Suprema Corte ordena a Fiscalía de SLP investigar de nuevo si muerte de Karla Pontigo fue feminicidio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Amnistía Internacional

Suprema Corte ordena a Fiscalía de SLP investigar de nuevo si muerte de Karla Pontigo fue feminicidio

Los ministros avalaron que se anule la investigación que observaba el fallecimiento como un accidente, que se investigue nuevamente con perspectiva de género
Amnistía Internacional
13 de noviembre, 2019
Comparte

La fiscalía de San Luis Potosí deberá volver a analizar el caso de la muerte de Karla Pontigo, esta vez con perspectiva de género. Los magistrados abren la puerta a examinar a las autoridades que participaron en una investigación irregular.

La Sala Primera de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) aceptó por unanimidad la reclamación de la familia de Karla del Carmen Pontigo Lucciotto, muerta el 29 de octubre de 2012 en San Luis Potosí. Los cuatro magistrados presentes en la audiencia avalaron el proyecto firmado por el ponente Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y que pide que se anule la investigación que observaba el fallecimiento como un accidente, que se investigue nuevamente con perspectiva de género y que se valore investigar, administrativa o penalmente, a las autoridades que participaron de las pesquisas.

Lee: Esta es la versión oficial de la muerte de Karla Pontigo para que se investigue feminicidio

La decisión llega después de siete años en los que Esperanza Lucciotto, madre de la víctima, ha peleado para demostrar que su hija no murió víctima de un accidente, sino que fue asesinada. 

Karla Pontigo tenía 22 años, había terminado sus carreras de estilista y sistemas computacionales y estudiaba masaje terapéutico. Todo ello lo compaginaba con trabajo en un spa y en la discoteca Play. Allí la iba a recoger todos los días su hermano. También el fatídico 28 de octubre en el que se la encontró malherida y en medio de un charco de sangre. Al principio, los empleados de seguridad no quisieron dejarle entrar al local.

Un día después, Karla Postigo estaba muerta. Y su familia comenzaba un calvario. Sus intentos por saber qué ocurrió con la joven se encontraron con las irregularidades y omisiones de fiscales, policías y jueces. 

Te puede interesar: Estado oculta feminicidios cometidos por crimen organizado y no investiga, acusan activistas de 23 entidades

La única tesis a la que se dio validez fue la del accidente. Según los investigadores de la Procuraduría General de Justicia de San Luis Potosí, Karla murió al chocar contra un cristal. Por este motivo, la investigación señaló al gerente del local por “homicidio culposo”, es decir, por cometer una imprudencia. Su familia siempre denunció que se trataba de un feminicidio. Ahora la justicia tendrá que iniciar nuevamente todas las investigaciones. 

“Me siento bien, contenta, pero con sentimientos encontrados”, dijo Esperanza Luciotto. La víspera mostraba confianza en la decisión de la Corte. Después de que los ministros le diesen la razón, la mujer sintió una alegría extraña. Tiene que ser difícil explicar ese sentimiento: satisfacción porque siete años después alguien te haga caso, pero todo dentro de la tragedia que es perder a una hija. 

Para sobrellevar la tensión, Luciotto se acompañó de Irinea Buendía, madre de Mariana Lima, la primera víctima de feminicidio cuyo caso tuvo que volver a ser investigado por mandato de la Corte Suprema, y Araceli Osorio, madre de Lesvy Berlín, asesinada por su pareja en 2017 y víctima también de un irregular proceso judicial en el que se puso en cuestión la versión de que la mataron por el hecho de ser mujer. 

“Ella entiende el dolor tan grande que siento”, dijo.

“Ahora hay que ver cómo va a trabajar la Procuraduría, cómo va a trabajar la Fiscalía y que se pongan a hacer lo que les dijeron”, añadió Lucciotto.

En realidad, el camino que tiene por delante es tremendamente complejo. Implica desandar siete años de investigación irregular y regresar al punto en el que ministeriales, fiscales y policías no hicieron bien su trabajo. 

“Ahora vamos empezando con esa justicia que hemos estado luchando, para que ahora sí nos la den de verdad”, dijo.

Animal Político consultó a la Fiscalía de San Luis Potosí sobre los pasos a dar en los próximos meses, así como sobre el estado de la investigación derivada de la recomendación de la CNDH 55/2015, en la que se llega a señalar a ocho funcionarios públicos. Al cierre de la nota no había recibido respuesta. 

Lo que tiene Esperanza Lucciotto por delante no es fácil pero, al menos, la Corte le ha dado la razón. Ahora lo que toca es “reiniciar la investigación”, explica Ana Sandra Salinas Pérez, abogada de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho. 

El primer paso es que la Suprema Corte elabore un documento llamado “engrose”, en el que se notifica a todas las partes la sentencia. A partir de ahí, dice la abogada, “comienza la etapa de cumplimiento”. 

Por una parte, toca a la Fiscalía revisar todo lo que no hizo desde aquel 28 de octubre de 2012, en el que Karla apareció en la discoteca Play en un charco de sangre. Por otro lado, la familia podrá intervenir en las pesquisas, ya que la sentencia ordena que sean consideradas como lo que son, como víctimas. 

“Estamos viviendo un momento de cambios. Entonces era Procuraduría, ahora es Fiscalía, hay una transformación en cómo es la procuración de justicia”, dijo.  La abogada demanda equipos interdisciplinarios que puedan agilizar las investigaciones y transparencia hacia los familiares. “Ya no van a poder decir que nos niegan información porque está clasificada”, dijo. 

“Una medida de reparación es en sí mismo conocer la verdad y la Corte lo deja claro, que lo que ha habido es una simulación de la justicia”, afirmó. Al mismo tiempo, reivindicó que se conozca qué ocurrió en los últimos momentos de vida de Karla, pero también en el hospital, cuando la familia de la víctima fue coaccionada para donar sus órganos. 

La sentencia también ordena analizar el papel de las autoridades. Y esto también corresponderá a la Fiscalía, ya que, según la abogada, no es necesario crear nuevos grupos. “Queremos que se haga investigación efectiva, eficaz, y si alguien incurrió en comisión de delito o responsabilidad administrativa, se le sancione”, sentenció.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Dijeron que si no nos callábamos nos violarían": testimonios de manifestantes en Irán

La BBC habló con iraníes detenidos por las fuerzas de seguridad durante las protestas que se desataron en todo el país.
28 de septiembre, 2022
Comparte

“Me pusieron en el suelo y un agente me colocó una bota en la espalda. Me pateó en el estómago, me ató las manos, me levantó de los brazos y luego me empujó a una camioneta”.

Maryam, una manifestante de 51 años, describió así el momento en que las fuerzas de seguridad iraníes la detuvieron.

La mujer fue arrestada la semana pasada en el centro de Teherán, durante las protestas que se han extendido por todo Irán desde la muerte el 16 de septiembre de Mahsa Amini, la joven de 22 años que fue detenida por la “policía moral” en la capital iraní el 13 de septiembre por presuntamente violar las estrictas reglas del hiyab (pañuelo que cubre la cabeza).

La policía sostiene que colapsó en un centro de detención después de sufrir un ataque al corazón, pero su familia alega que los agentes le golpearon la cabeza con una porra y la golpearon contra uno de sus vehículos.

Las protestas provocadas por su muerte, encabezadas principalmente por mujeres, comenzaron con demandas para poner fin a las leyes obligatorias sobre el hiyab.

Pero ahora se han convertido en manifestaciones a nivel nacional contra los líderes de Irán y todo el establecimiento clerical.

Comandantes “despiadados”

A pesar de la interrupción generalizada de internet, se han seguido publicando en las redes sociales videos de manifestantes arrestados por las fuerzas de seguridad iraníes.

“Es peor que lo que ves en estos videos”, dijo Maryam, que no es su nombre real.

“Escuché a uno de los comandantes ordenar a sus soldados que fueran despiadados. Las mujeres agentes son (igualmente) horribles. Una de ellas me abofeteó y me llamó espía israelí y prostituta”.

La BBC ha visto videos en los que se observa a los comandantes ordenando a los agentes de la policía antidisturbios que “no se apiaden de los manifestantes y les disparen”.

La lápida de Mahsa Amini

BBC
La lápida de Mahsa Amini apareció en las redes sociales.

Otros videos verificados por la BBC parecen mostrar a las fuerzas de seguridad disparando municiones reales a los manifestantes y arrestando a los que pueden atrapar.

Según los medios estatales, más de 40 personas han muerto durante los disturbios. Los grupos de derechos humanos reportan un número mayor de muertos.

Las autoridades no han compartido el número total de personas que han sido arrestadas.

Sin embargo, el fiscal jefe de Mazandaran, una provincia al norte de Teherán, dijo que al menos 450 manifestantes fueron detenidos solo allí.

Los grupos de derechos humanos dicen que miles de manifestantes están siendo detenidos.

“Empujé a un agente de seguridad hacia atrás y traté de huir, pero muy pronto llegó una segunda persona y una tercera”, cuenta Sam, un joven manifestante de una ciudad importante. “Después de unos segundos, más de 15 agentes me golpeaban sin piedad“.

Y agregó: “Sentí el sabor de la sangre en mi boca y los golpes de una pistola eléctrica en mi cuerpo. Me pusieron en el suelo, me ataron los brazos a la espalda y amarraron mis pies con los cordones de los zapatos”.

“Uno de los soldados me dio una patada en el ojo izquierdo mientras me llevaba (al lugar) donde tenían a los demás detenidos”.

Las “valientes” jóvenes

El presidente Ebrahim Raisi se comprometió a “tratar con decisión” las protestas, que ahora se han extendido a la mayoría de las 31 provincias de Irán.

Para muchos iraníes, Raisi está asociado con las ejecuciones masivas de miles de presos políticos en la década de 1980, cuando era uno de los cuatro jueces que formaban parte de tribunales secretos que los condenaban a muerte.

“Me pusieron a mí ya los otros detenidos en el piso de un autobús uno encima del otro durante una hora y media”, señala Sam.

“Estaba pensando en el papel de Raisi en la ejecución de los presos políticos, y por un momento pensé que podrían ejecutarme“.

Raisi ha insistido en que los ejecutados en la década de 1980 fueron condenados de acuerdo con la ley iraní.

Y aunque el presidente está a cargo en última instancia de la policía antidisturbios y otras fuerzas del orden, no hay evidencia de que les haya ordenado matar a las personas involucradas en las protestas de este mes.

Las mujeres han estado al frente de las protestas

Social media
Las mujeres han estado al frente de las protestas, y muchas se quitaron el hiyab o lo quemaron.

Maryam dijo que las personas detenidas junto a ella continuaron protestando mientras eran trasladadas a una de las principales instalaciones del Cuerpo de Guardias de la Revolución Islámica (CGRI).

“Había otras chicas conmigo en la camioneta, pero eran mucho más jóvenes”, dijo. “Cuando vi lo valientes que eran, me compuse. Comenzaron a ayudarme”.

“Estaban gritando y burlándose de los oficiales. Esta generación es diferente a la mía. No tienen miedo”.

Fotos y videos verificados por la BBC mostraban a los familiares de los manifestantes arrestados haciendo fila frente a la mal reputada prisión de Evin en el norte de Teherán.

Estaban esperando conocer información sobre los detenidos o presentar documentos para asegurar su libertad bajo fianza.

Una persona le dijo a la BBC que las autoridades les habían advertido que no hicieran público el arresto de su familiar “o su situación empeoraría”.

Las familias de los manifestantes arrestados esperando frente a un centro de detención

BBC
Familias de los manifestantes arrestados esperando frente a un centro de detención para recibir información sobre sus familiares.

Pero no todos fueron trasladados a los principales centros de detención. Muchos están recluidos en pequeñas comisarías e instalaciones del CGRI, muchas de los cuales son desconocidas para el público.

“Nos trasladaron a una pequeña comisaría. No estaban preparados para recibir a tanta gente”, le contó Maryam a la BBC. “Pusieron al menos a 60 mujeres, incluyéndome a mí, en una habitación pequeña. Estábamos de pie una al lado de la otra y no podíamos sentarnos ni movernos“.

“Dijeron que no podíamos usar el baño y que si teníamos hambre podíamos comer nuestras heces”.

“Después de casi un día, cuando gritamos y protestamos dentro de la habitación, comenzaron a amenazarnos con que si no nos callábamos, nos violarían”.

“Manteniendo el ánimo alto”

Otra mujer arrestada en una de las ciudades del sur de Irán le dijo a la BBC que mujeres agentes de seguridad habían hecho amenazas de agresión sexual.

“La agente que nos estaba registrando en el centro de detención preguntó mi nombre y me llamó prostituta”, dijo Fereshteh, que no es su nombre real.

“Cuando me quejé, ella dijo que si continuaba le pediría a uno de los hermanos (guardias masculinos de la prisión) que hiciera lo que quisiera (conmigo)”.

Behzad, un manifestante que estuvo arrestado en un importante centro de detención en Teherán, señala: “Mantuvieron a más de 80 personas en una pequeña habitación. Todos estábamos furiosos y doloridos”.

Confiscaron nuestros teléfonos móviles y revisaron nuestras fotos, videos y mensajes para ver si habíamos compartido alguna noticia de la protesta. Si era así, (dijeron que) la iban a agregar a nuestros archivos”.

“A la mañana siguiente, un juez vino a recibirnos. Retiraron los cargos y liberaron a la mayoría de los adolescentes”.

“Pero con los adultos el juez hizo preguntas breves y decidió nuestro destino con base en esa breve sesión judicial”.

Behzad dijo que alrededor del 10% de las personas con las que estuvo detenido fueron liberadas sin cargos, mientras que el resto fue liberado bajo fianza.

Otro manifestante que estuvo en custodia durante dos días en Teherán le dijo a la BBC que, a pesar de las “hostilidades”, los detenidos más jóvenes habían tratado de “mantener el ánimo en alto”.

“Estuve con manifestantes menores de 25 años. Algunos tenían sangre en la cara, pero estaban sonriendo, charlando y bromeando”.

“Uno de ellos me pidió que sonriera y agregó: ‘Salimos victoriosos porque tenemos razón'”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.