detectó que en 2017 fueron asesinados 15 defensores y en 2018 otros 14. A falta de tres meses para que concluya el año ya se han contabilizado 12 homicidios, por lo que las cifras de ataques se mantienen en la línea de años anteriores.

La primera víctima del año fue Sinar Corzo Esquinca, asesinado en Arriaga, Chiapas, el 3 de enero. Murió por heridas de bala después de ser tiroteado. Su activismo había estado centrado en el agua, la vivienda y la salud, aunque en los últimos años también defendió a damnificados por el sismo de 2017.

Noé Jiménez Pablo y José Santiago López fueron asesinados en Amatán, Chiapas, el 18 enero. Ambos participaban en un plantón de protesta contra el alcalde, Manuel Carpio Mayorga. Hombres armados irrumpieron en la protesta y secuestraron a los dos activistas. Sus cuerpos aparecieron un día después en un vertedero con evidentes signos de tortura. El alcalde terminó por renunciar a su cargo al ser señalado como instigador de los asesinatos.

El 19 de enero fue asesinado Rafael Murúa Manríquez en Mugelé, Baja California Sur. Su cuerpo apareció en una cuneta. La víctima era periodista, director de la radio comunitaria Radiokashana y miembro de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (Amarc).

Bernardino García Hernández falleció por un ataque armado en el paraje conocido como Camalote, en Zimatlán de Lázaro Cárdenas, Oaxaca. Según denunció en su momento el Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas (Cedhapi), un grupo armado de San Sebastián Nopalera fue el responsable. García Hernández era representante de Zimatlán de Lázaro Cárdenas en una comisión que buscaba una salida dialogada a un conflictos por tierras existente entre ambas comunidades.

El 20 de enero fue asesinado en el municipio Santiago Jocotepec, en Oaxaca, Gustavo Cruz Mendoza. Era integrante del Consejo Indígena Popular de Oaxaca “Ricardo Flores Magón” (CIPO- RFM) en la comunidad de Cerro Caliente.

Ese mismo día, en Morelos, fue asesinado Samir Flores. El activista se oponía a la construcción de una termoeléctrica en Amilcingo. El ataque tuvo lugar días antes de la celebración de una consulta sobre la construcción de la planta energética. Actualmente un juez ordenó la paralización del proyecto.

El 25 de marzo fue asesinada Eulalia Lilia Díaz en Santiago Tianguistenco, Estado de México. Un hombre amenazó a la activista, integrante del Consejo Indígena del Trueque. Posteriormente se presentó en su domicilio armado con una escopeta y acabó con su vida.

El 11 de abril, Luis Armando Fuentes fue asesinado por un disparo tras sufrir una emboscada en San Francisco Ixhuatán, Oaxaca. Fuentes era integrante de la Comisión en Defensa de la Tierra ydel Territorio de la Zona Oriente del Istmo y del Comité Regional Istmo de Sol Rojo, y del Corriente del Pueblo Sol Rojo, una organización de derechos laborales que trabaja en la defensa de los derechos económicos, sociales y culturales, especialmente el derecho de acceso a la tierra, según datos de la ONG Frontline Defenders.

Un día después, el 12 de abril, fue asesinado el abogado defensor de derechos humanos, Juan Quintanar Gómez. El ataque tuvo lugar en el centro de la ciudad de Oaxaca, cuando el abogado llegaba a su despacho. El letrado estaba especializado en defender a comunidades indígenas de Oaxaca en diversos conflictos agrarios.

Telésforo Santiago Enríquez, de la radio comunitaria indígena Estéreo Cafetal 98.7 FM, fue asesinado el 2 de mayo en el municipio de San Agustín Loxicha, Oaxaca.

Finalmente, el 11 de junio fue asesinado José Luis Álvarez Flores en Chiapas. Álvarez Flores era ambientalista y también había formulado diversas denuncias por extracción de arena.

“México es uno de los países mas peligrosos del mundo para los activistas. Actualmente, dada la emergencia climática, es una buena oportunidad para resaltar la labor de los defensores”, explicó Graciela Martínez, de Amnistía Internacional.

La activista señaló que los defensores forman parte de “uno de los colectivos que más están sujetos a represalias en la región y particularmente en México”.

Los datos, dice Martínez, muestran que el número de asesinatos se mantiene estable.

“Creemos que es una buena oportunidad para que se llame la atención al Gobierno y tome medidas para su situación. Hubo algunos cambios en el mecanismo de protección, pero debe tenerse en cuenta las causas estructurales de la violencia que sufren estas comunidades y colectivo”, dijo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

9 cosas falsas que se dicen a menudo sobre el ejercicio (y qué dice la ciencia sobre ello)

Se dicen muchas cosas respecto al ejercicio, pero no todas son ciertas. Aquí te contamos algunas de las frases más comunes, que no están respaldadas por la ciencia.
16 de diciembre, 2019
Comparte
Joven corriendo en la cinta

Getty Images
No sirve con haber estado en forma, hay que seguir haciendo ejercicio para ver los beneficios en la salud.

Aunque tengamos las mejores intenciones, puede resultarnos difícil incluir el hacer ejercicios en nuestra ocupada vida cotidiana.

Hay muchas razones por las que la gente no ejercita, y muchos conceptos erróneos sobre el ejercicio.

Aquí te ofrecemos nueve ideas comunes sobre el ejercicio que están equivocadas y qué dice realmente la ciencia sobre ello.

1. Antes estaba en forma, por eso ya no necesito ejercitar

Desafortunadamente, los beneficios para la salud no duran si uno no mantiene un régimen de ejercicios.

Una reducción significativa del ejercicio o abandonarlo, puede causar una pérdida marcada de los beneficios iniciales como la resistencia y la aptitud cardiovascular.

La clave es la consistencia.

Combina ejercicios y mantenlos interesantes, ya que mantener altos niveles de actividad física a lo largo de tu vida está asociado con los mejores resultados de salud.

2. Estar activo todo el día me salva de hacer ejercicio

Estar de pie todo el día no tiene los mismos beneficios que ejercitar.

Grupo haciendo ejercicio

Getty Images
Aunque estés moviéndote todo el día, es recomendable elevar la intensidad de tu actividad física.

Estar de pie y moviéndote todo el día quiere decir que tienes un nivel de actividad física elevado. Esto contribuye a tu salud.

Para optimizar los beneficios para tu salud, aumenta el nivel de ejercicio -lo suficiente como hacer que traspires un poco- a al menos 150 minutos por semana, cada vez que sea posible.

3. El ejercicio se debe hacer por diez minutos o más, sino es una pérdida de tiempo

La buena noticia es que lineamientos recientes han eliminado la necesidad de hacer actividad física en ráfagas de 10 minutos.

No hay un umbral mínimo para los beneficios a la salud. Por lo tanto, haz tareas diarias activas, como llevar bolsas de compras pesadas y trabajos vigorosos en el hogar o el jardín, para mejorar su salud.

Trata de hacer “píldoras” de ejercicio, como por ejemplo cinco sets cortos de actividad (que pueden durar desde medio minuto a dos minutos) durante el día, que pueden consistir por ejemplo en subir escaleras a una intensidad suficiente como para dejarte levemente sin aire.

4. Tengo una enfermedad crónica, por eso debo evitar el ejercicio

Eso no es así. Ser más activo es beneficioso para una serie de condiciones crónicas incluidas el cáncer, las enfermedades coronarias y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Gente subiendo escaleras

Getty Images
Subir escaleras es una buena forma de aumentar tu actividad física

Sé tan activo como tu condición te lo permita, apuntando a 150 minutos por semana de actividad moderada, siempre que sea posible.

Si tienes problemas de salud complejos, consulta con tu médico antes de empezar un nuevo régimen de ejercicios y asesórate con un fisioterapeuta u otros profesionales expertos en ejercicio.

5. Soy muy viejo para hacer ejercicio

Eso no es verdad. La evidencia muestra que el envejecimiento por si solo no es una causa importante de problemas hasta que tienes más de 90 años.

Hombre mayor haciendo ejercicio

Getty Images
La edad no es excusa para dejar de hacer ejercicio

Y la fuerza y el poder de la masa muscular puede aumentarse incluso a esta avanzada edad.

Idealmente, si tienes más de 65 años, incluye ejercicios aeróbicos, de equilibrio y fortalecimiento muscular.

6. El ejercicio me hará más delgado

No necesariamente. Debes combinar restricción calórica con actividad física para lograr perder peso.

Recuerda: no puedes escapar de una mala dieta.

La gente que tiene como meta una disminución de peso sustancial (más del 5% de su peso corporal) y la gente que está tratando de no volver a engordar una cantidad de peso significativa, puede necesitar hacer actividad entre moderada e intensa por más de 300 minutos por semana para lograr su objetivo.

Incluye ejercicios de resistencia para lograr un masa corporal magra.

7. Corro una vez por semana, pero eso no es suficiente

Ten la seguridad de que cualquier cantidad de tiempo que corras, incluso una vez a la semana, genera importantes beneficios para la salud.

Frutas y vegetales

Getty Images
Hacer ejercicio no te salva de una mala dieta.

Si no tienes mucho tiempo para hacer ejercicio, incluso correr por 50 minutos una vez por semana a una velocidad inferior a 9,65 Km/h ha demostrado reducir el riesgo de muerte prematura.

Correr más no mejora necesariamente los beneficios en este sentido.

8. Estoy embarazada, así que debo tomármelo con calma

La actividad física moderada-intensa es segura para las mujeres embarazadas que tienen buena salud en general y no representa un riesgo para el bienestar del feto.

La actividad física reduce el resigo de aumento de peso excesivo y la diabetes gestacional durante el embarazo.

9. No me siento bien, no debería hacer ejercicio

Si tienes fiebre, te sientes muy mal, sientes dolores muy fuertes o estás exhausto, no hagas ejercicio.

En la mayoría del resto de los casos, estar físicamente activo es seguro, pero siempre escucha lo que te dice tu cuerpo y reduce la carga de ejercicio si es necesario.

*Julie Broderick es profesora asistente de fisioterapia del Trinity College en Dublín, Irlanda.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Haz clic aquí para leer la versión original en inglés.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=2FoZyNJjVEg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.