close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Especial

Puerta Violeta, la estrategia del gobierno de AMLO para mujeres víctimas de violencia

A un año de gobierno, no se ha abierto más que una Puerta Violeta y en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2020 no se creó ninguna partida para esa estrategia ni algún nuevo programa de violencia de género.
Especial
6 de diciembre, 2019
Comparte

Un portón morado y un letrero enorme del mismo color que dice “Puerta Violeta” destacan entre comercios de la calle 6 de diciembre, en pleno centro de Nicolás Romero, Estado de México. Todavía están vacíos el segundo y tercer piso del edificio, sin personal, ni escritorios, y no hay ni línea de teléfono, pero la planta baja ya ofrece trabajadora social, psicóloga y asesora jurídica a mujeres víctimas de violencia.

Con eso bastó para que el 15 de noviembre fuera inaugurada por la Secretaría de Gobernación (Segob) como la primera sede de una estrategia que supuestamente busca que el Estado asuma la responsabilidad en el tema, en lugar de que sean Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) quienes brindan opciones de atención integral y refugio a mujeres que salen huyendo de una situación de violencia, como ha sido durante las últimas dos décadas.

Mientras tanto, esas organizaciones sociales vieron cómo este año cerró el único refugio que había en Guanajuato, porque no le aprobaron el subsidio con el que funcionaba, y otro en Aguascalientes ha reducido a la mitad sus atenciones por primera vez porque le recortaron el presupuesto.

En febrero, el presidente Andrés Manuel López Obrador decidió “no transferir recursos del Presupuesto a ninguna organización social, sindical, civil o del movimiento ciudadano, con el propósito de terminar en definitiva con la intermediación que ha originado discrecionalidad, opacidad y corrupción. Todos los apoyos para el bienestar del pueblo se entregarán de manera directa a los beneficiarios”, según publicó en una circular.

En varias conferencias insistió en que también para este tema se iban a entregar los apoyos directos, pero eso desató una ola de críticas sobre lo ineficiente que sería dar dinero a mujeres que necesitan protección inmediata y distintos apoyos —psicológico, legal, de reintegración social—, por lo que el gobierno cotrrigió y mantuvo los subsidios a organizaciones, que salen de una partida de la Secretaría de Salud, aunque con la advertencia de que Segob absorbería el tema.

A un año de gobierno, no se ha abierto más que una Puerta Violeta y en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2020 no se creó ninguna partida para esa estrategia ni algún nuevo programa de violencia de género. Así que las directoras de asociaciones civiles tienen la incertidumbre de si el próximo año van a seguir accediendo a esos fondos como hasta ahora y si se los van a reducir para usarlos en los centros de gobierno.

En 2019, el Congreso asignó 346.5 millones de pesos para los refugios, que se distribuyeron a través del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva mediante una accidentada convocatoria, que se suspendió ante la orden de no dar dinero a organizaciones, luego fue reabierta con normalidad, aunque la entrega de dinero se atrasó hasta julio.

Para 2020, se conserva la partida para refugios y tendrá un aumento, pero aún no está definido el monto final. La diputada Wendy Briceño, presidenta de la comisión de Igualdad de Género, explicó en entrevista que aunque ya se aprobó el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), falta el desglose específico de montos que se publica posteriormente en los analíticos presupuestarios. Calcula que terminará en un incremento de 50 o 60 millones de pesos, por lo que superará los 400 millones.

Tanto la diputada como la directora de la estrategia de Puertas Violetas, Alicia Leal, dijeron a Animal Político que la distribución de dinero se mantendrá como hasta ahora a las organizaciones de sociedad civil a través de Salud. Pero esa Secretaría respondió al ser consultada que “el Congreso definirá si será mediante convocatoria o si se asigna a otra unidad que no sea Equidad de Género”.

Mientras que la directora de la Red Nacional de Refugios, Wendy Figueroa, dijo que en las mesas de trabajo que han tenido sobre cómo se van a articular ahora sociedad civil y gobierno, se ha hablado de cambiar ese dinero de Salud a “otra dependencia”, pero les preocupa que eso pueda entorpecer el proceso de entrega. También les han dicho que de esa misma bolsa saldrá el dinero para las Puertas Violetas, a lo cual se oponen, porque ya de por sí resulta insuficiente para los albergues existentes.

Además, la Red cuestiona lo que se ha planteado como una estrategia novedosa de homologación del modelo de refugios y creación de oficinas abiertas 24 horas, siete días a la semana, para canalizar toda la atención, debido a que ya tienen un modelo homologado y las oficinas centralizadas ya existen en diversas ciudades con los Centros de Justicia para las Mujeres de gobiernos locales.

La primera Puerta Violeta de gobierno, en Edomex

A Karla la golpeó su ahora expareja y padre de uno de sus hijos apenas un día antes, por eso está en la Puerta Violeta de Nicolás Romero. Y sin embargo, sale de ahí más bien con una ligera sonrisa de tranquilidad. De inmediato le dieron una orden de restricción, números de seguridad a los cuales llamar si el hombre se acerca, una patrulla que pasa por su casa cada cierto tiempo, y un día después, solo vino a entregar un oficio para que empiece el proceso de tramitar la pensión alimenticia.

“Yo cuando me separé del papá de mi hijo el grande, hace unos años, fui al MP de aquí y me dijeron: ‘No, es que tienes que ir al de lo familiar en Atizapán’. Fui a Atizapán y me dijeron: ‘No, es que ya no vives con él, regresa al MP de Nicolás Romero’. Y al final en ningún lado me ayudaron. Fue súper cansado y preferí dejarlo, y él a la fecha no me da nada. Y ahorita con esto sí fue súper rápido. Me dijeron que máximo 15 días ya va a estar lo de la pensión”, cuenta a Animal Político.

Ella todavía no se había enterado de que se inauguró este lugar, pero su vecino sí. Había decidido terminar su relación sentimental y correr de su casa a su pareja, que entonces se brincó la barda y se metió a golpearla. El vecino intervino y la llevó a la Puerta Violeta, donde le dieron atención psicológica, la valoró un médico que confirmó la agresión, y la acompañaron a levantar la denuncia en el Ministerio Público especializado en género, que está a solo dos cuadras de ahí.

En tan solo dos semanas desde que abrió, esta oficina ha recibido a alrededor de 30 mujeres, de acuerdo con la asesora jurídica Verónica Luna, y aunque finalmente no lo tomaron, a dos se les ofreció ser trasladadas a un refugio.

Porque el mismo día que se inauguró este lugar, que funciona como “puerta externa”, también se creó una “puerta interna”: una casa en una ubicación que es confidencial y tiene seguridad policial, con todo lo necesario para recibir hasta a 50 personas, entre mujeres y su hijas e hijos, que no interrumpirían su ciclo escolar gracias a maestros puestos por el Estado, donde las familias podrán permanecer hasta seis meses hasta sentirse seguras y tener un nuevo plan de vida.

Este es un ejemplo de lo que el gobierno quiere crear para atender a víctimas de violencia machista. Pero este modelo es justo el que han tenido por dos décadas las organizaciones de la sociedad civil, actualmente con 67 espacios en todo el país: 28 Centros de Atención Externa, 30 refugios, 4 casas de emergencia y 5 casas de transición (espacios que dan acogida solo en el momento) que atienden a 20 mil mujeres al año.

De hecho, ya existía una Puerta Violeta en el área metropolitana de Monterrey, Nuevo León, de la asociación Alternativas Pacíficas con corresponsabilidad del municipio de Escobedo. Su fundadora, Alicia Leal, fue invitada a trabajar a la Secretaría de Gobernación para replicar la estrategia, con el cargo de directora general de Protección Integral en la Unidad de Apoyo al Sistema de Justicia.

En entrevista con Animal Político, presume que este esquema ha tenido tan solo un 1% de reincidencia de mujeres que vuelven a ser violentadas, pero ningún caso de feminicidio después de que han sido atendidas ahí. Por eso se busca replicarlo en la mayor cantidad de municipios del país.

El objetivo, detalla, es integrar distintas instituciones y programas que ya existen para las mujeres, incluidos los albergues de sociedad civil, a través de una oficina de alcance municipal que sea fácilmente identificable por las víctimas, para que desde ahí se coordine todo, con capacidad para atender a aproximadamente a 250 usuarias al mes.

“Lo que queremos es que los municipios integren a la sociedad civil organizada en un momento dado. ¿Por qué? Porque los servicios para los refugios, lo que requieren las mujeres es un modelo de atención y de protección integral más flexible que lo que puede muchas veces operarse desde un municipio. Por poner un ejemplo: una mujer de un municipio no puede ser atendida por una instancia de otro”, comenta.

Está programado que este mes abran otras dos Puertas Violetas en Ciudad Juárez, Chihuahua, en Puruándiro, Michoacán, y ya hay avances en Coahuila, Colima, Tabasco, Quintana Roo, Veracruz y San Luis Potosí, además de los seis espacios originales que hay en Nuevo León y, ahora, el de Edomex, según adelantó en la conferencia matutina del presidente del 25 de noviembre, Día Internacional de la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres.

El Estado de México tiene las tasas más altas de este problema. De enero a octubre pasado registró 95 feminicidios, 53%de las mujeres han sido agredidas por su pareja, y es la única entidad con dos alertas de género, una decretada en 2015 por feminicidios y otra en 2019 por desapariciones. Pero lo que llevó a que ahí se abriera la primera Puerta Violeta, es que ya tenía parte del camino andado gracias a la 13 regiduría del municipio, encargada de temas de género, que ocupa la panista Rocío Echeverría.

En abril empezó a trabajar en la creación de una Agencia del Ministerio Público Especializada en Violencia Familiar, Sexual y de Género (AMPEVFSYG), que abrió en septiembre, y en una casa de transición, que son las que reciben de emergencia a familias violentadas por máximo 72 horas.

Cuando Echeverría se reunió con Leal, la ahora funcionaria federal le propuso mejor crear el refugio y una oficina de atención externa, acorde con el plan de Puertas Violetas.

Pero esta oficina no trabaja 24/7, como se propuso, sino de 9 a 6 de la tarde y solo de lunes a viernes. Para atenciones urgentes en la madrugada o día no laborable, hay una línea telefónica, el 01-800-10-84-053.

El municipio de Nicolás Romero puso las instalaciones de la Puerta; el gobierno federal, equipamiento, como camas y utensilios para el refugio; y el estatal se encargará de la operación. Por lo tanto, los gastos de mantenerlo y sueldos de quienes ahí trabajan los pagará presupuesto del Estado de México.

En cada caso, según explica Leal, eso dependerá del acuerdo que se firme con el estado y con cada municipio. Mientras que los refugios de organizaciones civiles seguirán teniendo presupuesto de una partida de la Secretaría de Salud.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Emma Coronel: la controversia en México por la aparición de esposa del Chapo en una serie

Emma Coronel aparece en un capítulo de la serie "Cartel Crew" de VH1, que muestra la vida cotidiana de familiares de narcotraficantes.
19 de noviembre, 2019
Comparte
Emma Coronel

Getty Images
Emma Coronel participa en la segunda temporada de la serie “Cartel Crew”.

En el juicio en Nueva York contra su esposo Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”, se le veía tranquila, casi siempre en silencio. A veces conversó con periodistas al terminar las audiencias.

Parecía claro que Emma Coronel Aispuro quería mantener un bajo perfil, como hizo desde que se casó con el capo en 2006.

Por eso la sorpresa de muchos cuando se divulgó que la joven de 30 años de edad participaría en un capítulo de la serie Cartel Crew, producida por la cadena de televisión VH1.

Se trata de un programa enfocado en la vida cotidiana de personas o familiares vinculados en algún momento con carteles de narcotráfico.

La serie empezó en enero y ahora se encuentra en su segunda temporada, que incluye el capítulo donde aparece Emma Coronel.

El tema desató controversia en el país, que enfrenta la mayor ola de violencia en un siglo.

Algunos como el periodista Javier Garza, exdirector del diario El Siglo de Torreón, cuestionaron la decisión de la televisora.

“La idea de darle escaparate a estilos de vida obtenidos gracias a la violencia que destroza países y familias, es tan enferma como cualquier atrocidad de un narco” publicó en Twitter.

Chapo Guzmán

Reuters
Joaquín Guzmán fue sentenciado a cadena perpetua.

La misma idea expresó el periodista Ioan Grillo, autor de varios libros sobre narcotráfico en México como “Caudillos del crimen: de la Guerra Fría a las narcoguerras”.

“Es una decisión enferma y terrible por parte de VH1 de tener a la esposa de “El Chapo”, Emma Coronel en su reality show ‘Cartel Crew'” escribió en la misma red social.

“Hay una catástrofe humanitaria en México por la violencia del cártelde Sinaloa. “Este no es un reality show glamoroso. ¿Dónde están las imágenes de las fosas masivas?”.

Algunos inclusive pidieron boicotear a la televisora. Hasta el momento VH1 no ha respondido a las críticas.

El controvertido capítulo estaba programado para transmitirse este lunes 18 de noviembre. La transmisión cuatro meses después que Guzmán Loera fue sentenciado a cumplir dos cadenas perpetuas en prisión.

Atracción por la farándula

En realidad los capos de narcotráfico en México y otros países suelen buscar los reflectores y la fama, dicen especialistas a BBC Mundo.

Por ejemplo, Guzmán Loera era aficionado a la serie de televisión La reina del sur, protagonizada por Kate del Castillo y producida por la cadena Telemundo.

Chapo Guzmán

EPA
“El Chapo” planeaba una película con Sean Penn y Kate del Castillo.

En octubre de 2015 el capo se reunió con ella y el actor Sean Penn en su refugio de El Triángulo Dorado, una región montañosa entre los estados de Sinaloa, Durango y Chihuahua.

Uno de los temas de la conversación, reveló Penn a la revista Rolling Stone, fue la producción de un filme sobre su vida.

Un proyecto que “El Chapo” buscaba concretar al menos desde 2007, reveló el narcotraficante Alex Cifuentes durante el juicio contra Guzmán Loera en Nueva York.

Inclusive contrató a un guionista y buscó ayuda de directores de cine, según dijo el testigo en el juicio.

Pero Joaquín Guzmán no es el único interesado en la farándula. Es el caso de Edgar Valdéz Villarreal, “La Barbie”, uno de los líderes del cártel de los hermanos Beltrán Leyva.

El capo solía visitar bares y restaurantes que frecuentaban artistas y jugadores de fútbol. De hecho “La Barbie” fue involucrado en la investigación sobre ataque contra el jugador Salvador Cabañas en 2010.

La Barbie

Getty Images
“La Barbie” visitaba bares que frecuentaban artistas y futbolistas.

El deportista recibió un disparo en la cabeza cuando departía con actores y futbolistas en un bar de Ciudad de México.

Otro ejemplo de la tentación por la fama son los “narcocorridos”, que según académicos con frecuencia son patrocinados por algunos líderes de bandas y cárteles.

“Viven su realidad”

Tal afición suele transmitirse a los familiares de los capos, explica José Reveles, autor de varios libros de narcotráfico como “El Chapo: entrega y traición”.

“Viven una vida no ajena a la realidad pero sí en su realidad”, le dice a BBC Mundo.

“Pasa lo mismo que en el mundo del espectáculo, muchísimos casos de mujeres acosadas, engañadas o enamoradas a través del poder que da ser alguien importante”.

De alguna manera puede ser el caso de Emma Coronel y su participación en la serie de televisión.

En “Cartel Crew” se intenta mostrar cómo los participantes intentan llevar una vida normal, y la forma como enfrentan las consecuencias de su vinculación con el tráfico de drogas.

Emma Coronel

Getty Images
Emma Coronel guarda silencio por su papel en la serie de televisión.

El formato es el conocido como “reality show” donde con varias cámaras se filman todos los detalles y recorridos de quienes participan.

En la segunda temporada aparecen personajes como Michael Blanco, hijo de Griselda Blanco, una de las lideresas del Cártel de Medellín conocida como “La reina de la cocaína”.

También aparece la modelo Stephanie Acevedo, hija del narcotraficante José Ramón Acevedo quien permaneció en prisión por introducir cocaína a Estados Unidos a través de Miami.

Y otro caso es el de Dayana Castellanos, encarcelada durante tres años por traficar droga en Florida.

La filmación de la aparición de Coronel se hizo en Miami.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=vBlOELSWjFI

https://www.youtube.com/watch?v=WPAFssynBMU&list=PLLhUyPZ7578fsQjh8hazd4Z5ocTXgra3a

https://www.youtube.com/watch?v=zfMvqmn0Bb4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.