AMLO negó viajes a la titular de Economía para ver el T-MEC, pero a Cancillería le aprobó todos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

AMLO negó viajes a la titular de Economía para ver el T-MEC, pero a Cancillería le aprobó todos

Presidencia no justificó en ningún caso la autorización o rechazo de los viajes de comisión ni indicó los criterios seguidos, tras ser obligada por transparencia a dar acceso a 200 solicitudes recibidas tan solo en mayo.
Cuartoscuro
12 de diciembre, 2019
Comparte

En mayo pasado, en medio de la negociación del T-MEC y con la amenaza latente de Estados Unidos de imponer aranceles a la importación de acero mexicano y canadiense, la Ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, convocó a una reunión en Toronto para analizar la situación. La secretaria de Economía de México, Graciela Márquez Colín, pretendía asistir, pero al pedir permiso a Presidencia, un requisito creado días antes para cualquier comisión oficial al extranjero, su solicitud fue rechazada.

“Por instrucciones del Sr. Presidente de la República, Lic. Andrés Manuel López Obrador, le informo que la petición en comento NO HA SIDO AUTORIZADA”, fue la única explicación que recibió Márquez en un oficio firmado por el secretario particular del presidente, Alejandro Esquer Verdugo.

Pero mientras la encargada de Economía se quedó en México, quien sí fue autorizado para ir a Canadá fue un representante de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE). Márquez había indicado en su petición que iría dos días y se haría acompañar por el subsecretario para América del Norte de la SRE, Jesús Seade Kuri. Los documentos muestran que él, uno de los negociadores del T-MEC, sí pudo viajar a Canadá y Estados Unidos durante dos semanas. Las aprobaciones a SRE fueron una constante.

Lee: Científicos del Cinvestav deberán pedir permiso a AMLO para viajar al extranjero

Animal Político tuvo acceso a más de 200 solicitudes de viajes al extranjero hechas en mayo por funcionarios de diversas dependencias, la mayoría de las cuales fueron rechazadas, sin más argumentos que la no autorización presidencial.

El 3 de mayo de 2019, López Obrador firmó un memorándum con diversas medidas de austeridad que en el punto 9 señalaba: “Toda comisión al extranjero deberá ser solicitada por escrito, justificada y autorizada por el Titular del Ejecutivo Federal”.

La instrucción causó polémica, sobre todo entre los científicos que reclamaron que los viajes a congresos o estancias de intercambio en otros países son parte de su carrera, pero al recibir un sueldo de dinero público, la medida los limitaría.

Aunque semanas después se aclaró que el requisito solo se aplicaba a quienes tienen puestos de “mandos y enlaces”, algunos viajes fueron frenados desde los Centros de Investigación y se pudo comprobar la autenticidad de un oficio que se filtró en redes sociales que negaba a dos académicas ir a hacer trabajos a Guatemala y Panamá.

Entérate: Viajes de investigadores del Conacyt se restringieron para evitar “turismo político”: AMLO

El Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) mandó en ese mes nueve solicitudes de comisiones al exterior, y todas fueron rechazadas.

A Economía se le negó cualquier viaje a su titular y a todos sus subalternos, de 26 solicitudes que hizo en total. Por ejemplo, días después del episodio del acero, solicitó que la subsecretaria de Comercio Exterior fuera a Washington DC, para reunirse con la Cámara de Comercio de Estados Unidos, congresistas y el representante comercial de ese país, por una medida que limitaba la importación de tomate mexicano y estaba afectando a los productores.

La respuesta fue negativa.

Incluso viajes que no serían financiados o lo serían mínimamente con dinero mexicano, Presidencia decidió no aprobarlos. Es el caso del entonces comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social, Francisco Garduño, que junto a dos representantes del Sistema Penitenciario Federal estaba invitado a conocer el modelo de prisiones de las ciudades italianas de Roma y Palermo.

“Los gastos del viaje y estancia estarán a cargo del Ministerio de Justicia-Sistema Penitenciario de Italia”, aclaraba su solicitud.

La respuesta, también en ese caso, fue que la petición “no fue autorizada”.

Te puede interesar: Confusión sobre permisos frena el viaje de un científico mexicano y sus experimentos

Lo mismo ocurrió con al menos dos solicitudes de la Secretaría de Energía. Una para que una consultora viajara a Eslovenia a un curso sobre plantas nucleares, invitada y financiada por el Organismo Internacional de Energía Atómica. Otra para que un investigador del Instituto Mexicano del Petróleo fuera a una Estancia de diseño y evaluación de una biorrefinería en España, al que su organismo le cubriría los viáticos, solo con un gasto de 50 euros diarios (poco más de mil pesos) por dos semanas.

También hubo negativas a la directora de la Comisión Nacional del Agua, Blanca Jiménez, para ir a la conferencia internacional de la UNESCO en París, Francia. Y a la directora del Instituto Nacional de Cinematografía, María Novaro, junto con tres funcionarios, le fue negado el permiso en pleno festival de cine de Cannes, en Francia, por lo que regresó cuando ya se encontraba en ese país.

SRE, la que más pidió y obtuvo autorizaciones para viajar

Tan solo durante el primer mes en que se impuso el requisito de la autorización de López Obrador para comisiones oficiales fuera del país, Presidencia recibió 276 solicitudes.

Dos dependencias fueron las que más presentaron y acumularon el 41% del total: 56 de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y 56 de la de Marina (Semar).

Las de esta última están declaradas “información reservada”, junto con otras siete de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), por lo que no hay manera de saber si fueron aprobadas o rechazadas.

Pero las 56 de SRE sí fueron autorizadas. De hecho, en una sola solicitud se pedían 33 viajes de distintos funcionarios para eventos por todo el mundo y con una sola firma fueron avalados todos.

“La petición en comento SÍ FUE AUTORIZADA con la finalidad de cumplir con los propósitos en ella planteados”, fue la mínima explicación también en los casos afirmativos.

Entre esas comisiones estaban incluso algunas para las que especialistas de otras secretarías fueron rechazados, como una reunión de ONU Hábitat en Nairobi, Kenia, a la que López Obrador no permitió que fuera un representante de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), pero sí el de Exteriores.

Lee: Ciencia en peligro: investigadores de Conacyt alertan afectaciones por recortes

También fue autorizado el director de Organismos y Mecanismos Regionales Americanos para ir a Caracas, Venezuela, a continuar los acercamientos en el marco del Mecanismo de Montevideo, creado para el diálogo entre el gobierno bolivariano de Nicolás Maduro y la oposición en ese país.

Consta también el oficio de autorización al director de Comunicación Social, Roberto Velasco, para acompañar al secretario Marcelo Ebrard a Estados Unidos, quien después se haría viral con el apodo de #LordCacahuates por una foto en la que estaba consumiendo esta botana.

La siguiente dependencia con más solicitudes de comisiones internacionales fue Petróleos Mexicanos (Pemex), con 39, que recibió algunos rechazos pero varias autorizaciones.

Después, Economía envió 26 peticiones; la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y sus organismos adscritos hicieron 15; Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), 14; Energía (Sener), 11; Seguridad Pública y Policía Federal enviaron 10; el Conacyt, 9; la agencia de noticias del Estado, Notimex, mandó 8 solicitudes; Sedatu, 7; Comunicaciones y Transportes (SCT), 5; Cultura y Salud, 4 cada una, y otras dependencias hicieron tan solo una o dos.

Seis meses para transparentar la información

El 4 de junio, el presidente criticó en su conferencia matutina que los funcionarios de gobierno abusaban viajando por el mundo y reveló que en los 24 días desde que impuso la obligatoriedad de su autorización, había recibido 276 solicitudes de comisiones al exterior, aunque aclaró que no revelaría los nombres de los solicitantes y no precisó si todas habían sido rechazadas.

Animal Político había solicitado vía transparencia el 31 de mayo la lista de quiénes pidieron permiso para salir de comisión, de qué dependencia, cuándo, si habían sido aprobadas o negadas y las razones para ello.

A pesar de que cuatro días después el propio presidente hizo pública parte de esa información, la Unidad de Transparencia de Presidencia agotó el plazo de 20 días hábiles para contestar, recurrió a la prórroga y respondió hasta el 12 de julio con la lista ya difundida que no contenía más que ciudades de destino, a veces solo el país, sin la fecha de cuándo se hizo la petición y a veces sin fecha exacta para el viaje.

Tras interponer un recurso de revisión de la respuesta, la Oficina de Presidencia aseguró en agosto que había hecho una “búsqueda exhaustiva, amplia y razonable” y no encontró ningún documento que respondiera a la solicitud como se había planteado.

Entonces el Instituto Nacional de Acceso a la Información (INAI) requirió más datos a Presidencia, que en septiembre trató de defenderse para no entregarlos e incluso acusó al Instituto de estarse excediendo en su facultad para allegarse de información adicional y decidir si la queja era válida.

“Al requerir información adicional a este Sujeto Obligado, se estaría yendo más allá de lo permitido por la Ley de la materia”, alegó Presidencia.

Pero el INAI le contestó que es el órgano garante de la transparencia y que entre sus facultades está solicitar pruebas y hacer las diligencias necesarias para defender el derecho a la información de los ciudadanos. Así que elevó el asunto al pleno, el órgano de decisión del INAI, que el 9 de octubre decidió que si Presidencia no tenía un documento específico que concentrara los permisos de viaje y su aprobación y rechazo, como se solicitó, tenía que dar acceso a todos los documentos al respecto.

El periodo para cumplir esta orden del INAI era de 10 días, pero Presidencia tardó todavía un mes en entregar una lista más detallada y anunciar que permitiría una consulta en persona de los documentos, excepto de 63 considerados “información reservada”. Por primera vez transparentaba qué dependencia había hecho cada petición.

La consulta fue agendada para el 21 de noviembre, es decir, más de seis meses después de la solicitud de información original, pero como ésta se formuló en mayo, solo se dio acceso a los documentos de mayo. Un funcionario de Presidencia prestó a Animal Político una carpeta con dichos papeles para revisarlos. A los 45 minutos se informó que el tiempo de consulta había terminado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Vacuna contra COVID: por qué algunas dosis acaban en la basura y qué se puede hacer para evitarlo

El mundo vive una carrera por hacerse con las escasas vacunas disponibles contra la COVID. ¿Por qué algunas acaban en la basura o se vacuna a personas no prioritarias?
5 de febrero, 2021
Comparte
Enfermeras cargan dosis de la vacuna en Nantes, Francia.

Reuters
Muchos países se enfrentan al reto de administrar las vacunas antes de que se estropeen.

Golpeado por la pandemia de covid, el mundo se enfrentó primero al reto de desarrollar en tiempo récord una vacuna. Ahora, al de distribuirla a escala planetaria sin malgastar una sola de las preciadas dosis.

Con la oferta de vacunas disponibles lejos aún de cubrir la ingente demanda mundial, los gobiernos han establecido rigurosos planes de vacunación que establecen los colectivos que deben ser vacunados primero: generalmente, personas mayores, enfermos crónicos y trabajadores de los servicios de salud.

Sin embargo, no han tardado en aparecer las noticias de personas no pertenecientes a estos grupos prioritarios que recibían la vacuna, o, algo más sorprendente aún, de dosis que acababan en el cubo de la basura.

En la ciudad de Trelew, en la Patagonia argentina, la prensa local informó de que hubo que desechar 140 dosis de la vacuna rusa Sputnik-V porque se había roto la cadena de frío en su conservación.

En España, el general al mando de las Fuerzas Armadas tuvo que dimitir después de que se hiciera público que había recibido la vacuna, pese a que algunos de sus colaboradores les dijeron a los medios españoles que lo había hecho precisamente para evitar que se echaran a perder las dosis sobrantes en su departamento tras vacunar a las personas prioritarias.

En México, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, condenó por “inmoral” al médico que vacunó a dos familiares después de un error en el sistema de citas del hospital en el que trabaja.

Son solo algunos ejemplos de noticias que han provocado malestar y críticas en muchos países cuando la mayoría de la gente sigue a la espera y en muchos casos aún sujeta a distintos grados de confinamiento.

El desafío de optimizar las vacunas

Lo cierto es que los sanitarios se pueden ver a veces ante un incómodo dilema, ya que las vacunas requieren condiciones especiales de conservación y, en algunos casos, sobre todo en pequeñas localidades o lugares alejados, no pueden cumplirse a rajatabla los estrictos criterios fijados por los gobiernos.

La vacuna fabricada por Pfizer, por ejemplo, debe conservarse a temperaturas muy bajas y, una vez descongelada, ha de usarse antes de 5 días.

La Sputnik-V se comercializa en ampollas de cinco dosis, por lo que si se quiere evitar malgastar ninguna, debe haber un número igual de pacientes listos para recibir el pinchazo.

Una profesional de la salud recibe la vacuna en un hospital de Ciudad Juárez, México.

Reuters
Los trabajadores sanitarios figuran entre los colectivos prioritarios en la mayoría de países.

Como explicó en conversación con BBC Mundo el doctor Pablo Bonvehí, jefe de la sección Infectología y Control de Infecciones del CEMIC, un centro de investigación médica de Buenos Aires, “la prioridad es no desperdiciar la vacuna“.

“Una campaña de vacunación, y más una como esta, es siempre un gran desafío de ingeniería”, indica el experto. Y no siempre es posible acomodar la disponibilidad de vacunas con el número de pacientes dispuestos a ponérsela, su disponibilidad para acercarse a los centros de vacunación a recibirla y las necesidades de espacio para mantener la distancia social en ellos.

A esto se suma el problema de los pacientes que no acuden a las citas programadas, sea porque no pueden desplazarse o porque, como los seguidores del movimiento antivacunas, rechazan la inmunización o desconfían de los gobiernos y los fabricantes de medicamentos.

¿Qué hacer entonces con la dosis sobrante cuando ya se ha cubierto el cupo de pacientes prioritarios agendados para el día?

Contenedores de residuos sanitarios en Manchester, Inglaterra.

Getty Images
En algunos países ya ha habido noticias de vacunas que acaban en la basura.

En Estados Unidos ya ha habido centros sanitarios que han empezado a convocar por la emisora de emergencias a los paramédicos que quieran vacunarse una vez cubierto el cupo diario para evitar que se echen a perder las dosis sobrantes.

Y un equipo médico del estado de Oregón que quedó atrapado en una congestión de tráfico comenzó a vacunar a otros automovilistas retenidos ante la imposibilidad de volver a refrigerar a tiempo las dosis que llevaban consigo.

Mejor en un brazo que en el cubo de la basura

Ante la emergencia sanitaria global, los centros médicos a nivel local se enfrentan al desafío de vacunar a la mayor cantidad de gente en el menor tiempo posible, conservando adecuadamente las vacunas y priorizando a los grupos de población de riesgo establecidos por las autoridades nacionales.

En esa tarea titánica, han encontrado una inesperada colaboración en los grupos de espontáneos que hacen fila junto a las clínicas y los centros de vacunación a la espera de que se les administre alguna de las dosis no utilizadas, una imagen cada vez más frecuente en Estados Unidos y en Israel, el país que lidera la frenética carrera global por la vacunación.

“A todas las dificultades se suma la de la incertidumbre acerca de las dosis que se van recibir y cuándo”, señala el doctor Bonvehí.

Para los dispensarios locales se complica aún más llevar una planificación adecuada de la vacunación ya que en muchos casos los gobiernos tampoco han podido ofrecer un calendario claro de vacunación y son ellos quienes centralizan la adquisición de los medicamentos.

Un hombre carga una bombona de oxígeno en Manaos, Brasil.

Reuters
América Latina es una de las regiones más golpeadas por la pandemia y muchos países aún no han podido comenzar a vacunar.

Para los países de renta media, como la mayoría de los de América Latina, que se encuentran detrás de los más ricos en la lista de espera global por recibir la vacuna en la cantidad y con la regularidad suficientes, hacer un uso óptimo de las que llegan se hace más crítico si cabe.

Bonvehí propone que “en las citas se llame a pacientes suplentes, para que, si alguien no se presenta, no haya que desperdiciar ninguna dosis”.

Y la Organización Mundial de la Salud ha pedido que los países más prósperos, que han comprado muchas más dosis de las necesarias para vacunar a toda su población, envíen las que no usen a los países en desarrollo.

Todo, porque, como le dijo Amesh Adalja, especialista en enfermedades infecciosas de la Johns Hopkins University, a la cadena NPR, “una vacuna en un brazo siempre va a ser mejor que una vacuna en el cubo de la basura”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PY2lDqGL8n0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.