Bolivia abre la puerta al diálogo con Ebrard tras intercambio de acusaciones
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Bolivia abre la puerta al diálogo con Ebrard tras intercambio de acusaciones

Bolivia acusó a México de deteriorar las relaciones entre los países “desde el momento en el que el gobierno mexicano ayudó al expresidente Evo Morales a tergiversar la realidad sobre la lucha y voluntad del pueblo boliviano”.
26 de diciembre, 2019
Comparte

El gobierno de Bolivia expresó que la canciller de ese país está dispuesta a dialogar con el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, para tratar de encontrar una solución al conflicto entre las dos naciones, en el que México ha acusado “hostigamiento y amedrentamiento” a sus representaciones diplomáticas.

El subsecretario para América Latina de la cancillería mexicana, Maximiliano Reyes, sugirió este jueves un encuentro con la canciller boliviana, Karen Longaric, en un tercer país para abordar el problema.

“Hacer un llamado a la canciller de Bolivia a que abramos un canal de comunicación directo e incluso personal cuando ella lo estime conveniente y ojalá sea lo más pronto posible”, dijo en conferencia de prensa.

“Le propongo que incluso nos encontremos en un país intermedio geográficamente dada la cantidad de trabajo que ambos tenemos y con el propósito fundamental de encontrar una ruta mediante el diálogo y la diplomacia pueda llegar a cerrar este episodio”, agregó.

Bolivia acusó antes al gobierno de México de injerencia por no haber entregado a exfuncionarios con orden de aprehensión que se encuentran asilados en su sede embajada, y dijo que su Subsecretaría para Latinoamérica y el Caribe ha “tergiversado y distorsionado la verdad” sobre las medidas de seguridad en el lugar.

En medio de las tensiones diplomáticas entre ambos países, el Ministerio de Relaciones Exteriores boliviano expresó en un comunicado que las relaciones se deterioraron “desde el momento en el que el gobierno mexicano ayudó al expresidente Evo Morales a tergiversar la realidad sobre la lucha y voluntad del pueblo boliviano”.

Criticó que la embajada de México se ha negado a entregar a las autoridades a dirigentes del Movimiento al Socialismo y exministros de Morales, asilados en la sede diplomática, y que tienen tienen órdenes de aprehensión.

Lee: SRE ve riesgo de “incursión armada” en sede diplomática; Bolivia justifica vigilancia

“La Subsecretaría mexicana para Latinoamérica y el Caribe objetó de manera desafiante las decisiones del Ministerio Público de Bolivia, incluso haciendo disquisiciones que no correspondían y que pueden considerarse injerencia en los asuntos internos de otros Estados”, de acuerdo con la cancillería de Bolivia.

Según las autoridades de Bolivia, la embajada de México pidió refuerzos policiales el 19 y 29 de noviembre “y en reiteradas solicitudes verbales”. Pero los diplomáticos mexicanos, señala el comunicado, han tergiversado y distorsionado la verdad respecto a las medidas de seguridad.

“Bolivia es un país respetuoso de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas. En tal sentido, jamás violará la inmunidad de un recinto diplomático ni la investidura de un diplomático sea cual fuere el país de que se trate”, destacaron.

Bolivia, añadió, quiere tener relaciones amistosas con México, relaciones de igual a igual basadas en el respeto a la autodeterminación de los pueblos y a la no injerencia en los asuntos internos.

“El gobierno constitucional del Estado Plurinacional de Bolivia, expresó en numerosas ocasiones su molestia y preocupación por la injerencia en los asuntos internos bolivianos por parte del gobierno de AMLO”, señaló.

México menciona la Corte Internacional de Justicia

Por la mañana, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, informó que México presentaría este jueves un instrumento legal ante la Corte Internacional de Justicia de la ONU debido a la presencia excesiva de seguridad frente a la embajada mexicana en Bolivia.

El canciller reiteró que la situación en la embajada es crítica debido a la amenaza de intervención por parte de fuerzas policiales bolivianas, pero advirtió que no se permitirá ningún atropello a la soberanía nacional.

El canciller explicó que el pasado 15 de noviembre la embajada mexicana recibió nueve solicitantes de asilo y se solicitó un salvoconducto para que las personas pudieran salir del país; no obstante, el 26 de noviembre, el gobierno interino de Bolivia comunicó que existían órdenes de aprehensión contra cuatro de los asilados.

“De acuerdo al derecho internacional, lo que se impone es el derecho de asilo”, señaló.

Agregó que México está estableciendo conexión con toda la comunidad internacional “porque ni en los peores momentos de las dictaduras en los años 70 hubo tanto riesgo como ahora de violación de las embajadas”.

Explicó que ante el despliegue de los elementos bolivianos (cerca de 90) -que inició desde el 23 de diciembre-, México estableció contacto con la ONU y otros organismos internacionales para que se respete la Convención de Viena y el Pacto de Bogotá, sin embargo, no hubo un pronunciamiento.

“Como no hemos recibido respuesta acorde a los principios internacionales de respeto y no solo de respeto, de garantía de seguridad de sedes diplomáticas, el día de hoy México está presentando un instrumento jurídico por violación a obligaciones diplomáticas.

“¿Qué planteamos? Que se respete y preserve la integridad de las instalaciones y quienes están dentro de las instalaciones que son parte del territorio mexicano. Exhortamos a que sean respetadas las instalaciones, se preserve la integridad, así como de personas que están en la Embajada”, señaló.

Entérate: México y Bolivia: Lo que sabemos sobre las tensiones diplomáticas entre ambos países

Ebrard defendió el derecho de todos los países a otorgar asilo y recordó que ese recurso está garantizado por varios acuerdos internacionales.

“No hay principio que asista a quien quiera violentar la embajada”, expuso al denunciar un posible “incumplimiento esencial a las obligaciones a las que los países estamos obligados con las sedes diplomáticas”.

El funcionario federal también dijo que no se pretende retirar al personal diplomático de México de Bolivia, sobretodo porque existe una comunidad de 10 mil connacionales en la nación andina.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

La creciente rivalidad entre dos monarquías que está haciendo subir los precios del petróleo

Una ruptura pública entre Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos provocó el abandono de las conversaciones entre las naciones exportadoras de petróleo más grandes del mundo.
8 de julio, 2021
Comparte

Una amarga división pública entre los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita por las cuotas de producción de petróleo esta semana provocó el abandono de las conversaciones entre las naciones productoras de petróleo más grandes del mundo y dejó a los mercados de energía en el limbo, llevando los precios del petróleo a un máximo de seis años.

Las 23 naciones de la OPEP+, que comprende el grupo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y productores aliados como Rusia, tuvieron que posponer sus negociaciones indefinidamente.

La decisión generó temores sobre la estabilidad de un grupo que ha manejado hábilmente los suministros durante los últimos 18 meses para hacer frente a la crisis económica mundial relacionada con el coronavirus.

El problema comenzó la semana pasada, cuando Emiratos Árabes Unidos rechazó una propuesta de los líderes de la OPEP en Arabia Saudita y Rusia para extender las restricciones de producción por otros ocho meses.

Torre de petróleo

Reuters
La OPEP y sus aliados aún deben fijar una fecha para su próxima reunión sobre cuotas de producción de petróleo

Emiratos Árabes Unidos quería renegociar su línea actual (el nivel a partir del cual se calculan los recortes o aumentos de producción) para dar libertad para extraer más petróleo. Sin embargo, Arabia Saudita y Rusia se opusieron a hacerlo.

Las negociaciones dieron un giro habitual cuando los ministros de energía de los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita, que son aliados cercanos, hicieron públicas sus diferencias.

“La ruptura ha sido una sorpresa, pero quizás la pelea fue inevitable”, dice Ben Cahill, investigador principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington.

“La capacidad de producción de Abu Dabi no va acorde con su cuota en la OPEP. Ha invertido mucho dinero para aumentar su producción. Y ahora la demanda está incrementando. Es por eso que los emiratíes se han sentido frustrados durante el último año por su incapacidad para aumentar la producción”, añade.

Dos príncipes

Durante varios años, la relación entre Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos ha dado forma a la geopolítica del mundo árabe.

El vínculo personal entre el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, y el príncipe heredero de Abu Dhabi,Mohammed bin Zayed, ha sido fundamental para consolidar esta alianza.

Combatiente con balas para ametralladora

Reuters
Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos han respaldado a las fuerzas progubernamentales en la guerra civil de seis años de Yemen

Ambos hombres son vistos como gobernantes de facto de su país y tienen visiones ambiciosas.

Durante varios años hubo una profunda cooperación en cuestiones estratégicas. Formaron una coalición militar árabe en 2015 para librar una guerra contra el movimiento rebelde hutí, alineado con Irán en Yemen, e impusieron un embargo diplomático, comercial y de viajes a Qatar en 2017.

Pero las grietas en la relación comenzaron a aparecer hace dos años, cuando los Emiratos Árabes Unidos retiró la mayoría de sus tropas de Yemen, dejando a los saudíes disgustados.

En enero, los emiratíes aceptaron a regañadientes un acuerdo liderado por Arabia Saudita para poner fin al embargo de Qatar, a pese a la desconfianza que les genera Doha.

Del mismo modo, Arabia Saudita no estaba entusiasmada con la decisión de los Emiratos Árabes Unidos de normalizar las relaciones con Israel el año pasado.

Foto archivo de dos mujeres viendo un avión de Qatar Airways

AFP
Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos y Qatar acordaron “dejar de lado” sus diferencias en una cumbre en enero.

Las grietas comenzaron a profundizarse en febrero, cuando Arabia Saudita emitió un ultimátum a las empresas multinacionales para que reubicaran sus sedes regionales en el reino para 2024 o perderían contratos gubernamentales.

Esto se percibió como un ataque implícito a Dubai (en los Emiratos Árabes Unidos), el centro comercial de la región.

Después de que los emiratíes bloquearan el acuerdo propuesto por la OPEP+, los saudíes parecieron tomar represalias suspendiendo los vuelos a los Emiratos Árabes Unidos.

Alegaron preocupaciones sobre las variantes del coronavirus, pero la decisión se tomó justo antes de una festividad islámica cuando muchas personas se dirigen a Dubai para tomar un descanso.

Arabia Saudita también anunció que excluiría las importaciones de zonas francas o vinculadas a Israel de un acuerdo arancelario preferencial con otros estados del Golfo, dando un golpe a la economía de los Emiratos Árabes Unidos, que gira en torno a un modelo de zona franca.

Competencia económica

La lucha en la OPEP+ se ve subrayada por una creciente rivalidad económica, con ambos países tratando de diversificar sus economías reduciendo su dependencia de las exportaciones de hidrocarburos.

Con Arabia Saudita adoptando una estrategia económica más agresiva bajo el mando de Mohammed bin Salman, el país compite ahora en sectores como el turismo, los servicios financieros y la tecnología.

“Arabia Saudita es el gigante de la región que ahora está despertando. Y, en cierto nivel, eso es motivo de preocupación para los emiratíes”, dice Neil Quilliam, miembro asociado de Chatham House en Londres.

Foto panorámica Dubai

Reuters
La posición de Dubai como centro comercial preeminente de la región está siendo cuestionada.

“En 15 a 20 años, si Arabia Saudita se transforma en una economía dinámica, sería una amenaza para el modelo económico emiratí”.

Todavía no está claro si Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos llegarán a un nuevo acuerdo con la OPEP+.

Ali Shihabi, un analista saudí cercano a la corte real, no cree que la ruptura obstaculice su relación a largo plazo, a pesar de que la postura rígida de los emiratíes fue una “sorpresa” para los saudíes, especialmente dado que habían trabajado muy duro para lograr el consenso.

“Ambas partes han tenido desacuerdos mucho mayores en el pasado”, dice.

“Todas las relaciones pasan por altibajos, incluidos Estados Unidos y el Reino Unido. Pero los fundamentos de esta relación son realmente fuertes para causar un daño permanente a esta alianza”.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Nkdrq_AVABk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.