Desde tortura sexual, hasta psicológica: CDHDF revela casos cometidos por Procuraduría y Policía en CDMX
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Desde tortura sexual, hasta psicológica: CDHDF revela casos cometidos por Procuraduría y Policía en CDMX

En todas las recomendaciones se señala que deben considerarse los protocolos de Estambul y reponerse las diligencias con “un enfoque de derechos humanos”.
Cuartoscuro
9 de octubre, 2019
Comparte

En un operativo realizado el 4 de diciembre de 2013, cinco elementos de la Procuraduría General de Justicia entraron a un hotel y detuvieron a un hombre a quien colocaron una bolsa de plástico en la cabeza para que confesara un delito. El hombre aguantó esa y otras torturas y no habló.

Ante esto, los policías sometieron a la esposa del detenido, la obligaron a desnudarse e hincarse frente a un hombre que amagaba con violarla. El detenido observaba lo que estaba ocurriendo. Si no daba la información que le pedían, su mujer sería violada frente a él.

Te puedes interesar: Abusaron de Mónica y la torturaron para inculparla; lleva seis años presa pero espera una resolución a su favor

Este es uno de los casos que describe la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHDF) en las cuatro recomendaciones emitidas este 7 de octubre a la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México y a la Secretaría de Seguridad capitalina.

Las cuatro recomendaciones están relacionadas a tortura durante los procesos de investigación que realizan ambas dependencias, por casos ocurridos entre 2012 y 2018. La recomendación 15/2019 se titula: “Falta de debida diligencia en la investigación de tortura sexual” y es la que describe la amenaza de violación a una mujer frente a su esposo, a manos de policías.

Cuando el hombre vio a su esposa desnuda con un violador esperando la orden, “le dijeron que si no aceptaba su participación en el delito, la violarían y matarían”, según el documento. Por lo tanto, confesó el delito que le achacaban y tres días después se ejerció acción penal en su contra y sigue preso.

La Comisión de Derechos Humanos documentó las huellas físicas de tortura en ambos. Para el hombre, el haber sido sometido a ahogamiento con una bolsa y ver a su esposa desnuda con la amenaza de violación le causó “trauma psíquico o huella de horror”.

La esposa también quedó con secuelas, como depresión, ansiedad y trastorno de estrés.

Además, Las condiciones de detención a las que fueron sometidos (celdas pequeñas o súper pobladas, confinamiento solitario) están enmarcadas en el Protocolo de Estambul, el cual determina cuando una persona fue torturada.

Ella quedó libre, no hubo acción penal en su contra. Nunca le devolvieron la ropa que le obligaron a quitarse en el hotel. Cuando salió de las instalaciones de la Procuraduría, le dieron una moneda de 10 pesos para que llegara a su destino en transporte público. Además de este, la recomendación analiza otros 13 expedientes .

La siguiente recomendación es la 16/2019 y se titula: “Uso de tortura psicológica como herramienta de investigación” y en ella se analizan 23 expedientes en total. El primer caso que se describe ahí es el de una persona que, el 17 de octubre de 2012, caminaba en una calle de Iztapalapa cuando se vio en medio de una persecución policial.

Eran elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (ahora SSC-CDMX) persiguiendo a un auto. Llegó otra patrulla y le cerró el paso al coche en fuga, que se detuvo y sus ocupantes huyeron a pie mientras que los policías iban tras ellos disparando. Uno de esos disparos le dio a la persona que la recomendación llama Víctima 1.

“Sintió y un fuerte dolor en su talón izquierdo, en consecuencia de una herida de una bala”, dice el documento. Entonces los policías lo rodearon porque dieron por hecho que era uno de los que perseguían, según las pesquisas de la Comisión de Derechos Humanos.

Se lo llevaron preso al sector de la Policía Oasis y lo torturaron. Como no confesó nada, le dieron tres balazos más. Según la recomendación, cuando llegó los médicos pidieron a los policías que dejaran de golpear a la persona que ya tenía 4 heridas de bala en su cuerpo.

Durante el proceso, la víctima confesó y pese a que el Protocolo de Estambul resultó positivo y sus heridas fueron constatadas por los médicos, fue consignada al Reclusorio Preventivo Varonil Norte, en la Ciudad de México y un juez le dictó sentencia condenatoria.

Las recomendaciones 17/2019 y 18/2019 se titulan: “Actos de tortura y malos tratos en contra de personas adolescentes y jóvenes”, y “La utilización de la tortura como método de investigación en delitos de alto impacto”, respectivamente.

En ellas se describen múltiples casos similares con investigaciones realizadas por especialistas de la Comisión de Derechos Humanos capitalina.

Este martes, el vocero de la Procuraduría capitalina, Ulises Lara, informó en conferencia de prensa que esa dependencia recibió las recomendaciones y que responderán si las aceptan o no dentro del plazo legal de 15 días hábiles que ya está corriendo.

Animal Político pidió su postura a la vocería de la Secretaría de Seguridad Ciudadana pero no obtuvo respuesta.

En todas las recomendaciones se señala que deben considerarse los protocolos de Estambul y reponerse las diligencias con “un enfoque de derechos humanos”. También se piden reconocimientos públicos de las fallas una vez que se acepten las recomendaciones y dar garantías de “no repetición”, además de comprometerse “explícitamente” a tomar las medidas necesarias para erradicar la tortura.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

COVID-19: cuál es la mejor forma de reforzar tu inmunidad, ¿con una infección natural o a través de las vacunas?

¿Qué es mejor, la protección que tenemos ante la covid-19 por habernos infectado y superado la enfermedad o aquella que nos proporcionan las vacunas?
27 de agosto, 2021
Comparte

Para nuestro sistema inmunológico, las diferencias entre haber adquirido defensas tras una infección natural por coronavirus o haberlo hecho tras la vacuna son marcadas.

¿Pero qué es mejor?

El mero hecho de plantearse la pregunta rayaba la herejía hace un año, cuando contagiarse con covid-19 por primera vez podía ser mortal, especialmente para los ancianos o las personas con problemas crónicos de salud.

Ahora, sin embargo, ya no partimos con inmunidad cero, ya que muchos se han vacunado o han pasado la enfermedad.

Y por ello, se ha vuelto una pregunta relevante que tiene implicaciones en el tema de si los niños deben ser vacunados o si se debe usar el virus o aplicar una tercera dosis a adultos para reforzar la inmunidad, cuestiones ambas polémicas.

“Podríamos estar metiéndonos en un agujero, por mucho tiempo, al creer que solo podemos mantener alejado el covid-19 vacunándonos cada año”, me dijo la profesora Eleanor Riley, inmunóloga de la Universidad de Edimburgo.

El profesor Adam Finn, un asesor de vacunas del gobierno británico, dijo que vacunar en exceso, cuando en otras partes del mundo todavía hay gente a la que no se le ha inoculado ni la primera dosis, es “un poco loco”.

“No solo es injusto, es estúpido”, dijo.

Vacunación en España

Getty Images

La anatomía de la inmunidad

Antes que nada, necesitamos entender un poco tanto las claves del sistema inmunológico como las del virus que este está atacando.

Los elementos fundamentales del sistema inmunológico para hacer frente a la infección son dos: los anticuerpos y las células T.

Los anticuerpos se adhieren a la superficie del virus y lo marcan para que sea destruido.

Las células T pueden detectar cuáles de nuestras propias células han sido infectadas por el virus y destruirlas.

A pesar de todos los problemas que ha causado, el virus es espectacularmente simple.

Tiene la famosa espiga, una proteína que es la llave que usa para abrir la puerta de las células de nuestro cuerpo.

También hay otras 28 proteínas que necesita para secuestrar nuestras células y hacer miles de copias de sí mismo. (A modo de comparación, se necesitan alrededor de 20.000 proteínas para hacer funcionar el cuerpo humano).

Ilustración de anticuerpos atacando el SARS CoV-2.

Science Photo Library
Ilustración de anticuerpos atacando el SARS CoV-2.

Hay cuatro áreas clave para comparar la inmunidad que proporciona una vacuna y la que se desarrolla después de la infección natural con el virus.

1. Amplitud

¿Qué porcentaje del virus aprende a atacar el sistema inmunológico?

Quienes se infectan con el virus generan una respuesta inmune mayor que la que proporciona la vacunación.

Con cualquiera de las vacunas de Moderna, Pfizer u Oxford-AstraZeneca, lo que está aprendiendo el cuerpo es a detectar solo una cosa: la proteína de espiga.

Esta es la parte clave para producir anticuerpos y los resultados, al evitar que la mayoría de infectados tengan que ser hospitalizados, han sido espectaculares.

Pero apuntar a las otras 28 proteínas también les daría a las células T mucho más para atacar.

“Eso significa que si alguien se infectó, es posible que tenga mejor inmunidad ante cualquier nueva variante que surja, ya que tiene inmunidad frente a más proteínas “, dijo el profesor Riley.

Células T

Reuters
El propósito principal de las células T es identificar y matar patógenos invasores o células infectadas.

2. Fuerza

¿Cuál de las dos opciones —vacuna o inmunidad natural— detiene la infección o previene una enfermedad grave?

Sabemos que ha habido casos de personas que contrajeron el virus dos veces (reinfección) y de otras que se vacunaron y aún así desarrollaron la covid-19 (lo que se conoce como infección progresiva).

“Ninguna de las dos te brinda una protección completa contra la infección, pero la inmunidad que obtienes parece protegerte bastante bien de caer gravemente enfermo”, explicó el profesor Finn, de la Universidad de Bristol.

Los niveles de anticuerpos son, en promedio, más altos alrededor de un mes después de la vacunación que de la infección.

Sin embargo, existe un gran abismo en cuanto a anticuerpos entre aquellos que son asintomáticos (que no producen muchos anticuerpos) y aquellos que padecen un ataque severo de covid-19.

La mayor respuesta inmune proviene de personas que contrajeron la enfermedad y luego fueron vacunadas.

Todavía estamos esperando datos sobre lo que sucede al revés.

laboratorio

Reuters
Aunque los anicuerpos son importantes podrían no ser suficientes para evitar la propagación de covid-19.

3. Duración

¿Cuánto dura la protección?

Se ha demostrado que los niveles de anticuerpos disminuyen con el tiempo, aunque esto puede no ser importante para prevenir que enfermes gravemente.

El sistema inmunológico recuerda los virus y las vacunas para poder responder rápidamente cuando se encuentra una infección.

Hay “células T de memoria” que permanecen en el cuerpo, y las células B permanecen preparadas para producir una nueva avalancha de anticuerpos si es necesario.

Existe evidencia de respuestas inmunitarias que duran más de un año después de la infección y los ensayos de las vacunas también han demostrado un beneficio duradero.

“En términos de durabilidad, todavía hay mucho por estudiar”, dijo el profesor Peter Openshaw, del Imperial College de Londres.

Un hombre con mascarilla

Getty Images

4. Localización: nariz o brazo

¿En qué parte del cuerpo está la inmunidad?

Esto importa.

Existe un conjunto completamente diferente de anticuerpos, conocidos como inmunoglobulina As, en la nariz y los pulmones, en comparación con los inmunoglobulina G que medimos en la sangre.

Los primeros son más importante por su papel como barrera contra la infección.

La infección natural ocurre en la nariz, mientras la vacuna se aplica con un pinchazo en el brazo. Por eso, la posición de esos anticuerpos es clave.

Ya se están investigando las vacunas nasales.

El profesor Paul Klenerman, que indaga sobre las células T en la Universidad de Oxford, señaló: “La ubicación de una infección marca la diferencia incluso si es el mismo virus, por lo que esperaríamos diferencias importantes entre la infección natural y las vacunas”.

Vacuna

Getty Images
Las vacunas han transformado la evolución del covid porque han reducido drásticamente las posibilidades de enfermarse gravemente.

¿Entonces, más vacunas o exposición al virus?

Existe una clara evidencia de que los adultos que no han recibido ninguna dosis tendrán defensas inmunitarias más fuertes si se vacunan, incluso si han contraído covid antes.

Pero en este punto hay dos importante cuestiones que plantearse:

  • ¿Los adultos vacunados necesitan una dosis de refuerzo o es suficiente la exposición al virus?
  • ¿Los niños necesitan vacunarse o toda una vida de encuentros con el virus construye una buena defensa inmunológica?

La idea de aumentar la inmunidad poco a poco durante toda la vida no suena radical cuando hablamos de otros virus, como el RSV (virus respiratorio sincitial) o los otros cuatro coronavirus que causan los síntomas del resfriado común.

Cada vez que está expuesto, el sistema inmunológico se fortalece un poco y esto continúa hasta la vejez, cuando el sistema inmunológico comienza a fallar y las infecciones empiezan a ser un problema.

“Esto no está probado, pero podría ser mucho más barato y sencillo dejar que eso suceda que pasar todo el tiempo inmunizando a las personas”, dijo el profesor Finn, quien advierte que podríamos terminar “encerrados en un ciclo de refuerzo” sin saber si era necesario.

Sin embargo, observó que el argumento en los niños “ya se ha demostrado”, ya que “el 40-50% ya se ha infectado y la mayoría no se puso enfermo o muy enfermo”.

Niño en una prueba de covid

Getty Images

Pero hay contraargumentos.

Riley apunta a la covid prolongada en los niños y el profesor Openshaw recuerda el nerviosismo en torno a los efectos a largo plazo de un virus que puede afectar a muchos órganos del cuerpo.

Pero Riley dijo que hay potencial en el uso de vacunas para “aliviar” la covid, seguido de una infección que amplíe nuestra respuesta inmunitaria.

“Realmente debemos considerar: ¿estamos simplemente asustando a la gente en lugar de darle la confianza para seguir adelante con su vida? Ahora estamos preocupando a la gente otra vez“.

Por supuesto, dado que los casos continúan, es posible que no haya muchas opciones.

“Me pregunto si es inevitable”, dijo el profesor Klenerman, pensando en que el virus continuará propagándose. Es probable que entonces veamos un efecto de constante cuestionamiento.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=UoFBS1ABim4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.