Niños trabajadores en el Metro y Central de Abasto enfrentan rezago educativo, discriminación y violencia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Niños trabajadores en el Metro y Central de Abasto enfrentan rezago educativo, discriminación y violencia

Un informe presentado por la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHDF) detalla el panorama para la población infantil trabajadora en la capital del país.
Cuartoscuro
23 de enero, 2020
Comparte

Afectaciones en salud, educación, desarrollo físico y mental, así como discriminación y violencia son el panorama al que se enfrenta niños, niñas y adolescente que se dedican a trabajar, específicamente en el Sistema de Transporte Colectivo Metro y en la Central de Abasto de la Ciudad de México. 

Esto, de acuerdo con un informe presentado por la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHDF), que ubica a la capital del país como la segunda entidad con la tasa más baja de trabajo infantil (5.4%). 

Leer: Diario mueren en México más de 3 niñas, niños y adolescentes a causa de la violencia

El documento, que cita varios estudios de 2015 y 2017, identifica en el Metro a por lo menos 1420 menores de edad trabajando en estaciones, de los cuales 457 tenían entre cero y cinco años de edad (105 menores de tres años –68 eran bebés o lactantes– y 352 de entre tres y cinco años), así como 121 pertenecientes a algún grupo indígena. 

Rezago educativo 

El informe asegura que el trabajo o los menores de edad que acompañan a sus padres se ven afectados en su rendimiento escolar, por lo que son más propensos a abandonar la escuela. 

“En su informe sobre trabajo infantil en México la OIT (Organización Internacional del Trabajo) observó que las niñas, los niños y las y los adolescentes en esta situación presentan mayores tasas de reprobación y rezago escolar, y menores logros educativos como consecuencia del cansancio y agotamiento con el que llegan a las aulas después de largas jornadas de trabajo, muchas veces en situaciones precarias e insalubres”, expuso el documento. 

De acuerdo con el informe del organismo, la población infantil trabajadora tiene limitadas posibilidades de permanecer en el sistema educativo formal debido, entre otros temas, a la falta de expectativas sobre la escuela, así como a la falta de apoyo en los planteles para este grupo. 

Alimentación 

El documento afirma que alguna de la prácticas alimenticias observadas en niñas, niños y adolescentes trabajadores en la Ciudad de México representan un riesgo no solo para su salud, sino también para su desarrollo .

Principalmente por la existencia de “entornos inadecuados” que pueden afectar su desarrollo físico, cognoscitivo y emocional, como la contaminación por ruido, basura, accidentes laborales y actividades riesgosas. 

Por ejemplo, quienes trabajan en la Central de Abasto son más propensos a padecer enfermedades broncorrespiratorias e infecciones gastrointestinales por los cambios bruscos de temperatura a los que están expuestos. 

Además, es frecuente que recurran a la automedicación, debido a que la mayoría de las personas entrevistadas carece de algún tipo de seguridad social. 

El informe resulta que muchos niños, niñas y adolescentes se encuentran en un ambiente en el cual su trabajo representa un ingreso importante para el hogar. 

“El trabajo infantil puede incrementar el ingreso del hogar a tal grado que investigadores y especialistas señalan que también aumenta significativamente la probabilidad de sobrevivencia de la familia. Más aún, la sobrevivencia de la familia depende del trabajo infantil, independientemente de si es llevado a cabo en condiciones peligrosas o no peligrosas”, detalla. 

Entérate: Gobierno federal, sin estrategia para atender a menores de 5 años

Violencia y discriminación

La población infantil trabajadora también se enfrenta discriminación, rechazo y exclusión por parte de la sociedad, pues “tienden a verlos como delincuentes”, señala el documento. 

“Ejemplo de ello es lo mencionado por niñas y niños que trabajan en la Central de Abasto, quienes refirieron haber sufrido bullying y discriminación también por su situación económica, lo que constituye uno de los factores por los que no asisten a la escuela. Dicha situación es particularmente evidente entre las hijas y los hijos de recolectores de basura, a quienes suelen llamarles cartoneros”, destaca. 

Estas afectaciones , insiste el estudio, tienen impactos en el goce y ejercicio de diversos derechos, como el de cuidado. 

La situaciones de inseguridad y violencia que enfrenta esta población también cambiará si son mujeres, integrantes de algún grupo indígena o migrantes.

Tan solo en entre los menores de edad que trabajan en Metro y otros espacios públicos, el estudio detectó varias situaciones de riesgo como el que los asalten y les quiten los productos que venden; el decomiso de su mercancía; agresiones del personal del Metro y de otros vendedores y usuarios; acoso sexual, incluso de los policías, y el riesgo de ser abusados y raptados.

 

La CDHDF también identifica medidas inemdiatas que deben tomar varias autoridades, “para que en 2025 se ponga fin al trabajo infantil en todas sus formas”. 

También llama a avanzar en el cumplimiento de los convenios sobre la edad mínima de admisión al empleo y peores formas de trabajo infantil,los cuales fueron ratificados por México en 2015 y 2000.

“De manera particular, se tiene que trabajar en la restitución de los derechos de niñas, niños y adolescentes trabajadores y acompañantes, lo cual implica una mirada integral que conlleva además la restitución de derechos de sus familias y de las personas adultas que están a cargo de ellos”. resalta.

Aquí puedes consultar completo el informe especial “La situación del trabajo infantil y el trabajo adolescente en edad permitida en el Sistema de Transporte Colectivo Metro, la Central de Abasto y otros espacios públicos de la Ciudad de México”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Donald Trump y su esposa Melania dan positivo a COVID-19

El presidente estadounidense y su mujer se encuentran en cuarentena tras dar positivo por coronavirus. Todavía no se sabe cómo afectará este contagio al próximo debate presidencial, programado para el 15 de octubre.
2 de octubre, 2020
Comparte

Donald Trump y su esposa Melania dieron positivo por covid-19, así lo anunció el presidente de Estados Unidos en la madrugada de este viernes, poco después de que se conociera que una de sus ayudantes más cercanas resultó contagiada.

Apenas unas horas antes de conocerse la noticia se supo que Hope Hicks, de 31 años y una de las asistentes de mayor confianza del mandatario, contrajo el nuevo coronavirus.

Ambos viajaron juntos el martes en el avión presidencial rumbo al primer debate presidencial realizado en la ciudad de Cleveland (estado de Ohio) frente al candidato demócrata Joe Biden.

El presidente, que tiene 74 años y por tanto pertenece al grupo de alto riesgo, anunció la noticia en su cuenta de Twitter.

Según el examen físico más reciente de Trump pesaba a principios de este año110,7 kg. Esto se considera obeso para su altura de 1,9 metros.

Cuarentena

“Comenzaremos nuestro proceso de cuarentena y recuperación de inmediato. ¡Lo superaremos juntos!”, escribió en su red social.

Todavía no está claro cómo afectará este contagio a la organización del segundo debate presidencial, programado para el 15 de octubre en Miami, Florida.

El médico de Trump, Sean Conley, emitió un comunicado en el que dijo que el presidente y la primera dama “están bien en este momento” y “planean quedarse en la Casa Blanca durante su convalecencia”.

Trump casi nunca usa mascarilla y, a menudo, no mantiene el distanciamiento social con sus ayudantes u otras personas durante los compromisos oficiales.

Estados Unidos acumula ya 208.000 fallecidos por coronavirus, la cifra más alta de muertes en el mundo.

Trump y Bolsonaro

EPA
Trump y Bolsonaro son dos de los mandatarios mundiales contagiados con coronavirus.

El presidente de Estados Unidos se suma a la lista de mandatarios que se vieron contagiados en los últimos meses, como el de Brasil, Jair Bolsonaro, y el de Reino Unido, Boris Johnson.

Minimizar la pandemia

Durante meses Trump dio a entender públicamente que la gripe común es más peligrosa que la covid-19 y se mostró escéptico sobre la gravedad de la enfermedad.

“No podemos dejar que el remedio sea peor que el problema”, tuiteó Trump el 23 de marzo, al cuestionar el cierre de la economía por la pandemia y las medidas de distanciamiento social.

“Va a desaparecer. Un día, como un milagro, desaparecerá“, dijo también sobre el virus.

Sin embargo, antes de que el coronavirus llegara al país, el presidente de Estados Unidos ya sabía que era más letal que la gripe, pero según le dijo al periodista Bob Woodward quería minimizarlo para evitar el pánico.

Woodward, quien destapó el escándalo de Watergate y es uno de los periodistas más respetados de EE.UU., entrevistó a Trump 18 veces entre diciembre y julio.

La cuestión ahora es cómo afectará la convalecencia de Trump a la campaña electoral.


¿Cuán trascendental es esto?

Análisis de Anthony Zurcher, corresponsal de la BBC para Norteamérica

Una semana después de que Donald Trump les dijera a los estadounidenses que no se preocuparan por la covid-19 porque “prácticamente no afecta a nadie”, excepto a los ancianos y a las personas con afecciones cardíacas, el propio presidente dio positivo por el virus.

Es difícil decir exactamente cuán trascendental es esto a tan solo 32 días de las elecciones estadounidenses, sobre todo ahora que el mandatario tuvo que ponerse en cuarentena para recibir tratamiento.

Los mítines de campaña están cancelados y en dos semanas debería celebrarse el próximo debate presidencial.

El habitual mensaje del presidente, de que la nación está “dando la vuelta” a la pandemia, se ha visto socavado por su propia enfermedad.

Hace solo dos días, durante el primer debate, Trump menospreció al oponente demócrata Joe Biden por usar con frecuencia mascarillas y no dar mítines de campaña del mismo tamaño que los suyos.

Ahora, la Casa Blanca y la campaña tendrán que responder por qué el presidente adoptó una actitud aparentemente tan arrogante, y cuántos altos cargos en la Casa Blanca pueden haberse vistos expuestos.


Hicks

Getty Images
Hicks es señalada de ser una de las asistentes de mayor confianza de Trump.

Hicks

Según el portal informativo Bloomberg, Hicks ya experimenta síntomas del coronavirus y fue puesta en cuarentena desde el viaje de regreso de Minnesota.

La funcionaria era la última reciente persona de la Casa Blanca en contagiarse. La secretaria de prensa del vicepresidente Mike Pence, Katie Miller, dio positivo en mayo.

El consejero de seguridad Robert O’Brien, varios agentes del Servicio Secreto, un piloto del helicóptero presidencial y un trabajador de la cafetería de la Casa Blanca también dieron positivo en los últimos meses.

Ahora también el matrimonio presidencial.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.