'¿Van a reparar el mercado, o qué va a pasar?': comerciantes de La Merced en la incertidumbre tras incendio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Carlo Echegoyen

'¿Van a reparar el mercado, o qué va a pasar?': comerciantes de La Merced en la incertidumbre tras incendio

Los locatarios rechazan de antemano que el gobierno les diga que deben ser reubicados. "Aquí está mi puesto, y de aquí no me voy a salir”, dice uno de los comerciantes afectados.
Carlo Echegoyen
9 de enero, 2020
Comparte

“Diga lo que diga el dictamen de seguridad, de aquí no nos movemos”.

Mireya Ochoa es locataria en la nave principal de La Merced, uno de los mercados más grandes y populares de la Ciudad de México, que la Nochebuena del pasado 24 de diciembre sufrió un incendio -el segundo en apenas siete años- que dejó dos personas muertas y devoró los puestos de trabajo de más de 800 comerciantes.

Te puede interesar: Así quedó el mercado de La Merced luego del incendio (fotos) 

Mireya, que prepara tacos y antojitos para venderlos en un carrito ambulante que improvisó tras la “pérdida total” de su local, explica que este viernes esperan tener un encuentro con las autoridades del gobierno capitalino, para que les den “certidumbre” sobre cuál va a ser el destino del Mercado.

Quieren saber, dice mientras cubre de salsa verde unos tacos de costilla, cuál es el veredicto del dictamen de seguridad estructural que encargó la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, luego de que el pasado 27 de diciembre anunciara que revisarían las columnas y la bóveda de la parte incendiada, para determinar si es seguro o no abrir al público este inmueble que, de por sí, arrastra más de 60 años de antigüedad.

Los comerciantes viven con la incertidumbre de qué pasará con su futuro. Foto: Carlo Echegoyen

Los comerciantes viven con la incertidumbre de qué pasará con su futuro. Foto: Carlo Echegoyen

“Las autoridades nos tienen que decir si van a reparar el Mercado o… qué va a pasar”, dice Mireya que, como el resto de los locatarios, niega rotunda con la cabeza cuando escucha las palabras “demolición”, “reubicación”, o “desalojo”.

“Si el dictamen viene negativo y dice que nos tenemos que salir de aquí, los compañeros tendremos que reunirnos para tomar otras decisiones…”, añade la comerciante, que deja unos puntos suspensivos flotando en el ambiente aún impregnado del fuerte olor a cables quemados y en el que las marcas de tizne en muros y columnas muestran que las llamas alcanzaron varios metros de altura.

Cuestionada por cuáles serían esas decisiones que tomarían, Mireya prefiere no entrar en detalles. Pero sí completa los puntos suspensivos con una sentencia: “Lo que es seguro, es que no pensamos dejar nuestros espacios, ni nuestros locales. De aquí no nos van a mover”.

Por eso, para evitar el desalojo, la comerciante que viste un delantal azul oscuro y debajo un chaleco para combatir las bajas temperaturas de la capital cuenta que desde la noche del 24 de diciembre los locatarios se unieron para impedir que el personal de Protección Civil acordonara la zona siniestrada, organizaron guardias nocturnas, y tomaron la iniciativa de hacer ellos mismos buena parte de las labores de limpieza y de remoción de escombros.

“Lo que es seguro, es que no pensamos dejar nuestros espacios, ni nuestros locales”, dicen los comerciantes. Foto: Carlo Echegoyen.

Todo, con el fin de volver a abrir sus locales de fruta, comida, o de piñatas, lo antes posible y tratar así de amortiguar las pérdidas.

“Nada se salvó del incendio, nos quedamos en ceros”

La organización entre locatarios de la que habla Mireya, que también se dio durante el incendio, cuando colaboraron con los Bomberos formando largas cadenas humanas para apagar, literal, a cubetazos las llamas, parece que ha dado resultados. El Mercado vuelve a tener vida. Muchos locatarios reabrieron sus puestos, o están terminando de pintar sus negocios para limpiarles la cara, y el hormigueo de clientes comienza muy lentamente a recorrer los laberínticos pasillos del viejo inmueble.

Sin embargo, aún falta mucho para recuperar la normalidad, matiza Ricardo Puga, que vocifera que vende frutas tropicales a buen precio.

A unos escasos centímetros de donde se encuentra su puesto de mameyes, aún se aprecian los restos de la pesadilla: cascotes de concreto, cristales rotos, botellas desintegradas, cascarones de locales que ya no son más que un amasijo de hierros retorcidos, y los restos de alguna mercancía, como cebollas y pimientos carbonizados.

A 14 días del incendio que consumió unos 600 locales en el mercado de la Merced, locatarios siguen a la espera de los dictámenes periciales para saber si la estructura de la nave está en condiciones para seguir albergando a comerciantes y visitantes. En la imagen Juan Velázquez, locatario afectado. Foto: Carlo Echegoyen.

“Nada se salvó, todos nos quedamos en ceros”, lamenta Ricardo nada más iniciar la entrevista, para, a continuación, pasear la mirada por los escombros y señalar con el brazo en perpendicular que, a otros pocos metros, se alcanza a ver los rastros que dejó el otro gran incendio que ha padecido este Mercado, el que ocurrió hace siete años, en julio de 2013.

Esos escombros viejos, esos, subraya el comerciante aun con el dedo índice señalando a la vieja zona siniestrada, son el motivo por el que no quieren escuchar nada que sugiera la posibilidad de que el gobierno de la ciudad entre con excavadores y camiones Torton a demoler el viejo Mercado, o a hacer obras de remodelación.

Porque hace siete años, recalca Ricardo ahora con las manos metidas en su delantal azul y ligeramente apoyado en una caja que contiene manzanas, ya sucedió lo mismo. Tras el siniestro, las autoridades acordonaron la zona dañada, sacaron a los comerciantes, y éstos denuncian que muchos ya no pudieron regresar a sus lugares, por lo que tuvieron que reubicarse como pudieron en las banquetas y en las calles que ahora están colmadas de puestos ambulantes varios cientos de metros a la redonda, hasta llegar al Metro La Merced.

“Si nos sacan del Mercado, ¿de qué vamos a vivir? ¿Y nuestras familias?”, pregunta enojado el locatario.

Además, afuera del Mercado ya no cabe ni un alfiler, añade. Y aunque hubiera espacio, no es tan sencillo como llegar, pedir permiso, y abrir otro puesto. La competencia por arañar clientes y ganar unos pesos está dura y peligrosa, especialmente en los aledaños del Mercado en la alcaldía Venustiano Carranza, una de las zonas más violentas de la capital mexicana, y donde es recurrente que se cometan asaltos a mano armada, incluso dentro del Mercado.

“No, aquí está mi puesto, y de aquí no me voy a salir”, sentencia Ricardo, que casi emplea las mismas palabras que su compañera Mireya.

“Más bien, lo que quisiéramos es que la autoridad venga y termine de sacar todos esos escombros, y que vuelva a instalar el servicio eléctrico para tener luz, porque afecta a la clientela y dispara la inseguridad”.

Gerardo Moreno, otro comerciante, observa en cuclillas uno de los gruesos muros de acero y concreto que sostienen la bóveda que cubre al Mercado.

Con el dedo índice rasca un agujero perfectamente redondo en la estructura, producto de la extracción de material que hizo después del incendio el Instituto de Seguridad de las Construcciones, luego de que se detectara un movimiento en uno de los techos, y a partir del cual se está elaborando el dictamen de seguridad.

Entre ellos se organizan para realizar las reparaciones correspondientes. En la imagen Diego Martínez, locatario afectado. Foto: Carlo Echegoyen.

Pero, para Moreno, el problema no es la estabilidad de los muros. A fin de cuentas, plantea encogiendo los hombros, el inmueble ha soportado a lo largo de 60 años sismos de todas las clases e intensidades.

El problema, más bien, es la histórica falta de mantenimiento. Tanto de las instalaciones, como del viejo y saturado sistema de electricidad, el cual, al menos en una versión preliminar de la Procuraduría capitalina, se apuntó que pudo haber provocado el incendio por un corto circuito. Aunque muchos locatarios, fuera de grabadora, aseguran no estar convencidos de esa hipótesis.

“No queremos que nos pase lo mismo que a otros compañeros, que hace siete años los sacaron y ya nunca los volvieron a regresar, o si lo hicieron, le dieron menos espacio del que tenían. Ese es el gran temor que tenemos”, insiste Gerardo, que asegura que lo único que quieren es que la jefa de Gobierno cumpla con los compromisos que les hizo durante un recorrido dos días después del incendio, el 26 de diciembre, cuando prometió que se tomarán medidas para reordenar las instalaciones eléctricas y medidas de protección civil y de seguridad en general.

“La Merced sigue en pie”

Diego Martínez, otro comerciante veterano de La Merced, dice que aún no se repone del golpe que le asestó sin aviso el incendio.

Con espátula en mano, cubos de agua con químicos, y el apoyo de sus hijos, el comerciante trata de limpiar los restos carbonizados de su local de semillas rascando una y otra vez las paredes de concreto que quedaron en pie, mientras que la persiana y la jaula metálica que estaba en el techo de su puesto quedaron inservibles.

“Más o menos, limpiar todo esto, y cambiarlo todo, cuesta 170 mil pesos, mínimo”, asegura el ingeniero Agustín Martínez, que se encuentra de visita en el Mercado. “Y eso, sin contar con el mobiliario que hay que comprar para poder operar”, advierte.

Algunos comerciantes permanecen al margen de sus locales con muy poca mercancía esperando poder reponerse en poco tiempo. Foto: Carlo Echegoyen.

Ante el elevado presupuesto que le acaban de dar, el locatario sonríe incrédulo y se lleva las manos a la cintura.

“¿Y con ese prepuesto, usted cree que me van a servir de algo los 2 mil 500 pesos del gobierno?”, pregunta irónico Diego, en alusión a los recursos del seguro de desempleo que el Gobierno de la ciudad va a poner a disposición de los damnificados, como un apoyo.

“Ese dinero no me va a servir de nada”, responde Diego a su propia pregunta. Por eso, apesadumbrado, dice que está valorando la posibilidad de dejar como está el puesto y buscar alternativas en otro lado. Máxime, ante la incertidumbre de qué pasará con el dictamen de seguridad estructural y con la suerte que correrá el Mercado en las próximas semanas.

Aspectos del interior del mercado en donde quedaron vacíos y marcados con pintura los espacios que ocupaban los locales que fueron consumidos por el fuego. Foto: Carlo Echegoyen.

De vuelta con Mireya, ella comenta que prefiere ser más optimista. También ha tenido que invertir en la recuperación de su local, del que salen ruidos de fuertes martillazos. Y sus ventas también se desplomaron drásticamente: de vender a diario 50 comidas, ahora vende 15, si es buen día. Pero cree firmemente que, entre todos, conseguirán que el Mercado vuelva a ser el de antes, o incluso mejorado.

“La Merced sigue en pie. Así sea con tablones, o como podamos, pero seguimos de pie. Y por eso, pedimos el apoyo de la gente, para que sigan viniendo a comprar. Porque con ese dinero, nosotros vamos a poder invertir, y, poco a poco, levantaremos otra vez a nuestro Mercado”, asegura la comerciante, que prepara más tacos en espera de clientes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Por qué los hombres usan menos los cubrebocas si corren más riesgo de morir por covid-19 que las mujeres?

Las tasas de mortalidad por covid-19 son considerablemente más altas entre los hombres. ¿Por qué entonces estos utilizan menos las mascarillas faciales que las mujeres?
15 de julio, 2020
Comparte
Mujer con mascarilla al lado de hombre sin mascarilla

Getty Images
La evidencia sugiere que en todo el mundo las mujeres acostumbran utilizar más las mascarillas faciales que los hombres.

Después de mucho pelear, Mónica* tomó una decisión drástica.

Mientras Brasil iba en camino de convertirse el segundo país del mundo en muertes por coronavirus, solo por detrás de Estados Unidos, su esposo, Eduardo, se negaba a usar una mascarilla.

Entonces decidió abandonar el departamento familiar en Niteroi, cerca de Río de Janeiro, y mudarse a casa de sus padres con su hijo de siete años.

“Soy asmática y eso me hace particularmente vulnerable al coronavirus. Pero para mi esposo estaba siendo paranoica“, le dice a la BBC.

No sabemos a cuántas otras parejas en todo el mundo les pasó lo mismo que a Eduardo y Mónica.

Pero su historia es un buen ejemplo de la brecha de género en las actitudes hacia el uso de máscaras faciales que se ha hecho evidente durante la pandemia.

Hasta el 14 de julio, la covid-19 ya había infectado a más de 13 millones de personas y matado a más de 570,000, según la base de datos de la Universidad Johns Hopkins.

Y en la gran mayoría de los países donde hay datos disponibles, las tasas de mortalidad son considerablemente más altas entre los hombres.

Pero, a pesar de eso, estudios y encuestas también han encontrado que los hombres son más renuentes que las mujeres a usar equipos de protección personal y cubiertas faciales, actitud que también se ha observado durante epidemias anteriores.

Jared Kushner e Ivanka Trump

Getty Images
También en la familia Trump hay diferencias de género en el uso de mascarillas.

El uso de mascarillas, sin embargo, es una medida ampliamente recomendada por las autoridades de salud para ayudar a prevenir la propagación del coronavirus.

La Organización Mundial de la Salud, por ejemplo, apoya el uso de mascarillas como “parte de una estrategia integral de medidas para suprimir la transmisión”. Y, aunque admite que hay evidencia limitada sobre la efectividad de las mascarillas no médicas para el público en general, alienta su uso cuando el distanciamiento social no es posible.

Varios países y ciudades también están promoviendo su uso, y algunos incluso las han hecho obligatorias en espacios confinados o abarrotados, como en el transporte público, bares y tiendas.

Orgullo y prejuicios

Pero si las mascarillas pueden ser una ayuda en la lucha contra el coronavirus, ¿por qué los hombres son menos propensos a usarlas?

Uno de los análisis más recientes y publicitados del comportamiento masculino fue realizado por Valerio Capraro, profesor titular de Economía en la Universidad de Middlesex, y la matemática canadiense Hélène Barcelo, del Instituto de Investigación de Ciencias Matemáticas de Berkeley.

Cementerio

Getty Images
Los hombres son más propensos a morir por covid-19 y también a negarse a usar mascarillas.

Los académicos encuestaron a casi 2,500 personas que viven en Estados Unidos y descubrieron que los hombres no solo estaban menos inclinados a usar máscaras faciales que las mujeres, sino que consideraban que ponerse una mascarilla era “vergonzoso” y “un signo de debilidad”.

Y la encuesta también encontró que las mujeres tenían casi el doble de probabilidades que los hombres de manifestar la intención de “usar una máscara facial fuera de su casa”.

“Los hombres tienen menos tendencia a cubrirse la cara, y una de las razones principales es que tienden a creer que la enfermedad no los afectará más que las mujeres”, explica Capraro.

“Pero eso es particularmente irónico porque las estadísticas oficiales muestran que en realidad el coronavirus impacta a los hombres más seriamente que a las mujeres”, agrega el científico.

Menos máscarillas, más muertos

Otros estudios también han demostrado consistentemente que los hombres también son menos obedientes al lavado de manos, una de las medidas básicas de higiene para ayudar a prevenir la propagación de enfermedades.

Una encuesta reciente, por ejemplo, encontró que el 65% de las mujeres dice lavarse las manos regularmente, por un 52% de los hombres.

Y aunque en EE.UU. las afiliaciones políticas también influyen fuertemente en el comportamiento de hombres y mujeres durante la pandemia, el género parece seguir siendo un factor más importante.

Simpatizante de Trump con máscara facial

Getty Images
Las mujeres republicanas utilizan más las mascarillas que los hombres de su mismo partido.

Según varias encuestas, los partidarios del Partido Republicano del presidente Donald Trump son menos propensos a usar mascarillas o mantener la distancia social que los partidarios del Partido Demócrata.

Pero la encuesta nacional más reciente, hecha en junio, mostró que mientras el 68% de las mujeres que apoyan a los republicanos utiliza mascarillas fuera del hogar de forma frecuente, solamente un 49% de los hombres dijo ponerse una al salir de casa.

Todo indica, sin embargo, que la importancia de las máscaras faciales solo irá en aumento: nueva evidencia sugiere que el coronavirus puede propagarse por pequeñas partículas suspendidas en el aire y no solo a través de las gotas más grandes expulsadas cuando las personas tosen o estornudan.

Y un reciente estudio de científicos japoneses, que aún no se ha publicado, encontró una correlación entre el uso de mascarillas faciales y las tasas de mortalidad en 22 países.

Mujer con mascarilla al lado de hombre sin mascarilla

Getty Images
Científicos sostienen que hay una correlación entre mortalidad y uso de mascarillas.

Al analizar las encuestas del instituto de investigación YouGov, los científicos Daisuke Miyazawa y Gen Kaneko descubrieron que los países donde más personas dicen usar mascarillas tenían menos muertes por millón de personas.

¿Exceso de confianza?

Christina Gravert, científica conductista de la Universidad de Copenhague, no se sorprende por la división de género en el uso de mascarillas evidenciada por investigaciones.

Después de todo, hay una gran cantidad de trabajo académico que muestra que hombres y mujeres parecen abordar el riesgo de una manera diferente.

Pero Gravert le dice a la BBC que una simple observación en la capital danesa le bastó para confirmar que las mujeres estaban siendo más conscientes de los esfuerzos por contener la propagación de la covid-19.

Mujer caminando

Getty Images
Las mujeres le ponen más atención a las indicaciones.

“Los senderos para caminar en Copenhague se convirtieron en calles de un solo sentido, para que la gente no se cruzara al correr o caminar”, cuenta Gravert.

“Y mi impresión es que más hombres que mujeres se equivocan (al desplazarse por los mismos)”, destaca.

La brecha de género también se ha observado en otros países durante epidemias anteriores.

Por ejemplo, un estudio sobre el comportamiento de los usuarios del metro de Ciudad de México durante el brote de gripe porcina de 2009, que mató a casi 400 personas, encontró una mayor proporción de mujeres que de hombres con mascarillas.

También hay diferencias de género incluso en los países asiáticos donde usar máscaras faciales es una norma social ampliamente establecida y ampliamente observada.

Y la mayor reticencia masculina no es algo reciente: durante la pandemia de gripe de 1918 que mató a decenas de millones de personas, los hombres y los niños fueron el principal blanco de las campañas de salud pública que recomendaban el uso de mascarillas.

¿Hombres menos cuidadosos?

Junto con el trabajo académico mencionado por Christina Gravert, la vida real también parece confirmar constantemente la percepción de que los hombres son menos cuidadosos.

Los proveedores de seguros de automóviles, por ejemplo, han cobrado históricamente a las mujeres primas más bajas, porque los hombres están detrás de la mayoría de los accidentes de tránsito en todo el mundo (aunque también es cierto que el mundo tiene más conductores masculinos que femeninos).

Otro ejemplo curioso es el llamado Premio Darwin, que destaca las muertes más absurdas (y evitables): de 1995 a 2014 casi el 90% de los “ganadores” fueron hombres.

Hombre lee el periódico en las vías del tren

Getty Images
Numerosos estudios indican que los hombres toman más riesgos.

E incluso el investigador Valerio Capraro, admite haber sido negligente en el uso de mascarillas faciales.

“Solo comencé a usar una hace unos meses, cuando fui de viaje a Italia, donde el uso de mascarillas es obligatorio en una serie de situaciones”, admite.

Capraro ahora cree que hacer que las máscaras sean obligatorias hará que más hombres sigan los consejos de salud pública.

“Los estudios han demostrado que la diferencia de género casi desaparece en los lugares en los que es obligatorio cubrirse la cara”, destaca.

Christine Gravert, sin embargo, ve más potencial en campañas de concientización dirigidas al público masculino.

Mascarilla abandonada

Getty Images
Para hacer que más hombres utilicen mascarillas los expertos recomiendan campañas dirigidas y regulaciones más estrictas.

“Si el problema es el exceso de confianza, podría ayudar a que los hombres conozcan las estadísticas y mostrarles que sufren más de covid que las mujeres”, explica.

“Y si tomamos en serio que los hombres son en promedio menos altruistas y más egoístas, entonces la comunicación debería centrarse menos en proteger a los demás y más en protegerse a uno mismo”, dice la experta.

Un final feliz

También hay evidencia de que la presión de grupo puede funcionar, como lo muestra la historia de Eduardo y Mónica, la pareja dividida por una máscara facial.

Después de darle un ultimátum a su esposo, Mónica vio un cambio radical que se tradujo en un final feliz: Eduardo lleva una mascarilla desde hace un tiempo.

“Todavía pienso que mi esposo cree que un hombre sano como él no se enfermará“, dice Mónica.

“Pero ahora es bastante consciente de que sus buenas acciones protegerán a su familia”, concluye.

* Los nombres de Mónica y Eduardo fueron cambiados a solicitud de la entrevistada.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0LMiekyc95A

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

https://www.youtube.com/watch?v=B_Gzc2Z7uQY

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.