‘Saben que soy inocente, saben que mintieron’: entrevista con Lula da Silva previo a su liberación
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AF Rodrigues / Agencia Pública

‘Saben que soy inocente, saben que mintieron’: entrevista con Lula da Silva previo a su liberación

En entrevista con la Agência Pública, el político reafirmó su inocencia y defendió que el PT va a regresar en las elecciones municipales de 2020.
AF Rodrigues / Agencia Pública
Por Marina Amaral y Thiago Domenici / Agência Pública
9 de noviembre, 2019
Comparte

Traducción: Diajanida Hernández

Con la votación en el Supremo Tribunal Federal (STF), la justicia brasileña autorizó la liberación de Luís Inácio Lula da Silva, el Lula, después de 580 días encarcerado. Al salir, el expresidente fue recibido por una aglomeración de personas, que se unieron a la habitual vigilia Lula Livre -militantes y miembros movimientos sociales que se instalaron en los alrededores de la Superintendencia de la Policía Federal, en Curitiba-, para apoyar a Lula y manifestarse hasta que fuese liberado.

Cuando recibió a los reporteros de Agência Pública la semana pasada para una de las últimas entrevistas que concedió en la prisión, había un clima de discreto optimismo entre los asesores y abogados de Luís Inácio Lula da Silva. La votación en el Supremo Tribunal Federal trae, por primera vez, una posibilidad concreta de libertad para el expresidente de Brasil, incluso en noviembre. Otro juicio, sobre acusación de corrupción relacionada con un sitio en Atibaia, había sido suspendido en el Superior Tribunal de Justicia.

Te puede interesar: Sonriente y rodeado de sus seguidores Lula da Silva sale de prisión

Presidente de Brasil entre los años 2003 y 2010, Lula continúa siendo uno de los más populares políticos brasileños, a pesar de estar preso hace más de un año. Condenado en primera y segunda instancia por corrupción y lavado de dinero en la compra de un apartamento en el litoral de São Paulo, Lula se ve como un preso político.

El proceso fue conducido por el Grupo de Trabajo Lava-Jato y juzgado por el juez Sérgio Moro, hoy ministro de Justicia del gobierno de ultraderecha de Jair Bolsonaro. Su prisión, a las vísperas de la elección presidencial de 2018 ―cuando él era el candidato mejor ubicado en las encuestas― abrió el camino para el atractivo populista del exmilitar Bolsonaro. “Ellos saben que soy inocente, saben que mintieron”, afirma. “Yo, que podría haber salido de Brasil como algunos querían, resolví venir para acá, porque es de aquí que quiero liberarme con la cabeza en alto. Y ojalá el día que haya justicia en este país, mis verdugos vengan a la cárcel”.

En esta entrevista, Lula elogia a los gobiernos de izquierda que gobernaron en América Latina hasta la última década y habla incluso de la relación con la expresidenta Dilma Rousseff, su sucesora, y de las decisiones sobre las próximas elecciones, dejando claro que Lula, preso o suelto, va a comandar la campaña para los gobiernos municipales de 2020.

Lee más: Permiten a Lula Da Silva salir de la cárcel para ir al funeral de su nieto

A continuación, la entrevista completa, realizada en la sede de la Policía Federal en Curitiba, en el sur de Brasil:

Thiago Domenici – La suspensión del juicio, por el STJ, sobre el proceso del lugar de Atibaia es una victoria para su defensa. ¿Cómo usted ve ese escenario?

Lula – Es una cosa que yo debería tratar con mucha más seriedad, pero usted percibe que yo sonreí, porque es tan hilarante lo que sucedió en mi vida… Hay una avalancha de procesos con una mentira más grave que la otra. Es una avalancha de fantasías creada por esa cuadrilla de promotores del Lava Jato ―que es una cuadrilla dirigida por Dallagnol―, hecha por delegados que no tuvieron siquiera respeto por la institución Policía Federal, que mintieron en sus investigaciones, para un juez mentiroso y para un tribunal partidista.

Ellos saben que soy inocente, saben que mintieron, y todo eso sustentado por la necesidad que la TV Globo tenía de destruir al PT. Y, para destruir al PT, tenía que destruir al gobierno de Dilma y, para destruir el gobierno de Dilma y que la vuelta de Lula no funcionara, entonces tenía que destruir a Lula también. Todo eso es una connivencia sin precedente en la historia del país.

Yo, entonces, que podría haber salido de Brasil como algunos querían, resolví venir para acá, porque es de aquí que quiero liberarme con la cabeza en alto. Y ojalá el día que haya justicia en este país, mis verdugos vengan a la cárcel.

No ando preocupado con mi proceso jurídico, porque tengo mucha conciencia de que mi condena tiene 99.9% de política. Lo jurídico tiene ahí medio por ciento.

Marina Amaral – Quisiera que usted comentara los cambios de coyuntura política de América Latina. Hubo la elección de Alberto Fernández y de Cristina Kirchner en Argentina. Se está dibujando la victoria del Frente Amplio en Uruguay, está Evo Morales en Bolivia, y en los países donde la izquierda está fuera del gobierno, en Ecuador y en Chile, hubo todas aquellas protestas. ¿Usted ve un giro?

Lula – Quien ama y vive la democracia necesita percibir lo siguiente: en 500 años de historia, América Latina nunca había tenido la experiencia de izquierda que tuvo con la llegada del gobierno de Chávez, el mío, de Evo, de Kirchner, de Tabaré y después de Pepe Mujica. Nunca la había tenido. Tuvo a [Álvaro] Colom en Guatemala, a Mauricio Funes en El Salvador. Fue un giro histórico.

Había tenido al general Cárdenas en México, en la década del 30, a Perón en Argentina, a Getúlio Vargas aquí. Pero no eran personas de izquierda, era gente de la élite que tenía pensamiento progresista, pero gente con pensamiento de izquierda fue la primera vez.

Para lo que teníamos que prepararnos es que, de la forma más democráticamente posible, usted gana y usted pierde. Esa rotación en el poder es sana para la democracia, es muy saludable el cambio de gobierno, la alternancia en el poder es importante.

El PT tenía que saber que un día iba a dejar de gobernar ―no por un golpe. Esa es la indecencia de quien dio el golpe. El miedo de ellos era que hubiese continuidad.

Cristina perdió electoralmente, con mucha mentira, pero perdió. Ahora regresó. Nosotros ya gobernamos en Uruguay ―cuando digo nosotros, digo todos mis amigos, tanto Tabaré como Pepe Mujica― ya hace quince años. Entonces, llega una hora en que las personas quieren cambiar. Pero nada impide que se pierda y gane de aquí a cuatro años. Evo Morales va a continuar, pero puede perder. Es así, no tenemos que ver la derrota democrática como un mal. Es siempre malo para el partido, que nunca quiere perder, todo el mundo quiere quedarse todo el tiempo.

Ay de nosotros, a todo el mundo le gustaría tener sesenta años en el poder, tener cincuenta años en el poder. Tenemos que tener noción de que el tiempo es así.

¿Cuál es el problema? Es que el mejor periodo de América Latina fue ese periodo en que la izquierda gobernó. Y si usted lo ve, el mayor adversario en todos los países ―en Bolivia, Venezuela, Argentina― es la prensa conservadora, los dueños de los medios de comunicación.

Thiago Domenici – ¿Usted vislumbra una posibilidad en Brasil de algo como el Frente Amplio de Uruguay?

Lula – Cuando dejé la presidencia, soñé eso. Fui atrás, estuve en Uruguay conversando, viendo como es. Si usted lo analiza bien, el PT ya es casi un frente amplio. El PT tiene diez, doce tendencias. Yo soñaba con crear un frente amplio, ¿sabe? Traer a todo el mundo.

El PT, para desgracia de mis adversarios, es el partido político de izquierda más importante de América Latina. Nosotros no queremos compararnos con el cubano ni con el chino, peo nadie tiene la experiencia democrática.

Marina Amaral – Usted indicó a Dilma para la presidencia, fue la primera presidenta del Brasil, pero las mujeres fuertes y petistas históricas como Luiza Erundina, Marta Suplicy, Heloísa Helena, Luciana Genro, Marina Silva, todas terminaron saliendo del partido en una situación de pelea, de discordia.

Lula – Estoy orgulloso de haber indicado a Dilma para la presidencia de la república. Tal vez yo tenga culpa de no haber contribuido para que ella aprendiese un poco de maleabilidad política.

Porque Dilma fue indicada por mí porque ella fue la persona más extraordinaria que yo conocí desde el punto de vista de seriedad, desde el punto de vista de competencia de gestión.

Dilma me dio la tranquilidad para gobernar este país. Yo tenía que entregar el país a alguien y Dilma fue una extraordinaria presidenta.

Marina Amaral – Usted dijo que ella no disputaba nada con nadie. Pero una vez que ella fue electa…

Lula – Yo cometí otro error, yo podría haber discutido con ella en 2014. Yo sentía a Dilma después de las elecciones un poco triste. La sensación de que no era aquello lo que ella quería. Recuerdo que ella me dijo: “nunca más participo en un debate”.

Dilma era una mujer que conocía Brasil a la perfección. Ella tenía a Brasil en la palma de la mano. Pero parece que ella tenía inseguridad. Ella iba para el debate, sabe, escribía verdaderos libros para ir para el debate, ella no necesitaba nada, ella debía ir de mano y pecho abiertos.

Creo que a ella y al partido le faltó comprensión política del impeachment. De cualquier forma, sucedió y no resuelve nada quedarse llorando por la leche derramada. Se trata de sacar leche nueva y comenzar.

Thiago Domenici – Usted dio una entrevista a la BBC recientemente, en la que afirma estar orgulloso de Belo Monte. ¿Usted está realmente orgulloso, incluso con todas las críticas del movimiento indígena, los ribereños, del MPF?

Lula – Las personas que hoy critican a Belo Monte, lo hacían antes. Hay gente que no acepta la energía hidroeléctrica ni siquiera si el Papa Francisco viene aquí a ofrecerla. Cuando nosotros comenzamos a pensar Belo Monte, la exigencia que yo hacía era que solo podríamos construir Belo Monte, si era de filo de agua . No podía tener lago.

Fueron hechos varios acuerdos con el MAB . Fue hecho un plan de desarrollo regional. En octubre de 2010 yo firmé un decreto que instituyó un registro socioeconómico de los afectados por represas. La condición sine qua non que di para hacer Belo Monte era que fuese conversado con todas las personas involucradas.

Para comenzar la obra, la empresa tuvo que cumplir 60 exigencias ambientales y sociales colocadas por el Ibama y por las poblaciones locales. Y ella cumplió rigurosamente todas, o no la habríamos autorizado.

Thiago Domenici – ¿Qué diferencia la política del PT para la Amazonia de aquella defendida por Bolsonaro y los militares del actual gobierno?

Lula – Te voy a decir que en nuestro gobierno disminuimos 80% la deforestación en la Amazonia. Fuimos a Copenhague y asumimos el compromiso, y fue aprobado en ley, de que Brasil iba a disminuir la emisión de gases de efecto invernadero en 80%. Y cumplimos. Después de que Dilma dejó el gobierno, creció 280% la deforestación.

Marina Amaral – Usted es un hombre de la política del ganar-ganar. Teníamos una visión de la sociedad brasileña cuando usted estaba en el gobierno, de que había conciliación posible. ¿Usted descubrió que había un Brasil, ese Brasil que votó por Bolsonaro, o antes estaba engañado? ¿Qué sucedió? ¿Dónde estaban esas personas?

Lula – Esa gente fue a la playa con usted, mucha de esa gente ya almorzó con usted, ya cenó con usted, ya trabajó con usted. Esa gente no se manifestaba porque después de que terminó el régimen militar era muy vergonzoso que las personas asumieran que tenían alguna alianza con el régimen militar. Ni los militares se presentaban.

De repente esa gente parece que resurgió, como los dinosaurios. Esa gente estaba ahí y fue promovida por el odio diseminado por la política de Rede Globo de Televisão.

La Rede Globo tiene mucha responsabilidad por el odio diseminado en este país. Porque ella pregonó el odio de la política. Una vez que usted pregona el odio a la política, lo que nace es peor. Una vez que usted levanta el discurso de que el problema del país es la corrupción, lo que viene es peor.

La sociedad brasileña está ideológicamente dividida así: hay un 30% que está más a la izquierda. Hay 30% que está más a la derecha, y hay un poco más de un tercio que es la sociedad que está a la expectativa de ver lo que va a suceder, de ver si el candidato es bueno.

Entonces de ese tercio Bolsonaro ganó una parte a través de la mentira. Que puede llegar al 15% ―y ahí está la fake news.

Ahora, él aprendió a gobernar con fake news. Las fake news son de quien no quiere responder, de quien no quiere hablar. Entonces el presidente de la república… Él y Trump. El otro día vi un reportaje, Trump cuenta no sé cuántas mentiras por día. ¿Ustedes ya contaron cuántas mentiras dice Bolsonaro?

Él no tiene ningún compromiso con la verdad. Y Bolsonaro habla las boberías de él para entretener al pueblo, entretener a la prensa, y Guedes va vendiendo a Brasil, y va vendiendo a Brasil y de aquí a poco nosotros no somos más una nación. Perdemos nuestra soberanía.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Cortesía Fanny Griffin

El esclavo de Texas que se hizo millonario haciéndose pasar por mexicano

William Ellis nació como esclavo en un pequeño pueblo de Texas y a lo largo de su vida amasó fortuna haciéndose pasar por mexicano, cubano e incluso hawaiano para esquivar la segregación racial instalada durante la "Edad dorada" de EE.UU. de finales del siglo XIX.
Cortesía Fanny Griffin
3 de agosto, 2020
Comparte

Un espectacular acto de reinvención.

Lo conocían como Guillermo Enrique Eliseo o Guillermo Ellis, el banquero de gran riqueza de Ciudad de México, que a su vez tenía una oficina en Wall Street en Nueva York y una residencia en la distinguida zona del oeste de Central Park.

Hubiese sido una locura pensar que este mismísimo hombre, siempre ataviado con joyas y ropas caras, había nacido como esclavo en una plantación de algodón en el sur de Texas.

William Henry Ellis era su verdadero nombre.

Lo investigó el FBI, conoció al entonces presidente Theodore Roosevelt, mantuvo estrechas relaciones con el Porfiriato mexicano, lideró una misión diplomática a Etiopía y, entre otras hazañas, orquestó “uno de los esfuerzos de emigración de afroestadounidenses más audaces en la historia de Estados Unidos”.

Karl Jacoby, historiador de la Universidad de Columbia (Nueva York), se encontró con la enigmática figura de Ellis por accidente.

Tal fue su fascinación que dedicó buena parte de su carrera académica a sumergirse en las sombras este personaje, que vivió entre 1864 y 1923.

Un esfuerzo que materializó en un libro de 2016 titulado The Strange Career of William Ellis: The Texas Slave Who Became a Mexican Millionaire (“La extraña carrera de William Ellis: el esclavo de Texas que se convirtió en un millonario mexicano”).

El año pasado, el documentalista estadounidense Phillip Rodríguez adquirió los derechos para televisión y cine del libro y está en el proceso de desarrollar el proyecto.

"Ellis hizo todas las cosas que un afroestadounidense de su tiempo supuestamente no debía hacer".", Source: Karl Jacoby, Source description: Historiador de la Universidad de Columbia (EE.UU.) y autor de la biografía de William Ellis, Image:

Uno de los aspectos que más llamó la atención de Jacoby fue que Ellis “hizo todas las cosas que un afroestadounidense de su tiempo supuestamente no debía hacer”.

“Esta es la época en que Jim Crow estaba institucionalizándose y aun así, él encontró las fisuras del sistema y pudo hacer cosas notables”, le dice Jacoby a BBC Mundo.

Ellis vivió en los márgenes fronterizos y de raza, esquivando etiquetas y al mismo tiempo asumiendo los peligros que para la época representaba que lo reconocieran como negro.

Su “extraña” carrera, como menciona Jacoby, plantea la pregunta más básica y sin embargo la que asalta a la mente en seguida: ¿cómo lo hizo?

De traductor a emprendedor

Las características geográficas en las que creció William Ellis facilitaron que aprendiese español, una poderosa herramienta que supo aprovechar por el resto de su vida.

Nacido en Victoria, en el sur de Texas, un año antes de que se aboliera la institución de la esclavitud en 1865, Ellis compartía con “mexicanos, tejanos, anglo estadounidenses y afroestadounidenses que vivían unos cerca de los otros”, describe Jacoby.

Construcción abandonada de aparceros en lo que era la plantación de los Weisiger y donde nació William Ellis.

Cortesia Karl Jacoby
Construcción abandonada de aparceros en lo que era la plantación de los Weisiger y donde nació William Ellis, en el sur de Texas.

En la plantación de Joseph Weisiger, un patriarca blanco de Kentucky, la familia de Ellis entró en contacto con mexicanos que convocaban en las ocupadas épocas de recolección de algodón.

Fue así que el joven William aprendió a hablar español con fluidez y se convirtió luego en el asistente y traductor del irlandés William McNamara, un poderoso comerciante de algodón y cuero.

“McNamara no solo compra las materias primas en Texas sino a lo largo de la frontera con México y el joven Ellis lo acompaña y habla por él”, describe Jacoby.

A los 20 años de edad, Ellis se despide de su Victoria natal y decide mudarse a San Antonio, una ciudad más grande.

Ahí empieza la reinvención: al abrir su negocio de comercio de cuero y algodón, Ellis les dice a sus nuevos contactos que su nombre es Guillermo Enrique Eliseo y que es de origen mexicano.

Lo ayudaba que para su época, finales del siglo XIX, “nadie tenía pasaporte, ni licencia de conducir o certificados de nacimiento, había muy poco rastro en papel”, señala el historiador.

Al mismo tiempo, el desarrollo de las ferrovías en la década de 1880 facilitó el desplazamiento más rápido y de mayor distancia.

El anhelo de México

Desde antes del nacimiento de Ellis, en el imaginario de muchos afroestadounidenses del sur habitaba la idea de México como una tierra de libertad.

“Un estimado de 4,000 esclavos huyeron de Estados Unidos a México antes de la Guerra Civil ”, indica el libro.

Así lo describió Felix Haywood, un antiguo esclavo de Texas en un testimonio citado en el libro: “No había razón para huir hacia el Norte. Todo lo que teníamos que hacer era caminar, pero caminar hacia el Sur, y ahí seríamos libres tan pronto como cruzáramos el Río Bravo”.

Un dibujo muestra a esclavos trabajando la tierra mientras son supervisados por un hombre.

Getty Images
“Un estimado de 4,000 esclavos huyeron de Estados Unidos a México antes de la Guerra Civil ”, indica el libro.

La esclavitud de africanos existió en México desde 1519, recoge Jacoby. Pero después de la independencia en 1821, el país “adoptó medidas para prohibir el comercio de esclavos y emancipar a todos los niños esclavos menores de 14 años”.

“Es difícil para los estadounidenses entender el hecho de que el verdadero faro de libertad durante estos tiempos no era parte de Estados Unidos, sino México”, dice Jacoby.

Una nueva era: passing

Con la abolición de la esclavitud en Estados Unidos no cesó el maltrato hacia la población negra, lo que llevó a que muchos en el sur vieran el beneficio -y asumieran el riesgo- de hacerse pasar por mexicanos o nacionales de otros países.

En inglés, se le conocía bajo el término passing y, por lo general, se usaba para describir a alguien “que tenía ascendencia afroestadounidense pero que se presentaba como blanco“, explica Jacoby.

Era frecuente que aquellos que empezaban una nueva vida como “blancos” se distanciaran para siempre de sus familias, y por ello a veces el acto se veía como “darle la espalda a la comunidad a la que se pertenecía”.

En última instancia, acota Jacoby, lo que indicaba el passing es que “todo el sistema de razas dependía de clasificaciones de sentido común y de la idea de que se podía ‘saber’ la raza de alguien solo con verle”.

Un dibujo con un retrato de William Ellis a finales de la década de 1880.

Cortesia Karl Jacoby
Un dibujo con un retrato de William Ellis a finales de la década de 1880.

“Pero esto no es posible, especialmente si consideramos que durante el periodo de la esclavitud, hubo una tremenda explotación sexual de mujeres negras por parte de sus esclavizadores”, dice.

Convenientemente, Ellis se hizo pasar por mexicano en San Antonio, una ciudad en la que el 20% de la población era de ese origen.

Luego, en Nueva York por ejemplo, se haría pasar por cubano. Y en otras ocasiones, hasta hawaiano.

La única vez que admitió hacer passing fue en 1891 en una entrevista con un diario de Chicago, según documenta el libro.

Explicó que viajar en ferrocarril fue lo que lo motivó a hacerlo: “Estoy obligado a hacerme pasar por mexicano para poder obtener las comodidades básicas de un viajero blanco”, dijo entonces.

Un hombre “que se hizo a sí mismo”

Ellis se desenvolvió durante la llamada “era dorada” o Gilded Age de Estados Unidos, cuando el país atravesó grandes cambios con la llegada de la industrialización y muchos amasaron fortunas gracias a ello.

Años antes de establecerse como un hombre de negocios y el contacto necesario entre los inversionistas de Wall Street y México, Ellis se embarcó en un ambicioso proyecto desde Texas.

El comerciante viajó a Ciudad de México en 1889 junto a un socio y ambos llevaron cartas de presentación a altos miembros del gobierno de Porfirio Díaz.

“Convencieron a Pacheco (secretario de fomento) de que les aprobara un contrato de 10 años para colonizar hasta 20,000 personas en México“, explica el libro.

Durante el siglo XIX y el XX, “hubo una discusión considerable sobre la llamada ‘colonización’ de afroestadounidenses tanto por parte de la comunidad negra como de la blanca”, aunque por razones diferentes, explica Jacoby.

Un mapa de la zona fronteriza entre México y EE.UU. en 1911

Getty Images
Un mapa de la zona fronteriza entre México y EU en 1911

Entre los blancos, señala, existía “esta fantasía de ‘limpiar’ étnicamente el país, de no querer la esclavitud pero tampoco a afroestadounidenses libres, por lo que entonces había que enviarlos a África“.

Entre los negros, en contraposición, el racismo estructural abrió la puerta a pensar que “tenía sentido mudarse a otro sitio”.

En paralelo, durante el Porfiriato, México invirtió esfuerzos en atraer más inmigrantes, principalmente de Europa, para “modernizarse como Estados Unidos”, dice Jacoby.

“Pero Ellis logró persuadirlos de llevar a negros desde Estados Unidos”.

Bajo el argumento de que “los negros eran agricultores excepcionales de algodón, ‘los mejores del mundo'”, el Senado mexicano aprobó en 1889 su plan de colonización.

Pero los emprendedores no recaudaron los fondos necesarios para financiar el programa, pese a que sí generó interés en Texas, explica Jacoby en el libro.

Esto, combinado con cambios internos en la política de México (Pacheco falleció), hicieron que el plan se anulara en 1891.

Segundo intento

Pero Ellis no descansaría hasta lograrlo.

Después de breves ambiciones políticas que lo llevaron a lanzarse como candidato al Congreso de Texas, en 1894 decidió retomar su plan de colonización.

La firma de un contrato con La Compañía Agrícola Limitada del Tlahualilo significó que casi mil afroestadounidenses emigraron a esta enorme hacienda, ubicada en el norte de México entre Durango y Coahuila, en 1895.

“Creo que este fue el número más grande de afroestadounidenses en emigrar de Estados Unidos en grupo durante todo el siglo XIX”, afirma Jacoby.

El sitio web que creó Karl Jacoby con la historia de William Ellis

Website
El sitio web que creó Karl Jacoby con la historia de William Ellis, williamhellis.com

Ellis dijo entonces: “Siete niños han nacido y el sueño de mi vida se ha hecho realidad. He vivido para ver al afroestadounidense en el País de Dios y la Libertad”.

Pronto, sin embargo, su anhelo de crear una comunidad pujante se frustró.

La aparición de enfermedades, “algo parecido a la malaria” según diagnosticó un médico de la época, y las denuncias por las malas condiciones de trabajo para los pobladores acabaron con el proyecto.

El destape

De vuelta en San Antonio, Ellis ya se había cimentado como una figura de reputación, pero ese estatus no llegaría muy lejos.

En un incidente que Jacoby describe en el libro, al empresario se negaron a atenderlo enuna cantina por su color de piel.

“Poco después, el nuevo directorio de la ciudad de San Antonio fue publicado. Por primera vez, el nombre de Ellis aparecía con una letra ‘c’ al lado, que quería decir hombre de color”, describe el texto.

“Su historia queda revelada y aunque podía quedarse allí como un hombre afroestadounidense, decide irse”, dice Jacoby.

William Ellis en una foto de pasaporte de 1919

Archivo Nacional de Estados Unidos
William Ellis en una foto de pasaporte de 1919.

Un año después, en 1898, los documentos muestran que Ellis ya tenía residencia en el hotel Imperial de Nueva York.

De ahí en adelante, apunta el historiador, su activismo en torno a su comunidad “se vuelve mucho más moderado porque no quieren que vuelvan a descubrirlo”.

Ellis, sin embargo, no corta relaciones con su familia, como pasaba con muchos que decidieron “pasarse” al mundo de los blancos.

Un distinguido mexicano en Nueva York

Su llegada a Nueva York coincidió con un “asombroso” crecimiento en las relaciones comerciales entre México y EU, comenta el autor.

“Él se convirtió en una persona muy útil porque en Wall Street estaban obsesionados con invertir en México y él estaba muy bien conectado con figuras clave del Porfiriato”, explica Jacoby.

En la capital de la industrialización, Ellis “vendió el discurso de México como una tierra de riquezas tropicales, y de él mismo, Guillermo Eliseo, como la persona a la que había que conocer”.

Ellis aparecía en documentos revisados por Jacoby como presidente de al menos siete compañías, algunas valoradas en millones de dólares.

William Ellis

Cortesia Fanny Griffin

Por esos años también compró la fábrica de muebles más grande de México y se convirtió en el representante para ese país de la Hotchkiss Arms Company, una manufacturera francesa de armas.

En este periodo, coordina dos llamativos viajes a Etiopía, uno de ellos una misión diplomática con el fin de concretar acuerdos de comercio con el emperador Menelik II.

Se convirtió en el primer afroestadounidense en visitar ese país, según documenta Jacoby, y a su regreso a EE.UU. sostuvo reuniones con el entonces presidente Roosevelt en 1904.

Por esos años, se casó con una mujer blanca de origen sencillo llamada Maude Sherwood y tuvieron seis hijos, dos de ellos fallecidos poco después de nacer.

Por alguna razón, Ellis mintió sobre los orígenes de su esposa al afirmar en un comunicado de prensa sobre su casamiento que pertenecía a la nobleza de Inglaterra.

“Una de las cosas difíciles al momento de escribir este libro fue que él intentaba esconder su historia de vida y siempre trataba de reinventarse”, explica Jacoby.

Tiempos turbios

Sus ambiciones de industrialización en Etiopía se estancaron, entre otras cosas, por falta de financiamiento, tal y como le había ocurrido en el pasado.

Obligado a volver a mirar hacia México y con las finanzas apretadas, Ellis tuvo que adaptarse a los nuevos tiempos tras la Revolución Mexicana en 1910 y el fin del Porfiriato.

Los tiempos turbulentos y constantes cambios en el poder hicieron que Ellis perdiese ambiciosos contratos que había firmado en la era Díaz para establecer una fábrica de goma y una planta hidroeléctrica.

La Revolución Mexicana se prolongó desde 1910 hasta 1917 y dejó más de un millón de muertos.

Getty Images
La Revolución Mexicana se prolongó desde 1910 hasta 1917 y dejó más de un millón de muertos.

El haberse involucrado en los asuntos políticos del país que adoptó como propio hizo que el FBI (entonces conocido como Buró de Investigaciones) lo investigase en 1916, aunque no encontró hallazgos que lo incriminaran, documenta el historiador.

En 1920, cuando el general Álvaro Obregón depuso a Venustiano Carranza, Ellis estaba a su lado nada más y nada menos que cuando el presidente huía de Ciudad de México, reconstruye Jacoby.

Cuando EE.UU. finalmente reconoció el gobierno de Obregón en 1923, “Ellis ya estaba trabajando en un nuevo proyecto: un acuerdo de reducción de aranceles para varios puertos con el fin de atraer más comercio”.

Pero la enfermedad no le permitió llevar a cabo sus nuevos emprendimientos.

El 24 de septiembre de 1923, Ellis murió en Ciudad de México y su cuerpo está enterrado en una tumba sin nombre en el Panteón Español.

La tumba de William Ellis en el Panteón Español de Ciudad de México.

Cortesía Karl Jacoby
La tumba de William Ellis en el Panteón Español de Ciudad de México.

Durante su residencia en México, Ellis evitó involucrarse con la comunidad estadounidense y siempre se hospedó en un hotel cuyo dueño era un inmigrante inglés.

Sorpresivamente, el hombre que se reinventó no dejó grandes riquezas sino 5,000 dólares a su esposa Maude.

Pocos años después, su esposa e hijos se mudaron a México.

La prensa afroestadounidense reseñó su muerte resaltando su verdadero origen, pero Jacoby destaca que, en lugar de juzgarlo, se coló una cierta celebración de su vida.

“(…) Por el hecho de que su vida fue espectacular, llena de ambiciones a lo grande entre los más grandes del mundo, debemos sentir cierto grado de satisfacción al darnos cuenta de que él era de los nuestros“, destacó entonces el diario Dallas Express.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=CpXyvmEz-ts

https://www.youtube.com/watch?v=JGg3BXeb_Gc&t=83s

https://www.youtube.com/watch?v=82qlWHpSRaw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.