Sin becas, pero con ingenio: atletas con discapacidad hacen de todo para entrenar y llegar a Tokio 2020
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Elizabeth Cruz

Sin becas, pero con ingenio: atletas con discapacidad hacen de todo para entrenar y llegar a Tokio 2020

La Conade admitió que no hay presupuesto suficiente para apoyar económicamente a todos los deportistas con alguna discapacidad.
Foto: Elizabeth Cruz
15 de diciembre, 2019
Comparte

Cuatro años después de un accidente en el que perdió la pierna, Gustavo Estrada volvió a sentir “mariposas” en el estómago cuando se calzó la prótesis y dio sus primeros pasos sin la ayuda de las muletas.

“Caminé diez metros y me caí diez veces”, ríe el joven de un barrio de Iztapalapa, en la Ciudad de México.

Después de cada tropiezo, Gustavo narra que se levantó una y otra vez, hasta que las dos piernas, la de hueso y músculos, y la de titanio y amortiguadores, comenzaron a moverse a la misma velocidad con la que el corazón bombeaba sangre y el aire entraba y salía de su organismo por la fatiga del esfuerzo.

Fueron solo unos segundos, pero esta vez no era un sueño: Gustavo podía correr.

Lee: ‘Es desalentador’: Conade redujo becas de atletas olímpicos y paralímpicos ganadores de medallas

“Corría y lloraba al mismo tiempo -recuerda aún con la emoción en sus ojos negros-. Nunca imaginé que lo volvería a hacer”.

Ese día, algo tan sencillo como sentir de nuevo el golpe del aire en la cara al movimiento orquestado de un par de piernas, despertó en Gustavo una pasión que desconocía hasta ese entonces: el atletismo.

Los movimientos torpes comenzaron pronto a tornarse ágiles y seguros. Y de los diez metros del primer día pasó a su primer kilómetro. Luego a los cinco, diez, 15, así hasta que, con mucho entrenamiento, alcanzó la primera meta: correr en competiciones estatales.

Ahora, dice mientras se ajusta el cabello en un moño que luce al estilo ‘samurai’ y completa unos estiramientos antes de iniciar su entrenamiento cotidiano en el Centro Nacional de Alto Rendimiento (CNAR), en la mente tiene fijo otro sueño: escalar de nivel y representar a México en unos Juegos Paralímpicos.

Aunque la historia no es tan bonita como se lee. Gustavo ya participó en competiciones nacionales, pero no tiene más apoyo que la ayuda de la empresa que, de manera altruista, le donó la costosa prótesis de titanio -que se asemeja a la que popularizó el exatleta paralímpico sudafricano Oscar Pistorius-, y la guía de Emmanuel Badillo, su entrenador. Todo lo demás, es decir, el equipamiento, el calzado, la alimentación, el transporte en combis a los entrenamientos, los viajes a las competiciones, y un largo etcétera, corre por su cuenta.

Por ello, el joven alterna los entrenamientos diarios con su trabajo en un taller mecánico, que complementa a su vez con la venta de paletas a bordo de los microbuses que circulan por su barrio en Iztapalapa, donde esquiva los asaltos en una de las demarcaciones más violentas de la capital mexicana.

Te puede interesar: Atletas con discapacidad intelectual, medallas y obstáculos

“He buscado apoyos para seguir compitiendo, pero no abren las puertas”, lamenta Gustavo, quien asegura que vendió algunas pertenencias para conseguir dinero.

“Me dicen que en el Gobierno no hay presupuesto -añade el joven, que mete ambas manos en los bolsillos de la sudadera gris que viste, y a continuación explica que también pidió apoyos que no llegan a las autoridades de su alcaldía, en Iztapalapa.

“Tras el accidente, pude quedarme en el piso y dejarme ir -reflexiona con la mirada fija en la pierna de titanio-. Pero algo tan doloroso me cambió la vida para bien. Ahora, gracias el atletismo estoy saliendo adelante. Por eso no me importa si me dicen que no hay apoyos. Seguiré entrenando hasta que llegue mi oportunidad”.

Foto: Elizabeth Cruz

No hay dinero ni para pagar la factura de la luz

Cuando a Gustavo le dijeron que no había dinero no le estaban mintiendo. La propia directora de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), la exatleta y medallista olímpica Ana Gabriela Guevara, dijo públicamente en julio de este año que la Comisión estaba en “números rojos” y que no tenía fondos ni para pagar servicios tan básicos como la factura de la luz.

La situación límite, dijo Guevara, se debió a dos factores: uno, a que en 2019 hubo una reducción de presupuesto, por lo que se tuvieron que ajustar gastos y reducir personal. Y dos, a la corrupción de gobiernos pasados.

“Los atletas iban a la dirección (de la Conade), tocaban la puerta, y se les daba lo que pedían. Había una discreción brutal para boletos, campamentos, acompañantes, y era un gasto excesivo. Hoy no lo tenemos y nos obliga a ajustarnos”, subrayó Guevara.

Antes incluso, en junio de este año, la Conade ya había advertido que estaba haciendo una “reestructuración” en el procedimiento de asignación de becas debido a que detectó inconsistencias de deportistas que ya no están activos o que no cumplían con los resultados que la normatividad indica, “y que aún así siguieron recibiendo el apoyo, sin un sustento técnico que lo respalde”.

Por ello, se ajustó la entrega de becas y también el monto, que se vio reducido a dos mil pesos mensuales, lo cual, en palabras de la propia Guevara ante la prensa, fue entendido y aceptado por algunos deportistas, mientras otros se dedicaron a “hacer su berrinche” en los medios.

Poco después, en septiembre, el Gobierno Federal trató de paliar el impacto de los recortes con una medida llamativa: invirtió parte del dinero que obtuvo de las subastas de inmuebles que pertenecían al crimen organizado en premiar a los atletas que ganaron medallas en los Juegos Parapanamericanos de Lima, en Perú.

En total, el presidente Andrés Manuel López Obrador repartió 100 millones de pesos en becas y estímulos para 184 atletas y 46 entrenadores.

Ahora, una vez superada la crisis por los recortes de este año, la Conade tendrá por primera vez en siete años un aumento de recursos: la Cámara de Diputados le aprobó 2 mil 783 millones de pesos para el próximo 2020, hasta mil millones de pesos más que este 2019, aunque este aumento también puede estar condicionado por los próximos Juegos Olímpicos que se diputan en Tokio el próximo verano.

Aún así, a pesar del aumento del presupuesto, y de las becas del presidente, muchos atletas tienen que seguir recurriendo al ingenio para generar los recursos que les permitan entrenar y llegar a competiciones internacionales.

Atleta con down vende pulseras para seguir entrenando

Todos los domingos, Kevin Macías, un atleta de alto rendimiento con síndrome de down, se calza unos tenis y se pone una gorra de los Raiders de Oackland, para subirse con su abuela a una combi en el Estado de México y viajar hora y media hasta Reforma.

Allí, en la estación del metrobús Chapultepec, junto a la Torre Mayor, improvisan un puesto de pulseritas y bolsas con chocolates sobre una banca.

Al llegar, Kevin sale disparado al encuentro de quienes pasean por Reforma para mostrarles su cartulina amarilla, en la que explica que, si compran sus productos, lo apoyan para seguir con su sueño de ser atleta.

“Estoy tan orgullosa de él…”.

Dolores García, abuela de Kevin, suspira con una sonrisa maternal mientras prepara las bolsitas con chocolates que su nieto, en su afán por repartirlas rápidamente, a veces las regala al público.

“Me da orgullo todo lo que ha logrado -añade la mujer-, y las ganas que le pone para seguir con su ilusión de ser atleta en un mundo con tanta discriminación”.

Lee: Detectan irregularidades en compras y gastos de la Conade

Kevin empezó a hacer deporte a los ocho años, cuando un doctor le advirtió que tenía sobrepeso. Disciplinado, el muchacho le pidió a su abuela que lo inscribiera de inmediato en un curso de natación, pero, una vez inscrito y con el bañador y el gorro listo, los instructores le dijeron que no podían recibirlo.

Probaron entonces con el karate, pero la respuesta negativa fue la misma. Así hasta que, luego de recorrer la Ciudad de México en busca de alternativas, Dolores encontró la oportunidad en la alcaldía Azcapotzalco, donde invitaron a Kevin a entrenar y a participar en carreras locales de atletismo.

Tras ganar las primeras medallas -que luce ante la cámara con una sonrisa pícara-, Kevin pasó al equipo de Emmanuel Badillo, un entrenador con años de experiencia en el trabajo con atletas especiales a los que ha llevado a competiciones internacionales, como Cinthya De Anda, que ganó para México la presea de bronce en los Parapanamericanos de Lima en la prueba de 400 metros de atletismo, y Alejandra Eloisa Mosquera, campeona mundial Down de atletismo.

Aunque Kevin no puede asistir a los Juegos de Tokio, porque no hay categorías para los deportistas Down, su reto es participar en otros eventos de talla internacional, como el Trisome Games, el equivalente a las olimpiadas Down que tendrá lugar el próximo año en Antalya, Turquía.

Pero, el dinero no alcanza. Y por eso, tiene que seguir vendiendo pulseras.

“Conade nos apoya muy poco. Lo único que recibimos son las instalaciones del Centro Nacional de Alto Rendimiento. Pero, no hay apoyos para la alimentación que debería tener un deportista de alto rendimiento”, lamenta Dolores.

“Además, hay muchas competencias para las que no hay ninguna ayuda. Somos las mamás las que tenemos que cubrir todos los gastos de inscripción a los eventos, los uniformes deportivos, el transporte, los viáticos, todo”, cuenta.

Foto: Elizabeth Cruz

“No hay suficiente presupuesto”

En entrevista con Animal Político, la Conade admitió que no hay presupuesto suficiente para apoyar económicamente a todos los deportistas con alguna discapacidad. Por ello, tienen que priorizar las becas entre los deportistas que son preseleccionados nacionales, y que ya obtuvieron ciertos niveles de resultados en competiciones como los Parapanamericanos de Lima, o el campeonato mundial Down de atletismo, que se celebró este año en Morelia, Michoacán.

No obstante, María Trinidad González, secretaria técnica de la dirección general de la Conade, subrayó que los deportistas que aún no son preseleccionados y que están entrenando para llegar a ese nivel, como Gustavo y Kevin, tienen otro tipo de apoyos, aunque no sean becas económicas.

Por ejemplo, apuntó la funcionaria, se les da acceso a las instalaciones del Centro Paralímpico Mexicano (Cepamex), que está equipado con gimnasio, canchas multiusos, un campamento de lanzamiento y tiro con arco, y una alberca semiolímpica, y se les permite el uso diario de la pista de atletismo del Centro Nacional de Alto Rendimiento. Además, se les otorga un seguro de gastos médicos y medicinas básicas, y un entrenador. Todo gratis.

“No cerramos las puertas a ningún deportista, aunque sí es cierto que tendrán que hacer un esfuerzo extra porque todavía son atletas en desarrollo”, dijo González, quien explicó que esos deportistas irán obteniendo más beneficios del Estado en la medida que vayan escalando sus resultados. Mientras tanto, los apoyos económicos tienen que priorizarse porque el presupuesto “es limitado”, insistió.

“Tenemos que priorizar. Y sabemos que esto es algo muy complicado porque todos son grandes deportistas y todos requieren de los apoyos. Pero lo cierto es que no hay recursos suficientes y por eso estamos tratando de repartirlos a partir de criterios de rendimiento deportivo”.

Esta tarea de priorizar planteó González, también ha implicado que durante la nueva gestión de Ana Gabriela Guevara se haya tenido que “reestructurar” las becas y las ayudas para evitar duplicidades -había deportistas que recibían becas de su estado y también de la Federación-, lo cual también está generando muchas quejas.

“Estamos buscando alternativas para que más gente tenga apoyo, aunque sea poco dinero. Por eso, la idea es quitar la duplicidad que encontramos cuando llegamos y tratar de poner como requisitos que, si ya alguien ya tiene una beca estatal, entonces deje el espacio para otro deportista que no la tiene”.

Entrenadores que no cobran

En el estacionamiento del Centro Nacional de Alto Rendimiento, en la colonia Granjas México de Azcapotzalco, junto al circuito de Fórmula 1, un grupo de diez mujeres esperan a que termine el entrenamiento vespertino de sus hijos.

Está oscureciendo y muchas de ellas platican entre sí con signos visibles de cansancio en los rostros. Hay bostezos tras una larga jornada, una más, que empezó a las siete de la mañana, cuando sus hijos e hijas arrancan el día para desayunar y acto seguido ya empiezan a prepararse para la jornada de entrenamientos.

Merle Durán, madre de Carlos Aarón Valencia Durán, un atleta con discapacidad intelectual dice que la carrera hacia el alto rendimiento deportivo es agotadora no solo para los atletas, sino también para las madres que, como ella, los acompañan a diario y los traen desde el Estado de México, Puebla o Querétaro, debido a que el único Centro Paralímpico Mexicano de alto rendimiento que existe en el país es el de la capital.

“Los pocos apoyos que nos dan son muy recortados. Nada es suficiente, porque a un chico convencional le dan un apoyo y se mueve solo, no necesita a su mamá, papá, o algún familiar. En nuestro caso, la necesidad es mayor porque siempre tenemos que andar con nuestros chicos y se dobla el costo”, plantea Merle.

En cuanto a lo señalado por la Conade, sobre priorizar las becas entre quienes vayan obteniendo buenos resultados en competiciones, la madre de Carlos critica que están en mitad de un ciclo sin sentido, puesto que, si los atletas no reciben el apoyo gubernamental, difícilmente podrán dar el salto hacia las competiciones de alto rendimiento que, a su vez, les darían el acceso a las becas.

Por su parte, el entrenador Emmanuel Badillo admite que el Gobierno Federal está haciendo un esfuerzo por premiar y estimular a los deportistas que tuvieron buenos resultados en competiciones internacionales, como la reciente de Lima.

Sin embargo, en la misma dirección que la señora Merle, matiza que hay muchos otros deportistas como Gustavo o el propio Kevin que, aunque ya tuvieron buenos resultados en competencias nacionales, se están quedando fuera de las ayudas, por lo que difícilmente podrán ir a eventos internacionales.

“Sí hay una atención de Conade, pero cuando ya se da un resultado. Sin embargo, para los atletas que vienen de abajo no hay tanto apoyo”, expone Badillo, que añade que la falta de apoyos no la sufren solo los atletas, sino también los entrenadores, aunque, en su caso, se trata de una fala de regularidad en el pago de su salario.

“El pago nunca es puntual. Te puedo decir que, de enero a la fecha, no he recibido ni un solo peso”, recalca el entrenador, aunque matiza esta es una situación añeja que viene arrastrando de gobierno anteriores.

“Trabajar así es muy difícil -hace hincapié-. Porque nos piden rendimiento con los chicos. Pero cómo quieren que rindamos si el salario no nos llega con regularidad”.

El sueño de Tokio

A unos metros de donde platica Emmanuel, en la explanada de acceso al Centro Nacional de Alto Rendimiento, Carlos Aarón Valencia, un atleta juvenil hace estiramientos ajeno a todas estas problemáticas y centrado en una sola preocupación: cómo mejorar sus tiempos en la pista.

Como muchos de sus compañeros, dice que su sueño es ir a los Juegos Paralímpicos de Tokio el próximo verano. Por ello, completa largas jornadas de entrenamientos en las que, asegura, su mayor lucha es contra sí mismo.

“Muchos días me pregunto: ‘¿Qué hago aquí? Estoy cansado y no veo resultados’”.

Pero ni la falta de becas, ni el desánimo tampoco pueden con él, asegura. Y su entrenador Emmanuel tiene mucho que ver con eso.

“Él me ayuda a superar esos momentos de bajón -cuenta Carlos con una sonrisa tímida-. Me dice que, aunque haya dificultades, sí puedo lograr mi meta. Y sé que lo puedo lograr, y por eso sigo entrenando. Para dejar huella y mañana decir: yo lo logré”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

6 preguntas para entender cómo Trump y los republicanos rebeldes quieren revertir en el Congreso la victoria de Biden

Te presentamos algunas claves sobre esta decisiva jornada y por qué es casi imposible que las objeciones de algunos republicanos salgan adelante.
6 de enero, 2021
Comparte

Dos meses después de las elecciones, el proceso para confirmar la victoria de Joe Biden en las presidenciales de Estados Unidos llega a su momento culminante.

O al menos eso dicen la tradición y la historia, pero si algo nos ha demostrado este ciclo electoral es que nada está escrito sobre piedra.

El evento, que suele ser una mera ceremonia, ha generado gran expectación este año, no solo por la negativa del presidente Donald Trump a aceptar su derrota, sino por la determinación de algunos legisladores republicanos a bloquear el proceso.

Sin embargo, sus posibilidades son prácticamente nulas, ya que los demócratas controlan la Cámara de Representantes.

Donald Trump en un mitin en Georgia el 4 de enero de 2021

EPA
“No se van a llevar esta Casa Blanca. Vamos a luchar hasta el final”, dijo un desafiante Trump durante un acto de campaña en Georgia el pasado lunes.

En BBC Mundo te presentamos algunas claves sobre esta decisiva jornada y por qué es casi imposible que las objeciones de algunos republicanos salgan adelante.

1. ¿Qué pasa este miércoles 6 de enero?

De acuerdo con la ley electoral de Estados Unidos, los estados tienen que enviar los resultados del voto del Colegio Electoral al Congreso para que sean contados y certificados.

El proceso suele ser una formalidad: la ley dictamina que el Congreso tiene que tratar los resultados ya certificados por los estados como “concluyentes”.

Mapa electoral de Estados Unidos

Getty Images
El Colegio Electoral se reúne cada cuatro años, unas semanas después del día de las elecciones, para emitir su voto.

Todos los estados certificaron los resultados antes de la fecha límite, el 8 de diciembre, y el Colegio Electoral confirmó la victoria de Joe Biden el 14 de ese mes.

Hay que recordar que el Colegio Electoral está formado por 538 electores cuya función es elegir al presidente y vicepresidente según el voto popular en sus respectivos estados.

Un candidato necesita ganar una mayoría de los votos electorales -270 o más- para llegar a la presidencia.

Biden derrotó a Trump por 306-232. Al Congreso le corrresponde ahora certificar el resultado del Colegio Electoral.

Mujer de espaldas votando

Getty Images
El proceso electoral de Estados Unidos tiene una serie de etapas que se desarrollan entre principios de noviembre y finales de enero.

El vicepresidente Mike Pence presidirá la sesión y será quien declare el ganador.

¿Eso es todo? Este año, no.

2. ¿Se puede detener la certificación en este punto?

La ley de Recuento Electoral les permite a los legisladores objetar los resultados electorales de uno o varios estados.

Para que una objeción sea escuchada, debatida y votada tiene que contar al menos con el respaldo de un miembro de la Cámara y un miembro del Senado.

En ese caso, las dos cámaras se separan y tienen dos horas para debatir el tema antes de votar si aceptan o no la objeción. Y así sucesivamente con cada una de las objeciones.

Para que los votos electorales de un estado sean rechazados, la objeción tiene que ser aprobada por una mayoría en ambas cámaras, algo prácticamente imposible teniendo en cuenta que los demócratas controlan la de Representantes.

Al Gore y George Bush

Reuters
En enero de 2001, el entonces vicepresidente Al Gore (izqda.) fue el encargado de certificar la victoria de George Bush, que le derrotó en las elecciones.

Hay que destacar que los desafíos a los resultados, sobre todo en la Cámara, son algo común y hay numerosos precedentes: el más reciente ocurrió en las elecciones de 2016, cuando varios congresistas demócratas presentaron sus objeciones a la victoria de Trump.

Curiosamente, en esa ocasión fue el entonces vicepresidente Joe Biden quien les dijo a sus compañeros de filas que no obstaculizaran la certificación.

3. ¿Cuáles son los desafíos concretos?

Se sabe que más de 100 republicanos de la Cámara de Representantes van a presentar objeciones.

Son en su mayoría miembros del llamado caucus de la Libertad liderados por Mo Brooks, un congresista por Alabama que es uno de los mayores aliados de Trump en la Cámara.

La gran pregunta era si conseguirían el apoyo de algún senador para al menos forzar el debate.

El primero que apareció fue Josh Hawley, senador republicano por Misuri que objetará la certificación de los votos “por dudas sobre la integridad de la elección”, a pesar de que no hay evidencia de fraude.

Josh Hawley

Reuters
Josh Hawley fue el primer senador republicano en decir que objetará los resultados electorales.

Y 13 senadores liderados por Ted Cruz han pedido que la certificación se retrase 10 días para dar tiempo a hacer una auditoría sobre las acusaciones de fraude.

En concreto, los objetores cuestionan los resultados de estos seis estados péndulo: Arizona, Georgia, Michigan, Pensilvania, Wisconsin y Nevada, aunque finalmente puede que solo impugnen los de Arizona, Georgia y Pensilvania.

Alegan que hubo deficiencias en la aplicación de las leyes electorales en esos estados, pero todas las demandas presentadas ante tribunales estatales y federales han sido desestimadas.

Además, investigaciones del Departamento de Justicia y el FBI no han hallado rastros de fraude y los diversos recuentos de votos realizados en algunos estados han confirmado los resultados iniciales.

Ted Cruz

Reuters
El senador por Texas Ted Cruz se ha convertido en uno de los principales aliados de Trump en su intento de disputar el resultado electoral.

Varios republicanos han expresado su oposición al bloqueo, entre ellos el líder del Senado, Mitch McConnell, y su número 2, John Thune, así como otros destacados senadores, lo que hace pensar que las objeciones no saldrán adelante.

Es por esto que analistas e incluso algunos legisladores republicanos, como el senador Ben Sasse, leen estas iniciativas como una estrategia de sus impulsores para ganarse el respaldo del electorado fiel a Trump.

Hawley y Cruz se ven como potenciales candidatos para las elecciones de 2024 y sus respectivas tácticas se pueden interpretar como una carrera por demostrar quién es más leal al presidente saliente.

4. ¿Qué papel juega Mike Pence?

Esta pelea ha suscitado también preguntas sobre el papel que jugará el vicepresidente Mike Pence, a quien le corresponde oficiar la sesión conjunta del Congreso.

Mike Pence

Getty Images/Pool
El vicepresidente Mike Pence presidió la ceremonia de juramentación de los nuevos senadores en la antigua cámara del Senado en Capitol Hill el domingo 3 de enero.

El foco sobre Pence lo ha puesto sobre todo el propio Trump, que este martes tuiteó: “El vicepresidente tiene el poder de rechazar electores elegidos de forma fraudulenta”.

Con sus palabras, el presidente daba credibilidad a una teoría errónea que sugiere que Pence puede dar la vuelta a los resultados de las elecciones durante el recuento de los votos.

Sin embargo, el papel de Pence este miércoles es meramente administrativo.

Los creadores de este proceso eran muy conscientes de que el vicepresidente tendría un gran interés personal en designar un ganador, por eso su función es más simbólica que activa.

Pence debe abrir los sobres de cada estado y decir en voz alta cuántos electores recibe cada candidato.

Nancy Pelosi

Reuters
Con la Cámara de Representantes en manos de los demócratas es muy improbable que alguna objeción salga adelante.

Los intentos para que Pence tenga una función más decisiva no vienen solo de Trump.

El congresista republicano por Texas Louis Gohmert presentó una demanda en un tribunal federal para ignorar la ley de Recuento Electoral y hacer que Pence tuviera la capacidad legal de elegir el conjunto de electores que quisiera.

Un juez federal de Texas, designado por Trump, desestimó la demanda de inmediato.

En cualquier caso, Pence queda en una incómoda posición después de haberse distinguido durante los últimos cuatro años por su inexorable fidelidad a Trump.

Mike Pence y Donald Trump

Reuters
Trump dijo el lunes ante sus incondicionales seguidores que si Pence “no cumple” ya no le caerá tan bien.

Su modo de actuar este miércoles puede determinar su relación futura con el hombre al que ha servido lealmente, incluso en momentos que le podían perjudicar políticamente.

5. ¿Qué dicen los demócratas?

El Partido Demócrata se ha mantenido alejado de la polémica y se ha dedicado a insistir en que Joe Biden y Kamala Harris asumirán el poder el 20 de enero.

La senadora demócrata por Minesota Amy Klobuchar será la encargada de liderar la respuesta a las objeciones republicanas este miércoles, una labor para la que dijo sentirse respaldada por un grupo bipartidario al que calificó de “combatientes contra el golpe”.

Joe Biden en un mitin en Georgia el 4 de enero de 2021

EPA
Joe Biden también ganó el voto popular por más de siete millones de papeletas de diferencia.

“El Congreso certificará los resultados de la elección como hace cada cuatro años”, señaló por su parte la portavoz de Biden, Jen Psaki.

6. Qué pasa después, ¿hay alguna posibilidad de revertir la victoria de Biden?

En principio, la certificación del Congreso es el último paso en el camino hacia la Casa Blanca, donde Biden se instalará el 20 de enero.

No se puede anticipar cuál será la reacción y estrategia de Trump y sus aliados pasados los sucesos de este 6 de enero.

Como señala el periodista de la BBC Anthony Zurcher, especializado en política estadounidense, es posible que Trump nunca deje de cuestionar la validez de las elecciones presidenciales de 2020, pero el recuento de los votos en el Congreso es el último obstáculo entre Biden y su investidura.

“Es un obstáculo que, con la ayuda de los demócratas y de algunos republicanos, Biden sorteará sin problema”, sostiene Zurcher.

“Es también la última ocasión para que los partidarios del presidente en el Congreso demuestren lealtad a su hombre mientras sigue en el cargo. En ese sentido, los eventos del día (y la noche y quizá la mañana siguiente) pueden arrojar luz sobre la extensión del apoyo que todavía tiene el presidente”, añade.

Vista nocturna del Capitolio, sede del Congreso de Estados Unidos

EPA
Queda por ver el impacto que este largo y litigado proceso electoral tendrá en la democracia estadounidense.

En cuanto a las secuelas que este largo proceso de litigios y acusaciones de fraude puede tener en el sistema democrático del país, la profesora de Derecho en la Escuela de Leyes Loyola (Los Ángeles) Jessica Levinson ve varias señales de alarma.

“Me faltan las palabras para describir lo subversivo que es esto para nuestro sistema de gobierno“, le dice Levinson a BBC Mundo.

“Me horroriza la idea de que la gente que supuestamente nos tiene que representar esté cayendo en falsedades, teorías de la conspiración, etc, aparentemente porque creen que es políticamente popular.

“No me preocupa tanto que Biden no vaya a ser confirmado, sino lo que nos pase a largo plazo. Al menos 40 millones de votantes se creen mentiras, falsedades, teorías de la conspiración. Tenemos que confrontar el problema de que las personas vivimos en universos informativos paralelos“, opina.

“Tenemos que dar un paso atrás y recuperar la democracia”.

raya separatoria

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=qH_FSdsBEf0&t=4s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.