Madre y hermana de Lozoya recibieron depósitos por 67 mdp en dos años, aunque dijeron ser maestra y estudiante
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Madre y hermana de Lozoya recibieron depósitos por 67 mdp en dos años, aunque dijeron ser maestra y estudiante

El depósito más cuantioso que recibió Gilda Austin fue por 5 mdp, en 2010; la hermana de Lozoya recibió 60 mdp en 2012, aunque aseguró que es estudiante. 
Cuartoscuro Archivo
5 de noviembre, 2019
Comparte

Gilda Austin, madre del exdirector de Pemex Emilio Lozoya, y su hija Gilda Susana Lozoya, recibieron en tan solo dos años depósitos por hasta 67 millones de pesos, a pesar de que la primera dijo que su actividad profesional es la de maestra particular, y la segunda declaró que es estudiante.

Así se dio a conocer en la audiencia inicial del caso, en la que un juez decidió vincular a proceso a Gilda Austin por considerar que la Fiscalía General de la República (FGR) tiene elementos suficientes para acusarla por los probables delitos de lavado de dinero y de asociación delictuosa, los cuales, en su conjunto, podrían sumar hasta 25 años de cárcel. Gilda Austin es la primera persona en México vinculada a proceso por este caso de corrupción con ramificaciones en múltiples países de América Latina. 

Durante la comparecencia del sábado pasado ante el juez Jesús Eduardo Vázquez, luego de ser extraditada de Alemania, país donde estuvo detenida tres meses a raíz de una orden de aprehensión que giró la justicia mexicana, la FGR acusó a Gilda Austin de ayudar a su hijo Emilio Lozoya a ocultar el dinero procedente de los presuntos sobornos que le habría pagado Odebrecht, a cambio de beneficiarlos con contratos durante la presidencia de Peña Nieto.

En el caso de la madre de Lozoya, la Fiscalía detalló que en 2009 una cuenta bancaria en México, cuyas últimas cinco cifras son 78154 y en la que también era cotitular su hijo Emilio Lozoya, recibió depósitos por al menos 7 millones 400 mil pesos. 

Los depósitos los realizó -vía banco suizo- la empresa fachada Tochos Holdings Limited, de la que es copropietario Emilio Lozoya y su hermana Gilda Lozoya. 

El dinero depositado por Tochos Holding a Gilda Austin procedía, según la investigación de la Fiscalía, de los sobornos pagados por Odebrecht al exdirector de Pemex, Emilio Lozoya.

El depósito más cuantioso que recibió Gilda Austin en su cuenta fue por 5 millones de pesos, el 16 de noviembre de 2010.

Y otro depósito por 185 mil dólares -2 millones 401 mil pesos mexicanos- se hizo el 23 de noviembre de 2012, días antes de que Emilio Lozoya fuera nombrado director general de Pemex tras participar en la campaña de Enrique Peña Nieto, quien a la postre fue electo presidente para el sexenio 2012-2018.

Estos ingresos millonarios contrastan con lo declarado por la propia Gilda Austin, quien refirió ante las autoridades hacendarias que su ocupación profesional es la de maestra de clases particulares.

“Los ingresos reportados en su cuenta bancaria no se corresponden con su actividad declarada de maestra particular”, acusó la Fiscalía ante la mirada impasible de Gilda Austin, que prácticamente no se pronunció en toda la audiencia por recomendación de su equipo jurídico.

Gilda Austin, además, declaró ante el fisco mexicano que en el año 2012 tuvo ingresos por “cero pesos”, a pesar de que ese año pasaron por su cuenta, al menos, 185 mil dólares americanos, unos 2 millones 401 mil pesos en moneda mexicana.

“Hay un marcado incumplimiento de deberes fiscales que muestran una intención dolosa de ocultar recursos que la señora Gilda Austin sabía que eran de procedencia ilícita”, insistió la Fiscalía, que preguntó en la audiencia cómo una maestra particular podría amasar tal cantidad de dinero, que además no declaró ante la Hacienda mexicana, ni tampoco en Alemania, país donde residía hasta su extradición. 

Precisamente, esta inconsistencia entre los ingresos y la actividad laboral de Gilda Austin, aunado al hecho de que no declaró los ingresos, fue uno de los motivos que llevó al juez a determinar que hay indicios suficientes para vincularla a proceso, e iniciarle un proceso judicial en el que se determinará si, como acusa la Fiscalía, ocultó dinero de los sobornos de Odebrecht y forma parte de una red delictiva integrada por su hijo, su hija, su nuera, y otra persona que la autoridad ministerial no precisó durante la audiencia.  

Estudiante y con millones de dólares en su cuenta

El caso de Gilda Austin y la presunta inconsistencia entre su actividad laboral y sus ingresos no es el único en la familia del exdirector de Pemex, quien actualmente se encuentra prófugo de la justicia por el caso Odebrecht.

De acuerdo con lo expuesto por la FGR, la hija de Gilda Austin y hermana de Emilio Lozoya era la beneficiaria de Latin America Asia Capital Holding LTD, una empresa offshore que recibió depósitos por hasta 3 millones 150 mil dólares -unos 60 millones de pesos, aproximadamente- entre abril y junio de 2012 de otra compañía vinculada a la constructora Odebrecht: Innovation Research Engineering.

La empresa Latin America Asia Capital Holding LTD, constituida en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes, tenía como accionista y “única beneficiaria” a Gilda Lozoya Austin. 

En este caso, la inconsistencia entre la ocupación -estudiante- y la abultada cuenta bancaria de Gilda Lozoya fue motivo de sospecha en el Banco Gonet & Cie, donde se encontraba abierta la cuenta de Latin America Asia Capital Holding LTD. 

El banco, tras un análisis de las transferencias bancarias de la compañía -que excedían los 300 mil dólares permitidos- y del perfil de la “estudiante” Gilda Lozoya Austin, decidió clausurar la cuenta el 22 de junio de 2012 y emitir alertas por posible lavado de dinero. 

“La hermana (de Emilio Lozoya) dijo que era estudiante, pero recibió millones de dólares en su cuenta. Hay elementos para que pueda ser considerada como testaferro (de Emilio Lozoya)”, acusó el ministerio público, haciendo referencia a que Gilda Lozoya podría ser una prestanombres de su hermano Emilio.

“No es ilegal tener dinero en una cuenta bancaria”

Por su parte, la defensa de Gilda Austin, encabezada por el abogado Javier Coello Trejo, quien también defiende a Emilio Lozoya, calificó como “irrisorios” los elementos de prueba presentados por la Fiscalía. 

“Recibir 185 mil dólares en tu cuenta bancaria no es algo ilícito”, expuso la defensa, que señaló que ese dinero depositado en la cuenta de Gilda Austin y de Emilio Lozoya provenía de una relación comercial lícita “entre particulares” por unas asesorías financieras que Lozoya habría dado a Odebrecht para acceder al mercado mexicano, antes de que Lozoya fuera funcionario de Gobierno a finales de 2012. 

“Es dinero lícito, no son sobornos”, sostuvo Javier Coello Trejo.

“Es irrisorio que esté imputada esta mujer (Gilda Austin)”, añadió su equipo de litigio, que aseguró que no “no hay prueba alguna” que demuestre que la madre de Emilio Lozoya supiera que los depósitos recibidos en su cuenta por más de 7 millones de pesos provenían de Odebrecht, ni de empresas fachadas constituidas en paraísos fiscales.

Además, Javier Coello Trejo expuso que los 185 mil dólares que recibió Gilda Austin fueron utilizados para el pago de sus impuestos.

“La FGR no investigó a quién se pagó con ese dinero. Pues bien, fue parra pagar a un notario”, dijo Coello Trejo, aunque la Fiscalía reviró asegurando que no hay ninguna prueba de que ese dinero se usara para tal fin. 

Arraigo domiciliario y retiro de pasaporte

A pesar de los argumentos del equipo de abogados de Gilda Austin, la madre de Emilio Lozoya se convirtió desde el sábado pasado en la primera persona vinculada a proceso en México por los sobornos millonarios del caso Odebrecht. 

El juez de control Jesús Eduardo Vázquez decretó la vinculación por los probables delitos de lavado de dinero y de asociación delictuosa, y dictó, además, tres medidas cautelares para que evitar que la mujer, de 71 años, pueda sustraerse de la justicia: arraigo domiciliario, retiro del pasaporte, y vigilancia policial las 24 horas, tanto en el exterior como en el interior de su domicilio. 

Ahora, la Fiscalía tendrá un plazo de seis meses para presentar pruebas complementarias del caso. Durante ese tiempo, Gilda Lozoya permanecerá recluida en su domicilio. 

La vinculación a proceso no implica culpabilidad ni inocencia. Lo que significa es que el juez vio indicios suficientes para que se abra una investigación y un proceso judicial que culminará con un juicio donde se determinará la culpabilidad o inocencia de la persona imputada. 

Hasta ahora, la Fiscalía está imputando a Gilda Austin por el depósito recibido de 185 mil dólares en noviembre de 2012, aunque durante la audiencia advirtió que aún puede ampliar la imputación por otros depósitos recibidos en su cuenta. 

No obstante, los presuntos sobornos del caso Odebrecht van mucho más allá: de acuerdo con las investigaciones del Ministerio Público, Emilio Lozoya habría recibido de Odebrecht sobornos por 9.15 millones de dólares. Mientras que de la empresa Altos Hornos, habría recibido otros sobornos por 3.4 millones de dólares, sumando entre ambos casos más de 12.5 millones de dólares.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Quién era el "Popeye", la mano derecha de Pablo Escobar, y cómo se convirtió en celebridad

Jhon Jairo Velásquez, más conocido como "Popeye", falleció en la madrugada de este 6 de febrero a causa de un cáncer terminal al esófago.
6 de febrero, 2020
Comparte

Uno de los sicarios más famosos de Pablo Escobar falleció en la madrugada de este 6 de febrero a causa de un cáncer terminal al esófago.

Jhon Jairo Velásquez, más conocido como “Popeye”, se encontraba hospitalizado desde el 31 de diciembre de 2019, según informó el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario de Colombia (INPEC).

El hombre fue capturado el 25 de mayo de 2018 y desde entonces cumplía condena por los delitos de extorsión y concierto para delinquir. La Fiscalía de Colombia lo vinculó con grupos de extorsión en la ciudad de Medellín.

 

Antes ya había pasado más de 23 años preso por su rol en el Cartel de Medellín, por el que se le atribuyen decenas de asesinatos (algunos medios señalan que hasta 300).

Una vez liberado, Popeye se convirtió en un activo usuario de redes sociales como Twitter y YouTube.

Previo a ser capturado nuevamente, hizo campaña a favor del actual presidente de Colombia, Iván Duque, y fustigó al postulante izquierdista Gustavo Petro.

Popeye en protesta contra Santos

AFP
Después de salir de la cárcel, Popeye se convirtió en comentarista de la política y crítico del proceso de paz con las FARC.

De la Armada a La Catedral

John Jairo Vásquez Velásquez nació en 1962 en un pequeño pueblo de Antioquia, Yarumal, como el cuarto hijo de un matrimonio de clase media.

Le decían “Popeye” por su mentón pronunciado, el cual se operó entre otras cirugías que al final ya eran evidentes.

Estuvo en la Armada y en la Policía hasta que un día fue a la hacienda Nápoles, la finca de Escobar.

En 2009, le dijo a la revista Don Juan: “Un día un ingeniero amigo me dijo que lo acompañara a una finca donde debía realizar un trabajo. Fuimos a la hacienda Nápoles y vi armas, mujeres bellas y animales exóticos y pensé: ‘esto es lo mío'”.

“Vi a ese señor (Pablo Escobar) y sinceramente vi a Dios. Desde ese momento hice todo lo que estuvo a mi alcance por estar cerca de él. Luego me convertí en conductor de su organización y después integré la banda de sicarios que trabajaba para el Cartel”.

Según declaraciones de miembros de la policía, Popeye era uno de los sicarios más difíciles de capturar.

Nunca lograron dar con él, pero entró a la cárcel en 1991 cuando Escobar negoció su entrega con el gobierno a cambio de una prisión hecha a su medida, conocida como La catedral.

Un año después, Popeye y Escobar se fugaron.

Popeye siendo fotografiado por fans

AFP
Con el tiempo, Popeye se convirtió en celebridad.

Testigo preferencial

Durante los últimos años, su historia fue contada en decenas de series, libros y perfiles periodísticos que usaban sus recuerdos para construir el personaje.

La confesión de sus crímenes ante la justicia colombiana le valió reducciones de penas, porque entre ellas se encontraban cruciales asesinatos como el del candidato presidencial Luis Carlos Galán, el periodista Guillermo Cano y la voladura de un avión de Avianca en 1989 que dejó 110 muertos.

Esa condición de testigo preferencial le redujo condenas, pero lo obligó a estar aislado durante años y le costó decenas de torturas y atentados de muerte.

Solía contar que el crimen que más le costó realizar fue el de Wendy Chavarriaga Gil, una amante de Escobar de la que él se había enamorado. Pero, al parecer, era informante de las autoridades.

Cómo se convirtió en celebridad

Popeye se convirtió en una celebridad cuando, entre 2010 y 2012, aparecieron series y libros que popularizaron la historia de Escobar.

Sebastián Marroquín, el hijo más famoso de Escobar, suele argumentar que Popeye era un “sicario más” que vive de “mentiras” para realzar su figura.

En la serie “El patrón del mal”, de 2012, Popeye es representado por un sangriento personaje llamado “El marino”. Vásquez dolía decir que la producción se quedaba corta en cuanto a su maldad real.

Popeye firma autógrafo

AFP
Gracias a sus opiniones políticas, muchos colombianos lo empezaron a admirar.

El periodista Rafael Poveda le hizo una serie de entrevistas, “Las confesiones de Popeye”, que hoy cuentan con cientos de miles de reproducciones en YouTube.

En 2014, Popeye salió de la cárcel y se dedicó a comentar noticias y aprovechar su habilidad para contar historias en las redes sociales.

Su canal de YouTube, Popeye Arrepentido, se hizo viral y en él manifestó su apoyo al expresidente Álvaro Uribe y su crítica a Gustavo Petro, la cual le valió denuncias penales que casi lo devuelven a la cárcel.

Popeye escribió tres libros y un guión para una serie que no se ha estrenado.


Análisis de Daniel Pardo, corresponsal de BBC Mundo en Colombia

Quizá nadie aprovechó tanto como Popeye la demanda de las audiencias por historias de narcotraficantes.

En el 2010, Popeye no era una figura recordada a nivel nacional hasta que aparecieron las series y libros que volvieron a realzar su figura.

El sicario usó esa plataforma, el perdón de algunas de sus víctimas y su capacidad retórica para convertirse en un prominente comentarista de la realidad nacional.

Sus opiniones conectaron con la de algunos colombianos críticos del proceso de paz que ven en el uso de la fuerza la única manera de resolver los problemas del país.

La veracidad de sus relatos ha sido cuestionada por algunos periodistas y la familia misma de Escobar, pero lo cierto es que Popeye murió sin que algunos de sus delitos más graves fueran del todo esclarecidos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ZxEkMGziyDU

https://www.youtube.com/watch?v=h_owvq-IB6U

https://www.youtube.com/watch?v=OVd1oYV3Qbc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts