Alegatos, acusaciones y una carta: los momentos de la audiencia de Rosario Robles
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

Alegatos, acusaciones y una carta: los momentos de la audiencia de Rosario Robles

El costoso viaje a París y la ‘Fake-licencia’: así fue la audiencia de Rosario Robles donde defensa y Fiscalía cruzaron acusaciones.
Archivo Cuartoscuro
12 de diciembre, 2019
Comparte

Vestida con pantalón y blusa de color beige, Rosario Robles se presentó este 12 de diciembre a su audiencia de apelación entre largos bostezos por la desmañanada -eran las ocho y a ella la despertaron horas antes para su traslado desde el penal de Santa Martha Acatitla- y frotándose las palmas de las manos en una mañana gélida en la Ciudad de México. 

Acompañada por su hija Mariana Moguel, y otros integrantes de una nutrida familia que llenaron la sala de la audiencia del Reclusorio Norte, Rosario tomó asiento rodeada de sus abogados, y tras acomodarse un mechón de cabello negro que le caía sobre la mejilla, comenzó a escuchar con el semblante serio la argumentación de Epigmenio Mendieta, uno de sus defensores.

Leer más | ‘No quiero privilegios’: el martes se sabrá si se mantiene o revoca prisión preventiva a Robles

“El juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna violentó el debido proceso y decretó de manera injustificada la prisión preventiva contra Rosario Robles”, señaló el defensor, en referencia a la decisión que el juez de la causa tomó el pasado mes de agosto, cuando mandó a prisión preventiva a la extitular de Desarrollo Social y de la Sedatu, argumentando que había riesgo de fuga por la imputación de la Fiscalía en el caso de corrupción conocido como La Estafa Maestra. 

Durante aproximadamente una hora y media que duró la audiencia, Cristina Porras Odriozola, la magistrada que tendrá que decidir en los próximos tres días hábiles si mantiene, revoca, o modifica la prisión preventiva, escuchó a la defensa y a la Fiscalía en mitad de un silencio que solo interrumpió con constantes llamadas de atención para que abogados y fiscales no se engancharan en descalificaciones mutuas.

Situación que fue imposible, puesto que, aunque la audiencia de apelación de este jueves no era para presentar pruebas a favor ni en contra de Rosario Robles, ésta se convirtió por momentos en un juicio final donde ambas partes buscaban convencer a una magistrada que les reiteraba una y otra vez que allí no se decidiría sobre la inocencia o culpabilidad de la imputada.

Pero las advertencias no surtieron gran efecto y los jaloneos fueron constantes. 

La defensa lanzó el primer ataque: acusó a la Fiscalía de utilizar una licencia de conducir falsa de Rosario Robles para argumentar ante el juez Delgadillo Padierna que ésta había mentido sobre su domicilio, pues la exfuncionaria dijo vivir en Coyoacán, y la supuesta licencia señala que su domicilio está en la calle Tennyson de la delegación Álvaro Obregón, misma que no existe; motivo por el que denunciaron al Ministerio Público por usar presuntamente documentación falsa.

“Es una ‘Fake-licencia’”, dijo Rosario Robles dirigiéndose a la magistrada.

“Señoría, ya ve que ahora hay ‘Fake news’ -le explicó en tono informal-. Pues esta es una ‘Fake-licencia”. 

Leer más: Rosario Robles pide a diputados desechar juicio político en su contra por ser ‘improcedente’

El viaje por París

Por su parte, el agente del Ministerio Público contraatacó utilizando el argumento de la defensa de que no hay riesgo de fuga porque Rosario Robles “no tiene dinero”, pues sus cuentas están bloqueadas por la autoridad. 

“¿Rosario Robles no tiene dinero?”, reviró irónicamente el fiscal. “¿De verdad solo tiene 20 mil pesos?”, volvió a preguntar haciendo referencia a uno de los dichos de la defensa, de que una de las cuentas bloqueadas de Robles tenía esa cantidad. 

“¿Y, entonces, cómo pudo hacer un viaje por Europa, por Francia e Italia? -cuestionó el fiscal, para añadir que Robles, antes de recibir el citatorio para comparecer ante la justicia, tenía proyectado un viaje de dos meses con su hija Mariana Moguel para visitar, entre otros lugares, París, Francia.

“¿Quién puede permitirse un viaje así con esa cantidad de dinero?”, insistió el agente, que también preguntó a Robles cómo puede pagar entonces a su nutrido equipo de abogados: “¡Aquí, en esta audiencia, tiene hasta cuatro despachos de abogados presentes!”.

Además, el fiscal utilizó sin nombrarlo el caso del exgobernador de Veracruz Javier Duarte para atacar a Rosario Robles. 

“Hoy pueden decir que vienen a dar la cara, pero eso no es suficiente, Señoría. Sabemos que hay helicópteros que pueden llevar a una persona rápidamente a Guatemala”, insinuó el agente, en clara referencia a Duarte, quien un día aseguró en una entrevista en un medio de comunicación que daría la cara ante la justicia por las acusaciones de desvíos de recursos públicos por el caso de Las Empresas Fantasma de Veracruz, documentado por Animal Político, y a las horas ya se encontraba en paradero desconocido y a la fuga, hasta que fue detenido meses después en Guatemala. 

“Lo que sucedió fue que ella (Rosario Robles) vino aquí con la confianza de que no le iba a pasar nada, tal vez por las declaraciones de su antiguo jefe (el expresidente Peña Nieto), cuando le dijo: ‘No te preocupes, Rosario’”, insistió el fiscal en su exposición, en la que también acusó a Robles de contar con una “red de apoyo” de funcionarios y exfuncionarios “que la podrían ocultar”. 

“Estamos hablando de 5 mil millones de pesos. Es dinero suficiente para que alguien la pueda ayudar a ocultarse”, recalcó el Ministerio Público, haciendo referencia a la acusación original que imputa a Robles, que es el presunto delito de ejercicio indebido de la función pública que tuvo como consecuencia un presunto daño al erario por más de 5 mil millones de pesos en el caso de La Estafa Maestra. 

Entérate: Rosario Robles defiende su inocencia ante el juez y pide seguir su proceso en libertad

“¿Soy un trofeo?”

A pesar de los esfuerzos de la magistrada por cortar el intercambio de acusaciones, el termómetro en la sala de audiencias ya había subido varios grados. Aunque, Rosario seguía teniendo frío. 

“Señoría, ¿puedo levantarme para ponerme mi chamarra? Me estoy congelando”, preguntó la exfuncionaria. 

Rosario se puso de pie y dejó a la vista una silueta delgada, que tapó con un abrigo muy diferente a la elegante gabardina de marca y al vestido blanco que lucía recién llegada de Europa para encarar su primera audiencia, cuando, maquillada y con tacones, bajó de una camioneta y se presentó ante los medios asegurando que daba la cara con la frente en alto y agarrando el toro por los cuernos. 

Acto seguido, escuchó a la magistrada que le informaba que la audiencia se cerraría con su alegato final, y tomó asiento de nuevo para empezar a leer un discurso que llevaba anotado en una libreta de la que tomó cuatro hojas adornadas con dibujos juveniles de pintalabios y corazoncitos, y frases como ‘U never takes a day off’ –Tú nunca te tomas un día de descanso-. 

Durante 10 minutos, Rosario leyó la carta que había escrito en prisión con letra clara, subrayados, y algún que otro tachón, y pronunció un discurso repleto de pausas enfáticas y de gesticulación con las manos. 

Por momentos, Rosario hizo gala de su dominio de la oratoria como funcionaria veterana tratando de ganarse la complicidad de la magistrada, a la que le preguntó si también era madre como ella para atacar uno de los argumentos del juez Delgadillo Padierna sobre el posible riesgo de fuga.

“¿Cómo puede decir el juez que no tengo arraigo (en la Ciudad de México)? Tengo una casa en la que he vivido los últimos 25 años. Y, de manera especial, usted, como mujer y como madre, sé que me entenderá muy bien cuando digo que no hay mayor arraigo en un lugar que nuestros hijos. Ellos son nuestra principal raíz”, dijo Robles a la magistrada, que la observaba en silencio. 

Finalmente, tras lamentar la paradoja de que se le acusa por omisiones en irregularidades que habrían cometido terceros funcionarios en el caso de La Estafa Maestra, ella es la única vinculada a proceso que enfrenta su caso en la cárcel, mientras varios de esos terceros que ya fueron vinculados continúan su caso en libertad. 

“¿Soy un trofeo para exhibir un supuesto combate a la corrupción?”, preguntó enfáticamente Rosario Robles, mientras, en la sala contigua a la audiencia, los reporteros se afanaban a transcribir la frase que minutos después abrió los encabezados de buena parte de los periódicos de México. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Si ya tuve COVID-19, ¿es necesario que me vacune?

A un año de pandemia y pocos meses de vacunación, cada vez se sabe más sobre cuáles son las formas más ventajosas de inmunizar a la sociedad.
5 de marzo, 2021
Comparte

Si una persona se contagió con coronavirus hace dos meses y otra persona se vacunó hace exactamente el mismo tiempo, ¿cuál de las dos está más protegida?

La pregunta bien podría parecer un problema matemático, pero se aproxima al razonamiento del que parten expertos y autoridades médicas para definir qué tan necesario es vacunar contra la covid a aquellos que ya pasaron la infección.

Con los problemas de distribución en varias regiones, decidir quién necesita dos dosis, una o ninguna es vital para conseguir que más personas estén protegidas cuanto antes, lo que implica menos muertes y hospitalizaciones.

Un estudio reciente de la revista británica The Lancet “razona” que haberse infectado por coronavirus ofrece tanta protección como una sola dosis de una vacuna.

Esto significa que muchos pacientes solo necesitarían una de las dos dosis requeridas por varios fabricantes de vacunas. De ser así, los países podrían repartir sus dosis con más eficiencia.

España, por ejemplo, aplazó seis meses la vacunación a los menores de 55 años que ya han pasado la enfermedad.

De la misma forma, el Ministerio de Salud Pública de Ecuador anunció en diciembre que aquellos que ya pasaron la infección no recibirían la vacuna de forma inicial.

A la par que evoluciona la pandemia, también lo hacen las recomendaciones sanitarias. Por ello todas estas guías varían frecuentemente.

Pero, ahora mismo, ¿es recomendable vacunarse si ya hemos pasado la infección por covid-19?

Realización de prueba PCR a una paciente.

Getty Images
Varias investigaciones analizan la posibilidad de solo dar una dosis a las personas que ya han pasado la enfermedad.

“La protección más completa posible”

La respuesta más directa a la pregunta anterior es sí. ¿Por qué?

“Porque lo ideal es tener la protección más completa posible”, dice a BBC Mundo José Manuel Bautista, catedrático del departamento de Bioquímica de la Universidad Complutense de Madrid en España.

“Las vacunas han demostrado funcionar muy bien, con porcentajes de protección superiores al 90% y son un indicador más fiable. Las infecciones de la enfermedad son muy heterógeneas”, añade el académico.

Esto quiere decir que en dos personas sanas de la misma edad, la infección por coronavirus puede dejar niveles de protección distintos.

Vacunación en una residencia de ancianos en Mallorca, España.

Getty Images
Sacar conclusiones universales sobre qué funciona y qué no con las vacunas no es recomendable, dado que la respuesta puede ser distinta según el grupo de edad.

Por no hablar de las diferencias entre pacientes sanos y aquellos más vulnerables como ancianos o con dolencias crónicas. Es por ello que sacar conclusiones universales ahora mismo es prematuro y los expertos recomiendan más seguimiento.

Por lo tanto, Bautista estima conveniente que los infectados también se vacunen, para que “se estabilice la respuesta inmunitaria y sea protectora”.

En este sentido, el experto también considera que pensar en alternativas como dar una sola dosis a los que ya pasaron la enfermedad ayudaría a contrarrestar los problemas de distribución de vacunas que acusan regiones del mundo como la Unión Europea y América Latina, por ejemplo.

¿Y si se le da una sola dosis a los infectados?

Una vez aclarado que a pesar de superar la infección sigue siendo conveniente vacunarse, algunos científicos y gobiernos debaten sobre la posibilidad de retrasar la inoculación o solo ofrecer una dosis a esos pacientes.

Las autoridades se basan en que, según estudios recientes, una persona que recibe las dos dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo, adquiere una protección similar que otra que, tras pasar la infección, recibe una dosis única del mismo fabricante.

Jeringuillas apiladas.

Getty Images
Definir la mejor estrategia de vacunación puede contrarrestar los problemas de distribución de vacunas que sufren varios países.

Esto es porque en las vacunas bidosis, la primera funciona para crear la protección y la segunda para reforzarla y hacerla más duradera.

“Una sola dosis de vacuna puede cumplir la función de reforzar la protección si el individuo ya tiene inmunidad natural por haberse infectado”, explica a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester en Reino Unido.

Esto, agrega el experto, “puede ser útil pero no necesariamente requerido”.

“Dependerá de cuánto refuerzo natural también hayas desarrollado por exponerte al virus en tu comunidad”, complementa Tang.

Entonces, ¿quién está más protegido? ¿Vacunados o infectados?

Como suele ser habitual en las ciencias médicas, no hay respuestas absolutas.

Amós García Rojas, presidente de la Asociación Española de Vacunología, asegura a BBC Mundo que ambos casos estarían protegidos.

Otro asunto es saber cuánto duraría esa protección. En este caso influye mucho cuánto durará la protección natural por coronavirus y cuánto la ofrecida por las vacunas.

No ha habido mucho tiempo para analizar esto, dado que apenas llevamos un año de pandemia y pocos meses de vacunación.

El doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo en Estados Unidos, confía en que la protección de las vacunas “dure años”.

Tang, por otra parte, asegura que “habitualmente una infección produce una respuesta inmune más amplia y duradera que una sola dosis de una vacuna. Por ello es necesario complementar la inoculación con una segunda”.

Claro que, al infectarse, uno también se arriesga a ser hospitalizado o enfermar de gravedad, por lo que lo ideal, por supuesto, es protegerse a través de la vacuna.

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0&feature=emb_title

Otra cuestión a considerar es cuán eficaz será la protección si aparecen nuevas variantes del patógeno que mermen la eficacia de los inmunizadores.

Bautista considera que por mucho que mute una variante, al menos próximamente no debería afectar la protección contra formas graves de la enfermedad, aunque se requieren más estudios para aclararlo.

Mientras, García Rojas opina que “el único escenario que debe plantearse ahora mismo es vacunar lo más que se pueda. Y ser conscientes de que en un futuro pueda ser necesario revacunarnos en la medida que los fabricantes modifiquen sus inmunizadores contra nuevas variantes”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.