AMLO prepara indultos, ¿a quién se los han concedido otros presidentes?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

AMLO prepara indultos, ¿a quién se los han concedido otros presidentes?

El presidente López Obrador dijo que “gente mayor, enfermos, mujeres, indígenas” y el exgobernador Mario Villanueva serían beneficiados con indultos para salir de la cárcel.
Cuartoscuro Archivo
26 de diciembre, 2019
Comparte

El presidente Andrés Manuel López Obrador señaló este 24 de diciembre en su conferencia matutina que preparaba algunos indultos para que salgan de la cárcel, según dijo, “gente mayor, enfermos, mujeres, indígenas” y el exgobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva, aunque este último con prisión domiciliaria.

La figura del indulto es diferente a la de la amnistía, ya que no se aplica a todos los que cumplan una condición que va a perdonarse de ser considerada delito, sino individualmente a personas ya juzgadas para que sean liberadas, directamente por orden presidencial, y en varias ocasiones se ha concedido a personas consideradas presas políticas.

Está establecido en la Constitución mexicana en el artículo 89, sobre las facultades del presidente, “conceder, conforme a las leyes, indulto a los reos sentenciados por delitos de competencia de los tribunales federales”.

López Obrador no sería el primer presidente en conceder indultos; en este siglo, esa figura se ha usado 13 veces, de acuerdo con un documento de la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal obtenido vía transparencia. Enrique Peña Nieto otorgó un solo indulto en su sexenio; Felipe Calderón, cuatro y Vicente Fox, ocho.

¿A quiénes indultaron?

El último caso de indulto y único de Peña ocurrió tras años de polémica por el encarcelamiento del indígena tzotzil y activista chiapaneco Alberto Patishtán Gómez. Acusado de encabezar una emboscada en la que murieron siete policías, había sido condenado en 2002 por los delitos de lesiones y homicidio calificados, robo, portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército y delincuencia organizada, a 60 años de prisión.

Durante años se pidió su liberación por irregularidades en el proceso, como que demostró que durante la emboscada él estaba en otro lugar, o que fue detenido sin orden de aprehensión. Su caso fue llevado hasta la Suprema Corte de Justicia, que lo rechazó, y los tribunales locales ratificaron la sentencia.

En el primer año de gobierno de Peña, el Congreso hizo reformas legales para que una de las razones para el indulto fuera que hubo violaciones a los derechos humanos de un reo. Un día después de aprobadas, el 31 de octubre de 2013, Patishtán fue liberado mediante indulto presidencial.

Calderón dio cuatro indultos a personas acusadas de robo calificado, insubordinación en el Ejército, malversación y violación.

Este último caso fue el más sonado. Antonio Ortega Gallardo estuvo cuatro años en la cárcel acusado de violar a dos adolescentes en la Ciudad de México, pero había sido juzgado teniendo como única prueba un retrato hablado dado por las víctimas. Tras otros ataques sexuales, se identificó que el violador era otro, y el presidente indultó a Ortega en 2011.

En su primer año como presidente, Calderón concedió un indulto a un hombre condenado a casi tres años de prisión por robo calificado. Otros dos indultos fueron para personas juzgadas en tribunales militares: uno en 2009 a una subteniente acusada de insubordinación y condenada a un año de prisión, y otro en 2011 (que no se publicó en el DOF) a un ciudadano juzgado por malversación y condenado a siete años de cárcel.

De los ocho indultos concedidos por Fox, cinco fueron a militares a los que les conmutó la pena de muerte por 20 años de prisión, tras actos de insubordinación que derivaron en la muerte de un superior o un abuso de autoridad en el homicidio de un inferior. Otro fue también a una militar, teniente profesora, a la que le perdonó un año de prisión por una insubordinación de palabra.

El primer indulto de ese sexenio fue concedido a un miembro del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), conflicto en Chiapas que Fox había prometido resolver en 15 minutos. En marzo de 2001, indultó al luchador social Arturo Pérez Velázquez, que había sido condenado por portación de arma de fuego y delincuencia organizada.

Fox indultó a otros dos activistas sociales en febrero de 2002, los pescadores michoacanos Leocadio Ascencio Amaya y Aurelio Guzmán Mateo, que llevaban un año presos, de una condena de 20, acusados de privación ilegal de la libertad de funcionarios de Medio Ambiente que habían acudido a Pátzcuaro a imponer una veda de pesca.

Las normas legales para conceder indultos han tenido diversas modificaciones en la historia de México, aunque siempre ha existido, por lo que en la segunda mitad del siglo pasado solo Carlos Salinas lo utilizó al conceder tres perdones en sus primeros años como presidente, por los delitos de robo.

Y antes de eso, no se había usado esa figura desde la década del 60, cuando se aplicó a personajes acusados de delitos políticos, como el famoso muralista y comunista David Alfaro Siqueiros, que en 1960, a sus 64 años, había sido encarcelado en Lecumberri por el delito de “disolución social”, y en julio de 1964 recibió el indulto mediante un decreto que reconocía que su obra pictórica implicaba “importantes servicios prestados a la Nación”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"En 20 minutos los bebés pueden fallecer": la dramática crisis de oxígeno en Bolivia

El oxígeno es cada vez más difícil de conseguir en varias ciudades de Bolivia. La escasez del elemento también amenaza a bebés que necesitan ventilación artificial.
8 de agosto, 2020
Comparte

Es una carrera contra el tiempo.

Los hospitales de varias de las principales ciudades de Bolivia cada vez tienen menos reservas de oxígeno clínico y los familiares de pacientes que dependen de este elemento multiplican esfuerzos en una dramática búsqueda de un tubo o balón para tratar de salvar la vida de su abuelo, padre, hermano o incluso hijo.

Un problema que también alcanzó a decenas de recién nacidos que, por diferentes motivos, dependen de ventilación artificial para sobrevivir.

“Yo no puedo esperar a que sea el último minuto para decir qué voy a hacer. Estos bebés necesitan oxígeno continuo, y si usted le quita el oxígeno dos o tres minutos su cerebro va a sufrir. En 20 minutos los bebés pueden a fallecer”, señaló este viernes Hugo Tejerina, directivo del principal hospital materno de La Paz.

Y en una comunicación con BBC Mundo, ese centro de salud confirmó este sábado que podrán mantener la asistencia a los recién nacidos hasta el lunes si es que no reciben una nueva dotación de oxígeno.

Pero el problema va mucho más allá de los menores que pueden resultar afectados.

El gobierno transitorio boliviano denunció el viernes ante la Organización de Estados Americanos que ya son 31 personas las que fallecieron por la falta de reservas para oxigenación.

Dos factores son señalados por directivos de salud como las causas de la crisis. El aumento acelerado de contagios por coronavirus y los bloqueos de algunas de las principales carreteras del país protagonizados por seguidores de Evo Morales enfrentados con la presidenta Jeanine Áñez.

“Estado de desastre”

El viernes en la noche falleció por falta de oxígeno el tío de Claudia, una boliviana que no pudo acompañarlo en su padecimiento porque reside en Italia.

A principios de agosto presentó síntomas de coronavirus y de inmediato sus familiares advirtieron del riesgo que podía correr ante la escasez de oxígeno.

Claudia comparte con BBC Mundo que su tío fue profesor durante 35 años y no disimula su molestia por un fallecimiento que tal vez se habría podido evitar si el hospital donde internaron a su familiar contaba con una dotación para mantener la respiración artificial activa.

Presidenta de Bolivia

Reuters
El gobierno actual acusa a los seguidores de Evo Morales de agudizar la escasez de oxígeno y medicamentos por los bloqueos en carreteras.

Bolivia registró hasta el 7 de agosto 87.891 casos confirmados de coronavirus y La Paz, sede de gobierno, se convirtió en el epicentro de los contagios.

La cantidad de muertos por covid-19 hasta la misma fecha es de 3.524.

De acuerdo a datos recogidos por el diario boliviano Página Siete, al menos 23 personas de esta ciudad fallecieron el viernes por falta de oxígeno.

Este elemento llegó a triplicar su precio y ya era escaso desde hace al menos tres semanas en el país sudamericano.

Pero la situación se volvió crítica desde que comenzaron los cierres de caminos que impidieron que los camiones que transportan tubos y los carros cisterna lleguen a los hospitales de diferentes ciudades.

Al punto de que el sistema de salud pública declaró un inminente “estado de desastre” si no se reponen las dotaciones a los hospitales.

“Repercutirá en el fallecimiento de personas y afectación de núcleos familiares, así como personal en salud”, señala la nota dirigida al gobierno.

El comunicado, difundido por medios locales, señala que si persiste el retraso en la distribución de oxígeno “ya no se contará en horas, sino en vidas”.

Marcha campesina

EPA
Sindicatos en Bolivia están sublevados contra el gobierno de Jeanine Áñez.

El drama de los bebés

Tres o cuatro minutos pueden ser suficientes para que un bebé con nacimiento prematuro pueda sufrir alguna consecuencia a nivel cerebral si no recibe la oxigenación necesaria.

Así lo explicó a BBC Mundo Yuri Pérez, director del Hospital de la Mujer de La Paz.

“Tenemos niños que nacen prematuramente y son dependientes de oxígeno. Ante lo que pasa en el país las cisternas no han logrado pasar y advertimos que el riesgo es grande por la muerte que puedan tener estos pequeños”, indica.

El médico indica que el centro de salud logró la ayuda de padres e instituciones que enviaron tubos para mantener las incubadoras funcionando un par de días más, pero reconoce que todo depende de que se reponga la distribución regular.

“Sería una tragedia muy grande. Trabajamos de día y de noche para mantener todo funcionando, pero sin el oxígeno los niños no recibirán la ventilación necesaria para vivir”, lamenta.

El entrevistado señala que el personal médico junto a los padres se encuentran en una búsqueda desesperada de cualquier insumo adicional de ese elemento.

“Nosotros estamos en un momento de impotencia, imagínese cómo están los padres (de los bebés)”, relata.

Bloqueo de caminos

EPA
Pese al peligro de los contagios, seguidores de Evo Morales retomaron las calles en esta semana.

Después del llamado de emergencia que realizó el Hospital de la Mujer el viernes en la noche, el gobierno aseguró que hará llegar tubos para evitar la muerte de los niños.

La crisis política

La emergencia sanitaria llegó a Bolivia en una coyuntura política de polarización e incertidumbre.

Con la sorpresiva renuncia de Evo Morales a la presidencia en noviembre de 2019, tras semanas de protestas y denuncias de fraude electoral, el gobierno transitorio se comprometió a llamar a elecciones lo más pronto que se pueda.

Los comicios fueron programados primero para el 3 de mayo, se intentó convocarlos para principios de agosto, luego para el 6 de septiembre y ahora están fijados para el 18 de octubre, por decisión del Tribunal Supremo Electoral boliviano

El mayor motivo de las repetidas suspensiones fue la pandemia y el temor a que se multipliquen los contagios, sin embargo esto provocó molestia entre sindicatos obreros, campesinos e indígenas que reclaman una elección pronta y decidieron volver a las calles.

Acusan al gobierno de Áñez de pretender quedarse en el poder todo lo posible.

“Antes tampoco había oxígeno. Ahora nos acusan de que no llega por los bloqueos, pero la verdad es que el gobierno golpista no nos hacía llegar ni una aspirina”, afirma Juana Quispe, diputada del partido que todavía lidera Evo Morales.

La congresista señala que la escasez del elemento y de medicinas que sufre Bolivia no está relacionada con las protestas que se producen en al menos sesenta puntos del país.

“Es por el gobierno que no tiene capacidad”, insiste la autoridad en conversación con BBC Mundo.

Las movilizaciones en Bolivia retornaron a finales de julio y los manifestantes aseguran que seguirán en las calles pese al riesgo de contagiarse de covid-19.

En Bolivia se hace cada día más difícil separar una discusión sobre sus problemas de salud de las posiciones partidarias enfrentadas.

Es un país que rompe sus récords de contagios confirmados casi a diario, pero que parece concentrarse cada vez más en la batalla política.


Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=H_Q1WDFqnT0

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.