close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Reforma para dar seguridad social a jornaleros es apenas 'un curita', dicen especialistas

Especialistas en el tema analizaron lo aprobado y aseguran que es solo un curita frente a un gran problema, que no se resuelve por falta de voluntad política.
Cuartoscuro
12 de octubre, 2019
Comparte

En México, más de 97% de los jornaleros agrícolas, poco más de 2.9 millones de personas, no tienen seguridad social, así lo documenta la iniciativa de ley para otorgar este beneficio a los trabajadores del campo eventuales o permanentes, que la Cámara de Diputados aprobó este 2 de octubre y que ahora pasó a la de Senadores para su análisis y aprobación.

El dictamen atiende una demanda esencial de uno de los sectores más marginados y explotados del campo: contar con seguridad social. Pero lo aprobado por los diputados es “tan general” y “deja tantos pendientes” que podría ser apenas “un curita frente a un gran problema”, afirman Antonieta Barrón, académica de la Facultad de Economía de la UNAM, quien desde hace 30 años hace investigación sobre el tema de los jornaleros agrícolas en México, e Isabel Margarita Nemesio, coordinadora general de la Red de Jornaleros y Jornaleras Agrícolas (REJJA).

Te puede interesar: Autoridades federales desaparecen el único programa de apoyo a jornaleros agrícolas

Estos jornaleros son trabajadores temporales que se dedican a la siembra, cosecha, recolección y preparación de productos del campo. Hay dos tipos: los locales y los migrantes. Los primeros trabajan en su región de origen, mientras que los segundos se desplazan de sus hogares a otras zonas para laborar y obtener un ingreso.

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) registra que en el segundo trimestre de 2017, había 2 millones 990 mil 049 jornaleros, de los cuales 10 % eran mujeres. Pero a esa cifra, señala Barrón, hay que sumarle el de las familias que los acompañan, entonces el número de quienes migran a los campos agrícolas crece hasta 9 millones.

La Ley Federal del Trabajo reconoce la figura de los trabajadores estacionales o jornaleros, pero hay un divorcio entre lo legal y la realidad, tal como se asienta en la misma iniciativa de ley para dotarlos de seguridad social, que presentó el diputado de Morena, Francisco Javier Borrego.

“Este tipo de trabajadores no está bien remunerado, el trabajo es eventual, no hay vacaciones, ni reparto de utilidades, ni pago de horas extras, ni jubilaciones, y pocos son los que reciben proporcionalmente aguinaldo y prima vacacional”.

Los empresarios, señala el documento, “violan las garantías mínimas al propiciar y permitir la carencia de contratos colectivos de trabajo, el empleo de menores, las condiciones de hacinamiento, la exposición a agroquímicos y la existencia de guardias blancas”.

Sin embargo, y pese a todos esos atropellos, la iniciativa aprobada por los diputados apenas modifica el artículo 12 de la Ley del Seguro Social.

Con la reforma, se establece que el trabajador estacional o eventual del campo, podrá ser sujeto de aseguramiento del régimen obligatorio de seguridad social cuando presten, en forma permanente o eventual, con carácter físico o moral o unidades económicas sin personalidad jurídica, un servicio remunerado personal y subordinado, cualquiera que sea el acto que le dé origen y cualquiera que sea la personalidad jurídica o la naturaleza económica del patrón aun cuando éste, en virtud de alguna ley especial, esté exento del pago de contribuciones.

El documento remitido al Senado de la República para sus efectos constitucionales, precisa que la prestación de la seguridad social a que tienen derecho los empleados del campo se debe garantizar; no obstante, “en la práctica se encuentran dificultades para su pleno goce”.

Así de generales son los cambios que se plantean, dice Barrón. La economista e investigadora se refiere a que las condiciones de trabajo de los jornaleros son tan precarias e inestables que hace falta tener una regulación muy precisa para poder beneficiarlos.

Lee: Una consulta indígena devolverá a campesinos de Oaxaca el derecho a usar el agua de sus pozos

Por ejemplo, Barrón señala que mientras no se reforme el artículo 154 de la Ley del Seguro Social, que exige tener 1,250 semanas cotizadas ante el IMSS para tener derecho a una pensión por vejez, los jornaleros no podrán acceder a este beneficio. Al ser su trabajo temporal y estacional, el promedio de días que logran trabajar al año, de acuerdo a la Encuesta Nacional Agropecuaria del INEGI, son 110 o 120. “A ese ritmo les llevaría 50 años de trabajo poder pensionarse”.

Margarita Nemesio de REJJA coincide con que deben modificarse las semanas que se les exige cotizar a los jornaleros, porque la estacionalidad del trabajo, pero también las malas prácticas no les permite alcanzar el número solicitado. “Muchos patrones los dan de alta cuando saben que habrá operativo o frente a una eventualidad, pero luego los dan de baja”.

Barrón da otro ejemplo de por qué no se puede hacer una iniciativa general. Respecto al acto por el que se les da trabajo y la naturaleza del patrón, explica que en ocasiones los trabajadores suelen reunirse en un punto para esperar a que alguien llegue a ofrecerles jornal.

“Llega un señor en un camión y dice a ver 35 trabajadores, se suben, trabajan un día, les pagan y no firman ningún papel y solo saben que fueron al predio tal a tantos kilómetros de x lugar, pero quien sabe quién es el patrón y no les pagan con una hoja”.

Nemesio subraya que los jornaleros están sujetos a un trabajo cada vez más discrecional y a destajo, en el que no se contempla ni un rubro de los que están en las leyes.

Con esos esquemas operando, lo que se debería hacer, dice Barrón, es “los del IMSS deben ir hasta donde están los trabajadores, decirles vayan a la delegación que vamos a poner en San Quintín, por ejemplo, los vamos a dar de alta y les vamos a dar un número de seguridad social. Después la Secretaría del Trabajo debería vigilar que se les pague con un número y que lo tengan que reportar los patrones”.

Por su parte, agrega la investigadora, la Secretaría de Agricultura debería calcular cuántos jornaleros se necesitan por hectárea de cierto cultivo y sobre este estimado podría cobrar una cuota a los empleadores.

“Pero no existe esa coordinación necesaria porque en realidad no hay voluntad política para apoyar a los jornaleros agrícolas y tampoco van los políticos a los campos para ver las condiciones reales de los trabajadores y saber qué necesitan”.

En este sentido, Nemesio señala que para aplicar la ley en favor de los jornaleros hace falta un diagnóstico, porque ahora no se sabe exactamente ni cuántos son, ni cuántos realmente tienen seguridad social, ni hay un mapeo de las formas de contratación o de movilidad.

Plumaje: Nunca sabes lo que tienes hasta que dejas de medirlo

“Ahorita hay familias de Tlapa Guerrero que estuvieron trabajando en Michoacán, ahora están en Coahuila y en 15 días se van a Sinaloa, si esa movilidad y lo que implica no está radiada en las iniciativas de ley, pues son un mero curita”, asegura.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

4 fenómenos astronómicos que no te puedes perder en 2020

En 2020, eventos como un eclipse total de Sol y varias lluvias de estrellas fascinarán a miles de personas que miren al cielo alrededor del mundo.
Getty Images
1 de enero, 2020
Comparte

El año que se va nos deja un buen sabor en cuestiones astrofísicas.

Pudimos vivir eventos como el gran eclipse de Sol en el mes de julio que pudo ser visto en Argentina, Chile y Uruguay.

Los científicos también nos dejaron noticias gratas respecto al espacio: la publicación, por ejemplo, de la primera imagen de un agujero negro, que fue presentada por un grupo de científicos de la NASA, gracias a la colaboración de expertos en computación como Katie Bouman.

Pero, ¿qué nos traerá el próximo año?

Gracias a los avances, la observación del espacio no solo se ha facilitado, sino que los fenómenos astrofísicos pueden se pueden predecir con mayor exactitud.

El calendario astronómico para 2020 muestra una gran actividad lunar. Pero también señala que tendremos que esperar hasta final de año para poder presenciar un eclipse solar total.

Superluna

Getty Images
La Superluna será un fenómeno que se podrá apreciar desde marzo hasta mayo durante las fases de luna llena.

En BBC Mundo te presentamos cuatro de los fenómenos más llamativos que vamos a observar en el cielo en 2020.

1. Eclipse total de Sol

Habrá que esperar hasta el 14 de diciembre para poder apreciar el único eclipse solar total de 2020, evento que ocurre cuando la luna bloquea el paso de la luz solar.

El fenómeno podrá ser apreciado sobre todo en el hemisferio sur, especialmente en algunas zonas de Nueva Zelanda, Chile y Argentina.

También se podrá ver de manera parcial en amplias zonas de Brasil.

En 2020 también se presentará otro eclipse solar, pero no será total sino anular, que es cuando la Luna no está tan cerca de la Tierra como para bloquear completamente el disco solar que se aprecia desde la superficie. El eclipse anular de 2020 ocurrirá el 21 de junio.

Eclipse de Sol

Getty Images
En el mes de junio se presentará un eclipse anular de Sol.

2. La Superluna

El 9 de marzo se presentará uno de los eventos más llamativos del año: la Superluna. Esta se produce cuando el satélite natural está más cerca de la Tierra y coincide con la fase de la Luna llena.

Según los calendarios emitidos por varios países, el fenómeno podrá observarse por la mañana y durante el atardecer.

En esos días la Luna se verá un 7% más grande y un 15% más brillante, pero es posible que muchos observadores no expertos no perciban la diferencia.

Después de la Superluna de marzo, el fenómeno se repetirá el 7 de abril y el 9 de mayo.

2016 fue el año en que la Luna estuvo más cerca de la Tierra desde 1948 y no volverá a esa posición sino hasta el año 2034.

3. Las Perseidas

Aunque durante el año se registran varias lluvias de estrellas (enero, abril, mayo, junio) y todas valen la pena, tal vez las más llamativas para los aficionados estelares sean las que ocurren en agosto y diciembre.

A las que se presentan en el octavo mes del año se las ha llamado Perseidas o lágrimas de San Lorenzo (el 10 de agosto se celebra el día de San Lorenzo en varios de los países donde se puede apreciar el fenómeno).

LLuvia de estrellas

Getty Images
La lluvia de estrellas de las Perseidas se podrá apreciar en el mes de agosto.

Lo cierto es que no es técnicamente una lluvia de estrellas, sino los rastros de polvo cósmico que deja el cometa Swift-Tuttle, descubierto en 1860, en su paso cerca del Sol y que puede ser observado en nuestro planeta.

Aunque se registrarán a lo largo del mes de agosto, los días de mayor actividad de este fenómeno serán el 12 y el 13.

4. Las Gemínidas

Son, para muchos, la mejor lluvia de estrellas que se puede esperar este año, gracias a que se verán cerca de 120 destellos en el cielo.

“La lluvia de estrellas de Gemínidas se manifiesta con dos picos distintos, uno con muchos meteoros pero no muy brillantes y otro con pocos meteoros pero que dejan senderos mucho más espectaculares”, se detalla en el portal BlogVerde.

Es de las lluvias de meteoritos descubiertas más recientemente, apenas hacia finales del siglo XIX, mientras que otros fenómenos similares -como las Perseidas o Leónidas- fueron descritas hace más de 1.000 años.

Las fechas para apreciar este fenómeno serán del 13 al 15 de diciembre de 2020.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=RYBMPAGd6PA&t=31s

https://www.youtube.com/watch?v=qd1YehNpbV4

https://www.youtube.com/watch?v=H8NO-TEa5QQ&t=75s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.