Poco presupuesto, deforestación y defensores asesinados: las deudas ambientales de México en 2019
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Poco presupuesto, deforestación y defensores asesinados: las deudas ambientales de México en 2019

Los asesinatos y criminalización de defensores de medio ambiente y territorio continúa. Además, está en juego que el país pueda cumplir con el compromiso de deforestación cero para 2030.
Cuartoscuro
Por Thelma Gómez Durán / Mongabay Latam
13 de diciembre, 2019
Comparte

México vive una crisis ambiental que es urgente atender. Pero en 2019 no fue suficiente el llamado que realizaron científicos, organizaciones ambientalistas e, incluso, funcionarios para que se tomaran medidas y se destinaran los recursos necesarios para frenar el avance de la deforestación, evitar la pérdida de especies y atender la contaminación de ríos, lagunas y mares.

En octubre pasado, incluso, el mismo titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Víctor Toledo, señaló que era necesario declarar una “emergencia ambiental” en el país. Sus palabras, hasta ahora, no han encontrado eco suficiente para que el gobierno federal considere el tema como prioritario. Y la mejor muestra de ello es la disminución en el presupuesto para ambiente, mientras se sigue impulsando la energía basada en combustibles fósiles.

El 2019 deja para México un balance negativo en términos de medio ambiente, en donde los pequeños logros palidecen ante las deudas y el aumento en la vulnerabilidad de ecosistemas prioritarios, como las selvas, los bosques y el arrecife mesoamericano. Además, el país continúa siendo uno de los más peligrosos para los defensores de ambiente y territorio.

Te puede interesar: México, el sexto país más peligroso para defensores del medio ambiente; hubo 14 asesinatos en 2018

Lo preocupante: presupuesto mínimo para ambiente

El presupuesto destinado al sector ambiental ha disminuido en forma paulatina durante los últimos años. Así fue durante el sexenio de Enrique Peña Nieto y la situación no cambió durante el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador. En 2019 se destinaron poco más de 31 mil millones de pesos (alrededor de mil 600 millones de dólares) para todo el sector ambiental, es decir cerca de seis mil millones (311 millones de dólares) menos respecto a 2018.

“La disminución presupuestal es un reflejo de la falta de entendimiento de que el tema ambiental es una urgencia nacional”, dice Óscar Moctezuma, director y fundador de Naturalia, organización no gubernamental dedicada a la conservación de especies y ecosistemas mexicanos.

Para 2020 la situación será aún más crítica, ya que solo se aprobaron 29 mil millones (mil 500 millones de dólares). Este presupuesto equivale casi a la misma cantidad que el gobierno federal destinó a uno de sus programas consentidos: Sembrando vida, el cual está a cargo de la Secretaría de Bienestar, y consiste en otorgar un apoyo económico mensual a quienes realicen plantaciones de árboles frutales y maderables. Este programa solo considera la atención de un millón de hectáreas frente a las cien millones que están a cargo de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), una de las dependencias que más recortes ha sufrido: si en 2018 tenía poco más de mil millones de pesos de presupuesto (51 millones de dólares), en 2019 se le destinaron 843 millones (43 millones de dólares).

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Comisión Nacional Forestal (Conafor), también sufrieron una disminución importante de su presupuesto.

El país perdió capacidad para proteger, cuidar y atender zonas prioritarias, coinciden en señalar científicos como el doctor José Sarukhán Kermez, quien está al frente de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio). Y como ejemplo recordó que a mediados de 2019 no se logró atender en forma adecuada los incendios en áreas protegidas, entre ellas la Reserva de Sian Ka’an, en Quintana Roo.

El sector ambiental también enfrentó la inesperada renuncia de la titular de la Semarnat, seis meses después de haber tomado el cargo. Josefa González Blanco dejó la dependencia después de que se conoció que pidió que se retrasara la salida de un vuelo para que ella alcanzara a abordar el avión. En mayo de 2019 asumió el cargo el doctor Víctor Toledo, biólogo e investigador del Instituto de Ecología.

El cambio en la titularidad de la Semarnat y la disminución de presupuesto provocó despidos y reacomodos en la secretaría. Eso ocasionó un rezago en las acciones de gobierno, entre ellas el otorgamiento de permisos, las resoluciones de manifestaciones de impacto ambiental y en el seguimiento de diversos programas, entre ellas las iniciativas para la reducción de emisiones contaminantes o la presentación del tercer Programa Especial sobre Cambio Climático.

Adrián Fernández Bremauntz, doctor en ciencias y director ejecutivo de la Iniciativa Climática de México, resalta que mientras se disminuyó el presupuesto ambiental se incrementaron los recursos para el impulso de las energías fósiles, como la construcción de la refinería de Dos bocas –que comenzó en junio de 2019— y la modernización de las centrales eléctricas que funcionan con carbón, diesel, gas y petróleo. Además, aunque se declara que el actual gobierno no apoyará el fracking, en los hechos esta práctica aún se considera en los planes de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Al apostar a las energías fósiles y olvidar el impulso de las energías limpias, México no cumplirá con sus compromisos internacionales, como parte del Acuerdo de París, entre ellos disminuir sus emisiones contaminantes y llegar a una deforestación cero para el año 2030, advierte Fernández Bremauntz.

Leer más: José Álvarez, Tío Guato, el ambientalista que fue asesinado por proteger la vida en el Usumacinta

La deuda: sigue el riesgo para defensores ambientales

Si en 2018 se registraron 21 asesinatos de personas defensoras de medio ambiente y territorio en México, para 2019 la situación no cambió. Organizaciones como Amnistía Internacional han registrado 24 defensores de derechos humanos asesinados en el país durante 2019; una buena parte de ellos estaban enfocados a la defensa de ambiente y territorio.

México “siguen siendo uno de los países de la región más violentos para las personas defensoras de ambiente y territorio”, dice Tania Reneaum Panszi, directora ejecutiva de Amnistía Internacional México, quien también destaca que en el país existe un grave problema de impunidad respecto a estos crímenes.

Entre los defensores de ambiente y territorio que este año fueron asesinados se encuentran Samir Flores, miembro del Frente en Defensa de la Tierra y del Agua y fundador de la radio comunitaria Amiltzinko en Morelos. Flores era uno de los más visibles opositores a la termoeléctrica y gasoducto que forman parte del Proyecto Integral Morelos, cuya construcción comenzó en 2012 y ha sido motivo de una fuerte oposición de diversas comunidades.

Flores, al igual que otros opositores al proyecto, ya había recibido varias amenazas. Su asesinato ocurrió tres días antes de una consulta que realizó el gobierno federal sobre la termoeléctrica.

Entre los defensores ambientales asesinados este año también está José Luis Álvarez Flores, quien había denunciado la extracción ilegal de arena en uno de los cauces del río Usumacinta, en Tabasco.

Además de los asesinatos, en el país siguen presentes otros tipos de violencia contra los defensores de ambiente y territorio. En su informe de 2019, la organización internacional Global Witness señaló que México está entre los diez países con mayor criminalización hacia los defensores.

Las intimidaciones y amenazas en contra de los defensores  también continúan. Uno de estos casos es el que denunciaron a finales de octubre integrantes del Consejo Tiyat Tlali, organización que reúne a miembros de diferentes comunidades que se oponen al Proyecto Hidroeléctrico Puebla 1, el cual busca establecer una planta de generación de energía para el uso de empresas privadas.

Los miembros del Consejo Tiyat Tlali denunciaron que ellos y las abogadas que acompañan su lucha legal contra el proyecto han sido objeto de campañas de descalificación, hostigamiento y han sido acusados de delitos como lesiones contra funcionarios municipales.

Tania Reneaum Panszi, de Amnistía Internacional México, destaca que la criminalización es “una forma sofisticada de debilitar a los movimientos de defensa de ambiente y territorio”.

Lee más | México: defensores de un río no bajan la guardia ante intimidaciones y fallo judicial en su contra

Lo malo: reglamento forestal olvidado

El 2019 representó un año de espera para las comunidades forestales. A mediados de 2018 se aprobó la Ley General de Desarrollo Forestal Sostenible, la cual se miró como un paso adelante para impulsar el manejo forestal comunitario. “Esa ley fue uno de los mayores logros ambientales, porque obliga a que no existan subsidios agrícolas en áreas prioritarias”, dice Sarukhán Kermez. Sin embargo, un año y medio después sigue sin publicarse su reglamento. Su ausencia ha provocado que la ley no se pueda implementar en forma adecuada.

Las consecuencias las están sufriendo el sector forestal y, en especial, las comunidades dedicadas a la silvicultura, asegura Lucía Madrid, maestra en política ambiental por la Universidad de Cambridge. “Se tiene una ley vigente y un reglamento anterior que se contradicen, porque hay atribuciones que antes tenía la Semarnat y ahora las tiene la Conafor. Eso ha provocado que no exista claridad sobre qué instancia tiene la responsabilidad para determinados actos de autoridad”. Y como ejemplo menciona el retraso en la entrega de las guías forestales —documentos con los que se comprueba que la madera es legal— y de los permisos para el funcionamiento de aserraderos.

Además de la falta de reglamento, Lucía Madrid señala que los recortes en el presupuesto del sector ambiental, así como el despido de personal en las diferentes dependencias, ha provocado que se trabaje con lo mínimo, sobre todo en las delegaciones estatales, y que exista un rezago importante en la resolución de trámites. Eso abrió aún más la puerta a la corrupción que ya existía: “las guías forestales —cuya entrega debe ser gratuita— se están vendiendo”, asegura Madrid, quien tiene 15 años trabajando con comunidades forestales.

Madrid resalta que la falta de presupuesto en el sector ambiental comenzará a reflejarse en el aumento de la deforestación en el país, porque “hay una incapacidad de hacer cumplir la ley, porque no hay suficientes inspectores”.

En ello coinciden otros especialistas, entre ellos Fernández Bremauntz: “hay desmantelamiento de las acciones de inspección. Estamos perdiendo la batalla de la deforestación”

Para ejemplificar lo que sucede en el país en este tema, Lucía Madrid menciona algunas cifras: la Semarnat autoriza que entre nueve y once mil hectáreas cambien su uso de suelo al año. Sin embargo, diferentes estudios muestran que en el mismo periodo alrededor de 250 mil hectáreas presentan cambios en sus usos de suelo originales. Así que poco más del 90 % de esas modificaciones se hacen violando las leyes.

Esa cifra, advierte, podría incrementarse ante la falta de vigilancia y debilidad institucional que vive el sector forestal.

Lee más | México: comunidades demuestran que es posible vivir del bosque y, al mismo tiempo, conservarlo

Lo grave: deforestación que avanza

En el municipio de Hopelchen, en el estado de Campeche, es posible encontrar aún una de las selvas tropicales más grandes de América y, por lo tanto, uno de los lugares con mayor diversidad.

En esa zona ha desarrollado gran parte de su investigación Erick Vides Borrell, especialista en abejas nativas e investigador en El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur). En los últimos años ha comprobado el avance la deforestación en la región, “tanto en Áreas Naturales Protegidas como en zonas que no lo son, pero que tienen un importante cubierta forestal”.

Al igual que otros investigadores, Vides Borrell califica como negativo el balance del 2019 para México en términos ambientales. No sólo menciona la falta de presupuesto, también la permanente “incapacidad de las instituciones para hacer valer la ley”. Por ejemplo, dice, solo hay dos agentes de la Profepa para vigilar los 7 460 kilómetros cuadrados del municipio de Hopelchen, zona en donde la deforestación de la selva es provocada por el crecimiento de la agricultura industrial, en especial el cultivo de soya.

El avance de la siembra de la palma africana, de las granjas porcícolas y el descontrolado desarrollo turístico, en especial en áreas como Bacalar, son otras actividades que van en aumento en la Península de Yucatán y que ya comienzan a registrar daños en los ecosistemas.

Es justo en la Península de Yucatán en donde el gobierno federal impulsa la construcción del Tren Maya, proyecto que busca conectar las principales ciudades y circuitos turísticos de la región.

“La Península de Yucatán es un territorio muy frágil. Con el tren tendrá una presión más: el desarrollo de infraestructura… Con este gobierno se tiene un discurso ambientalista, pero sus acciones no son congruentes, ya que se sigue apostando por un modelo de extractivismo”, resalta Vides Borrell.

Por otra parte, en 2019 se revivieron conflictos sociales y de territorio entre los grupos indígenas que habitan la Selva Lacandona.

“En México solo queda cinco por ciento de la selva alta perennifolia o bosque tropical lluvioso que originalmente tenía el país. Hoy solo quedan dos sitios con una importante representatividad de este ecosistema: la Selva Lacandona, en Chiapas, y la Selva de los Chimalapas, en Oaxaca”, explica Óscar Moctezuma, director de Naturalia, organización dedicada a la conservación de especies.

El conflicto social que se vive en el territorio de la Selva Lacandona recordó que la deforestación, el avance de la frontera agrícola y ganadera, así como la falta de interés gubernamental para solucionar el asunto han provocado una fuerte presión sobre este ecosistema, hábitat de el águila arpía, le jaguar, la guacamaya roja y el armadillo centroamericano, especies el peligro de extinción.

En la zona norte y centro del país, también se registra un avance de la deforestación provocada por la expansión de cultivos como el aguacate, así como por grupos ligados al narcotráfico.

Organizaciones que trabajan en la Sierra Tarahumara, en Chihuahua, entre ellas Consultoría Técnica Comunitaria (Contec, A.C.) siguen registrando tala ilegal en la región, además del desplazamiento forzado de comunidades, ocasionado por la presencia y control de los grupos del narcotráfico.

El investigador Salvador Anta, miembro del Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sostenible (CCMSS), explica que en Chihuahua los grupos del narcotráfico ya están, incluso, realizando actividades de aprovechamiento forestal. «En esos estados se comienzan a registrar nuevos fenómenos. Antes la presencia de estos grupos era una limitante para que las comunidades pudieran realizar un aprovechamiento forestal sustentable. Ahora, en algunos sitios son estos grupos los que toman el control total del aprovechamiento forestal. Son los que derriban y extraen todo». En Jalisco, apunta el investigador, también se empieza a registrar este fenómeno.

Por otra parte, en estados como Michoacán o Jalisco ya se observan las consecuencias ambientales de la deforestación provocada por la expansión del aguacate. Mauricio Mondragón y Valeria López Portillo, del World Resources Institute en México (WRI), señalan en un artículo de próxima publicación que en Michoacán, utilizando la plataforma Global Forest Watch, se han identificado casos de cambio de uso de suelo para la siembra de aguacate, incluyendo zonas de amortiguamiento de Áreas Naturales Protegidas.

“La deforestación asociada al cultivo de aguacate —señalan en su artículo— aumenta el nivel de riesgo relacionado con la erosión y desbordamiento de ríos”. Y un ejemplo de ello se observó este año cuando se desbordó el río Salsipuedes, en el municipio de San Gabriel, en Jalisco.

Lee más | Ganado ilegal en México: las claves de la devastación en la Selva Lacandona

Lo inquietante: pérdida de biodiversidad

México —recuerda Óscar Moctezuma, director y fundador de Naturalia— es una de las cuatro naciones con mayor biodiversidad, pero también el país con mayor cantidad de especies en peligro de extinción (665) y una de las cinco con las que más rapidez está perdiendo. Entre las principales causas están el deterioro los hábitat, la pesca y la cacería ilegal. “Esto se liga —dice Moctezuma— con políticas ambientales y el debilitamiento de la capacidad gubernamental para la aplicación de leyes y de vigilancia para evitar cambios en uso de suelo y deforestación”.

El director de Naturalia explica que durante 2019, el gobierno federal dejó de trabajar con las organizaciones no gubernamentales dedicadas a temas de conservación de especies. El resultado, dice, es que “se tienen agendas independientes y no se tiene una capacidad suficiente para atender el asunto”.

Además del proceso de extinción que viven la vaquita marina, otros peces y anfibios, crecen las amenazas para animales como el jaguar, cuyo hábitat será trastocado con la construcción del Tren Maya. Y, por si no fuera suficiente, durante 2019 avanzó la enfermedad del “Síndrome blanco”, en el Sistema Arrecifal Mesoamericano —el segundo más importante en el mundo—, destruyendo entre el 40 y 50 % de los corales del Caribe mexicano. “Estamos perdiendo el coral y no hay una estrategia de atención a esta crisis. Es una prioridad que no se ha querido atender”, dice Moctezuma.

Sarukhán Kermez señala que para salvar el segundo arrecife coralino más importante del planeta es necesario tomar medidas urgentes, entre ellas, controlar las emisiones de residuos urbanos y el desarrollo hotelero en la Península de Yucatán.

La situación en que se encuentran especies como la vaquita marina, apunta Sarukán Kermez, es un ejemplo “de décadas de descuido. En la actualidad, se están gestando situaciones que dentro de un tiempo nos van a llevar a tener historias similares”.

Lee más | El mejor lugar que nos queda en la tierra: ¿Quién salvará el gran arrecife de coral caribeño?

Lo bueno: detener las importaciones de glifosato

Entre las pocas acciones positivas en términos de medio ambiente que sucedieron durante 2019 está el detener las importaciones del glifosato, ingrediente activo de herbicidas que se utilizan, sobre todo, en la agricultura intensiva y que ha sido señalado por estudios científicos como cancerígeno, además de provocar diversos daños en el ambiente y a especies como los polinizadores.

Esta acción es para Adrián Fernández Bremauntz, director ejecutivo de la Iniciativa Climática de México, una “señal positiva de que no se va a permitir que intereses de compañías privadas estén por encima del bien público. Aquí hay un campo en donde el país puede avanzar mucho, porque existe un enorme atraso en las normativas para la protección ambiental y la salud”.

Fernández señala que ahora tienen que revisar a fondo los sistemas de producción alimentaria, para avanzar a sistemas agroecológicos que permitan un menor uso de plaguicidas y evitar la expansión de cultivos, como el aguacate, que están provocando una importante deforestación en diversas zonas del país.

Fernández Bremauntz y otros investigadores consultados coinciden en que los pequeños logros que México tuvo en materia ambiental en 2019 se desdibujan. Sobre todo cuando se miran las consecuencias de la falta de presupuesto y de acciones para enfrentar una crisis que no es vista como una prioridad nacional.

Lee el artículo original publicado por Mongabay Latam aquí.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Quiénes fueron las 6 mujeres que ayudaron y acompañaron a Cristóbal Colón a lo largo de su vida

Cristóbal Colón es uno de los hombres más conocidos de la historia, sin embargo se hace poco hincapié en las mujeres que influyeron su vida en lo personal y profesional.
Getty Images
12 de octubre, 2020
Comparte
Retrato de Cristóbal Colón de José Roldan. Monasterio de La Rábida, España.

Getty Images
Cristóbal Colón fue uno de los hombres más importantes de la historia, pero ¿qué mujeres influyeron en su vida?

A 528 años de la llegada de los españoles a América, aún existen controversias, dudas y misterios sobre el gran protagonista de esta historia: Cristóbal Colón.

Desde la larga polémica sobre el lugar de su nacimiento -aunque muchos historiadores sostienen que Colón era genovés- hasta dónde están realmente enterrados sus restos: si en España o en República Dominicana.

Sin embargo, algunas cosas parecen estar claras: Cristóbal Colón era un gran navegante, hizo cuatro viajes a América y tuvo dos hijos: Diego y Hernando.

Pero ¿quiénes fueron las madres de esos hijos?; ¿qué se sabe de las mujeres que rodearon la vida de esta figura clave de la historia tanto en el ámbito personal como en el profesional?

Se trata de un aspecto poco resaltado por los historiadores y que no escapa a contradicciones. Pero aquí resumimos lo que se conoce de sus relaciones con seis mujeres.

1. Felipa Moniz

Cristóbal Colón conoce a Felipa Moniz, también conocida como Filipa Moniz de Perestrello, en Portugal en 1476.

Representación teatral histórica en Portugal de Felipa Moniz, esposa de Cristóbal Colón. 1960

Getty Images
Felipa Moniz fue su primera mujer y con la única que se casó. (Representación teatral)

Felipa era hija de Isabel Moniz, que fue dama de la duquesa de Viseu, y de Bartolomé de Perestrello, capitán donatario, una especie de gobernador, de la isla Porto Santo, un archipiélago de Madeira, frente a las costas de África.

Se cree que Felipa no conoció a su padre ya que nació en 1457, el mismo año que Bartolomé de Perestrello muere. Él deja a su esposa con tres hijos: Bartolomé II, Briolanja (o Violante) y la pequeña Felipa.

No está claro cómo Cristóbal y Felipa se conocen, pero las crónicas hablan de que se encontraron varias veces en las misas del monasterio Dos Santos en Lisboa.

Lo concreto es que se hicieron los acuerdos para arreglar la boda en 1477 entre Felipa, de 19 años, con el comerciante y el navegante genovés, de 25, que según parece no era un desconocido para la sociedad lisboeta de la época, según señala Montserrat León Guerrero, historiadora de la Universidad de Valladolid en su ensayo “Mujeres que ayudaron al plan descubridor de Colón”.

Ella era de una familia bien, no de una familia noble. Su estatus era más social que de dinero. Pero definitivamente no era una persona noble como nos la han querido presentar”, asegura por su parte Consuelo Varela, profesora de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), de España.

Isla Porto Santo, Madeira, Portugal.

Getty Images
Cristóbal Colón vivió en la isla Porto Santo, en Portugal. Allí se cree que nació su hijo Diego.

“Las distancias sociales no eran tan grandes como son ahora. Es curioso que Colón hubiera tenido entrevistas con los reyes, hoy en día es casi imposible tener una entrevista con los reyes, hay que mover Roma con Santiago”, compara la historiadora española experta en temas americanos y en Colón.

Tras la boda, ambos partieron hacia Porto Santo, y allí es donde habría nacido Diego, el único hijo de la pareja, entre finales de 1478 o principios del 1479.

Pero qué pasó después en el matrimonio no está claro.

“Colón se casó con Felipa y todo parece indicar que luego la abandonó”, describe Varela.

Ilustración de Cristóbal Colón con su hijo Diego y un monje. 2 de enero de 1754

Getty Images
Colón se llevó a su hijo Diego al reino de Castilla antes de partir hacia América.

Lo cierto es que no se sabe lo que sucedió con ella. Una teoría es que Colón quedó viudo siendo Diego muy pequeño.

También se especula con que Felipa podría haberse recluido en un convento ya que hace unos años en Portugal apareció una firma de una monja que se llamaba igual y los historiadores portugueses piensan que se puede tratar de la misma persona.

“Yo creo que Colón decide irse con su hijo a España y abandonarla porque tenía problemas en Portugal. Pero no tenemos certezas”, añade Varela.

https://www.youtube.com/watch?v=d1kdOny_ufM

2. Isabel Moniz (la suegra)

Según el libro “Historia del Almirante”, la obra biográfica sobre la vida y viajes de Cristóbal Colón, escrita por su hijo menor, Hernando, entre 1537 y 1539, Isabel Moniz, madre de Felipa y suegra de Colón, fue otra mujer clave para el genovés.

No porque haya tenido un amorío con la suegra, sino porque le habría dado material perteneciente a su difunto marido sobre rutas secretas de navegación.

“Le dio las escrituras y cartas de marear que habían quedado de su marido, con lo cual el Almirante se acaloró más, y se informó de otros viajes y navegaciones que hacían entonces los portugueses a la Mina y por la costa de Guinea (…) Y estando en Portugal empezó a conjeturar que del mismo modo que los portugueses navegaban tan lejos del Mediodía, igualmente podría navegarse la vuelta de Occidente, y hallar tierra en aquel viaje”, señala Hernando Colón.

Ilustración de mediados del siglo XVII con Colón con cartas de navegación y mapas. Theodorus Galle

Getty Images
Colón era un apasionado del conocimiento, dicen los historiadores.

Si esta historia ofrecida por el hijo de Colón es veraz, la génesis del descubrimiento de América se encontraría en la información cuidadosamente guardada por la suegra del Almirante y traspasada posteriormente a las manos de su yerno y futuro descubridor oficial de América, analiza Juan Maura, investigador y profesor de la Universidad de Vermont, en el sitio web de la Real Academia de la Historia de España.

Pero también hay dudas sobre la veracidad de esta historia.

“Es muy difícil que su suegra tuviera una documentación secreta. Creo que esto entra en todo lo novelesco de Colón para engrandecer su figura un poco después”, dice Varela a BBC Mundo.

Al parecer no había razón para que el padre de Felipa tuviera tal documentación secreta en el cargo que ocupaba antes de morir.

Lo cierto es que “Colón se acerca a las personas que le pueden facilitar mapas, libros, la posibilidad de desarrollar una teoría… se empeña en viajar al norte de Europa, en codearse con los canónicos de la catedral y con los que hacen cartas náuticas”, enumera Varela.

3. Briolanja Moniz (la cuñada)

Cristóbal Colón presenta al rey portugués João II la idea de navegar una ruta hacia Asia atravesando el Atlántico hacia el oeste. Pero no tiene éxito.

Ilustración de Cristóbal Colón con su hijo Diego.

Getty Images
“Colón era un padre maravilloso que se ocupaba de sus hijos”, dice la historiadora Consuelo Varela.

Entonces, abandona Portugal y se dirige en 1485 a tierras castellanas con su hijo Diego.

El genovés decide probar suerte con su idea en el reino de Castilla y llega a Huelva, suroeste de España, para visitar el monasterio de La Rábida, de la orden de los monjes franciscanos que tenía mucha relación con Marruecos y se ocupaban de cuidar a los marineros.

Pero no era el único propósito. En Huelva también vivía Briolanja Moniz, su cuñada, la hermana de Felipa.

Así, diferentes historiadores indican que Briolanja se transforma en otra mujer clave para Colón ya que habría ejercido la función de madre de Diego mientras Colón efectúa la primera expedición al “nuevo mundo”.

Retrato de Diego Colón.

Dominio Público
Diego fue el primogénito de Cristóbal Colón.

4. Beatriz Enríquez de Arana

En plenas negociaciones de Colón con la corte del reino de Castilla para “vender” su idea del viaje por el Atlántico, el genovés hace una parada en Córdoba en 1487.

Allí conoce a Diego de Arana, un marino que más tarde acompaña a Colón en su primer viaje de descubrimiento de América.

Diego le presenta a su prima, Beatriz Enríquez de Arana, una joven de unos 20 años y de origen humilde con quien Colón congenia muy bien y tiene un hijo en 1488: Hernando. Pero nunca llegan a casarse y al poco tiempo la abandona.

La Mezquita de Córdoba, España

Getty Images
Cristóbal Colón conoció a Beatriz Enríquez de Arana, madre de su hijo Hernando, en Córdoba, España.

“Él la abandona porque Colón utilizaba a la gente y luego los abandonaba cuando ya no le servían. Era terrible. Lo mismo pasa con las distintas órdenes religiosas en las que se fue acercando”, analiza Varela.

Más tarde, en su testamento, Colón ordena a su hijo Diego que se le entregue una pensión vitalicia a Beatriz.

“Digo y mando a Diego mi hijo o a quien heredare (…) que haya encomendada a Beatriz Enríquez, madre de don Fernando (o Hernando), mi hijo, que la provea que pueda vivir honestamente, como persona a quien yo soy en tanto cargo. Y esto se haga por mi descargo de la conciencia, porque esto pesa mucho para mi ánima. La razón de ello no es lícito de escribir aquí”, dice el testamento de 1506.

Existen contradicciones entre los historiadores por el cuidado de los hijos de Colón mientras realiza el primer viaje.

Hay quienes dicen que el navegante deja sus dos hijos al cuidado de Beatriz y otros que en realidad fue su cuñada Briolanja la que ofició de madre en varios tramos de la vida de Diego y Hernando.

Hernando Colón

Dominio público
Hernando Colón fue el segundo hijo de Colón, aunque ilegítimo.

“A su regreso en 1493 el ya Almirante, camino de Barcelona para informar a las Reyes Católicos de su viaje, recogió a sus hijos para llevarlos a la Corte en calidad de pajes del príncipe Juan”, describe la historiadora León Guerreo en su ensayo.

5. Beatriz de Bobadilla

Existe un supuesto romance que se le atribuye a Cristóbal Colón con Beatriz de Bobadilla, señora de La Gomera, una de las ocho islas Canarias, y también sobrina de quien llevaba el mismo nombre y que era Marquesa de Moya y camarera de la reina Isabel la Católica.

Se trató de una poderosa mujer que gobernó y enfrentó una famosa rebelión en la isla por parte de los nativos en 1488.

Algunos historiadores mencionan la posibilidad de que Colón conociera y tuviera un relación con Beatriz de Bobadilla ya que visitó La Gomera para abastecerse en varios de sus viajes a América.

Colón en el convento de La Rábida. Pintura de Eduardo Cano de la Pena de 1872.

Getty Images
A diferencias de otros hombres importantes de la historia, a Colón no se le conocen muchos amoríos, opinan los especialistas.

El presunto amorío surge en 1495 de Miguel Cúneo, amigo y compañero del Almirante, que en una crónica manifiesta que Colón “en otro tiempo, estuvo prendado de amor” de Beatriz de Bobadilla.

“Pero Colón y la señora de La Gomera no coincidieron nunca en la isla”, dice por su parte la investigadora Varela.

Creo que esto no es cierto. No podemos confirmar” este romance, añade.

6. Isabel I de Castilla

Pintura de la reina Isabel de Castilla en el monasterio La Rábida, Huelva, España.

Getty Images
Isabel la Católica fue una mujer clave para que Cristóbal Colón pueda llevar a cabo su sueño.

Sin dudas, la gran mujer en la vida de Cristóbal Colón fue la reina Isabel de Castilla,que gobernó el reino desde 1474 a 1504.

Cristóbal Colón presentó en 1486 su proyecto a los reyes Católicos para crear una nueva ruta hacia las Indias por el océano Atlántico.

En aquel momento, su idea no era prioridad para el reino, pero fue Isabel quien le dio a Colón el apoyo financiero y la bendición que necesitaba para su expedición.

Sin embargo, la historia de que la reina hubiera empeñado sus joyas para que Colón pudiera viajar no sería cierta, según remarcan varios historiadores.

De lo que sí hay registros es de que Cristóbal Colón congenió mucho mejor con Isabel I que con su marido el rey Fernando II de Aragón.

“Hay un cronista que dice que Colón hacía reír a la reina Isabel, que la encandilaba. Hablaba y ella se quedaba con la boca abierta encantada de escucharlo. Y debe haber sido así, Colón era un hombre atractivo que sabía vender muy bien su idea”, describe Consuelo Varela.

Pintura de Cristóbal Colón y los reyes católicos. Museo Nacional de Arte de México.

Getty Images
“Hay un cronista que dice que Colón hacía reír a la reina Isabel. Que la encandilaba”, opina Varela.

El Almirante supo seducir a la reina con tres promesas que a ella le interesaban: convertir al cristianismo a mucha gente, engrandecer sus tierras y conseguir muchas riquezas.

Isabel fue indudablemente la mujer clave que impulsó y apoyó a Colón en su aventura.

El resto ya es historia conocida.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=rD-u4_fjYFc

https://www.youtube.com/watch?v=CX5AgQ5QDYk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.