'El plástico del mar se nos está regresando': ONG alerta sobre peces contaminados con plástico
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Rich Carey Shutterstock

'El plástico del mar se nos está regresando': ONG alerta sobre peces contaminados con plástico

Un estudio de Greenpeace señala que pequeños fragmentos de plástico, de los cientos de toneladas que llegan al mar, son ingeridas por peces que luego llegan a nuestra mesa.
Rich Carey Shutterstock
6 de octubre, 2019
Comparte

Las envolturas de celofán, envases de plástico, unicel, tela sintética. Lo que tiramos al mar acabará en nuestra mesa y con un poco de mala suerte en tu estómago.

¿Cómo? Fácil. Cada año, 13 millones de toneladas de plástico acaban en los océanos. En México anualmente producimos 7 millones de toneladas de plástico, un porcentaje de todo eso acaba en los mares mexicanos, de acuerdo con el Estudio sobre el impacto de la contaminación por microplásticos en peces en México, realizado por la organización Greenpeace.

La organización analizó 755 peces recolectados en tres zonas pesqueras del país: Golfo de California (La Paz, BCS), Golfo de México (Veracruz, Veracruz) y Caribe mexicano (Puerto Morelos, Quintana Roo).

Lee: ¿Microplásticos en mi té? No sólo en el té, están en todos lados

En los estómagos de 54% de los peces se hallaron microplásticos y otras fibras y materiales. Al analizarlos en el laboratorio el resultado fue que 20% del total de los ejemplares tenían trozos de plásticos en sus sistemas digestivos.

Mientras que el resto de los peces presentaron “una fibra, un fragmento o un trozo manufacturado por el ser humano” que no debería estar en el mar, explica a Animal Político, el especialista Miguel Rivas Soto de Greenpeace México y uno de los coordinadores del estudio.

En total, señala el documento, en los estómagos de los peces analizados se encontraron 1,006 piezas de plástico.

“El plástico del mar se nos está regresando en los peces que llevamos a nuestras mesas”, advierte el investigador.

¿Cómo llegan a sus estómagos?

Los trozos menores a 5 milímetros son conocidos como microplásticos. Por su tamaño es fácil que las corrientes marinas los transporten a todo el mundo.

“Su pequeño tamaño puede hacerlos indistinguibles de las presas naturales”, explica el estudio.

Sí, los peces confunden el plástico con comida, ya que su alimentación se basa en la condición visual: los colores de los plásticos son atractivos y se los comen.

“Los hábitos de forrajeo de estas especies se debe a una condición de capturar el alimento de forma más visual. Esta fibra, trozo o fragmento termina siendo atractivo para los peces”, explica Rivas Soto, quien también es líder de la campaña de plásticos de Greenpeace México.

Los colores que más se encontraron en los peces fueron el azul oscuro (45 %) y el negro (41 %), seguidos del rojo (7 %), transparente (4 %) y verde (2 %), mientras que el resto (morado, blanco, café, amarillo, rosa) conformaron el 1 %, expone el estudio.

Los tipos de plástico que más se encontraron fueron celofán, usado como envoltorio de regalos, alimentos y en cintas autoadhesivas.

Además de etilvinilacetato, nailon, poliacrilato, poliestireno, poliéster, polietileno y polipropileno.

Te puede interesar: Las razones por las que los animales marinos no pueden dejar de comer plástico

Estos polímeros tienen diversos usos como fibras para ropa y textiles; plástico rígido para contenedores; elaboración de equipos de pesca o material para embarcaciones; elaboración de instrumentos eléctricos; botellas, bolsas de supermercado, empaques pequeños de un solo uso y otros contenedores de uso industrial.

Así que es probable que una pequeñísima pieza de ese celofán de envolturas o el envase de algún producto químico que usaste acabó como comida de un pez.

¿En qué especies de peces encontraron plástico?

Las afectación por plástico varió según la región y las especies.

La región que mostró estar más afectada fue Veracruz, con un promedio de plásticos por organismo dos veces mayor que en las otras dos regiones.

“Esto podría estar relacionado al mayor impacto urbano que recibe este sitio de estudio, que se traduce en una mayor cantidad de residuos sólidos suspendidos derivados de escurrimientos o descargas de aguas residuales”, expone Greenpeace.

Ahí las especies más afectadas son:

-Pajarito (Hemiramphus brasiliensis) con 15.8 fragmentos

-Pargo mulato (Lutjanus griseus) con 13

-Lisa o lebrancha (Mugil curema) con 11.6

-Peto (Scomberomorus cavalla), con 11.1.

La región que mostró tener el menor impacto, según el estudio, fue La Paz, lo cual puede relacionarse igualmente con su baja densidad poblacional.

En la región de las especies más afectadas son:

Lenguado (2.05 piezas plásticas)

Mojarra (Eucinostomus gracilis) con 1.50

Cochito (Balistes polylepis) con una pieza

Pargo lunarejo (Lutjanus guttatus) con 0.84

Cacoco (Pomadasys macracanthus) con 0.63 fragmentos.

En la región de Puerto Morelos, en el caribe mexicano se analizaron estas especies:

En Puerto Morelos, el promedio mayor de piezas plásticas por organismo (7.5) se encon – tró en la especie

Mero bobo (Epinephelus morio) con 7.5 piezas

Cojinuda (Carangoides bartholomaei) que presentó 7.33

Escochín (Balistes vetula) que mostró 6.5.

Te puede interesar: Nopal para reemplazar el plástico: el ingenioso hallazgo de una investigadora mexicana

¿Cómo afecta a los humanos?

El riesgo de que al comer pescado ingieras plástico es bajo, ya que en la mayoría de los mariscos se elimina el tracto gastrointestinal, y acabamos consumiendo solo el filete.

Pero hay excepciones: las especies que se comen enteros como algunos moluscos y crustáceos, peces como sardinas, o camarones pelados.

El riesgo de consumir productos del mar radica en que los plásticos que comen los peces pueden estar contaminados con sustancias tóxicas y éstas transferirse a la parte del pez que si comemos.

“En el medio marino, los microplásticos pueden actuar como vehículo para diferentes productos químicos que pudieron añadirse intencionalmente durante su fabricación. O bien, que son contaminantes ambientales absorbidos por su superficie durante su uso y permanencia en el medio ambiente, tales como el estireno, metales tóxicos, ftalatos, bisfenol A (BPA), bifenilos policlorados (PCB) e hidrocarburos policíclicos aromáticos (HPA)”, explica el estudio.

Además de productos químicos, dice el estudio, se han encontrado microorganismos en los desechos plásticos, a esto se le denomina “plastisfera”. Entre los organismos patógenos que sí causan enfermedades a los humanos están: Vibrio spp., Escherichia coli, Stenotrophomonas maltophilia, Bacillus cereus y Aeromonas salmonicida.

Te puede interesar: Adiós bolsas, cubiertos y popotes: CDMX prohíbe venta de plásticos de un solo uso

¿Cuáles son las soluciones? ¿Podemos ayudar?

Dejar de usar desechables y disminuir el consumo de plásticos (como las bolsas del súper) funciona.

Las políticas que prohíben los plásticos de un solo uso en varios estados son útiles, señala Greenpeace, pero hay otros productos que los reglamentos mexicanos no han considerado: las microperlas.

La organización apunta que “es necesario modificar la actual regulación mexicana para que restrinja los artículos de plástico y ponga un alto a esta contaminación desde su origen”.

Esto a través de modificaciones a la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos para que contemple la responsabilidad de los productores y elimine los plásticos de un solo uso, entre otras cosas.

(Hay que) Legislar y legislar ahora, y llamar a la gente a sumarse a este movimiento. No queremos seguir llevando estos plásticos a nuestra mesa”, dice Miguel Rivas.

Entérate: No sabes lo que comes: El engaño en la venta de pescado en México

Sin embargo hay otro tema que preocupa a los ambientalistas: las microperlas.

Éstas se fabrican para su uso en cosméticos como limpiadores, pastas dentales y exfoliantes abrasivos.

“Estudios recientes destacan que algunos productos cosméticos contienen aproximadamente la misma cantidad de plástico (en peso) que el embalaje del envase de plástico”, añade el estudio.

Y aunque estas microperlas están diseñadas para desecharse a través de aguas residuales, las plantas de tratamiento no están diseñadas para eliminar partículas microplásticas.

Greenpeace propone una modificación al artículo 269 de la Ley General de Salud mexicana para prohibir la comercialización de las microperlas, otro tipo de microplástico muy abundante y de difícil eliminación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo es la carretera del "terror" en el norte de México donde han desaparecido decenas de personas

En el noreste de México, decenas de personas han desaparecido en una importante autopista que llega a la frontera con EE.UU. Por su peligrosidad, ha comenzado a ser llamada la "carretera del terror".
17 de julio, 2021
Comparte

Lo que vivió una familia a finales de junio fue apenas un “susto”.

Sus cuatro integrantes fueron despojados de la camioneta en que viajaban de la ciudad de Monterrey a la de Nuevo Laredo, en el noreste de México, y abandonados a mitad del camino.

“¿Cómo están? ¿Se encuentran bien?”, pregunta el conductor de un tráiler que grabó el asalto a lo lejos.

“Nada más el susto”, responde el padre, quien luego explicó a la prensa que “de una camioneta se bajaron cuatro hombres armados. Traían ametralladoras”.

“Enfrente bajaron a una pareja de una camioneta Chevrolet blanca. Y después de eso, se viene un sujeto armado hacia nosotros, que era como de 30 años, andaba bien vestido“, dijo el hombre, quien no dio su nombre por razones de seguridad.

“‘¡Bájense! ¡Y dejen los celulares!'”, les ordenaron.

“Nos bajamos toda mi familia y nos fuimos para atrás”.

Lo que para esa familia fue solo un susto. Para decenas de familias, la inseguridad ha tenido como consecuencia la desaparición de un ser querido.

Y es que viajar de Monterrey -la urbe industrial más importante de México a la ciudad fronteriza Nuevo Laredo se ha vuelto un riesgo.

La autopista de peajes de unos 200 km en los últimos meses ha sido llamada la “carretera del terror” o el “triángulo de las Bermudas”, debido a los crecientes casos de secuestros y desapariciones forzadas que se han registrado.

Según la asociación Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León (FUNDENL), la organización más grande de apoyo a víctimas local, se han conocido al menos 49 desapariciones este año tan solo de habitantes del estado.

Es la cifra más alta en los últimos 10 años, dice a BBC Mundo Angélica Orozco, una portavoz de la organización.

“Están atacando directamente a la ciudadanía, que nos encontramos totalmente vulnerables ante la desinformación, porque no nos informan qué está sucediendo. Y comprobamos, una vez más, que no hay un plan para buscar a las personas desaparecidas”, señala.

Protesta por los desaparecidos entre Nuevo León y Tamaulipas

Reuters
Este año se ha incrementado notablemente la desaparición de personas que viajaban de Nuevo León a Tamaulipas.

Las autoridades de Nuevo León, por su parte, reportan solo 41 investigaciones por desaparición en 20 meses, con 1,4 personas en promedio por caso. Y han anunciado nuevas medidas para su búsqueda.

Pero FUNDENL y otras organizaciones advierten que hay una “cifra negra” de casos no conocidos por falta de denuncia.

Una vía moderna y peligrosa

La autopista 85D que conecta a Monterrey con Nuevo Laredo no es un camino secundario, como los que llegan a ser controlados por grupos criminales en algunas regiones conflictivas de México.

Todo lo contrario: es una autopista de cuatro carriles, con casetas de peajes electrónicos e infraestructura de pasos elevados a lo largo de un trayecto casi en su totalidad recto.

Es parte de la carretera Panamericana, que conecta de norte a sur el continente americano.

Transportistas en la carretera Monterrey-Nuevo Laredo

Getty Images
La carretera 85D es vital para la exportación de manufacturas hechas en México hacia EE.UU.

Al ser la vía más corta del centro de México a la frontera con EE.UU., es una vía importante, tanto para la exportación e importación de mercancías, como para los habitantes de Monterrey que van por turismo o negocios a las ciudades del sur de Texas.

“Es el camino hacia la frontera para gente que va a EE.UU. de compras o por cuestiones personales. Y por eso consideramos que desde hace años las autoridades han tenido información de que suceden desapariciones. Y no hay sistemas de videovigilancia u operativos permanentes”, señala Orozco.

Pese a ser una infraestructura vital, la seguridad para conductores -tanto de transporte de carga como civiles- “no está garantizada”.

El tramo del peligro

En particular, hay un tramo que ha sido el más riesgoso en los últimos meses: el de la frontera entre los estados de Nuevo León y Tamaulipas.

Apenas el 19 de junio pasado, un ingeniero en sistemas de 35 años -de identidad reservada- fue secuestrado durante varias horas por hombres armados vestidos con ropa militar.

En una denuncia ante el ministerio público de Nuevo León, señala que sobre la carretera había un retén de sujetos armados que lo detuvo. Uno de ellos le dijo “toma tus cosas y bájate del vehículo” para revisar su camioneta.

Patrullas en la carretera 85D de Monterrey a Nuevo Laredo

Reuters

Lo subieron a un vehículo, le cubrieron la cabeza y lo empezaron a “mover todo el día por un camino de terracería desconocido”, explicó.

Le preguntaban que “dónde está la droga que traía” y que “para quién trabajaba”.

Incluso lo golpearon una tabla de madera en un momento para que hiciera una confesión, pese a que les aseguro que trabajaba en una empresa de sistemas y que en su celular tenía los datos de su trabajo.

Explica que al final lo abandonaron con los ojos cubiertos en un camino de terracería. Encontró una población y pidió ayuda. Más tarde pudo localizar su camioneta y volver a Monterrey.

Map

FUNDENL también ha detectado que los choferes de aplicaciones como Uber o Didi, que son solicitados para realizar viajes hacia la frontera, también han sido atacados por los criminales.

“En general, tenemos casos documentados desde 2011. Y con la crisis desde este año, empezamos a recibir reportes de años anteriores”, explica Orozco.

La cruenta rivalidad de carteles

Desde hace unos meses hay una creciente disputa de grupos delictivos por el control de las ciudades que colindan con EE.UU. en los estados de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila.

Se trata de puntos clave para el tráfico de drogas y mercancías ilegales, así como el flujo de recursos económicos que los carteles buscan manejar, explica el investigador en seguridad pública Víctor Sánchez a BBC Mundo.

Patrullas en la carretera 85D de Monterrey a Nuevo Laredo

Reuters
El tramo de la carretera cercano a Sabinas Hidalgo es uno de los más riesgosos.

“Los comandos paran a tráileres que llevan mercancías. Se llevan los camiones o a veces solo la mercancía. Y en algunas ocasiones desaparecen a los conductores. Lo mismo sobre vehículos privados: se enfocan en camionetas equipadas que después utilizan para sus actividades”, indica.

Aunque ha sido una práctica vista desde hace una década, se ha recrudecido en los últimos meses.

“Es una zona de conflicto y disputa, pero va más allá de la simple disputa de organizaciones criminales. Tiene que ver mucho con el ADN de Los Zetas“, explica Sánchez.

Y es que el Cartel del Noreste -CDN, conformado por miembros del extinto grupo sanguinario Los Zetas- controla la ciudad de Nuevo Laredo, que ha sido blanco de otras organizaciones recientemente.

“Se ha recrudecido mucho la ofensiva en los últimos meses por parte del Cartel Jalisco Nueva Generación, de la mano de una organización local, los Metros, que es una facción del Cartel del Golfo”, indica Sánchez.

Foto del desaparecido Isaac Hernández

Reuters
Muchas víctimas de desaparición en la zona son los conductores de camiones.

“El CDN sospecha de cualquier vehículo ostentoso que circule por la carretera a determinadas horas, previendo una incursión. Y eso puede explicar algunas de las desapariciones de los últimos meses”, explica el investigador, residente del vecino estado de Coahuila.

Muchas víctimas de desaparición no son encontradas porque los carteles evitan dejar evidencias, como el cuerpo de las víctimas.

La respuesta de los gobiernos

Ante el aumento de casos de desaparición, los gobiernos estatales y el federal han empezado a tomar acciones en las últimas semanas.

La Guardia Nacional federal fue desplegada para realizar patrullajes a lo largo de la carretera 85D.

Patrullas en la carretera 85D de Monterrey a Nuevo Laredo

Reuters

Y la semana pasada, los gobernadores de Nuevo León y Tamaulipas se reunieron para acordar una mejor coordinación en la investigación de casos de desaparecidos, algo que han reclamado las familias de las víctimas.

“Se contempla la instalación de puntos fijos intermitentes en especial en zonas específicas como el tramo del kilómetro 100 al 176 (zona limítrofe entre estados)”, indicaron en un comunicado conjunto.

“No nada más es la autopista, hay brechas donde también la Guardia Nacional, Fuerza Civil y el Ejército Mexicano entramos a vigilar, a disuadir, a buscar individuos que estén buscando hacer daño a la gente”, dijo el comisario de la Fuerza Civil de Nuevo León, Jorge Garza Morales.

Protesta por los desaparecidos entre Nuevo León y Tamaulipas

Reuters
El gobierno de Nuevo León dice que tomó nuevas medidas en atención a las protestas por desapariciones recientes.

Orozco, sin embargo, advierte que esas acciones suelen ser temporales. Cuando se acaban, el problema regresa.

“Los operativos desde junio qué bueno que los están haciendo, pero deberían haberlos empezado desde que hubo reportes que algo estaba sucediendo, desde abril”, señala.

“El discurso gubernamental es el mismo, de ataques entre bandas de criminales. Pero están atacando a trabajadores y familias directamente. Es lamentable“.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarganuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qBLdD0RsGHI

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.