Madre y hermana de Lozoya recibieron depósitos por 67 mdp en dos años, aunque dijeron ser maestra y estudiante
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

Madre y hermana de Lozoya recibieron depósitos por 67 mdp en dos años, aunque dijeron ser maestra y estudiante

El depósito más cuantioso que recibió Gilda Austin fue por 5 mdp, en 2010; la hermana de Lozoya recibió 60 mdp en 2012, aunque aseguró que es estudiante. 
Cuartoscuro Archivo
5 de noviembre, 2019
Comparte

Gilda Austin, madre del exdirector de Pemex Emilio Lozoya, y su hija Gilda Susana Lozoya, recibieron en tan solo dos años depósitos por hasta 67 millones de pesos, a pesar de que la primera dijo que su actividad profesional es la de maestra particular, y la segunda declaró que es estudiante.

Así se dio a conocer en la audiencia inicial del caso, en la que un juez decidió vincular a proceso a Gilda Austin por considerar que la Fiscalía General de la República (FGR) tiene elementos suficientes para acusarla por los probables delitos de lavado de dinero y de asociación delictuosa, los cuales, en su conjunto, podrían sumar hasta 25 años de cárcel. Gilda Austin es la primera persona en México vinculada a proceso por este caso de corrupción con ramificaciones en múltiples países de América Latina. 

Durante la comparecencia del sábado pasado ante el juez Jesús Eduardo Vázquez, luego de ser extraditada de Alemania, país donde estuvo detenida tres meses a raíz de una orden de aprehensión que giró la justicia mexicana, la FGR acusó a Gilda Austin de ayudar a su hijo Emilio Lozoya a ocultar el dinero procedente de los presuntos sobornos que le habría pagado Odebrecht, a cambio de beneficiarlos con contratos durante la presidencia de Peña Nieto.

En el caso de la madre de Lozoya, la Fiscalía detalló que en 2009 una cuenta bancaria en México, cuyas últimas cinco cifras son 78154 y en la que también era cotitular su hijo Emilio Lozoya, recibió depósitos por al menos 7 millones 400 mil pesos. 

Los depósitos los realizó -vía banco suizo- la empresa fachada Tochos Holdings Limited, de la que es copropietario Emilio Lozoya y su hermana Gilda Lozoya. 

El dinero depositado por Tochos Holding a Gilda Austin procedía, según la investigación de la Fiscalía, de los sobornos pagados por Odebrecht al exdirector de Pemex, Emilio Lozoya.

El depósito más cuantioso que recibió Gilda Austin en su cuenta fue por 5 millones de pesos, el 16 de noviembre de 2010.

Y otro depósito por 185 mil dólares -2 millones 401 mil pesos mexicanos- se hizo el 23 de noviembre de 2012, días antes de que Emilio Lozoya fuera nombrado director general de Pemex tras participar en la campaña de Enrique Peña Nieto, quien a la postre fue electo presidente para el sexenio 2012-2018.

Estos ingresos millonarios contrastan con lo declarado por la propia Gilda Austin, quien refirió ante las autoridades hacendarias que su ocupación profesional es la de maestra de clases particulares.

“Los ingresos reportados en su cuenta bancaria no se corresponden con su actividad declarada de maestra particular”, acusó la Fiscalía ante la mirada impasible de Gilda Austin, que prácticamente no se pronunció en toda la audiencia por recomendación de su equipo jurídico.

Gilda Austin, además, declaró ante el fisco mexicano que en el año 2012 tuvo ingresos por “cero pesos”, a pesar de que ese año pasaron por su cuenta, al menos, 185 mil dólares americanos, unos 2 millones 401 mil pesos en moneda mexicana.

“Hay un marcado incumplimiento de deberes fiscales que muestran una intención dolosa de ocultar recursos que la señora Gilda Austin sabía que eran de procedencia ilícita”, insistió la Fiscalía, que preguntó en la audiencia cómo una maestra particular podría amasar tal cantidad de dinero, que además no declaró ante la Hacienda mexicana, ni tampoco en Alemania, país donde residía hasta su extradición. 

Precisamente, esta inconsistencia entre los ingresos y la actividad laboral de Gilda Austin, aunado al hecho de que no declaró los ingresos, fue uno de los motivos que llevó al juez a determinar que hay indicios suficientes para vincularla a proceso, e iniciarle un proceso judicial en el que se determinará si, como acusa la Fiscalía, ocultó dinero de los sobornos de Odebrecht y forma parte de una red delictiva integrada por su hijo, su hija, su nuera, y otra persona que la autoridad ministerial no precisó durante la audiencia.  

Estudiante y con millones de dólares en su cuenta

El caso de Gilda Austin y la presunta inconsistencia entre su actividad laboral y sus ingresos no es el único en la familia del exdirector de Pemex, quien actualmente se encuentra prófugo de la justicia por el caso Odebrecht.

De acuerdo con lo expuesto por la FGR, la hija de Gilda Austin y hermana de Emilio Lozoya era la beneficiaria de Latin America Asia Capital Holding LTD, una empresa offshore que recibió depósitos por hasta 3 millones 150 mil dólares -unos 60 millones de pesos, aproximadamente- entre abril y junio de 2012 de otra compañía vinculada a la constructora Odebrecht: Innovation Research Engineering.

La empresa Latin America Asia Capital Holding LTD, constituida en el paraíso fiscal de Islas Vírgenes, tenía como accionista y “única beneficiaria” a Gilda Lozoya Austin. 

En este caso, la inconsistencia entre la ocupación -estudiante- y la abultada cuenta bancaria de Gilda Lozoya fue motivo de sospecha en el Banco Gonet & Cie, donde se encontraba abierta la cuenta de Latin America Asia Capital Holding LTD. 

El banco, tras un análisis de las transferencias bancarias de la compañía -que excedían los 300 mil dólares permitidos- y del perfil de la “estudiante” Gilda Lozoya Austin, decidió clausurar la cuenta el 22 de junio de 2012 y emitir alertas por posible lavado de dinero. 

“La hermana (de Emilio Lozoya) dijo que era estudiante, pero recibió millones de dólares en su cuenta. Hay elementos para que pueda ser considerada como testaferro (de Emilio Lozoya)”, acusó el ministerio público, haciendo referencia a que Gilda Lozoya podría ser una prestanombres de su hermano Emilio.

“No es ilegal tener dinero en una cuenta bancaria”

Por su parte, la defensa de Gilda Austin, encabezada por el abogado Javier Coello Trejo, quien también defiende a Emilio Lozoya, calificó como “irrisorios” los elementos de prueba presentados por la Fiscalía. 

“Recibir 185 mil dólares en tu cuenta bancaria no es algo ilícito”, expuso la defensa, que señaló que ese dinero depositado en la cuenta de Gilda Austin y de Emilio Lozoya provenía de una relación comercial lícita “entre particulares” por unas asesorías financieras que Lozoya habría dado a Odebrecht para acceder al mercado mexicano, antes de que Lozoya fuera funcionario de Gobierno a finales de 2012. 

“Es dinero lícito, no son sobornos”, sostuvo Javier Coello Trejo.

“Es irrisorio que esté imputada esta mujer (Gilda Austin)”, añadió su equipo de litigio, que aseguró que no “no hay prueba alguna” que demuestre que la madre de Emilio Lozoya supiera que los depósitos recibidos en su cuenta por más de 7 millones de pesos provenían de Odebrecht, ni de empresas fachadas constituidas en paraísos fiscales.

Además, Javier Coello Trejo expuso que los 185 mil dólares que recibió Gilda Austin fueron utilizados para el pago de sus impuestos.

“La FGR no investigó a quién se pagó con ese dinero. Pues bien, fue parra pagar a un notario”, dijo Coello Trejo, aunque la Fiscalía reviró asegurando que no hay ninguna prueba de que ese dinero se usara para tal fin. 

Arraigo domiciliario y retiro de pasaporte

A pesar de los argumentos del equipo de abogados de Gilda Austin, la madre de Emilio Lozoya se convirtió desde el sábado pasado en la primera persona vinculada a proceso en México por los sobornos millonarios del caso Odebrecht. 

El juez de control Jesús Eduardo Vázquez decretó la vinculación por los probables delitos de lavado de dinero y de asociación delictuosa, y dictó, además, tres medidas cautelares para que evitar que la mujer, de 71 años, pueda sustraerse de la justicia: arraigo domiciliario, retiro del pasaporte, y vigilancia policial las 24 horas, tanto en el exterior como en el interior de su domicilio. 

Ahora, la Fiscalía tendrá un plazo de seis meses para presentar pruebas complementarias del caso. Durante ese tiempo, Gilda Lozoya permanecerá recluida en su domicilio. 

La vinculación a proceso no implica culpabilidad ni inocencia. Lo que significa es que el juez vio indicios suficientes para que se abra una investigación y un proceso judicial que culminará con un juicio donde se determinará la culpabilidad o inocencia de la persona imputada. 

Hasta ahora, la Fiscalía está imputando a Gilda Austin por el depósito recibido de 185 mil dólares en noviembre de 2012, aunque durante la audiencia advirtió que aún puede ampliar la imputación por otros depósitos recibidos en su cuenta. 

No obstante, los presuntos sobornos del caso Odebrecht van mucho más allá: de acuerdo con las investigaciones del Ministerio Público, Emilio Lozoya habría recibido de Odebrecht sobornos por 9.15 millones de dólares. Mientras que de la empresa Altos Hornos, habría recibido otros sobornos por 3.4 millones de dólares, sumando entre ambos casos más de 12.5 millones de dólares.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué es normal tener algún efecto secundario leve tras la vacunación contra la COVID

Es posible experimentar dolor de cabeza, fiebre o malestar. Los expertos dicen que esto es un proceso normal del sistema inmune.
Getty Images
15 de marzo, 2021
Comparte

Experimentar algún efecto secundario leve tras vacunarse contra el coronavirus es normal y hasta puede ser un signo de que la vacuna está funcionando.

Tras la inmunización, es posible que aparezca algo de fiebre, malestar, dolor o cansancio. Cada individuo puede experimentar uno de estos síntomas, una combinación de los mismos o ninguno.

Pero estos efectos secundarios desaparecen generalmente a las pocas horas o días.

La enfermedad es muchísimo peor que la inmensa mayoría de efectos secundarios de la vacuna. Las vacunas salvan vidas con un alto grado de protección”, le dice a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido.

Los expertos recomiendan estar alerta tras recibir la vacuna ya que, en caso de producirse una una reacción alérgica grave, esta ocurre a los pocos minutos y horas de la inoculación.

Esto último, sin embargo, está demostrando ser bastante poco probable.

De acuerdo a un estudio liderado por especialistas del Hospital General de Massachusetts, en Boston, Estados Unidos, la prevalencia de una reacción anafiláctica es de entre 2,5 y 11,1 casos por millón de dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo.

Y la mayoría de esos casos se da en pacientes con historial de alergias.

Dicha estadística puede variar ligeramente según el tipo de población o de vacuna, pero da una medida de lo poco probable que es desarrollar una reacción alérgica.

¿Qué tan común es desarrollar efectos secundarios y por qué los expertos lo consideran algo normal que no debe preocupar?

Reacción natural del organismo

Vacunación en Uganda.

Getty Images
Experimentar efectos secundarios es común y muchas veces es una señal de que el sistema inmune está respondiendo bien.

“Es difícil dar números concretos sobre qué tan probable será desarrollar un efecto secundario leve porque cada población o individuo responde de manera distinta”, aclara Julian Tang.

En Reino Unido, uno de los países más avanzados en la campaña de vacunación, una de cada 10 personas experimenta algún efecto adverso leve.

Pero esto, insisten los expertos, es algo “completamente normal”.

“La vacuna, al igual que un virus, no deja de ser un agente extraño que provoca que el organismo reaccione y produzca anticuerpos“, explica a BBC Mundo la doctora Josefina López, quien participa en la campaña de vacunación en Madrid, España.

“Para protegerse, el cuerpo genera una respuesta inflamatoria. Y eso puede hacer subir la temperatura y que aparezcan dolores y malestares. Es un proceso normal que puede ocurrir con cualquier vacuna, no solo con las del coronavirus”, agrega la especialista.

Para hacerse una idea, una respuesta inflamatoria también puede aparecer ante algo tan común como un golpe o herida.

“La inflamación es algo que el cuerpo también experimenta durante un impacto severo en la rodilla tras caerse. Entonces sientes dolor, enrojecimiento e hinchazón en la zona”, le explica a BBC Mundo el profesor Wilbur Chen, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos.

Persona vacunándose.

Getty Images
Uno de los efectos secundarios posibles es sentir incomodidad en el brazo vacunado.

En ese sentido, es normal “esperar que haya posibles efectos adversos no solo a una vacuna, sino también a un medicamento o incluso alimento. Hay que pensar en que estas reacciones como el indicio común de que la vacuna funciona. Cualquier síntoma se resolverá generalmente a los 2 o 3 días”, señala Chen.

¿Cuándo pueden desarrollarse los efectos secundarios?

Llevamos pocos meses de vacunación y eso implica que los estudios se actualizan constantemente.

Los efectos adversos en personas jóvenes pueden ser más notorios, lo cual no implica gravedad”, dice López.

Esto es porque “habitualmente las personas mayores experimentan un deterioro de la respuesta inmune que es normal al envejecer”, apunta Wilbur Chen.

En las vacunas que requieren dos dosis, como la de Pfizer, Moderna o Sputnik V, parece haber cierta inclinación a experimentar algún efecto secundario tras recibir la segunda dosis.

“La primera dosis genera una respuesta inmune media y la segunda la refuerza. Es por ello que la segunda genera una respuesta más robusta y se asocia más a experimentar algún efecto secundario”, explica a BBC Mundo el doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo, en Estados Unidos.

Jualian Tang también alerta que el tipo de síntomas puede ser magnificado por la percepción de los pacientes.

“Muchos pacientes, nerviosos o ansiosos por vacunarse, pueden experimentar algún dolor leve y luego reportarlo mayor de lo que es. La psique también influye”, dice el experto.

Centro de vacunación contra la covid-19 en Chile.

Getty Images
Los ancianos suelen experimentar menos efectos secundarios que personas más jóvenes.

¿Qué hacer entonces si se experimenta algún síntoma?

“En mi caso, cuando me vacuné con el compuesto AstraZeneca/Oxford, me dio un poco de fiebre y malestar y simplemente tomé paracetamol”, revela Julian Tang.

Antiinflamatorios como el paracetamol o el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar los efectos secundarios de las vacunas, aunque se recomienda consultar con un médico antes de tomarlos.

No es recomendable tomar estos medicamentos antes de vacunarse a modo preventivo.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en EE.UU. aconsejan aplicar una toalla limpia y húmeda y mover y ejercitar el brazo vacunado para aliviar cualquier posible incomodad.

En el caso de tener algo de fiebre, ayuda beber mucho líquido y vestir ligero.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.