AMLO prepara indultos, ¿a quién se los han concedido otros presidentes?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

AMLO prepara indultos, ¿a quién se los han concedido otros presidentes?

El presidente López Obrador dijo que “gente mayor, enfermos, mujeres, indígenas” y el exgobernador Mario Villanueva serían beneficiados con indultos para salir de la cárcel.
Cuartoscuro Archivo
26 de diciembre, 2019
Comparte

El presidente Andrés Manuel López Obrador señaló este 24 de diciembre en su conferencia matutina que preparaba algunos indultos para que salgan de la cárcel, según dijo, “gente mayor, enfermos, mujeres, indígenas” y el exgobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva, aunque este último con prisión domiciliaria.

La figura del indulto es diferente a la de la amnistía, ya que no se aplica a todos los que cumplan una condición que va a perdonarse de ser considerada delito, sino individualmente a personas ya juzgadas para que sean liberadas, directamente por orden presidencial, y en varias ocasiones se ha concedido a personas consideradas presas políticas.

Está establecido en la Constitución mexicana en el artículo 89, sobre las facultades del presidente, “conceder, conforme a las leyes, indulto a los reos sentenciados por delitos de competencia de los tribunales federales”.

López Obrador no sería el primer presidente en conceder indultos; en este siglo, esa figura se ha usado 13 veces, de acuerdo con un documento de la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal obtenido vía transparencia. Enrique Peña Nieto otorgó un solo indulto en su sexenio; Felipe Calderón, cuatro y Vicente Fox, ocho.

¿A quiénes indultaron?

El último caso de indulto y único de Peña ocurrió tras años de polémica por el encarcelamiento del indígena tzotzil y activista chiapaneco Alberto Patishtán Gómez. Acusado de encabezar una emboscada en la que murieron siete policías, había sido condenado en 2002 por los delitos de lesiones y homicidio calificados, robo, portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército y delincuencia organizada, a 60 años de prisión.

Durante años se pidió su liberación por irregularidades en el proceso, como que demostró que durante la emboscada él estaba en otro lugar, o que fue detenido sin orden de aprehensión. Su caso fue llevado hasta la Suprema Corte de Justicia, que lo rechazó, y los tribunales locales ratificaron la sentencia.

En el primer año de gobierno de Peña, el Congreso hizo reformas legales para que una de las razones para el indulto fuera que hubo violaciones a los derechos humanos de un reo. Un día después de aprobadas, el 31 de octubre de 2013, Patishtán fue liberado mediante indulto presidencial.

Calderón dio cuatro indultos a personas acusadas de robo calificado, insubordinación en el Ejército, malversación y violación.

Este último caso fue el más sonado. Antonio Ortega Gallardo estuvo cuatro años en la cárcel acusado de violar a dos adolescentes en la Ciudad de México, pero había sido juzgado teniendo como única prueba un retrato hablado dado por las víctimas. Tras otros ataques sexuales, se identificó que el violador era otro, y el presidente indultó a Ortega en 2011.

En su primer año como presidente, Calderón concedió un indulto a un hombre condenado a casi tres años de prisión por robo calificado. Otros dos indultos fueron para personas juzgadas en tribunales militares: uno en 2009 a una subteniente acusada de insubordinación y condenada a un año de prisión, y otro en 2011 (que no se publicó en el DOF) a un ciudadano juzgado por malversación y condenado a siete años de cárcel.

De los ocho indultos concedidos por Fox, cinco fueron a militares a los que les conmutó la pena de muerte por 20 años de prisión, tras actos de insubordinación que derivaron en la muerte de un superior o un abuso de autoridad en el homicidio de un inferior. Otro fue también a una militar, teniente profesora, a la que le perdonó un año de prisión por una insubordinación de palabra.

El primer indulto de ese sexenio fue concedido a un miembro del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), conflicto en Chiapas que Fox había prometido resolver en 15 minutos. En marzo de 2001, indultó al luchador social Arturo Pérez Velázquez, que había sido condenado por portación de arma de fuego y delincuencia organizada.

Fox indultó a otros dos activistas sociales en febrero de 2002, los pescadores michoacanos Leocadio Ascencio Amaya y Aurelio Guzmán Mateo, que llevaban un año presos, de una condena de 20, acusados de privación ilegal de la libertad de funcionarios de Medio Ambiente que habían acudido a Pátzcuaro a imponer una veda de pesca.

Las normas legales para conceder indultos han tenido diversas modificaciones en la historia de México, aunque siempre ha existido, por lo que en la segunda mitad del siglo pasado solo Carlos Salinas lo utilizó al conceder tres perdones en sus primeros años como presidente, por los delitos de robo.

Y antes de eso, no se había usado esa figura desde la década del 60, cuando se aplicó a personajes acusados de delitos políticos, como el famoso muralista y comunista David Alfaro Siqueiros, que en 1960, a sus 64 años, había sido encarcelado en Lecumberri por el delito de “disolución social”, y en julio de 1964 recibió el indulto mediante un decreto que reconocía que su obra pictórica implicaba “importantes servicios prestados a la Nación”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Twitter: cómo el primer tuit de la red social generó una subasta millonaria

El cofundador de Twitter decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.
Por BBC
7 de marzo, 2021
Comparte

La subasta online por el primer tuit de la historia llegó a tener pujas de hasta 2,5 millones de dólares  este sábado.

Todo se debe al cofundador de Twitter, Jack Dorsey, que decidió poner a subasta su primer tuit y su iniciativa se convirtió rápidamente en una puja millonaria.

“Just setting up my twttr”, se lee en inglés en el post publicado en marzo de 2006 ( “Sencillamente configurando mi twttr”, en español).

La publicación será vendida en forma de NFT (token criptográfico), un certificado digital exclusivo que establece quién posee una fotografía, un video u otra forma de contenido online.

No obstante, el comentario de Dorsey seguirá estando disponible para el público en Twitter incluso después de que acabe en manos de un nuevo propietario.

El comprador recibirá un certificado, firmado digitalmente y verificado por el propio Dorsey, junto a los metadatos del tuit original, que incluirá información como el momento en que se publicó el tuit y su contenido.

Gran parte de esa información, no obstante, ýa está públicamente disponible.

¿Como un “souvenir”?

La subasta se lleva a cabo a través de la web Valuables, lanzada hace tres meses para vender tuits usando estos mecanismos.

En una publicación en esta plataforma, sus fundadores comparan la compra de un tuit como la de un autógrafo más tradicional o un souvenir.

“Tener cualquier contenido digital puede ser una inversión financiera“, señalan. “ valor sentimental. Tal y como un autógrafo en una tarjeta de béisbol, el NFT en sí mismo es la firma de su creador en el contenido, convirtiéndolo en algo único, limitado y valioso”.

https://twitter.com/jack/status/20

Ofertas anteriores al tuit de Dorsey sugieren que fue sacado a la venta en diciembre, pero la subasta atrajo mayor atención después de que el propio cofundador tuiteara un vínculo a ésta el viernes. Ese comentario ha sido compartido miles de veces desde entonces.

En cuestión de minutos, la puja por el tuit llegó a los más de US$88.000 y se disparó este sábado, con una oferta de US$1,5 millones siendo usurpada por otra de US$2 millones alrededor de las 15:30 GMT.

Según las condiciones de Valuables, el 95% de las ventas del tuit irán destinadas al creador original y el restante a la página web.

línea

BBC

Análisis de Rory Cellan-Jones, periodista de la BBC especializado en Tecnología

Los tuits son el último activo digital en ser monetizado a través de los llamados NFT.

Los NFT utilizan la tecnología de contratos blockchain, popular por ser usada en criptomonedas como el bitcoin, para crear certificados exclusivos de adquisición de cualquier contenido digital.

Pese a que la idea de que artistas digitales pueden obtener ingresos al ofrecer a los compradores cierto sentido de propiedad tiene sus alicientes, la “venta” de tuits dejará a más de uno perplejo.

Valuables, la plataforma que comercializa el tuit de Dorsey, parece reconocer que el concepto provocará cierto desconcierto. En el apartado de preguntas frecuentes de su página web, explica que “poseer cualquier tipo de contenido digital puede… tener valor sentimental y forjar una relación entre el coleccionista y el creador”.

La mayoría de nosotros pensaría que este es un precio muy alto a pagar por una relación con el jefe de Twitter, pero dado el estado frenético y a menudo irracional de cualquier tipo de mercado relacionado con las criptomonedas, quizá el comprador confía en que pronto habrá alguien que le quitará el tuit de las manos a un precio incluso superior.

Por mi parte, basado en el dicho de que “si no puedes con ellos, mejor únete”, he puesto uno de mis tuits a la venta.

Es un tuit sobre este artículo y acabo de aceptar una puja por él de US$1. Puede sonar algo modesto, pero teniendo en cuenta que tengo otros 72.466 tuits disponibles puede ser el comienzo de algo grande…

línea

BBC

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.