"El #MeToo desnaturalizó el acoso, pero no ha bajado la violencia contra mujeres": experta de la ONU
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

"El #MeToo desnaturalizó el acoso, pero no ha bajado la violencia contra mujeres": experta de la ONU

Alda Facio, feminista e integrante del Grupo de Trabajo de la ONU sobre la discriminación contra la mujer y la niña, asegura que en el caso de México preocupan los reportes sobre la violencia de género, a pesar de ser un país que tiene una Ley y diversos mecanismos para prevenirla y combatirla.
Cuartoscuro
27 de diciembre, 2019
Comparte

La situación de las mujeres en Latinoamérica no ha mejorado en muchos aspectos, sino que cada vez se ve, por ejemplo, más violencia en su contra, advierte en entrevista Alda Facio, feminista costarricense e integrante del Grupo de Trabajo de la ONU sobre la discriminación contra la mujer y la niña.

Como representante de este Grupo en América Latina, visitó México en noviembre pasado para la elaboración del informe anual sobre discriminación femenina que presenta ante el Consejo General de Naciones Unidas. Este año, el tema en el que se enfoca es el futuro de las condiciones laborales para las mujeres en el mundo.

Para ello, ya se hicieron consultas en Tailandia, dentro de la región de Asia; en Etiopía y Marruecos, de África; en Ginebra, de Europa; en Nueva York, como ciudad de América del Norte; y de las islas del Pacífico, en Australia. Ahí, uno de los puntos clave fue observar qué pasa con las mujeres de etnias originarias, y fue evidente que les cuesta más conseguir un empleo.

Lee: Puerta Violeta, la estrategia del gobierno de AMLO para mujeres víctimas de violencia

En el caso de México y Latinoamérica, el Grupo también ha decidido poner el énfasis del estudio en las mujeres indígenas y las migrantes. Facio dice que no es muy optimista sobre los resultados que van a encontrar, y que serán presentados en un informe final en junio de 2020.

“En las mismas consultas que se han hecho, ha salido que las cosas no están mejorando para nada, que más bien están empeorando para muchas mujeres en el mundo. Por ejemplo, por todo el problema del cambio climático, se tienen que ir de sus tierras, o las que se van a vivir a la ciudad y no tiene un trabajo o es mal pagado”, señala.

Algunos indicadores en México dan muestra de una situación desfavorable, por ejemplo, según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), viven en pobreza el 84.3% de las mujeres indígenas en zonas rurales. O en términos de violencia, la ONU advierte que cada día son asesinadas un promedio de 10 mujeres.

Sin emitir una opinión oficial sobre México, Facio explica que sí preocupan los reportes y quejas de organizaciones sociales que llegan al Grupo sobre la violencia de género, a pesar de ser un país que tiene una Ley y diversos mecanismos para prevenirla y combatirla.

“Sí tenemos reportes que nos dicen que no funciona, ni la alerta de género está funcionando, ni la protección a las mujeres. No ha bajado la violencia, más bien ha aumentado, entonces hay mucha preocupación de cómo frenar esta violencia, hay muchas opciones contradictorias sobre cómo solucionar este problema”, expresa.

“Y más que nada, el acoso sexual en las calles, en las universidades, todo lo que está pasando últimamente con el Me Too mexicano”, dice en referencia a la ola de denuncias de acoso que hubo en redes sociales a partir de marzo pasado.

Falta ampliar la lucha

Facio, de 71 años, es una reconocida jurista, experta en derecho con perspectiva de género, y feminista desde hace más de 40 años.

Con esta trayectoria, hace un balance crítico a título personal sobre el movimiento feminista actual y considera que aunque no está tocando todos los aspectos que afectan a las mujeres, sí ha generado ya un cambio sobre un punto muy específico, el acoso, que históricamente se había dejado pasar como si fuera normal.

“El acoso sexual en el trabajo ha existido desde que las mujeres empezaron a trabajar formalmente. Mujeres del Siglo XIX decían que era parte del trabajo, aguantar el acoso sexual. Si una quería trabajar y recibir un salario, tenía que aguantarse el acoso. Como las empleadas del hogar se aguantaban el acoso o casi la violación sexual como parte de su trabajo, el cuerpo era del patrón.

”Eso lo hemos sabido. Pero todo esto que salió así tan fuerte, tanto en Estados Unidos como aquí, como en Argentina donde se ha dado más fuerte el Ni Una Menos, lo que estamos viendo es que no era una loquita, ni solo una que le pasó porque era muy linda o muy sexy, sino que es una cosa generalizada”, subraya.

Recuerda que su propia madre le contaba que en su época, viviendo en Nueva York, usaban sombreros que se sostenían con un alfiler, y entonces usaba eso como arma cuando se subía al transporte público para encajárselo a quien se propasara, pero jamás se le hubiera ocurrido poner una denuncia o hablar del tema. Ella misma reconoce que las mujeres solo pensaban en cómo defenderse, cómo cuidarse usando el transporte solo a ciertas horas o no yendo a ciertos lugares, pero no habían alzado la voz al respecto.

Lee: Aprueban Ley Olimpia para castigar violencia digital contra las mujeres en CDMX; ONG alerta fallas

“Ahora ya, especialmente las más jóvenes, están suficientemente empoderadas por todo el movimiento feminista que vino antes, que tal vez no se atrevió a denunciar así masivamente, pero que ya abrió para que ahora sí se denuncie. Yo espero que con esto ya quede desnaturalizado el acoso. No es que va a parar, porque para eso tiene que cambiar la mentalidad de los hombres. Pero que quede desnaturalizado”, afirma.

Aun así, cree que a las feministas de hoy les está faltando una visión más amplia de lucha contra muchas formas de discriminación y misoginia en todos los campos, como lo hicieron las activistas de los años 60: en el lenguaje, los chistes, la cultura, la ropa. Además de causas de fondo, agrega, que están en la estructura social del patriarcado y también en el neoliberalismo, al presentar a las mujeres como objeto sexual y a los hombres con derecho sobre sus cuerpos.

Pese a que es abogada y ha dedicado su vida a eliminar leyes discriminatorias y mejorar los contextos legales para las mujeres, dice que ese trabajo es solo una parte y cambia apenas un poco, mientras que hace falta que los medios de comunicación y la educación hagan también un trabajo por la igualdad.

Su idea es que hace falta un cambio completo en las relaciones sociales y la forma de vida de la humanidad, y considera que los jóvenes por eso están involucrados en nuevos movimientos que tienen que ver con todo el planeta y que pueden unirse con el mismo propósito.

“Cuando estoy optimista pienso que esto del cambio climático tiene la posibilidad de unir a los diferentes movimientos. Porque lo que ha estado pasando es que las feministas están en un sitio, los que están con la ecología y salvar al planeta en otro, los que están por la justicia social están en otro. El cambio climático tiene que ver con la justicia social, tiene que ver con la violencia contra las mujeres, con cuidar el planeta y tener otra forma de vivir. Y tenemos que ver más esas conexiones y esos vínculos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué tan seguro es para las mujeres embarazadas vacunarse contra la COVID-19

¿Es seguro para las mujeres embarazadas recibir la vacuna contra la COVID-19? ¿Y las que están en periodo de lactancia? ¿Tendrá un impacto en la fertilidad?
12 de febrero, 2021
Comparte
Ilustración de una mujer embarazada y virus

BBC
Las embarazadas fueron excluidas de los ensayos clínicos, por lo que todavía hay muchas dudas.

“Como mujer embarazada, mi mayor preocupación era la seguridad”, dice Irène Mathieu. En su segundo trimestre de embarazo tuvo que elegir si recibir o no la vacuna contra el coronavirus.

Al ser una trabajadora sanitaria en la ciudad estadounidense de Charlottesville, Virginia, era elegible para ser vacunada. Pero la doctora Mathieu tenía muchas dudas.

“Por un lado, tengo un mayor riesgo de contraer la covid-19 porque soy médica de atención primaria”, dice.

“Y aunque la vacuna es nueva, no está elaborada con virus vivos y tenemos un largo historial de administración segura de vacunas vivas atenuadas a embarazadas”.

“Por otro lado, no tenemos datos sobre la seguridad de la vacuna de la covid-19 durante el embarazo”.

Estas son algunas de las preguntas que se hacen las mujeres embarazadas y madres lactantes. Consultamos a varias especialistas.

1. ¿Cuál es el consejo de vacunación para las mujeres embarazadas?

Hasta ahora, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado consejos sobre las vacunas contra la covid-19 de Pfizer-BioNTech y Moderna, y no recomienda la vacunación de mujeres embarazadas en este momento.

Eso se debe a la falta de datos, no a que haya evidencia de que las vacunas sean dañinas.

Pero, cuando una mujer embarazada tiene un riesgo inevitablementealto de exposición al virus, como en el caso de una trabajador ade la salud, o tiene comorbilidades (dos o más trastornos o enfermedades relacionadas), entonces la OMS dice que “la vacunación puede considerarse tras discutirlo con su proveedor de atención médica”.

La OMS también señala los riesgos de la covid-19 durante el embarazo.

Gráfico

BBC

“Las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de sufrir covid-19 grave que las mujeres no embarazadas, y la covid-19 se asocia con un mayor riesgo de parto prematuro“, dice la guía de la OMS.

La doctora Mathieu discutió ampliamente el tema con su médico y con colegas de atención médica que también estaban embarazadas.

“Cuando consideré los riesgos teóricos pero desconocidos de una nueva vacuna y los riesgos reales de la covid-19 durante el embarazo, para mí, la decisión fue clara”, dice Mathieu.

Recibió la primera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech en enero y está pendiente de recibir la segunda en febrero.

Cómo se comparan las vacunas en la Fase III de los ensayos clínicos

BBC

Otras mujeres tomaron decisiones diferentes.

Joanna Sullivan, de Ohio, EE.UU., espera su primer bebé para junio. No pretende ponerse la vacuna hasta después de dar a luz.

Si bien sostiene que sería “útil” ver cómo responden a la vacuna otras mujeres embarazadas, Sullivan dice que ella probablemente esperará.

2. ¿Qué dicen los datos?

Hasta ahora, no hay muchos datos.

“Aún no se han iniciado ensayos en embarazadas para las vacunas que han sido autorizadas para su uso, a pesar de que existen datos de seguridad tranquilizadores y una eficacia muy alta”, dice Carleigh Krubiner, miembro de la facultad del Instituto de Bioética Johns Hopkins Berman, en Baltimore, Maryland, Estados Unidos.

No hay ninguna sugerencia de que la vacuna tenga algún riesgo para las mujeres embarazadas y lactantes, simplemente los estudios aún no se han realizado.

Mujer embarazada

Getty Images
Las mujeres embarazadas suelen estar excluidas de los primeros ensayos clínicos de nuevos medicamentos y vacunas.

Pfizer siguió la guía de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), al excluir a las mujeres embarazadas y en período de lactancia de sus ensayos clínicos.

Dicen que estas mujeres comenzarán a ser evaluadas este año, después de la finalización de los denominados estudios de toxicidad para el desarrollo y la reproducción (DART), que suelen realizarse en animales.

3. ¿Por qué los datos no incluyen a mujeres embarazadas?

Los expertos dicen que es normal.

“En tiempos no pandémicos, si se habla de una vacuna nueva, la mayoría de las personas razonables comprometidas con promover los intereses de las mujeres embarazadas y sus bebés dirían que no debemos involucrarlasen los primeros ensayos clínicos”, dice la doctora Ruth Faden,de la Universidad Johns Hopkins y especializada en los derechos y la salud de las mujeres embarazadas.

En bioética, las mujeres embarazadas se describen como una población compleja“, dice Faden.

“En ningún otro caso hay dos entidades que sean objeto de preocupación moral”.

Algunos expertos se refieren a eventos anteriores en los que la falta de datos ha provocado retrasos masivos o incluso la negación total del acceso a vacunas que salvan vidas.

“En el caso del ébola, a las mujeres embarazadas y lactantes en la República Democrática del Congo inicialmente no se les permitió recibir vacunas durante los primeros meses de lanzamiento de las mismas”, dice Carleigh Krubiner.

“Las mujeres de las comunidades afectadas denunciaron que efectivamente las estaban enviando a la muerte, sin protección contra una enfermedad con una alta mortalidad y una muerte fetal cercana al 100%”.

La especialista dice que algunas mujeres en periodo de lactancia decidieron tomar “vacaciones de lactancia”innecesarias y potencialmente dañinas para acceder a las vacunas

Con la pandemia actual, dice Krubine, “la falta de datos puede hacer que muchos duden en utilizar vacunas altamente beneficiosas y, en última instancia, seguras”, lo que los llevaría a renunciar a la vacunación , la cual “protegería y promovería la salud tanto materna como neonatal”.

4. ¿Cómo lo están abordando en diferentes países?

Los países están adoptando diferentes enfoques en cuanto a la vacunación de mujeres embarazadas.

Algunos, como Reino Unido, ofrecen consejos similares a la OMS.

“Aunque los datos disponibles no indican ningún problema de seguridad o daño al embarazo, no hay evidencia suficiente para recomendar el uso rutinario de las vacunas contra la covid-19 durante el embarazo”, afirma el Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos (RCOG) de Reino Unido.

“Si una mujer embarazada cumple con la definición de ser extremadamente vulnerable a nivel clínico, entonces debe discutir las opciones de la vacuna contra la covid-19 con su obstetra y/o médico”.

“Esto se debe a que su condición subyacente puede ponerla en un riesgo muy alto de experimentar complicaciones graves de la covid-19“.

En cuanto a mujeres que están amamantando, el RCOG dice que “no hay ningún riesgo conocido”, y agrega que se debe informar a las mujeres sobre la falta de datos disponibles.

Mujer visitando una doctora

Getty Images
Los expertos sugieren conversar con su médico para realizar un análisis de riesgo-beneficio.

Otros países, como Israel, están incluyendo a mujeres embarazadas con factores de riesgo de alta morbilidad entre las que tienen acceso prioritario a las vacunas contra la covid-19, sin contemplar los riesgos para ellas o para los fetos.

En cambio, India ha declarado explícitamente que las mujeres embarazadas y lactantes no deben recibir las inyecciones hasta que se realicen más estudios.

5. ¿Cuándo es probable que estén disponibles los datos?

Los datos de los ensayos clínicos que involucran a mujeres embarazadas “pueden tardar meses o años”, dice Huma Farid, obstetra y ginecóloga en el Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston, Massachusetts, EE.UU., e instructora en la Escuela de Medicina de Harvard.

Algunas mujeres que quedaron embarazadas durante el ensayo serán monitoreadas durante su embarazo.

Sin embargo, los datos preliminares sobre cómo el coronavirus puede afectar a las mujeres embarazadas ofrecen un panorama mixto.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en Estados Unidos afirman que las pacientes embarazadas tienen un mayor riesgo de enfermedad grave y muerte si contraen la covid-19.

“Los datos sugieren que la infección materna está asociada con una mayor probabilidad de parto prematuro“, agrega Carleigh Krubiner.

Por el contrario, la evidencia actual de Reino Unido sugiere que las mujeres embarazadas no tienen un riesgo mayor de enfermarse gravemente que otros adultos sanos si desarrollan la enfermedad.

La mayoría de las mujeres embarazadas experimentan solo síntomas leves o moderados.

6. ¿En qué situación están las mujeres embarazadas?

Para muchos médicos, la mera sugerencia de una infección grave es preocupante.

“Sabemos que existe un mayor riesgo para pacientes embarazadas que tienen covid-19 y también sabemos que, en general, las vacunas son seguras”, dice la doctora Huma Farid.

Ella se refiere específicamente a las vacunas de ARNmensajero de Moderna y Pfizer, que usan un pequeño fragmento del código genético del virus.

Ese fragmento comienza a formar parte del virus dentro del cuerpo, que el sistema inmunológico reconoce como extraño y empieza a atacar.

Gráfico de la creación de la vacuna

BBC

“La vacuna contra el SARS Co-V-2 no es una vacuna viva, que es el único tipo de vacuna contraindicado en el embarazo porque tiene un virus debilitado pero vivo como parte de la vacuna, como las de la polio o la varicela”.

Eso ha alentado a que las embarazadas que son trabajadoras en la primera línea frente a la covid en Estados Unidos y que corren el máximo riesgo de contraer el virus consideren vacunarse.

“Es una decisión individual para cada paciente, pero trato de discutir con ellas sus preocupaciones sobre el virus y sobre la vacuna, y el análisis de riesgo-beneficio”, dice Farid.

Ella recomienda que cada paciente embarazada discuta estos aspectos con su médico y que, independientemente del resultado, siga todas las precauciones de distancia social, higiene de manos y uso de mascarillas.

Mujer embarazada

Getty Images
Los expertos alientan a las mujeres embarazadas a seguir todas las precauciones.

Carleigh Krubiner destaca el papel de las condiciones médicas subyacentes en el proceso de toma de decisiones.

“Aquellas con condiciones preexistentes que aumentan su riesgo de covid-19 grave pueden sopesar esta decisión de manera diferentes abiendo que, si permanecen sin protección a través de la vacuna, podría haber graves consecuencias de infección para ellas y para sus bebés”.

Al igual que la doctora Farid, recomienda considerar al menos tres aspectos principales: el riesgo de exposición, el riesgo de enfermedad grave y el beneficio de la vacuna en comparación con otras medidas preventivas.

7. ¿Y las madres lactantes?

Existe un consenso general entre los expertos de que no hay ninguna razón para que las mujeres que amamantan renuncien a la vacunación contra la covid-19 si son elegibles para recibirla.

“He estado alentando a las madres lactantes a que se vacunen porque cualquier anticuerpo que produzcan contra el virus probablemente pasará a la leche materna y ayudará a sus bebés a tener cierta protección contra el Sars-CoV-2″, dice la doctora Huma Farid.

Según la OMS, hasta ahora no hay evidencia de que las madres lactantes o sus bebés tengan un riesgo elevado de covid-19 grave.

El organismo recomienda que si una mujer que amamanta es parte de un grupo al que se recomienda la vacunación, entonces “se puede ofrecer la vacuna”.

Madre lactante

Getty Images
Según la OMS, hasta el momento no hay evidencia de que las madres lactantes o sus bebés tengan un riesgo elevado de covid-19 grave.

8. ¿Afecta la vacuna a la fertilidad?

En cuanto a las mujeres que están intentando quedarse embarazadas, los expertos han analizado la evidencia inicial y dicen que no es necesario evitar el embarazo después de la vacunación.

“No hay evidencia que sugiera que las vacunas contra la covid-19 afectarán a la fertilidad, ni ningún mecanismo biológicamente plausible de cómo podrían causar un impacto a ese respecto”, dice Carleigh Krubiner.

“De hecho, aunque los ensayos de vacunas actualmente autorizadas no inscribieron a participantes embarazadas en sus ensayos clínicos, varias mujeres quedaron embarazadas durante el curso de los estudios, lo que no es infrecuente en ensayos de vacunas a gran escala que inscriben a mujeres en edad reproductiva”.

“Las mujeres deben estar tranquilas de que estas vacunas no representan ningún riesgo para sus posibilidades futuras de concebir o de tener hijos“.

Los expertos esperan que el panorama se aclare con el tiempo.

“Con suerte, a medida que comiencen los estudios sobre el embarazo y más mujeres embarazadas en primera línea contra la pandemia reciban la vacuna, podremos generar mejores pruebas”, dice Carleigh Krubiner.

“Para que, en el futuro, todas las mujeres embarazadas a las que se les ofrezca la vacuna contra la covid-19 puedan tomar decisiones más informadas y capacitadas”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9eUoEbUOy80

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.