Caso Abril Pérez Sagaón: las pistas y dudas a una semana del crimen
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Caso Abril Pérez Sagaón: las pistas y dudas a una semana del crimen

El Senado hará un pronunciamiento para pedir que se indague a tribunal que revisó a jueces. El Ministerio Público carecía de análisis de arma y de perfil de riesgo del exesposo en agresión previa al feminicidio.
Cuartoscuro
3 de diciembre, 2019
Comparte

La investigación por el feminicidio de Abril Pérez Sagaón cumplió una semana sin pruebas que confirmen aún el móvil o identidad de los responsables. Pese a que públicamente se ha señalado a su  exesposo Juan Carlos García Sánchez como sospechoso, tras haberla atacado en enero pasado, las autoridades todavía no tienen evidencia para sostener la acusación en contra suya o de alguien más.

Lo que la Procuraduría General de Justicia de Ciudad de México tiene claro, de acuerdo con autoridades consultadas, es que se trató de una agresión directa a cargo de dos personas muy posiblemente contratadas para ejecutar el homicidio. Entre las pistas que se revisan se encuentran los videos de cámaras de seguridad que captaron a los dos agresores para identificar las rutas de escape. Esta semana se prevén recabar algunas declaraciones.

Lee más: Exesposo de Abril pide esclarecimiento de crimen y ofrece colaborar con autoridades

En tanto, expertos en temas de violencia de género y derechos humanos piden que como parte de la revisión que se está haciendo del proceso judicial que derivó en la liberación del esposo de Abril días antes de su asesinato, se suspenda e indague al magistrado Superior, Héctor Jiménez López.

Ya que fue ese magistrado quien ratificó la decisión del juez Federico Mosco González de procesar a García solo por lesiones y violencia familiar, y no por intento de feminicidio en agravio de su esposa – como pedía el Ministerio Público – tras haberla golpeado con un bate mientras dormía. Además, dicho magistrado revocó la prisión preventiva que sí había mantenido el juez Mosco pese a la reclasificación del delito.

Hasta ahora el Consejo de la Judicatura capitalino solo se ha suspendido a los jueces de menor jerarquía: el propio Mosco González que inicialmente llevó el caso, y otro que cambió la medida siguiendo la instrucción que había dado el magistrado Jiménez López.

Se prevé que el Senado de la República emita este martes un pronunciamiento en el que requerirán que se indague a dicho magistrado y a otros implicados en la cadena de fallos de este caso.

El crimen: pistas e interrogantes

Lo que ya se tiene claro sobre el feminicidio es la forma en que ocurrió. Los perpetradores iban a bordo de una motocicleta, al menos uno de ellos con casco, quienes se emparejaron al automóvil Malibú color vino placas MX 232S2, en que el viajaba la víctima, y le dispararon en dos ocasiones hiriéndola letalmente en la nuca y la espalda.

El automóvil era conducido por Edgar “N” de 47 años, abogado de la víctima, mientras que en la parte trasera viajaban sus dos hijos de 16 y 14 años de edad. Todos venían de una audiencia en un juicio familiar y tenían programado viajar de regreso a su domicilio en Monterrey, Nuevo León, en un vuelo programado a las 11 de la noche. 

Lee: Suspenden e investigan al juez que propició la liberación del exesposo de Abril

En ese contexto los investigadores concluyeron que se trató de una agresión directa. Por la mecánica de los hechos y las circunstancias advierten que fue cometida por personas que tenían conocimiento tanto de que Pérez viajaría a la capital para la audiencia, así como de sus desplazamientos.

La principal línea apunta a que las personas en la motocicleta fueron contratados para cometer el crimen. 

Entre las interrogantes que intentan resolver las autoridades están la identidad de estas personas, es decir de los autores materiales, y de un posible autor intelectual. Se ha señalado públicamente al esposo de Abril Pérez como posible responsable, pero de ser el caso la investigación aún no clarifica cómo él pudo haber ordenado el crimen, o como lo pudo hacer un tercero.

De acuerdo con las fuentes consultadas, entre las principales pistas que se están siguiendo hay tres: los videos que captaron a los autores materiales del crimen y sus rutas de desplazamiento; los peritajes sobre las ojivas que dejaron los disparos; y el seguimiento a diversas comunicaciones privadas de las que no se quisieron dar mayores detalles.

En la Procuraduría capitalina confirmaron que se han recabado las declaraciones solo de los testigos del homicidio, pero esta semana se prevé recabar varias más. Se confirmó que el exesposo de Abril Pérez será citado a declarar, aunque no se detalló la fecha en que esto ocurrirá.

Eslabón clave perdido

El Consejo de la Judicatura anunció la suspensión de los jueces de control, Federico Mosco González y Luis Alejandro Díaz Antonio, con el objetivo de investigar su actuación en el proceso penal iniciado en contra del exesposo de Abril Pérez, Juan Carlos García Sánchez, luego de que ella lo denunciara por intentar asesinarla mientras dormía en enero pasado.

El organismo argumentó que analizará si dichos juzgadores actuaron de forma correcta: en el caso de Mosco González al no haber querido procesar al esposo de Abril por intento de feminicidio sino por dos delitos menores, y en el caso de Díaz Antonio al haber concluido que podría seguir el juicio en libertad. 

Sin embargo, no se anunció suspensión o indagatoria alguna en el caso del magistrado Héctor Jiménez López, quien tras una apelación promovida tanto por el esposo de Abril y por la Procuraduría ratificó que era correcto que no se procesara por feminicidio al implicado, y anuló además la prisión que se le había dictado, lo que a la postre derivó en su liberación.

En su resolución judicial, de la que este medio tiene copia, el magistrado ratifica – tras recalcar que lo hace con perspectiva de género – que no estaba probada “la intención” de García Sánchez de asesinar a su esposa, que no hay claridad del arma utilizada por los testimonios se contradicen, y que lo que si quedaba claro es que había “diferencias conyugales”, pero no actos que permitieran suponer que había una amenaza de muerte.

Karla Micheel Salas Ramírez, abogada penalista experta en derechos humanos y perspectiva de género, dijo que el magistrado debe ser investigado pues existen deficiencias en la referida resolución

“Es indignante que diga que está utilizando la perspectiva de género para resolver porque no es así. Los criterios de la Corte establecen una serie de obligaciones que no se siguieron o no se entienden como la responsabilidad de que el juez y magistrado puedan ordenar diligencias de oficio si hay deficiencias como lo que se sustenta sobre que no está clara el arma utilizada. Es evidente que la víctima no se había hecho las lesiones sola. Pero no puede solo ratificarse la reclasificación de un delito y ya” dice Salas.

Consideró en particular grave que el magistrado ratificara como una supuesta deficiencia el que Abril no informara que agredió a su esposo al defenderse. “Eso es producto de alguien que lo que realmente piensa es que se está en igualdad de condiciones y que no había una historia de violencia y sometimiento de este sujeto (el esposo)” añadió la abogada.

La abogada advirtió además que el caso de Abril no es un hecho aislado y que hay diversos antecedentes de este magistrado y de otros en diversas salas penales del Tribunales en donde las resoluciones carecen de mínima perspectiva de género.

Se prevé que el Senado emita hoy un pronunciamiento público en el que pedirá que se indague las posibles anomalías judiciales presentadas en el caso, incluida la actuación del referido magistrado.

Faltaron peritajes

Autoridades judiciales confirmaron que la Procuraduría capitalina no contaba con un dictamen pericial que ayudara a sustentar el perfil de riesgo que representaba García Sánchez para su esposa, elemento necesario para pedir que fuera mantenido bajo prisión preventiva de forma justificada.

Lo anterior ya que el delito que le imputó inicialmente la Procuraduría (tentativa de feminicidio) era de prisión preventiva automática, lo que no necesitaba de otro elemento para sustentarla. Pero al reclasificarse a uno de menor gravedad el Ministerio Público carecía de elementos para justificar que debía de mantenerse.

Los investigadores Anel Pineda y Alejandro Jiménez advirtieron ayer en este texto que el tipificar delitos “graves” para imponer prisiones automáticas, en vez de hacerlo sobre el perfil de los detenidos en cada caso, es una salida errónea que casos como el de Abril tienen consecuencias.

También se confirmó que como parte de la investigación la procuraduría no tenía exámenes periciales para probar científicamente que arma de utilizó en la agresión, aunque se dijo que se pensaba contar con ellos en un periodo de investigación complementaria.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El estudiante de medicina que se encontró el cadáver de su amigo en una clase de anatomía

La periodista y novelista nigeriana Adaobi Tricia Nwaubani escribe en este reporte especial para la BBC sobre la inquietante realidad detrás de algunos de los cuerpos "no reclamados" enviados a las escuelas de medicina del país.
4 de agosto, 2021
Comparte

La periodista y novelista nigeriana Adaobi Tricia Nwaubani escribe en este reporte especial para la BBC sobre la inquietante realidad detrás de algunos de los cuerpos “no reclamados” enviados a las escuelas de medicina de su país.

El estudiante de medicina Enya Egbe salió corriendo de su clase de anatomía llorando después de ver el cadáver con el que debía trabajar ese día.

No fue la reacción aprensiva de un joven ingenuo.

El estudiante de 26 años aún recuerda vívidamente la tarde de aquel jueves hace siete años en la Universidad de Calabar, en Nigeria, cuando estaba con sus compañeros de estudios alrededor de tres mesas de disección, con un cadáver en cada una.

Minutos después, gritó y corrió.

El cuerpo que su grupo estaba a punto de diseccionar era el de Divine, su amigo durante más de siete años.

“Solíamos ir a bailar juntos”, me dijo. “Había dos agujeros de bala en el lado derecho de su pecho”.

Oyifo Ana fue uno de los muchos estudiantes que salieron corriendo detrás de Egbe y lo encontraron llorando afuera.

“La mayoría de los cadáveres que usamos en la escuela tenían balas. Me sentí muy mal cuando me di cuenta de que algunas de las personas pueden no ser verdaderos criminales”, dice Ana.

Explicó que una mañana temprano había visto una camioneta de la policía cargada con cuerpos ensangrentados en su escuela de medicina, que tenía un depósito de cadáveres adjunto.

Egbe envió un mensaje a la familia de Divine, que resultó que había estado yendo a diferentes comisarías de policía en busca de su pariente después de que el joven y tres amigos fueran arrestados por agentes de seguridad cuando regresaban de una noche de fiesta.

La familia finalmente logró recuperar su cuerpo.

El impactante descubrimiento de Egbe puso de relieve tanto la falta de cadáveres disponibles en Nigeria para los estudiantes de medicina como lo que les puede pasar a las víctimas de la violencia policial.

Trauma

Entre los siglos XVI y XIX, por diferentes leyes en Reino Unido, se entregaban los cuerpos de los criminales ejecutados a las escuelas de medicina, un castigo que también promovió la causa de la ciencia.

En Nigeria, una ley actual entrega “cuerpos no reclamados” en depósitos de cadáveres del gobierno a las escuelas de medicina.

El estado también puede apropiarse de los cuerpos de los criminales ejecutados, aunque la última ejecución tuvo lugar en 2007.

Enya Egbe

Enya Egbe
Enya Egbe quedó impactado al descubrir en su clase el cadáver de su amigo

Más del 90% de los cadáveres utilizados en las escuelas de medicina de Nigeria son “criminales asesinados por disparos”, según una investigación de 2011 publicada en la revista médica Clinical Anatomy.

En realidad, esto significa que eran sospechosos matados a tiros por las fuerzas de seguridad.

Sus edades estimadas se encuentran entre los 20 y los 40 años, el 95% son hombres y tres de cada cuatro pertenecen a la clase socioeconómica más baja. No hay donaciones de cuerpos.

“Nada ha cambiado diez años después”, dice Emeka Anyanwu, profesor de anatomía en la Universidad de Nigeria y coautor del estudio.

‘Servicio de ambulancia’

El año pasado, el gobierno de Nigeria estableció paneles de investigación judiciales en diferentes estados para investigar las denuncias de brutalidad policial.

Esto fue en respuesta a las protestas provocadas por el video viral de otro joven presuntamente que murió por disparos del Escuadrón Especial Antirrobo (Sars) de la policía en el estado sureño de Delta.

Muchos de los que testificaron ante los paneles han hablado de familiares arrestados por agentes de seguridad y que desaparecieron.

En la mayoría de los casos, la policía se ha defendido diciendo que los desaparecidos eran ladrones armados que murieron en un tiroteo.

Sin embargo, el portavoz de la policía Frank Mba me dijo que no tenía conocimiento de ningún caso en el que la policía hubiera enviado cadáveres a laboratorios de anatomía o depósitos.

Nigeria

Getty Images
Las fuerzas de seguridad de Nigeria son acusadas de frecuentes abusos.

En un testimonio escrito presentado al panel judicial en el estado de Enugu, el comerciante Cheta Nnamani, de 36 años, dijo que había ayudado a los agentes de seguridad a deshacerse de los cuerpos de las personas a las que habían torturado o ejecutado durante los cuatro meses que estuvo bajo la custodia de Sars en 2009.

Dijo que una noche le pidieron que cargara tres cadáveres en una camioneta, una tarea conocida en el lenguaje de la detención como ‘servicio de ambulancia’.

Luego condujo al cercano Hospital Universitario de la Universidad de Nigeria (UNTH), donde Nnamani descargó los cuerpos. Fueron llevados por un asistente de la morgue.

Nnamani me dijo que luego lo amenazaron con la misma suerte.

En el depósito

En la ciudad sudoriental de Owerri, el depósito de cadáveres del Hospital Aladinma, de propiedad privada, dejó de aceptar cadáveres de presuntos delincuentes porque la policía rara vez proporcionaba identificación o notificaba a los familiares de los fallecidos.

Esto solía dejar al depósito de cadáveres atascado con los costos de mantenimiento de los cuerpos no reclamados hasta que cada pocos años el gobierno finalmente concedía permiso para entierros masivos.

“A veces, la policía intenta obligarnos a aceptar cadáveres, pero insistimos en que los lleven a un hospital del gobierno”, dice Ugonna Amamasi, administradora del depósito de cadáveres.

“Los depósitos de cadáveres privados no están autorizados a donar cuerpos a las escuelas de medicina, pero los depósitos de cadáveres del gobierno sí pueden”, agregó.

Familiares olvidados

Un abogado de alto nivel, Fred Onuobia, asegura que los familiares tienen derecho a recoger los cuerpos de los criminales ejecutados legalmente.

“Si nadie se presenta después de cierto tiempo, los cuerpos se envían a hospitales universitarios”, dice el defensor.

Pero la situación es peor con las ejecuciones extrajudiciales, ya que los familiares nunca se enteran de las muertes o no pueden localizar los cuerpos, afirma.

carro policia

AFP

Después de todo, fue solo por casualidad que la familia del amigo de Egbe, Divine, pudo darle un entierro adecuado.

La asociación de anatomistas de Nigeria ahora está presionando por un cambio en la ley que garantice que las morgues obtengan registros históricos completos de los cuerpos donados a las escuelas, y también el consentimiento de la familia.

También establecerá formas de alentar a las personas a donar sus cuerpos a la ciencia médica.

“Habrá mucha educación y mucha promoción para que la gente pueda ver que si donan su cuerpo, será por el bien de la sociedad”, cuenta el director de la asociación, Olugbenga Ayannuga.

En cuanto a Egbe, estaba tan traumatizado al ver el cuerpo de su amigo que abandonó sus estudios durante semanas.

Dice que imaginaba a Divine de pie junto a la puerta cada vez que intentaba entrar a la sala de anatomía.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3gwP5X5szQM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.