close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Gobierno de EPN cerró con la cifra más baja de cuentas congeladas por lavado desde 2015

De enero a octubre del presente año, la UIF ha bloqueado 5 mil 325 millones de pesos por presunto lavado e investigado a 858 personas.
Cuartoscuro Archivo
13 de noviembre, 2019
Comparte

En 2018, último año de la administración del presidente Enrique Peña Nieto, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda bloqueó recursos por 17 millones de pesos e investigó a 57 personas presuntamente relacionadas con operaciones de lavado de dinero y corrupción, las cifras más bajas de las que se tengan registro oficial desde 2015. 

Estos números contrastan con los 858 millones de pesos bloqueados y las 748 personas investigadas en 2016, y los 102 millones de pesos congelados y 457 personas indagadas en 2017, de acuerdo con los datos más actualizados de la UIF.

En la presente administración, sin embargo, de enero a octubre del presente año, la UIF informó que ha bloqueado 5 mil 325 millones de pesos por esta misma actividad e investigado a 858 personas.

En montos totales, la actual UIF ha bloqueado en 10 meses más recursos, en un 545%, que los tres últimos años de la administración de Enrique Peña Nieto, a pesar de que en dicho periodo se destaparon multimillonarios casos de corrupción como La Estafa Maestra, o los presuntos sobornos entregados a autoridades mexicanas por parte de la constructora brasileña Odebrecht

Entre las personas cuyas cuentas fueron congeladas por la actual UIF, por presuntas actividades de lavado de dinero y corrupción, se encuentran exfuncionarios como Rosario Robles, extitular de Sedesol y Sedatu, quien hoy enfrenta un proceso penal por La Estafa Maestra; Emilio Zebadúa, exoficial mayor de Rosario Robles;  y Emilio Lozoya, exdirector de Pemex prófugo de la justicia tras ser acusado de recibir sobornos millonarios de la constructora Odebrecht. 

También está en la lista Carlos Romero Deschamps, exlíder del sindicato petrolero de Pemex acusado de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.

Las pruebas contra un líder sindical

Durante su intervención en la conferencia titulada: “Corrupción, lavado de dinero y elecciones” que se celebró en el Tribunal Electoral de la Ciudad de México, el actual titular de la UIF, Santiago Nieto, habló sin mencionar nombres sobre al caso de un líder sindical prófugo de la justicia quien fue investigado por la instancia a su cargo, el esquema de presuntos sobornos del extitular de Pemex, Emilio Lozoya, y la trama detectada en el financiamiento del documental “Populismo en América Latina”. 

En el caso del líder sindical, Nieto aseguró que ese caso muestra cómo se ejerció presión desde un órgano sindical para que sus integrantes votaran por una corriente política en la campaña de 2012, en la que el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, fue elegido presidente. 

“Se trata de un caso de corrupción sindical”, dijo el funcionario. Se revela la “presión a los trabajadores para que voten por una visión política violentando todas las normas de libertad sindical”.

No solo eso. Reveló que en ese caso se identificó cómo este sujeto que ganó 140 mil pesos durante un año, unos 11 mil 600 pesos al mes, compró dos bienes inmuebles por más de 10 millones cada uno, gastó en tarjeta de crédito 10 millones; gastó 32 millones en vehículos, 4 millones en otros vehículos de lujo, y la operativa en efectivo que van de 10 millones en retiros. Unos 76 millones de pesos en total.

“Toda esta operación, si uno la va juntando, no salen las cuentas”, recalcó Nieto, quien añadió que se trata de un caso en el que se muestra que “por mucho que se quiera esconder la mano que ejerce el acto de corrupción, siempre la mano que gasta es la mano que se visibiliza”.

En cuanto al caso de Odebrecht y Emilio Lozoya, exdirector de Pemex que cuenta con órdenes de aprehensión por presuntos sobornos de la constructora brasileña para favorecerla con jugosos contratos de obra pública en el gobierno de Peña Nieto, el titular de la UIF presentó un complejo diagrama con las conexiones entre empresas offshore creadas en Islas Vírgenes, transferencias bancarias desde Suiza, y depósitos millonarios en las cuentas de Lozoya y su madre, Gilda Austin.

“Es un tema relacionado con redes de corrupción”, planteó Nieto, quien como resultado de esta investigación interpuso una denuncia ante la Fiscalía General de la República (FGR), que el pasado 4 de noviembre derivó en que la madre de Emilio Lozoya se convirtiera en la primera persona en México vinculada a proceso por el caso Odebrecht, acusada por lavado de dinero y asociación delictuosa.  

Flujo de recursos al extranjero, el reto a investigar

Además de las cuentas bloqueadas y las investigaciones en curso, Nieto reconoció que el problema que están teniendo actualmente para investigar los temas de corrupción es el flujo de recursos que van a parar al extranjero.

“Es interesante cómo durante los últimos años se ha incrementado el número de adquisiciones de bienes en Estados Unidos y en Europa, particularmente en Barcelona y Madrid, de gente vinculada con la clase política mexicana. Esto es un tema de corrupción”.

En relación al trabajo que hace la instancia a su cargo con otras dependencias, el funcionario informó que han colaborado en 71 casos  con dependencias como la Fiscalía General de la República y otras fiscalías estatales, como la de Jalisco y Tamaulipas; la Secretaría de la Función Pública, y la Fiscalía Especial de Delitos Electorales (Fepade).

En esas 71 vistas, la Unidad pidió que se investigaran las cuentas de 101 personas físicas, entre las que hay 52 servidores públicos, y 117 empresas. 

Por otra parte, Santiago Nieto adelantó que para finales de este mes de noviembre presentarán la Estrategia Nacional Anti-Lavado de dinero.

Esta estrategia estará centrada en combatir riesgos emergentes en la presente administración, como el robo de hidrocarburos y su venta clandestina; la pornografía infantil y la trata de personas a través de plataformas digitales en internet; el hackeo de instituciones de banca y financieras; y la llegada a México de precursores químicos como el fentanilo para la fabricación de drogas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cuál es la enfermedad detrás de la risa descontrolada de Joker, el villano interpretado por Joaquin Phoenix

Una de las características más siniestras de Joker —o el Guasón— es su risa histriónica que aparece en los momentos más inoportunos. El personaje en la película que se debe a una condición médica.
9 de octubre, 2019
Comparte

Advertencia: este artículo contiene detalles de algunas escenas de la película.

Nervioso, con la mirada asustada y la voz quebrada, Arthur Fleck, intenta componerse antes de empezar su rutina de comedia en vivo en un club de Ciudad Gótica.

Pero al Joker, como prefiere que lo llamen, no le salen las palabras: cuando intenta hablar, su boca explota en una risa aguda y forzada que no puede controlar.

Esas mismas carcajadas histriónicas, perturbadoras, son las que desbordan al personaje de la película “Joker” cuando, regresando del trabajo en el metro por la noche, vestido de payaso, es testigo involuntario del acoso a una mujer perpetrado por tres jóvenes de clase acomodada.

Asumiendo las risotadas como una afronta personal, los jóvenes le propinan una feroz golpiza. El comediante reacciona sacando un revolver de su bolsillo y matando a tiros a los tres.

A lo largo de la película, nos vamos enterando de que el “Guasón” (como se conoce también al emblemático villano de la serie Batman en algunos países de América Latina) padece algún tipo de enfermedad mental que no se especifica.

Para sobrellevar sus síntomas, toma siete tipos de medicación, escribe un diario, y visita regularmente a una asistente social.

Joker

Warner bros
En una de las escenas de la película en el que el Joker viaja en autobús, el Joker tiene uno de sus característicos ataques de risa que se prolonga por alguno segundos.

Y, en otra escena en la que se repite uno de esos ataques de risa descontrolada, esta vez en un autobús, presenta a sus interlocutores una tarjeta que explica que su risa inoportuna se debe una condición médica.

¿Pero existe realmente una enfermedad que pueda provocar esta reacción? ¿O se trata simplemente de un elemento más de esta historia de ficción que viene desde su estreno sembrando polémica?

Tumor benigno

La risa descontrolada e involuntaria sí es el síntoma de una serie de condiciones médicas y, en el caso del personaje interpretado por Joaquin Phoenix, puede tratarse de una “crisis de epilepsia gelástica”, le explica a BBC Mundo el doctor Francisco Javier López, coordinador del Grupo de Estudio de Epilepsia de la Sociedad Española de Neurología.

“Es un tipo de crisis epiléptica muy infrecuente. Se calcula que representa el 0,2% del total de todos los tipos de crisis epilépticas”.

Joaquin Phoenix

Getty Images
Phoenix se demoró meses hasta encontrar la risa adecuada para su personaje.

“La característica es que es una risa que aparece de forma inapropiada, y al paciente no le supone alegría sino que es inmotivada”, agrega.

La causa más frecuente de este tipo de epilepsia “es una pequeña tumoración en el hipotálamo que llamamos hamartoma hipotalámico, pero también puede deberse a otras causas como crecimientos tumorales en los lóbulos frontales o temporales”.

Por lo general, si tienen este clase de crisis, suelen tener otras más generalizadas que afectan a los pacientes con epilepsia.

“Las crisis gelásticas”, explica López, “suponen un estrés añadido, porque si uno tiene una crisis (de las otras) y pierde la conciencia, no pasa nada, pero si estás consciente y te ríes en situaciones inoportunas, eso provoca un sufrimiento importante”.

Este tipo de condición se suele controlar con fármacos antiepilépticos y, en algunos casos en los que resulta posible, con cirugía.

Si no se controla, un paciente puede tener crisis a diario, pero si se hace se pueden reducir a una o dos al mes o pueden desaparecer, dependiendo de cada caso.

Según le explicó López a BBC Mundo, es más común ver este problema en pacientes adultos, de más de 20 años, que en niños.

Violencia

Pese a que la incidencia es baja, el neurólogo recuerda por lo menos haber visto a tres pacientes con esta patología.

Uno, recuerda, trabajaba como abogado en un juzgado, y “antes de empezar un juicio le advertía al juez que padecía este trastorno y que probablemente tendría una crisis, ya que se tiende a tener más por el estrés“.

En cuanto a la violencia, que se va tornando cada vez más una parte intrínseca y profunda del personaje conforme avanza la película, López explica que no tiene vínculo alguno con esta enfermedad.

Por otra parte, aclara el neurólogo, la epilepsia gelástica no es la única condición que puede dar lugar a risas involuntarias y descontroladas.

Están también las patologías pseudobulbares, conocidas también como incontinencia afectiva, que pueden provocar episodios de risa o llanto, “pero son más típicas en pacientes ancianos con enfermedades neurodegenerativas”, señala.

“Son pacientes mayores en los estadios finales de sus enfermedades, que no sería el caso del Joker”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0erzbX0Kg3k&t=15s

https://www.youtube.com/watch?v=pVg29BThB0s

https://www.youtube.com/watch?v=1n31Ogeuvvw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.