Caso Abril Pérez Sagaón: las pistas y dudas a una semana del crimen
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Caso Abril Pérez Sagaón: las pistas y dudas a una semana del crimen

El Senado hará un pronunciamiento para pedir que se indague a tribunal que revisó a jueces. El Ministerio Público carecía de análisis de arma y de perfil de riesgo del exesposo en agresión previa al feminicidio.
Cuartoscuro
3 de diciembre, 2019
Comparte

La investigación por el feminicidio de Abril Pérez Sagaón cumplió una semana sin pruebas que confirmen aún el móvil o identidad de los responsables. Pese a que públicamente se ha señalado a su  exesposo Juan Carlos García Sánchez como sospechoso, tras haberla atacado en enero pasado, las autoridades todavía no tienen evidencia para sostener la acusación en contra suya o de alguien más.

Lo que la Procuraduría General de Justicia de Ciudad de México tiene claro, de acuerdo con autoridades consultadas, es que se trató de una agresión directa a cargo de dos personas muy posiblemente contratadas para ejecutar el homicidio. Entre las pistas que se revisan se encuentran los videos de cámaras de seguridad que captaron a los dos agresores para identificar las rutas de escape. Esta semana se prevén recabar algunas declaraciones.

Lee más: Exesposo de Abril pide esclarecimiento de crimen y ofrece colaborar con autoridades

En tanto, expertos en temas de violencia de género y derechos humanos piden que como parte de la revisión que se está haciendo del proceso judicial que derivó en la liberación del esposo de Abril días antes de su asesinato, se suspenda e indague al magistrado Superior, Héctor Jiménez López.

Ya que fue ese magistrado quien ratificó la decisión del juez Federico Mosco González de procesar a García solo por lesiones y violencia familiar, y no por intento de feminicidio en agravio de su esposa – como pedía el Ministerio Público – tras haberla golpeado con un bate mientras dormía. Además, dicho magistrado revocó la prisión preventiva que sí había mantenido el juez Mosco pese a la reclasificación del delito.

Hasta ahora el Consejo de la Judicatura capitalino solo se ha suspendido a los jueces de menor jerarquía: el propio Mosco González que inicialmente llevó el caso, y otro que cambió la medida siguiendo la instrucción que había dado el magistrado Jiménez López.

Se prevé que el Senado de la República emita este martes un pronunciamiento en el que requerirán que se indague a dicho magistrado y a otros implicados en la cadena de fallos de este caso.

El crimen: pistas e interrogantes

Lo que ya se tiene claro sobre el feminicidio es la forma en que ocurrió. Los perpetradores iban a bordo de una motocicleta, al menos uno de ellos con casco, quienes se emparejaron al automóvil Malibú color vino placas MX 232S2, en que el viajaba la víctima, y le dispararon en dos ocasiones hiriéndola letalmente en la nuca y la espalda.

El automóvil era conducido por Edgar “N” de 47 años, abogado de la víctima, mientras que en la parte trasera viajaban sus dos hijos de 16 y 14 años de edad. Todos venían de una audiencia en un juicio familiar y tenían programado viajar de regreso a su domicilio en Monterrey, Nuevo León, en un vuelo programado a las 11 de la noche. 

Lee: Suspenden e investigan al juez que propició la liberación del exesposo de Abril

En ese contexto los investigadores concluyeron que se trató de una agresión directa. Por la mecánica de los hechos y las circunstancias advierten que fue cometida por personas que tenían conocimiento tanto de que Pérez viajaría a la capital para la audiencia, así como de sus desplazamientos.

La principal línea apunta a que las personas en la motocicleta fueron contratados para cometer el crimen. 

Entre las interrogantes que intentan resolver las autoridades están la identidad de estas personas, es decir de los autores materiales, y de un posible autor intelectual. Se ha señalado públicamente al esposo de Abril Pérez como posible responsable, pero de ser el caso la investigación aún no clarifica cómo él pudo haber ordenado el crimen, o como lo pudo hacer un tercero.

De acuerdo con las fuentes consultadas, entre las principales pistas que se están siguiendo hay tres: los videos que captaron a los autores materiales del crimen y sus rutas de desplazamiento; los peritajes sobre las ojivas que dejaron los disparos; y el seguimiento a diversas comunicaciones privadas de las que no se quisieron dar mayores detalles.

En la Procuraduría capitalina confirmaron que se han recabado las declaraciones solo de los testigos del homicidio, pero esta semana se prevé recabar varias más. Se confirmó que el exesposo de Abril Pérez será citado a declarar, aunque no se detalló la fecha en que esto ocurrirá.

Eslabón clave perdido

El Consejo de la Judicatura anunció la suspensión de los jueces de control, Federico Mosco González y Luis Alejandro Díaz Antonio, con el objetivo de investigar su actuación en el proceso penal iniciado en contra del exesposo de Abril Pérez, Juan Carlos García Sánchez, luego de que ella lo denunciara por intentar asesinarla mientras dormía en enero pasado.

El organismo argumentó que analizará si dichos juzgadores actuaron de forma correcta: en el caso de Mosco González al no haber querido procesar al esposo de Abril por intento de feminicidio sino por dos delitos menores, y en el caso de Díaz Antonio al haber concluido que podría seguir el juicio en libertad. 

Sin embargo, no se anunció suspensión o indagatoria alguna en el caso del magistrado Héctor Jiménez López, quien tras una apelación promovida tanto por el esposo de Abril y por la Procuraduría ratificó que era correcto que no se procesara por feminicidio al implicado, y anuló además la prisión que se le había dictado, lo que a la postre derivó en su liberación.

En su resolución judicial, de la que este medio tiene copia, el magistrado ratifica – tras recalcar que lo hace con perspectiva de género – que no estaba probada “la intención” de García Sánchez de asesinar a su esposa, que no hay claridad del arma utilizada por los testimonios se contradicen, y que lo que si quedaba claro es que había “diferencias conyugales”, pero no actos que permitieran suponer que había una amenaza de muerte.

Karla Micheel Salas Ramírez, abogada penalista experta en derechos humanos y perspectiva de género, dijo que el magistrado debe ser investigado pues existen deficiencias en la referida resolución

“Es indignante que diga que está utilizando la perspectiva de género para resolver porque no es así. Los criterios de la Corte establecen una serie de obligaciones que no se siguieron o no se entienden como la responsabilidad de que el juez y magistrado puedan ordenar diligencias de oficio si hay deficiencias como lo que se sustenta sobre que no está clara el arma utilizada. Es evidente que la víctima no se había hecho las lesiones sola. Pero no puede solo ratificarse la reclasificación de un delito y ya” dice Salas.

Consideró en particular grave que el magistrado ratificara como una supuesta deficiencia el que Abril no informara que agredió a su esposo al defenderse. “Eso es producto de alguien que lo que realmente piensa es que se está en igualdad de condiciones y que no había una historia de violencia y sometimiento de este sujeto (el esposo)” añadió la abogada.

La abogada advirtió además que el caso de Abril no es un hecho aislado y que hay diversos antecedentes de este magistrado y de otros en diversas salas penales del Tribunales en donde las resoluciones carecen de mínima perspectiva de género.

Se prevé que el Senado emita hoy un pronunciamiento público en el que pedirá que se indague las posibles anomalías judiciales presentadas en el caso, incluida la actuación del referido magistrado.

Faltaron peritajes

Autoridades judiciales confirmaron que la Procuraduría capitalina no contaba con un dictamen pericial que ayudara a sustentar el perfil de riesgo que representaba García Sánchez para su esposa, elemento necesario para pedir que fuera mantenido bajo prisión preventiva de forma justificada.

Lo anterior ya que el delito que le imputó inicialmente la Procuraduría (tentativa de feminicidio) era de prisión preventiva automática, lo que no necesitaba de otro elemento para sustentarla. Pero al reclasificarse a uno de menor gravedad el Ministerio Público carecía de elementos para justificar que debía de mantenerse.

Los investigadores Anel Pineda y Alejandro Jiménez advirtieron ayer en este texto que el tipificar delitos “graves” para imponer prisiones automáticas, en vez de hacerlo sobre el perfil de los detenidos en cada caso, es una salida errónea que casos como el de Abril tienen consecuencias.

También se confirmó que como parte de la investigación la procuraduría no tenía exámenes periciales para probar científicamente que arma de utilizó en la agresión, aunque se dijo que se pensaba contar con ellos en un periodo de investigación complementaria.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Fuimos héroes pero ya nos olvidaron': Los médicos italianos que enfrentaron la pandemia

Ahora que Italia ha superado el auge de la pandemia, el personal médico de ese país dice que está sintiendo el trauma tras haber encarado la emergencia.
27 de mayo, 2020
Comparte

Los doctores y enfermeras en Italia han sido elogiados como héroes por haber atendido y tratado a pacientes extremadamente enfermos con coronavirus.

Pero ahora ellos están sufriendo.

Lombardía fue la región del mundo más afectada y el personal médico está teniendo dificultades tratando de mantener la cordura.

Paolo Miranda es un enfermero de cuidados intensivos en Cremona. “Estoy más irritable”, confiesa. “Me enojo fácilmente y busco pleitos”.

Hace unas semanas, Paolo decidió documentar la desoladora situación dentro de una unidad de cuidados intensivos tomando fotografías. “Nunca quisiera olvidar lo que nos ocurrió. Pronto estará consignado a la historia”, me cuenta.

Una enfermera con la cara cubierta con una máscara en un entorno oscuro

Paolo Miranda
“Teníamos que combatir un enemigo. Ahora que tengo tiempo para reflexionar, me siento tan perdida, sin dirección”.

En sus fotografías, quiere mostrar cómo sus colegas están lidiando con la “Fase 2”, a medida que la vida regresa a la normalidad en Italia.

“Aunque la emergencia se está calmando, nos sentimos rodeados de oscuridad“, señala. “Es como si estuviéramos llenos de heridas. Cargamos internamente todo lo que hemos visto”.

Pesadillas y sudores nocturnos

Es un sentimiento compartido por Monica Mariotti, también una enfermera de la unidad de cuidados intensivos. “Las cosas son mucho más difíciles ahora que durante la crisis”, afirma.

“Teníamos que combatir un enemigo. Ahora que tengo tiempo para reflexionar, me siento tan perdida, sin dirección”.

Durante la crisis, el personal estaba abrumado y no tenía tiempo para pensar. Pero, a medida que la presión de la pandemia se desvanece, igualmente lo hace la adrenalina.

Todo el estrés acumulado durante las últimas semanas empieza a subir a la superficie.

Un enfermero con la cara cubierta con una máscara en un entorno oscuro

Paolo Miranda
“Es como si estuviéramos llenos de heridas. Cargamos internamente todo lo que hemos visto”.

“Tengo insomnio y pesadillas”, dice Monica. “Me despierto 10 veces todas las noches con el corazón acelerado y sin aliento”.

Su colega Elisa Pizzera recalca que se sintió fuerte durante la emergencia pero que ahora está exhausta.

No tiene energía para cocinar ni encargarse de los quehaceres en la casa y, cuando tiene un día libre, se pasa la mayor parte del tiempo sentada en el sofá.

No es el “nuevo normal”

Martina Benedetti, una enfermera de cuidados intensivos en Toscana, todavía rehúsa ver a la familia y amigos por temor de infectarlos.

“Inclusive mantengo la distancia social con mi esposo”, confiesa. “Dormimos en cuartos separados”.

Una joven enfermera con la cara irritada por el uso de una máscara

BBC
“No estoy segura de que quiera seguir siendo una enfermera”.

Hasta las cosas más sencillas se han vuelto demasiado. “Cada vez que salgo a caminar, me siento ansiosa y tengo que regresar a casa inmediatamente”, reconoce Martina.

Ahora que finalmente tiene tiempo para reflexionar, está llena de inseguridades.

“No estoy segura de que quiera seguir siendo una enfermera”, me cuenta. “He visto más gente morir en los últimos dos meses que durante seis años”.

Alrededor de 70% de trabajadores de la salud que se ocupaban de covid-19 en las regiones peor afectadas de Italia están sufriendo de agotamiento, según un estudio reciente.

“En realidad, este es el momento más difícil para médicos y enfermeras”, explica Serena Barello, autora del estudio.

Cuando enfrentamos una crisis, nuestro cuerpo produce hormonas que nos ayudan a manejar el estrés.

“Pero, cuando finalmente tienes tiempo de reflexionar sobre lo sucedido, y la sociedad sigue hacia adelante, todo se te puede derrumbar y te sientes más cansancio y angustia emocional”, dice la doctora Barello.

Un enfermero con lesiones en su nariz y pómulos causadas por equipo de protección

Paolo Miranda
“De repente nos convertimos en héroes, pero ya nos han olvidado”

Se preocupa que muchos médicos y enfermeras sufrirán síntomas de trastorno por estrés postraumático (TEPT) mucho después de la pandemia.

Esto es cuando el impacto de una experiencia traumática afecta la vida de una persona, meses y hasta años después.

Para los trabajadores de la salud, esto podría dificultar sus habilidades de continuar trabajando con la intensidad y concentración que sus trabajos requieren.

Héroes olvidados

Alrededor del mundo, los médicos y enfermeras en las primeras líneas están siendo elogiados como héroes por arriesgar sus vidas para tratar a los pacientes. Pero en Italia, ese aprecio se está desvaneciendo.

“Cuando estaban temiendo la muerte, de repente todos nos volvimos héroes, pero ya nos han olvidado”, dice Monica.

“Volveremos a ser vistas como personas que limpian culos, perezosas e inútiles”.

Una enfermera con la cara cubierta con una máscara en un entorno oscuro

Paolo Miranda

En Turín, unas enfermeras recientemente se encadenaron y se pusieron bolsas plásticas, en referencia a cómo tuvieron que improvisar en los hospitales por escasez de equipos de protección personal.

Realizaron la manifestación para exigir reconocimiento por su labor.

“En marzo fuimos héroes, ahora ya nos han olvidado“, gritó una enfermera a través de un megáfono.

Les habían prometido un bono por su trabajo pero todavía no se ha materializado.

Sin escape

Por lo menos 163 médicos y 40 enfermeras han muerto de covid-19 en Italia. Cuatro de estas muertes fueron suicidios.

No obstante, muchos trabajadores de la salud ahora sienten como si la pandemia nunca hubiera sucedido. “Me siento abrumada por la ira“, indica Elisa Nanino, una médico que atendió casos de covid-19 en hogares de cuidado

Desde que se levantó el confinamiento, constantemente ve a personas bebiendo y comiendo juntas sin máscaras protectoras y sin mantener el distanciamiento social.

Me gustaría acercarme a ellos y gritarles en la cara, decirles que están poniendo a todos en peligro”, dice. “Es una gran falta de respeto hacia mí y todos mis colegas”.

Pero una cosa en la que todos los trabajadores de la salud coinciden es el apoyo del público les ayudó a sobrellevar la crisis.

Una enfermera con equipo de protección personal

Paolo Miranda

“No soy ningún héroe, pero me hizo sentir importante”, señala Paolo.

El reconocimiento público es la manera más poderosa que tenemos para ayudar a los trabajadores de la salud que enfrentan TEPT, según el estudio de la doctora Barello.

“Todos nosotros tenemos un papel crucial que jugar en este momento”, señala. “Debemos asegurarnos de no olvidar lo que médicos y enfermeras hicieron por nosotros”.

Los soldados pueden abandonar el campo de batalla y lidiar con su trauma en casa. Pero para estos médicos y enfermeras, el próximo turno de 12 horas siempre está a la vuelta de la esquina.

Tienen que lidiar con todo esto en el mismo lugar donde han sufrido tanto.

“Me siento como un soldado que acaba de regresar de la guerra”, explica Paolo. “Obviamente no vi armas ni cadáveres en la calle, pero de muchas maneras, siento como si hubiera estado en las trincheras”.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QZ9JbrioTiw

https://www.youtube.com/watch?v=XBfltfjAEZk

https://youtu.be/QBv7nudMSpc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.

close
Información verificada del COVID-19 #CoronavirusFacts