close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Disparos: un documental sobre periodismo y violencia que llega a las salas mexicanas

“Se trata de una historia esperanzadora, a veces la propia gente del barrio es la que da esperanzas a otros”, dice Rodrigo Hernández, su director
16 de noviembre, 2019
Comparte

“A veces tengo pesadillas. Me dicen que grito”.

Jair Cabrera es fotoperiodista. Tiene 31 años y viene de Iztapalapa. En la última década, Cabrera retrató homicidios, secuestros, pueblos fantasmas, operativos policiales.

Su trabajo es el reflejo de la violencia que sacude México desde hace al menos una década.

De forma consciente, Jair traspasó esa regla no escrita por la que el periodista trata de no convertirse en el protagonista de la historia.

Fue hace cinco años.

Así nació “Disparos”, un documental dirigido por Rodrigo Hernández y Elpida Nikou y que se estrenó en 2018. La cinta ha pasado por festivales en diez países. Ha estado en Ambulante, en Guadalajara; en Berlín, en París. Estuvo en la Fiesta del Cine Mexicano. Desde hoy, Ambulante la lleva a salas culturales de más de 20 estados y salas comerciales de otros tres: Ciudad de México, Baja California (Tijuana) y Nuevo León (Monterrey).

En la capital podrá verse en la Cineteca Nacional, la Casa del Cine y Le Cinèma IFAL. En Tijuana, en el Cinemex Tijuana, y en Monterrey, en la Cineteca Nuevo León.

Aquí pueden consultarse las proyecciones por todo el país.

La película narra la historia de Jair Cabrera, joven de barrio, fotoperiodista, que se interesó por la imagen a través de los talleres de Jesús Villaseca, un ícono del periodismo fotográfico en México. “Se esfuerza para hacer que los chavales hagan en lugar de hacer disparos con las balas hagan con las cámaras”, dice Hernández.

Desde entonces, la cámara de Cabrera retrata los horrores con los que México se ha encontrado en doce años de “guerra contra el narco”.

“Se trata de una historia esperanzadora, a veces la propia gente del barrio es la que da esperanzas a otros”, dice Rodrigo Hernández, su director. Se trata del primer proyecto de los dos directores. Un documental.

Lee: Todas las películas que podrás ver en la 67 Muestra Internacional de Cine

“Estamos distribuyendo la película porque sentimos que es fundamental visibilizar la situación de la vulnerabilidad de las periodistas en México y la importancia de iniciativas culturales para jóvenes en las periferias de la ciudad”, dijo Meghan Monsour, directora de Programación de Ambulante.

“La historia de Jair es interesante porque viene de una zona de Iztapalapa muy complicada y su evolución laboral es muy parecida a la que había tenido México. Empezó retratando su barrio, con una delincuencia normal. Cuando él fue creciendo, la violencia fue creciendo, y él lo fue retratando”, afirma Hernández.

Cabrera y sus imágenes son el hilo conductor de una película en la que se mezcla la entrañable honestidad de su protagonista con la brutalidad de lo que retrata. Es una voz muy humana superpuesta a imágenes de cadáveres, de carros calcinados, de casas destruidas.

“He retratado las secuelas que ha dejado la violencia del narcotráfico. Pueblos fantasma, gente que huyó completamente del lugar, entiendes que las autoridades no tienen ni voz ni voto. El país esta fuera de control. Completamente quebrado”, dice Cabrera, en un momento de la película.

Entérate: Sala Negra y El Faro narran la violencia y las migraciones de Centroamérica

El trabajo de Cabrera también lo llevó a ser protagonista de hechos violentos. Como narra en la película, fue secuestrado por un grupo armado en Guerrero. “Lo que pasó me jodió mucho. Es como si me hubiesen quitado una parte de inocencia”, dice en la cinta.

“Creo el documental es importante porque trata diferentes temas que han pasado en este país: la falta de oportunidades en los barrios de la ciudad de México, el arte y la cultura, la fotografía como alternativa ante la situación complicada que se vive, las desapariciones, la violencia contra los periodistas, el exilio de los periodistas”, dice Cabrera.

En su opinión, “uno de los temas muy importantes es la corrupción a todos los niveles de gobierno”.

“Más que ver a Jair Cabrera o Jesús Villaseca, todos estamos vulnerables ante la situación que vive nuestro país desde hace mas de diez años”, dice el fotorreportero.

En su opinión, la clave está en el mensaje, en la alternativa de poner la educación por encima de las armas. “Es importante el documental porque es que salga a la luz los niveles de corrupción y violencia en los que estamos sufriendo la población”, dice.

Dar un paso adelante y convertirse en protagonista es una decisión “complicada” para un periodista acostumbrado a tener otro rol. “No es fácil verse en una pantalla, que te graben en momentos de intimidad. Pero ahora veo el resultado, la gente me escribe, estoy orgulloso, el fotoperiodismo con una meta: visibilizar las luchas sociales, la violencia, ahora me siento afortunado”, asegura.

El fotoperiodista espera que el documental “sea inspirador” y la audiencia “vea de dónde vengo y que existen alternativas”.

Por cierto, spoiler: Jair Cabrera pidió asilo en España después de ser secuestrado. Nunca recibió respuesta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Conflicto México - Bolivia: quiénes son los 9 exfuncionarios del gobierno de Evo cuyo asilo tiene en crisis la relación

La tensión entre los gobiernos de México y Bolivia ha llegado a un nuevo nivel por la presencia de policías y militares en los alrededores de la embajada mexicana en La Paz. La disputa gira entorno a nueve exfuncionarios del gobierno de Evo Morales resguardados bajo asilo político en esa sede diplomática.
26 de diciembre, 2019
Comparte
Policías en el exterior de la embajada de México en Bolivia

SRE
México denuncia que hay un “asedio” en la embajada de su país en Bolivia por la presencia de policías y militares en los alrededores.

La creciente tensión diplomática entre México y Bolivia llegó a un nuevo escalón este jueves.

El canciller de México, Marcelo Ebrard, anunció que llevará el caso ante la Corte Internacional de Justicia, el principal órgano judicial de Naciones Unidas.

La Cancillería mexicana denunció un “hostigamiento” e “intimidación” por la presencia de un numeroso grupo de policías y militares en los alrededores de la embajada de México en La Paz, así como una presunta revisión ilegal a un vehículo diplomático de la embajadora Teresa Mercado.

“Ni aún en los peores momentos de los golpes militares de los años 70 y 80 se puso en riesgo la integridad de las instalaciones de las embajadas de México o de sus residencias”, dijo Ebrard.

Funcionarios de la Cancillería mexicana han compartido fotografías en Twitter de los alrededores de la embajada.

En respuesta, la canciller boliviana Karen Longaric emitió un comunicado en el que señala que Bolivia ha sido “respetuoso de las inmunidades diplomáticas”, al tiempo de acusar una “injerencia de México en los asuntos internos bolivianos”.

“Han tergiversado y distorsionado la verdad respecto a las medidas de seguridad en dicha embajada, y han manifestado que temen que las fuerzas del orden ingresen a esa embajada a sacar a los asilados. Eso no puede estar más alejado de la verdad”, dice la nota.

Policías en el exterior de la embajada de México en Bolivia

Reuters
Los policías y militares están presentes para hacer cumplir órdenes de detención, según el gobierno boliviano.

La tensión en los alrededores de la embajada responde a la presencia de nueve bolivianos -entre exfuncionarios del gobierno de Evo Morales y miembros de su partido Movimiento al Socialismo- que están en la embajada de México en La Paz bajo asilo político.

El gobierno boliviano de la presidenta Janine Áñez busca la detención de varios de ellos.

¿Quiénes son los 9 exfuncionarios?

Las tensiones entre ambos países comenzaron a raíz de la renuncia del presidente Evo Morales el 10 de noviembre pasado, quien dejó el cargo luego de tres semanas de conflicto postelectoral.

Morales salió de Bolivia con ayuda del gobierno de México, mientras que otros funcionarios acudieron a la embajada mexicana en La Paz para solicitar protección diplomática.

La Fiscalía General de Bolivia emitió órdenes de detención contra dos exministros del gabinete de Morales asilados por México: Juan Ramón Quintana Taborga, exministro de la Presidencia y uno de los hombres fuertes de Morales; y Wilma Alanoca Mamani, exministra de Cultura y Turismo.

Karen Longaric

Reuters
La canciller boliviana Karen Longaric dice que hay una actitud de “injerencia” de México en los asuntos de su país.

Nicolás Laguna, exdirector de la Agencia de Gobierno Electrónico y Tecnologías de Información y Comunicación, también tiene orden de aprehensión por cargos relacionados con la presunta manipulación del recuento de votos del 20 de octubre.

En la embajada también se encuentra Javier Eduardo Zavaleta López, exministro de Defensa; el exgobernador de Oruro, Víctor Vásquez; así como el excongresista Héctor Enrique Arcé Zaconeta.

También está el exministro de Minería y Metalurgia, Félix César Navarro Miranda; el exviceministro de Desarrollo Rural y Tierras, Pedro Dorado; y el exministro de Gobierno, José Hugo Moldiz Mercado.

“Tenemos nueve personas que solicitaron asilo, de los cuales también solicitamos los nueve salvoconductos. Ya han salido otros”, explicó el canciller Ebrard este jueves.

Marcelo Ebrard

Reuters
El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, anunció que llevará el caso de “hostigamiento” a la Corte Internacional de Justicia de la ONU.

“Tienen orden de aprehensión, según las autoridades de facto de Bolivia, cuatro; los otros cinco no tienen, pero tampoco les da salvoconducto (…) no los dejan salir tampoco”, añadió.

Escalada de acusaciones

México señaló por primera vez que había un “asedio” a su embajada el pasado 23 de diciembre.

El canciller Ebrard explicó que normalmente hay seis policías custodiando la sede diplomática, pero ese día llegaron “90 elementos no solicitados“, entre policías y militares.

Los uniformados permanecen día y noche, algunos toman fotografías, además de que hay drones sobrevolando tanto ese edificio como la residencia de la embajadora Mercado, según el gobierno mexicano.

Policías en el exterior de la embajada de México en Bolivia

SRE
Las autoridades mexicanas dicen que han visto policías cerca de la embajada en La Paz las 24 horas del día.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que hay “intentos de intimidación y de vulnerar nuestro derecho diplomático a mantener el asilo en Bolivia, como en cualquier otro país del mundo”.

México asegura que fue notificado de las órdenes de detención 11 días después de que los bolivianos llegaron a pedir asilo a su embajada, mientras que el gobierno de Bolivia dice que México interfiere con la justicia.

La Cancillería aseguró que el gobierno de Áñez “jamás violará la inmunidad de un recinto diplomático ni la investidura de un diplomático sea cual fuere el país de que se trate”.

Y añadió: “El gobierno mexicano rechazó categóricamente la entrega de esas personas y ratificó la decisión de otorgarles asilo en tono de franco desafío a la jurisdicción boliviana“.

Policías en el exterior de la embajada de México en Bolivia

SRE
El jefe de la policía de La Paz dice que hay 16 efectivos en la embajada y otros 16 en la residencia de la embajadora Mercado.

El jefe de la policía de La Paz, Julio Cordero, explicó que hay “16 efectivos en cada lado” (embajada y residencia), además del “personal suficiente y necesario” de operaciones e inteligencia para hacer cumplir las órdenes de detención.

“Nosotros no nos vamos a dejar intimidar. Nosotros estamos firmes y vamos a continuar en el lugar para dar cumplimiento a las órdenes de detención”, expresó al canal boliviano Unitel al ser cuestionado sobre las denuncias de hostigamiento de México.

Mientras Ebrard dijo que llevará ante la Corte Internacional de Justicia de la ONU el caso de “hostigamiento”, el ministro de Gobierno boliviano Arturo Murillo respondió este jueves.

“Hoy nos amenazan con llevarnos a la corte (…), allá nos veremos con mucho gusto y veremos quiénes han violado el tratado“, declaró el ministro en La Paz.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=JpWiPF_rmY0&t=62s

https://www.youtube.com/watch?v=ElxR2is1_bk&t=88s

https://www.youtube.com/watch?v=WTuw_gfggKo

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.