12 ambientalistas y defensores han sido asesinados este año; Oaxaca y Chiapas, los estados más peligrosos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

12 ambientalistas y defensores han sido asesinados este año; Oaxaca y Chiapas, los estados más peligrosos

Cinco de los defensores y ambientalistas fueron atacados en Oaxaca, y otras cuatro en Chiapas. “México es uno de los países mas peligrosos del mundo para los activistas", alerta Amnistía Internacional.
Cuartoscuro Archivo
Comparte

Oaxaca y Chiapas son los dos estados más mortíferos para ambientalistas y defensores de los derechos humanos. En lo que va del año año, al menos 12 activistas fueron asesinados, según datos recogidos por Amnistía Internacional. Cinco de estas víctimas fueron atacadas en Oaxaca y otras cuatro en Chiapas. La organización de defensa de los derechos humanos inició recientemente la campaña “No Más Asesinatos: Alza la Voz por las y los Ambientalistas en México” para denunciar estos ataques.

México es el sexto país del mundo más peligroso para los ambientalistas, según informes de la ONG Global Witness. Esta asociación detectó que en 2017 fueron asesinados 15 defensores y en 2018 otros 14. A falta de tres meses para que concluya el año ya se han contabilizado 12 homicidios, por lo que las cifras de ataques se mantienen en la línea de años anteriores.

La primera víctima del año fue Sinar Corzo Esquinca, asesinado en Arriaga, Chiapas, el 3 de enero. Murió por heridas de bala después de ser tiroteado. Su activismo había estado centrado en el agua, la vivienda y la salud, aunque en los últimos años también defendió a damnificados por el sismo de 2017.

Noé Jiménez Pablo y José Santiago López fueron asesinados en Amatán, Chiapas, el 18 enero. Ambos participaban en un plantón de protesta contra el alcalde, Manuel Carpio Mayorga. Hombres armados irrumpieron en la protesta y secuestraron a los dos activistas. Sus cuerpos aparecieron un día después en un vertedero con evidentes signos de tortura. El alcalde terminó por renunciar a su cargo al ser señalado como instigador de los asesinatos.

El 19 de enero fue asesinado Rafael Murúa Manríquez en Mugelé, Baja California Sur. Su cuerpo apareció en una cuneta. La víctima era periodista, director de la radio comunitaria Radiokashana y miembro de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (Amarc).

Bernardino García Hernández falleció por un ataque armado en el paraje conocido como Camalote, en Zimatlán de Lázaro Cárdenas, Oaxaca. Según denunció en su momento el Centro de Derechos Humanos y Asesoría a Pueblos Indígenas (Cedhapi), un grupo armado de San Sebastián Nopalera fue el responsable. García Hernández era representante de Zimatlán de Lázaro Cárdenas en una comisión que buscaba una salida dialogada a un conflictos por tierras existente entre ambas comunidades.

El 20 de enero fue asesinado en el municipio Santiago Jocotepec, en Oaxaca, Gustavo Cruz Mendoza. Era integrante del Consejo Indígena Popular de Oaxaca “Ricardo Flores Magón” (CIPO- RFM) en la comunidad de Cerro Caliente.

Ese mismo día, en Morelos, fue asesinado Samir Flores. El activista se oponía a la construcción de una termoeléctrica en Amilcingo. El ataque tuvo lugar días antes de la celebración de una consulta sobre la construcción de la planta energética. Actualmente un juez ordenó la paralización del proyecto.

El 25 de marzo fue asesinada Eulalia Lilia Díaz en Santiago Tianguistenco, Estado de México. Un hombre amenazó a la activista, integrante del Consejo Indígena del Trueque. Posteriormente se presentó en su domicilio armado con una escopeta y acabó con su vida.

El 11 de abril, Luis Armando Fuentes fue asesinado por un disparo tras sufrir una emboscada en San Francisco Ixhuatán, Oaxaca. Fuentes era integrante de la Comisión en Defensa de la Tierra ydel Territorio de la Zona Oriente del Istmo y del Comité Regional Istmo de Sol Rojo, y del Corriente del Pueblo Sol Rojo, una organización de derechos laborales que trabaja en la defensa de los derechos económicos, sociales y culturales, especialmente el derecho de acceso a la tierra, según datos de la ONG Frontline Defenders.

Un día después, el 12 de abril, fue asesinado el abogado defensor de derechos humanos, Juan Quintanar Gómez. El ataque tuvo lugar en el centro de la ciudad de Oaxaca, cuando el abogado llegaba a su despacho. El letrado estaba especializado en defender a comunidades indígenas de Oaxaca en diversos conflictos agrarios.

Telésforo Santiago Enríquez, de la radio comunitaria indígena Estéreo Cafetal 98.7 FM, fue asesinado el 2 de mayo en el municipio de San Agustín Loxicha, Oaxaca.

Finalmente, el 11 de junio fue asesinado José Luis Álvarez Flores en Chiapas. Álvarez Flores era ambientalista y también había formulado diversas denuncias por extracción de arena.

“México es uno de los países mas peligrosos del mundo para los activistas. Actualmente, dada la emergencia climática, es una buena oportunidad para resaltar la labor de los defensores”, explicó Graciela Martínez, de Amnistía Internacional.

La activista señaló que los defensores forman parte de “uno de los colectivos que más están sujetos a represalias en la región y particularmente en México”.

Los datos, dice Martínez, muestran que el número de asesinatos se mantiene estable.

“Creemos que es una buena oportunidad para que se llame la atención al Gobierno y tome medidas para su situación. Hubo algunos cambios en el mecanismo de protección, pero debe tenerse en cuenta las causas estructurales de la violencia que sufren estas comunidades y colectivo”, dijo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué medidas tomarán las aerolíneas por COVID-19 (y por qué algunas generan polémica)

¿Cómo será tomar un vuelo en época de coronavirus? Aunque aún hay muchas incógnitas al respecto, aerolíneas de todo el mundo anunciaron medidas para prevenir contagios.
23 de mayo, 2020
Comparte

 

¿Cómo será volar a partir de ahora?

Las grandes crisis económicas o eventos como el 11-S cambiaron nuestra forma de volar y con la pandemia de covid-19 parece que no será diferente.

Aerolíneas de todo el mundo anunciaron diversas medidas para prevenir contagios en medio del histórico parón que atraviesa el sector y la incertidumbre sobre la “nueva” normalidad.

“Nos enfrentamos al mayor desafío de la historia de la aviación comercial: reactivar una industria que en su mayoría ha parado de operar más allá de las fronteras a la vez que se garantiza que no es un vector significativo para la propagación de la covid-19″.

Así lo subraya un informe de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) y el Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI) esta semana, en el que detallan sus recomendaciones para encarar esta etapa.

Con miles de aviones en tierra, la industria trata de infundir seguridad a sus clientes para que vuelvan, si bien en algunos casos recientes sus anuncios no se correspondieron con la realidad, evidenciando la dificultad de este proceso.

Aquí hacemos un repaso a las acciones anunciadas para las distintas etapas de un viaje… y los retos detrás de ellas.

1. Antes de embarcar

La imagen que tenemos de los aeropuertos en Occidente cambiará: para empezar con el uso de las mascarillas, que la gran mayoría de aerolíneas consultadas ya estipulan que serán obligatorias durante el embarque y el vuelo.

Esa medida de protección, habitual ya en época precovid en sociedades asiáticas, se sumará a otras para mantener la distancia recomendada por los científicos, como la reordenación de las colas.

Aeropuerto en Brasil.

Reuters
El aspecto de los mostradores cambiará por el coronavirus, según las aerolíneas.

Las aerolíneas están tratando de minimizar el contacto físico en fases como la facturación o check in y algunas como la estadounidense Delta han anunciado que instalarán mamparas de plexiglás, el material cuyo uso ha impulsado el coronavirus.

También muchas de las compañías sugieren imprimir la tarjeta de embarque ya en casa, o tenerla disponible en el teléfono móvil para evitar el contacto físico, como apunta LATAM.

“En el aeropuerto, acérquese al mostrador de check in sin amigos o miembros de su familia”, añade la aerolínea latinoamericana.

2. Embarcando

En esta nueva época, habrá que tener más paciencia.

Nos toparemos con más controles en los aeropuertos, entre ellos, de temperatura y “para todos los clientes”, según anuncia en su página web Aeroméxico.

No obstante, los expertos en el sector consultados por BBC Mundo advierten que esto dependerá en gran medida de las regulaciones del país o la ciudad en la que te encuentres.

Control en aeropuerto de Monterrey.

AFP
Desde el sector, se espera que se aumenten los controles de temperatura.

Para abordar un vuelo, la española Iberia y otras empresas señalan por ejemplo que priorizarán “la entrada y salida del avión por pasarelas, siempre que sea posible”.

En el caso de tener que tomar un autobús para llegar hasta la aeronave, algunas empresas afirman que incrementarán la frecuencia para que sólo estén ocupados al 50% de su capacidad “con no más de 40 pasajeros”, apunta la griega Aegean Air.

Otro cambio anunciado es el “nuevo” orden de embarque: algunas firmas explican que embarcarán a los pasajeros en función de su asiento (ventanilla, centro y, por último, pasillo); mientras otras apuntan que se hará empezando por la parte trasera de la aeronave.

3. Durante el vuelo

Esta es la parte más complicada de todas para las empresas y donde entran en juego algunas medidas polémicas.

Para empezar: el bloqueo o no de asientos. Diversas aerolíneas dicen que dejarán libres los asientos del medio -o de pasillo en aviones pequeños- para garantizar una mayor distancia entre viajeros.

LATAM asegura que lo hará “cuando sea posible”; la estadounidense de bajo costo Jetblue señala que lo llevará a cabo al menos “hasta el 6 de julio” y la holandesa KLM apunta que “reordenará la cabina para aumentar la distancia” entre personas siempre que se pueda, por citar algunos ejemplos.

Aviones en Brasil.

Reuters
El coronavirus ha llevado a la industria de la aviación a su momento más complicado.

Pero hay oposición a este tipo de medidas: Michael O’Leary, presidente de Ryanair, una de las aerolíneas de bajo coste más famosas de Europa, consideró recientemente que bloquear el asiento del medio es una “locura”: “inasequible” e “ineficaz”.

“Las aerolíneas ganan dinero cuando el avión va lleno. Tratan de meter el mayor número de asientos posible“, explica a BBC Mundo Ross Aimer, capitán retirado de United Airlines y actual director de la empresa de especialistas en el sector Aero Consulting Experts, de California.

La única manera de llevar a cabo algo así sería “incrementando el precio del billete sustancialmente” y, añade, eso “es un problema”.

Dado el diseño de los aviones, además, incluso manteniendo un asiento entre pasajeros vacío, la distancia no llegaría a los 1,5 o 2 metros recomendado por la comunidad científica, apunta el experto.

Sin embargo, las aerolíneas anuncian otras medidas durante el vuelo para generar confianza: equipos de protección para la tripulación y coronakits para cualquier emergencia, mover a los pasajeros de asiento para lograr que estén lo más distanciados posible cuando se pueda o la limitación, modificación o suspensión de la entrega de bebidas, alimentos y otros productos.

Ethan Weiss y un avión lleno de personas con tapabocas.

Reuters/Ethan Weiss
Una foto de un avión lleno de pasajeros en medio de la pandemia generó polémica este mes en Estados Unidos.

A ello se suman prácticas como extremar la limpieza de los aviones y el uso de filtros de aire de alta eficiencia, subraya por su parte Avianca en respuesta a BBC Mundo.

“En general, el riesgo de contraer una enfermedad en un avión es similar al de otras áreas confinadas con densidad de ocupación alta, como un autobús, el metro o el cine por un tiempo similar de exposición”, señala la IATA.

“Dicho esto, el riesgo en aviones es probablemente menor que en muchos espacios confinados porque los aviones modernos tienen sistemas de filtración del aire en cabina equipados con los filtros HEPA”.

4. Al aterrizar

Para bajar de los aviones, las aerolíneas afirman que se tratará de evitar las aglomeraciones y en algunos casos recomiendan a pasajeros viajar “ligero” para guardar sus pertenencias debajo de su asiento y no tener que tocar otras partes del aparato.

En esta fase del viaje, no obstante, entrarán en juego las medidas aprobadas por el aeropuerto en sí y las autoridades.

Una mujer con tapabocas y guantes sostiene un teléfono en un aeropuerto.

Getty Images
La protección y el distanciamiento social especialmente en los aeropuertos y los vuelos es clave para evitar el contagio del covid-19, según los expertos.

Recientemente, se han difundido casos como el extremo control en el aeropuerto de Hong Kong, donde los pasajeros deben hacerse un test de covid-19 al llegar y pueden tener que esperar horas antes de abandonar las instalaciones.

Una situación compleja

Pese a todo ello, en vuelos recientes se produjeron situaciones polémicas que pusieron en duda los anuncios.

“Mi vuelo iba lleno”, cuenta a BBC Mundo Liliana Carvajal, una estadounidense que viajó el pasado 9 de mayo con American Airlines desde San Francisco a Miami, con dos escalas.

Carvajal relata con evidente frustración y enfado cómo la tripulación no hacía uso de la mascarilla en todo momento “porque aún no era obligatorio“, la falta de desinfectante de manos o controles de temperatura en aeropuertos, así como el mal estado de los baños en los vuelos.

Aeropuerto en época de coronavirus en EE.UU.

Cortesía de Liliana Carvajal.
“Estaba muy cabreada”, recuerda Carvajal sobre su reciente viaje.

En Estados Unidos, una fotografía de un médico en un avión de United Airlines generó controversia también este mes.

La imagen muestra un avión aparentemente lleno pese a que la aerolínea había asegurado previamente a sus clientes que bloquearía el asiento del medio. También lo hizo un caso similar en España, con un vuelo entre Madrid y Gran Canaria con alta ocupación.

La situación es compleja, pues “actualmente no hay ninguna medida que pueda mitigar todos los riesgos de reactivar el transporte aéreo”, señalaba Angela Gittens, directora para ACI World, en un comunicado esta semana.

“No obstante, nosotros creemos que una estrategia consistente a nivel global, basada en resultados, es la manera más efectiva de equilibrar la mitigación de riesgos con la necesidad de desbloquear la economía y activar los viajes”.

Y es que, si los requisitos o las condiciones varían mucho en función del lugar o la aerolínea, eso puede llevar a que la gente se sienta más insegura.

“Creo que si a una de las aerolíneas -United, American… de las grandes en EE.UU.- se le ocurre un escenario plausible que funciona, estoy seguro de que otras lo copiarán alrededor del mundo”, comenta el experto Ross Aimer.

Su subsistencia depende de ello”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://youtu.be/QBv7nudMSpc

https://www.youtube.com/watch?v=HJFAoUU2alE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts