AMLO vs órganos autónomos: un año de acusaciones, 'castigo' de presupuesto y reacomodos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

AMLO vs órganos autónomos: un año de acusaciones, 'castigo' de presupuesto y reacomodos

El presidente López Obrador acusa que en el pasado se creó "una constelación" de órganos autónomos, muy costosos para el país, mientras la oposición señala el intento de desmantelar los contrapesos a su gobierno.
Especial
5 de diciembre, 2019
Comparte

Durante su primer año de gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha lanzado varias críticas contra el papel que han tenido en los últimos sexenios órganos autónomos y reguladores como el INE, el INAI, la Comisión Reguladora de Energía y la CNDH. 

Los tachó de haber sido una simulación, un gobierno paralelo que ha sido muy costoso para el país. Pero además de denostarlos en las conferencias mañaneras, los legisladores de su partido -con mayoría en el Congreso- ‘castigaron’ en el presupuesto a estos organismos de contrapeso, tanto en 2019 como para 2020. Además, cuando tuvo oportunidad, el Ejecutivo buscó designar en ellos a funcionarios afines a su proyecto político. 

Te puede interesar | Presupuesto 2020: Programas sociales de AMLO, los grandes ganadores; castigan a órganos autónomos

Para 2020, el INE recibió 6.4% menos de lo que pidió; la CNDH, 1.94% menos; la Comisión Federal de Competencia, 1.40% menos de lo que solicitó; el Instituto Federal de Telecomunicaciones, 10.91% menos; el INAI, 5.39% menos; la Fiscalía General de la República, 8.24% menos; la Suprema Corte de Justicia, 3.99% menos, y el TEPJF, un recorte de 3.26%. 

Al hacer la comparación de 2019 con 2018, los autónomos ya habían tenido recortes. El INAI recibió 17.9% menos; el IFT 14.2% menos; la Comisión Federal de Competencia Económica, 9.2% menos; la CNDH, 6.6% menos, y el INE 35.1% menos, considerando que el año previo había tenido el gasto de las elecciones federales. 

En el caso específico del Poder Judicial, donde el presidente ha hablado de que está en proceso “una limpia” contra la corrupción, incluyó en sus ternas para la Suprema Corte de Justicia a personajes que también fueron cuestionados por ser cercanos a él, o a su círculo de colaboradores.

De hecho en la sucesión que se avecina, tras la salida de la Corte de Eduardo Medina Mora, una de las mujeres que postuló para ministra, Margarita Ríos-Farjat, trabaja actualmente en su gobierno como titular del Sistema de Administración Tributaria (SAT). 

Leer más: Ríos-Farjat, Magaloni Kerpel y Álvarez Maury, la terna de AMLO para la Corte

Ante los señalamientos de analistas y opositores sobre un intento de socavar la autonomía o la imparcialidad del Poder Judicial, su partido en el Senado, Morena, ha defendido que los dos nombramientos de ministros que se han concretado hasta ahora, del 1 de diciembre de 2018 a la fecha, han privilegiado la capacidad jurídica, más allá de tener cercanía o simpatía con el presidente.

Renuncias, nombramientos y adiós al INEE

La llegada de López Obrador al gobierno sacudió a los órganos autónomos, de evaluación y regulación y al Poder Judicial, por las reducciones de presupuesto, limitaciones a los salarios, las nuevas designaciones y reformas como la educativa, que implicó la desaparición del Instituto Nacional de Evaluación de la Educación (INEE).

Uno de los casos más polémicos se dio en la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). Después de las críticas de López Obrador a la Comisión bajo el mandato de Raúl González Pérez, llegó al Senado una terna que incluía a la activista Rosario Piedra, para sucederlo en el cargo.

La oposición criticó que Piedra tuviera en su historial haber sido candidata a diputada por Morena, y luego acusó que había sido elegida para encabezar la CNDH por medio de un fraude en la votación en el Senado, sin haber reunido la mayoría calificada. 

A pesar de dichas críticas, y de que incluso activistas y agrupaciones de víctimas le pidieran que no tomara el cargo hasta aclarar las dudas sobre el proceso, Piedra rindió protesta en medio de gritos y jaloneos, y aún así López Obrador se congratuló por su designación.

Otro cambio de mando se dio en la Comisión Reguladora de Energía. Guillermo García Alcocer dejó la presidencia de dicho organismo en junio, cuando aún le quedaban cuatro años a su periodo. Lo hizo después de que el gobierno de López Obrador informara sobre una investigación en su contra, por un posible conflicto de interés como titular de la CRE. En su lugar fue nombrado uno de los personajes propuestos por el presidente, Vicente Melchi García.  

En cuanto al Coneval, encargado de medir la pobreza en México, López Obrador determinó que Gonzalo Hernández Licona dejara el mando de dicho organismo, que había mantenido más de 10 años. 

La decisión del presidente se dio cuatro días después de que Hernández Licona señalara en una columna las afectaciones al Coneval por los recortes de presupuesto que en 2019 le había aplicado el gobierno federal.

“Ya llevaba 13 años y quería seguir ahí. Por cuestiones de honestidad, él debería entender que ya no es la misma política, no somos neoliberales”, mencionó López Obrador, en medio de cuestionamientos en diferentes espacios sobre si la decisión afectaría el desempeño del Coneval, al cortar con la especialización que había logrado Hernández Licona, y sobre si había un intento de debilitar la labor del Consejo de Evaluación, antes de que emitiera evaluaciones de los programas sociales de su gobierno contra la pobreza. 

Al insistir en mencionar que los organismos autónomos habían sido un gasto excesivo para el país (para 2020, los órganos autónomos representan el 3% de todo el gasto programable), el presidente incluso planteó la posibilidad de que el Inegi hiciera la labor del Coneval, aunque el propio Inegi había reclamado en 2019 que no contar con el presupuesto que había solicitado -pidió 17 mil millones de pesos y le dieron 12 mil- lo obligó a cancelar o suspender una decena de proyectos.

Además de los organismos ya mencionados, en la Comisión Nacional de Hidrocarburos también hubo relevo en el mando este año, y llegó una persona propuesta por el presidente López Obrador, como lo establece la ley, Rogelio Hernández. 

En la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), el presidente nombró a Ángel Carrizales, exintegrante de la llamada Ayudantía de López Obrador. Ante las dudas sobre su experiencia para estar en el cargo, el mandatario dijo que, más que la experiencia, era más importante la honestidad. 

Tres ministros propuestos por AMLO

En lo que va del gobierno de López Obrador, han sido nombrados dos ministros de la Suprema Corte de Justicia, como resultado de ternas presentadas por el presidente. Y próximamente habrá una tercera designación.

En diciembre de 2018 fue nombrado Juan Luis González Alcántara Carrancá, en sustitución de José Ramón Cossío Díaz. 

Luego en marzo ya de este año, fue nombrada como ministra Yasmín Esquivel Mossa, cuestionada por organizaciones civiles ante un posible conflicto de interés, ya que es esposa del contratista José María Rioboó, empresario cercano al presidente Andrés Manuel López Obrador. 

El siguiente nombramiento resultará de la terna integrada por Ríos-Farjat, que actualmente es titular del SAT, Diana Álvarez Maury y la académica Ana Laura Magaloni. Su designación será para cubrir el sitio que deja Eduardo Medina Mora, quien renunció a la Suprema Corte en medio de los reportes de que enfrenta denuncias en su contra, por presunto lavado de dinero. 

Otro cambio a partir de la llegada de López Obrador al gobierno se dio en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, donde Janine Otálora renunció a la presidencia, señalando que el país vivía una nueva época y el Tribunal debía adaptarse. Su salida se dio después de que otro magistrado del TEPJF amagara con presentar denuncias en su contra, por presuntas prácticas irregulares que llevaron al Tribunal a validar la elección en Puebla y favorecer a la panista Martha Erika Alonso, mientras Morena reclamó fraude. 

El caso del INE

El Instituto Nacional Electoral acusó que el Congreso federal, con mayoría de Morena, no le dio presupuesto suficiente para 2019 y para el próximo año es la misma situación. Los consejeros han advertido que al recibir mil 71.5 millones de pesos de lo que habían solicitado se verán afectadas sus funciones y estará “al límite” su capacidad operativa, de cara a las elecciones federales de 2021. 

Además, el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, advirtió sobre una iniciativa de legisladores de Morena, partido de López Obrador, para que la presidencia del INE dure solo 3 años y no 9, como está establecido ahora. De concretarse, dijo Córdova, estaría en riesgo la autonomía del Instituto y podría quedar subordinado a los intereses del partido que tenga la mayoría política.

Lo que ha dicho AMLO de los autónomos 

Desde el inicio de su administración, López Obrador acusó que en gobiernos previos fue creada “toda una constelación” de organismos independientes, “supuestamente autónomos”, que en realidad sirvieron para “facilitar el robo”, para entregar contratos y permisos a empresas particulares. 

“Afortunadamente se vencieron plazos en estos organismos autónomos o algunos renunciaron porque ya no les parecieron los sueldos”, dijo sobre las reducciones de salarios que estableció su gobierno y los cambios de funcionarios que comenzaron a darse en dichas instancias.

Apenas al día siguiente, acusó al INAI de operar para “mantener en secreto asuntos” en favor de minorías (aquí puedes leer El Sabueso sobre si en verdad el INAI y la CNDH han sido siempre omisos, como dice el presidente). Y de la Comisión Reguladora de Energía, dijo que sirvió en la etapa neoliberal para proteger intereses particulares.  

Respecto a la CNDH, acusó en otro momento que “nunca vio nada sobre las violaciones graves de los derechos humanos”. Sus críticas hacia la Comisión arreciaron luego de que ésta emitiera una recomendación a su gobierno, para que reconsiderara su decisión de ya no dar recursos a las estancias infantiles.

En cuanto al INE y el TEPJF, López Obrador dijo que no habían estado a la altura de las circunstancias y se habían hecho de la vista gorda en el pasado, avalando fraudes electorales (aquí puedes leer El Sabueso sobre si antes el INE castigó o no las prácticas clientelares), como el que él asegura que ocurrió en su contra, en 2006. 

Respecto al Poder Judicial, mencionó que en él había predominado la corrupción y que era necesario hacerle una reforma integral.  

“Antes en el Poder Judicial no se castigaba a nadie, aquí lo hemos comentado, no sé para qué existía el Consejo de la Judicatura, estaba ahí de florero, de adorno. Se pasaban años sin destituir a un juez, a un magistrado. Entonces, ya no se puede eso, ya hay que poner orden”, dijo en una conferencia del 4 de septiembre. 

Sobre la postura del presidente López Obrador ante los órganos autónomos, el analista Jesús Silva-Herzog Márquez comentó en el diario Reforma el 2 de diciembre que si bien estas instancias en el pasado pudieron incurrir en excesos o fallas, en lugar de socavar su apuesta debió ser la su refundación, como contrapesos al poder presidencial. 

“No idealizo a esas cápsulas institucionales. Su captura fue frecuente, sus excesos ostensibles. Era ocasión para refundar su independencia y procurar su dignificación. Lo que se ha hecho es todo lo contrario: someterlos y vejarlos. Subordinar todo principio administrativo a la política militante”, señaló el columnista.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cómo Islandia se convirtió en el primer país de Europa en deshacerse de la COVID-19

Islandia ha tenido un gran éxito conteniendo la pandemia del coronavirus, lo que le ha permitido reanudar sus actividades con bastante normalidad mientras muchos otros países de Europa siguen bajo confinamiento.
24 de marzo, 2021
Comparte

Sí, Islandia es una isla remota en el Atlántico Norte, con un solo aeropuerto internacional. Y sí, es el hogar de menos de medio millón de personas.

Por lo tanto, sería justo suponer que tiene que agradecer la suerte de poder convertirse en el primer país de Europa en deshacerse virtualmente del covid-19.

Pero diles eso a los islandeses y no harás muchos amigos. Porque cuando apartas la geografía y miras los detalles, hay más; y estos isleños están bastante orgullosos de su éxito.

Es jueves por la noche y los jóvenes acuden en masa a la noche de karaoke en el centro de Reikiavik, la capital, gritando en el micrófono interpretaciones de todos los clásicos. Se abrazan y se besan, mientras gotitas de saliva vuelan por el aire.

En Reikiavik ya disfrutan nuevamente de sus noches de karaoke.

BBC
En Reikiavik ya disfrutan nuevamente de sus noches de karaoke.

Las salidas nocturnas, los restaurantes, los conciertos y todo lo que el resto de Europa anhela están de vuelta aquí.

Solo hay 20 casos confirmados de coronavirus al momento de escribir este artículo. Una persona está siendo tratada en el hospital e Islandia ha tenido un total de 29 muertes, lo que equivale a 8.5 por cada 100.000 personas.

“Me he estado preparando para esta pandemia durante 15 años”, dijo Thorolfur Gudnason, el epidemiólogo jefe de Islandia, cuando la BBC le preguntó exactamente cómo lo había manejado.

Gudnason fue puesto a cargo de la respuesta a la pandemia de Islandia desde el principio.

“Decidimos de inmediato lo que haríamos: realizar pruebas, rastrear contactos y aislar a todos los diagnosticados. Hicimos esto de manera agresiva, desde el primer día”, apuntó.

Su equipo de rastreo de contactos, integrado por detectives de la vida real, estaba en funcionamiento antes de que Islandia registrara su primer caso.

Cuando aparqué frente a un hotel feo en el centro de Reikiavik, un hombre alto y alegre retiró las barricadas de metal, bloqueando la puerta: “Bienvenido al hotel de aislamiento”, se rió entre dientes.

Gylfi Thor Thorsteinsson dejó un trabajo en marketing en marzo pasado para abrir el hotel, donde se envía a las personas diagnosticadas con el virus. “En mi primer día, la mayoría del personal del hotel simplemente se fue, se negaron a participar”, cuenta.

Gylfi Thorsteinsson.

BBC
Gylfi Thorsteinsson dejó su trabajo para abrir un hotel de aislamiento.

Poco a poco, los convenció de que regresaran y, durante el último año, han atendido a más pacientes que todos los hospitales de Islandia juntos.

Todos los días, Thorsteinsson se viste con equipo de protección personal completo para ir a sus habitaciones y hacerles compañía.

“Ha sido un viaje, sin saber nunca lo que traerá el día”, dice.

Ahora el hotel tiene solo un puñado de pacientes.

Pero Islandia ya ha estado aquí antes. Tuvo su primera ola bajo control rápidamente y, en mayo de 2020, la gente había comenzado a declarar al país libre de coronavirus.

Las cosas siguieron así por un tiempo, pero a fines del verano, Islandia fue golpeada inesperadamente por otra ola más feroz, después de que dos turistas que dieron positivo rompieron las reglas de su aislamiento.

Hotel de aislamiento.

BBC
El hotel de aislamiento llegó a cerrar pero debió ser reabierto cuando surgieron nuevos casos de coronavirus.

Thorsteinsson ya había cerrado y se había ido a casa. Incluso había organizado una gran fiesta para todo su personal para celebrar.

“Honestamente pensamos que habíamos ganado. Pero luego recibí la llamada: estaba de regreso. En media hora, había abierto de nuevo y la gente seguía viniendo y viniendo. Y todavía lo hacen”, señala.

Después de erradicar el virus de la sociedad, Islandia erigió fronteras de acero. Desde junio del año pasado, todos los pasajeros que llegan han sido puestos en cuarentena y hay pruebas obligatorias en el aeropuerto.

Las aguas termales de Islandia son un gran atractivo para los turistas.

BBC
Las aguas termales de Islandia son un gran atractivo para los turistas.

“Siguiente”, grita una enfermera antes de meter un hisopo en mi nariz y bajar por la garganta, todo antes del control de pasaportes.

Algo que algunos países tardaron casi un año en descifrar, Islandia lo descubrió en unos meses. Si la sociedad tenía alguna posibilidad de reabrirse, el virus tenía que ser contenido al entrar.

Cuando le pregunté a Thorsteinsson qué le había dado a Islandia esta ventaja, fue enfático: “han sido los científicos quienes han creado las reglas, no los políticos. Eso importa. Ellos saben de lo que están hablando, los políticos no”.

En cada paso, Islandia ha seguido la ciencia, liderada por el profesor Gudnason y su equipo, sin que los políticos participen en las reuniones informativas diarias.

Al reunirme después con la primera ministra de Islandia, Katrin Jakobsdottir, tenía curiosidad por saber por qué se había quedado en un segundo plano.

La mujer, de 44 años de edad, ha dirigido el gobierno verde de izquierda del país desde 2017.

Para ella, pandemia y política son dos palabras que no van de la mano.

Ella me dijo lo emocionada que estaba por impulsar la realización rigurosa de pruebas, rastreando y aislando a los posibles contagiados, con la esperanza de evitar que el país sufriera bloqueos drásticos, algo que, en general, consiguió.

Pero pasar a un segundo plano no significó tomárselo con calma: “Esta pandemia me ha mantenido despierta durante todo un año. Solo desearía que todo terminara y pudiera volver a hablar de política de nuevo”, señala.

Alguna ayuda inesperada obtuvo desde el principio. Reikiavik es el hogar de una de las principales empresas de genética humana del mundo, dirigida por Kari Stefansson, un hombre animado de unos 70 años de edad que ha alcanzado el estatus de celebridad en Islandia.

A los pocos días de la llegada del virus a la isla, Stefansson acordó poner en manos de los científicos sus laboratorios de última generación para rastrear la propagación.

“Al principio, esto parecía la extinción de la humanidad, así que nos lanzamos con toda nuestra fuerza”, me dijo Stefansson mientras recorríamos los laboratorios.

“Somos una pequeña comunidad. Todos sabían que podíamos hacer esto, así que estaba claro que teníamos que hacerlo”.

Desde entonces, sus equipos han secuenciado cada caso positivo para comprender cómo se está propagando y cambiando. Señala que como el virus muta con cada cuarta transmisión, el 25% de las veces, ellos pueden averiguar quién se lo ha transmitido a quién. “¿Se lo transmitió Juan a Pedro o Pedro a Juan?”, explica.

Vida nocturna en Reikiavik.

BBC
El eficaz mecanismo de rastreo de contactos de Islandia es considerado como una de las claves para poder reanudar las actividades de ocio nocturno.

No tiene ninguna duda de que esto ha ayudado a Islandia a mantenerse por delante. “Para mí, ha sido un momento divertido. Me siento un poco culpable de admitirlo, pero ha sido emocionante”, apunta.

Durante meses, Islandia ha logrado evitar que la variante británica ingrese al país al contener los casos en la frontera.

Pero mientras estuve allí, el equipo de Kari Stefansson notó que el primer caso se había filtrado y había contagiado a otra persona.

Esa persona había ido a trabajar a un hospital y, luego, a un concierto con otras 800 personas en el que habían socializado en el bar durante el intermedio.

Parecía un desastre. Pero aquí, fui testigo de toda la fuerza del poderoso sistema de rastreo de contactos de Islandia en acción.

En cuestión de horas, todos habían sido contactados y en unos días más de 1.000 personas habían sido evaluadas. Se identificaron dos casos más y todos los infectados fueron trasladados al hotel de aislamiento.

Sorprendentemente, la variante estaba contenida, incapaz de causar el caos visto en otras partes de Europa en este momento.

“Normalmente somos una nación bastante rebelde, pero prosperamos en una crisis”, señaló Stefansson con orgullo.

Dejando la ciencia a un lado, es imposible ignorar el papel que la geografía única de Islandia ha jugado en su éxito. Esta isla volcánica, con todas sus erupciones y avalanchas, está acostumbrada a lidiar con desastres.

Islandia

BBC
Islandia tiene mucha experiencia lidiando con desastres.

Durante semanas, Islandia ha experimentado un serie de miles de terremotos al día y ha quedado claro que la pandemia es solo otra catástrofe que manejar. La primera ministra incluso admitió que tenía los mismos equipos trabajando en ambos.

Gylfi Thor Thorsteinsson está de buen humor en el hotel de aislamiento a pesar de sus nuevos pacientes.

“Tenemos el control”, sonríe desafiante. “Este es el espíritu que mantenemos. Estamos ganando”.

Pero aún no está listo para celebrar: “No más fiestas de despedida de covid. Todavía no”.

Kate Vandy contribuyó con esta nota.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=8fj-C_xCda8&t=3s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.